cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Artículo de ElBaradei en el NEW YORK TIMES

El siguiente paso para la oposición de Egipto

Por Mohamed ElBaradei
Publicado: 10 de febrero 2011

¿Qué hará el Ejército egipcio hacer?

Con la salida de Mubarak, que el ejército tomar el poder o impulsar un cambio democrático?

    Cuando yo era un hombre joven en El Cairo, expresamos nuestros puntos de vista políticos en voz baja, en todo caso, y sólo a los amigos que quien podía confiar. Vivimos en una atmósfera de miedo y represión.

    Ya desde que tengo memoria, me sentí indignación que fui testigo de la miseria de los egipcios luchando para poner comida en la mesa, tener un techo sobre sus cabezas y buscar atención médica. Vi de primera mano cómo la pobreza y la represión puede destruir los valores y la dignidad de aplastar, la autoestima y la esperanza.

    Medio siglo más tarde, las libertades del pueblo egipcio en gran medida siguen siendo negados. Egipto, la tierra de la Biblioteca de Alejandría, de una cultura que han contribuido los avances revolucionarios en las matemáticas, la medicina y la ciencia, ha quedado muy atrás.

    Más del 40 por ciento de nuestra gente vive con menos de 2 dólares al día. Casi el 30 por ciento son analfabetos, y Egipto está en la lista de estados fallidos.

    Bajo las tres décadas de gobierno de Hosni Mubarak, la sociedad egipcia ha vivido bajo una “ley de emergencia” draconianas que las tiras de la gente de sus derechos más básicos, incluida la libertad de asociación y de reunión, y ha encarcelado a decenas de miles de disidentes políticos.

    Si bien este régimen orwelliano ha sido valorado por algunos de los aliados occidentales de Egipto como “estable” que permita, entre otros activos, una buena ubicación para la entrega, lo ha sido en realidad una bomba de relojería y un vehículo para el radicalismo.

    Pero uno de los aspectos de la sociedad egipcia ha cambiado en los últimos años. Egipcios joven, mirando por las ventanas de Internet, han adquirido un sentido más agudo de lo que muchos de sus mayores de las libertades y las oportunidades que les falta.

    Ellos han encontrado en los medios de comunicación social una forma de interactuar y compartir ideas, evitando, en el espacio virtual, las restricciones impuestas a la libertad física de la asamblea.

    El mundo ha sido testigo de su coraje y determinación en las últimas semanas, pero la democracia no es una causa que primero se les ocurrió el 25 de enero. Impulsados por la creencia apasionada en los ideales democráticos y el anhelo de un futuro mejor, han sido durante mucho tiempo la movilización y sentar las bases para el cambio que ellos ven como inevitable.

    El punto de inflexión llegó con la revolución de Túnez, que envió un mensaje psicológico de gran alcance: “Sí, podemos.” Estos jóvenes líderes son el futuro de Egipto. Son demasiado inteligentes, demasiado consciente de lo que está en juego, demasiado cansados de promesas incumplidas de largo, para conformarse con nada menos que la salida del antiguo régimen. Me siento muy honrado por su valentía y determinación.

    Muchos, sobre todo en Occidente, han comprado la ficción el régimen de Mubarak de que una sociedad democrática Egipto se convertirá en un caos o un estado religioso, se suprime la frágil paz con Israel y se convierten en hostiles a Occidente.

    Pero el pueblo de Egipto – las abuelas en velos que se han atrevido a compartir la plaza Tahrir, con los tanques del ejército, el pueblo jubiloso jóvenes que han arriesgado sus vidas por su primera experiencia de estas nuevas libertades – no son tan fáciles de engañar.

    Los Estados Unidos y sus aliados han pasado la mayor parte de la última década, a un costo de cientos de miles de millones de dólares y un sinnúmero de vidas, la lucha contra las guerras para establecer la democracia en Irak y Afganistán. Ahora que los jóvenes de El Cairo, armados con nada más que Facebook y el poder de sus convicciones, han atraído a millones a la calle para exigir una verdadera democracia egipcia, sería absurdo continuar apoyando tácitamente la regla de un régimen que ha perdido su confianza de la gente propia.

    Egipto no va a esperar para siempre en esta caricatura de un líder que fue testigo de la televisión en la noche de ayer, sordo a la voz del pueblo, colgado de forma obsesiva al poder que ya no es la de mantener.

    ¿Qué debe ocurrir en cambio, es una transición pacífica y ordenada del poder, para canalizar el fervor revolucionario en medidas concretas para un nuevo Egipto basado en la libertad y la justicia social. Los nuevos líderes tendrán que garantizar los derechos de todos los egipcios.

    Ellos tendrán que disolver el actual Parlamento, ya no de forma remota representante del pueblo. También tendrá que abolir la Constitución, que se ha convertido en un instrumento de represión, y sustituirla por una Constitución provisional, un consejo presidencial de tres personas y un gobierno de transición de unidad nacional.

    El consejo presidencial debe incluir un representante de los militares, que contiene la distribución de electricidad, necesaria para garantizar la continuidad y la estabilidad durante la transición crítica.

    El trabajo del consejo presidencial y el gobierno interino durante este período se debe poner en marcha el proceso que convertirá a Egipto en una sociedad libre y democrática. Esto incluye la redacción de una Constitución democrática para ser sometido a referéndum, y la preparación para las elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas en un año.

    Estamos en los albores de un nuevo Egipto. Una sociedad libre y democrática, en paz consigo mismo y con sus vecinos, será un baluarte de estabilidad en el Oriente Medio y un socio digno en la comunidad internacional.

    El renacimiento de Egipto representa la esperanza de una nueva era en la que la sociedad árabe, ya no son la cultura musulmana y el Oriente Medio se ve a través de la lente de la guerra y el radicalismo, sino como contribuyentes a la marcha hacia adelante de la humanidad, modernizado por la ciencia y la tecnología avanzada , enriquecido por la diversidad del arte y la cultura y unidos por valores universales compartidos.

    No tenemos nada que temer, pero la sombra de un pasado represivo.

    Mohamed ElBaradei, como el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, ganó el Premio Nobel de la Paz en 2005. Él es el autor del próximo libro “La era del engaño:. Nuclear diplomacia en tiempos traidores”

    Una versión de este artículo de opinión aparecido en la prensa el 11 de febrero de 2011, en la página A27 de la edición de Nueva York.

    11 febrero, 2011 - Posted by | 1,-EGIPTO, 1.-ISLAM | , ,

    Aún no hay comentarios.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: