cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Recuperar la democracia

Recuperar la democracia

Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario PÚBLICO, 7 de abril de 2011

Este artículo señala que las políticas de austeridad del gasto público social (que están debilitando todavía más al subfinanciado estado del bienestar español) responden a los intereses del capital financiero y de las grandes empresas así como de las rentas superiores (que han sido los grupos más beneficiados de las políticas fiscales regresivas llevadas a cabo por el estado español).

El artículo señala que hay otras políticas alternativas posibles que ni siquiera se consideran como resultado de la enorme influencia que tales grupos tienen sobre el estado español (tanto central como autonómico), viciando y obstruyendo la democracia española ya en sí muy limitada.

El artículo concluye con la necesidad de que la ciudadanía se movilice para recuperar la democracia.

Hoy en día estamos viendo movilizaciones populares en muchas partes del mundo –desde los países árabes a Wisconsin (EEUU), pasando por la mayoría de países de la Unión Europea– que exigen cambios de las políticas llevadas a cabo por gobiernos y por estados que se perciben insensibles a los deseos de la mayoría de la población.

En estas manifestaciones –a pesar de la elevada diversidad de situaciones– hay un elemento común: la protesta frente a una enorme concentración de poder económico y político que obstaculiza la expresión democrática. Y un ejemplo de ello es España.

Estamos viendo en España la puesta en marcha, por parte del Estado (tanto central como autonómico), de recortes muy sustanciales del gasto público, incluyendo el gasto público social que financia las transferencias públicas –como las pensiones– y los servicios públicos del Estado del bienestar tales como sanidad, educación, servicios domiciliarios a las personas con dependencias, escuelas de infancia, servicios sociales y otros.

Estos recortes están afectando de una manera muy marcada a la calidad y cobertura de tales servicios empeorando la situación existente, que ya era insuficiente antes de que se iniciara la crisis.

España en 2008 estaba a la cola de la Unión Europea de los 15 (UE-15, el grupo de países de semejante desarrollo a España) en gasto público social. Nos gastábamos en el Estado del bienestar sólo el 19% del PIB (el más bajo de la UE-15, cuyo promedio era del 24%, mientras que el de Suecia era del 28%).

Una consecuencia de ello es que sólo el 9% de la población adulta trabajaba en los servicios públicos del Estado del bienestar (el promedio de la UE-15 era del 15%, y en Suecia, del 24%). Los recortes que están ocurriendo ahora están disminuyendo todavía más tal empleo.

La estructura de poder (que se basa en el 20-30% de la población, la de mayor renta) no parece consciente de este enorme retraso y subfinanciación, pues utiliza principalmente los servicios privados.

Envían a sus hijos a la escuela privada (que recibe los subsidios más altos existentes en la UE-15, llamado concierto) y cuando caen enfermos van a la sanidad privada.

Esta estructura de poder (que tiene enorme influencia política y mediática en España) promueve el mensaje de que no hay otra alternativa a tales políticas de recortes.

Argumentan que hay que recortar el gasto público para reducir el déficit del Estado y la deuda pública, a fin de calmar los mercados financieros y que así estos nos presten dinero a intereses razonables.

Esta explicación, que a base de repetirse miles de veces se ha convertido en un dogma, es profundamente errónea y se promueve porque sirve a los intereses de esta estructura de poder, que utiliza la presión de los mercados financieros como excusa para llevar a cabo lo que ha deseado hacer desde siempre.

Los datos muestran claramente que no es cierto que en España no existan recursos para financiar un Estado del bienestar de primera clase.

España no es pobre. El PIB per cápita es ya el 94% del promedio de la UE-15, pero el gasto público social por habitante es sólo el 74% del promedio del gasto público social promedio de la UE-15.

Si nos gastáramos lo que nos pertenece por el nivel de desarrollo económico que tenemos, es decir el 94%, nos gastaríamos 80.000 millones de euros más, con los cuales se podrían cubrir las enormes insuficiencias. España, pues, tiene los recursos.

 Lo que ocurre es que el Estado no los recoge. En lugar de ello, el Estado ha estado pidiendo préstamos a la banca extranjera, endeudándose y financiando escasamente su Estado del bienestar. España, como Grecia y Portugal, tiene unos ingresos al Estado muy bajos y un fraude fiscal muy elevado.

Como admitió sorprendentemente un dirigente del Deutsche Bank, uno de los banqueros más importantes de Alemania, “ha existido durante los años de boom una alianza entre las clases más pudientes de los países de la periferia de la UE, que no pagaron impuestos al Estado, y la banca, que se ha beneficiado de la baja carga impositiva al prestar dinero al Estado para financiar su dimensión social”.

Y ahí está la raíz del problema. La estructura de poder no está contribuyendo al Estado lo que debiera por su nivel de riqueza.

El trabajador de la manufactura en España paga el 74% de los impuestos del trabajador de la manufactura sueca. El empresario, sólo un 38%.

Y empeorando la situación, el Estado ha reducido más y más los impuestos, lo que ha beneficiado sobre todo a las rentas superiores.

Los propios inspectores de Hacienda han indicado que podrían recogerse más de 38.000 millones de euros, centrándose en estos sectores, sin afectar a la carga impositiva de la mayoría de la población.

El déficit del Estado podría reducirse a base de aumentar los impuestos de estos sectores en lugar de empobrecer todavía más al Estado del bienestar.

En realidad, durante la crisis la gran mayoría de las empresas del Ibex-35 han continuado teniendo grandes beneficios, siendo la banca española una de las que tienen más beneficios en Europa.

El Banco Santander ha conseguido 35.000 millones de euros de beneficios netos (es el banco que ha conseguido más beneficios en el mundo, después de dos bancos chinos).

Estos recortes de gasto público social se están haciendo a pesar de que la mayoría de la población está en contra.

Es una decisión más (otra es el retraso de la edad obligatoria de la jubilación) que muestra la enorme distancia entre los gobernantes y los gobernados.

De una manera creciente, los establishments políticos y mediáticos que dirigen el país están imponiendo medidas en contra del parecer de la ciudadanía.

 De ahí que las poblaciones, en su indignación –que ocurrirá si se le provee de información que cuestione el dogma de que no hay otra alternativa–, deben manifestarse y agitarse socialmente para recuperar la democracia en España.

Ver artículo en PDF

Recomendar a un amigo/a Recomendar a un amigo/a

Anuncios

9 abril, 2011 Posted by | EDITORIAL, MOVILIZACIONES | , , , , , | Deja un comentario

2011: Leyendo la Crisis

2011: Leyendo la Crisis
by Nora Fernández
 
Global Research, April 1, 2011

Lejos de ser una “turbulencia financiera” la crisis que vivimos desde el 2008 se ha ido transformando en el posible Armagedón de las predicciones bíblicas.  

La explosión de la   burbuja inmobiliaria, de supuesta corta duración, una en una serie de crisis cíclicas de suba y baja, normalizadoras del sistema económico, y para la mayoría incomprensible y ahora global, no quiere dejarnos.

Es razón de la desazón general, que crece viendo como ha quedado suspendida una casi-ley de los gurús economistas, que ellos nos vendieron como tan verificable como la ley de gravedad.  

Todo lo que sube baja, pero lo que baja parece que no tiene porqué subir. Parece que los ciclos económicos pueden dejar de sucederse, que pueden alejarse de esa lógica que aceptábamos como tan certera como el giro mismo de los planetas alrededor del sol.  

Y al   extenderse, esa crisis supuestamente temporal, nos va dejando sin aliento y como que llegamos a prever cómo ha de tocarnos, como un tsunami silencioso se aproxima, aparentemente inevitable, para tocar nuestras vidas o las de los nuestros quitándonos trabajo, casa, quien sabe, alimentos, pensiones, salud, todo.

Entender se vuelve entonces una necesidad diaria, casi tan importante como respirar.  

Es una necesidad que sabemos no pueden satisfacer los diarios oficiales, plagados como están de falsedades y vacíos como están de informaciones relevantes. 

La crisis interminable, que amenaza con dejarnos sin habla y sin fe, y que nuestros gobernantes parecen querer solucionar con otra guerra, otra invasión, otra masacre, no nos quiere dejar. Comprobamos el nivel de la inoperancia de nuestros líderes y gobiernos, su incapacidad, su cinismo, la criminalidad que los reúne.

Nos damos cuenta cuanto agotados estamos de lo mismo, con variados colores, géneros, lenguas y un discurso cuasi universal.   Continúan desatadas las lenguas bífidas del libre mercado y del supuesto progreso occidental, con su democracia-oligárquica-totalitaria, sus líderes-dictadores, y el mundo seudo-libre y seudo-noble que avanzan. Nos agota este carnaval de tiempo completo…

El golpe de la CRISIS NINJA parece tan lejano que ni se nombra, y cuando se habla de la situación es para decirnos que se avizora su orilla o que ya se adivina la luz al final de su túnel. Pero la crisis ha derramado, evidentemente, el vaso.  

Pienso que muchos, como yo, nos hacemos preguntas frente a la calamidad que se nos pinta cada día de cuerpo más entero. Pienso que nos preguntamos entre amigos y familia, en grupos pequeños de gente confiable.  

Queremos saber cómo leer la realidad, es natural. Y cuando lo hacemos tenemos que hacerlo casi como que fuéramos cábala, no podemos tentar la mala suerte, ni atraer hacia nosotros la mala fortuna que merodea en la calle buscando un quien. No somos diferentes de nuestros ancestros, tenemos miedo, buscamos compañía en un mundo de solos.

Estamos despertando a esta realidad que es como un mal augurio.   El final de un algo al principio de este nuevo siglo. Y de un algo difícil de entender, que no le conocemos color, si es que lo tiene, o acaso sea como un agujero negro.

Ellen Brown, [1] abogada y escritora, publicó años atrás un libro donde cuestiona a los banqueros internacionales, casi una secta secreta y conspiradora, con raíces en Wall Street. Para ella la crisis, es su creación, un bandidaje organizado con miras a controlar el mundo.   John Kozy,[2] profesor de filosofía y lógica, va más lejos y hace conexiones que ponen el sistema económico todo, en tela de juicio.

Es la economía de intercambio la que nos lleva al jaque entre “ganadores” y “perdedores” y favorece el robo y la guerra; el sugiere un cambio de paradigma. Michel Chossudovsky,[3] economista, explica esta crisis como resultado de cambios anteriores, los causantes de la crisis de Asia (1997).  

Es una re-colonización financiera sin ejércitos que atrapa países como moscas, expropiándoles toda riqueza, dejándolos dependientes, su población empobrecida y en las manos de especuladores. Jorge Beinstein,[4]economista, explica esta crisis en términos de la senilidad del sistema capitalista.

Plantéa que el sistema dominante en el mundo se acerca a su fin y que entramos con él en una crisis que es más que financiera, civilizacional.   Estas son algunas de las perspectivas que me han sido más útiles al tratar de entender la realidad que estamos viviendo. Las comparto en mi lenguaje esperando que sean de utilidad.     

Basilea y la Banca Internacional

Ellen Brown habla de un sistema bancario fraudulento y con interés en conquistar el mundo. Lo define centrado en los bancos de reserva, como la Reserva Federal en EEUU, usando nombres como si fueran nacionales ocultando que son bancos privados.

Enlazados como un collar internacional, emergen en conexión con el poderoso Banco de Inglaterra y la historia bastante secreta de los Rothchild.

La Reserva Federal fue fundada en 1913 con aprobación del Congreso.

Desde entonces viene funcionando como un gobierno desde las sombras en EEUU, manejando la política monetaria del país. Brown argumenta que la Reserva Federal se ha apropiado fundamentalmente del derecho de imprimir dinero, que es un derecho que constitucionalmente le pertenece al estado. Y el que hace el dinero se queda con todo.

Entre los planes de esta Banca Internacional, está manejar al mundo a través del manejo de las finanzas de los estados, y últimamente crear una moneda internacional. El centro de la Banca Internacional es el Banco de Acuerdos Internacionales (Bank of International Settlements) o BIS con sede en Basilea, Suiza.[5]   Es un banco con una historia oscura y sospechas de inclinaciones pro-nazi.  

En abril del 2009 los líderes de los G20, expanden los poderes del Foro de Estabilidad Financiera y lo transforman en Consejo (Financial Stability Board) con funciones a más largo plazo.

Este establece doce códigos y estándares internacionales. Acaso ha sido este un golpe de estado sin sangre, se pregunta Brown.   Tres pasos fundamentales hacen suponerlo: (1) se creó una crisis global, (2) se eligió un Organismo de Consejo (FSB) y (3) se formalizó ese organismo transformándolo en un Organismo Regulador Global.[6]

Hay alternativa al control de la Banca Internacional, los estados pueden imprimir su dinero, controlar los bancos. Un sistema estatal pondría fin a los privilegios de la banca privada, impediría que cobre intereses a su antojo, que manipule a los políticos. Sólo el estado y sus representantes elegidos son legítimos.

El sistema bancario se basa en un fraude, el sistema fraccional, y la Banca se ha enriquecido con dinero ajeno, cobrando interés. Pero la creación de dinero en sus manos le ha facilitado mucho el enriquecimiento y ha incrementado su poder, endeudando a los estados y todos sus ciudadanos.

Para la Banca endeudar es parte del negocio diario, endeudar al mundo paga muy bien y además aumenta el capital de los bancos y les permite juegos de monopolio, incluso adquisiciones a precios de saldo y arrodillar países. La informática les ha servido bien, favoreciendo préstamos al guiño del computador y traslados de dineros a paraísos fiscales.

Los bancos han multiplicado su capital aprobando préstamos corruptos, y luego exigiendo que los estados los “salven” para salvar al sistema financiero, pagamos todos por sus prácticas corruptas y ellos aprendieron cuanto de lejos pueden llegar.    

Es el imperio de la usura, monopólico y parasitario.

La Reserva Federal ha fomentado desde su creación políticas monetarias que la favorecen, que le han permitido crecer y dominar el país dominando la clase política. El Monetarismo ha sido una conspiración financiera internacional, una que incluye a la mal llamada “Revolución de Reagan” y al  “Thatcherismo”.

El Monetarismo ha creado escasez artificial de dinero para que luego la Banca nos lo preste a intereses compuestos, endeudando los estados para tenerlos a su merced. Ha sido un negocio redondo, con muy malos resultados para la población que sufre creciente empobrecimiento –en el Tercer y el Primer Mundo. Naturalmente hay creciente malestar social, crisis monetarias y endeudamiento estatal.

Estamos en el imperio de los bancos. La solución es desmantelarlo, terminar de un plumazo con las deudas acumuladas que son falsas deudas. Esto no es capitalismo ni libre emprendimiento sino un cáncer que termina con cualquier país.

  Una Economía de Robo y de Guerra

Para John Kozy estamos atrapados en una economía de robo que no sólo no tiene futuro sino que se vuelve crecientemente costosa en vidas humanas sacrificadas en su altar. El problema no es nuevo y radica en la aceptación de la economía de intercambio comercial como deseable.

En este tipo de economía, dice Kozy, a pesar de que ningún país debe ser importador o exportador neto, todos llegan a uno u otro lado llevados por la economía misma en su funcionamiento. Mientras los exportadores se enriquecen, los importadores se van a la ruina.

Es una situación que favorece robos y guerras para acceder a bienes y recursos. Vivimos en un mundo donde la “especie” no está ni uniformemente distribuida ni es infinita.  

Unos tienen especie y a otros le sobra motivación para usurparla. Cuando los países no tienen bienes con que negociar, roban y hacen la guerra para obtenerlos. Y los seres humanos se vuelven el “medio de intercambio” más brutal, sufren hambre, maltrato, esclavitud, tortura y muerte.

Con la Revolución Industrial de 1780 en Inglaterra, la economía manual y en base a animales se mecaniza. La industrialización es un cambio cultural enorme, y uno que transforma a las personas en “cosas,” les quita su humanidad.  

No es necesariamente un cambio para mejor.   Pero, es un cambio que le da a Inglaterra una ventaja económica temporal: un exceso de producción que no se consume domésticamente y que puede entones ser exportado.  

El problema dominante de este tipo de economía no es el de “poca producción” sino el de “sobreproducción.” Por eso cuando se expande a otros países se hace tanto peor: la sobreproducción aumenta. Ahora el monto de productos a exportar en cada país crece y crece, pero el número de consumidores foráneos para esos productos disminuye y disminuye.    

Como no hacemos trueque sino “intercambio” por ganancia, la economía internacional va  a tender siempre a crear importadores y exportadores netos. Y entonces aumentan los conflictos.

Pero incluso antes de esto el sistema tiene que ser continuamente remendado con subterfugios como la “destrucción creativa,” o el “libre comercio,” la “ventaja comparativa,” o el “impulso keynesiano,” o simplemente se disminuye la calidad de los productos limitando su vida útil para que aumente el mercado de consumo.

La ventaja económica de la industrialización depende de dos cosas: sobreproducción y ganancia. Un intercambio comercial balanceado es por eso un imposible.

Eventualmente muchas naciones serán muy pobres y les será imposible importar, entonces los exportadores no tendrán más opción que detener sus máquinas.   El industrialismo, explica Kozy, es “una síntesis hegeliana que contiene las fuerzas de su propia destrucción.”    

Un día esta economía de robo tendrá que ser abandonada si hemos de sobrevivir porque es un sistema insostenible y su colapso es inevitable. Para Kozy es hora de repensar la economía; la salida que él ve es la autarquía: que cada nación sea auto suficiente.

Un país que no necesita los recursos de otras tierras, dice, no tiene razón para la guerra. Los negocios y la economía son la misma cosa: robo y razón de las guerras que la humanidad ha sufrido. Al fin, cuando esta economía de intercambio colapse, aún nos quedará lidiar con la basura y destrucción ambiental que nos ha causado.  

  La Globalización: Re-colonización Corporativa

Michel Chossudovsky explica la “globalización” como estrategia de la élite dominante para controlar al mundo. La crisis del sudeste de Asia (1997) se hizo una crisis económica mundial a medida que los mercados financieros caen y las economías nacionales se hunden en la recesión.

La desregulación del flujo internacional de capitales abrió las puertas a las actividades especulativas del dinero mundial –los gobiernos nacionales incapacitados para responder a la guerra financiera y a las prácticas inescrupulosas de los agentes de cambio, se ven obligados a aceptar “paquetes de ayuda” que los transforman en colonias. Es el empobrecimiento de la población mundial.

La crisis mundial de fines del siglo 20 ha sido más devastadora que la Gran Depresión de los años 30, dice Chossudovsky, porque los trastornos económicos han ido acompañados de conflictos regionales, fractura de sociedades y a veces de la destrucción de países enteros.

Pero la prensa y las organizaciones internacionales, incluso la ONU, la minimizan y niegan la creciente pobreza mundial, hablan de “correcciones de mercado” -son cómplices de la élite que está dando el golpe.

No son pequeñeces: en Asia se trató del colapso de monedas asiáticas (1997), de la caída de bolsas de valores del mundo, de la recuperación incierta de Wall Street (1998) y de la caída del rublo que arruinó los mayores bancos de Moscú (e hizo posible que el sistema financiero ruso cayera en manos de un puñado de bancos y casas financieras occidentales).

Es una lucha mundial por la apropiación de riqueza mediante la manipulación. La conquista ya no necesita tomar territorios ni ejércitos invasores, la recolonización se planea y se hace desde corporaciones, computadoras y celulares.

Se usan complejos instrumentos especulativos, como las derivadas, para capturar riqueza financiera y controlar activos de producción.   Mahathir Mohammad, Primer Ministro de Malasia dijo: “esta devaluación deliberada de la moneda de un país por comerciantes de divisas, con el único fin de obtener ganancias, constituye una negación de los derechos de las naciones independientes”.

En Corea del Sur, Indonesia y Tailandia las bóvedas de los bancos centrales fueron saqueadas por especuladores institucionales –más de 100.000 millones de dólares de las reservas de divisas de Asia fueron confiscadas y transferidas en meses a manos privadas, el empleo y los ingresos cayeron en picada causando pobreza masiva. “En Tailandia, 56 instituciones financieras y bancos locales fueron cerrados por orden del FMI, y el desempleo prácticamente se duplicó de un día para otro.”  

En Corea del Sur la “operación rescate” del FMI desató una serie de quiebras y la liquidación directa de los bancos mercantiles con problemas. El parlamento tuvo que autorizarlo todo en medio del chantaje financiero, porque si las leyes no eran aprobadas en los plazos del FMI, este suspendería el paquete de rescate y volvería el peligro de una nueva especulación monetaria.

Los ataques especulativos a bancos centrales se extendieron a China, América Latina y Medio Oriente, con terribles consecuencias sociales y económicas. El saqueo afectó incluso a Canadá y Australia, donde las autoridades monetarias no fueron capaces de detener la caída de sus monedas luego de ataques especulativos.

En Japón, los grandes actores fueron Goldman Sachs, Morgan Stanley, Deutsche Morgan Grenfell, que adquirieron préstamos bancarios fallidos a menos del 10% de su valor nominal –el secretario del Tesoro de EEUU (Robert Rubin) y la secretaria de Estado (Madeleine Albright) presionaron a Tokio para el traspaso de estos créditos bancarios fallidos a buitres extranjeros (a precios de miseria).

Los principales bancos y agencias de valores fueron al mismo tiempo acreedores y especuladores institucionales (causaron la desestabilización de las monedas nacionales y fueron los acreedores que patrocinó el FMI y el BM).

Los mismos que prendieron fuego a los países vinieron a apagar el fuego –a decidir que empresas cerrar y rematar a inversores extranjeros a precio de saldo.  

Es obvio que los fondos de rescate no vienen a rescatar al país, sino a pagar la deuda a los especuladores institucionales, a garantizarles el botín. Los países son obligados a pagar intereses por enormes deudas en dólares por el próximo milenio.

Los últimos receptores del rescate son un puñado de bancos y empresas de corretaje, que se enriquecen y aumentan su influencia sobre gobiernos y políticos en todo el mundo.

El papel del FMI no es inocente. Por ejemplo, cuando el mundo reacciona contra el Acuerdo Multilateral de Inversión auspiciado por OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico) el FMI, a puertas cerradas, le da amplios derechos a bancos y compañías multinacionales, invalida las leyes nacionales sobre inversión extranjera y deroga derechos fundamentales de los ciudadanos.

El vocero de los bancos e instituciones financieras del mundo, Instituto de Finanzas Internacionales, también tiene culpa, y un plan para transformar al FMI de organismo intergubernamental a burocracia que sirva directamente los intereses de bancos e instituciones mundiales y les permita a estos acceder a detalles de negociaciones del FMI con sus países miembros para planificar mejor como atacarlos.

La crisis económica mundial, dice Chossudovsky, no comenzó el 2008, tiene raíces en transformaciones a la economía global y a la arquitectura financiera desde los años 80. La Reserva Federal y Wall Street tienen acceso a información sobre la política monetaria de los EEUU que permite que poderosos financistas de ese círculo hagan apuestas seguras y ganen miles de millones –mientras que los que no tienen ese acceso pierden ahorros y fortunas. Crece un sistema bancario especulador que vive de la venta de drogas, prostitución y más.[7]

Capitalismo Senil: Cambio Civilizacional 

Para Jorge Beinstein[8] el capitalismo, el sistema dominante en el mundo ha llegado a su senilidad. A su vejez se unen otras limitantes, de recursos y del medio ambiente, pero fundamentalmente está llegando a su fin y tiene connotaciones civilizacionales.  

Al comenzar el siglo XXI el desborde financiero provoca turbulencias graves en los países centrales. Los controles internos de la marea especulativa saltaron frente al volumen que esos negocios alcanzaron.

Por ejemplo, los “productos financieros derivados” registrados por el Banco de Basilea el 2000 equivalían a casi dos veces el Producto Bruto Mundial (PBM) de ese año, pero para mediados del 2008 eran más de 600 millones de millones de dólares o sea más de diez veces el PBM del 2008. Si sumáramos otros negocios especulativos llegaríamos a unos   mil millones de millones de dólares -unas 18 veces el PBM. Se habla del “mega agujero negro financiero de la economía mundial”.  

La marea parasitaria no podía expandirse indefinidamente, tarde o temprano tenía que colapsar, y colapsó en EEUU, el centro del centro del mundo. El control ideológico dominante trata de minimizar la situación y presenta la crisis como resultado de “comportamientos irracionales modificables.”

Es una perspectiva individualista y parcial que nadie cree porque aunque sale de “un atracón especulativo” (la burbuja inmobiliaria) hay padrones que muestran que es mucho más.   Luego se habla de errores gerenciales o de políticas públicas: hay espacios periféricos y centrales emergentes a salvo -Europa, Japón, India, Corea del Sur, Brasil, China.

Pero la entrada a la recesión de Europa y luego Japón, India, Corea del Sur, Brasil, prueban lo contrario. Se argumenta que es una crisis financiera aunque sabemos que industria y finanzas están entrelazadas. La crisis es global y no se limita a un sector porque el sistema económico “ha extendido sus tentáculos hasta el rincón más apartado del planeta.” La crisis emerge en conexión con las finanzas porque el sistema no tenía otros espacios donde crecer y creció en la especulación financiera.

La prensa y los medios alimentan nuestra tendencia natural a la disociación para manipular nuestra percepción de la realidad porque VER es importante.

Recuperar la percepción de la realidad como un “conjunto amplio, plural, coherente, contradictorio, dinámico,” es cuestionar la ideología.

Beinstein, como Lucien Goldman, identifica la ideología como disociadora y reduccionista y argumenta que una visión del mundo es crucial para liberarnos de la opresión burguesa. Se busca, dice, que desatendamos lo sistémico (presentado como imposible de cambiar) para que nos focalicemos en la acción individual (y tampoco en acciones personales relevantes, en las más superfluas).      

Desde los años 90, los derivados financieros han crecido hasta alcanzar los 500-600 millones de millones de dólares. Tres fenómenos interactuaban: la desaceleración del crecimiento económico, el crecimiento del endeudamiento público y la financierización empresarial, explica, juntos crean “un monstruo que creció sin cesar hasta convertirse en la hipertrofia financiera global”.  

Para 1990 los endeudamientos estatales empiezan a ser problemáticos para los gobiernos centrales y los grandes grupos económicos. Pero la revolución informática permite que “la ingeniería financiera” coloque productos financieros derivados en una red bursátil internacional dinámica que atrapa incluso a familias y pequeños ahorristas en EEUU y acelera el proceso de colapso.

Al principio pintaron la crisis como “financiera” y a los actores menos poderosos como responsables de la situación, todos los excesos recaen sobre los NINJA (no income, no job, no assets) que calificados hasta corruptamente recibieron préstamos de bancos y organizaciones financieras.

Estos préstamos incrementaron las ganancias de esos bancos e instituciones, que planeaban salirse con el botín justo antes de que la burbuja les explotara en la cara. Pero no hubo tiempo. Además otras burbujas quedaban en la canasta, la inmobiliaria comercial, la de las tarjetas de crédito, y la mayor, generada por los mismos rescates a corporaciones y bancos.  

Entonces la crisis dejó de ser presentada como resultado de los “excesos de individuos,” irresponsables que aceptaron créditos bancarios o financieros que no les correspondían, a ser resultado de los “excesos de estados,” que aceptaron un endeudamiento público mayor del que pueden pagar.

 Los señores que aprobaron los créditos y juegos ilícitos de las calificadoras de deuda pública (cómplices con los bancos) y de las organizaciones financieras (como Goldman) quedaron olvidados, igual que las corruptas manipulaciones de bolsa responsables del saqueo de los fondos de Islandia o de la devaluación de los bonos de Grecia.  

Pero se castiga a Grecia: la gente tiene que pagar más impuestos, recibir sueldos más bajos,   menos beneficios, más años de trabajo para una pensión, sufrir mayor desempleo. Los ciudadanos pagan mientras los ladrones se enriquecen y escapan.

Es de esperar que un crimen que paga tan bien se repita. Las medidas de ajuste que el FMI usaba con la periferia (Tercer Mundo y Europa del Este) se aplican ahora al centro (Islandia, Irlanda y Grecia, y pronto Italia, Portugal y España).

Cuesta entender lo que estamos viendo por los mitos. Es falso que la crisis sea resultado de comportamientos individuales irracionales modificables o que haya quienes estén a salvo de la tormenta; es falso que la crisis sea simplemente financiera (la sobreproducción crea capitales que juegan en las finanzas) y que habrá soluciones en el futuro cercano.

La implantación de sistemas de depredación en países subdesarrollados y ex-socialistas fue presentada como la incorporación de esos países al sistema global de mercado.

La superexplotación de trabajadores y/o recursos naturales en Brasil, India, China y otros países de Asia al servicio del consumo y la producción de los países centrales, fue presentado como un éxito. Además, el fenómeno de los negocios ilegales que comenzó en las márgenes, se ha venido instalando en el centro de la economía. Son negocios muy rentables que se han extendido cubriendo de áreas mafiosas el sistema global.

Tráfico de drogas y armas, prostitución, robos a patrimonios públicos periféricos y otros negocios, que por su volumen y dinamismo, son un factor decisivo en la “reproducción de la economía mundial.”

Desde la primera década del siglo 21 vivimos un parasitismo decadente que por un lado genera dinámicas de autodestrucción que empujan el sistema al colapso, y que por otro genera tendencias a la recomposición salvaje y de barbarie –fascista.

  “Es necesario tomar conciencia de que el poder imperial ha puesto en marcha una estrategia de conquista de largo plazo del estilo de la que implementó en Eurasia…una tentativa depredadora-genocida cuyo único precedente comparable en la región es lo ocurrido hace quinientos años con la conquista colonial…El fenómeno es tan profundo e inmenso que se torna casi invisible…

Hoy el sistema de poder del imperio se apoya en una “razón de estado” fundada en la desesperación…ve a los acuerdos, a las negociaciones diplomáticas o a las maniobras políticas de sus propios aliados-lacayos como puertas abiertas para sus planes agresivos. Lo único que realmente le interesa es recuperar territorios perdidos, desestabilizar los espacios no controlados, golpear y golpear…su lógica se monta sobre una ola de reconquista cuya magnitud suele a veces desbordar a los propios estrategas imperiales (y por supuesto a una amplia variedad de dirigentes políticos norteamericanos).”[9]


[1] Brown, Ellen H. (2010) THE WEB OF DEBT. The Shocking Truth About Our Money System And How We Can Break Free.

[2] Kozy, John (2010), “Specie, Script, and War: The Contradictory Practices of the Global Economic System”, Global Research.

[3] Chossudovsy, Michel (1998), Guerra financiera desata crisis económica mundial.

[4] Beinstein, Jorge (2008). “Rostros de la crisis. Reflexiones sobre el colapso de la civilización burguesa.” Kaos en la Red.

[5] BIS, Bank of International Settlements,  http://www.bis.org/

[6] Brown, Ellen (2010). The Tower of Basel: Secretive Plan to Create a Global Central Bank, pp. 330-342. In Chossudovsky and Gavin Marshal (EDS). The Global Economic Crisis. The Great Depression of the XXI Century, Global Research.

[7] Chossudovsky, Michel (2010), The Global Economic Crisis: An Overview, pp. 3-60. In Chossudovsky and Gavin Marshal (EDS). The Global Economic Crisis. The Great Depression of the XXI Century, Global Research.

[8] Beinstein, Jorge (2008). “Rostros de la crisis. Reflexiones sobre el colapso de la civilización burguesa.” Kaos en la Red.  

[9] Beinstein, Jorge (2010). “Declinación del capitalismo, fin del crecimiento global, ilusiones imperiales y periféricas, alternativas.” Kaos en la Red.

 Global Research Articles by Nora Fernández
 

9 abril, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, BANCA, CRISIS, ECONOMIA, EDITORIAL, ESPECULACIÓN | , | Deja un comentario

“Siento que llevo en la frente el letrero ‘Soy morosa”

REPORTAJE: La angustia de los deudores
“Siento que llevo en la frente el letrero ‘Soy morosa”
La mayoría de las personas con deudas viven con congoja su situación y el acoso de las empresas de recobro. Ante el hostigamiento buscan información y comparten experiencias en foros de Internet. Algunos denuncian los abusos que detectan

CARMEN PÉREZ-LANZAC – Madrid – 07/04/2011

La crisis ha disparado la morosidad y 800 empresas han florecido al cobijo de las deudas ajenas. EL PAÍS dedica una serie de reportajes a un sector opaco cuya actividad no está regulada en España. Mañana: Empresarios ahogados por las deudas y cobradores ‘con maletín’

De un plumazo, los ingresos de la familia Sanz se redujeron a la mitad: De una media de 2.600 euros mensuales a 1.400. De un día para otro. Sin piedad. Una cantidad insuficiente para hacer frente a hipoteca de 1.200 euros y a las cuotas de dos préstamos de 10.000 y 40.000 euros. Como miles de familias, los Sanz (que no quieren dar su auténtico apellido) se encontraron de pronto en un callejón sin salida.
“Si pensara en las personas a las que llamo, nadie me pagaría”
Miedo, acoso y la táctica del doctor Jekyll y Mr. Hyde
Cuando el negocio es cobrar la deuda de otros

“Moralmente estamos hundidos, nos cuesta relacionarnos, no tenemos ánimos para nada”, cuenta Alba

“Tengo deudas en España. ¿Me pueden embargar mi nómina en Argentina? Estoy desesperada”, escribe una mujer en un foro

“Me devolvieron 2.000 euros en comisiones que me habían cobrado indebidamente y pude ponerme al día con la hipoteca”, dice Benjamín

“Nunca me había imaginado llegar a día 5 con 20 euros en el monedero”, cuenta Alba (no es su nombre real), la angustiada madre de la familia Sanz, con dos niños pequeños. “Yo hasta ahora me había dedicado a cuidar de mis hijos, pero al ver cómo caían los ingresos de mi marido me he puesto a buscar trabajo como una loca, pero sólo hace que me sienta más inútil, porque no me sale nada. Me acuerdo de cuando nos ofrecieron el préstamo en el que podríamos meter el coche y los muebles y todo sería maravilloso.

Pensamos que era excesivo, pero el del banco no paró hasta convencernos. Además, nos dio dos tarjetas Visa Oro “por si teníamos algún apuro”. “Ahora las caras sonrientes de los del banco se han vuelto muy serias”, continúa Alba.

“Moralmente estamos hundidos, nos cuesta relacionarnos, no tenemos ánimos para nada. Una mami del cole de mis hijos trabaja en un banco y desde que estoy en un listado de morosos me es imposible hablar con ella a gusto, no paro de pensar que sabe el follón que en el estamos metidos, y me pasa lo mismo con mis vecinos… Siento como si llevara en la frente el letrero: ‘Soy morosa”.

Y el teléfono empezó a sonar

Cuando empezaron los problemas, los teléfonos de Alba y su marido empezaron a sonar: “Nos llaman sin parar para que paguemos. Les contamos la situación en la que estamos, pero hacen oídos sordos. Te hablan sin educación. Que si usted no quiere pagar, que si usted se comprometió…

¿Nadie se da cuenta de que dicen que estamos en crisis? ¿No ven que mis impagos son producto de la situación de un país? Todos los días llaman cuatro y cinco veces para decir lo mismo, lo que te crea una tensión y una impotencia descomunales.

Llaman a las 7 de la mañana y a las 12 de la noche, como si fueras un trapo viejo o un delincuente. Han llamado a mis padres, a mi marido le dijeron que se presentarían en su empresa. A un vecino le dijeron que tenían una cosa urgente que decirme y le dieron un teléfono para mí, una forma de decir ‘Estamos aquí, sabemos donde vives”.

Un día, Alba y su marido recibieron del juzgado una notificación que les informaba del embargo de su coche y de su piso. La nómina de su marido ya tiene un embargo de 500 euros por parte de una de las entidades que en su día les concedió un préstamo, ¿era un segundo embargo posible? “. Te sientes muy mal y solo”, dice Alba, que angustiada y desorientada, buscó información en Internet y expuso su problema en un foro de morosos.

Internet se ha convertido en un refugio donde los deudores buscan respuestas a los problemas que les quitan el sueño. Alba es habitual de uno de los foros de morosos más populares, que pertenece a la web del colectivo Crisis, que promueve el decrecimiento económico y que cuenta entre sus miembros y fundadores al activista Enric Durán.

Este catalán de 35 años protagonizó en 2009 una “estafa antisistema”: obtuvo 492.000 euros de 68 créditos (de 39 entidades bancarias). Su objetivo, era “denunciar el sistema bancario y demostrar su vulnerabilidad”.

Con el dinero, que nunca devolvió (pasó unas semanas en la cárcel), este Robin Hood de la banca (así le apodaron) pagó la impresión de 350.000 ejemplares de una publicación en la que explicaba su experiencia: “Es una demostración de cómo la banca promueve el endeudamiento de las familias por encima de cualquier control y de cualquier medida de prevención de riesgos y de sentido común”, en palabras del propio Durán, que en estos momentos está entregado a la cooperativa antisistema a la que pertenece. Dice que todavía le llaman a veces para que pague, pero también para ofrecerle créditos.

“El lunes dejo de pagar, pero tengo miedo”

Entre las dudas que llegan a este foro, uno encuentra desvelos como los que siguen: “El lunes dejo de pagar la hipoteca, pero tengo miedo…. ¿podrá el banco meterme en la cárcel si dejo de pagar aun sabiendo que estoy cobrando el paro?”. “¿Puede ser considerado un delito el estar en lista de morosos para opositar a policía nacional? Tengo 21 años y estoy muy agobiado”. “Tengo deudas en España. ¿Me pueden embargar mi nómina en Argentina? Estoy desesperada”.

Estas preguntas normalmente reciben los consejos de otros usuarios que o bien ya pasaron por el mal trago, o están mejor informados o necesitan un desahogo. Si el embargo es inevitable, también aportan consejos para “minimizar los daños”.

Laselai es el apodo de una de las mujeres más activas en este foro, que ella también descubrió cuando empezó a tener deudas: “Mis padres enfermaron y para cuidarles tuve que dejar mi trabajo y mudarme de ciudad, tuve que dejar de pagar”, explica.

Todas las tardes, Laselai echa un rato ante el ordenador: “La gente escribe desesperada, como la primera vez que yo lo hice, que acababa de recibir una citación del juzgado. Intento tranquilizarles, pero contándoles las cosas como son. Y lo primero que les digo es que nadie es un delincuente por deber un dinero”.

Alba explica por escrito qué tipo consuelo ha encontrado ella en este foro: “Para mí es una salida, un sitio donde nos reímos de los que no paran de llamarnos por teléfono, y un lugar donde encontrar información de todo este mundo de embargos e intentar entender lo que me dice el juez en esos tacos de papeles, porque no me puedo permitir un abogado. También me ha ayudado a establecer unas prioridades de pago: primero, vivir dignamente (es decir, la luz, el agua y la comida) y lo otro, pues como pueda”.

Una vez informados de las complicaciones de su nueva situación, muchos deudores -que no están de acuerdo con la cantidad que se le reclama, con los métodos usados por las empresas de recobro o por cómo se les ha localizado -se animan a reclamar. En la OCU han detectado un aumento en el número de consultas sobre los listados de morosos (1.700 el año pasado) y en la Agencia Española de Protección de Datos se han duplicado las denuncias relacionadas con el cobro de morosos.

Las comisiones por retrasos

Otro portal bastante activo es el foro Antiusura, creado hace un año y medio por un economista, dos funcionarias y un profesor. Este foro, que recibe unas 15.000 visitas únicas mensuales, se ha especializado en informar sobre las comisiones que entidades y financieras suelen cobrar cuando el cliente se retrasa en el pago de alguna cuota. Además, detallan qué pasos hay que seguir para recuperarlas en caso de que no se hayan aplicado de forma correcta. “Mucha gente cobra el paro el día 10, pero la hipoteca se la pasan el día 1 o el 5”, explica la usuaria Ocnur (que prefiere no dar su nombre real), una de las creadoras del foro. “Por esos días de retraso, las entidades cobran cada mes una comisión de unos 30 euros. Unas veces se llama Comisión por reclamación de recibo vencido, otra Comisión por cuota impagada o Comisión por reclamación de deuda. Son legales, pero muchas veces están siendo mal aplicadas por parte de los bancos, que, según la normativa del Banco de España, antes de cobrarlas deben informar al titular de forma fehaciente”.

El Banco de España fija unos requisitos para poder cobrar estas comisiones, cuyo objeto, según sus propios criterios, “es la recuperación de los costes que debe soportar la entidad a consecuencia de las gestiones necesarias para la recuperación de dichos saldos o cuotas”. Para poder aplicarla, “deben figurar expresamente en el contrato de la correspondiente operación” y la entidad “debe acreditar que el devengo de la comisión está vinculado a la existencia efectiva de gestiones de reclamación realizadas ante el cliente deudor”. Además, la entidad advierte de que la aplicación automática de esta comisión “no constituiría una buena práctica bancaria”. En caso de que no se cumplan estos criterios, los usuarios tienen hasta 15 años para reclamar su devolución (en algunos casos, con compensación).”Mucha gente que lo está pasando fatal para llegar a fin de mes no tenía ni idea de esto y por poco que logren recuperar supone muchísimo para ellos”, continúa Ocnur. “A veces incluso les ayuda a ponerse al día con los pagos pendientes”.

Los casos de Benjamín y Bob

Así les ha sucedido Benjamín y Bob, dos usuarios de este foro (que no quieren dar su nombre completo). Benjamín se vio en apuros tras avalar varios créditos de sus padres, que en 2006 abrieron un negocio. “Cuando dejaron de poder pagar, sus acreedores se volvieron contra mí. Y mi salario da hasta donde da, así que un mes pagaba la hipoteca, al mes siguiente pagaba la letra del coche y así iba tirando hasta que no pude más. Era o pagar los préstamos o comer. Dejé de pagar y las llamadas se volvieron más insistentes”, continúa Benjamín.

“Cuando empezaron a buscarme en el trabajo, reaccioné, me puse a leer y di con el foro antiusura, donde me enteré de que cabía la posibilidad de que el banco tuviera que devolverme las comisiones que me había estado cobrando durante el tiempo en que me vi obligado a aplazar el pago de la hipoteca para devolver los créditos de mis padres. Puse las reclamaciones correspondientes y logré que me devolvieran 2.000 euros que me permitieron ponerme por fin al día con la hipoteca. Y tengo cuatro reclamaciones más admitidas a trámite”.

En el caso de Bob los problemas se desencadenaron cuando le despidieron de la fábrica en la que llevaba años trabajando. “A partir de ese momento empezamos a pagar la hipoteca con el sueldo de mi mujer, pero como ella cobra más tarde, en lugar del día 1 pagábamos el 4 o el 5.

El banco nos cobraba puntualmente comisiones por ese retraso, y nos metimos en una espiral: nunca lográbamos ponernos al día con los pagos, no levantábamos cabeza. Un día mandaron a alguien al trabajo de mi mujer y exploté.

Me puse a buscar orientación en Internet y descubrí el tema de las comisiones. Logré que me devolvieran 1.500 euros”.

El foro lleva cada mes la suma del dinero que sus miembros logran que les sea devuelto. En marzo han recuperado más de 20.000 euros. Desde el Banco de España no disponen del dato desglosado, pero informan de que en los últimos dos años ha habido un “aumento significativo” de este tipo de reclamación.

Puedes contactar a través de Eskup y Twitter con la autora de esta noticia.

9 abril, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA, MOROSIDAD | , | Deja un comentario

Sostres se mete en otro charco en la defensa de los viajes vip de los eurodiputados

Sostres se mete en otro charco en la defensa de los viajes vip de los eurodiputados

EcoDiario.es | 9/04/2011 – 16:56

salvador-sostres.jpg

Salvador Sostres.

El polémico columnista de ‘El Mundo’ se ha manifestado este sábado contrario a ‘lo que quiere la gente’, título de su artículo, para criticar que se deje en manos de la masa criterios como los viajes de los eurodiputados. Lea aquí las ‘perlas’ de Sostres.

“El populismo de dejarse llevar por lo que grita la masa acaba siempre en destrucción total… Dejar en manos de la masa el criterio de lo que es o no es correcto y lo que es justo es el camino más corto para borrar de la faz de la tierra el concepto de corrección y, sobre todo, el de la justicia…

Si se gobierna a golpe de lo que reclaman aquellos a los que genéricamente llamamos “gente”, o “la gente”, el paso siguiente de debatir si los diputados tienen derecho a viajar en primera será discutir si tienen derecho a viajar, el siguiente si los políticos sirven para algo…

No hay nada prefascista que la turba encendida, que el tumulto corriendo ciego de odio hacia un mismo punto”.

En otro de los párrafos, concluye: “que los diputados viajen en primera es necesario para que tengan cierta comodidad que les permita poder continuar trabajando, y para garantizar su intimidad”.

Este sábado, Edurne Uriarte defendía a su compañero, que no su penúltimo texto, al tiempo que arremetía con “la hipocresía” de El País.

9 abril, 2011 Posted by | Sin categoría | Deja un comentario

Libios se concentran en sede de ONU en Trípoli para rechazar intervención de OTAN

Libios se concentran en sede de ONU en Trípoli para rechazar intervención de OTAN

Decenas de libios manifiestan este jueves en la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para exigir que se respete la soberanía del país y dejen en sus manos la solución del conflicto, que comenzó el pasado mes de febrero.

Los libios se concentraron “para exigir a este organismo internacional respetar la legalidad de Libia y a decir también que los asuntos internos lo resuelven los propios libios”, reportó el enviado especial de teleSUR en trípoli, Rolando Segura.

Del mismo modo, Segura señaló que las manifestaciones se llevan a cabo “en diferentes puntos de esta capital”.

A la protesta se le ha sumado un grupo de de abogados “exigiendo a instancias nacionales e internacionales que se respete a Libia y la integridad de la territorialidad” en el marco de la guerra civil que se vivía en el país y fue sustituida por una guerra impulsada por el Consejo de Seguridad de la ONU en su resolución 1973.

Por otro lado, se conoció que varios aviones sobrevolaron y bombardearon este jueves el sureste de la capital libia, según informó la cadena catarí Al Jazeera, que no precisó si las aeronaves pertenecían a las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), quien lleva el mando de las operaciones militares en el país norteafricano.

Al Jazeera que tampoco dio detalles de cuáles han sido los objetivos de los bombardeos, señaló que “los aviones sobrevolaron la capital y poco después se escucharon explosiones”.

“Poco después se escucharon sirenas de ambulancias en Trípoli”, agregó la cadena de noticias.

Un ciudadano libio confirmó a una agencia de noticia internacional que escuchó tres explosiones, pero dijo no poder precisar su origen.

El pasado 29 de marzo, dos días antes de que la OTAN se encargase del mando de los ataques imperialistas contra Libia, los aviones de combate aliados lanzaron bombardeos sobre Trípoli.

Las autoridades libias acusaron ese día a la coalición de atacar zonas tanto civiles como militares en la capital y han cifrado cientos de muertos tras los bombardeos de las fuerzas imperialista en Libia.

El pasado viernes, un nuevo ataque aéreo en en la nación del norte de África a cargo de la OTAN, dejó siete civiles fallecidos y otros 25 heridos, entre los que se cuentan varias niñas y adolescentes, en la ciudad de Brega (este), según una fuente médica local.

Responsables militares y políticos del Consejo Transitorio libio reprocharon este martes a la OTAN “haber bajado la intensidad” de los bombardeos contra las tropas aliadas al líder libio Muammar Al Gaddafi.

El jefe militar de los rebeldes libios, el general Abdelfatah Yunes El Abidi, se refirió a la posibilidad de dirigirse al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas “si la situación persiste”.

Por su parte, Muammar Al Gaddafi solicitó en una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para que suspenda los bombardeos que lidera la OTAN tras condenar que estos han propiciado una “guerra injusta”.

teleSUR-EFE-AFP/kg-yi-PR

9 abril, 2011 Posted by | libia | , , , | Deja un comentario

EE.UU., la OTAN y el control militar del planet

TeleSUR _ Hace: 13 horas
Hugo Moldiz Mercado (*)
EE.UU., la OTAN y el control militar del planeta

Barak Obama no se anda con cuentos.

En menos de tres años como presidente de los Estados Unidos tiene en su haber el primer golpe de Estado exitoso en América Latina que derrocó a Manuel Zelaya en Honduras y, para no quedarse a la zaga de su predecesor, ahora tiene su propia guerra unilateral, en el Norte de África, contra la Libia.

Pero, eso es nada.

Cuando se escriba la historia larga del mundo se dirá que el primer presidente negro del imperio inauguró una nueva estrategia militar que convirtió al planeta en escenario de una guerra global.

La dimensión del paso que está liderando Obama solo es posible tener en cuenta a partir de inscribir los últimos movimientos del imperio en un contexto más amplio y de una manera menos fragmentada.

La continuidad de la intervención en Afganistán, donde en más de diez años no se ha podido derrotar al Talibán y mucho menos desmantelar Al Qaeda, y la presencia militar en Irak, donde no se encontró las armas de destrucción masiva que presuntamente tenía Sadam Hussein, así como las amenazas permanentes a Corea del Norte e Irán y el activo respaldo a la dura represión israelita contra el pueblo palestino, constituyen datos de la realidad a los cuales se los debe estudiar por separado, para ver su especificidad, pero sobre todo en conjunto, para identificar por dónde va la mano.

Es más, si bien las formas de la intervención en América Latina se muestran, todavía, distintas a las observadas en los continentes de África y Asia, la contraofensiva política y militar de los Estados Unidos contra procesos progresistas y revolucionarios hay que analizarla como parte de una estrategia de dominación de espectro global, cuyo objetivo es garantizar las condiciones de reproducción de un sistema de dominación mundial que, por sus propias contradicciones, no logra encontrar la fórmula “no militar” para salir de la crisis de rotación transnacional del capital que se hace más profunda.

Pero el capital siempre oculta su presencia y la disfraza en discursos e instituciones nacionales e internacionales.

Todas, desde el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hasta la OEA, pasando por la OTAN y la Liga Árabe, sirven para caminar, respaldados por un amplio despliegue mediático, en la dirección de lograr ciertos niveles de legitimidad.

A la globalización del capital, que le da completa libertad de circulación a las mercancías y restringe al movimiento de la fuerza de trabajo, se ha sumado en los últimos años una globalización cultural que pretende homogeneizar, desde los valores del mercado, la sociedad mundial.

Ahora, se proyecta la globalización militar que apunta a garantizar –con la fuerza de las armas y no las ideas- lo que el capital está consiguiendo a través de una suerte de retorno a la fase de acumulación originaria: chorreando lodo y sangre por todos lados.

Con “libertad” para intervenir
Con la intervención militar en Libia, disfrazada con el eufemismo de “zona de exclusión aérea”, lo que desde un inicio representó una virtual declaratoria de guerra a un país sacudido por una guerra interna, Estados Unidos ha encontrado, premeditadamente o no, el espacio suficiente para poner en marcha la aplicación de su nuevo Concepto Estratégico aprobado por la OTAN en la Cumbre de Lisboa en noviembre de 2010.

En esta cumbre, en la que participaron 28 estados miembros y 21 asociados, se adoptó por unanimidad el documento presentado por un equipo encabezado por la estadounidense Madelaine Albright, la ultraderechista ex secretaria de Estado del gobierno de Bush a la que Obama le dio su más amplio respaldo a poco de asumir la conducción de la Casa Blanca, en enero de 2009.  El “grupo de expertos” estableció los límites del concepto, identificó las amenazas y precisó las cuatro misiones militares del siglo XXI.

El nuevo Concepto Estratégico –el tercero desde el derrumbe de la URSS y el bloque socialista del Este- establece que “La OTAN debe estar dispuesta a desplegar fuerzas militares robustas donde y cuando sea requerido por nuestra seguridad y ayudar a promover seguridad común con nuestros socios alrededor del globo”. Los dos anteriores conceptos de seguridad “guiaron” a las fuerzas militares de la Alianza en los períodos 1991-1999 y 1999-2010.Â

Por lo demás es importante subrayar que ya a partir de 1991, tras el paso de la bipolaridad a la unipolaridad mundial, se van registrando en términos teóricos y prácticos modificaciones en las líneas táctico-estratégicas de la OTAN, que va dejando atrás el concepto de “respuesta flexible” que la acompañó más de cuatro décadas.

Más claro, ni el agua. Con esta redefinición del papel de la OTAN –que se ha constituido desde su fundación, en 1949, en la prolongación de los largos brazos del Pentágono-, las fuerzas militares de la Alianza –que es otra manera de camuflar la hegemonía estadounidense- pueden intervenir en cualquier parte del mundo y por el motivo que consideren necesario o suficiente.

No hay que olvidar que la OTAN surgió poco después de culminada la II Guerra Mundial con el objetivo de neutralizar la influencia de la URSS en Europa y cuyo poder militar, sin el cual el fascismo no habría sido derrotado a partir de la batalla de  Stalingrado, se consideraba una amenaza para los estados conducidos por ideas liberales, democracias representativas y economías capitalistas.

Pero a la OTAN hay que hacerle un seguimiento más largo.

Desaparecido el campo socialista a principios de los 90 y, por tanto, desestructurado el Pacto de Varsovia –alianza militar de los países socialistas en respuesta al peligro que representaba la articulación de Europa occidental y Estados Unidos-, la OTAN no desapareció.Â

La razón esgrimida para su fundación ya no existía y lo que se pasó es a inventar otros pretextos y crear otros enemigos. Todo lo contrario, se le asignaron nuevas misiones que en los hechos empezaron a expandir la zona de influencia militar y política de los países del capitalismo central.

La OTAN ya no tiene los 12 miembros con los que nació en 1949 (de los que 5 primero conformaron el Tratado de Bruselas de 1948: Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos y a los que se sumaron Estados Unidos y Canadá y luego ese primer grupo invitó a otros 5: Italia, Dinamarca, Noruega, Portugal e Islandia). Su número alcanza ahora a 28. De los 14 Secretarios Generales que ha tenido esa Alianza militar, ninguno ha sido estadounidense.

Sin embargo, el liderazgo de Estados Unidos es inobjetable e incuestionable por varias razones: su alianza estratégica con Gran Bretaña y Francia, su capacidad militar y su habilidad de salir siempre bien parado de las contradicciones y las pugnas dentro del bloque de países del capitalismo central.

De ahí que no sea una casualidad que el liderazgo de Estados Unidos en la guerra contra Libia haya encontrado en Gran Bretaña y Francia sus dos entusiastas operadores. De hecho, entre esos tres países hay una convergencia de intereses por controlar el Oriente Medio. Â

De hecho, el imperialismo colectivo del que habla el intelectual Samir Amin para hacer mención a Estados Unidos, Japón y Europa siempre tuvo la intención de constituir un Mercado Común de Medio Oriente para aprovechar los recursos naturales y en el pasado de la bipolaridad hizo alianzas con los gobiernos monárquicos, autocráticos y nada democráticos de la región, así como suministro armas, dinero y entrenamiento a grupos musulmanes anti-comunistas –como Al Qaeda- con el objetivo de neutralizar cualquier intento de expansión de la URSS.

¿Por qué Libia?

En otro artículo publicado en este medio el domingo 20 de marzo se desarrollan más ampliamente las razones, de las que citaremos: primero, Gadafi es imprevisible a pesar de que en los últimos diez años mantuvo una estrecha relación con EE.UU. y varios países europeos; segundo, cuenta con reservas muy grandes de petróleo y agua cuyo ritmo de aprovechamiento por las empresas transnacionales está siempre en dependencia del carácter histriónico del líder libio y, tercero, porque ese país es una puerta de entrada a África, una puerta de ingreso a Europa y un factor de contención de las posiciones más radicales en el mundo árabe.

Confirmando la tesis de que si de los países del capitalismo central dependiera todavía el viejo colonialismo existiría, no hay duda que Francia y Gran Bretaña apuestan a recuperar, sobre nuevas condiciones, su influencia en África, en cuyas tierras existen recursos –como el café y el Cacao- altamente codiciados por los europeos. La única limitante a ese objetivo es Alemania, que también tiene sus propios intereses.

El petróleo libio es más interés de Europa que de Estados Unidos.  Un alto porcentaje de los combustibles que consumen los principales países europeos procede de territorio libio. Estados Unidos también lo necesita, pero por el momento es mucho más importante ser el que modele el famoso proyecto europeo que a estas alturas es una mentira colectiva que no se la creen ni los gobernantes ni la burguesía del Viejo Mundo.

Eso lo percibe Alemania y ahí es donde se debe encontrar la explicación a los momentos de tensión –no antagónica- que ese país tiene con los Estados Unidos.Â

Lo hizo manifiesto en su rechazo a intervenir en Irak y ahora en Libia. Esta claro que no lo hizo por afecto a Hussein y Gadafi, respectivamente, sino por tratar de mantener cierta autonomía ante la influencia estadounidense.

Pero la intervención en Libia, a pesar de las contradicciones inter-imperialistas, sirve para algo más: ayuda a encubrir y desviar la atención de lo que está ocurriendo en otros países árabes, donde a partir de enero fueron escenario de rebeliones populares que han sido neutralizadas y “cooptadas” por los mismos sectores que Estados Unidos ayudó económica y militarmente en el pasado.

Se ha ido Ben Ali en Túnez y Mubarak en Egipto, pero las clases dominantes y los operadores de esos regímenes –principalmente fracciones militares- se mantienen en el control del poder.

Otro dato, no menor, a tener en cuenta y que refuerza el liderazgo de Estados Unidos en la OTAN y su nuevo concepto estratégico es el alcance de los planes operativos. Lo que se aprobó en Lisboa en 2010 está previsto hasta el 2020 y el plan estratégico de la CIA –de la que ya se ha confirmado su activa presencia en Libia- también llega a ese mismo año.

Hay ciertamente mucha tela por cortar. Algunos países árabes –como Túnez y Egipto- enfrentan transiciones controladas que no modificarán sustancialmente las expectativas políticas, sociales y económicas de las más amplias fracciones de la sociedad. Q

uizá Yemen se suma a la lista. Otros, como Bahrein (El reino de dos mares), Arabia Saudita, Marruecos y Jordania seguirán manteniendo regímenes que en nada emulan los valores occidentales acuñador por Obama al momento de justificar la intervención en Libia.

America Latina, ¿fuera de peligro?

¿La aplicación del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN es una amenaza para América Latina? Su importancia está dada a partir del peligro que representa ese rediseño estratégico de la OTAN para los gobiernos progresistas y revolucionarios en el continente, especialmente para Cuba y Venezuela –en primer lugar- y Bolivia –complementariamente.

La visita de Obama a tres países de América Latina en marzo pasado, la gira de Hillary Clinton por otros tantos el año pasado, el golpe de Estado en Honduras contra el presidente legítimo Manuel Zelaya, el intento estadounidense de mostrar a Bolivia y Venezuela como una suerte de “narco-estados”, las agresiones permanentes contra Cuba, la ampliación de sus bases militares en el continente y la activación de la IV Flota son datos de la realidad que no se los puede ignorar.

Hasta ahora, desde la perspectiva de la Doctrina Monrroe, en la que Estados Unidos se asigna una paternidad sobre América Latina y el Caribe, la mayor parte de las campañas de desestabilización de procesos progresistas se han apoyado en fuerzas armadas locales, obviamente con mandos entrenados en la Escuela de las Américas y en grupos paramilitares de corte fascista, aunque también se han dado casos de intervenciones directas de tropas estadounidenses en Guatemala (1954),  República Dominicana (1965), Granada (1983), Panamá (1989) y Haití (1994). Todas con la complicidad de la OEA.

Pero si hay algo que tampoco puede ignorarse, es el papel que Estados Unidos ha decidido darle a Colombia en la aplicación de su estrategia global, aplicada ya sea desde el Pentágono o su brazo multinacional, la OTAN. En 2008, a iniciativa estadounidense y con la fachada de España, el presidente Alvaro Uribe logró que el estado colombiano participara a través de sus fuerzas armadas –las mejores equipadas en América Latina- en las operaciones de la Alianza Atlántica en Afganistán.

La participación de Colombia en la OTAN en calidad de observador se mantiene, pero la figura es más o menos similar a lo que ocurrió con muchos de los países del Mediterráneo, no considerados formalmente dentro de la lista de potenciales miembros.

En 1994, desaparecido el bloque socialista, se invitó a varios países de esa parte del mundo (Israel, Egipto, Marruecos, Túnez y Mauritania) y en 2004, en la Cumbre de Estambul, se establecieron acuerdos para garantizar la seguridad y la estabilidad regionales. Es decir, no sería una exageración que a partir del nuevo Concepto Estratégico –intervenir en cualquier parte del mundo y por el motivo que sea-, la OTAN vaya oficializando la incorporación colombiana y de otros países afines a los intereses imperiales en la región.

De todas las amenazas que la Alianza Atlántica identificó para la “civilización occidental” y que justificaría su intervención: proliferación de misiles balísticos y armas nucleares y de destrucción masiva, el terrorismo, los ataques a las vías de comunicación, los ciberataques y la inestabilidad o los conflictos más allá de las fronteras de la OTAN, la última es la que podría invocarse para intervenir en América Latina. Â

La historia no es nueva. Los Estados Unidos ya pretendieron en 1961 montar una cabeza de playa en Bahía de Cochinos que justificara su intervención, pero no contaban que el plan sería derrotado en menos de las 72 horas que Fidel Castro estableció como máximo para evitar la invasión imperial.

Otra rápida derrota, con distintas características, sufrió Estados Unidos en agosto-septiembre de 2008 en Bolivia, cuando se pretendía generar un conflicto que dividiera el país y allanara la presencia de las fuerzas de paz de la ONU.

A la cabeza de la operación estaba Philiph Golberg, un experto en temas militares que operó en la división de Yugoslavia y que ahora es responsable de una unidad de inteligencia en el Departamento de Estado.

Lo nuevo es que las injerencias estadounidenses estarán camufladas en las banderas de la OTAN y en la plena subordinación de la ONU, como ocurre ahora en el caso libio, donde el Consejo de Seguridad tomó una decisión que viola su propia norma interna y en la que las tropas militares actúan, no bajo bandera de las Naciones Unidas, sino de la Alianza Atlántica.

Hugo Moldiz Mercado (*) Abogado boliviano, comunicador, docente universitario, investigador, máster en Relaciones Internacionales y corresponsal de agencias internacionales de noticias.

9 abril, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, CRIMENES EEUU, DENUNCIA | , , | Deja un comentario

Salarios y productividad, una boda casi imposible

Salarios y productividad, una boda casi imposible

El 9% de los asalariados españoles tiene cláusulas de retribución variable – Alemania y el Banco de España apoyan vincular el sueldo al rendimiento, pero la complicación está en cómo medirlo

MANUEL V. GÓMEZ 09/04/2011

  • Cada enero, Microsoft fija unos objetivos a sus 680 empleados en España.

Si los cumplen, el bolsillo de estos trabajadores lo notará. Y mucho. En algunos casos, el salario puede aumentar un 60% el mínimo pactado al entrar en la compañía. Para definir estos objetivos la filial del gigante informático toma dos criterios. “A cada persona se le adjudica una cifra de negocio”, explica Esther Bravo Sánchez, la gerente de Recursos Humanos. El otro está en función de que el trabajador haga mejor o peor su trabajo. “Vender con calidad y satisfacción del cliente”, le llama Bravo.

  • Esa política obligaría a subir salarios después de recortar empleos

Sindicatos y CEOE ya debatían hace 30 años cómo lanzar la productividad

Microsoft paga a sus empleados una parte variable entre el 10% y el 60%

Iberdrola fija las ganancias y evalúa el desempeño de sus trabajadores

Alemania negocia las retribuciones por sectores y regiones

El retraso y la falta de fiabilidad estadística es un obstáculo grave

Facturación y calidad son los dos criterios que utiliza Microsoft para vincular la productividad de sus empleados a los salarios.

Y esto último, concretamente, ha sido la exigencia de la canciller alemana, Angela Merkel, y que ha puesto de moda un concepto, la productividad.

Concepto que a la hora de trasladarse a las negociaciones entre trabajadores y empresarios para fijar los sueldos presenta más de un problema: las deficientes estadísticas, la evolución a contracorriente del ciclo económico, el peso de las pymes, la gran destrucción de puestos de trabajo…

Si se vincularan sin más los salarios y la productividad, habría que elevar sueldos justo cuando la crisis hace caer el empleo.

Es por ello, que muchos de los expertos que hablan de la productividad a diario coinciden al calificarla: “escurridiza”, “compleja” o, incluso, como llegó a decir el portavoz económico del Partido Popular, Álvaro Nadal, “un divertimento para economistas y estadísticos”.

Pero esto no desanima a viejos partidarios de la reclamación alemana, como el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Ya en el primer gran acuerdo sociolaboral que la patronal CEOE, UGT y USO firmaron en 1980 se pedía tener en cuenta la productividad para negociar los sueldos.

Pero más de tres décadas después, la estadística demuestra que en España Microsoft es un contraejemplo.

A finales de 2010, solo el 27% de los trabajadores con convenio tenía alguna cláusula que contemplaba la productividad, un porcentaje que disminuye hasta el 9% si se toma el conjunto de los asalariados.

Y en 2009, apenas un 4% de los españoles veía como su sueldo aumentaba o disminuía en función del volumen de producción o ventas, según la Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo.

La definición canónica de productividad afirma que es una variable económica que relaciona la cantidad de bienes y servicios producidos con la cantidad de recursos utilizados.

Mejorar ese cociente es fundamental para que una economía avance, sea competitiva y cree empleo. “Se trata de obtener más con menos recursos”, resume llanamente el exministro socialista de Administraciones Públicas Jordi Sevilla.

A continuación, el ahora profesor del IE Business School se lanza a enumerar las formas que hay de calcularla: la que sale de dividir el producto interior bruto entre el total de trabajadores, la que se calcula en base a las horas trabajadas o la más real de todas, la que tiene en cuenta todos los recursos empleados para producir (el trabajo, la tecnología, la formación, la capacidad de gestión empresarial, la inversión…).

Para Miguel Ángel García, jefe del servicio de Estudios de Comisiones Obreras, está claro: la última. “Es la real”, sentencia el también profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, “pero esa en España no existe, no se calcula. No hay una en la que se vea la aportación de todos los factores. La que hay es deficiente: producto por hora trabajada”.

“Ya es suficientemente complejo hablar de productividad en el trabajo, como para tener en cuenta más factores”, tercia Ángel Laborda, director del panel de coyuntura de Funcas, el servicio de estudios de las cajas de ahorro.

También el catedrático de Economía alemán, Juergen Donges, director del Instituto de Política Económica de la Universidad de Colonia, apunta en esa dirección. “Me refiero solo a la del trabajo. Es suficiente”, explica quien fuera asesor económico de los cancilleres Helmut Kohl y Gerard Schröder.

Donges, como el Banco de España y varios organismos internacionales, carga contra la fórmula española más extendida de negociación de salarios.

En ella se tiene en cuenta la inflación prevista (normalmente el 2%) y la evolución de la productividad, más una cláusula de salvaguarda para evitar la pérdida de poder adquisitivo si los precios suben más de lo pensado.

A continuación, pone como ejemplo a Alemania y su modelo de negociación de sueldos. En la gran potencia económica europea, sindicatos y patronal negocian anualmente en cada región y en cada sector la evolución salarial con tres variables sobre la mesa: precios, productividad y beneficios. No se pacta empresa a empresa. Solo Volkswagen lo hace.

Pero este modelo en España tropieza ahora con obstáculos desde la propia base, la calidad de la información y las estadísticas. “Es bastante difícil convertir la productividad en referencia”, sentencia Ángel Laborda, director del panel de coyuntura de Funcas.

“¿Cómo calcularla según los niveles de convenios? ¿Cómo lo mides, por provincias? ¿Por sectores?”, se interroga.

Laborda no está solo en esta tesis. “El retraso y la fiabilidad

[de la contabilidad nacional, la base de donde se extrae la evolución de la productividad] son dos elementos a tener en cuenta para actualizar los salarios con la productividad. Se publica con mucho retraso.

Y cuanto más se baja al detalle -sectores, ramas, provincias- más fiabilidad se pierde”, abunda José Ignacio Pérez Infante, de la Comisión Consultiva de Convenios Colectivos.

Más allá de los importantes problemas estadísticos hay otro, el poco entusiasmo sindical y empresarial por ello. Lo han demostrado en las conversaciones para reformar la negociación colectiva que se desarrollan estos días.

Cada vez que se les pregunta por el asunto blanden el modelo que ha imperado en España en los últimos años, en el que la productividad es una variable más. No obstante, ambas partes también recuerdan la dificultad de llevar a las empresas la reclamación de Merkel y Fernández Ordóñez y lo perjudicial que sería hacerlo inmediatamente.

Sevilla explica el motivo. En España la productividad se comporta al contrario que en Alemania, Francia o la gran mayoría de países desarrollados.

Crece, y mucho, en épocas de crisis por la gran destrucción de empleo y la menor caída de la economía; y, en el mejor de los casos, se frena, si no cae, en épocas de expansión.

De ahí que en España vincular salarios y productividad sin más y de forma inmediata traería un problema mayor para las empresas que el modelo actual, en el que hay una estrecha relación con los precios.

Por ejemplo, en 2009, la economía cayó un 3% y el empleo un 6,9%. Esto disparó la productividad, que creció en España un 2,7%, según la OCDE, (un 3,1%, según el INE). Si la referencia hubiera sido esta, en lugar de los precios (0,8%), el aumento de salarios en lo peor de la crisis hubiera sido mayor de lo que fue finalmente ese año, 2,2%.

A esta tesis se ha sumado el abogado laboralista, Íñigo Sagardoy, asesor de grandes empresas, que reclamó una fórmula mixta, porque ligar “totalmente los sueldos a la productividad podría producir la paradoja de que las subidas salariales superen al IPC”. Sagardoy, como Nadal (PP), sugirió indicadores alternativos como la tasa de paro por sectores.

A la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), no le convence el argumento de la productividad contracíclica.

Uno de sus investigadores, Florentino Felgueroso, habla de seguir el ejemplo de Microsoft o Iberdrola. “La productividad es algo propio de cada empresa”, explica. No obstante, a la hora de explicar cómo llevar a la realidad de los centros de trabajo esta frase describe un modelo que se parece mucho al alemán. “En España la negociación es sectorial, pero eso no llega a las empresas”, explica.

Es decir, negociación en los sectores, si bien advierte de que los convenios sectoriales “son asfixiantes”.

En su opinión, la reforma de la negociación colectiva que estos días tratan de acordar patronal y sindicatos debería permitir un margen para que las empresas pudieran adaptar sus retribuciones a su productividad.

Para Felgueroso, un buen ejemplo de convenio es el del sector químico, al fijar abanicos salariales que permiten a las empresas ajustarse a ellos según sus circunstancias. Por el contrario, el de la construcción presenta rigidez y no permite un sueldo mayor si lo pactan empresa y trabajadores.

Microsoft dio con la fórmula hace ya una década. “Cuando entras en la compañía, negocias cuál es tu fijo”, explica Pérez Bravo, de Recursos Humanos. Luego el sueldo puede variar entre un 10% y un 60%, en función del puesto de trabajo. Ya que la facturación es clave, para los vendedores la parte variable es mayor.

Iberdrola recoge en el convenio colectivo, no individual como Microsoft, el cálculo detallado de la productividad: evaluación de la calidad del trabajo, evolución de los beneficios netos y la formación en prevención de riesgos laborales. En función del resultado, la empresa calcula la retribución variable del trabajador.

Pero a pesar de estos ejemplos, no parece sencillo a tenor de las estadísticas, de las palabras del dueño de Mango y presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Isak Andic – “cada empresa o cada sector es muy distinto” y esto requiere mucho debate- o de lo que explica el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Salamanca Rafael Muñoz de Bustillo. “Calcular la productividad [agregada de la economía] no es fácil, pero es más sencillo que en una empresa donde tienen que negociar sindicatos y empresarios.

Por ejemplo, hace falta información. ¿Quién tiene esa información? ¿Cuál es el incentivo a dar esa información? El segundo problema es si se calcula en el conjunto de la compañía o trabajador por trabajador, esto en una producción en cadena es casi imposible. Además, ¿en las pequeñas y medianas empresas cómo se hace?”, se interroga.

Con esta última pregunta, Muñoz de Bustillo apunta al gran peso de las pymes, que suponen la mayoría del tejido empresarial español y emplean a más de la mitad de los trabajadores. Él mismo señala la dificultad de calcular la productividad de forma individualizada en estas empresas. “¿Se puede hacer? Tal vez, pero ¿cuál es el coste?”

Pese a estos problemas Sevilla no tira la toalla: “Hay que encontrar índices descentralizados”. Pero añade otro problema: “¿Cómo se mide en hospitales, universidades o el sector público?”. Por ejemplo, ¿cuándo es más productivo un maestro? ¿Si tiene más alumnos en su clase o si estos tienen mejores notas?

A mitad de este mes acaba el plazo para que sindicatos y empresarios pacten la negociación colectiva, la productividad tendrá su capítulo, pero probablemente no evitará que el debate perdure. ¿Otras tres décadas?

9 abril, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA | , | Deja un comentario

El euríbor se dispara y firma el fin de las hipotecas baratas

El euríbor se dispara y firma el fin de las hipotecas baratas

La media en abril alcanza el 2,032%, nivel que no se superaba desde febrero de 2009. La subida incrementará el coste medio de los préstamos para vivienda en 59,8 euros al mes

ANA FLORES MADRID 08/04/2011 23:55 Actualizado: 08/04/2011 23:55

 

Escaparate de una agencia inmobiliaria en Madrid. bloomberg

Escaparate de una agencia inmobiliaria en Madrid. bloombergANA FLORES

Obedientes y leales con el Banco Central Europeo (BCE), que lleva tantos meses financiándolos barato y sin límite, los 42 bancos que deciden cada día qué precio le ponen al dinero a través del euríbor, incrementaron ayer de nuevo este índice, principal referencia de las hipotecas en países como España.

Ya está en el 2,057%. La media mensual de abril, en el 2,032%, es la más alta desde febrero de 2009.

Y parece que esto no para. Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, ha dicho que le asusta la inflación y, aunque la escalada de los precios se deba claramente al petróleo, los bancos se han puesto a hacer lo que les han mandado: ahuyentar el consumo y la inversión.

Frenar la demanda para que no suban los precios.

De momento, con la media actual del euríbor, los hogares que revisen sus hipotecas en mayo en base al dato de abril tendrán que dejar de contar con 59,8 euros cada mes de media para ahorrar o consumir, 717,6 euros menos al año (calculados en base a una hipoteca de 150.000 euros a pagar en 26 años con un diferencial sobre euríbor de 0,50 puntos).

Para los créditos que revisen cada seis meses y a los que toque en mayo, supondrá pagar 58,5 euros más al mes.

Rato alerta de la apreciación del euro y Solbes insta a tomar más medidas

Es el precio de la brusca senda alcista que emprendió el euríbor desde que, el pasado 3 de marzo, Trichet anunció con una claridad inusual que se disponía a subir los tipos por primera vez desde julio de 2008 (el anuncio provocó que el euríbor subiese 0,144 puntos en un solo día).

Para los hogares que revisen en la segunda mitad del año puede ser peor, porque el mercado se cree ya una nueva subida en junio y quizás incluso una tercera que podría situar el euríbor entre el 2,5% y el 3%.

Ayer, un día después de que Trichet anunciase que la autoridad monetaria subía el tipo de interés oficial hasta el 1,25%, como si viese un cambio en el ciclo económico que nadie más ve, el euríbor tuvo la mayor subida de la semana.

Trichet volvió al mensaje oscurantista que lleva a los analistas a buscar un código secreto en el que la situación “acomodaticia” se interpreta como advertencia de nuevas subidas. El comportamiento que tuvo el jueves y ayer el euríbor confirmaría la traducción.

También la cotización del euro, que ayer ya alcanzaba los 1,44 dólares, un tipo de cambio que no se veía desde enero de 2010. Santiago Carbó, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada, cree que la divisa europea “puede llegar a superar los 1,50 dólares” si el BCE sube otro medio punto los tipos, porque “ni la Reserva Federal (Fed, banco central de EEUU) ni el Banco de Inglaterra van a seguir el movimiento del BCE”.

Esto afectará a las exportaciones de la zona del euro y por tanto a las españolas, así como al sector turístico.

Krugman ve la subida de tipos un favor a Alemania en contra de España

Sobre este efecto de apreciación del euro alertó ayer desde Santa Cruz de Tenerife, donde daba una conferencia, el presidente de Bankia y ex- ministro de Economía con el PP, Rodrigo Rato, para quien “la ortodoxia está muy bien, pero hay que tener un ojo puesto en el valor de las monedas, porque también son un instrumento de política monetaria”, informa Efe.

El también exministro de Economía Pedro Solbes, por su parte, comentó que la decisión del BCE “no es la medida ni el tiempo óptimo para España”, por lo que augura que el país tendrá que “ajustarse con otras medidas”, informa Ep.

La crítica de Krugman

El Nobel de Economía Paul Krugman opinó ayer en su blog de The New York Times que “los mismos argumentos que aconsejan continuar con la estrategia del dinero fácil a la Fed, son aplicables al BCE.

Lo que ha hecho este no tiene sentido”, añadió: “Elevar los tipos incluso cuando sabe que el repunte de la inflación es probable que sea temporal”, por deberse a conflictos en el norte de África y al desastre natural de Japón. La solución del ajuste de precios, continúa Krugman, debe lograrse “elevando los salarios en Alemania en lugar de bajarlos en España”.

Lo que indica el BCE con su movimiento, añade, “es que en Alemania no se tolerará ninguna inflación, colocando el coste del ajuste a través de la deflación en los países de la periferia”. El café para todos que se temía fuese la zona del euro, “se ha transformado en café solo y exclusivamente para Alemania.

Es una dolorosa y larga receta para la periferia que aumenta la posibilidad de ruptura del euro”.

9 abril, 2011 Posted by | ECONOMIA, NOTICIAS | | Deja un comentario

Estadísticas alucinógenas .

Estadísticas alucinógenas .

Escrito por: loisdmuras el 27 Ago 2010 – URL Permanente

 

La crisis de USA, simple y con humor (video)


http://www.weblog-lab.com/la-crisis-de-usa-simple-y-con-humor-video/

…………………………………..

24-08-2010

Estadísticas económicas falaces en EE.UU.

Mientras los economistas mienten, la economía se muere

Paul Craig Roberts

Global Research

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

El 17 de agosto, Bloomberg informó sobre una publicación del gobierno de EE.UU. diciendo que la producción industrial aumentó el doble de lo pronosticado, en un 1%. Bloomberg lo interpretó como si significara que “el aumento en la inversión en los negocios está impulsando los aumentos en la producción, la que representa un 11% de la mayor economía del mundo”.

El mercado bursátil aumentó.

Veámoslo a través del prisma del estadístico John Williams de shadowstats.com.

Williams informa de que “el impulsor primordial de un aumento mensual de 1% en la producción industrial desestacionalizada en julio” fueron “factores estacionales distorsionados” causados por “las pautas irregulares en la producción de coches en EE.UU. en los últimos dos años”. La producción industrial “disminuyó en un 1% antes de los ajustes estacionales”.

Si el gobierno y Bloomberg hubieran anunciado que la producción industrial bajó en un 1% en julio, ¿habría subido 104 puntos el mercado bursátil el 17 de agosto?

Nótese que Bloomberg informa de que la producción industrial representa un 11% de la economía de EE.UU. Recuerdo que la producción industrial representaba un 18% de la economía de EE.UU. La disminución de un 39% se debe a la exportación de puestos de trabajo.

Hay que digerir este hecho. Wall Street y los accionistas y ejecutivos de corporaciones transnacionales han ganado miles de millones de dólares mediante el envío al exterior de un 39% de la manufactura de EE.UU. para aumentar el PIB y el empleo de países extranjeros, como China, mientras empobrecen a su antigua fuerza laboral estadounidense. El Congreso y la profesión económica lo han saludado como “la Nueva Economía”.

Economistas “comprados y pagados” nos dijeron que “la nueva economía” nos enriquecería a todos, y lo mismo hizo la prensa financiera. Estamos mejor, afirmaron, sin las “viejas” industrias y manufacturas, cuya partida destruyó la base tributaria de tantas ciudades y Estados y el sustento de millones de trabajadores estadounidenses.

Los economistas “comprados y pagados” dominaron todos los foros en los medios durante una década. Mientras ellos mentían, la economía de EE.UU. moría.

Ahora volvamos al engaño estadístico. El 17 de agosto la Oficina del Censo informó sobre un pequeño aumento en la construcción de nuevas viviendas en julio. Se orquestó más esperanza. En realidad el “aumento”, como informa John Williams, se debió a una gran revisión hacia abajo de los informes relativos a junio. El “aumento” de julio “habría constituido una contracción” sin la revisión a la baja del “aumento” de junio.

Por lo tanto, la sobreestimación de la construcción en junio no sólo hizo que junio pareciera bueno, sino que la corrección a la baja de la cifra de junio hizo que julio pareciera bueno, porque los inicios se basaron en la cifra corregida de junio. Es probable que la misma manipulación ocurra de nuevo el próximo mes.

Si el gobierno te miente sobre las armas de destrucción masiva de Iraq, las armas nucleares iraníes, y el 11-S, ¿por qué no te va a mentir sobre la economía?

Ahora tenemos la cantidad más alta de todos los tiempos de estadounidenses que reciben cupones alimenticios, unos 40,8 millones, cerca de un 14% de la población. Para el próximo año, el gobierno calcula que la dependencia de cupones alimenticios aumentará a 43 millones de estadounidenses. Por lo tanto el Congreso redujo las prestaciones de cupones alimenticios. Que coman pasteles.

Dondequiera se mire –cupones alimenticios, procedimientos de ejecución hipotecaria, Estados en bancarrota, aumento del desempleo– el mensaje de “su gobierno” a los mansos estadounidenses es el mismo: coman pasteles mientras libramos guerras, por cuenta de Israel, que enriquecen al complejo militar/de seguridad, y mientras rescatamos a banqueros bandidos cuyos ingresos anuales ascienden a decenas de millones de dólares y más.

Es imposible lograr que el gobierno de EE.UU. diga la verdad sobre lo que sea. Si las compañías privadas utilizaran la misma contabilidad que el gobierno de EE.UU., sus ejecutivos serían inculpados, condenados y encarcelados.

“Nuestro gobierno” se dedica a librar guerras para enriquecer al complejo militar/de seguridad y a apoyar la expansión territorial de Israel a costa de recortes en la Seguridad Social y Medicare.

Casi todos los miembros del Congreso, especialmente los republicanos, quieren pagar por guerras insensatas reduciendo la Seguridad Social y Medicare.

Cuando se preocupan por el déficit, usualmente tienen en la mira a la Seguridad Social y a Medicare, los denominados “derechos a la ayuda”.

No hay que ser particularmente inteligente para ver que la reacción de Wall Street y el gobierno al sorprendente déficit presupuestario de EE.UU. no es detener las insensatas guerras y rescates de megamillonarios, sino reducir “los derechos a la ayuda”.

Terminaré este artículo hablando del desempleo. “Nuestro gobierno” nos dice que la tasa de desempleo es de poco menos del 10%, una cifra que habría desbaratado a cualquier gobierno de la Gran Depresión. Pero, una vez más, “nuestro gobierno” está mintiendo. La tasa de desempleo de la que habla es de sólo algo menos de un 10% porque el gobierno de EE.UU., desde el corrupto gobierno de Clinton, ya no toma en cuenta a los estadounidenses que han estado desocupados durante más de un año. Una vez que el desocupado llega a un año y un día, es borrado de los registros de cesantía y ya no se contabiliza como desempleado.

Hay que comparar este hecho con la cifra que se lee en la prensa financiera. Ahora mismo, si se midiera con la metodología de 1980, la tasa de desempleo de EE.UU. sería de cerca de un 22%. Por lo tanto, la tasa de desempleo mencionada oculta más de la mitad de los desempleados.

Y el secretario del Tesoro, Tim Geithner, dio la bienvenida en el New York Times del 2 de agosto a “la recuperación”.

Verdaderamente asombroso.

© Copyright Paul Craig Roberts, Global Research, 2010

EE.UU. se sume en la oscuridad

Paul Krugman

ATTAC España

Las luces se apagan en todo EE.UU., literalmente. La ciudad de Colorado Springs ha copado los titulares con su intento desesperado por ahorrar dinero apagando un tercio de sus farolas, pero están ocurriendo o barajándose cosas similares en todo el país, desde Filadelfia hasta Fresno.

Entretanto, un país que en su día asombró al mundo con sus visionarias inversiones en transportes, desde el canal de Erie hasta el sistema de autopistas interestatales, ahora se halla en un proceso de despavimentado: en varios Estados, los Gobiernos locales están destruyendo carreteras que ya no pueden permitirse mantener y reduciéndolas a grava.

Y una nación que antaño valoraba la educación, que fue una de las primeras en ofrecer escolarización básica a todos sus niños, ahora está haciendo recortes. Los profesores están siendo despedidos y los programas cancelados. En Hawai, hasta el curso escolar se está acortando de manera drástica. Y todo apunta a que en el futuro se producirán todavía más ajustes.

Nos dicen que no tenemos elección, que las funciones gubernamentales básicas -servicios esenciales que se han proporcionado durante generaciones- ya no son viables. Y es cierto que los Gobiernos estatales y locales, duramente azotados por la recesión, están faltos de fondos. Pero no lo estarían tanto si sus políticos estuvieran dispuestos a considerar al menos algunas subidas de impuestos.

Y en el Gobierno federal, que puede vender bonos a largo plazo protegidos contra la inflación con un tipo de interés de sólo el 1,04%, no escasea el dinero en absoluto. Podría y debería ofrecer ayuda a los Gobiernos locales y proteger el futuro de nuestras infraestructuras y de nuestros hijos.

Pero Washington está prestando ayuda con cuentagotas, y hasta eso lo hace a regañadientes. Debemos dar prioridad a la reducción del déficit, dicen los republicanos y los demócratas centristas. Y luego, casi a renglón seguido, afirman que debemos mantener las subvenciones fiscales para los muy adinerados, lo cual tendrá un coste presupuestario de 700.000 millones de dólares durante la próxima década.

En la práctica, buena parte de nuestra clase política está demostrando cuáles son sus prioridades: cuando se les da a elegir entre pedir que el 2% de los estadounidenses más acaudalados vuelvan a pagar los mismos impuestos que durante la expansión de la era Clinton o permitir que se derrumben los cimientos de la nación -de manera literal en el caso de las carreteras y figurada en el de la educación-, se decantan por esto último.

Es una decisión desastrosa tanto a corto como a largo plazo. A corto plazo, esos recortes estatales y locales suponen un pesado lastre para la economía y perpetúan el desempleo, que es devastadoramente elevado.

Es crucial tener en mente a los Gobiernos estatal y local cuando oímos a la gente despotricar sobre el desbocado gasto público durante la presidencia de Obama. Sí, el Gobierno federal estadounidense gasta más, aunque no tanto como cabría pensar. Pero los Gobiernos estatales y locales están haciendo recortes. Y si los sumamos, resulta que los únicos incrementos relevantes en el gasto público han sido en programas de protección social, como el seguro por desempleo, cuyos costes se han disparado por culpa de la gravedad de la crisis económica.

Es decir que, a pesar de lo que dicen sobre el fracaso del estímulo, si observamos el gasto gubernamental en su conjunto, apenas vemos estímulo alguno. Y ahora que el gasto federal se reduce, a la vez que continúan los grandes recortes de gastos estatales y locales, vamos marcha atrás.

Pero, ¿no es también una forma de estímulo el mantener bajos los impuestos para los ricos? No como para notarlo. Cuando salvamos el puesto de trabajo de un profesor, eso ayuda al empleo sin lugar a dudas; cuando, por el contrario, damos más dinero a los multimillonarios, es muy posible que la mayor parte de ese dinero quede inmovilizado.

¿Y qué hay del futuro de la economía? Todo lo que sabemos acerca del crecimiento económico dice que una población culta y una infraestructura de alta calidad son cruciales para el crecimiento. Las naciones emergentes están realizando enormes esfuerzos por mejorar sus carreteras, puertos y colegios. Sin embargo, en Estados Unidos estamos reculando.

¿Cómo hemos llegado a este punto? Es la consecuencia lógica de tres décadas de retórica antigubernamental, una retórica que ha convencido a numerosos votantes de que un dólar recaudado en concepto de impuestos es siempre un dólar malgastado, que el sector público es incapaz de hacer algo bien.

La campaña contra el Gobierno siempre se ha planteado como una oposición al despilfarro y el fraude, a los cheques enviados a reinas de la Seguridad Social que conducen lujosos Cadillac y a grandes ejércitos de burócratas que mueven inútilmente documentos de un lado a otro. Pero eso, cómo no, son mitos; nunca ha habido ni de lejos tanto despilfarro y fraude como aseguraba la derecha. Y ahora que la campaña empieza a dar frutos, vemos lo que había realmente en la línea de fuego: servicios que todo el mundo, excepto los muy ricos, necesita, unos servicios que debe proporcionar el Gobierno o nadie lo hará, como el alumbrado de las calles, unas carreteras transitables y una escolarización decente para toda la ciudadanía.

Por tanto, el resultado final de la prolongada campaña contra el Gobierno es que hemos dado un giro desastrosamente equivocado. Ahora, EE UU transita por una carretera a oscuras y sin asfaltar que no conduce a ninguna parte.

Fuente: http://www.attac.es/ee-uu-se-sume-en-la-oscuridad/

——

La invasión de Irak y los siete años de ocupación han costado a EEUU la friolera de 784.000 millones de dólares (más que la guerra de Vietnam) sólo en costes de combate (el total se estima en tres billones de dólares). Sumen a eso los costes de otra guerra perdida, la de Afganistán, con 320.000 millones, de momento.

No es de extrañar que, según los datos que dio la Oficina de Presupuesto del Congreso el pasado 19 de agosto, el déficit presupuestario federal de Estados Unidos superará este año los 1,3 billones de dólares, lo que significará el segundo mayor déficit en 65 años. Basta sumar y echar cuentas, y se comprueba la principal causa de ese déficit. Como para no salir por patas.

Pero el coste de la agresión a Irak es mucho más que dinero: 4.414 militares norteamericanos muertos en combate, 31.8797 heridos, 1.135 amputados. Y un Irak que tardará siglos en recuperarse. No deja de ser llamativo que el coste de la guerra haya sido de 2.435 dólares por ciudadano estadounidense y, en cambio, para cada niño, mujer y hombre iraquí suponga 25.828 dólares de media.

Todo ello para dejar a Irak convertido, en la práctica, en un cuasi protectorado de su peor enemigo en Oriente Medio. La influencia de Irán, a través de la mayoría chiíta y del propio gobierno títere, se ha vuelto un problema de difícil solución para EEUU. Y en el norte del país, la independencia de facto del Kurdistán iraquí no hace sino enturbiar las relaciones con su otrora principalísimo aliado Turquía.

 

9 abril, 2011 Posted by | ECONOMIA, EEUU, NOTICIAS | | Deja un comentario