cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

“Debería haber un IVA para las transacciones financieras”

“Debería haber un IVA para las transacciones financieras”

Guillem López Casasnovas, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra y consejero del Banco de España

AMPARO ESTRADA Madrid 18/03/2011 08:00 Actualizado: 18/03/2011 09:02

Guillem López Casasnovas, durante la entrevista.

Guillem López Casasnovas, durante la entrevista.Reyes Sedano

Guillem López Casasnovas (Menorca, 1955), catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra y consejero del Banco de España, es un experto en sanidad, hacienda pública y política fiscal.

La semana pasada participó en el ciclo de conferencias sobre Envejecimiento y Bienestar, organizado por la Fundación Ramón Areces, y explicó a Públicolas alternativas en el gasto social y cómo podría aplicarse el copago.

En esta crisis, en la que no paran de buscarse maneras de recortar el gasto público, donde se ha aprobado la reforma laboral y de las pensiones, parece que ahora viene la reforma sanitaria. ¿No debería, en cambio, aumentar el peso del gasto social sobre PIB?

«No entiendo por qué las rentas de capital reciben un trato tan diferente a las rentas del trabajo»

Es una decisión política, pero en el Parlamento español, excepto Izquierda Unida, no hay nadie que abogue por incrementos de presión fiscal.

La OCDE, el Fondo Monetario, de lo que están hablando es de bajar la presión fiscal. Uno de los errores graves de muchos politólogos es analizar los impactos económicos y de bienestar social en términos estáticos; el que nuestro nivel de presión fiscal esté algo por debajo de la media europea no es importante, lo importante es la tasa de crecimiento de la presión fiscal año a año, porque lo que va a precio no es el nivel, es la tasa de crecimiento. Si el impacto del aumento de los impuestos te descabalga de la competencia, pierdes el mercado.

Los países nórdicos no es que hayan subido los impuestos, es que los han bajado porque los tenían más altos. Todos los países están bajando la presión fiscal. Creo que hace muy bien el PSOE en decir que no se puede subir en las circunstancias actuales.

Lo que se podría hacer es reformular, yo no hubiera quitado nunca el Impuesto de Sucesiones y no hubiera puesto el recargo en el IRPF, como ha hecho Catalunya. Y tampoco veo que el tratamiento de las rentas de capital tenga que ser tan diferente del que soportan las rentas del trabajo.

Se podría imponer ya la tasa sobre transacciones financieras.

Hay dos cosas en materia fiscal que se podrían hacer. Primero, un IVA para las transacciones financieras.

¿Por qué razón las transacciones de bienes y servicios llevan IVA y las financieras no?

Para que no suene a muy rojo, esta es la propuesta de Mirrlees, premio Nobel, al que Cameron ha pedido que haga un repensado de la fiscalidad y propone que se instrumente un IVA para las transacciones financieras.

Segundo, no está muy claro por qué las empresas tienen que tener deducción fiscal por la financiación externa, estamos subvencionando el endeudamiento.

«El gasto social tiene dos alternativas: o es menos universalista o se va al copago»

¿Qué le ha parecido la decisión de Moody’s de rebajar el rating a España?

Opino como la ministra, que podían haber esperado a conocer los datos del Banco de España y, si no están de acuerdo con su valoración, que digan en qué. Porque más transparencia que la del Banco de España no la ha tenido ningún país.

¿Por qué seguimos dependiendo de agencias de calificación que han demostrado que sus valoraciones son erróneas?

«El Banco de España podría haber hecho más. Nadie es perfecto. Pero tiene mérito»

Hay unas agencias que aciertan más que otras, tienen mejor o peor reputación por lo que han hecho y la gente tiene que empezar a descontarlo.

¿El test del Banco de España va a tranquilizar a los mercados?

No lo sé, pero espero que sí y es que ya no sé qué más podemos hacer. Las sospechas sobre la economía española tienen que ver con el PIB; si la economía se recupera, todo lo demás vendrá.

Se ha obligado a España a hacer un ajuste del gasto tan duro que ha acabado por afectar al crecimiento.

A corto plazo sí, a medio creo que este saneamiento nos da más carrerilla para crecer.

¿No se podría haber realizado de una manera menos forzada?

Si Zapatero no hubiera tardado tanto en tomar las riendas, sí. Luego lo ha tenido que hacer todo muy rápido. No soy pesimista. España, aunque tarde, ha hecho los deberes mucho mejor que otros países.

¿El Banco de España no podría haber hecho algo más para frenar el endeudamiento y la concesión de créditos con poco rigor?

Yo creo que sí.

¿Y por qué no lo hizo?

Porque nadie es perfecto. A posteriori es muy fácil detectar cosas mejorables, pero lo que se ha hecho tiene mérito, hasta vienen a España a mirarlo.

Usted defiende que hay que repensar el Estado del bienestar para recuperar equilibrios intergeneracionales.

La articulación del Estado del bienestar chirría porque está más pensado en quién gasta qué y no en términos de para qué se gasta, cuál es el objetivo. Es un gasto en el que inciden las diputaciones, los ayuntamientos, las comunidades autónomas y, a veces, cada uno va a su bola. No hay que hablar de políticas aisladas, sino que hay que buscar la mayor interrelación posible. Por ejemplo, en políticas de prevención, que son inversión que te evita gasto reactivo futuro. Parte de lo que no has corregido al principio, te lo vas a encontrar en exclusión social, bolsa de pobreza, delincuencia, etc.

¿Cómo se articularía?

Yo propongo crear una Agencia para la Sostenibilidad del Bienestar Generacional, que sería la encargada de, pensando en los colectivos más frágiles, analizar las intersecciones de lo que ahora son políticas aisladas.

A veces, no es la edad o que no haya copago lo que permite el acceso al servicio; a lo mejor, que el anciano viva solo y su casa no tenga ascensor es lo que le impide acudir al centro sanitario.

En España, los mayores no son los pobres del país, especialmente si se cuenta el patrimonio la vivienda y no sólo la renta. La política pública no puede ser universal sólo por tener más de 65 años.

¿El copago es solución para el aumento del gasto y la escasez de ingresos?

El gasto social en España tiene dos alternativas: priorizar más, que quiere decir ser menos universalista, porque “todo para todos” empuja el gasto a una velocidad que es muy difícil que la financiación a través de impuestos pueda seguir.

La otra alternativa es acompañar los crecimientos del gasto que la sociedad demanda con una financiación adicional: donde no llegan los impuestos, que lleguen las tasas. Un copago es una tasa, no es un precio privado.

En la universidad, la gente copaga, un 15 o un 20% del coste de la matrícula, y se le llama tasa académica y no hay crujir de dientes. Es una decisión política: o anclas el gasto y lo priorizas o se va al copago. Cuando uno no da una prestación es un copago del cien por cien.

¿Cómo cree que debería ser el copago?

Yo propongo que cada vez que consumes un servicio vas al centro de salud, a urgencias o compras un medicamento te pasen la tarjeta sanitaria y a final de año recibas una hoja donde aparecen los consumos que has hecho valorados al coste medio del sistema.

Si has seguido los circuitos normales (has tomado genérico en vez de medicamento de marca), no tienes que copagar.

Y todos los consumos que estén fuera del circuito (has ido a urgencias sin pasar por atención primaria y el diagnóstico concluye que no era urgente), los incorporas a tu declaración de renta como si fuera una prestación en especie, con lo que copagarías en función del tipo progresivo del IRPF.

Las rentas bajas, como hay un mínimo exento de declarar, no llegarían a pagar.

Exacto. Y, como la tarifa es progresiva, lo que te añadan en rentas más altas paga más. Si se quiere, se puede. Además, tiene un efecto pedagógico: cuando pagas los impuestos y te llega la hoja resumen, te das cuenta de cuáles han sido los beneficios en salud, en educación, etc. Porque esto lo haría también con la educación superior o con las guarderías.

Algunas autonomías se están planteando que los malos estudiantes paguen más.

En educación superior tenemos una subvención implícita al año para cada estudiante de 5.000 euros, que es la diferencia entre el coste de la plaza universitaria y lo que pagan en tasas.

No me parece mal, lo que si me parece mal es que esto no tenga que ver con el rendimiento.

Que tengas estos 5.000 tanto si te pasas el día en el bar y eres hijo de papá como si eres un tío esforzado que además trabaja.

El acceso a la universidad no viene dado porque la tasa sea baja, el problema es la falta de ingresos, que tengas que aportar un sueldo a la familia y no puedas estudiar o se resienta tu aprovechamiento.

¿Quién puede dedicar cinco años a preparar una oposición a registrador o notario? El que tiene la espalda cubierta.

Anuncios

18 marzo, 2011 - Posted by | ECONOMIA, NOTICIAS | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: