cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Libia.- Los pecados del padre. Los pecados del hijo

Los pecados del padre, los pecados del hijo
 
Mientras que Gadafi  ha basado su poder en consignas revolucionarias, su hijo ve en el dinero del petróleo su manifestación.
Lamis Andoni Última actualización: 22 de febrero 2011 10:53 GMT
 
El líder libio se ha presentado como el paladín de la causa palestina [GALLO / Getty] 

La brutalidad de la represión en Libia por las protestas contra el gobierno ha puesto en evidencia la falacia de las dictaduras árabes post-coloniales, que han contado con consignas revolucionarias como fuente de legitimidad.

Desde su ascensión al poder, a través de un golpe militar, en 1969, el coronel Muammar Gaddafi, ha utilizado todas las piezas de la retórica revolucionaria de libro para justificar sus acciones, que incluyen la consolidación del poder en manos de sus familiares y allegados y la creación de una red de fuerzas de seguridad y milicias para obligar a los libios a que se conformen a los caprichos de su régimen cruel.

A través de su apoyo a movimientos revolucionarios en diferentes partes del mundo – los que, por supuesto, no ponían en peligro su propia régimen –  ha tratado de presentarse como el “defensor de los oprimidos”, ganándose la ira de Occidente en el proceso . 

Pero la gente ahora con valentía desafia la represión de su régimen salvaje y está enviando el mensaje de que las consignas anti-occidentales ya no pueden sostener los regímenes de opresión en la región.

Una nueva era ha comenzado en la que los dirigentes serán juzgados por su capacidad de representar las aspiraciones del pueblo y en el que tendrán que rendir cuentas por sus acciones. Ya no valdrán emitir gritos en contra de un enemigo extranjero, aun cuando ese enemigo sea muy real, mientras  injusticia sometiendo al propio pueblo y ésto ya no será permitido.

Los regímenes árabes post-coloniales han tenido que recurrir a una dependencia de la policía secreta y las leyes draconianas para subordinar a sus súbditos. La lección es clara: sin una democracia representativa, las repúblicas árabes se han transformado en  dinastías hereditarias que tratan a sus países como si fueran sus empresas privadas.

Mientras pisoteaba los intereses de su propio pueblo, Gadafi se ha modelado como el campeón de la causa palestina, volviendo a los ataques verbales más ardientes contra Israel. Pero este es un tema recurrente en una región donde los líderes recurren a la difícil situación de los palestinos a fin de dar a su régimen el sello de “legitimidad”. 

Este apoyo,sin embargo, no le impidió a Gadafi la deportación de palestinos que vivían en Libia, dejándolos varados en el desierto, cuando se trató de “castigar a los dirigentes palestinos” para negociar con Israel.

Pero aún más cínico que su “pro-palestina” stand es la explotación de la difícil situación de los pueblos africanos por la unción a sí mismo como el líder del continente. 

Es trágico, si los informes demuestran que es verdad, que utilizó los trabajadores migrantes del África sub-sahariana en contra de los manifestantes libios. 

Pero es, por desgracia, muy creíble que un dictador despiadado, impulsado por la histéria y  ante la perspectiva de perder su riqueza y poder, podría enfrentar a los pobres y marginados subsharianos contra los pobres y oprimidos libios.

El niño mimado de Occidente

Seif al-Islam, hijo de Gaddafi, apareció en la televisión estatal libia para advertir que los manifestantes amenazan con hundir a Libia en la guerra civil, a diferencia de su padre, no tiene  pretende hacer adalid del mundo de los desfavorecidos. Porque su poder deriva de algo completamente diferente.

Cuando Seif advirtió que “ríos de sangre” brotarán si las protestas no se detenían, estaba dando un giro a la derecha. Es indignante que por el mero hecho de ser hijo de su padre, despida de esa manera las quejas de millones de personas y emita contra ellos amenazas de todo tipo.

Seif puede verse con un sonido más sofisticado que su padre errático, pero su actuación no fué más que la de un señor feudal que no puede comprender por qué sus siervos  desafían su autoridad.

Él no tiene necesidad de emplear las tácticas de su padre ni de invocar la vacía retórica revolucionaria que su padre, Gadafi, ha utilizado con éxito en el país del Comando Revolucionario del Consejo y los Comités Revolucionarios – que se supone representaban los intereses de la gente – para consolidar el poder de su familia y como herramienta para  subyugar a las masas.

El papel de Seif no solo estaba avalado dentro de su país. De acuerdo con Vivienne Walt, un escritor de la revista Time , en el levantamiento de las sanciones de Occidente contra Libia en 2005, Seif actuó “como una garantía” para las compañías petroleras extranjeras que habían invertido millones de dólares en el país.

“En entrevistas con ejecutivos petroleros, todos dicen que Seif es la persona a la que más les gustaría ver dirigiendo Libia. Él ha hecho apariciones ocasionales en el Foro Económico Mundial. Y durante dos visitas a Libia, he visto un sinnúmero de ejecutivos de empresas de los EE.UU. y Europa en fila esperando para citarse con Seif, “ella escribió recientemente.

No es de extrañar, que Seif sienta la suficiente confianza para hacer realidad las amenazas contra el pueblo libio sin poseer siquiera un título oficial. Su posición como el favorito de Occidente, que él claramente cree, le da derecho a pisotear la vida de otros. Y también puede explicar las dudas de Occidente sobre condenar inequívocamente la brutalidad del régimen libio.

Así, mientras que el padre aseguró su control del poder mediante la construcción de una dictadura con una pretensión de “legitimidad revolucionaria”, Seif se ha previsto  garantizar el sello occidental de la legitimidad, manteniendo la puerta abierta a la principal fuente de riqueza del país a las compañías petroleras para su explotación.

La represión del padre en el nombre de la revolución y el estatus del hijo como un agente para las compañías petroleras ha creado un país rico en petróleo, donde un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y el 30 por ciento están desempleados. Esta es la Libia de Gaddafi.

Pero el pueblo libio están gritando un adiós en voz alta a la Libia de Gadafi y su familia y, con grandes sacrificios, estamos construyendo un país nuevo, más libre.

Lamis Andoni es un analista y comentarista sobre asuntos de Oriente Medio y Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

Anuncios

22 febrero, 2011 - Posted by | 1.-ISLAM, libia | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: