cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

LIBIA.- 19 ABRIL 2011

La OTAN acusa a Gadafi de poner francotiradores en mezquitas

El jefe de la misión de la OTAN en Libia, el teniente general Charles Bouchard, ha acusado este lunes a las fuerzas del mandatario, Muamar Gadafi, de cargar contra la población civil desde las azoteas de las mezquitas en Misrata, escenario de los combates entre tropas gubernamentales y rebeldes.
OTTAWA, 19 (Reuters/EP) El jefe de la misión de la OTAN en Libia, el teniente general Charles Bouchard, ha acusado este lunes a las fuerzas del mandatario, Muamar Gadafi, de cargar contra la población civil desde las azoteas de las mezquitas en Misrata, escenario de los combates entre tropas gubernamentales y rebeldes.
“Las fuerzas del régimen han desplegado a francotiradores sobre las mezquitas, se están escondiendo junto a los hospitales, mantienen sus vehículos armados en las escuelas y, de hecho, se han quitado los uniformes”, ha dicho Bouchard a la televisión estatal de su país natal, Canadá. Bouchard cree que estas tácticas son “deshonestas” e “inmorales”.
Además ha mostrado su preocupación por la situación humanitaria en Misrata.
“Hay sufrimiento, pero puedo asegurarle una cosa: el sufrimiento habría sido mucho mayor si no estuviéramos ahí (…) Los muertos serían miles”, ha dicho en referencia a la coalición internacional.
Misrata, la tercera ciudad más grande de Libia, se encuentra sitiada desde hace siete semanas por el Ejército de Gadafi.
Las víctimas mortales se cuentan por cientos y son al menos mil los heridos registrados. Los rebeldes han asegurado este mismo lunes que las fuerzas gubernamentales emplean bombas de racimo en la ciudad, pese a la prohibición internacional establecida en este sentido.

Una dura guerra en Libia

7 marzo, 2011

El conflicto entre Khadafi y los rebeldes cada vez toma más el aspecto de una guerra convencional, con un frente y armas. La ayuda encubierta a un bando.

 Por David Randall, Brian Brady y
Kim Sengupta *

Desde Londres y Bin Jawwad, Libia

La sangrienta guerra civil continuó ayer en Libia, sin que ninguna de las partes pudiera traspasar el bastión de la otra. Hubo intensos combates y alrededor de 100 muertos en las últimas 24 horas. Mientras se considera públicamente un cierre del espacio aéreo libio, en esferas más secretas de Londres y Washington se prepara una asistencia encubierta para los rebeldes que intentan arrancar del poder a Muammar Khadafi.

Fuentes del gobierno británico reconocieron ayer que iban a mandar a un “grupo de trabajo diplomático” a Libia para hacer contacto con los líderes opositores. Esto se suma al anuncio del viernes, cuando informaron que 600 soldados de Black Watch (el batallón de infantería del Regimiento Real de Escocia) estaban preparados para viajar hacia el país norafricano para brindar asistencia. Pero mientras los políticos hablan únicamente de asistencia humanitaria, por atrás, los expertos se están preparando para ir a ofrecerles a los rebeldes envíos de comida y de carpas.

Se espera que esta semana un grupo de selectos agentes británicos aterrice en Libia con un mandato concreto: hacer contacto con los rebeldes en el bastión opositor de Benghazi. Un ex agente de inteligencia militar declaró anoche: “Está presente el elemento encubierto de la ‘guerra secreta’.

Ayudarán a la oposición, le ofrecerán asistencia militar y les harán saber dónde están las fuerzas del gobierno. Menos sensible pero también encubierto será el trabajo para preparar el terreno para la imposición del cierre del espacio aéreo o para las tareas de ayuda humanitaria”.

Esa asistencia, que probablemente imitarán los Estados Unidos, parece necesaria en lo que amenaza con convertirse en un conflicto prolongado.

Mientras los rebeldes continuaban su avance por el este y lograban capturar dos importantes ciudades que abren la puerta hacia la capital, hubo un enfrentamiento brutal en Zawiya, a menos de 50 kilómetros de los cuarteles de Khadafi.

Ese es un lugar totémico para ambas partes. Ayer no quedaba claro de qué bando estaría la suerte.

Después de la ofensiva del viernes, los hombres de Khadafi tomaron la mayor parte de la ciudad. Los rebeldes tuvieron que retroceder hacia un lugar que por su nombre no presagiaba nada bueno, la Plaza de los Mártires. Una última resistencia, y una posible masacre, estaban por avecinarse

. Con las luces del amanecer, las fuerzas de Khadafi entraron en la ciudad, baleando las construcciones residenciales. El vocero de los rebeldes, Youssef Shagan, dijo: “Hay tanques rodeando la plaza. Cerraron todas las calles. Están usando los tanques y las armas para cubrir a sus soldados”.

Una gruesa humareda negra se desplomaba sobre la ciudad mientras los francotiradores le disparaban a cualquiera que anduviera por la calle.

Una hora y media después, Shagan estaba diciendo que los rebeldes habían logrado contener el ataque de las fuerzas gubernamentales y capturar dos de los tanques. Un testigo le contó a la cadena Al Arabiya que los rebeldes estaban celebrando su victoria en la plaza central.

Después aparecieron los rumores de que las tropas del líder libio estaban preparando una segunda ofensiva.

Como era de esperarse, eso llegó como una venganza y con 20 tanques. Abu Akeel, un residente, relató: “El combate se intensificó y los tanques bombardearon todo a su paso. Bombardearon las casas y ahora están atacando una mezquita en la que hay cientos de personas escondidas.

No podemos rescatar a nadie porque el bombardeo es demasiado intenso”. Según los vecinos, las fuerzas de Khadafi destruyeron edificios y mataron a la gente que estaba adentro. Una vez cumplido el objetivo, dispusieron a los francotiradores en los techos.

Aún antes del segundo ataque, los médicos decían que los muertos habían sido más de 60 en las últimas 24 horas. Otro lugar donde se reportaron considerables pérdidas humanas fue Benghazi. En la que se conoce como la capital de la Libia libre, estalló un depósito de municiones y armas largas. La nómina inicial de muertos era de 26 pero, en realidad, podría duplicarse.

Para los rebeldes hubo mucho mejores noticias desde el este. Un día después de haber tomado el puerto petrolero de Ras Lanuf, los combatientes opositores también se hicieron con Bin Jawwad, una importante guarnición de los militares libios. Fue una conquista pacífica, se hizo sin un solo disparo.

The Independent llegó ayer a Bin Jawwad y descubrió que no estaba bajo control de ninguna de las partes y había sólo un grupo de hombres esperando adelante de un portón.

Habían visto pasar a las tropas de Khadafi y abandonaron su posición previa, Ras Lanuf. Un poco después, los soldados que estaban apostados en un control de seguridad también se dispersaron.

Haber ganado las dos ciudades y haber repelido un ataque de las fuerzas del régimen contra Brega les dio a los rebeldes una ventaja estratégica en la principal ruta costera hacia Trípoli.

Si esto sigue así, estarán pronto en condiciones de ir en socorro de Misurata, una ciudad opositora que está hace casi una semana sitiada por los leales a Khadafi.

Los comandantes rebeldes también dicen que podrán tomar una ruta sureña para intentar aliviar a Zawiya. Pase lo que pase, tendrán que atravesar Sirte, la ciudad natal de Khadafi.

En Ras Lanuf, donde las tropas rebeldes dicen haber derribado un helicóptero gubernamental, los residentes denunciaron que los agentes del régimen ofrecieron a docenas de hombres cerca de 50 mil dólares para sumarse a las milicias.

A ese ofrecimiento le siguió la distribución de armas para aquellos que se alistaron. Mohammed Anaas, un recepcionista que trabaja en el hotel El-Adil, comentó: “Desafortunadamente, la liberación de este lugar ocurrió el viernes, cuando la plata ya se había repartido. Pero los rifles resultaron útiles. Todos los que dijeron que se iban a unir a las milicias usaron las armas que les dieron para dispararles a los hombres de Khadafi”. De ese tipo de guerra se trata.

En el plano político pero desde el bando de los rebeldes, también fue un día agitado. El opositor Consejo Nacional libio celebró ayer su primera reunión oficial para preparar la transición política en el país norafricano. “El Consejo declara que es el único representante para toda Libia”, dijo el ex ministro de Justicia Mustafá Abdel Jalil en una conferencia de prensa en Benghazi.

El ex funcionario fue uno de los primeros en desertar de las filas oficiales y buscó poner su experiencia de gestión al servicio de los opositores.

El Consejo, que está compuesto por 30 miembros y cuya creación fue anunciada el 27 de febrero, encargó a uno de sus miembros, Omar al Hariri, los asuntos militares y a Alí Abdelaziz al Isaui, ex embajador de Libia en India y ex ministro de Economía, los asuntos diplomáticos.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

POR LA AYUDA ARMAMENTÍSTICA A LOS REBELDES

Rusia: Países europeos violan el mandato de la ONU

  • MOSCÚ, 18 Abr. (EUROPA PRESS) –

   El embajador de Rusia ante la OTAN, Dimitri Rogozin, ha denunciado que varios países europeos están violando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia con su ayuda armamentística a los rebeldes sublevados contra el líder libio, Muamar Gadafi.

“Cada vez más y más estados europeos están declarando su apoyo a los rebeldes libios. Pedimos que se interrumpan las violaciones de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, especialmente en lo que se refiere al apartado del embargo de armas a la zona de conflicto”, ha afirmado Rogozin, según las declaraciones recogidas por la agencia de noticias RIA Novosti. “Nadie ha conseguido apagar un fuego con gasolina”, apostilló.

“Al enredarse más y más en la crisis libia, ciertos estados occidentales han empezado a especular sobre la posibilidad de una operación en tierra que probablemente se presentará como una iniciativa para garantizar la seguridad de los convoyes humanitarios”, ha explicado el diplomático ruso.

La Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU autoriza la intervención militar en Libia con el objetivo de proteger a la población civil, pero excluye explícitamente cualquier tipo de intervención de fuerzas de tierra.

EL RÉGIMEN NIEGA BOMBARDEAR A CIVILES

Los rebeldes acusan a las fuerzas de Gadafi de emplear bombas de racimo en Misrata

Foto de la Noticia

Foto: REUTERS

BEIRUT, 18 Abr. (Reuters/EP) –

Un portavoz de los rebeldes, Gemal Salem, ha asegurado este lunes que las fuerzas leales al líder libio, Muamar Gadafi, están empleando munición de racimo para bombardear la ciudad de Misrata. Estos ataques han causado, según los rebeldes, cuatro muertos el lunes y otros 25 el domingo.

“Están utilizando bombas de racimo que liberan más de 21 bombas después de ser disparadas”, ha afirmado Salem, que acusó a los gadafistas de intentar aterrorizar a la población en venganza por sus derrotas.

“Como sus fuerzas están perdiendo sobre el terreno porque los rebeldes están logrando avances en la calle Trípoli y en la parte este les hemos hecho retroceder 10 kilómetros, ahora están atacando zonas civiles para provocar el pánico entre los civiles”, dijo.

El propio Salem ha indicado que las cifras de muertos durante el lunes son aún provisionales. “En el bombardeo de hoy han muerto cuatro civiles y cinco más han resultado heridos. Es una estimación preliminar y creemos que la cifra será mayor”, ha declarado.

Misrata es la única ciudad del oeste del país controlada por los rebeldes y lleva varias semanas bajo el asedio de las fuerzas leales a Gadafi. El régimen gadafista niega sin embargo que estén bombardeando a la población civil y que estén empleando bombas de racimo.

SEGÚN LA TELEVISIÓN ESTATAL

Aviones de la OTAN bombardean Al Aziziya

EL CAIRO, 18 Abr. (Reuters/EP) –
Aviones de combate de la OTAN han bombardeado la localidad de Al Aziziya, al sureste de la capital, según ha informado la cadena de televisión libia Jamahiriya.

La televisión no dio detalles sobre los daños provocados o eventuales vícitmas en el bombardeo, que un protavoz militar precisó se produjo en la zona de Al Hira, 50 kilómetros al suroeste de Trípoli.

IMPORTANTE BASE REBELDE

Las fuerzas de Gadafi atacan con cohetes la ciudad de Ajdabiya

Foto de la Noticia

Foto: REUTERS

AJDABIYAH (LIBIA), 18 Abr. (Reuters/EP) –

Las fuerzas del líder libio, Muamar Gadafi, han atacado con cohetes la ciudad de Ajdabiya, en el este de Libia, que los rebeldes pretenden utilizar como base desde la que avanzar para recuperar el control de Brega, que se encuentra 80 kilómetros al oeste.

Un testigo ha afirmado haber visto cómo una docena de cohetes cayeron cerca de la entrada a la ciudad por el oeste este domingo y un gran número personas huyeron al producirse explosiones en varios lugares.

“Aún hay algunos tíos en la entrada occidental, pero la situación no es muy buena”, ha declarado Wassim el Agouri, un combatiente rebelde voluntario de 25 años que estaba esperando en la entrada oriental. Otro de los sublevados, Ayman Aswey, de 21 años, ha pedido “armas, armas modernas”. “Si las tuviésemos, podríamos avanzar”, ha añadido.

Las calles de Ajdabiya estaban casi desiertas el domingo, y los rebeldes colocaron barricadas hechas con bloques de hormigón, ramas de árboles y cualquier otra cosa que encontraron. “Estamos preparados para una guerra callejera. Tenemos dinamita y granadas”, ha asegurado el combatiente sublevado Emtar el Farjany.

Decenas de combatientes voluntarios y coches civiles en los que viajaban hombres, mujeres y niños recorrieron la costa este domingo desde Adabiya hasta Benghazi –más al este–, donde el pasado 17 de febrero comenzó la revuelta popular contra el régimen de Gadafi, que ya dura 41 años.

A finales de marzo, después de que varios países iniciaran una operación militar en Libia bombardeando las posiciones de Gadafi para proteger a los civiles, los rebeldes consiguieron avanzar varios centenares de kilómetros en dirección a Trípoli, pero no fueron capaces de conservar el territorio que tomaron y se vieron obligados a retroceder hasta Ajdabiya.

Libia y el mundo del petróleo

Lo que Occidente busca es lo que Bush anunció: el control o al menos clientes dignos de confianza y, en el caso de Libia, el acceso a enormes áreas inexploradas que esperan sean ricas en petróleo.
Noam Chomsky | La Jornada | 18-4-2011 a las 14:42 | 507 lecturas | 4 comentarios
www.kaosenlared.net/noticia/libia-y-el-mundo-del-petroleo-1

Libia es un Estado rico en petróleo dirigido por un dictador brutal que, no obstante, es poco confiable: un cliente digno de confianza sería preferible por mucho. Cuando estallaron protestas no violentas, Muammar Kadafi actuó rápidamente para aplastarlas.

El mes pasado, en el tribunal internacional sobre crímenes durante la guerra civil en Sierra Leona, el juicio del ex presidente liberiano Charles Taylor llegó a su fin. El fiscal general, el profesor de derecho estadunidense David Crane, informó a The Times de Londres que el caso estaba incompleto: los fiscales pretendían encausar a Muammar Kadafi, quien, dijo Crane, era finalmente el responsable por la mutilación y/o asesinato de 1.2 millones de personas.

Pero el encausamiento no se daría. Estados Unidos, el Reino Unido y otros países intervinieron para bloquearlo. Al preguntarle por qué, Crane dijo: Bienvenido al mundo del petróleo.

Otra víctima reciente de Kadafi fue sir Howard Davies, el director de la Escuela de Economía de Londres, quien renunció después de revelaciones de los lazos de la escuela con el dictador libio.

En Cambridge, Massachusetts, el Monitor Group, una firma de consultoría fundada por profesores de Harvard, fue bien pagado por servicios tales como un libro para llevar las palabras inmortales de Kadafi al público en conversación con famosos expertos internacionales, junto con otros esfuerzos para mejorar la apreciación internacional de Libia (la de Kadafi).

El mundo del petróleo rara vez está lejos en el telón de fondo en asuntos que conciernen a esta región.

Por ejemplo, cuando las dimensiones de la derrota estadunidense en Irak ya no podía ocultarse, la retórica bonita fue desplazada por el anuncio honesto de objetivos políticos. En noviembre de 2007 la Casa Blanca emitió una declaración de principios que insistía en que Irak debe conceder acceso y privilegio indefinidos a los invasores estadunidense.

Dos meses después, el presidente George W. Bush informó al Congreso que rechazaría la legislación que limitara el emplazamiento permanente de las fuerzas armadas estadunidense en Irak o el control de Estados Unidos de los recursos petroleros de Irak; demandas que Estados Unidos tendría que abandonar poco después ante la resistencia iraquí.

El mundo del petróleo ofrece una guía útil para las reacciones occidentales ante los notables levantamientos pro democráticos en el mundo árabe. Al dictador rico en petróleo que es un cliente confiable se le da virtual rienda suelta. Hubo poca reacción cuando Arabia Saudita declaró el 5 de marzo: Las leyes y las regulaciones en el reino prohíben totalmente todo tipo de manifestaciones, marchas y plantones así como la convocatoria a los mismos ya que van contra los principios de la Shariah y las costumbres y tradiciones sauditas. El reino movilizó a enormes fuerzas de seguridad que rigurosamente aplicaron la prohibición.

En Kuwait, pequeñas manifestaciones fueron sofocadas. El puño de hierro golpeó en Bahrein después de que fuerzas militares encabezadas por Arabia Saudita intervinieron para garantizar que la monarquía sunita minoritaria no se viera amenazada por llamados a reformas democráticas.

Bahrein es sensible no sólo porque alberga a la Quinta Flota de Estados Unidos sino también porque colinda con áreas chiítas de Arabia Saudita, ubicación de la mayor parte del petróleo del reino. Resulta que los recursos energéticos primarios del mundo se localizan cerca del norte del golfo Pérsico (o golfo Arábigo, como a menudo le llaman los árabes), en gran medida chiíta, una potencial pesadilla para los planificadores occidentales.

En Egipto y Túnez, el levantamiento popular ha conseguido victorias impresionantes, pero, como informó la Fundación Carnegie, los regímenes permanecen y al parecer están decididos a frenar el ímpetu pro democrático generado hasta ahora. Un cambio en las elites gobernantes y el sistema de gobierno sigue siendo un objetivo distante; y uno que Occidente buscará mantener así.

Libia es un caso diferente, un Estado rico en petróleo dirigido por un dictador brutal que, no obstante, es poco confiable: Un cliente digno de confianza sería preferible por mucho. Cuando estallaron protestas no violentas, Muammar Kadafi actuó rápidamente para aplastarlas.

El 22 de marzo, mientras las fuerzas de Kadafi convergían en la capital rebelde de Bengasi, el principal asesor sobre Medio Oriente del presidente Barack Obama, Dennis Ross, advirtió que si había una masacre, todos nos culparían a nosotros por ello, una consecuencia inaceptable.

Y Occidente ciertamente no quería que el coronel Kadafi aumentara su poder e independencia sofocando la rebelión. Estados Unidos se unió a la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de una zona de exclusión aérea, que sería puesta en práctica por Francia, el Reino Unido y Estados Unidos.

La intervención evitó una probable masacre pero fue interpretada por la coalición como la autorización para el apoyo directo a los rebeldes. Se impuso un cese el fuego a las fuerzas de Kadafi, pero se ayudó a los rebeldes a avanzar hacia el oeste. En poco tiempo conquistaron las principales fuentes de la producción petrolera de Libia, al menos temporalmente.

El 28 de marzo, el periódico en árabe con sede en Londres Al-Quds Al-Arabi advirtió que la intervención dejaría a Libia con dos estados, un este rico en petróleo y en manos de los rebeldes y un oeste encabezado por Kadafi y sumido en la pobreza… Dado que los pozos petroleros han sido asegurados, podríamos encontrarnos enfrentando a un nuevo emirato petrolero libio, escasamente habitado, protegido por Occidente y muy similar a los estados emiratos del golfo. O la rebelión respaldada por Occidente podría seguir adelante hasta eliminar al irritante dictador.

Se arguye comúnmente que el petróleo no puede ser un motivo para la intervención porque Occidente tiene acceso al mismo bajo el régimen de Kadafi. Cierto pero irrelevante. Lo mismo pudiera decirse sobre Irak bajo el régimen de Saddam Hussein, o Irán y Cuba actualmente.

Lo que Occidente busca es lo que Bush anunció: el control, o al menos clientes dignos de confianza y, en el caso de Libia, el acceso a enormes áreas inexploradas que se espera sean ricas en petróleo. Documentos internos británicos y estadunidense insisten en que el virus del nacionalismo es el mayor temor, ya que podría engendrar desobediencia.

La intervención está siendo realizada por las tres potencias imperiales tradicionales (aunque podríamos recordar –los libios presumiblemente lo hacen– que, después de la Primera Guerra Mundial, Italia llevó a cabo un genocidio en el este de Libia).

Las potencias occidentales están actuando en virtual aislamiento. Los estados en la región –Turquía y Egipto– no quieren participar, tampoco África. Los dictadores del golfo se sentirían felices de ver partir a Kadafi; pero, aun atiborrados de las armas avanzadas que se les ofrecen para reciclar los petrodólares y asegurar la obediencia, apenas ofrecen más que una participación simbólica. Lo mismo aplica en otros lugares: India, Brasil e incluso Alemania.

La primavera árabe tiene raíces profundas. La región ha estado en fermentación durante muchos años. La primera de la ola actual de protestas empezó el año pasado en el Sahara Occidental, la última colonia africana, invadida por Marruecos en 1975 y retenida ilegalmente desde entonces, de manera similar a Timor Oriental y los territorios ocupados por Israel.

Una protesta no violenta en noviembre pasado fue sofocada por fuerzas marroquíes. Francia intervino para bloquear una investigación del Consejo de Seguridad sobre los crímenes de su cliente.

Luego se encendió una llama en Túnez, que desde entonces se ha extendido para volverse una conflagración.

NO HA COMETIDO “NINGÚN CRIMEN CONTRA SU PUEBLO”

El hijo de Gadafi dice que el régimen no mata a civiles

  • NUEVA YORK, 18 Abr. (EUROPA PRESS) –

   Saif al Islam Gadafi, hijo del líder libio, Muamar Gadafi, ha asegurado que el régimen que este lidera no ha cometido “ningún crimen” contra sus ciudadanos y que no ha matado ni matará a civiles, por lo que no tiene miedo del Tribunal Penal Internacional (TPI), que está investigando los acontecimientos en Libia.

En una entrevista concedida al diario ‘Washington Post’ y en el tono desafiante adoptado desde que comenzaron las protestas contra su padre a mediados de febrero, ha rechazado las acusaciones que se hacen contra el régimen, comparándolas con las que hubo contra Sadam Husein en Irak antes de la guerra en marzo de 2003.

“Queremos que los americanos envíen mañana mismo una misión para averiguar lo que ocurrió en Libia. Queremos que Human Rights Watch venga aquí y averigüe exactamente qué ocurrió”, ha señalado, asegurando que “no tenemos miedo del Tribunal Penal Internacional”. “Estamos confiados y seguros de que no cometimos ningún crimen contra nuestro pueblo”, ha aseverado.

Según Saif al Islam, lo que están haciendo las fuerzas gubernamentales en Misrata, en el oeste, es lo mismo que hicieron en su día Rusia en Grozni, la capital de Chechenia, o los estadounidenses en Faluya, en Irak: combatir a terroristas. “Es exactamente lo mismo”, ha señalado. “No voy a aceptar que el Ejército libio mató a civiles. Eso no ocurrió y nunca ocurrirá”, ha asegurado.

“La principal cuestión son los terroristas y las milicias armadas”, ha subrayado, asegurando que “una vez que nos deshagamos de ellos, todo se resolverá”.

Por otra parte, ha reconocido que ha sido “una gran conmoción para todo el mundo”, incluso para su padre, el que el presidente estadounidense, Barack Obama, haya atacado Libia, puesto que nadie en este país ni en la región pensaba que lo haría.

REBELDES “AMIGOS”

En otro orden de cosas, ha reconocido que muchos de los actuales integrantes del Consejo Nacional de Transición, que aglutina a los rebeldes, eran sus “amigos”. “Eran mis amigos, bebíamos, comíamos, nos sentábamos y viajábamos juntos, eran mi propia gente”, ha señalado.

“Ahora este es mi mayor problema en Libia”, ha reconocido, puesto que algunos de ellos son personas a las que él mismo ayudó a entrar en el régimen. Según ha explicado, algunos de los que están en el frente le han dicho que “tras la victoria” no habrá lugar para él en Libia”. “Todo esto es por tu culpa, porque estos criminales, estos traidores, eran tus amigos y tú los trajiste aquí”, le han advertido, según sus palabras.

En el caso concreto de Mahmud Jibril, representante de política exterior de los rebeldes y que previamente gestionó la política económica del país, Saif al Islam ha admitido que era su “mejor amigo”. “Cambió completamente, no sé por qué”, ha afirmado, con un cierto toque de amargura, según el diario.

“Ahora se sienta con (la secretaria de Estado norteamericana) Hillary Clinton, con (el ministro de Exteriores británico William) Hague y con (el presidente francés Nicolas) Sarkozy en el Elíseo. ‘Perdóname’, dice, ‘Saif eres demasiado pequeño para mí ahora”, ha remachado.

17 muertos y 70 heridos en nuevos bombardeos gadafistas

Las fuerzas leales a Gadafi retoman los ataques a la ciudad de Misrata después de una tregua nocturna. Ban Ki-Moon advierte de la existencia de una “grave crisis humana” en el país

AGENCIAS Argel/Budapest 18/04/2011 12:21 Actualizado: 18/04/2011 13:13

Varias personas evacúan a una mujer herida en Misrata hacia Bengasi, ya que los hospitales de la ciudad no pueden hacer frente al número de heridos.

Varias personas evacúan a una mujer herida en Misrata hacia Bengasi, ya que los hospitales de la ciudad no pueden hacer frente al número de heridos.AFP/Odd Andersen

Al menos 17 personas han muerto y 70 han resultado heridas por los intensos bombardeos efectuados en las últimas horas por fuerzas leales al líder libio Muamar al Gadafi en la ciudad de Misrata, según han informado este lunes fuentes rebeldes a la cadena catarí Al Yazira.

Después de que los bombardeos parasen durante la noche en la ciudad asediada desde hace siete semanas, esta mañana los gadafistas han retomado los ataques con el lanzamiento de misiles Grad y obuses de carros de combate.

Según el testimonio recogido por habitante de la ciudad, la tercera más grande del país, las fuerzas gubernamentales han atacado voluntariamente los barrios residenciales de la urbe, “con mujeres y niños como principales víctimas”.

Además, las mismas fuentes rebeldes han relatado que los bombardeos intentanacabar con las estructuras económicas de la localidad, como las fábricas de productos alimenticios y lácteos, que han quedado totalmente destruidas por las bombas en las últimas 24 horas “en un intento evidente de aumentar el hambre de la población”.

Los rebeldes han asegurado que desde el pasado jueves, los gadafistas bombardean Misrata de forma ininterrumpida, al amanecer y durante la noche, mientras que de día se esconden paraescapar de los ataques de la fuerzas la OTAN.

Según un balance establecido en función de los habitantes de la ciudad y de los testimonios de miembros de los servicios de socorro y médicos difundidos por Al Yazira, más de 70 personas han muerto desde el pasado jueves, cinco de ellas ciudadanos egipcios, mientras que más de 150 han resultado heridas.

Los rebeldes han acusado a las fuerzas fieles a Gadafi de seguir utilizando bombas de racimo en su agresión contra Misrata , al asegurar que tienen “pruebas irrefutables”, lo que ha sido desmentido por el Gobierno libio. Por contra, Trípoli ha reiterado sus acusaciones de que los rebeldes en Misrata están vinculados a Al Qaeda.

“Grave crisis humana” en el país

A la vez que se suceden los ataques, el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, ha advertido este lunes en Budapest que Libia vive una “grave crisis humana “.

El responsable máximo de la ONU, que realiza una vista oficial en Budapest, ha recordado que “más de medio millón de personas han emigrado de Libia y varias decenas de miles no tienen aseguradas las condiciones mínimas” para vivir y ha calificado de “importante la creación en Trípoli de un centro humanitario tras el acuerdo que se logró el domingo en la visita de la enviada especial de la ONU al país, Valerie Amos.

En este aspecto, Ban ha destacado la importancia de la ayuda humanitaria internacionalrealizada sobre el terreno, de organismos como la Cruz Roja o la Organización de la ONU para la Agricultura y Alimentación (FAO) pero también de algunos Gobierno, como el turco. Según Ban, la ONU desea “ampliar esta actividad a otras regiones (además de Trípoli)” y asegurar que “todos aquellos que quieran trabajar allí”, sean organizaciones no gubernamentales o agencias estatales de ayuda humanitaria, puedan hacerlo.

Ban Ki-Moon ha asegurado que, dada “la gravedad de la crisis y que las batallas continúan, es de una importancia absoluta que las autoridades libias terminen la lucha y la matanza de la población”. Por este motivo, ha explicado que el Consejo de Seguridad de la ONU ha decidido tomar varias medidas, sobre todo la exclusión aérea, que ha sido implementada militarmente por las fuerzas de la OTAN .

Respecto a las posibles soluciones de la crisis en Libia, el secretario generalha señalado que actualmente existen tres metas, “que al mismo tiempo son retos también”, como el cese “inmediato” de las hostilidades, la ampliación del alcance de la ayuda humanitaria y el diálogo, este último, fundamental “para que se encuentre una solución política a esta situación”.

CERCA DE TRÍPOLI, SIRTE Y ZINTAN

La OTAN destruyeron ayer 9 depósitos de municiones

  • MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) –

   Las fuerzas de la OTAN desplegadas en el marco de la operación ‘Protector Unificado’ para imponer la zona de exclusión aérea en Libia destruyeron ayer nueve depósitos de munición en las proximidades de Trípoli, Sirte y Zintan, según ha informado la Alianza Atlántica en un comunicado.

Las fuerzas aliadas realizaron en la jornada del domingo un total de 145 misiones aéreas y 60 misiones aéreas de ataque. Desde que la OTAN asumió el liderazgo de la operación militar internacional en Libia, el pasado 31 de marzo, sus aeronaves han completado 2.771 misiones aéreas y 1.110 misiones aéreas de combate

Durante el día de ayer, los aviones de la Alianza Atlántica destruyeron siete depósitos de municiones en las proximidades de Trípoli, cuatro radares de defensa aérea cerca de Misrata, dos hangares y un depósito de munición en las proximidades de Sirte y cuatro lanzadores, un radar de defensa aérea y un almacen de munición cerca de Zintan.

En cuanto al embargo de armas vía marítima, los 18 buques bajo mando aliado desplegados en el mar Mediterráneo interceptaron ayer a 22 navíos para averiguar su destino final y la carga que trasladaban y realizaron un abordaje, sin que finalmente el buque fuera desviado de su rumbo.

Desde el inicio de la misión, la operación ‘Protector Unificado’ ha interceptado a 384 buques, ha realizado diez abordajes y ha obligado a desviarse de su rumbo a tres navíos.

Anuncios

19 abril, 2011 - Posted by | libia | ,

1 comentario »

  1. me parece increible la manera como los paies que dominan el mundo resuelven los problemas en pleno siglo XXI. es lastimoso que la poblacion civil indefenza sufra los mecanismos MODERNOS de los que se creen dueños del planeta.

    Comentario por rene cubas | 19 abril, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: