cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Duodécima jornada de revueltas

Duodécima jornada de revueltas con cambios en la cúpula del partido de Mubarak

El corazón de la protesta

Imagen de la plaza Tahrir la noche del sábado 5 de febrero, cuando se cumplen 12 días del comienzo de las protestas. (EFE)

Ampliar

  • EFE. 05.02.2011 – 23.49h

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, cambió este sábado la cúpula del partido gobernante y apartó de su dirección a su hijo Gamal, en una serie de pasos que por el momento no han logrado disuadir a las miles de personas que siguen en las calles reclamando su dimisión.


Encuesta

¿Debería dimitir el presidente egipcio, Hosni Mubarak?

Mubarak cedió el mando del Partido Nacional Democrático (PND) al senador Hossam Badrawi, que a partir de ahora asumirá unabicefalia clave dentro de esta formación, al reunir en su persona la secretaría general, en sustitución de Safuat al-Sherif, y la jefatura del comité político, en lugar de Gamal.

Médico especialista en ginecología e hijo de un antiguo decano de la Universidad de El Cairo, Badrawi ha ascendido peldaños dentro del sector reformista del PND hasta situarse a la derecha del propio Mubarak, después ingresar en esta formación en el año 2000.

Esta ofensiva del presidente para recuperar la iniciativa que le arrebataron los ciudadanos en las calles vino acompañada por los mensajes de su gobierno de que lo peor ya ha pasado.

La visión estadounidense

Frank Wisner, enviado de EE UU en Egipto aplaudía la decisión de Mubarak de cambiar a la cúpula de su partido: “Creo que es crucial que el presidente Mubarak continúe su liderazgo, es su oportunidad para escribir su propio legado” (…). “Necesitamos conseguir un consenso nacional alrededor de las condiciones para avanzar un paso más. El presidente debe permanecer en su cargo para conducir esos cambios”.

Por su parte, el departamento de Estado de EE UU ha rechazado hacer cualquier tipo de comentario sobre las palabras de Frank Wisner. Fuentes oficiales han dicho a AFP que el enviado estadounidense habló “en calidad de un ciudadano particular” sobre el futuro papel del presidente Mubarak. Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca Tommy Vietor señaló en declaraciones a los medios que Washington está complacido con“cualquier paso que otorgue credibilidad” al proceso de cambio político justo después de conocerse la dimisión de la cúpula del partido de Mubarak.

Obama aborda el asunto con Merkel y Cameron

El presidente de EEUU, Barack Obama, abordó este sábado la situación en Egipto con la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico David Cameron y el príncipe de Emiratos Arabes Unidos Mohamed bin Zayed, informó la Casa Blanca.

Obama planteó durante las conversaciones telefónicas su “seria preocupación” sobre los ataques contra periodistas y representantes de grupos de defensa de los derechos humanos, indicó la residencia oficial estadounidense en un comunicado.

El presidente estadounidense reafirmó durante las conversaciones con líderes extranjeros que el Gobierno egipcio tiene la “responsabilidad” de proteger los derechos de su pueblo y de liberar de forma “inmediata” a los que han sido injustamente detenidos, añade el comunicado.

En línea con lo señalado durante los últimos días, Obama hizo hincapié en la importancia de que comience ya una transición ordenada y pacífica en Egipto.

Apuntó que el proceso debería de concluir con la formación de un Gobierno que responda a las aspiraciones de su pueblo y debe incluir negociaciones creíbles entre el Gobierno y la oposición.

La Casa Blanca indicó que los líderes se comprometieron a mantener un estrecho contacto sobre la situación en Egipto.

Medidas económicas para recuperar la “normalidad”

El ejecutivo puso este sábado todo su empeño en demostrar que el país ha entrado de nuevo en la senda de la normalidad en una distendida rueda de prensa del primer ministro, Ahmed Shafiq, con la plana mayor del equipo económico.

La situación económica es ahora mejor”Debemos ser optimistas. Las instituciones del Estado recuperan la normalidad y la situación es ahora mejor“, aseguró Shafiq, tras reunirse con Mubarak, cuatro ministros encargados de asuntos económicos y el jefe del Banco Central, Faruq Oqda.

Para el primer ministro, “la situación en (la plaza) Tahrir y de los manifestantes ha cambiado. El ‘día de la salida’ (celebrado este viernes) fracasó y ahora lo llaman el ‘día de la resistencia’. La situación en Tahrir es tranquila y no hay detenciones de manifestantes“.

Shafiq se refería a la jornada de protestas de este viernes, bautizada como ‘día de la salida’, en la céntrica plaza de El Cairo, en referencia a la aspiración de los manifestantes de que Mubarak abandone el poder.

Conversaciones con la oposición

Para desactivar el movimiento, el régimen cuenta también con el diálogo que ha ofrecido a las fuerzas opositoras y que la mayoría de estas, por el momento, ha rechazado hasta la marcha de Mubarak.

Gamal Nasar, dirigente de los Hermanos Musulmanes (principal fuerza opositora en Egipto) , explicó que su grupo “reitera que no participará en diálogo alguno hasta que el régimen atienda las demandas del pueblo”.

Nasar explicó que “es totalmente incorrecto” que algún representante de la Hermandad participase en el encuentro y aseguró desconocer esa reunión con el primer ministro anunciada por ese representante de la ANC.

Por su parte, el vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, se reunió en una segunda ronda de conversaciones con representantes de los partidos Wafd, liberal, y Tagamu, izquierdista, ambos con representación parlamentaria y de la oposición más asimilada por el régimen.

Una “tormenta perfecta” en Oriente Medio

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, y la canciller alemana, Angela Merkel, intervinieron en la 47 Conferencia de Seguridad de Munich para calificar las últimas actuaciones que Mubarak había llevado a cabo (antes de conocer el cambio de la cúpula del PND).

La canciller alemana considera un “error” celebrar con precipitación elecciones en Egipto tras una eventual marcha de su actual presidente ante las incesantes protestas populares contra su régimen y subrayó que pese a todo, es el pueblo egipcio el que debe decidir sobre su futuro.

Hillary Clinton advirtió también que en las revueltas civiles árabes de Egipto, Túnez y Yemen“existen riesgos a corto plazo”. De este modo, Clinton observa en Oriente Medio una nueva fase de cambios extremos y una región que se está viendo sacudida por una “tormenta perfecta“.

La jefa de la diplomacia estadounidense indicó que “no se puede mantener el actual status quo” y advirtió contra situaciones caóticas si no se consigue una transición a una mayor democracia y justicia.

Explosión de un gasoducto en el Sinaí

Una explosión en la mañana de este sábado de un gasoducto al norte de la península egipcia del Sinaí a mano de “saboteadores terroristas” hizo estallar la planta principal internacional de gas que conecta Al Arish con Jordania.

Por razones de seguridad, también se interrumpió el suministro de gas natural a Israel.

Un Ejército egipcio dividido en facciones

Unos cables estadounidenses filtrados por WikiLeaks de los que este sábado se hace eco elFinancial Times describen al Ejército egipcio como dividido en facciones ya desde hace tiempo, al contrario que la imagen de unidad que ha presentado hasta ahora durante la crisis política en ese país.

Mubarak tiene un firme control sobre los altos mandos de las Fuerzas ArmadasDe acuerdo con un informe de diplomáticos estadounidenses, hecho en 2009 con motivo de una visita del presidente Hosni Mubarak a Washington, el Ejército egipcio no es monolítico, sino que está divido en bandos entre los que reina la desconfianza.

Según éstos, los mandos intermedios del Ejército sienten desprecio por el comandante de las Fuerzas Armadas y ministro de Defensa, el mariscal de campo Mohamed Husein Tantaui, de quien opinan que es el “perrillo faldero” de Mubarak.

La llama de Tahrir sigue viva contra el frío y la lluvia

Pese a las grietas que comienzan a aparecer entre los detractores de Mubarak, la plaza Tahrirgritó, cantó y bailó un día más para exigir a Mubarak que se vaya inmediatamente y convoque elecciones libres.

El descenso de temperaturas, la fina lluvia que este sábado cayó sobre El Cairo y, sobre todo, el hecho de que Mubarak siga en el poder el día después de lo que habían bautizado como el “viernes de la salida” se conjuraron para templar los ánimos en la plaza Tahrir.

Uno de los manifestantes, Mohamed Saad, explicó que recibe continuamente llamadas de su familia para que abandone la concentración y vuelva a casa, sobre todo después de que el llamado “día de la salida” acabase con Mubarak aún firme en el sillón.

“Escucho a mis amigos hablar con sus familias y decirles: ‘No me muevo de aquí hasta que Mubarak se vaya’. Yo tampoco me voy, aguantaré hasta la muerte”, sentenci

Los Hermanos Musulmanes se unen a las conversaciones para la transición en Egipto

Dimite la cúpula del partido del presidente Mubarak, con su hijo Gamal al frente, pero el presidente resiste. -La oposición exige una rápida reforma constitucional y elecciones libres . -Los manifestantes acampados en la plaza de la Liberación de El Cairo: “O Mubarak o nosotros”

E. GONZÁLEZ / N. TESÓN / G. HIGUERAS | El Cairo 06/02/2011

La noche en el Cairo

Multitud en la plaza Tahrir en El Cairo.- CLAUDIO ÁLVAREZ

Son el grupo de la oposición más influyente del país, también el más temido desde Europa y EE UU por su ideario islamista y a piori poco solícito a las demandas de Occidente. Esta noche los Hermanos Musulmanes han anunciado que se suman a las conversaciones en Egipto para terminar con la crisis política que hace 12 días que secuestra al país.

Grafico

El escenario de las revueltas en El Cairo

GRAFICO – El Pais – 03-02-2011

– MARIANO ZAFRA

Confrontaciones en El Cairo

VIDEO – CLAUDIO ÁLVAREZ (Enviado especial) | El Cairo – 03-02-2011

El centro de la capital egipcia se ha convertido en el escenario donde partidarios del presidente Mubarak y los que quieren su dimisión sellan sus diferencias a punta de piedras y cócteles molotov

Especial: Revueltas en el mundo árabe

Los Hermanos han asegurado a Reuters que se incorporarán a las negociaciones hoy con la intención de dictaminar hasta qué punto el Gobierno está “dispuesto a aceptar las demandas del pueblo”. Para calmar las reticencias que demuestran tanto Occidente como los sectores laicos de la oposición, el grupo insiste en que no tiene la intención de convertir Egipto en un Estado islámico.

Más allá de estas consideraciones, la llegada a las negociaciones de los Hermanos, oficialmente proscritos en Egipto, puede suponer un avance importante en la resolución del conflicto. Dejando a un lado al Ejército, no parece que haya ningún otro colectivo con la influencia suficiente como para negociar cara a cara con los cientos de miles de egipcios que continúan tomando las calles.

Sobre todo, la llegada de los Hermanos debería de darle mayores bríos a la atomizada oposición. La disparidad interna de un movimiento popular al que solo une el odio a Mubarak y el ansia por los valores más básicos del progreso, libertad y justicia parece que va a marcar los próximos días y semanas. Hasta ahora la oposición ha fracasado a la hora de transmitir un mensaje sólido y coreografiado al vicepresidente Suleimán y el Ejército, los nuevos interlocutores ante el cambio. Cada grupo está enredado en una guerra propia.

Ayer el dirigente opositor Mohamed ElBaradei, que insiste en autodescartarse como candidato a dirigir la transición a pesar de haber recibido muy pocas invitaciones a hacerlo, aseveró que el apoyo de Estados Unidos a Suleimán o al presidente, Hosni Mubarak, para que encabecen un Gobierno de transición sería un “retroceso”. Se refería a las nuevas declaraciones de Obama pidiendo una “transición ordenada”.

Muchas figuras de la oposición insisten en que ahora la prioridad debe ser cambiar las reglas electorales mediante la formación de un nuevo parlamento que modifique la constitución y permita concurrir a las urnas con unas reglas que no hayan sido creadas exclusivamente para favorecer al partido de Mubarak, como viene ocurriendo en los últimos 30 años.

En cualquier caso, Egipto empezó ayer a respirar.Las estructuras del régimen han resistido sin desmoronarse el tremendo empuje de la revuelta, pero se saben condenadas a una profunda reforma ya sin Hosni Mubarak. Los manifestantes, y la mayoría de la sociedad, han comprobado su enorme fuerza, pero son conscientes de que empieza una fase de forcejeos y negociaciones. Tras 12 días estremecedores, la sociedad egipcia intenta recuperar el pulso en el inicio de una nueva era, aún muy confusa.

La dimisión de la cúpula del hegemónico Partido Nacional Democrático (PND), con Gamal Mubarak al frente, confirma que el cambio es imparable.

Más allá de los tanques que dominan la ciudad, de los manifestantes que mantienen el bastión de la plaza de la Liberación (destinados a un lugar de privilegio en la épica árabe y en la historia mundial del progreso), de una inevitable tensión colectiva, El Cairo muestra deseos de trabajar y volver a sus embotellamientos y a su caos cotidiano. En cierta forma, eso favorece al régimen. Es decir, al Ejército, que gana tiempo mientras organiza algún tipo de salida para Mubarak.

Cambios en el Gobierno

Aún permanece en su palacio Hosni Mubarak, ciertamente. El faraón no abandona la presidencia pese a la diaria insistencia de los manifestantes. Es ya, sin embargo, un zombi político, un vestigio que al Ejército le conviene eliminar de la forma más digna y discreta posible.

Tras su emotivo discurso del martes, con el que Mubarak desató las fuerzas más oscuras de su régimen (los matones, la xenofobia, la amenaza del caos, las teorías de una conspiración internacional), el faraón agotó sus recursos. La realidad le es ajena. El vicepresidente, Omar Suleimán ha dado un paso al frente para convertirse, de hecho, en el rostro del poder.

La tormenta se llevó ayer por delante a Gamal Mubarak, el hijo menor del rais, magnate financiero, responsable del PND, jefe del “sector de los negocios” y, hasta hace 12 días, hipotético sucesor en la presidencia. Gamal y el resto de los secretarios dimitieron en bloque. Fue un nuevo paso en el largo camino hacia el cambio.

La salida de Gamal Mubarak es trascendental al no poder tomar el testigo de su padre en la presidencia, ya que la Constitución exige que los candidatos tengan un puesto en el partido. Además, este movimiento político se produce en un contexto de acercamiento a la oposición, entre cuyas exigencias está la petición expresa de que el equipo de fieles de Mubarak desaparezca del mapa político.

La renuncia del hijo de Mubarak ha sido valorada por Estados Unidos. El enviado de Barack Obama a Egipto, Frank Eisner, ha asegurado que “ahora hay una oportunidad de avanzar. Está es la primera fase pero la dirección es prometedora”.

Después, el funcionario de la Administración estadounidense ha defendido la continuidad de Mubarak para pilotar la transición hacia la democracia, lo que entraba en aparente contradicción con las declaraciones previas al respecto de Obama. Poco después, la Casa Blanca ha rectificado a su diplomático asegurando que hablaba a título personal y no en calidad de asesor presidencial.

Fin de ciclo

El cambio se perfila difícil, tal vez tumultuoso. El Ejército procura estrechar el teórico “cerco de protección” en torno a la plaza de la Liberación para limitar al máximo los vínculos entre el corazón de la protesta y el resto del país. El jefe del Estado Mayor, como en la víspera el ministro de Defensa, acudió al lugar para pedir a los manifestantes que se retiraran y delegaran su fuerza en representantes políticos; como era de esperar, la multitud no le creyó y se quedó. Se registran ocasionales detenciones arbitrarias y actos de hostigamiento. Pequeños grupos de fieles a Mubarak pululan aún con banderas y protegen su propia barricada, al norte de la plaza.

El cambio es, sin embargo, inevitable. La nación entera, 80 millones de egipcios, ha contraído una deuda eterna con los héroes de Tahrir , las decenas de miles de hombres y mujeres que están resistiendo furiosos embates de la policía, primero, y después de los matones del régimen, en buena parte policías de civil.

Es un grupo heterogéneo de jóvenes, profesionales, obreros y Hermanos Musulmanes que siguen atrincherados en la plaza, dispuestos a vencer o morir, y están animando con su valor a millones de egipcios que perdieron el miedo y, tras el inicial martes de esperanza, han seguido manifestándose hasta persuadir al régimen de que su violencia era inútil.

Las imágenes de los matones cargando contra la multitud a lomos de caballos y camellos, entre tanques y pedradas, han de perdurar en la memoria como una metáfora de las fuerzas en conflicto.

Una lección para Occidente

La lección de Tahrir, de Alejandría, de la oleada de libertad egipcia, abarca mucho más que un país. Si el detonante del cambio árabe fue la revuelta de Túnez, Egipto ha sido la explosión.

Más allá de los árabes, eso llamado Occidente aprendió también unas cuantas cosas. El miércoles, cuando el régimen azuzó a sus matones contra la prensa extranjera y se registraron palizas y detenciones, los enviados especiales y corresponsales vieron de cerca las entrañas de una dictadura.

Cuando se les golpeó, cuando pasaron horas en una comisaría asistiendo a la tortura a que eran sometidos rutinariamente los ciudadanos egipcios, comprobaron el terrible precio que un pueblo pagaba por la “estabilidad” y la vocación prooccidental y filoisraelí que Washington y las capitales europeas tanto valoraban en Mubarak.

Cosas bien conocidas adquirieron una nueva relevancia. Hasta que los egipcios se rebelaron, se hablaba con frecuencia de que Estados Unidos había concedido a Egipto 40.000 millones de dólares en ayuda militar durante los 30 años de mandato de Mubarak.

De pronto, se prestó atención a otro dato: en ese mismo periodo, la familia Mubarak (el presidente, su esposa, sus hijos) ha acumulado un patrimonio estimado en 70.000 millones de dólares (unos 52.000 millones de euros). Lo cual da una idea del portentoso nivel de corrupción.

Ya desde el jueves, al cerciorarse de que la era de Mubarak y del festín oligárquico-militar había terminado, el régimen empezó a soltar lastre. Ahmed Ezz, magnate del acero, vio bloqueados sus fondos bancarios.

Se abrieron procedimientos por malversación contra tres ex ministros civiles. Curiosamente, no se señaló a ningún ministro militar ni alto mando del Ejército. Había que salvar los muebles, representados por los uniformes.

La jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, declaró ayer de forma abierta que confiaba en el general Omar Suleimán exjefe de los servicios secretos y nuevo vicepresidente, como hombre fuerte y encargado de pilotar una transición limitada, centrada en tres puntos: reforma constitucional, ausencia de violencia y elecciones libres lo antes posible.

Una explosión deja Jordania sin gas

La espectacular explosión de un gasoducto egipcio en la península del Sinaí ha dejado desabastecida a Jordania. La terminal de gas siniestrada suministra también gas a Israel, lo que en un principio hizo pensar a las autoridades de la zona que se trata de un ataque perpetrado por terroristas, aprovechando el caos reinante en Egipto. El director de la empresa nacional de gas natural, Magdy Toufik, indicó sin embargo en un comunicado que fue una fuga la que causó el incendio.

MÁS INFORMACIÓN:

EEUU da respiración asistida al régimen de Hosni Mubarak

El enviado de Obama para mediar en la crisis dice que el dictador debe seguir en el cargo para hacer posible la transición

ÓSCAR ABOU-KASSEM ENVIADO ESPECIAL 06/02/2011 23:35

Desesperado por intentar desactivar la revuelta popular y aferrarse al poder, el tambaleante régimen de Hosni Mubarak anunció la dimisión de la cúpula directiva del partido oficialista. La medida cuenta con el beneplácito de Washington, que da así un poco de respiración asistida a un Gobierno egipcio que hace dos días parecía amortizado. “Necesitamos un consenso nacional antes de seguir avanzando.

El presidente de Egipto debe seguir en su cargohasta que se pueda avanzar en esos cambios”, dijo Frank Wisner, el enviado especial de Estados Unidos para mediar en la crisis egipcia.

Pero los protagonistas de la protesta siguen decididos a no ceder en su principal exigencia: la salida inmediata del presidente egipcio. La dimisión de Gamal, el hijo de Mubarak predestinado a heredar la presidencia del país, y de toda la junta directiva del Partido Nacional Democrático no fue suficiente. La idea apadrinada por Washington de dejar a Mubarak casi como un presidente honorífico y permitirle una salida digna en los próximos meses no es aceptada por los manifestantes que volvieron a acudir masivamente y de forma pacífica a la plaza Tahrir (Liberación).

“Es difícil acabar con un régimen que dura tanto”, dice un testigo

La situación actual no permite avanzar, ya que los tres actores principales mantienen la comunicación estancada. A un extremo está el Gobierno, que apenas habla con la oposición, la cual a su vez es incapaz de comunicarse con una protesta popular que no tiene dirigentes y que sólo quiere la salida de Mubarak.

Tras fracasar el plan A, que consistía en aplastar con sus matones a los manifestantes, el régimen intenta ahora desactivar la protesta haciéndoles responsables de la crisis ante los ojos de los egipcios.Para intentar normalizar la situación actual, el Gobierno egipcio anunció que hoy abrirán los bancos tras una semana de cierre. Según las estimaciones de Crédit Agricole, la crisis está costando a Egipto 230 millones de euros al día.

A la plaza Tahrir acudió un comandante del Ejército egipcio para intentar persuadir a los manifestantes para que dejen la protesta. “Tenéis todo el derecho a expresaros pero, por favor, salvad lo que queda de Egipto. Mirad a vuestro alrededor”, dijo Hasán Al Roweny con un altavoz. La multitud le calló con gritos: “¡Nosotros nos quedamos, Mubarak se va!”.

La defensa de la plaza Tahrir está lista para repeler otras agresiones

El papel del Ejército está resultando ambiguo. Por un lado no disparan ni atacan a los manifestantes, pero no los defendieron cuando fueron brutalmente atacados por los partidarios del presidente, desaparecidos. El Ejército complicó todo lo posible los accesos a la plaza con unos controles lentísimos que provocaron largas colas. “Casi muero aplastado en una avalancha en la cola”, afirmó Mohamed Radwan tras superar un control militar.

“El miércoles nos tenían que haber protegido. No están acostumbrados a tener que tratar con la gente y sólo provocan el caos. Están cansados y quieren que esto termine ya”, afirmaba Nora El Gazar, una joven que se encontraba en el centro de la plaza leyendo Masry Al Youm, un periódico reformista. Su amiga Sundus también lo tenía claro: “No se puede decir que el Ejército esté con nosotros”.

Barricadas

“¡Nosotros nos quedamos, Mubarak se va!”, grita la oposición

Pese a todo, la vida sigue siendo de color de rosa dentro de la plaza. Se han multiplicado las tiendas de campaña y la autogestión funciona a pleno rendimiento. Sobra la comida y se ha conseguido tener energía al reconducir los cables eléctricos de los semáforos.

La defensa de la plaza a base de barricadas y cascotes de rocas también está lista para repeler otra agresión. Junto a la rotonda hay dos escenarios con altavoces. En ellos se recitaba poesía, se cantaban canciones populares y se lanzaban arengas para mantener encendida la revolución.

Además de varios hospitales de campaña, también hay pequeñas enfermerías. En una de ellas estaba Ahmad Nur, un marino con conocimientos básicos de medicina. “No nos fiamos de Mubarak. El problema es que es difícil acabar rápidamente con un régimen que dura tanto tiempo”, explicaba.

En el extremo sur de la plaza Tahrir y junto a la mezquita permanecen acampados los Hermanos Musulmanes. Abdel Fatah Saba, padre de 10 hijos, defendía un mensaje de unidad: “No queremos instaurar la sharia [ley islámica], eso es algo que tendrá que decidir el pueblo. Aquí todos somos egipcios con el mismo objetivo”.

Amnistía protesta por la detención de sus activistas

La organización pide una investigación. RSF denuncia el ataque a 75 periodistas

PÚBLICO MADRID / PARÍS 06/02/2011 08:00

Militares protegen a un periodista agredido.

Militares protegen a un periodista agredido.REUTERS

Amnistía Internacional pidió que se investigue la detención de unos 35 activistas de derechos humanos y periodistas, entre ellos dos miembros de su personal.

“Las autoridades deben llevar a cabo urgentemente una investigación de por qué se ha atacado de esta manera a los activistas que observan las protestas y quién ordenó esos ataques”, dijo la organización.

Los activistas de derechos humanos, abogados y periodistas, tanto egipcios como internacionales, fueron detenidos el jueves cuando la policía militar asaltó las oficinas del Centro Legal Hisham Mubarak. Los activistas internacionales, incluidos los de Amnistía Internacional y Human Rights Watch, fueron liberados el viernes. Los activistas egipcios detenidos con ellos fueron liberados.

Por otro lado, Reporteros Sin Fronteras (RSF) señaló hoy que ya son al menos 75 los periodistas atacados durante la cobertura de las protestas en Egipto y reiteró la “increíble envergadura de la campaña de odio” lanzada contra la prensa internacional. Hay 72 periodistas que han sido detenidos “durante al menos dos horas” y otros siete de los que no se tienen noticias. RSFconfirmó el fallecimiento del periodista egipcio Ahmed Mohamed Mahmud, que trabajaba para el grupo Al Ahram.

Los Hermanos Musulmanes se unen a la transición egipcia

E. GONZÁLEZ / N. TESÓN / G. HIGUERAS | El Cairo

Dimite la cúpula del partido del presidente Mubarak, con su hijo Gamal al frente, pero el presidente resiste. -La oposición exige una rápida reforma constitucional y elecciones libres

EE UU advierte a los regímenes árabes que avancen a la democracia

EE UU advierte a los regímenes árabes que avancen a la democracia

ANDREA RIZZI | Múnich

Clinton alerta de una “tormenta perfecta” en el mundo árabe.- Merkel: “Sería erróneo celebrar unas elecciones precipitadas”

EEUU da oxígeno al régimen de Hosni Mubarak

| ÓSCAR ABOU-KASSEM, enviado especial a El Cairo

El enviado de Obama a Egipto para mediar en la crisis dice que el dictador debe seguir en el cargo para hacer posible la transición.

Comentarios: 12 | GUILLAUME FOURMONT

La UE y EEUU, que defienden los derechos humanos, respaldan dictaduras en el mundo árabe por interés económico.

6 febrero, 2011 - Posted by | 1.-ISLAM, egipto, INTERNACIONAL, NOTICIAS | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: