cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

ESPECIAL LIBIA. 2 MARZO 2011

La OTAN y EEUU no logran alcanzar un acuerdo para intervenir en Libia

Efe | 2/03/2011 – 3:55

Altos responsables militares estadounidenses dijeron el martes que los países de la OTAN no alcanzaron un acuerdo respecto a una intervención militar en Libia y que la imposición de una zona de exclusión aérea sería “extraordinariamente” compleja.

No hay unanimidad en la OTAN para el uso de la fuerza“, dijo el secretario de Defensa, Robert Gates, en una conferencia de prensa junto al jefe de Estado Mayor estadounidense Mike Mullen.

“Y las distintas opciones que se han hablado en la prensa y en otros sitios tienen sus propias consecuencias y efectos secundarios y terciarios, por eso es necesario considerarlas con mucho cuidado”, añadió.

EEUU manda marines y anfibios

El Gobierno de EEUU ha enviado hacia Libia dos buques de guerra con unos 2.000 soldados, y hoy han entrado en el Mediterráneo con la misión de ayudar en las operaciones humanitarias y de evacuación, según informa el Pentágono.

“He enviado dos barcos de la Marina hacia el mar Mediterráneo, a donde llegarán en las próximas horas para reforzar la capacidad de evacuación y respuesta humanitaria”, ha anunciado el secretario de Defensa Robert Gates en una conferencia de prensa en el Pentágono.

Mientras los dos buques se aproximan a la costa del país norteafricano, elGobierno de EEUU estudia nuevas acciones militares, ha añadido Gates.

Uno de los barcos, el buque de asalto anfibio Kearsarge, recibirá a 400 soldados más para compensar la reciente marcha de parte de su tripulación a Afganistán, añadió el secretario de Defensa.

El Kearsarge, un buque que Estados Unidos ha enviado a crisis como la provocada por varios huracanes en Haití en 2008, cuenta con una tripulación formada por 77 oficiales, 1.100 marineros y 2.000 marines.

El segundo buque es el Ponce, una nave de desembarco que sólo mantiene a 3 marines de forma regular, aunque puede acoger a unos 800 en caso de maniobras militares.

El anuncio se suma al que hizo el primer ministro canadiense, Stephen Harper, de que enviará al Mediterráneo la fragata HMCS Charlottetown, con 240 marineros y un helicóptero, tras mantener con el presidente de EEUU, Barack Obama, una conversación telefónica para coordinar su respuesta a la crisis en Libia.

El Pentágono estudia “con extrema cautela” la posibilidad de emprender nuevas acciones militares contra el régimen de Muamar el Gadafi, ya que cualquier decisión puede tener “importantes consecuencias” en la región y en las operaciones de combate en Afganistán.

Zona de exclusión aérea

La posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea sobre el país, exigida por un número creciente de legisladores republicanos, entraría por tanto dentro de esas decisiones complejas y es improbable que pudiera efectuarse de forma inmediata.

“Hay muchas cosas que considerar en torno a esa decisión. En caso de tomarla, deberíamos pensar en cómo hacerlo de forma segura”, ha dicho por su parte el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el almirante Mike Mullen.

Más allá de la violencia descargada en Libia por el régimen de Gadafi, quien “está lanzando una guerra contra su propio pueblo”, Gates se ha declarado “muy optimista” respecto a la ola de cambio que recorre Oriente Medio. “Las revoluciones en Egipto y Túnez y las protestas en otros países de la región son un extraordinario revés para Al Qaeda”, sentencia Gates.

Libia: el Senado de EEUU aprueba el principio de una zona de exclusión aérea

Agencias | 2/03/2011 – 4:12

El Senado de Estados Unidos aprobó la noche del martes una resolución simbólica condenando la represión en Libia y pidiendo a la comunidad internacional estudiar la instauración de una zona de exclusión aérea sobre ese país.

Los senadores aprobaron esta resolución por “consentimiento unánime”.

La resolución llama al dirigente libio Muamar Gadafi a “cesar la violencia, reconocer la voluntad del pueblo libio de obtener reformas democráticas, renunciar y permitir una transición democrática pacífica”.

Venezuela, Cuba y Nicaragua se desmarcan de condena de Latinoamérica a Gadafi.

Los tres han evitado condenar la violencia del régimen y han expresado sus reticencias a que la ONU haya expulsado a Libia del Consejo de Derechos Humanos, aunque finalmente apoyaron la iniciativa.

UNA ACCIÓN MILITAR SERÍA “INACEPTABLE”

La ONU expulsa indefinidamente a Libia de su Consejo de Derechos Humanos

La resolución fue adoptada por consenso por los 192 países que conforman la organización multilateral

EFE / NACIONES UNIDAS
Día 01/03/2011 – 23.14h

ÁLVARO YBARRA ZAVALA

La Asamblea General de la ONU expulsó hoy a Libia del Consejo de Derechos Humanos (CDH) por la represión de las protestas populares por parte del régimen de Muamar el Gadafi.

La resolución que decreta la suspensión indefinida de Libia del órgano de derechos humanos con sede en Ginebra fue adoptada por consenso por los 192 países que conforman la organización multilateral.

Esta medida sin precedentes responde a la petición que le trasladó el pasado viernes el CDH, después de que sus 47 miembros acordaran en una sesión extraordinaria solicitar la suspensión de la participación de Libia en el organismo en respuesta a la violenta respuesta de Gadafi al levantamiento popular contra su régimen.

En una intervención previa a la adopción de la resolución, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró que las informaciones de combates y represión que llegan desde Libia son “muy preocupantes”.

“El mundo ha hablado con una sola voz: Exigimos un fin inmediato de la violencia contra los civiles y el absoluto respeto de sus derechos fundamentales, incluidos los de la libertad de expresión y de reunión”, agregó.

El embajador del Líbano ante la ONU, Nawaf Salam, en nombre de los patrocinadores árabes y africanos de la resolución, recordó que la Liga Arabe y la Unión Africana ya condenaron la semana pasada las acciones del régimen libio desde el inicio de la revuelta popular. “Los países que proponemos esta resolución subrayamos que es un procedimiento excepcional y temporal” que se podrá revisar una vez se ponga fin a la violencia en el país magrebí”, agregó.

En contraste, el embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, expresó en una intervención posterior las “reservas” de su país respecto a la decisión adoptada por la Asamblea General.

“Una decisión como esta solo se puede adoptarse tras una investigación objetiva y creíble que confirme la veracidad de los hechos. No se puede condenar a un país a priori. Consideramos esta decisión precipitada”, agregó.

La acción de la Asamblea General de hoy se suma a las duras medidas adoptadas por el Consejo de Seguridad contra el régimen de Gadafi, con las que se quiso enviar un firme mensaje a Trípoli de que la comunidad internacional no tolera las violaciones sistemáticas de los derechos humanos ni los ataques contra la población civil.

La resolución 1.970 pide a la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, que abra una investigación sobre esos ataques, que pueden haber dejado miles de víctimas, al tiempo que impone un embargo total sobre las armas en Libia, congela los activos financieros de los Gadafi y les prohíbe viajar. Un amplio grupo de ONGs de todo el mundo también reclamó el pasado viernes la suspensión de forma inmediata el derecho de Libia a pertenecer al CDH ante “las crecientes pruebas de ataques a gran escala de su Gobierno contra manifestantes”.

En el país africano, la coalición rebelde del este de Libia anunció hoy la formación de un Consejo Militar en Bengasi, la segunda ciudad del país, para “defender el pueblo libio y las fronteras de Libia reconocidas internacionalmente de cualquier ataque”.

Los rebeldes consolidan su avance

La oposición arma y adiestra a miles de libios en Bengasi para marchar a Trípoli – Los comités de las zonas liberadas controlan la mayor parte del sector petrolero

JUAN MIGUEL MUÑOZ (ENVIADO ESPECIAL) - Bengasi – 01/03/2011

  • Muamar el Gadafi se siente abandonado y ofrece ya muestras de evidente nerviosismo.

El dictador libio, acorralado en su bastión de Trípoli, incapaz de revertir la situación militar, consciente de que los rebeldes afianzan paulatinamente sus posiciones en las inmediaciones de la capital, y sometido a una presión internacional enorme y creciente, empleó ayer un recurso que de nada sirvió a los tiranos de Túnez y Egipto: el de erigirse en muro contra la amenaza de Al Qaeda. Perdido ya el control de la gran mayoría de las instalaciones petroleras y sin aliados de postín, ni siquiera en el mundo árabe, el destino de Gadafi y sus huestes es sombrío después de haber provocado más de mil muertes e inmensos daños a la economía del tercer productor de petróleo de África desde el estallido de la revuelta el 17 de febrero.

  • Sirte, la ciudad natal del dictador, sigue frenando la ofensiva rebelde

La aviación de Gadafi sobrevuela y bombardea la zona insurgente

Todo apunta a que, tarde o temprano, Gadafi será derrocado tras 42 años instalado en el poder. Incluso en Trípoli, cientos de personas osaron protestar ayer contra el sátrapa antes de ser disueltos por la policía.

“Estoy sorprendido porque tenemos una alianza con Occidente para luchar contra Al Qaeda, y ahora que combatimos contra los terroristas nos han abandonado”, declaró Gadafi a la cadena de televisión estadounidense ABC.

Fue un mensaje desesperado a Barack Obama, a quien calificó como “un buen hombre”, aunque “desinformado” sobre lo que sucede en el país magrebí. Apeló, asimismo, al sentimiento antiestadounidense tan extendido en el Magreb y Oriente Próximo. “América no es el policía del mundo…

Tal vez quieran ocuparnos”, añadió. Otro síntoma de que le restan pocos asideros. Y una señal más de su inquietud: Gadafi decidió enviar al jefe de los servicios secretos a Bengasi para negociar con los rebeldes. A estas alturas suena grotesco.

Porque según pasan los días, los alzados contra el régimen -casi todo el país- consolidan sus conquistas sobre el terreno. En Zauiya, ciudad donde radica una importante refinería, la lucha prosigue con asaltos esporádicos de los mercenarios de Gadafi. Algunos lugareños decían que desde el aire se disparaba incluso contra las ambulancias.

Pero también son rechazados en Misrata, una población 200 kilómetros al este de Trípoli en la que ayer fueron derribados dos helicópteros pilotados por fieles al dictador.

Como queriendo demostrar que cumplirá su promesa de resistir hasta el final, la aviación también bombardeó un depósito de armas en Ajdabiya, localidad situada 150 kilómetros al sur de Bengasi y que es el primer baluarte de defensa de los insurgentes en el Oriente libio. Apenas tiene Gadafi otra baza que aterrorizar a la población desde el aire.

Con todo, y en flagrante ejemplo del delirio al que se puede llegar, apostilló en la entrevista: “Todo el pueblo me ama. Morirían por protegerme”.

No está, no obstante, nada decidido en un país que comienza a sufrir escasez de alimentos y que ve cómo una de sus principales fuentes de riqueza se apaga poco a poco. La gran mayoría de las refinerías y pozos petrolíferos escapan ya al control del dictador. La producción de petróleo -1,6 millones de barriles diarios- ha sido reducida a la mitad y las exportaciones han caído casi a cero.

A medida que el cerco sobre el tirano se estrecha, muchos entre los 6,5 millones de libios creen capaz a Gadafi de perpetrar una carnicería. A medio camino entre Bengasi y Trípoli, en la ciudad de Sirte, sus leales, unos 3.000 individuos bien pertrechados, son todavía fuertes. Es su región natal y hábitat de su tribu, los Gadafa. Y es el principal escollo que los insurgentes deberán salvar para ver expedito el camino a Trípoli, a mil kilómetros de distancia de la cuna de la revuelta.

Lo sabe bien Idris Yunis, número dos del Estado Mayor rebelde, que precisa en el cuartel de Boadni, en las estribaciones de Bengasi, que “a Gadafi no le quedan soldados. La mayoría de sus hombres son mercenarios de Congo, Chad y asiáticos y latinoamericanos. Creo que al dictador le quedan días”.

Yunis indica que sus fuerzas controlan el aeropuerto civil y la base militar aérea cercana a la ciudad y que disponen “de armas suficientes y también de aviones”, aunque rechaza precisar cifras.

Lo que enfatiza sin tapujos es que los militares alzados no adoptarán las decisiones trascendentales. “Nosotros recibimos instrucciones del consejo civil” que dirige el cambio político.

Una de las medidas a las que alude, y que puede ser inminente, es la orden para que miles de libios orientales se encaminen hacia el oeste para tomar la capital y asestar la puntilla al odiado régimen. “Todavía no es el momento de marchar hacia Trípoli”. Pero el reclutamiento y el adiestramiento militar de miles de jóvenes han comenzado.

Los opositores adiestran a miles de libios para marchar a Trípoli

Los comités de las zonas liberadas controlan ya la mayor parte del sector petrolero – La aviación de Gadafi sobrevuela y bombardea la zona insurgente

JUAN MIGUEL MUÑOZ | Bengasi - (Enviado especial) – 01/03/2011

Muamar el Gadafi se siente abandonado y ofrece ya muestras de evidente nerviosismo.

El dictador libio, acorralado en su bastión de Trípoli, incapaz de revertir la situación militar, consciente de que los rebeldes afianzan paulatinamente sus posiciones en las inmediaciones de la capital, y sometido a una presión internacional enorme y creciente , empleó ayer un recurso que de nada sirvió a los tiranos de Túnez y Egipto: el de erigirse en muro contra la amenaza de Al Qaeda.

Perdido ya el control de la gran mayoría de las instalaciones petroleras y sin aliados de postín, ni siquiera en el mundo árabe, el destino de Gadafi y sus huestes es sombrío después de haber provocado más de mil muertes e inmensos daños a la economía del tercer productor de petróleo de África desde el estallido de la revuelta el 17 de febrero.

Incluso en Trípoli, cientos de personas osaron protestar ayer contra el sátrapa antes de ser disueltos por la policía. “Estoy sorprendido porque tenemos una alianza con Occidente para luchar contra Al Qaeda, y ahora que combatimos contra los terroristas nos han abandonado”, declaró Gadafi a la cadena de televisión estadounidense ABC.

Fue un mensaje desesperado a Barack Obama, a quien calificó como “un buen hombre”, aunque “desinformado” sobre lo que sucede en el país magrebí. Apeló, asimismo, al sentimiento antiestadounidense tan extendido en el Magreb y Oriente Próximo. “América no es el policía del mundo… Tal vez quieran ocuparnos”, añadió. Otro síntoma de que le restan pocos asideros.

Y una señal más de su inquietud: Gadafi decidió enviar al jefe de los servicios secretos a Bengasi para negociar con los rebeldes. A estas alturas suena grotesco.

Porque según pasan los días, los alzados contra el régimen -casi todo el país- consolidan sus conquistas sobre el terreno. En Zauiya, ciudad donde radica una importante refinería , la lucha prosigue con asaltos esporádicos de los mercenarios de Gadafi.

Algunos lugareños decían que desde el aire se disparaba incluso contra las ambulancias. Pero también son rechazados en Misrata, una población 200 kilómetros al este de Trípoli en la que ayer fueron derribados dos helicópteros pilotados por fieles al dictador.

Como queriendo demostrar que cumplirá su promesa de resistir hasta el final, la aviación también bombardeó un depósito de armas en Ajdabiya, localidad situada 150 kilómetros al sur de Bengasi y que es el primer baluarte de defensa de los insurgentes en el Oriente libio. Apenas tiene Gadafi otra baza que aterrorizar a la población desde el aire.

Con todo, y en flagrante ejemplo del delirio al que se puede llegar, apostilló en la entrevista: “Todo el pueblo me ama. Morirían por protegerme”.

No está, no obstante, nada decidido en un país que comienza a sufrir escasez de alimentos y que ve cómo una de sus principales fuentes de riqueza se apaga poco a poco. La gran mayoría de las refinerías y pozos petrolíferos escapan ya al control del dictador.

La producción de petróleo -1,6 millones de barriles diarios- ha sido reducida a la mitad y las exportaciones han caído casi a cero.

A medida que el cerco sobre el tirano se estrecha, muchos entre los 6,5 millones de libios creen capaz a Gadafi de perpetrar una carnicería. A medio camino entre Bengasi y Trípoli, en la ciudad de Sirte, sus leales, unos 3.000 individuos bien pertrechados, son todavía fuertes.

Es su región natal y hábitat de su tribu, los Gadafa. Y es el principal escollo que los insurgentes deberán salvar para ver expedito el camino a Trípoli, a mil kilómetros de distancia de la cuna de la revuelta.

Lo sabe bien Idris Yunis, número dos del Estado Mayor rebelde, que precisa en el cuartel de Boadni, en las estribaciones de Bengasi , que “a Gadafi no le quedan soldados. La mayoría de sus hombres son mercenarios de Congo, Chad y asiáticos y latinoamericanos. Creo que al dictador le quedan días”.

Yunis indica que sus fuerzas controlan el aeropuerto civil y la base militar aérea cercana a la ciudad y que disponen “de armas suficientes y también de aviones”, aunque rechaza precisar cifras.

Lo que enfatiza sin tapujos es que los militares alzados no adoptarán las decisiones trascendentales. “Nosotros recibimos instrucciones del consejo civil” que dirige el cambio político.

Una de las medidas a las que alude, y que puede ser inminente, es la orden para que miles de libios orientales se encaminen hacia el oeste para tomar la capital y asestar la puntilla al odiado régimen. “Todavía no es el momento de marchar hacia Trípoli”. Pero el reclutamiento y el adiestramiento militar de miles de jóvenes han comenzado.

El hijo de Gadafi proclama que Libia “no tiene miedo” a un ataque

Foto de la Noticia

Foto: © AHMED JADALLAH / REUTERS

LONDRES, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Saif al Islam Gadafi, el hijo del dirigente libio Muamar Gadafi que se ha convertido en portavoz del régimen en las últimas semanas, ha subrayado este martes que sería “inaceptable” que hubiera una intervención militar internacional contra su país pero ha asegurado que si eso ocurriera están preparados y no tienen miedo.

“El uso de la fuerza contra Libia no es aceptable, no hay ninguna razón”, ha señalado en declaraciones a la cadena británica Sky News, subrayando que si finalmente la comunidad internacional opta por esta vía entonces lo único que se puede decir es “bienvenidos, estamos preparados y no tenemos miedo”.

En cuanto a la posibilidad de que se imponga una zona de exclusión aérea sobre Libia, que el primer ministro británico, David Cameron, está promoviendo, Saif al Islam ha subrayado que su país ya ha tenido que enfrentarse en el pasado al Consejo de Seguridad de la ONU, Reino Unido o Estados Unidos, así como a un embargo y otro tipo de medidas coercitivas.

“Tenemos experiencia, estamos unidos y no tenemos miedo”, ha insistido, asegurando que “si nos atacan estamos preparados y no escaparemos”. En su opinión, “ahora es el momento de la paz y los negocios”.

Por otra parte, el hijo del dirigente libio se ha mostrado particularmente crítico con la posición adoptada por Cameron, si bien ha admitido que tiene “libertad para decir lo que quiera”, pero en Libia “no le escuchamos”. Según él, el primer ministro británico “quiere ser un héroe” y está “pensando codiciosamente en el petróleo”. Asimismo, ha dicho que a su país no le preocupan actualmente las relaciones con

Fracasa el contraataque de Gadafi

Las fuerzas rebeldes resisten la ofensiva de las tropas del dictador en el oeste del país – La avalancha de refugiados desborda la capacidad de acogida de Túnez

ÁLVARO DE CÓZAR (ENVIADO ESPECIAL) - Ras el Ajdir – 02/03/2011

  • Consciente de que ha perdido casi por completo el este de Libia, el coronel Muamar el Gadafi trata de presentar cierta resistencia a los rebeldes por el oeste.

El dictador lanzó un nuevo ataque en la madrugada de ayer contra Zauiya, a 50 kilómetros de la capital, que fue repelido por los alzados. La batalla duró seis horas. Los testimonios recogidos por las agencias en la ciudad señalan que fuerzas especiales del régimen y soldados afines utilizaron tanques y artillería pesada, armamento similar al utilizado por los alzados.

  • Ambos bandos batallaron seis horas con tanques y artillería pesada

ACNUR pide medios para llevar al interior de Túnez a miles de huidos

El fracaso del nuevo embate de los leales a Gadafi es interpretado por la oposición como una muestra de la debilidad de sus fuerzas. Los insurgentes aseguran que se están organizando: “Todos los consejos militares de la Libia libre se están reuniendo para formar un consejo militar unificado que organice un ataque a las fuerzas de Gadafi, sus milicias y mercenarios”, declaró el capitán Faris Zwei a Reuters.

Lo cierto es que Zauiya lleva liberada varios días -aunque la comida empieza a escasear- y tampoco ha habido avances desde allí hacia Trípoli, a pesar de la cercanía. Por ahora, en el oeste, todo sigue en tablas sin un frente claro.

Pese a que ciudades como Zauiya están tomadas por las fuerzas de la oposición, es difícil saber quién controla la región occidental del país. Las tropas del dictador libio han abandonado los principales puntos de la costa occidental y solo realizan incursiones esporádicas en las ciudades para castigar a la población. Sin embargo, son todavía fuertes en la carretera que lleva a la capital y más al sur, en los caminos del desierto.

Los movimientos de tropas tuvieron lugar ayer en una zona que había dejado de ser controlada por las fuerzas de Gadafi. Se trata del segundo acceso a Libia por Túnez, entre la ciudad tunecina de Dehiba y la libia de Wazin, al sur de Ras el Ajdir. Esa carretera lleva a una ciudad libia llamada Nalut, a 60 kilómetros de esa frontera. El lunes por la mañana toda esa carretera y las ciudades estaban liberadas, pero ayer las tropas se replegaron para bloquear el límite con Túnez y tratar de impedir que los rebeldes se hicieran fuertes en Nalut. Un periodista de la agencia italiana Ansa que está en esa ciudad asegura que los vecinos se preparan para un ataque y que no son demasiado optimistas dada la escasa fuerza militar que poseen. Los habitantes de Nalut solo cuentan con Kaláshnikov para defenderse.

Mientras tanto, en el puesto fronterizo de Ras el Ajdir, entre Túnez y Libia, la situación empeora con los días y las imágenes se vuelven cada vez más dramáticas. Unas 20.000 esperaban ayer en el lado libio para entrar en Túnez, según cifras de Naciones Unidas. Las ONG lanzaban pan a los refugiados y estos se amontonaban para hacerse con una pieza. La presencia de militares tunecinos frente a la verja azul que separa ambos lados se ha intensificado en los últimos días y a veces recurren a la violencia para evitar que los refugiados accedan de forma desordenada. Muchos tratan de saltar la muralla clandestinamente, pero son inmediatamente descubiertos por un grupo de jóvenes que se han ofrecido voluntarios para dar palos. Los soldados dispararon al aire para mantener el orden también en el acceso a los autobuses que llevan a los refugiados, la mayoría egipcios, al campamento instalado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en el camino a Ras el Ajdir.

Las condiciones climáticas tampoco ayudan. Si el lunes fue una tormenta de arena la que obligó a miles de personas a cobijarse en unas naves industriales en el puesto fronterizo, ayer fue la lluvia la que les obligó a guarecerse. La zona se convirtió pronto en un barrizal.

Unas 75.000 personas (20.000 solo ayer) han huido por el oeste de Libia desde el 20 de febrero, según ACNUR. Otras 70.000 personas habrían abandonado el país por el paso hacia Egipto, según la misma fuente, sumando un total de 145.000 desplazados. La agencia de la ONU alertó sobre la situación vulnerable de los africanos subsaharianos en Libia, donde en los últimos días han muerto violentamente 10 somalíes.

La situación se agrava en el caso de los más de 8.000 refugiados y 3.000 demandantes de asilo, muchos procedentes de países subsaharianos como Chad, Eritrea, Somalia o Sudán, que ya estaban en Libia antes del estallido de las revueltas y que no tienen medios para salir del país.

Una portavoz de ACNUR, Melisa Fleming, señaló que para evitar una crisis humanitaria se necesita transporte urgente para evacuar al interior de Túnez a los desplazados. “El acceso al agua y a servicios sanitarios son cuestiones muy serias, y las letrinas serán nuestro próximo quebradero de cabeza”, comentó otro representante de la organización.

Inédito despliegue militar chino en la zona

JOSE REINOSO - Pekín – 02/03/2011

  • El Gobierno de China ha decidido aprovechar la crisis libia para demostrar a sus ciudadanos y al mundo que es una potencia con todas las letras.

No solo ha realizado un importante despliegue para evacuar a sus nacionales del país norteafricano, sino que ha movilizado un navío de guerra y aviones militares para enfatizar que está dispuesta a defender sus intereses, en este caso petroleros.

  • Pekín ya ha evacuado a la inmensa mayoría de sus ciudadanos en Libia.

Más de 32.000 chinos habían salido ayer del país norteafricano, de los cuales 9.000 están de vuelta en China, 21.000 se encontraban en un tercer país y 2.100 iban de camino hacia un tercer país, según informó el Ministerio de Exteriores. Pekín aseguró que las labores de rescate en las zonas del este y el medio oeste de Libia estaban prácticamente finalizadas, mientras que en el sur quedaban 3.000 personas que serían evacuadas mediante aviones militares o aerolíneas extranjeras.

Para rescatar a sus nacionales, la mayoría trabajadores en la industria petrolera y en proyectos de construcción, China desplazó inicialmente aviones chárter y barcos de pasajeros. Pero, en los últimos días, ha incrementado los esfuerzos con un dispositivo militar. El Ministerio de Defensa despachó el lunes cuatro aviones IL-76 de fabricación rusa, con destino a la ciudad de Sabah, en el centro de Libia. Es la primera vez que la fuerza aérea ha sido movilizada para rescatar a ciudadanos chinos en el extranjero.

La decisión es posterior al envío al Mediterráneo el pasado fin de semana de la fragata Xuzhou, que se encontraba realizando tareas de control contra la piratería en el golfo de Adén, frente a las costas de Somalia. Su misión: proteger a los barcos que están llevando a ciudadanos chinos a otros países del Mediterráneo. La fragata Xuzhou, que está dotada de misiles, atravesó el canal de Suez el domingo y se prevé que hoy llegue frente a la costa libia.

También es la primera vez que un buque de guerra chino participa en la evacuación de civiles en una crisis humanitaria, lo que enfatiza la creciente capacidad de la armada del país asiático para operar lejos de sus aguas y el interés de Pekín por proteger a sus ciudadanos en el exterior. Las labores de rescate han sido ampliamente cubiertas por los medios de prensa chinos, que, sin embargo, han ocultado en buena medida las razones que han llevado a las poblaciones de los países musulmanes a levantarse: las reivindicaciones democráticas.

Directo: Dos buques militares de EEUU cruzarán hoy Suez hacia Libia

L. DE VEGA / M. AYESTARAN / D. IRIARTE / ENVIADOS ESPECIALES A LIBIA
El diario «Al Akbar» señala que el presidente derrocado de Egipto, Hosni Mubarak,podría haber sido trasladado a un hospital de la ciudad saudí de Tobuk para recibir un tratamiento de quimioterapia por el cáncer de colon y páncreas que supuestamente padece.
02.23
El ministro tunecino para las Reformas Económicas, Elies Jouini, ha dimitido este martes, con lo que se convierte en el tercer miembro del Gobierno interino en dejar el cargo este día, tras la renuncia de los responsables de Educación Superior y Desarrollo Regional, Ahmed Ibrahim y Ahmed Nejib Chebbi, respectivamente.
01.19
Venezuela, Cuba y Nicaragua se desmarcaron hoy de la condena mayoritaria que expresó América Latina en el seno de Naciones Unidas a la brutal represión por parte del régimen de Gadafi de las protestas populares en Libia. Esos tres países evitaron condenar expresamente la violencia mostrada por Gadafi y expresaron sus reticencias a que la Asamblea General de la ONU acordara la expulsión de ese país como uno de los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos (CDH), aunque finalmente apoyaron la iniciativa, que fue aprobada por unanimidad.
01.08

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha instado a las autoridades yemeníes a contener el uso de la violencia contra los manifestantes pacíficos que desde hace semanas claman por una apertura democrática. «El pueblo tiene el derecho legítimo a expresar sus quejas y demandas al Gobierno», ha aseverado.

00.43
Ali Abdullah Saleh, presidente de Yemen, ha señalado a Estados Unidos y a Israel como instigadores de las protestas en su país contra él.
00.42
El rey de Bahréin, Hamad bin Isa al Jalifa, teme que las revueltas populares de las dos últimas semanas puedan provocar una división social entre la mayoría chií, que respalda las manifestaciones, y la minoría suní, que controla el poder, según ha indicado la ministra de Desarrollo Social, Fatima al Balusi.
00.12

Hillary Clinton ha afirmado que el Gobierno estadounidense investigará si Gadafi ordenó el atentado terrorista de Lockerbie (Escocia), que acabó con la vida de 259 personas que viajaban en un avión de la compañía Pan Am.

ACNUR alerta de una crisis humanitaria en el paso fronterizo entre Libia y Túnez

Según la agencia de la ONU, 140.000 personas han huido de Libia

PÚBLICO.ES / AGENCIAS 01/03/2011 16:05

Un refugiado camina por el campamento establecido cerca del paso fronterizo de Ras Jdir. - EFE

Un refugiado camina por el campamento establecido cerca del paso fronterizo de Ras Jdir. – EFE

  • La violencia desatada en Libia tras el inicio hace dos semanas de lasrevueltas populares contra el régimen de Gadafi está dejando decenas de miles de víctimas: los refugiados. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha alertado de la inminencia de una crisis humanitaria en la frontera entre Libia y Túnez.

Según datos de la ACNUR, unas 140.000 personas han huido de Libia buscando refugio en países como Túnez y Egipto. “Nuestro personal en la frontera libio-tunecina nos ha dicho esta mañana que la situación está alcanzando un punto de crisis”, dijo la portavoz del organismo, Melissa Fleming.

Unas 14.000 personas llegaron ayer a la frontera con Túnez -la mayor cifra registrada hasta ahora en un solo día- y se espera que hoy lleguen entre 10.000 y 15.000 más. En los últimos diez días,entre 70.000 y 75.000 personas han cruzado de Libia hacia Túnez, y unas 69.000 personas del lado egipcio aunque, a diferencia de los primeros, estos últimos han podido ser transportados en autobuses a distintos pueblos y ciudades.

Sólo 3.000 esperan en los alrededores del paso de frontera egipcio-libio ser trasladados al lugar que indiquen. En cambio, “decenas de miles de personas” esperan en el paso fronterizo algún medio de transporte, mientras aumentan los problemas de falta de agua y alimentos, y la higiene también se degrada, señaló la portavoz. Por esa razón, ACNUR indicó que si se quiere evitar una crisis humaniaria en la frontera con Túnez se necesita transporte urgente.

Disparos al aire

Según relata Reuters, los guardias fronterizos han empezado a disparar al aire para tratar de controlar a la multitud que intenta escapar de la violencia en Libia. Los guardias dejaban que la gente, la mayoría extranjeros que estaban trabajando en Libia, pasaran por el cruce de Ras Jdir,pero la tal cantidad de gente ha desbordado las previsiones en la frontera.

Mientras los guardias dejaban abierta una puerta en pequeños intervalos, la gran mayoría permanecía hacinada contra un muro de cemento. La situación ha derivado en que varias personas optaran por lanzar su equipaje por encima del muro, que también han intentado escalar. Los agentes intervinieron y empezaron a golpear a los refugiados con porras después de disparar repetidamente al aire.

“Los inodoros son nuestro próximo gran dolor de cabeza”, dice ACNUR

El equipo médico de la Media Luna Roja ha tenido que atender varios desmayos al tiempo que varios voluntarios lanzaban botellas de agua al otro lado del muro.  La gran mayoría de los refugiados no tienen dinero para pagarse el billete para volver a sus casas. Llevan días durmiendo a la intemperie con frío y lluvia.

ACNUR levantó 500 carpas ayer e instalará hoy 1.000 adicionales, con lo que unas 12.000 personas podrán dormir a cubierto esta noche. “El agua y la higiene son un asunto principal, los inodoros son nuestro próximo gran dolor de cabeza”, dijo Hovig Etyemezian, responsable de protección de ACNUR en el campamento.

Fleming subrayó que a su organismo le preocupa mucho que no se esté dejando entrar en Túnez a un gran número de personas de origen subsahariano -supuestamente por falta de documentos- y que está en “negociaciones” con personas que están vigilando voluntariamente la frontera para que se les deje atravesar.

Sin embargo, reconoció que se teme que la verdadera razón de bloquearles el paso sea “el racismo” y recalcó que “todas las fronteras deben permanecer abiertas sobre una base no discriminatora”. Precisó que la muerte violenta de diez somalís

Celdas de tortura bajo el palacio de Gadafi en Bengasi

La residencia del dictador ocultaba un centro subterráneo de detención

NURIA TESÓN - Bengasi – 01/03/2011

  • Una plancha de hierro de cincuenta centímetros de lado y dos de grosor cubre un agujero en el suelo, mucho más pequeño, por el que apenas cabe un hombre.

Dentro espera un hueco de dos metros y medio por tres y apenas uno y medio de altura. La entrada al infierno. Unos metros más allá 16 habitaciones en un edificio reciben la luz que entra por un minúsculo ventanuco y se refleja sobre el gres azul de la pared. En el azulejo se limpia mejor la sangre.

  • Los que entraban en Katiba el Fadil casi nunca volvían a salir

En Bengasi todos sabían lo que ocurría en Katiba el Fadil. Si alguien entraba ahí, nunca se le volvía a ver. Pero la realidad siempre es mucho más terrible.

Cuando los rebeldes consiguieron hacerse con el cuartel general de las fuerzas especiales de Gadafi, donde el líder tenía su residencia cuando estaba en la capital, descubrieron adónde iban a parar los que cruzaban los muros del gigantesco complejo militar.

No se puede negar que Muamar el Gadafi tiene imaginación. Sórdida, espeluznante y delirantemente creativa. Nadie que no la tuviera podría idear tantos y tan diversos modos de quitarle a un hombre su libertad o su vida. O ambas.

Hoy no hay huéspedes en el interior de esas celdas, pero los hubo. Hace tres días se oyeron gritos y los ciudadanos empezaron a excavar. ¿Lo que esperaba más abajo? Hombres pálidos encerrados durante años en espacios minúsculos. El abogado Zunul al Fatmy habla de 150 liberados, Mustafá Gudirani del centro de prensa rebelde rebaja la cifra a “entre 15 y 30″. “Gadafi no hace prisioneros”.

Una plancha de hormigón en unos casos, en otros una puerta de acero de dos cuartas. Tuvieron que buscar puntos más frágiles donde abrir hueco. Bajo el suelo un respiradero de poliuretano lleva aire al habitáculo en el que hacinaban los prisioneros.

“Un hombre, Gamal Sahmak, ha estado encerrado 20 años”, señala Abdelhakim, un ingeniero de una empresa petrolífera que estos días pasa su tiempo explicando a los recién llegados lo ocurrido en el recinto.

“Su familia no sabía dónde estaba y lo encontraron aquí”, relata. Muestra el agujero que abrieron en la tierra para sacarle y luego señala un edificio cercano con aspecto de dormitorio militar.

En su interior 16 habitaciones de dos metros cuadrados alicatadas de azul hasta el techo se ocultan tras gruesas puertas de hierro con infinitas capas de pintura gris. Tras cada una de esas puertas hubo una vez “entre seis y siete hombres”, explica el ingeniero.

Un hombre tras él apunta: “Uno de los que consiguió escapar de aquí cuenta que una hora antes de que les liberasen sacaron a uno y lo mataron en esta esquina”. Después fueron sacando a otros.

Oyeron tiros fuera y no supieron nada más. La número 17 es “la de la muerte”, apunta el ingeniero, “podían tenerles aquí hasta 10 días sin comida ni agua. Hasta que se secaban”. En una franja encalada sobre el gres se puede leer “Busnaf estuvo aquí”.

No lejos de allí se pueden ver los restos calcinados del polvorín.

Una ceniza densa y caliente hace imposible respirar. Alguna familia se acerca y explica a sus hijos lo que están viendo. Después vuelven sus pasos sorteando un enorme charco saltando sobre algunos cajones de munición vacíos y se dirigen a un edifico contiguo, completamente calcinado pero en el que aún se aprecian lujosos detalles.

Teselas doradas y azules, granito y mármol y cristales de un centímetro reventados por el calor. Es la residencia de Gadafi.

“No quiero que mis hijos olviden nunca lo que ha hecho, por eso les traigo aquí”, dice un hombre que lleva a su hija de la mano.

Hillary Clinton insiste en que Libia se aboca a la guerra civil

Estados Unidos realiza consultas con sus aliados en la OTAN para planear una intervención militar contra el régimen de Gadafi

Internacional | 01/03/2011 – 19:03h

  • Washington (EFE).- La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, advirtió hoy en el Congreso de que Libia corre el riesgo de una “guerra civil prolongada” e informó de que su Gobierno sopesa crear una “zona de exclusión aérea” para contener la violencia en ese país.

Estados Unidos realiza consultas con sus aliados en la OTAN para planear las acciones que sean necesarias, entre las que se incluye una zona de exclusión aérea, dijo Clinton, en una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre el presupuesto de ayuda exterior para 2012.

“En lo que se refiere a Libia, Estados Unidos ha mostrado liderazgo al imponer sanciones muy estrictas”, entre ellas la congelación de bienes del presidente libio, Muamar Gadafi, explicó la jefa de la diplomacia estadounidense.

El Gobierno de Washington “no quita ninguna opción de la mesa” y la creación de una zona de exclusión aérea “es una acción” que “revisa activamente”, enfatizó la diplomática, sin ofrecer más detalles.

Según dijo, Libia afronta varios escenarios posibles, incluyendo “un descenso al caos”, por lo que hay mucho en juego para impedir una mayor desestabilización en la zona.

Clinton, que regresó anoche de una serie de reuniones en Ginebra para analizar la crisis en Libia, elogió la resolución aprobada el sábado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y dijo que habrá más anuncios de la Unión Europea y otros países respecto a Libia.

Por otra parte, dijo que Estados Unidos está al tanto de los esfuerzos de Gadafi de defender el área de Trípoli y otros lugares, y que el Gobierno de Washington “respeta”, además, “el deseo” de las fuerzas de oposición libias de actuar sin injerencia extranjera.

Clinton acudió hoy al Comité para defender el presupuesto del Departamento de Estado para el año fiscal 2012 que comienza en octubre próximo.

En paralelo, el general James Mattis, titular del Comando Central de Estados Unidos -que supervisa las operaciones de ese país en Oriente Medio-, dijo en otra audiencia que la zona de exclusión aérea serviría como elemento disuasorio para que el Gobierno de Trípoli no suprima las protestas.

About these ads

2 marzo, 2011 - Posted by | libia | ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 59 seguidores