cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

LIBIA ULTIMA HORA 18 ABRIL 2011

Hay que parar la guerra libia

William R. Polk  – 17/04/2011

Si Occidente armara a los rebeldes Gadafi libraría una guerra de guerrillas con un precio enorme para los libios

¿Qué clase de gobernante ha sido  Gadafi?

El presidente estadounidense Ronald Reagan, en expresión inolvidable, calificó a Gadafi de “perro loco de África”.

Su implicación en el atentado contra un club nocturno en Berlín y, sobre todo, contra el avión de la Pan American que estalló sobre suelo de Escocia fueron enérgica y legítimamente condenados.

De todos modos, tampoco puede decirse que Gadafi inventara el terrorismo.

La CIA intentó asesinar a Nasser, asesinó a Lumumba, derribó gobiernos y estuvo mezclada en diversas operaciones de información tendenciosa, de hecho propaganda maliciosa.

Como dijo el presidente Ronald Reagan, quería que Gadafi “se fuera a la cama todas las noches pensando en lo que podríamos hacer nosotros”.

En realidad, muchos gobiernos llevan a cabo campañas de propaganda maliciosa, componendas y acciones violentas ocultas.

El MI6 británico y el KGB soviético se sumaron – de hecho prácticamente lo inventaron-a este juego peligroso.

Y tuvieron numerosos seguidores. … entre ellos como discípulo aventajado el Mossad.

Estados Unidos busca un país de asilo para Gadafi

El dictador libio es buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya

PÚBLICO WASHINGTON 17/04/2011 20:00 Actualizado: 17/04/2011 21:24

Se busca: tierra de asilo para dictador. Razón: Casa Blanca. La Administración Barack Obama está moviendo todos los hilos de su diplomacia para encontrar un país que acepte acoger a Muamar Gadafi y así acabar lo más pronto posible con la misión militar de la OTAN en Libia, reveló The New York Times.

No es una tarea fácil, porque el dictador libio es buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya por el atentado de Lockerbie de 1988 y las atrocidades que su régimen está cometiendo contra la población civil desde el inicio del conflicto.

El problema es que muy pocos estados en el mundo no firmaron el Tratado de Roma, que reconoce competencia a la CPI. La mayoría de los no firmantes está en Asia: China, India, Birmania, Kazajistán. Arabia Saudí tampoco lo firmó y acogió al tunecino Ben Alí. En África, muchos países firmaron el tratado, pero no lo ratificaron, como Sudán o Angola. O Estados Unidos.

No se ha informado de ningún país interesado en acoger a Gadafi. “Estamos intentando encontrar el camino más pacífico para organizar la salida, si aparece esa oportunidad”, dijo una fuente estadounidense. Estados Unidos cuenta con el respaldo de Francia y Reino Unido en esta operación.

Los rebeldes comienzan a abandonar Ajdabiya

El Ejército libio frena el avance rebelde hacia el puerto petrolero de Brega.- Seis muertos y 47 heridos en el ataque sobre Misrata

AGENCIAS | Ajdabiya 18/04/2011

Muchos combatientes rebeldes han comenzado a abandonar Ajdabiya después de que las fuerzas de Gadafi hayan recrudecido su ataque contra la ciudad.

Víctimas de la guerra

Civiles libios huyen de Ajdabiya hacia Bengasi, después de los últimos bombardeos de las tropas de Gadafi.- YANNIS BEHRAKIS (REUTERS)

Los reporteros internacionales han dado noticia de colas de camiones saliendo de la ciudad mientras a sus espaldas sonaban las explosiones de la artillería de Gadafi. Se dirigían mayoritariamente hacia Bengasi, unos 120 kilómetros al norte.

La huida se interpreta como el fin de la campaña de Brega, ciudad a 80 kilómetros al oeste de Ajdabiya a cuya conquista los insurgentes se habían lanzado con la esperanza de controlar sus importantes refinerías e impulsar la ofensiva a Trípoli. El ataque de la artillería pesada de Gadafi indica que los hombres del coronel se han acercado a menos de 20 kilómetros del punto desde el que la rebelión lanzaba sus acometidas. Ajdabiya, que llegó a tener 100.000 habitantes, se ha convertido en una ciudad fantasma que ha cambiado de manos distintas veces en las últimas semanas.

A pesar de todo, un retén de rebeldes parece que planea quedarse en la ciudad para venderla cara. Los camiones cargados de armamento siguen llegándoles por la carretera de Bengasi, conscientes de que la ciudad es su estilete en el lado este del país. Por eso también continúan colocando minas anticarro a la salida noreste.

Quejas contra la OTAN

Los rebeldes, dotados apenas de armamento moderno, se han quejado con acritud de la falta de apoyos de la OTAN. Bloqueados durante semanas en los alrededores de la ciudad, en su momento habían logrado llegar hasta las afueras de Brega aprovechando el apoyo aéreo de la Alianza. Cuando se cumple un mes de la aprobación por el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución que autoriza el uso de la fuerza en Libia para proteger a los civiles, los insurgentes son incapaces de mantener las posiciones ganadas sin las acciones aéreas y el armamento de la coalición internacional.

El primer ministro británico, David Cameron, opinó ayer que los términos de la resolución suponen una “restricción” para la coalición internacional, y reiteró que no habrá intervención terrestre. Esta semana, Cameron, junto con los presidentes de EE UU, Barack Obama, y Francia, Nicolas Sarkozy, expresaron en un artículo conjunto publicado en cuatro diarios que las operaciones deben continuar para acelerar la salida del dictador y permitir una transición democrática.

Ataques sobre Misrata

Mientras, continúa el cruel asedio sobre Misrata, donde se acusa a los militares de Gadafi de emplear bombas de racimo, al parecer de fabricación española.

Seis personas murieron y 47 resultaron heridas ayer en la ciudad, el único bastión rebelde al oeste, donde el régimen intenta impedir la salida de refugiados por mar tras un asedio de casi dos meses.

La población, atrapada entre los combates, que se cree que han causado cientos de muertos, con cada vez menos comida, esperan la oportunidad de huir en uno de los barcos que evacuan a las víctimas.

Las fuerzas de Gadafi suelen perpetrar sus ataques a primera hora de la mañana y al comienzo de la noche y se ocultan durante el resto del día para evitar a los aviones de la OTAN, según residentes de la ciudad. Los líderes rebeldes advierten a la comunidad internacional que Misrata va a vivir “una verdadera masacre” si los aliados no actúan con mayor determinación.

VALORADOS EN UNOS 6.000 MILLONES DE EUROS

Alemania defiende usar los fondos congelados a Gadafi para ayudar a la población

  • BERLÍN, 17 Abr. (Reuters/EP) –
El ministro de Economía de Alemania, Rainer Bruederle, ha propuesto que los fondos del régimen libio congelados en el país, valorados en unos 6.000 millones de euros, sean utilizados para financiar las necesidades humanitarias del pueblo libio.

“Naciones Unidas puede utilizarlo para pagar las suministros de ayuda humanitaria que alivien el sufrimiento de la población en toda Libia”, señala Bruederle en un documento oficial al que ha tenido acceso el semanario alemán ‘Der Spiegel’.

Bruederle considera que las naciones solas no pueden devolver directamente los fondos congelados de Gadafi a la población por motivos legales y quiere que sea la Unión Europea la que decida cómo transferir a una cuenta tutelada por la ONU todos los activos congelados a Gadafi en Europa.

Los bancos extranjeros han congelado 120 millones de dólares (unos 83 millones de euros) a Gadafi y su entorno, según ha reconocido el propio Gobierno libio. No obstante, el país cuenta todavía con reservas en forma de oro y de otros activos.

Gadafi, el último emperador romano

El régimen del déspota libio presenta varias similitudes con el imperio de Lucio Septimio Severo, que nació y gobernó en el país árabe

MAYTE CARRASCO ENVIADA ESPECIAL 18/04/2011 07:00

Vista de lo que era el mercado de la ciudad romana de Leptis Magna, en el noroeste de la actual Libia. -

Vista de lo que era el mercado de la ciudad romana de Leptis Magna, en el noroeste de la actual Libia. -JOSEPH EID / AFP

  • Las ruinas de Leptis Magna se atisban a lo lejos, tras el arco de la Victoria y bajo un cielo limpio salpicado de nubes bajas.

De fondo se oye el sonido de los cazas de la OTAN, sobrevolando Misurata, a 90 kilómetros.

El azul del mar Mediterráneo baña la llamada Roma de África, de incalculable valor histórico y ahora desierta de turistas.

Es la villa natal del Gadafi romano, Lucio Septimio Severo, el único emperador (193-211) romano nacido en Libia, conocido por su carácter dictatorial y al que se le reconocía por esa túnica similar a la que viste el coronel en sus excéntricas apariciones.

Las similitudes entre los dos líderes libios son sorprendentes. El emperador ejecutó a docenas de senadores bajo acusaciones de corrupción y conspiración, creó un círculo de fieles y su propia guardia personal. Llegó al poder tras participar en una rebelión y fundó una dinastía que perpetuaron sus hijos, Caracalla y Geta. El objetivo de Muamar Gadafi es asegurar la sucesión con su hijo Saif al Islam.

Las ruinas de Leptis Magna son lo que queda de la llamada Roma de África

“La caída del Imperio romano y un fuerte terremoto acabaron con la historia de Leptis Magna”, explica el guía turístico. La pregunta contemporánea es cómo y cuándo se derrumbará el imperio de Gadafi y sus acólitos, atrincherados en Bab al Aziziya, el complejo residencial del líder libio en Trípoli. “Es cuestión de tiempo, el régimen se colapsará desde dentro. Cada vez son menos los apoyos, se nota en el ambiente”, asegura Muhamed, que estudió en el extranjero, pero que es ahora camarero en un restaurante.

La vida cotidiana se ha deteriorado para los ciudadanos bajo control del régimen, aunque todavía no han llegado a un punto extremo de ahogo. Las colas en las gasolineras son la única señal de que algo empieza a faltar. En el oeste del país, de Zuara a Misurata, los libios esperan durante horas para conseguir combustible. La única refinería bajo control de Gadafi no produce lo suficiente para el consumo de los habitantes de la zona en la que el verde es un color omnipresente; los controles de las milicias crean atascos en las carreteras y las fotos del dictador forman parte del paisaje en edificios de viviendas, chapas en las solapas, decoración en los coches.

Cada vez son menos los seguidores que salen a la calle en las concentraciones de Bab al Aziziya o en las apariciones del líder. “La gente está asustada. Empieza a acumular en casa dinero en metálico por si cierran los bancos”, dice Jalal, un vendedor de recuerdos, “aunque no confiamos en los del Este, siempre hemos sido muy diferentes”. Es una opinión generalizada en Trípoli, donde no se fían del Consejo Nacional Libio, el autoproclamado Gobierno rebelde en Bengasi. En la opinión de todos ellos influye la propaganda del régimen, que señalan a Al Qaeda como responsable de la revolución. También desconfían de los extranjeros que bombardean la capital.

En Trípoli, el tirano pierde cada vez más respaldo y “la gente está asustada”

Listos para atacar

Un empleado del régimen sufrió un ataque en su casa, donde destrozaron los muebles, señal de una pequeña venganza que hace presagiar malos tiempos para los que están cerca del poder. “Todo está listo para salir a la calle. Sólo nos faltan armas, pero estamos listos para cuando llegue el momento”, asegura un opositor tripolitano que no quiere dar su nombre. Imposible saber cuántos son los que apoyan a Gadafi o cuántos le odian, dado el férreo control que ejerce el régimen sobre la prensa extranjera que no puede moverse con libertad.

En un cartel a la entrada de un hotel pueden verse fotografías de las “víctimas de los cruzados bárbaros”. Lenguaje ancestral utilizado en el siglo XXI por el régimen y que encuentra también similitudes con Septimio Severo, que tuvo que defender en sus últimos años de reinado las fronteras de los ataques de los bárbaros, que ponían en peligro la integridad territorial del Imperio.

¿Acabará el régimen dictatorial de Muamar Gadafi como el del emperador romano? Según los historiadores, Lucio Septimio Severo fue amado por el pueblo hasta el final de sus días.

Pobre Francia: de la grandeza a la ridiculez
Pasaron 43 años, hasta el momento que un presidente galo se arrodilló ante Estados Unidos…
Sergio Rodríguez Gelfenstein | Para Kaos en la Red | Hoy a las 3:02 | 55 lecturas
www.kaosenlared.net/noticia/pobre-francia-grandeza-ridiculez

Nadie podrá dudar que el general Charles de Gaulle fue la figura cimera de la política francesa del siglo XX.

Nadie podrá dudar que siempre se ubicó en la derecha política. Creó la Francia Libre, para además de enfrentar a las fuerzas hitlerianas que ocuparon su país,   fuera una alternativa a los guerrilleros comunistas y socialistas que en la campiña y en las ciudades francesas enfrentaban desde la clandestinidad a la bestia nazi.

Después de la derrota del fascismo y la liberación de Francia enfrentó y derrotó a los candidatos de la izquierda hasta que en 1969 fue vencido en un referéndum, presentó su dimisión y se retiró de la política.

Fue el enterrador de la putrefacta IV y fundador de la V República (cualquier similitud con otros países es pura coincidencia). Pero, ante todo, el general De Gaulle fue un gran patriota, que amaba a su país.

El pensamiento político   de Gaulle en materia internacional se sustentaba en tres aspectos:

  1. La consideración de que la amistad franco alemana debía ser el eje sobre el cual había que construir la Europa del futuro. Esto,   a pesar de la añeja rivalidad entre los dos países   y de que Francia venía saliendo de dos guerras mundiales en las que fue atacada e invadida por el país germano.
  2. La necesidad de evitar que Gran Bretaña fuera la potencia preeminente de Europa. Esto, a pesar que esa había sido, en la recién finalizada guerra, sustento fundamental para su patria ocupada,     lugar donde fundó la “Francia Libre” y en la cual se refugió después de la entrada de las tropas nazis en su país.
  3. La obligación de terminar con la hegemonía de Estados Unidos en los asuntos europeos

De Gaulle fue más allá. En su propuesta de crear la “Europa de las Patrias” expuso su firme oposición a aceptar el monopolio estadounidense para el uso de armas nucleares en el seno de la OTAN y también su firme obstrucción a que Gran Bretaña integrara la Comunidad Económica Europea.

Incluso,   era tan receloso de la hegemonía estadounidense que, posteriormente se propuso convertir en oro, las reservas francesas en dólares.

Pensaba –con razón-   que la seguridad de Europa debía ser responsabilidad de los europeos, no de una potencia extra continental y por ello se propuso fortalecer las fuerzas militares francesas y reducir los vínculos de su país con la OTAN, por ello,   Francia jamás integró el componente militar de la alianza.

De Gaulle no quiso subordinar las Fuerzas Armadas de su país al mando estadounidense. Esto, a pesar que Estados Unidos jugó un papel fundamental en la liberación de Francia de la Alemania de Hitler.

Ningún presidente francés de la V república, de derecha o de izquierda se atrevió a quebrar esa norma que se insertaba en lo que se llamó Doctrina De Gaulle y que se llegó a inscribir en orgullo e identidad del pueblo francés.

Pasaron 43 años, hasta el momento que un presidente galo se arrodilló ante Estados Unidos.   En un discurso pronunciado en la Escuela Militar de París el 11 de marzo de 2009,   Nicolás Sarkozy, informó su decisión.   En un atisbo de su mala conciencia se preguntó “¿Quién puede saber lo que habría hecho hoy De Gaulle?”.

A continuación trató de justificarlo con explicaciones, -más para tranquilizar su conciencia que para explicárselo al humillado pueblo francés-, cuando incluso diputados de su propio partido rechazaron sus argumentos. Aseveró que,   “Francia conservará su independencia” pero terminó   implorando credibilidad al afirmar que “Las Fuerzas Armadas son y seguirán siendo nacionales. No podrán integrarse en ningún Ejército supranacional del que perdamos la responsabilidad. Además, nadie quiere eso”.

Extendió su alegato, “Conservaremos nuestra fuerza nuclear de forma independiente y conservaremos nuestra libertad de opinión a la hora de enviar tropas” y concluyó a la defensiva diciendo que afirmaba “solemnemente que los que aseguran que nuestra independencia se verá mermada, engañan a los franceses”.

El 2 de abril de 2009 se celebró una reunión de la OTAN en las ciudades fronterizas de Kehl (Alemania) y Estrasburgo (Francia), separadas por el Rhin. Allí, Sarkozy oficializó   la petición francesa de reingresar en el mando integrado de la Alianza.

Fue   60 años después de la creación de la OTAN y 43 desde que De Gaulle envió una carta al presidente estadounidense Lyndon Johnson comunicándole que Francia se apartaba del “núcleo duro” de la OTAN, conminándole a que retirara las bases norteamericanas de territorio francés.

A partir de ese momento cual estrella de una película bélica, Sarkozy desató anuncios que alimentaban su necesitado ego mediático:

Francia envió un nuevo batallón con 800 soldados al este de Afganistán, el país asumió la comandancia de la región centro durante un año a partir del verano de 2009, lo que significó un mayor aporte de efectivos a esa “causa”   y se ufanó   de que “llegará el momento de tomar las decisiones necesarias para que Francia tome todo el lugar que le corresponde en las estructuras de la OTAN” .

Hasta cuando llegara este momento, subrayó su determinación de “trabajar de la mano de todos los socios europeos para dar un nuevo impulso a la Europa de la defensa”.   Lo que no dijo es que esa Europa de la defensa de la que hablaba estaría en manos de Estados Unidos, idea contraria a la que el visionario General De Gaulle soñara para su país.

Remató exponiendo su orgullo por la subordinación de Francia a Estados Unidos, al agradecerle a George Bush   “el apoyo vigoroso que acaba de dar a esta iniciativa”. Y en un anunció que hizo remover a De Gaulle en su tumba anunció orondo   que la iniciativa de EEUU de colocar un escudo antimisiles en Europa “contribuye a la seguridad de los aliados”.   Pobre General de Gaulle.

Así las cosas, llegó 2011 y con ello el momento de invadir a Libia.

La película de sometimiento de Francia a la OTAN debía seguir un derrotero diferente para tratar de salvar su honor.

Sarkozy  se propuso jugar el papel más importante, incluso se adelantó a Estados Unidos en los bombardeos a las ciudades libias.

Se reunió con sus cófrades, los mismos que generaban dudas a De Gaulle, Gran Bretaña y Estados Unidos y acordaron   que “la OTAN debería desempeñar un papel clave en la estructura de mando en el futuro”.

Al respecto, el gobierno francés propuso  crear una “dirección política” de la intervención en Libia, sin excluir que las operaciones se apoyen en los medios militares de la OTAN.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, explicó que la iniciativa, “que se concretaría con reuniones de los Estados participantes y la Liga Árabe, partió del presidente Nicolás Sarkozy.

Juppé sostuvo “que la intervención sería ‘breve’, un deseo en el que coincide Francia con Estados Unidos, dijo.

El ministro insistió en que en el caso de Libia ´no habrá intervención en tierra’ porque la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la o nU que abrió la vía a la creación de una zona de exclusión aérea sobre ese país no lo autoriza”.

Aunque Francia quisiera competir con Estados Unidos en cantidad de invasiones simultáneas, el canciller aclaraba que no habría intervención en tierra porque –imaginamos- sus tropas se encontraban ocupadas en la incursión en Costa de Marfil y el genocidio contra ese pueblo, esta vez con el aval y la conducción del Secretario General de Naciones Unidas, Ban ki Moon.

Como toda puesta en escena, esta obra tendría su capítulo final: el ridículo de Francia y su presidente. Ahora, en voz de su ministro de defensa, Gérard Longuet, se escuchó una amarga queja en la Asamblea Nacional de Francia porque el país y el Reino Unido estaban soportando “lo esencial de este esfuerzo, aunque Estados Unidos siga aportando un apoyo de ámbito aéreo indispensable, pero ya no es hoy un apoyo de ataque en tierra, sin el cual no es posible aflojar el cerco que pesa sobre ciudades asediadas como Misrata o Zenten”,

El Canciller de Sarkozy, -en su desesperación- y sin dar más detalles, apeló a que el Secretario General de la OTAN Anders Fogh Rasmussen “cumpla su palabra con hechos”   pues Francia “es el mayor contribuyente a la misión y ha animado a los otros aliados a seguir sumando recursos”.

Con su metro y 67 centímetros Napoleón llevó a Francia a la grandeza y al respeto de las potencias. Con su metro 65, Sarkozy la ha llevado a la ridiculez y a la dimensión de su propia estatura. Pobre Francia.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

Caracas, 15 de abril de 2011.

Francia e Italia enviarán instructores militares para entrenar a separatistas libios

PDF Imprimir E-mail
Sábado, 16 de Abril de 2011 23:13

AVN

Francia e Italia enviarán instructores militares a los grupos separatistas armados que se encuentran en el este de Libia, en otra muestra del avance de las potencias imperiales en el intento de derrocar del poder a Muamar Al Gaddafi.

La información fue suministrada por el presidente del Comité Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdel Jalil, reseñó la agencia Ansa.

El líder de los sublevados señaló que ambos países “aprobaron la idea de enviar instructores militares en el terreno”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de abastecer en armamento a sus milicias, Jalil reconoció que “nuestra cooperación con Italia y Francia ya ha ido más allá de esto”.

“Discutimos acerca de la posibilidad de ayudarnos en el terreno, garantizando asistencia técnica”, expresó el separatista, pero confirmó que “hasta ahora aún no ha llegado nadie”.

Jalili anunció que viajará a Roma el martes próximo, donde se reunirá con el premier italiano, Silvio Berlusconi.

Los insubordinados libios ya fueron reconocidos por varios gobiernos, como el de Francia y Qatar, sumado al entrenamiento que reciben por parte de agentes de la inteligencia estadounidense.

El miércoles pasado, el denominado Grupo de Contacto para tratar la situación en Libia acordó durante una reunión en Doha financiar a los separatistas a través de un fondo fiduciario temporal, donde se utilizará el dinero proveniente de fondos congelados en el exterior al Estado libio.

Mientras tanto, las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otan), sostienen los bombardeos contra el país del norte de África y, al igual que los grupos sublevados, rechazan cualquier mediación pacífica para resolver el conflicto interno de la nación.

Anuncios

18 abril, 2011 - Posted by | libia | ,

1 comentario »

  1. La resolucion 1973 de la ONU con el desenlace de la acción militar de la OTAN, es la apertura del camino hacia la destruccion de Libia como nación.
    Tales son los objetivos de los principales paises que impulsan el desarrollo de la accion militar de agresión al gobierno Libio,y que integran ademas el Consejo de Seguridad de la ONU.

    Topo Seventy ª!!..

    Comentario por Hector | 18 abril, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: