cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

EGIPTO. ¿ PORQUÉ ISRAEL ES TAN CIEGO?

Jueves, 10 De Febrero De 2011
Egipto: ¿Por qué Israel es tan ciego?
Las últimas décadas han demostrado que los políticos de izquierda han estado en lo cierto acerca de los matices del proceso de paz.
MJ Rosenberg: 09 de febrero 2011 11:02 GMT Traducido por Cibernoticias Express
Presidente de Israel Shimon Peres (R) siempre ha tratado de mostrar a la comunidad internacional que Israel está comprometido con la paz con los palestinos [Reuters]

Aquellos de nosotros que somos pro-israelíes y que estamos a favor de las negociaciones de paz no nos no beneficiamos nunca de tener razón a pesar de quedar demostrado que casi siempre la tenemos.

Nuestra recomendación para Israel es que debería actuar con rapidez para lograr acuerdos con los estados árabes y los palestinos apátridas antes de que sea demasiado tarde.

Y la respuesta de Israel siempre es que no hay urgencia para hacer la paz – salvo si las condiciones las impone Israel- porque Israel es fuerte y los árabes son débiles.

El ejemplo más notorio de que esto ha sido siempre así  proviene de Egipto, donde en 1971 el presidente Anwar Sadat ofreció comenzar las negociaciones para la paz a cambio de una retirada de dos millas de ancho israelí de la margen oriental del Canal de Suez, que Israel había capturado junto con el resto de la península del Sinaí en la guerra de 1967.

Aprender de la historia

La administración Nixon le dijo al gobierno israelí que explorase la idea porque Sadat tenía la intención de ir a la guerra si no consiguía recuperar su territorio.

En el campo de las negociaciones de paz en Israel, sus aliados instaron a Israel a seguir el consejo de Nixon y escuchar a Sadat.

El emisario de Nixon, el subsecretario de Estado José Sisco, dijo que el gobierno israelí no tenía interés en discutir la oferta de Egipto.

Israel votó a favor de mantener toda la península del Sinaí y con el envío de un mensaje simple a Egipto: no.

Después de todo, los egipcios habían mostrado tan sólo cuatro años antes de que ellos no eran rival para el ejército israelí.

Dos años más tarde, atacó a los egipcios, y en pocas horas todas las posiciones de Israel a lo largo del canal fueron invadidas y mataron a sus soldados.

En el momento en que terminó la guerra, Israel había perdido 3.000 soldados y casi todo el territorio.

Luego, unos años más tarde, renunció a todo el Sinaí, no sólo la franja de dos millas que Egipto le había pedido en 1971.

El tratado de paz fue alcanzado. Pero no recuerdo a nadie ser feliz con ello. Por el contrario, nos sentimos devastados. 3.000 israelíes (y muchas más egipcios) fueron asesinados en una guerra que podría haberse evitado si el gobierno israelí hubiera acordado simplemente ponerse a negociarr.

Renegar de Oslo

Este patrón se ha repetido una y otra vez. El proceso de paz de Oslo entre israelíes y palestinos, que dió a Israel el año más seguro y más optimista de su historia, se derrumbó después de que los primeros ministros Benjamín Netanyahu y Ehud Barak se negaran reiteradamente a cumplir con sus términos.

Durante el proceso de Oslo, la Autoridad Palestina Yasser Arafat hizo lo que tenía que hacer: combatir el terrorismo de manera eficaz (Hamas había puesto en marcha una serie de atentados mortales contra autobuses para frustrar el proceso de paz). Hasta Netanyahu llamó por teléfono a Arafat para darle las gracias.

En 1999, el terrorismo fue derrotado de manera efectiva en Israel. Fue un tiempo increíble, había movimiento libre y seguro de bienes y personas desde Israel a la Ribera Occidental y viceversa – no la forma en que está hoy con una imponente muralla que separa a los israelíes de los palestinos y la división de los palestinos a un lado de los palestinos en el otro.

Pero el fin temporal del terrorismo no logró la transferencia de un territorio real a los palestinos.

Netanyahu y Barak, condenaron con ello a los palestinos a la muerte – en realidad, a la muerte del proceso de paz, que para todos los efectos, estaba enterrado.

Cuando Clinton convocó la cumbre de Camp David en 2000, cualquier buena voluntad entre las dos partes se había ido.

Se podría seguir y seguir.

Según el presidente Bill Clinton, el Primer Ministro Ehud Barak podría haber tenido la paz con Siria en el año 2000 hasta que, en el último minuto, Barak se acobardó.

Tenía miedo de los colonos.

La oportunidad de una paz total con Siria, que casi seguro hubiera significado también la paz con el Líbano, así como una disminución de las tensiones con el aliado de Siria, Irán, llegó de nuevo en diciembre de 2008.

Se pierde la oportunidad

Los turcos habían negociado un acuerdo con los sirios que el Primer Ministro Olmert celebró con una cena de Ankara de cinco horas con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Olmert fue a su casa. Los turcos esperaban la aprobación final de Israel.

Y esto es lo que sucedió después, del acuerdo con Israel según Alom Ben-Meir, profesor de la Universidad de New York:

Para sorpresa y consternación absoluta del Gobierno de Turquía, cinco días después de que Olmert se volviera a Jerusalén, Israel comenzó una incursión masiva en Gaza.

Ankara se sintió traicionada por la acción israelí y engañados por no informar Olmert al Primer Ministro turco de la operación que tenía pendiente Israel.

Obviamente, Olmert, como Primer Ministro, era plenamente conscientede ello y se lo podía haber revelado a su homólogo turco cuando aún estaba en Ankara .

Para el señor Erdogan, el problema se agrava ya que en lugar del mensaje de paz esperado se encontró con una “declaración” de guerra con todas sus consecuencias regionales potenciales.

Es difícil describir la profundidad de la decepción de los turcos, no sólo porque se quedaron en la oscuridad, sino porque un gran avance en el proceso de paz árabe-israelí de magnitud histórica se había esfumado.

Este incidente fue un primer paso importante hacia el colapso de la amistad turco-israelí, que – junto con la relación con Egipto de Mubarak – es la piedra angular del sentido de la seguridad de Israel.

¿Quién queda? Jordania. Sin embargo, Israel siempre ignora las demandas del rey Abdullah para que ponga fin a la ocupación de Cisjordania y el bloqueo de Gaza.

Y los EE.UU.. El presidente Obama puso todo su prestigio para lograr darle fin al conflicto israelo-palestino, pero todo Israel en respuesta lo que hizo fue burlarse de él y rechazar todas las propuestas que el presidente hizo – Si importarles que Israel recibe más ayuda de EE.UU. que cualquier otro país del mundo hasta ahora.

Cualquier persona que se preocupe por Israel tiene que estar consternado por estos errores repetidos – todo ello respaldado por el AIPAC y sus recortes en el Congreso.

Futuras medidas

¿Cuándo se supone que nuestros amigos de Israel aprenderán?

Tal vez nunca.

En el actual New York Times , Yossi Klein Halevi, un periodista israelí influyente, expresa el miedo, casi terror, de la revolución egipcia. Él habla de una “hipótesis sombría”:

Es sólo cuestión de tiempo que los islamistas Hermanos Musulmanes tomen el poder.

Los israelíes temen que Egipto seguirá el camino de Irán o Turquía si los islamistas se hacen con el control del pais mediante la violencia o la coapción gradual.

Nótese cómo Halevi combina Turquía con Irán (una comparación ridícula basada únicamente en el hecho de que laTurquía democrática se opone al bloqueo israelí de Gaza) y luego añade a la lista a Egipto.

Y luego está la última palabra miedo cuando habla de la Hermandad Musulmana. Hablaría sin darse cuenta Halevi, porque la Hermandad no es violenta, siempre se ha opuesto al-Qaeda, y condenó 9.11 y otros actos de terrorismo internacional.

Sí, son una organización islámica que prefieren un Egipto sobre la base de la ley islámica, tanto como el partido Shas – una parte importante de la coalición gobernante de Israel – presiona por un Israel sobre la base de su interpretación extrema de la Torá.

Halevi (y otros grupos de presión) desearían que la Hermandad Musulmana fuera un nido de terroristas, pero, por desgracia para ellos, eso no es cierto.

Y, además, la revolución del 25 de enero no es una revolución de la Hermandad Musulmana.

La apoyó – casi todos los egipcios lo han hecho – pero eso no significa que sea la suya. Tampoco dicen lo contrario.

Resumiendo: Estoy feliz por el pueblo egipcio, pero estoy triste por Israel – no porque esté realmente amenazado por esta revolución, sino porque los líderes de Israel parecen estar decididos a poner a la revolución en contra de ellos.

MJ Rosenberg es miembro Senior de Política Exterior de EEUU en materia de redes de medios de acción. El presente artículo apareció por primera vez en Asuntos de Política Exterior, una parte de la Media Matters Action Network.


10 febrero, 2011 - Posted by | 1.-ISRAEL | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s