cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

SIRIA. ULTIMAS NOTICIAS. 31 MARZO 2011

Asad ordena la creación de una comisión para estudiar la derogación de la ley de emergencia.

El Cairo, 31 mar (EFE).- El presidente sirio, Bachar al Asad, ordenó hoy la creación de una comisión legislativa para estudiar la derogación de la ley de emergencia, impuesta en el país desde 1963 y cuya supresión es una de las principales reivindicaciones de la oposición.
Según informa la agencia de noticias oficial siria, SANA, la comisión, compuesta por personalidades del mundo del derecho, tendrá que “estudiar y preparar una ley que garantice la conservación de la seguridad del país, la dignidad de los ciudadanos y la lucha contra el terrorismo”.

Siria cierra el paso a las reformas

El presidente El Asad se niega a levantar el estado de excepción vigente desde 1963 – El régimen de Damasco atribuye la ola de revueltas a una “conspiración israelí”

ENRIC GONZÁLEZ – Jerusalén – 31/03/2011

Los sirios, y el resto del mundo, ya saben a qué atenerse: Bachar el Asad no piensa reformar la dictadura heredada de su padre ni escuchar unas protestas fomentadas, según él, por “conspiradores con un plan israelí”.

El presidente de Siria pronunció ayer un discurso a la vez continuista y desafiante, interrumpido por sus propias risas y por los poemas de devoción que le dirigían los diputados.

Pese a las promesas formuladas por el propio régimen en los últimos días, no habló de levantar el estado de excepción vigente desde 1963. Poco después de la comparecencia de El Asad, cientos de manifestantes furiosos salieron a la calle en Latakia.

  • Cientos de manifestantes furiosos protestan en Latakia

Su discurso en el Parlamento jugó con el temor a una guerra sectaria

La reacción inmediata en Latakia, donde según testigos presenciales las fuerzas de seguridad efectuaron numerosos disparos, podría anticipar acontecimientos más graves el viernes, la jornada de las grandes manifestaciones. Reporteros locales de Al Yazira y The Guardian indicaron que la decepción ante el inmovilismo del presidente era perceptible incluso en personas próximas al régimen.

La escenografía del discurso fue la típica de las ocasiones políticas solemnes. A la entrada del edificio de la Asamblea Popular, en Damasco, varios cientos de personas gritaban “Dios, Siria, Bachar”. En el hemiciclo, los diputados (designados por su fidelidad al dictador) clamaban su ansia de dar la vida por El Asad.

El vicepresidente, Faruk el Shara, había asegurado el pasado lunes que El Asad iba a anunciar “importantes decisiones” que darían “satisfacción al pueblo sirio”. La expectación era máxima. Pero no hubo novedad alguna.

El núcleo del discurso del presidente consistió en una frase parecida a las que solía utilizar su padre, Hafez el Asad: “Decimos a quienes piden reformas que nos retrasamos en su aplicación, pero pronto las comenzaremos.

Las prioridades son la estabilidad y la mejora de las condiciones económicas”. Las mismas prioridades de siempre, aunque en circunstancias cambiantes: el régimen había dejado de garantizar la estabilidad, vistas las manifestaciones y los disturbios en Deraa, Latakia y otras ciudades, y las condiciones económicas llevaban años empeorando.

El presidente de Siria fue pródigo en excusas. “Nos acusan de prometer reformas y no realizarlas, pero nos hemos visto obligados a modificar nuestras prioridades a causa de las reiteradas crisis regionales y de cuatro años de sequía”, declaró.

Sobre las decenas de manifestantes muertos por disparos de las fuerzas de seguridad, El Asad no culpó a misteriosos “grupos armados”, como había hecho su Gobierno (dimisionario desde el martes).

Reconoció de forma implícita que habían sido las fuerzas de seguridad, dirigidas por su hermano menor, Maher el Asad, las causantes de las matanzas, y añadió una curiosa autoexculpación: “Yo había formulado órdenes precisas para que no se les atacara [a los manifestantes], el deber del Estado es escuchar a la gente, pero no podemos tolerar el caos”. “Bajo el pretexto de las reformas se ha creado el caos”, insistió.

El discurso presidencial jugó con el temor, justificado, a que una caída abrupta del régimen causara una implosión del país y una guerra entre facciones religiosas, similar a la de Líbano y más recientemente la de Irak.

El estado de excepción establecido tras el golpe de Estado del partido Baaz en 1963 fue el recurso con el que Hafez el Asad, presidente desde 1970, impuso un régimen de terror y censura sobre toda disidencia política, y a la vez permitió ciertas libertades religiosas y privadas que evitaron conflictos sectarios. Cuando Bachar el Asad sucedió a su padre, en 2000, prometió que acabaría con el estado de excepción. Pero ahí sigue.

Como el tunecino Zine el Abidine Ben Ali y el egipcio Hosni Mubarak, dos dictadores ya derribados por la gran revuelta árabe, El Asad atribuyó las protestas a las “consignas” de las “televisiones panárabes por satélite”, es decir, Al Yazira, y a supuestas conspiraciones “internas y externas” fomentadas por Israel.

Sería realmente extraño que Israel quisiera acabar con un régimen como el sirio, que no se atreve a hacerle la guerra (la frontera del Golán es la más tranquila de la región) y que usa a otros, como los libaneses de Hezbolá y los palestinos de Hamás, para un hostigamiento controlado que Israel utiliza a su vez para justificar su negativa a hacer la paz y a devolver los territorios ocupados.

El diario progresista israelí Haaretz publicó el martes, precisamente, un artículo titulado “El Asad es el dictador árabe favorito de Israel”.

Asad moviliza al Ejército para que aplaste las revueltas

El presidente sirio envía tropas a Lataquia y Derá, donde ya han muerto 61 personas en la rebelión

EUGENIO GARCÍA GASCÓN JERUSALÉN. CORRESPONSAL 28/03/2011 00:00 Actualizado:28/03/2011 08:23

Funeral de uno de los muertos en Lataquia.

Funeral de uno de los muertos en Lataquia.

El presidente sirio, Bashar al Asad, ha ordenado el despliegue del Ejército en las localidades de Lataquia y Derá con la intención de restaurar y garantizar el orden después de los graves disturbios que comenzaron el 17 de marzo y en los que han muerto decenas de personas (61, según Human Rights Watch), en su mayoría civiles.

El hecho de que las protestas se hayan consolidado en Lataquia, una ciudad mediterránea situada al noroeste de Damasco, envía un nuevo mensaje de preocupación al régimen, puesto que esa es una ciudad mixta, de mayoría suní pero con una significativa minoría alauí, una rama del chiísmo que es la religión de Asad.

En la noche del sábado, algunos elementos armados que las autoridades no han sido capaces de identificar dispararon contra los manifestantes y contra los policías desde los tejados en Lataquia, causando la muerte de una decena de policías y civiles. En el enfrentamiento también murieron dos de esos “elementos”.

El Gobierno no ha sabido explicar quiénes están detrás de los incidentes, es decir, quiénes son los provocadores armados, y es muy difícil entender que las autoridades todavía no hayan practicado ninguna detención y no hayan expuesto a esos “elementos”.

En Damasco, una portavoz oficial indicó que Bashar al Asad se dirigirá pronto al país para explicar cuál es la situación real y qué medidas reformistas piensa adoptar para ganarse la simpatía de la gente. Según la cadena de televisión Al Arabiya, el actual Ejecutivo dimitirá en pleno en el plazo de dos días.

El Gobierno pidió ayer reiteradamente a la población que no hiciera caso de los mensajes que instaban a los damascenos a manifestarse por la noche en la céntrica plaza de los Omeya de la capital. El Ejecutivo veía con la máxima preocupación la posibilidad de tener a miles de manifestantes en Damasco.

El día a día de la revuelta siria

Día de la Ira. El 15 de marzo miles de personas se manifiestan en varias ciudades atendiendo a una convocatoria en Facebook.

Detenciones. La policía detiene a 30 personas el día 16 en una concentración silenciosa en Damasco en la que la gente portaba fotografías de familiares presos por el régimen.

Tres muertos en Deraa. La ciudad se convierte en foco de las protestas. El 18 de marzo la policía dispara a una multitud que se manifiesta para pedir libertades políticas y el fin de la corrupción. Hubo manifestaciones también en las ciudades de Homs, Banias y Damasco.

Quema de la sede del partido Baaz en Deraa. Es el partido del régimen. Se producen disturbios violentos en la ciudad y un muerto en la manifestación del 20 de marzo.

Seis muertos. El 23 de marzo la policía siria abre fuego contra jóvenes concentrados cerca de la mezquita Al Omari en Deraa. El presidente Bachar El Asad destituye al gobernador de la región, Faisal Kalthoum, y anuncia la creación de un comité para analizar posibles reformas.

Estalla la violencia. El 25 de marzo, miles de personas salen a la calle en Deraa. Acuden al funeral de manifestantes muertos el día anterior. La multitud derribó una estatua de Hafez el Asad, padre del actual presidente, y la policía disparó a los manifestantes desde los edificios. En Damasco hay otra protesta a la que acuden unas 200 personas.

La protesta se extiende. El día 26 llega a la ciudad portuaria de la que son originarios los Asad, Latakia, donde el régimen despliega al Ejército. Hay una veintena de muertos.

– Apoyos al régimen. El 29 de marzo miles de personas salen a la calle a apoyar al presidente y El Asad nombra a un nuevo primer ministro.

El exilio sirio vaticina un baño de sangre

I. CEMBRERO – Madrid – 31/03/2011

“Decepción”, “no ha dicho nada”, “no ha comprendido nada”, eran ayer algunos de los comentarios más repetidos entre el numeroso exilio sirio que siguió por televisión el primer discurso del presidente de Siria, Bachar el Asad, después de que hace 16 días se produjeran las primeras manifestaciones.
La represión causó más de 130 muertos, según la oposición, pero solo una treintena, según las autoridades.

“Habló 47 minutos para no decir nada sustancial”, repite Yassin el Hussein, que desde Santiago de Compostela anima El cofre damasquino, una página en Facebook.

“Supongo que sus palabras han sido un chasco incluso para una parte de sus fieles, que esperaban algo más -el levantamiento del estado de emergencia que rige desde hace 48 años- porque así lo habían dado a entender la prensa oficial y, el domingo, su consejera política” Buthaina Shaaban, añade El Hussein.

“Cree que Siria es inmune a las revoluciones, pero se equivoca, porque ningún régimen va a quedar a salvo”, afirma la escritora y periodista siria, afincada en Madrid, Nawal Sibai. “Una tercera parte de su alocución la ha dedicado a arremeter contra nosotros, los exiliados”, se sorprende.

Aun así, Sibai le saca un pequeño lado positivo al discurso presidencial. “A diferencia del libio Muamar el Gadafi o de Ali Abdalá Saleh [presidente de Yemen], no ha insultado al pueblo, no ha dicho que eran todos unas ratas”, recalca.

“Bueno”, matiza Yassin el Hussein, “para El Asad entre sus adversarios solo hay traidores o gentes engañadas; no hay nadie sincero y con cabeza”. “No mostró ningún respeto hacia las figuras de la oposición ni para los mártires caídos estos últimos días”, se lamenta Khalil Hassan, que desde Beirut anima un comité de apoyo a las víctimas de la tortura en Siria.

“Estoy profundamente decepcionado”, declara al teléfono desde París Haytham Mana, otro exiliado sirio muy dedicado a la defensa de los derechos humanos. El presidente “no ha comprendido nada”, insiste.

“Si él no promueve un cierto cambio político entonces será el pueblo el que lo fomentará y, obviamente, será más profundo”, vaticina Mana.

“Las movilizaciones van a seguir adelante y hoy mismo [por ayer] ya se han reanudado en Latakia”, ciudad costera del noroeste del país donde unas 300 personas organizaron una sentada al tiempo que exhibían una banderola en la que se podía leer: “No a las disensiones, sí a la paz y a la libertad”.

“Me temo que vamos hacia un baño de sangre que empezará el próximo viernes a la salida de las mezquitas”, advierte El Hussein. Para ese día se han convocado, a través de Facebook, actos para recordar “a los mártires” y para reivindicar la democracia”.

“Al final del discurso El Asad formula una especie de amenaza velada”, asegura el autor de El cofre damasquino . “Da a entender que si sus adversarios quieren guerra la van a tener”.

Irán e Israel observan con inquietud las turbulencias en Damasco

Teherán teme perder el apoyo de Siria y su influencia sobre Hezbolá y Hamás

ÁNGELES ESPINOSA (ENVIADA ESPECIAL) – Dubái – 31/03/2011

  • No ha habido aplausos de aliento desde Teherán para los manifestantes sirios.

Todo el entusiasmo que el presidente Mahmud Ahmadineyad y el líder supremo, Ali Jameneí, mostraron por el contagio de la revuelta tunecina a Egipto y su extensión a Bahréin o Yemen, se ha convertido en embarazoso silencio desde que se iniciaran las protestas en Deraa.

Ayer, tras el discurso de Bachar el Asad, la agencia de noticias Irna mantuvo esa línea al destacar su teoría de la conspiración, la coartada que evita entrar en las causas del malestar.

  • Para Irán, Siria no es un vecino árabe más. Es el único que le respaldó en la guerra contra Irak (1980-1988) y, fruto de aquella alianza, se ha convertido en la piedra angular de sus políticas revolucionarias en la región.

Si las protestas logran debilitar al régimen sirio, Teherán va a perder gran parte de su influencia en Líbano y los territorios palestinos. No parece casualidad que en algunos de los vídeos de las manifestaciones que se han filtrado al exterior se oiga corear “no Irán, no Hezbolá”.

El muro de resistencia frente a Israel y EE UU que representaba Siria ha empezado a resquebrajarse desde dentro.

Entre los observadores existe la convicción de que un cambio en el régimen sirio tendrá mayores efectos para Oriente Próximo que todas las revueltas que hemos visto hasta ahora. “Egipto fue el ejemplo, pero si sucede en Damasco, entonces todo es posible”, asegura un periodista árabe.

Esto pueden parecer buenas noticias para Israel, en guerra técnica con Siria desde 1967. Sin embargo, y a pesar de toda la retórica y la animadversión que provoca su ocupación de los Altos del Golán, la frontera común es la más segura que ha tenido el Estado israelí desde su creación.

Como en el caso de Mubarak, al Gobierno de Benjamín Netanyahu le preocupan las tribulaciones que atraviesa El Asad, aunque es posible que esta vez actúe con más cautela y evite decirlo en alto. Queda muy mal oponerse a quienes aspiran a la democracia.

El discurso de El Asad también deja en una situación delicada al primer ministro turco, Recep Tayyip Edogan, quien se ha acercado a Damasco como parte de una ambiciosa política de mediaciones para intentar promover la estabilidad en la región.

Según la prensa turca, Erdogan habló varias veces con El Asad durante el pasado fin de semana e incluso le ofreció asistencia en caso de que iniciara un proceso de democratización. Además de arruinar los proyectos comunes, la inestabilidad siria preocupa por sus efectos en la minoría kurda (1,4 millones en Siria, pero 15 millones en Turquía).

“No quisiera estar en el lugar de Bachar”, confía un hombre de negocios europeo que viaja con frecuencia a Siria. Esta fuente atribuye la falta de concesiones en su discurso a “la línea dura del régimen, que no le da espacio”, pero también “a los intereses de EE UU, la UE, Turquía (a pesar de todo lo que dice) e Israel, que no quieren cambios, mucho menos radicales, tal como están las cosas en la zona”.

Presidente de Siria denuncia la existencia de un complot en el país

Tema de actualidad: Disturbios en los países árabes

Bashar al Asad
18:15 30/03/2011
Damasco, 30 de marzo, RIA Novosti.
  • Siria afronta un “complot grande”, declaró hoy el presidente sirio Bashar al Asad, al analizar desde la tribuna de la Asamblea Popular los acontecimientos que se desarrollan en el país últimamente, comunicó la agencia oficial siria SANA.

“El objetivo de esa conspiración consiste en hundir a Siria, en eliminar el último obstáculo que impide la realización de los planes de Israel”, dijo. “Aunque ese complot está condenado al fracaso, los intentos de realizarlo continuarán”, añadió.

El presidente señaló al mismo tiempo que no se puede calificar como confabulados a todos los que salieron a las calles.

Es la primera intervención en público del máximo dirigente sirio desde que el 18 de marzo comenzaron protestas en la ciudad de Deraa, en la frontera con Jordania, las cuales más tarde se propagaron a otros distritos del país. Decenas de personas murieron a raíz de disturbios.

Al Asad dijo que se debe extraer lecciones de la crisis que vive el país. Pero no anunció la largamente esperada abolición de la Ley de Estado de Emergencia, que rige en Siria desde 1963.

Centenares de miles de sirios salen a las calles para expresar su apoyo al presidente Bashar al Asad

Tema de actualidad: Disturbios en los países árabes

Centenares de miles de sirios salen a las calles para expresar su apoyo al presidente Bashar al Asad

Centenares de miles de sirios salen a las calles para expresar su apoyo al presidente Bashar al Asad

© AFP/ LOUAI BESHARA

17:00 29/03/2011
Damasco, 29 de marzo, RIA Novosti.
  • Centenares de miles de sirios se lanzaron hoy a las calles de Damasco para expresar su apoyo al presidente Bashar al Asad, informó un corresponsal de RIA Novosti.

Las manifestaciones también tuvieron lugar en las ciudades de Aleppo, Homs y Hama. En Damasco, en el edificio del Banco Central fue colgado un enorme retrato del presidente sirio.

Los manifestantes llevan banderas nacionales y gritan lemas como “El pueblo a favor de Bashar al Asad” y “No a las discordias confesionales”. En muchas escuelas y universidades fueron suspendidas las clases.

Se trata de la primera manifestación de apoyo al Gobierno después que hace diez días estallaran disturbios en varias ciudades del país.

Se espera que el presidente Asad intervenga hoy y comente los últimos acontecimientos y también anuncie “importantes decisiones” tomadas por las autoridades bajo la presión de las protestas populares.

Los disturbios que se produjeron el jueves pasado en la ciudad de Deraa, situada en la frontera con Jordania, fueron provocados por el arresto de un grupo de escolares que escribieron consignas antigubernamentales en las paredes de edificios. Los vecinos locales salieron las calles y exigieron su liberación.

En los enfrentamientos con la policía, que duraron toda una semana, murieron varias decenas de personas. Poco después los desórdenes se extendieron a otras ciudades del país.

Según comunica el diario sirio Al-Watan, hoy probablemente dimitirá el Gobierno de Siria. La respectiva decisión será tomada en la reunión del gabinete de ministros fijada para este mismo martes.

Siria advierte a Israel contra nueva agresión a Gaza

Tema de actualidad: Escalada de violencia en la franja de Gaza

Gaza

Gaza

© AFP/ SAID KHATIB

18:42 24/03/2011
Damasco, 24 de marzo, RIA Novosti.
  • Siria condenó bruscamente los ataques de misiles israelíes contra Gaza de la noche pasada y advirtió a Tel Aviv sobre las “consecuencias que podría tener una nueva agresión”, comunicó hoy el corresponsal de RIA Novosti.

La aviación de Israel asestó un nuevo golpe contra la Franja de Gaza en la noche del miércoles al jueves. Durante la última semana, tales ataques causaron más de diez víctimas mortales. El miércoles, los palestinos lanzaron cohetes contra la parte sur de Israel.

“Tal escalada de la violencia, con víctimas mortales, atestigua que puede ser lanzada una agresión más amplia contra Gaza, que se mantiene firme”, dice una declaración emitida por el Ministerio de Asuntos Exteriores sirio.

“Damasco apoya la lucha del pueblo palestino por la recuperación de sus territorios y sus derechos”, dice el documento y exhorta a los palestinos “a poner fin a la división y unir sus filas”.

La víspera, un artefacto colocado en una parada de ómnibus en la parte central de Jerusalén causó la muerte de una mujer de 59 años, 38 personas recibieron heridas y fueron internadas. El estado de tres es grave, según médicos. La policía señaló que la versión principal es un atentado.

El presidente sirio ve en la revuelta una “conspiración externa”

Mueren dos personas en choques con la Policía tras el discurso de Bashar al Asad

ALEJANDRO CASTILLO Damasco 30/03/2011 10:06 Actualizado: 30/03/2011 23:07

Imagen de la televisión libia que muestra al presidente sirio Bachar al Asad durante su intervención en el Parlamento. - REUTERS

Imagen de la televisión libia que muestra al presidente sirio Bachar al Asad durante su intervención en el Parlamento. – REUTERS

  • En una intervención que el pueblo sirio esperaba ansiosamente desde el inicio de las protestas, el presidente sirio, Bashar al Asad, se dirigió finalmente a la nación.

Su discurso ahondó en la versión de un ataque externo.

“Siria es víctima de una gran conspiración externa” que cuenta con redes dentro del país y que, “en la forma y en el momento de aparición, pretende parecerse a las revoluciones” que se han producido en Túnez o Egipto, aseguró Al Asad.

Los disturbios que han sacudido el país durante las últimas dos semanas, dijo, formaban parte de “un plan muy astuto” que ha llevado meses de preparación.

Su objetivo final era generar la sedición entre las distintas confesiones del país y beneficiar en último término la posición de Israel. “Los agitadores llamaban a las puertas de las familias advirtiéndoles de que las de otra religión iban a atacarles”, explicó Al Asad desde el Parlamento.

Según el presidente sirio, el plan se basaba en mezclar el legítimo movimiento reformista con la semilla de la discordia religiosa.

De este modo, se creó una amalgama entre los “conspiradores extranjeros” y los opositores y ciudadanos que salieron a la calle para pedir cambios.

Estos últimos, según su versión, cayeron en la trampa de los primeros.

El presidente sostuvo que “se ordenó no herir a ningún ciudadano sirio para no crear el caos”, lo que se entiende como una confirmación de que las muertes fueron provocadas por “elementos externos” y se comprometió a depurar responsabilidades.

“Aplicar reformas no es como la moda, también puede ser destructivo”

Pocas horas después del discurso, enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad en Lataquia causaron varios heridos y al menos dos muertos.

Poco dijo Al Asad en cuanto a las reformas. Mostró su apoyo a las mismas y declaró que son necesarias para cualquier Estado, al tiempo que reconoció un retraso en su aplicación.

“Hay una serie de medidas que se anunciarán en cuanto se acabe su estudio y ponerlas en marcha será la prioridad del nuevo Gobierno”, manifestó el presidente sirio. “Aplicar reformas no es como la moda. Cuando sólo se trata de un reflejo de la ola que la región está viendo, es destructivo”, señaló.

Sin embargo, no mencionó fechas concretas ya que “los sirios merecen lo mejor, no lo más rápido”. “Queremos darnos prisa, no apresurarnos”, añadió.

En este sentido, el portavoz de la Unión Socialista Árabe Democrática, Hasán Abdelazim, apunta desde Damasco: “Las menciones a las reformas han sido genéricas porque están sujetas a la maquinaria lenta y pesada del Estado”; mientras lamenta que “limitar lo que ocurre a unas simples peticiones para mejorar la calidad de vida es dejar la crisis abierta”.

Mahmud, un joven de Damasco participante en las protestas, se siente ofendido por la versión del presidente y sostiene que los sirios no se han movido “con control remoto”.

Hisham, en cambio,cree que todo esto ha sido un plan para desestabilizar el país: “Creo que se ha tratado del mayor reto con el que se ha enfrentado el presidente desde su llegada al poder. Pero la conspiración ha fracasado porque los sirios le apoyamos al tener una política interior y exterior nacional, valiente y de unidad”.

Al Asad ya había anunciado cambios en 2000 y 2005, y nada se cumplió

Al Asad arremetió contra determinadas “televisiones digitales”, en una alusión implícita a la cobertura que han llevado a cabo durante las protestas Al Yazira y Al Arabiya, “utilizando testigos oculares que falseaban las informaciones y falsificando vídeos”. “Intentan distorsionar al pueblo sirio basándose en el principio de miente, miente hasta que se haga creíble”,denunció.

El padre Elias Zahlawi, una figura independiente y respetada en el país, apuntó: “Si el pueblo muestra más credibilidad en las emisoras extranjeras que en las nacionales, ¿no deberíamos aumentar la calidad e independencia de nuestros medios nacionales para devolverles la confianza?”.

Una ley contra el terrorismo

En cuanto al levantamiento de la Ley de Emergencia, la abogada Razan Zaitun mostraba sus reparos al respecto. “Es previsible que sea sustituida por una Ley contra el Terrorismo. Esto nos genera muchas dudas: ¿seríamos tratados en ese caso los opositores y disidentes como terroristas? Sería una tragedia”, se preguntaba.

Como antesala a las declaraciones del presidente sirio, cientos de miles de ciudadanos participaron en concentraciones y marchas de apoyo a su gestión en las principales ciudades del país. En las pancartas podían leerse eslóganes como “La estabilidad de Siria, interés del pueblo y la nación”, “Siria es la patria de todos nosotros”. Yusuf, un albañil de 31 años, comentaba:”Creemos en nuestro presidente. Con él todos vivimos en paz”.

Anuncios

31 marzo, 2011 - Posted by | siria | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: