cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

SIRIA 27 ABRIL 2011

El Consejo de Seguridad de la ONU no condena la represión en Siria

Rusia y China, reticentes a inmiscuirse en situaciones que consideran asuntos internos de un país

EFE
Día 27/04/2011

El Consejo de Seguridad de la ONU fue incapaz hoy de acordar una declaración de condena a Siria por la brutal represión ejercida contra los manifestantes en los últimos días y que ha causado cientos de muertos y heridos.

“Los sirios necesitan reformas, no represión”, dijeron fuentes diplomáticas británicas al término de la reunión del Consejo, a la que asistió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Ban sí condenó enérgicamente el uso de la violencia contra civiles en Siria, así como en Yemen y Libia, al tiempo que pidió su fin inmediato y una solución pacífica para los conflictos en esos países.

“Condeno totalmente el continuo uso de la violencia contra los manifestantes pacíficos en Siria, particularmente el uso de tanques y fuego de artillería que ha provocado cientos de muertos y heridos”, indicó Ban a la prensa tras informar a los miembros del Consejo de Seguridad sobre los últimos acontecimientos en la región.

“Hemos decidido reunirnos de nuevo mañana para tratar la situación en Oriente Medio, específicamente en Siria”, indicó el embajador de Colombia, Néstor Osorio, cuyo país preside el Consejo de Seguridad en abril. Agregó que los países “no se están apresurando por nada.

Mañana seguiremos con nuestras reuniones, recibiremos un informe más sobre la situación en Siria y de ahí veremos cuál será la actitud del Consejo”, explicó Osorio, quien aseguró que hay “borradores circulando, pero todavía nada en concreto”.

El embajador de Alemania, Peter Wittig, señaló a su término que “los acontecimientos inquietantes que están ocurriendo en Siria requieren la atención del Consejo, también por sus posibles repercusiones en la región”.

Los países analizaron hoy el proyecto de declaración condenando a Siria por esa violencia que presentaron el lunes Alemania, Francia, Reino Unido y Portugal, y en el que recuerdan al régimen de Damasco “su obligación de cumplir con la legislación humanitaria internacional y de respetar los derechos humanos, incluida la libertad de prensa y de expresión”.

Entre lo más reticentes a esa declaración, que también apoya Estados Unidos, estarían Rusia y China, dos de los miembros permanentes y con derecho de veto que de manera general son reticentes a inmiscuirse en situaciones que consideran asuntos internos de un país.

El responsable de la ONU recordó que ha hablado en dos ocasiones con el presidente de Siria, Bachar al Asad, para pedirle el fin de la violencia, y que de ser necesario volverá a hacerlo, para recordarle su obligación de proteger a los civiles y respetar los derechos humanos fundamentales.

Desde que en marzo comenzaron las protestas en Siria pidiendo reformas democráticas al Gobierno de Assad, de 45 años y en el poder desde 2000, que heredó a la muerte de su padre Hafez al Asad, han muerto más de 400 personas, según diversas organizaciones humanitarias.

Esas mismas organizaciones defensoras de los derechos humanos son críticas desde hace décadas con la situación de los derechos fundamentales en ese país, con frecuencia acusado de violaciones de esos principios, así como de torturas y encarcelamiento de sus opositores.

Por su parte, el embajador sirio, Elmi Ahmed Duale, rechazó las acusaciones, lamentó que haya habido “algunas víctimas civiles”, afirmó que “las manifestaciones pacíficas en Siria está protegidas por el gobierno” y hasta señaló que “Asad considera mártires a todas las víctimas, sean manifestantes o fuerzas de seguridad”.

“No tenemos nada que esconder. Lamentamos lo que está ocurriendo”, dijo el diplomático, que consideró que su país está capacitado para investigar por sí mismo cualquier situación, en relación a la petición de Ban de que haya una investigación independiente sobre los brutales sucesos.

“La situación de Siria es muy, pero que muy seria”, subrayó Ban, que también lanzó mensajes similares a las autoridades de Yemen y Libia y señaló concretamente al régimen de Muamar el Gadafi, del que dijo que ha perdido “toda la credibilidad y legitimidad” para proteger a su población y responder a “sus legítimas aspiraciones para conseguir un cambio y dirigir su propio futuro político”.

Asimismo indicó que su enviado especial a Libia, el ex ministro de Exteriores y actual senador jordano, Abdul Ilah Al Jatib, volverá el próximo viernes al país magrebí.

Impotencia y angustia en la frontera de Siria

CARLA FIBLA (Corresponsal en Oriente Próximo)   26-04-2011

Ramtha, una localidad que tiene 130.000 habitantes situada 85 kilómetros al norte de Ammán, es la ciudad “gemela” jordana de Deraa. “Ramtha y Deraa son lo mismo, somos como hermanos, hay familias con miembros a ambos lados de la frontera”, nos explica un comerciante de Souk (mercado, en árabe) Siria donde se pueden encontrar vestidos, lencería, cigarrillos y zapatos un 25% más baratos que en otros puntos del país porque proceden de la vecina Siria.

Ciudadanos jordanos con parientes en Siria esperan ante la frontera cerrada en Al Ramtha

Ciudadanos jordanos con parientes en Siria esperan ante la frontera cerrada en Al Ramtha- (REUTERS)

  • En un día normal el tráfico de taxis blancos y amarillos, con matrículas de ambos países, es constante. Entran en Siria con algún viajero y regresan repletos de mercancía, pero desde el lunes al mediodía las autoridades sirias cerraron el puesto fronterizo, coincidiendo con la intensa operación militar a la que está siendo sometida la ciudad de Deraa para terminar con las protestas.

La policía jordana permite pasar su puesto de control pero los sirios obligan a dar media vuelta. Junto al muro fronterizo varios hombres logran ponerse en contacto con sus familias a través de un teléfono satélite.

Les preguntan por familiares y conocidos, que les describan lo que está pasando, y cuando la voz al otro lado de la conexión relata con angustia la presencia de los tanques, los francotiradores y hombres vestidos de negro y armados con fusiles de asalto AK-47, el rostro de los que escuchan impotentes se va transformando: “No tenemos agua, ni electricidad, apenas nos quedan velas… están entrando en las casas para llevarse a los jóvenes… escuchamos disparos… no permiten que nadie salga a la calle. Disparan a matar”.

Malsame se cubre el rostro sin dejar de escuchar el relato de su hermano, contiene las lágrimas y pide a los cámaras de televisión que no le graben: “Han matado a más de 200 personas, es imposible saber los muertos y heridos que hay en las casas… hay 443 mártires, 443 heridos hasta ahora que pueden morir porque no hay medicinas, ni atención médica, ni ambulancias, ni Naciones Unidas, ni la Media Luna Roja, ni médicos, … van a morir. A los heridos que caigan los van a matar”.

Unos 20 kilómetros al este de Ramtha, en el paso fronterizo de Jaber los sirios sí que permiten el tránsito de camiones y viajeros. “Ayer, desde la cinco de la mañana, durante siete horas los tanques estuvieron atacando Deraa.

No hay electricidad, ni agua, y los móviles no funcionan. Es una masacre”, nos explica un habitante de Deraa que trabaja en Kuwait y dejaba atrás también angustiado a parte de su familia.

Escasas esperanzas de que el régimen sea capaz de frenar la escalada de violencia con la que está convencido, como ha ocurrido en el pasado, de que será capaz de estabilizar bajo su firme mandato el país.

Los sirios, como los egipcios, los tunecinos, libios, yemeníes, bahreiníes y tantos otros árabes que van despertando al cambio, han dejado atrás el miedo, la piel de la sumisión para exigir la dignidad y libertad que la generación que impulsa las revuelta no ha conocido nunca.

Las protestas contra el Gobierno sirio dejan casi 400 muertos

Amnistía Internacional denuncia que Al Assad ha apostado francotiradores para atacar a civiles en Deraa

EP / Damasco
Día 26/04/2011 –

Al menos 393 personas han fallecido a manos de las fuerzas de seguridad desde que comenzaron las protestas en favor de la democracia en Siria, hace cinco semanas, según las estimaciones de Amnistía Internacional (AI), que ha asegurado también que al menos 23 ciudadanos fallecieron el lunes durante el ataque del Ejército contra la ciudad de Deraa, en el sur, y ha advertido de que la cifra “podría ser mucho mayor”.

Las protestas contra el Gobierno sirio dejan casi 400 muertos

En un comunicado, la organización ha denunciado la “brutal reacción del Gobierno sirio ante las demandas de cambio de su pueblo” y ha asegurado que los carros de combate del Ejército bombardearon ayer lunes edificios civiles y zonas residenciales después de desplegarse en Deraa.

Francotiradores en Deraa

Aparte, según AI, la ciudad carece de agua y electricidad. Deraa, que se ha convertido en el principal foco de las protestas en Siria, ha sido la ciudad en la que se registraron las primeras muertes de manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad desde que comenzaron las movilizaciones, a mediados de marzo.

Amnistía Internacional ha recibido los nombres de 23 personas que, según los informes, han muerto en el ataque militar a Deraa.

“Muchos de los muertos perdieron la vida a causa de la artillería” y, según las fuentes de Amnistía Internacional, “se ha informado del despliegue de francotiradores del Gobierno que han atacado a los que intentaban asistir a los heridos tendidos en las calles”.

“Algunos cadáveres quedaron tendidos en las calles próximas a la mezquita Omari y en otros lugares, y se ha impedido que la gente los recogiera”, agregan.

Aparte, según AI, el Ejército aparentemente ha utilizado también armamento pesado en el barrio de Al Muadamiya, en Damasco, y los medios de comunicación han informado de la muerte de manifestantes en Douma, también en la capital.

«El Gobierno parece asustado de su propio pueblo»

“Con el uso de la artillería contra su propio pueblo, el Gobierno sirio ha mostrado este lunes que está dispuesto a reprimir las protestas pacíficas a cualquier precio, aun a costa de las vidas de los sirios”, declaró el director para Oriente Próximo y Norte de África de Amnistía Internacional, Malcolm Smart.

“Este Gobierno parece asustado de su propio pueblo y de sus reclamaciones en favor de las reformas”, denunció Malcolm Smart.

“Las concesiones ofrecidas por el presidente Bashar al Assad han sido demasiado escasas y demasiado tardías”, y con los últimos acontecimientos, el Gobierno está mostrando “su verdadera cara, su naturaleza represiva”, manifestó.

“La brutalidad va a servir únicamente para multiplicar la determinación de los disidentes a mantenerse firmes y reclamar sus derechos”, concluyó.

Francia pide “medidas fuertes” de la ONU y la UE contra el régimen sirio

Reino Unido ve “limitaciones” a una hipotética intervención extranjera.- Las organizaciones de derechos humanos aumentan a 400 los muertos civiles a manos de las fuerzas sirias

AGENCIAS 26/04/2011

La brutalidad de la represión del régimen sirio ha suscitado duras condenas en la comunidad internacional.

El Gobierno francés ha pedido hoy la aplicación de “medidas fuertes” por parte de las Naciones Unidas y de la Unión Europea contra el régimen de Siria por su actuación contra las protestas de los últimos días.

Mientras tanto, las organizaciones de derechos humanos han aumentado a 400 los muertos civiles a manos de las fuerzas sirias y han informado de la detención de Qassem Ghazzawi, un prominente defensor de los derechos civiles.

Manifestantes sirios huyen de las fuerzas de seguridad durante una protesta en Damasco. La imagen procede de un vídeo colgado en Internet este domingo.- REUTERS

La portavoz, Christine Fage, ha declarado que Francia “condena con la mayor firmeza la escalada de represión contra la población civil por parte de las autoridades sirias, marcada estos últimos días por el uso de carros de combate”. Fage ha dicho que los responsables de los crímenes cometidos en Libia “tendrán que responder de sus actos”.

“Lo importante por ahora es que deje de utilizarse la fuerza contra la población civil”, ha precisado Fage, preguntada por el tipo de medidas que solicita Francia contra el régimen de Damasco.

La portavoz ha declarado que “no se contempla por ahora” la retirada de personal diplomático francés de la capital siria y ha recordado que desde hace diez días el Ministerio recomienda tomar precauciones especiales a los ciudadanos franceses en ese país.

Los cuatro países de la UE en el Consejo de Seguridad, Francia, Reino Unido, Alemania y Portugal, hicieron circular ayer una declaración entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se pide una resolución de condena para incrementar la presión sobre el presidente El Asad.

El texto, que previsiblemente será abordado en la cumbre de hoy en Nueva York, apoya la postura del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que ha defendido la apertura de una investigación independiente para esclarecer las circusntancias que llevaron a la muerte a decenas de manifestantes el pasado fin de semana.

Avisos desde EE UU y Reino Unido

La Casa Blanca, por su parte, anunció ayer que estudia imponer sanciones sobre las principales figuras del régimen. Eso, sin embargo, no podía causar demasiada inquietud en Damasco. La diplomacia estadounidense no dispone por el momento de alternativa a El Asad: acaba de restablecer relaciones diplomáticas plenas con Siria y cuenta con el presunto ánimo reformista del joven presidente, más que dudoso tras los últimos acontecimientos, como uno de sus ejes políticos en Oriente Próximo.

Respecto a una hipotética intervención extranjera, el ministro de Defensa de Reino Unido, Liam Fox, ha advertido de que ve “limitaciones”. “No podemos hacer todo en todo momento y tenemos que reconocer que hay limitaciones prácticas a lo que nuestros países pueden hacer”, ha indicado.

El Gobierno británico ha emplazado a Damasco a detener las agresiones contra la población. “El Reino Unido está trabajando intensivamente con nuestros socios internacionales para persuadir a las autoridades sirias de que detengan la violencia y respeten los derechos humanos básicos y universales a la libertad de expresión y de reunión”, ha comunicado el ministro de exteriores británico, William Hague.

Este trabajo “incluye colaborar con nuestros socios en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para enviar una señal firme a las autoridades sirias de que los ojos de la comunidad internacional están fijos en Siria, y con nuestros socios en la Unión Europea y en la región para posibles medidas mayores”.

Los activistas que organizaban las protestas y difundían información sobre las mismas al resto del mundo consideraban que Bachar el Asad se había “quitado la máscara” y que el horror ante su brutalidad iba a acelerar la descomposición del régimen.

Otros analistas, sin embargo, se mostraban cautos. Solo dos diputados y un muftí de Daraa habían dimitido en protesta por la represión y las dos principales ciudades, Damasco y Alepo, permanecían bastante ajenas a las intensas protestas registradas en lugares como Daraa, Homs, Douma, Hama, Banias o Lataquia.

El uso de tanques y el cierre de la frontera indicaron ayer que El Asad había optado por una estrategia de máxima dureza.

El presidente parecía dispuesto a repetir lo que su padre, Hafez el Asad, hizo en 1982 con la destrucción de Hama y la matanza de al menos 10.000 personas: no solo aplastó una revuelta islamista, sino que infundió un miedo profundo a los descontentos con su régimen y disipó durante años, en realidad hasta ahora, cualquier intento de organizar una oposición interna y desafiar al poder.

Anuncios

27 abril, 2011 - Posted by | siria |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: