irak-caso-blackwater.jpgParece que en Irak primero se dispara y después se pregunta. La investigación será “transparente” y “objetiva”. Así se defendió el portavoz del Departamento de Estado, Sean McComarck cuando quería esquivar las consecuencias del caso Blackwater.

Los abusos de poder en Irak superan a las fuerzas militares, ahora sale a la luz como los equipos privados de seguridad también se mueven con total impunidad por las calles de Bagdad.

La compañía de seguridad norteamericana Blackwater se convirtió en el centro de atención, luego de que el domingo pasado, varios de sus agentes asesinaran a nueve personas e hirieran a 15 más en la Plaza Al Nusur en la capital de Irak.

El gobierno de de Nuri al Maliki anunció que revocó la licencia de Blackwater y que revisará los permisos entregados a otras compañías del rubro. También desde Estados Unidos se escucharon algunas propuestas. Henry Waxman, perteneciente al Partido Demócrata declaró a los medios de prensa que comenzará una investigación sobre los hechos ocurridos el pasado domingo.

La empresa Blackwater posee más de 1.500 empleados en ese país y pertenece al sector de la industria de la seguridad privada. En la actualidad más de 20 mil hombres armados trabajan en estas compañías contratadas por el Ejército de Estados Unidos. Estos guardias de seguridad son tropas paralelas que custodian intereses norteamericanos.

Foto: AP / HADI MIZBAN

La ‘Odisea del Amanecer’ no significa nada, es un código

VIERNES, 25 MARZO 2011

El barco de la Marina estadounidense Barry DDG 52 lanza un misil contra territorio libio, el 19 de marzo. / Efe

De la Tormenta del Desierto para liberar Kuwait a la Libertad Duradera para ocupar Iraq, los norteamericanos siguen dando nombre a las operaciones bélicas que acometen mientras rotulan sus calles con números para evitar polémicas. ¿Qué significa la Odisea del Amanecer (Odyssey Dawn) en la que estamos envueltos para evitar que el coronel Gadafi siga masacrando a los libios? Según el portavoz del comando para África del Ejército estadounidense, Eric Elliott, “no significa nada”.

Los doce cantos de Homero sobre las peripecias de Ulisespara regresar a Ítaca tras la guerra de Troya relatan los peligros que va sorteando con trampas, disfraces, discursos, imaginación y con la ayuda de Palas Atenea. Ulises tarda diez años en reunirse con Penélope. Así que la elección del título de una de las primeras obras de la literatura grecolatina podría evocar la pericia o la duración de la aventura. Pero según Elliot, “no significa nada”.

Antiguamente eran los soldados y oficiales los que bautizaban las contiendas o ponían nombres a determinados escenarios bélicos. Los norteamericanos del Batallón Lincoln que vinieron a España en noviembre de 1936 a defender la democracia y participaron en la Batalla del Jarama bautizaron un cerro entre Morata de Tajuña y Perales del Río (Madrid) con el nombre de Colina del Suicidio. La literatura angloamericana de Guerra Civil está llena de nombres parecidos. Cada cual tiene su explicación relacionada con un hecho bélico.

Ahora los nombres los pone la Casa Blanca o el Pentágono y carecen de significado. La guerra contra Gadafi podría llamarse la del misil subsónico tomahawk, el avión tornado o el flamante caza europeo eurofitgter. Pero se llama Odisea del Amanecer porque el comando del Ejército de EEUU para África (AFRICOM) tenía asignadas una nomenclatura de letras, había gastado el código JS-JZ en las maniobras Jidicious Response (Respuesta Prudente) y sólo le quedaba el OA-OS, de modo que eligieron Odisea para obedecer al codificador.

La explicación puede parecer una solemne majadería, pero en estas operaciones manda la técnica, los códigos, las siglas, las coordenadas. Las palabras no significan nada. El término “guerra” no se utiliza, a la muerte se le llama “baja” y al enemigo “objetivo”. Todo es pragmático y frío. Pero eso sí, el reglamento del Pentágono prohíbe usar términos “violentos, ofensivos para el buen gusto, despectivos con minorías y creencias, palabras exóticas, expresiones triviales y marcas comerciales conocidas”.