cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Niño Becerra: el término recuperación es ajeno e incompatible con España

Niño Becerra:

el término recuperación es ajeno

e incompatible con España

elEconomista.es
7/03/2011 – 16:57

santiago-nino-becerra.jpgLa contención salarial es uno de los temas del momento.
Pero el economista Santiago Niño Becerra mantiene que “echar la culpa a los salarios es lo fácil” y que éste no es el problema fundamental de España.
Según el catedrático, éste es un debate que aleja el foco de lo que de verdad importa: el cambio del modelo productivo.

Así las cosas, Becerra muestra su desacuerdo con las tesis que indican que desvincular precios y salarios aumentará la oferta de puestos de trabajo.

¿Por qué?

La tasa española de desempleo del factor trabajo no va a descender significativamente porque no puede hacerlo, pues porque hay una parte de la población activa española que ni es necesaria ni lo será en el futuro“, indica el catedrático en La Carta de la Bolsa.

Y eso debe a que el modelo productivo español es intensivo en factor trabajo, algo que no cuadra con el nuevo paradigma económico de máxima productividad y de optimización de recursos.

“La tasa de desempleo no va a descender porque la demanda de trabajo no va a aumentar, y la población española va a empobrecerse porque la renta disponible va a continuar bajando, y como ya no van a concederse créditos a mansalva, la sensación de empobrecimiento va a ser incluso mayor”, añade Niño Becerra.

Por ello, hay que tener en cuenta que la oferta de trabajo solo aparece cuando se necesitan trabajadores que produzcan bienes y servicios que se van a consumir, y no parece que España vaya a entra en una nueva fase de boom consumista a la vista de los acontecimientos.

“Recuperación ya significa otra cosa diferente a lo que significaba en los 70, o en los 80, o en los primeros 2000.

Recuperación hoy es productividad obtenida a base de capital, es tecnología, es alto valor añadido, y, evidentemente, es salarios elevados, altas remuneraciones.

¿Qué tiene eso que ver con lo que está sucediendo en España, con lo que se está hablando del futuro que le espera a España? Pienso que poco”, concluye Becerra.

Recuperación

Santiago Niño Becerra –  Lunes, 07 de Marzo

Ya estamos otra vez, por todos los lados: la culpa la tienen los salarios, el que están vinculados con la inflación, el que no lo estén con la productividad. Más. Si los salarios bajasen aumentaría la ocupación, crecería la competitividad, la economía española se recuperaría.

Bien, conocen mi postura: echar la culpa a los salarios es lo fácil: los salarios no tienen ni voz ni voto, abordar el problema de la economía española: su modelo productivo, es infinitamente más complejo y, al margen de que sea posible, o no, se tocan elementos que sí pueden defenderse, y mucho.

Vamos a ver, de la misma manera que Uds. leyeron aquí que la reforma laboral iba a fracasar (recuerden que su objetivo primigenio era rebajar la tasa de temporalidad), también aquí han leído que la demanda de trabajo aparece cuando se necesita … en base a que existan necesidades reales de factor trabajo, es decir, no se puede crear demanda de trabajo por ley.

Y no se puede independientemente de cuál sea el nivel salarial.

Lo anterior se da en todas partes, pero aquí más: el modelo productivo español

(¿se han dado cuenta de que ya no se habla de eso?:

¿se habrá admitido que en incambiable?)

es intensivo en factor trabajo -estacional, mucho de él- y muy bajo utilizador de factor capital, luego la demanda de trabajo contratará el trabajo que en cada momento necesite; si la oferta de trabajo es muy elevada lo que conseguirá esa demanda es que los salarios tiendan a la baja … máxime si paralelamente se implemente una reforma laboral que lo que persigue verdaderamente es la reducción de los costes laborales.

El mensaje es diáfano: ‘Aceptad que los salarios se desvinculen del nivel de precios y la demanda de trabajo crecerá; asumid que los salarios se liguen a la productividad y los bienes que España produzca serán más competitivos; interiorizad que los salarios tienen que descender en términos monetarios y aumentará la confianza de la inversión internacional en España y la prima de riesgo española disminuirá’.

Ya lo saben: estoy en total y absoluto desacuerdo con esos planteamientos: el problema de la economía española no son los salarios.

La realidad, pienso, es mucho más simple y mucho más terrible: la tasa española de desempleo del factor trabajo no va a descender significativamente porque no puede hacerlo; ¿por qué?, pues porque hay una parte de la población activa española que ni es necesaria ni lo será en el futuro; ¿por qué?, pues porque un modelo productivo como el español intensivo en factor trabajo y con una baja utilización de capital no es el idóneo para una situación como la presente y menos para la futura en la que serán necesarias elevadísimas productividades a fin de optimizar el uso de los recursos; ¿por qué?, pues porque un modelo productivo como ese es característico de una estructura de PIB de bajo valor añadido. Y ya hemos llegado al final.

Pienso que se está lanzando una idea que no lleva adonde dice que apunta. La tasa de desempleo no va a descender en España porque la demanda de trabajo no va a aumentar, y la población española va a empobrecerse porque la renta disponible va a continuar bajando, y como ya no van a concederse créditos a mansalva, la sensación de empobrecimiento va a ser incluso mayor.

Y si me dicen que se está diciendo esto porque no hay otro argumento para bajar los salarios, pues vale, pero continuaré pensando que el mensaje no sirve para lo que se pretende.

‘Recuperación’ ya significa otra cosa diferente a lo que significaba en los 70, o en los 80, o en los primeros 2000. ‘Recuperación’ hoy es productividad obtenida a base de capital, es tecnología, es alto valor añadido, y, ¡evidentemente!, es salarios elevados, altas remuneraciones.

Y con altísimas tasas de ocupación de la población activa -muy cualificada- que sea necesaria. ¿Qué tiene eso que ver con lo que está sucediendo en España, con lo que se está hablando del futuro que le espera a España?. Pienso que poco.

El pasado Viernes un lector me remitió un mail. Al texto acompañaba una estrofa del soneto de Francisco de Quevedo ‘Miré los muros’.

“Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía”.

¿Lo único cierto?, que el tiempo de ‘el trabajo’ ha pasado: cada vez hace falta menos, cada vez es necesaria una menor cantidad, cada vez la mayoría del trabajo tiene que ser más barato, en todas partes, pero aquí más. Esa, pienso, es la única verdad.

(Si están pensando: ‘Si un estudio dice que el número de trabajadores en negro es de cuatro millones y la EPA dice que el desempleo afecta a casi 4,7 millones de trabajadores …’, no sigan por ahí el razonamiento sería incorrecto, otra cosa es que a álguienes les interese que se razone así).

(¿Se han dado cuenta de que desde hace unos meses un día se dice ‘digo’, la semana siguiente se hace como si se hubiese dicho ‘Diego’, a la próxima lo que se ha hecho se justifica por otra razón diferente y porque se buscaba un objetivo totalmente distinto al que se dijo y, sin embargo, una semana después ya se dice otra cosa?; el método incluso se está aplicando a cosas del pasado: es como si se estuviese reinterpretando la Historia.

Los motivos de la Reforma Laboral y las razones por las que la UE no va son ejemplos de eso. Este modus operandi va a más: es útil, se dice algo, se piensa en ese algo, se hace otra cosa, se reinterpreta todo, se justifica lo que convenga en cada instante. ¡Lo que vamos a ver y a oír en los próximos meses!).

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.

La guía económica de Santiago Niño Becerra

elEconomista.es
3/03/2011 – 23:36

El Catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramon Llull, Santiago Niño-Becerra, ha elaborado en su último post en La Carta de la Bolsa una ‘guía económica’ en la que repasa los cambios estructurales que están aconteciendo y los que sucederán.

De este modo, el economista resume en cuatro puntos clave la actualidad de la situación económica española. Conozca cuáles son.

1. ¿Puede alcanzarse un escenario mundial en el que dejen de darse crisis cíclicas?

Para Santiago Niño-Becerra, este punto “no es factible en un horizonte temporal asumible” aunque teóricamente sí es posible.

El economista señala que es sencillo eliminar esas variaciones cíclicas “logrando que la productividad crezca permanentemente y de forma continuada de modo que cuando comience a inflexar la rama ascendente de la curva de rendimientos decrecientes, una nueva tecnología inicie una nueva curva de modo que el proceso se repita indefinidamente”.

Aunque el profesor insiste de nuevo en que es una teoría, ese hecho obligaría a la sociedad a llevar a cabo un ajuste permanente en la disponibilidad y en el consumo de los recursos y, por lo tanto, llevaría a una “corrección tanto de la población existente como de la activa”.

2. ¿Qué tipo de relaciones laborales pueden intuirse en el entorno del año 2020?

Niño-Becerra señala en este segundo punto que tras la crisis económica actual se va a salir optimizando recursos y procesos productivos, por ello, señala que para el año 2020 la productividad va a ser “elevadísima”. De este modo, asegura que la población activa estará formada por “un 10 ó 15 por ciento de personas empleables con contratos fijos y a tiempo completo, que desempeñarán tareas de muy elevado valor añadido y muy elevada complejidad, y, lógicamente largamente remuneradas”.

En cuanto a la población activa ocupada de forma temporal con un nivel profesional elevado, alcanzarán una cota situada entre el 10 y el 25% y, aunque no serán imprescindibles como las citadas anteriormente, el experto avisa de que serán muy necesarias.

A continuación, Niño Becerra señala que entre un 25 y un 30% de la población activa será “parcialmente necesaria”, lo que supondrá que en sus vidas profesionales podrían darse períodos de no actividad, se encargarían de tareas complementarias y disfrutarían de una remuneración menor que en los supuestos anteriores. Y finalmente, el economista destaca que el resto de la población activa no sería para nada necesaria para generar el PIB.

Llegados a este punto, el Catedrático de la Universidad Ramón Llull explica que esta distribución de la población activa “tiene consecuencias tanto en la producción, como en el consumo, en las relaciones con el poder económico y en la obtención de recursos por parte del cuarto grupo”.

3. ¿Competitividad dentro de las empresas en forma de unidades diferenciadas a fin de incentivar la innovación o diseño de una estructura de equipos integrados que respondan a un plan de inversión?

El economista señala en este tercer supuesto que uno de los puntos fuertes que caracterizaban tanto al modelo economómico anterior como al actual fue el “individualismo a todos los niveles”, lo que hizo que el crecimiento se basara en la fuerte competitividad y en la fórmula “el ganador se lo lleva todo”.

Sin embargo, para el experto el problema de esta fuerte competitividad regida por la norma del todo vale “reside en el ingente desperdicio de recursos que supone”. “Cierto es que quien gana recupera lo gastado e invertido, pero en muchas ocasiones los gastos e inversiones realizados por quienes compitieron y no ganaron acabarán desperdiciados.”, explica Niño Becerra en su artículo, en el que asegura que es normal que esta práctica fuera incrementándose en una época en la que se creía que los recursos eran ilimitados y a un bajo precio.

Por lo tanto, el Catedrático considera que en el futuro, la forma de trabajar no sólo estará basada en equipos integrados dentro de una misma compañía, sino también “entre elementos de diferentes compañías integradas en una misma corporación o, incluso, en diferentes corporaciones de modo que colaboren en temas específicos a fin de optimizar recursos y procesos”.

Así, que la idea que propone Niño-Becerra es la de “colaborar coordinando metodologías”, lo que supondrá una planificación de necesidades de todo tipo.

4. ¿Se hallará España en el próximo escenario tecnológico e innovador mundial?

En este cuarto y último punto, Niño-Becerra explica que nuestro país cuenta en la actualidad con dos dificultades a la hora de entrar por la próxima vía tecnológica e innovadora.

Por un lado está su propia historia, ya que desde el siglo XVI “los modelos productivos españoles han utilizado muy poca tecnología y han sido poco innovadores”.

