cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Mubarak vuelve a ceder y Suleiman acuerda reformar la Constitución

Una fuente oficial ha anunciado en El Cairo que se ha formado un comité que elaborará durante febrero las reformas constitucionales a emprender en Egipto. Además, han decidido poner fin a la Ley de Emergencia, vigente en el país desde 1981, informó la televisión estatal.

Según la televisión estatal, se acordó la reforma de los artículos 76 y 77 que estipulan los requisitos para ser candidato presidencial, y el número de mandatos que el presidente puede permanecer en el poder.

06/02/2011 | 10:58

  • Mubarak vuelve a ceder y Suleiman acuerda reformar la Constitución

Omar Suleiman.

Ver más imágenes»

El vicepresidente Omar Suleiman se ha reunido con varios grupos de la oposición, entre los que están los Hermanos Musulmanes, y han llegado a varios acuerdos:
> limitar los mandatos presidenciales a 2 periodos y
> reformar los requisitos para presentarse a las elecciones, ya que hasta ahora eran tan complejos que hacía prácticamente imposible para el resto de los grupos políticos tener candidatos.
Las decisiones tomadas, anunciadas por la TV estatal, incluye, por último, la eliminación de la Ley de Emergencia (estado de sitio), vigente en el país desde 1981.
Mubarak, que ya anunció la dimisión de la cúpula de su partido en bloque, pretende hoy normalizar la vida de El Cairo.
Uno de los elementos clave es desalojar la plaza de la Liberación (Tahrir), ocupada desde hace casi 2 semanas por los manifestantes que quieren que caiga Mubarak.
En Tahrir, los soldados abrieron las puertas del edificio administrativo del Gobierno, el Muhamma.
El Gobierno ha comenzado a retirar los vehículos quemados, en un alarde de limpieza que aparente normalidad, y ha abierto al tráfico el puente Kasr el Nil, un lugar estratégico para el acceso a la plaza.
El Ejército procura estrechar el teórico “cerco de protección” en torno a la plaza de la Liberación para limitar al máximo los vínculos entre el corazón de la protesta y el resto del país.
El jefe del Estado Mayor, tal como ya lo hizo en la víspera el ministro de Defensa, acudió para pedir a los manifestantes que se retiraran y delegaran su fuerza en representantes políticos; como era de esperar, la multitud no le creyó y se quedó.
Pequeños grupos de fieles a Mubarak pululan aún con banderas y protegen su propia barricada, al norte de la plaza.
Los manifestantes, lejos de amedrentarse, siguen empeñados en la protesta. El flujo de personas que se acercan a la plaza con la intención de acampar en ellas no desciende, como tampoco lo hace el número de manifestantes, por lo que la situación en el puente Kasr el Nil es bastante caótica.
Los Hermanos Musulmanes, los últimos en incorporarse a las conversaciones, aseguraron a la agencia Reuters que su intención es dictaminar hasta qué punto el Gobierno está “dispuesto a aceptar las demandas del pueblo”.
Para calmar las reticencias que demuestran tanto Occidente como los sectores laicos de la oposición, el grupo insiste en que no tiene la intención de convertir Egipto en un Estado islámico.
Más allá de estas consideraciones, la llegada a las negociaciones de los Hermanos, oficialmente proscriptos en Egipto, puede suponer un avance importante en la resolución del conflicto.
Dejando a un lado al Ejército, no parece que haya ninguna otra organización con la influencia suficiente como para negociar cara a cara con los cientos de miles de egipcios que continúan tomando las calles.
En tanto, un torrente de empleados se dirigió hacia el distrito financiero de El Cairo, donde los clientes hacían fila para acceder a sus cuentas bancarias, en el 1er. día de reapertura de los bancos tras una semana de inactividad debido a las fuertes protestas.
Unos 342 sucurales bancarias, 152 en El Cairo, abrieron en todo el país.
Los bancos se enfrentan al caos en las mesas de transacciones, mientras que los inversores extranjeros y empresarios rehúyen la libra egipcia, después de las manifestaciones callejeras que paralizaron buena parte de la economía y consumieron importantes fuentes de divisas.
Vehículos militares vigilaban las intersecciones, donde los soldados colocaron sacos de arena, mientras los ómnibus dejaban a los empleados frente a los grandes bancos estatales.
A las puertas de los bancos, decenas de clientes esperaron la apertura al público de las sucursales.
“Necesitamos algo de orden. La gente está ansiosa por recibir sus sueldos y sacar dinero. Han sido casi dos semanas y la vida está paralizada”, dijo Metwali Sha’ban, un voluntario que hacía una lista de clientes para organizar el servicio.
Con la crisis política aún sin resolverse, los bancos podrían afrontar retiradas masivas de dinero por parte de ciudadanos temerosos de que el acceso a sus depósitos sea restringido de nuevo.
A los bancos también les preocupa las transacciones interbancarias en el mercado local de divisas, una fuente de financiación para estas entidades.
Hosni Mubarak necesita que los egipcios vuelvan a trabajar y que los negocios vuelvan a funcionar.
Los manifestantes que acampan en la plaza Tahrir de El Cairo prometieron continuar con su batalla para derrocar a Mubarak, pero el presidente de 82 años insiste en que permanecerá en el cargo hasta las elecciones de septiembre.
“Nosotros queremos que la gente regrese a trabajar y reciba su sueldo, y que la vida regrese a la normalidad”, dijo el comandante del Ejército egipcio Hasan al-Roweny, que recorrió la plaza Tahrir para intentar convencer a los manifestantes de que se marchen de la céntrica y habitualmente concurrida intersección.
USA, aliado de Egipto y donante de ayuda, hizo hincapié en la necesidad de un cambio gradual y de negociaciones entre el Gobierno y grupos de oposición sobre un traspaso ordenado del poder.
La secretaria de Estado de USA, Hillary Clinton, respaldó el sábado las negociaciones entre Omar Suleiman, escogido por Mubarak como vicepresidente, y los grupos de oposición, diciendo que el diálogo entre Gobierno y opositores necesita tiempo.
Suleiman debe reunirse con los grupos de oposición el domingo en unas negociaciones a las que asistirán por primera vez los Hermanos Musulmanes, el grupo opositor más organizado de Egipto.
“Hemos decidido participar en una ronda de diálogo para determinar la seriedad de los funcionarios frente a las demandas del pueblo y su voluntad de responder a ellas”, dijo un portavoz del grupo prohibido a Reuters.
La dimisión de la cúpula del hegemónico Partido Nacional Democrático (PND), con Gamal Mubarak al frente, confirma que el cambio es imparable. Más allá de los tanques que dominan la ciudad, de los manifestantes que mantienen el bastión de la plaza de la Liberación (destinados a un lugar de privilegio en la épica árabe y en la historia mundial del progreso), de una inevitable tensión colectiva, El Cairo muestra deseos de trabajar y volver a sus embotellamientos y a su caos cotidiano.
En cierta forma, eso favorece al régimen. Es decir, al Ejército, que gana tiempo mientras organiza algún tipo de salida para Mubarak.
Anuncios

7 febrero, 2011 - Posted by | 1.-ISLAM, egipto, INTERNACIONAL, NOTICIAS | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: