cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Al borde del abismo presupuestal en EEUU

Al borde del abismo presupuestal en EU

2 Marzo, 2011 – 18:57
CREDITO:
Joaquín López-Dóriga Ostolaza

El Congreso de EU se encuentra en una situación de impasse  para la aprobación del presupuesto para el año fiscal corriente. Esta situación se da por un importante desacuerdo en el manejo inmediato de la política fiscal.

En concreto, el desacuerdo fundamental se centra en la promesa del Partido Republicano de recortar el gasto en 60,000 millones de dólares, en lo que ellos llaman programas discrecionales no relacionados con seguridad.

Estos programas representan menos de 12% del presupuesto total de gasto y excluyen áreas como defensa, seguridad social y apoyos médicos (Medicare). Para el presidente Obama y el Partido Demócrata, estos recortes en el gasto son demasiado riesgosos ante la aún frágil recuperación económica y la débil situación del mercado laboral.

La propuesta de los demócratas, que para los republicanos es insuficiente, consiste en congelar el nivel actual de gasto en las partidas de gasto discrecional que mencionan los republicanos durante los siguientes cinco años.

Por lo pronto, el gobierno federal está operando bajo un acuerdo temporal que expira mañana viernes. De acuerdo con JP Morgan, la falta de un acuerdo definitivo plantea dos tipos de riesgos para la economía y los mercados financieros. El primer riesgo que apunta JP Morgan es el de una parálisis gubernamental como consecuencia de la falta de un presupuesto.

De no llegar a un acuerdo, no sería la primera vez que el gobierno de EU entra en una situación de parálisis gubernamental. Desde 1981 ha habido más de una docena de ocasiones en las que la falta de acuerdos ha obligado al gobierno federal a reducir sus operaciones al mínimo esencial. En la mayoría de los casos, esta situación duró solamente unas horas.

Sin embargo, a finales de 1995, durante el primer periodo de la era Clinton, los republicanos y los demócratas se enfrascaron en una situación de impasse que obligó al gobierno federal a un paro parcial que duró casi cuatro semanas y se prolongó hasta principios de enero del 1996. En ese entonces, el impacto de la parálisis gubernamental de una semana sobre el PIB trimestral en el cuarto trimestre de 1995 se estima en casi un punto porcentual. Estimar el impacto sobre el PIB trimestral del primer trimestre de 1996, cuando la parálisis gubernamental duró tres semanas, es más complicado porque la situación se agravó con una tormenta invernal.

En la actualidad, los estimados sobre el impacto de una semana de parálisis gubernamental en el crecimiento del PIB del primer trimestre del 2011 van de 0.2 a 0.8 por ciento. Aunque estos números no son triviales, es normal que una vez resuelta la parálisis se recupere gran parte de la afectación en el siguiente trimestre.

El segundo riesgo es que el Congreso no logre un acuerdo para elevar el techo de la deuda federal antes de que este se alcance.

Aunque JP Morgan asigna muy baja probabilidad a este evento, la correduría destaca que este evento pondría al gobierno de EU en una situación de default que obligaría a una reducción del gasto en 50%, recortando partidas esenciales de apoyo social.

Sería la primera vez en la historia que el Congreso de EU no logra elevar el techo de la deuda, provocando el primer default en la historia de ese país.

De acuerdo con JP Morgan, este default provocaría una disrupción mayor en los mercados financieros y seguramente sumiría a EU y gran parte del mundo en una nueva recesión.

Tanto republicanos como demócratas han expresado públicamente que harán todo para llegar a un acuerdo y evitar una situación de parálisis gubernamental.

El Partido Republicano todavía porta las cicatrices de la batalla presupuestal de 1995-96 cuando la mayoría de los votantes los hicieron responsables de la falta de acuerdos.

En el largo plazo, ambos partidos están de acuerdo en que es necesario reducir el déficit fiscal del país y sanear las finanzas públicas. Sin embargo, la discusión inmediata está empañada por la retórica partidista y las elecciones presidenciales del 2012.

Lo más probable es que ambos partidos lleguen a un acuerdo bajo el cual los republicanos puedan mostrar progreso en su compromiso de reducir el gasto, mientras que los demócratas pueden demostrar que han protegido todo lo relacionado con el gasto social y los programas de apoyo.

 

About these ads

3 marzo, 2011 - Posted by | EEUU |

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 59 seguidores