Y por otro, “ha basado su boom económico en subsectores muy intensivos en factor trabajo y, a la vez, no ha potenciado la investigación tecnológica en subsectores en los que podría haber contado con una ventaja diferenciadora, como la agricultura”.

Por tanto, el economista concluye su artículo afirmando que “la potenciación de la coordinación y la búsqueda de la eficiencia tenderán hacia una distribución territorial diferente en la que la figura de los clusters se verá claramente potenciada, centrando la actividad en aquellas áreas clusterizables, escenario que en España puede calificarse de escaso y parco”.

Niño Becerra: “La subida de los impuestos que afectan a los combustibles está asegurada”

elEconomista.es
1/03/2011 – 23:21

El Catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramon Llull, Santiago Niño Becerra, ha opinado sobre la reciente reducción de la velocidad máxima en las autovías españolas y ha asegurado que tras esta medida, “la subida de impuestos que afectan a los combustibles está cantada”.

El economista explica este argumento en La Carta de la Bolsa poniendo como ejemplo a los ciudadanos de a pie, es decir, aquellos que tienen un presupuesto real de combustible para todo el mes y que si el precio aumenta consumen menos.

Ante este supuesto, Niño Becerra plantea que si las cifras de ahorro de combustible que el Gobierno ha dado por circular a 110 kilómetros/hora son ciertas, el experto deduce que “si un conductor no rebasa ni un milisegundo el nuevo límite y si tiene su vehículo perfectamente calibrado, consumirá una menor cantidad de combustible del que consumía cuando circulaba por esas vías a la velocidad ‘vieja’, por lo que su presupuesto para combustible le dará para más“.

En este sentido, el Catedrático expone que como la cantidad de dinero que se va a destinar a gasolina va a reducirse, “ahora va a dar margen para que el precio final por litro de combustible pueda subir sin que se rebase ese presupuesto inicial, o lo que es lo mismo, ‘subida de precio’ que perfectamente puede ser por la vía de aumento de los impuestos que gravan los combustibles”.

Ingresos asegurados

Y es que para Niño Becerra, la subida de impuestos “está cantada” en esta atmósfera de recaudación que se ha creado por la caída de la actividad en España y que “está provocando una crisis sistémica”.

“Son ingresos asegurados, al menos para compensar la menor recaudación que provocará el menor consumo de combustible derivado de la crisis” continúa el experto en su artículo de opinión.

Finalmente, el Catedrático arremete contra el Gobierno asegurando que esa subida de impuestos será justificada con “el ya conocido argumento de que el precio de los combustibles en España es mucho más bajo que en la UE y la ciudadanía lo aceptará debido a que aún con la subida no se superará su presupuesto debido al ahorro que la nueva velocidad ha producido”.

“Y luego, cuando el precio del crudo continúe subiendo y el precio final del combustible lo haga, el Gobierno siempre podrá decir que ese precio es consecuencia del aumento de precio del barril; y bueno, siempre se puede bajar la velocidad máxima a 65 kilómetros por hora, ¿no?” sentencia Niño Becerra.

 

 

8 marzo, 2011 - Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, CRISIS, ECONOMIA, EDITORIAL |

1 comentario »

  1. El señor Niño nos viene repitiendo que lo que sobra es gente, factor trabajo dice el, la economía no debería ser una “ciencia” al servicio de la gente, o sea las personas? este señor olvida que este mundo se ha construido con el trabajo escLAVO DEL FACTOR TRABAJO y ha producido grandes cerdos parasitos que su trabajo ha consistido durante siglos en eso, en convencer que sobramos una vez concentrada toda la riqueza del planeta en sus sucias manos, ademas de haber creado escasez para que su obra sea mas rápida, señor Becerra y los demas “despoblacionistas” como Billl gates, rockefeller, etc-…empiecen por sus familias si tan en serio creen que somos muchos, sería mucho menos traumático el exterminio pues con solo la fortuna personal de uno de ellos se podrian rescatar tres grecias.

    Comentario por yomismo | 23 septiembre, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: