cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Decretan el toque de queda en la provincia tunecina de Sidi Bou Zid

REVUELTAS | En el centro del país

Decretan el toque de queda en la provincia tunecina de Sidi Bou Zid

Efe | Túnez

Actualizado martes 19/07/2011

Las autoridades tunecinas han decretado el toque de queda en la provincia de Sidi Bou Zid, en el centro del país, tras unos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía en la capital de la provincia en los que murió un adolescente por heridas de bala.

Una fuente del Ministerio de Interior ha explicado que el toque de queda ha comenzado a partir de las 22.00 hora local del lunes (23.00 hora española) y finalizará a las 5.00 de la mañana (a las 7.00 en España).

En la ciudad de Sidi Bou Zid, donde comenzó el levantamiento popular tunecino el pasado diciembre, un adolescente de 14 años murió anoche tras ser alcanzado por una “bala perdida” que los militares dispararon al aire para impedir un ataque de manifestantes contra el cuartel de la guardia nacional.

Otros dos jóvenes manifestantes resultaron heridos por balas y se encuentran hospitalizados. Esta medida se toma pocas horas después de que el primer ministro tunecino, Beyi Caid Esebsi, instara a “la calma” y “al cese de los actos de violencia” que se han repetido en el país desde el pasado viernes, después de que fuerzas antidisturbios abortaran por la fuerza una protesta contra el Gobierno.

En un discurso a la nación, el primer ministro informó de que han sido identificados los organizadores de la concentración, que pretendían acampar en la Plaza del Gobierno, en el centro de Túnez, para pedir la caída del Ejecutivo, en una acampada denominada “Kasba 3”.

Son partidos extremistas cuyo objetivo es provocar la desestabilización para que se anulen las elecciones a la asamblea constituyente del próximo 23 de octubre”, dijo el primer ministro.

Desde el pasado viernes, grupos de islamistas radicales han protagonizado manifestaciones en las ciudades de Menzel Burguibal, (a 65 Km al norte de la capital), en los barrios tunecinos de Al Tadamun, Intilaqa y Jebeniana y en la ciudad de Qairaouán, en el este.

En los diversos enfrentamientos del pasado fin de semana al menos una treintena de policías resultaron heridos y al menos dos comisarías fueron quemadas.

Anuncios

18 julio, 2011 Posted by | TUNEZ | | Deja un comentario

¿Cuándo condenará la derecha el golpe de estado militar-fascista y defenderá a las victimas del “terrorismo” franquista?

¿Cuándo condenará la derecha el golpe de estado militar-fascista y defenderá a las victimas del “terrorismo” franquista?
Las víctimas del franquismo están siendo “maltratadas” por el Estado, cuando debería ser el primero en cuidar su memoria y ayudar a los familiares.
Kaos. Memoria histórica y Derechos Humanos | Para Kaos en la Red | Hoy a las 8:48 | 1104 lecturas | 9 comentarios
www.kaosenlared.net/noticia/cuando-condenara-derecha-golpe-estado-militar-fascista-defendera-victi

La condena del 18 de julio: ¿De verdad importa que el Congreso de Diputados español condene el golpe militar fascista del 18 de julio?

Salvador López Arnal
No fue el 18 de julio. Fue dos días antes y la obertura fue “gloriosa”, estilo marca Corleone Franco y sus secuaces. “Numerosos son los autores que fechan el comienzo de la sublevación el 17 de julio, iniciada con una algarada en torno al edificio de la Comisión Geográfica de Melilla. Sin embargo, corresponde al general Francisco Franco el honor, o más bien el deshonor, de haber iniciado la rebelión. Lo hizo la víspera. A la chita callando. Muy en carácter. Se llevó por delante a un compañero, el general Amado Balmes, comandante militar de Gran Canaria. El futuro fundador del “nuevo Estado” combinó su maniobra con un sofisticado operativo para salir de las islas a bordo de un avión inglés.
La “historiografía” franquista nos ha dado gato por liebre durante setenta y cinco años en relación con aquellos acontecimientos germinales. Continúa haciéndolo”, con estas palabras abre Ángel Viñas el primer capítulo de su último libro [1]. Empezaron como acabaron: asesinando; el círculo se cerró con sangre. Vayamos al apartado institucional.

Según todos los indicios, el Congreso español, 36 años después de la muerte de Franco, 33 años después de aprobarse la Constitución de 1978, condenará el próximo lunes, en una declaración institucional que cuenta, en última instancia, con los ojos y las tijeras de la tercera autoridad del Estado, el golpe del 18 de julio [2].

Todos los grupos, parece que sin excepción, apoyan esta declaración con motivo del 75º aniversario de la sublevación fascista [3]. La redacción inicial del texto es prácticamente idéntica, según se cree, al de la iniciativa que salió adelante en la Comisión Constitucional del Congreso en 2002. Esta contó también con el respaldo de todos los grupos, el PP aznarista no excluido.

¡Ya podemos imaginarnos las toneladas de descafeína que llevaba dentro! Izquierda Unida e ICV presentaron el pasado jueves, 14 de julio, un excelente día revolucionario para ello, el texto de condena ante la Junta extraordinaria de Portavoces que se celebró en la Cámara Baja tras. Como ningún grupo vetó la propuesta, la declaración institucional se leerá durante la sesión del próximo lunes.

No es, en todo caso, “una reprobación explícita del franquismo”, sino “una condena unánime del acontecimiento que dio comienzo a la Guerra Civil que derivó en una dictadura que se prolongó durante 40 años”. ¿Qué acontecimiento? ¿El intento de golpe? ¿El asesinato del general Balmes? ¿Los bombardeos a la población civil? ¿La política de tierra quemada del fascismo español?

No se conoce en el momento en que escribo el texto definitivo de la declaración. Iñigo Aduriz da cuenta de algunos pasos del escrito. Según parece, se afirma en él que, en el 75º aniversario del inicio de la guerra civil, nadie puede sentirse legitimado, como ocurrió en 1936, “para utilizar la violencia con la finalidad de imponer sus convicciones políticas y establecer regímenes totalitarios contrarios a la libertad y a la dignidad de todos los ciudadanos”. Estas prácticas, las que llevaron a los franquistas al poder, merecen “la condena y repulsa de la sociedad democrática”.

La cosa no pinta bien, nada bien, de entrada. ¿Regímenes totalitarios para hablar del fascismo español? ¿Quiénes usaron la violencia para imponer sus convicciones políticas? ¿Unos y otros? ¿El fascismo español y las fuerzas republicanas y revolucionarias de izquierda? ¿Contrarios a la libertad y dignidad de todos los ciudadanos? ¿De todos? ¿Pero no hubo muchos (y muchas también, aunque menos) que tomaron de nuevo a España como su cortijo -sin exclusiones regionales y nacionales: el fascismo no fue, por ejemplo, algo externo a Catalunya como a veces se sostiene-y camparon, robaron, maltrataron y asesinaron como les vino en gana?

La declaración considera conveniente para la convivencia democrática que se mantenga “el espíritu de concordia y de reconciliación que presidió la elaboración de la Constitución de 1978 y que facilitó el tránsito pacífico de la dictadura a la democracia”. Este cuento ya no es de recibo; nos sabemos todos esos cuentos, otros también, como dijera León Felipe.

No nos gustan nada, nada de nada. El mito de la “Inmaculada Transición” [4] es un mito insoportable, intelectual y poliéticamente. La fuerza (militarizada) que dirigió la política española durante esos años no fue la concordia sino el miedo, la pistola y el espadón.

Monarquía, bandera, símbolos franquistas, privilegios sociales, capitalismo, bases usamericanas, ocultación de las víctimas, no fueron aceptados de buen grado, se impusieron. La pistola cargada apuntaba a la sien de la movilizada ciudadanía de izquierdas. Muchos temblábamos sin que el coraje nos hubiera abandonado.

El miércoles 13 de julio, el presidente de la asociación Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, se quejaba, con razones atendibles, de la falta de respuesta de la mayoría de los grupos y consideraba “incomprensible” que la Cámara Baja conmemore a las víctimas del terrorismo o a las del Holocausto nazi y no recuerde a los “cientos de miles de desaparecidos durante la dictadura”. El día siguiente recibió con escepticismo la noticia de la propuesta de IU e ICV. “Algo es algo”, señaló.

No se le perdió lo esencial: los familiares de los desaparecidos y los asesinados por el régimen de Franco están “discriminados en la institución en la que reside la soberanía del pueblo”. No sólo eso: muertos en la cárcel o asesinados como Miguel Hernández o José Arnal Cerezuelo, por poner dos ejemplos entre centenares de miles, siguen siendo delincuentes, reos de rebelión militar.

Bazofia a ojos jurídicos oficiales. Emilio Silva añadió: “Es triste que Bono abra la puerta del Congreso a muchas víctimas y se las cierre a las del franquismo”. Es triste, desde luego, pero de la tercera autoridad borbónica cualquier cosa es pensable. Nos tiene acostumbrados a casi todo. Que siga siendo dirigente, con mando en plaza, de una fuerza política que dice ser socialista y obrera es para desesperar y no parar de correr hasta Cuba y Venezuela.

Joan Sardá, uno de los mejores y más sólidos diputados de la cámara, un representante político en el que la cultura antifranquista ha dejado huella sólida que no se desvanece en el aire, comentó otro nudo esencial. El siguiente: “Las víctimas de la Transición hoy serán olvidadas, como otras.

Hoy no se reconocen las víctimas del terrorismo de Estado, de los grupos fascistas en la Transición, igual que no han reconocido en la Ley de la Memoria otras víctimas de años anteriores, como Salvador Puig Antich. Y es una vergüenza”. La memoria de las víctimas del posfranquismo sigue desamparada tras la Ley de Víctimas que aprobó el 14 de julio Congreso con el único voto en contra de esa formación de extrema derecha españolista llamada UpyD [5].

Sea como sea, más allá de todo ello, la cuestión, ¿importa realmente que el Congreso aprueba una declaración de ese tipo? ¿A quién le importa esa puesta en escena? Mirado con generosidad: importa, no hay que ser sectarios ni torpes. La intención política de IU e ICV, su buena intención política, es obvia; nada que objetar. Pero, aunque seamos tan generosos como queramos ser, aunque aceptemos que a casi todo lo hecho pecho, no es ni va a ser creíble. No puede serlo. Demasiado para la racionalidad y el sentimiento humanos.

¿Cómo vamos a creer la condena del PP del golpe de julio de 1936 si su partido está lleno de franquistas y neofranquistas y tiene como presidente de honor a un ministro de Franco y uno de sus máximos dirigentes, el asesor de Murdoch, por no hablar de Mayor Oreja, es un nostálgico de todo aquello? ¿Cómo vamos a creer el gesto del partido del señor Rubalcaba si es incapaz de reconocer como víctimas a los familiares de Puig Antich, Enrique Ruano, Sánchez Bravo, Txiki y de tantos otros, y uno de sus dirigentes políticos, el señor Bono, abronca a ciudadanos, a viejos ciudadaos, por airear en el Congreso la bandera de la República? ¿Qué condena es creíble por parte de los unionistas cristianos de Duran i Lleida, una parte importante de CiU, a pesar de su dirigente asesinado, cuando tiene lazos íntimos y vasos comunicantes permanentes con una institución, la Iglesia católica y su sector más extremista opusdeista, que sigue conservando en sus templos símbolos fascistas sin propósito de enmienda sin jamás haber pedido disculpas por haber entrado bajo palio al dictador fascista en sus instituciones y haber apoyado con entusiasmo el golpe militar fascista tildándolo de cruzada religiosa?

Es difícil creer en esos gestos. Para muchos de ellos sigue siendo “verdad” un postulado que se ha ido imponiendo: el franquismo no fue tan malo, la represión bajó en picado a partir de 1950 y, además, Franco, con malos procedimientos eso sí, situó a España en un lugar destacado de las naciones desarrolladas. Prueba o indicio de ello: la despedida, con honores de Estado, de alguien que nunca renunció de la conveniencia del golpe, de los 40 años de fascismo ni de la estrategia lampedusiana de la transición: José Antonio Samaranch. ¿Se acuerdan quien gobernaba entonces en Catalunya? ¿El PP? Frío, muy frío. ¿CiU? Frío, bastante frío. ¿El gobierno tripartito de izquierdas? ¡Premio, han acertado! Un gobierno presidido por José Montilla, un ex trabajador emigrante que estudió el Bachillerato nocturno y que militó durante un tiempo en el Partido del Trabajo de España.

PS: Me olvidaba. “España responde a Argentina que sí investiga los crímenes franquistas” fue un titular en la prensa del pasado jueves, 14 de julio. Vale, de acuerdo, tomamos nota, aunque no haya indicios de todo ello. Manuel Fraga, despavorido, con temblor en el rostro, ha cruzado esta mañana la frontera europea.

¡Qué risa tía Felisa! ¡Qué cara dura doña Impostura!

Notas:

[1] Ángel Viñas, La conspiración del general Franco, Crítica, Barcelona, 2011, p. 1.

[2] La fuente de estas y otras informaciones: Público, de 15 de julio de 2011, pp. 14-15, especialmente la información de Iñigo Aduriz.

[3] Vicenç Navarro ha dado recientemente excelentes razones a favor del uso del concepto fascismo en lugar del término “franquismo”.

[4] El hallazgo conceptual, excelente en mi opinión, es de Jorge Riechmann

[5] Tardà defendió varias enmiendas, que no apoyó el PSOE, a la Ley de Víctimas. Aspiraban a que se reconociese como tales a otras víctimas, las de los crímenes políticos de la transición- transacción, las que están en el debe del Estado y sus fuerzas represivas (¡disolución de los cuerpos represivos!) y de los grupos de extrema derecha fascista.


ARMH acusa al Estado de maltratar a las víctimas del franquismo

EFE

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, ha señalado hoy que las víctimas del franquismo están siendo “maltratadas” por el Estado, cuando debería ser el primero en cuidar su memoria y ayudar a los familiares.

En la víspera del 75 aniversario del inicio de la Guerra Civil, Silva ha dicho a EFE que “el pasado pesa enormemente sobre la política española” y por eso el Estado tiene una “doble moral” y no condena de igual forma todos los tipos de violencia ni atiende de la misma manera a todas las víctimas de la violencia, venga de donde venga.

“Hay víctimas de hechos muy violentos que tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación y otras que no tienen derecho a nada”, ha señalado el presidente de ARMH, para quien la Ley de Memoria Histórica no tiene otro fin que el de “subvencionar” exhumaciones, es decir, “subvenciona derechos humanos en lugar de garantizarlos”.

Emilio Silva también ha advertido de que no es necesaria una comisión de expertos que recomiende qué hacer con el Valle de los Caídos y lo que se necesita es “decisión política” para acabar con este monumento que supone un “enaltecimiento de la violencia” que trajo la dictadura de Franco.

Al respecto, cree que tras las elecciones habrá una nueva “bronca política” que salpicará a las víctimas del franquismo y a los familiares, porque si se adelantan los comicios habrá un informe de la comisión y, si se cumplen las encuestas, un gobierno distinto al que lo pidió para atender dichas recomendaciones.

Para el presidente de esta asociación, es “triste” que después de tantos años el Estado no haya resuelto aún muchos problemas, y en concreto ha lamentado que, en democracia, aún queden fosas comunes y ningún presidente del Gobierno haya celebrado un acto público de homenaje a las víctimas.

Por el contrario, ha señalado, el Estado practica la “negación de auxilio” y hace que las víctimas del franquismo y sus familiares parezcan “culpables de algo”, y quienes tratan de ayudarlas también lo son, como el juez Baltasar Garzón.

Para Silva, Garzón ha sido también “una víctima del 18 de julio”, sólo por intentar ayudar a los familiares de quienes han padecido “la peor violencia de todas”, la de la “desaparición forzada: secuestro con torturas, asesinato y ocultación del cadáver. No hay nada peor”.

A Emilio Silva no le parece suficiente que el Congreso estudie hacer esta semana una declaración institucional por el aniversario de la guerra civil y cree que debería celebrarse un acto de condena.

Tampoco ve comprensible que el Gobierno del PSOE no se haya responsabilizado directamente de la búsqueda de los desaparecidos, y los familiares tengan que estar buscando por su cuenta la ayuda de asociaciones o de forenses que vayan a sus pueblos a identificar a las víctimas.

El PP, mientras, se solidariza por un lado en sus estatutos con las víctimas de cualquier violencia pero gobierna ayuntamientos que no sólo mantienen símbolos franquistas sino que incluso “obstaculizan” iniciativas de homenaje o funerales de víctimas exhumadas e identificadas, denuncia.

Emilio Silva cree que durante la dictadura se construyó una oligarquía que mantiene todavía “mucho poder”, personas que “blanquearon” su biografía y su fortuna y “ahora son los que más utilizan la palabra ‘demócratas'”.

Un poder que se ha demostrado con el caso de Garzón, porque le han tratado “como un cuerpo extraño” de un poder judicial en el que todavía hay una parte que “sigue sublevada”.


75 Años después, la Guerra Civil española despierta aún el debate en España

La Guerra Civil española (1936-1939), la mayor tragedia del país en el siglo XX de cuyo detonante se cumplen 75 años, sigue despertando debate en la España actual que la mira, no obstante, con distanciamiento.

Madrid, 17 jul.- La Guerra Civil española (1936-1939), la mayor tragedia del país en el siglo XX de cuyo detonante se cumplen 75 años, sigue despertando debate en la España actual que la mira, no obstante, con distanciamiento.

La insurrección militar contra el gobierno de II República, que fue el detonante del conflicto armado, comenzó el 17 de julio en la ciudad de Melilla (norte de África), aunque oficialmente se sitúa el 18 de julio, cuando la sublevación se expandió a otros puntos.

El aniversario es recordado hoy por la mayoría de los medios españoles que rememoran aquellos momentos que marcaron la historia reciente de España.

El diario “La Razón” publica una encuesta sobre la opinión de los españoles acerca de la contienda, realizada por la empresa NC Report con 600 entrevistas telefónicas.

Un 46,3 por ciento de los encuestados considera que 75 años después del estallido de la guerra, la sociedad española ya ha superado aquel enfrentamientos, mientras que un 44,8 cree que no y un 8,8 no sabe o no contesta.

Según el diario, lo más significativo de esa igualada cifra es que los que piensan que la sociedad todavía no ha superado el enfrentamiento tienen más de 65 años en un 55,4 por ciento, frente al 34,4 % que tienen entre 18 y 29 años.

El porcentaje es mucho más claro ante la pregunta de si hay que dejar definitivamente atrás la Guerra Civil, a la que un 90,2 por ciento respondió que sí, y solo un 6,7 por ciento dijo no.

La contienda, que costó al menos medio millón de muertos y supuso el exilio para miles de españoles, todavía genera controversia y no solo entre los historiadores.

Una muestra de ello es la polémica surgida a raíz de la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica, aprobada el 31 de octubre de 2007 por el Parlamento, que fija las medidas de reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil y ordena la retirada de los símbolos del franquismo.

La ley fue aprobada con el rechazo del Partido Popular (PP, centroderecha), el principal partido de la oposición en España, que considera que divide a la sociedad y es contraria al espíritu conciliador que guió la Transición a la democracia.

Uno de los puntos más polémico, que ha generado un gran debate, es la apertura de las fosas donde fueron enterradas las personas asesinadas durante la contienda.

El juez Baltasar Garzón, que cobró fama mundial al ordenar en 1998 la detención del ya fallecido exdictador chileno Augusto Pinochet, autorizó la apertura de fosas para exhumar restos de desaparecidos al considerar que se habían cometido delitos contra la Humanidad.

Pero, la decisión de Garzón fue paralizada por la Audiencia Nacional española, que le acusa de prevaricación por ignorar la Ley de Amnistía de 1977, por lo que será juzgado y ha sido suspendido y apartado como magistrado de ese alto tribunal español.

La decisión del juez de abrir las fosas comunes, incluida una en la que se suponía que estaba enterrado el poeta Federico García Lorca, causó una gran polémica política y social entre los partidarios y los detractores que creen que no contribuye a cicatrizar las heridas.

Otro elemento de discordia ligado a la Guerra Civil es el futuro del Valle de los Caídos, el monumento más emblemático del franquismo, situado a unos 50 kilómetros de Madrid, y que fue construido por presos republicanos, cerrado por reformas en la actualidad.

El Gobierno español avanzó el pasado mes de junio que contempla la retirada de los restos de Francisco Franco del enorme mausoleo si la comisión de expertos que estudia su futuro así lo propone.

El Valle de los Caídos comenzó a edificarse en 1940 y en su construcción trabajaron miles de prisioneros republicanos, junto con obreros y presos comunes.

Allí reposan los restos mortales de 33.846 combatientes de ambos bandos, junto a los de Franco y José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española.

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, dijo hoy a Efe que las víctimas del franquismo están siendo “maltratadas” por el Estado, cuando debería ser el primero en cuidar su memoria y ayudar a los familiares.

En el 75 aniversario del levantamiento militar que originó la Guerra Civil, Silva opinó que “el pasado pesa enormemente sobre la política española” y ve “triste” que después de tantos años el Estado no haya resuelto aún muchos problemas y que, en democracia, queden fosas comunes y ningún presidente del Gobierno haya celebrado un acto público de homenaje a las víctimas.

(Agencia EFE)
Más información:


18 julio, 2011 Posted by | #15M, #DEMOCRACIAREALYA, ARTÍCULOS de OPINIÓN, DENUNCIA, derecha | , , , | Deja un comentario

Los rebeldes libios avanzan en un lucha por el control del puerto estratégico de Brega

Los rebeldes libios avanzan en un lucha por el control del puerto estratégico de Brega

Los insurgentes logran romper las defensas levantadas por las tropas gadafistas y llevan la lucha a las calles de la la localidad.- También ganan terreno en su avance hacia Trípoli

REUTERS 17/07/2011

Los combates por el control de la ciudad portuaria libia de Brega se han saldado en las últimas horas con la muerte de al menos diez guerrilleros rebeldes, mientras otros 172 han resultado heridos.

Tras cuatro días de ofensiva, los rebeldes han logrado romper las defensas levantadas por las tropas gadafistas alrededor del enclave petrolero, 78 kilómetros al oeste de Ajdabiya, y han llevado los combates a las calles de la localidad.

Muamar el Gadafi

Muamar el Gadafi

A FONDO

Nacimiento:
1942
Lugar:
Sirte
Libia

Libia

A FONDO

Capital:
Trípoli.
Gobierno:
República Popular Socialista.
Población:
6,173,579 (est. 2008)

La noticia en otros webs

Mandos rebeldes han informado de que los milicianos han logrado penetrar en la zona residencial de la ciudad, aunque aún no han logrado controlarla. “500 soldados de reconocimiento han entrado en la ciudad, otros les están siguiendo. Para cuando caiga la noche la ciudad será nuestra”, ha dicho el comandante de campo Abdul Yawad.

Brega es uno de los puertos petrolíferos más importantes de Libia y se ha convertido en uno de los objetivos más perseguidos por los rebeldes. La mayoría de las fuerzas sublevadas están a 20 kilómetros de la ciudad, protegida por las hombres leales a Gadafi, que cuentan con cohetes Grad que dificultan gravemente el avance rebelde, según informa Al Yazira. Los insurgentes, en cualquier caso, han capturado al menos a cuatro soldados del Gobierno.

La televisión libia también ha informado de “un ataque enemigo” en el distrito de Tajoura, al este de la capital Trípoli, a primera hora del domingo. El ataque, que se trataría del primer bombardeo de la OTAN en las proximidades de la capital en las últimas noches, ha sido confirmado por la Alianza Atlántica, cuya operación en el país empezó hace ya cuatri meses. La OTAN ha confirmado que ha realizado un ataque aéreo en un almacen militar de Tajoura, que según ha informado contenía tanques y diferentes tipos de armamento.

Avance rebelde en el oeste

Mientras, en las montañas del oeste del país, donde los insurgentes tratan de abrirse camino hacia Trípoli, los combates se han intensificado durante el fin de semana. Un ensordecedor fuego de artillería cruzada se ha escuchado en la localidad de Bir Ayad, ubicada a 15 kilómetros del frente de guerra en la ciudad de Bir Ghanam.

En ese enclave, los rebeldes controlan las partes altas que rodean la ciudad, en lo que representa su posición más avanzada desde que estalló la guerra, al situarse a escasos 80 kilómetros de su anhelada Trípoli.

Ahmed, un rebelde que combate en Bir Ayad, ha asegurado que Gadafi ha enviado a la zona un convoy compuesto por 15 vehículos con el propósito de conquistar Bir Ghanam, pero que el fuego de los rebeldes le ha obligado a retroceder.

“Al principio formaban una columna compacta pero cuando empezamos a dispararles se dividieron en grupos de tres o cuatro vehículos antes de retirarse”, ha explicado por su parte Fathi Alzintani, un líder militar rebelde.

Los guerrilleros que combaten en el oeste han realizado avances sustanciales enlas últimas semanas, en las que han repelido con éxito asaltos organizados a cargo de las fuerzas de Gadafi.

Su próximo objetivo es Garyan, una ciudad desde la que se tiene acceso a la autopista que dirige a Trípoli. Pero los rebeldes siguen teniendo problemas que lastran gravemente su ofensiva: divisiones, falta de disciplina y sobre todo escasez de municiones.

En Misrata, el principal bastión rebelde del oeste libio, seis combatientes han muerto y otros cuatro han resultado heridos en las últimas 24 horas, según fuentes hospitalarias.

18 julio, 2011 Posted by | libia | | Deja un comentario

ESPECIAL #15-M

‘The Economist’ elogia el 15-M

El semanario británico alaba su carácter “serio” y pacífico

ELENA HERRERA Madrid 17/07/2011

'The Economist'elogia el movimiento español. EFE

‘The Economist’elogia el movimiento español. EFE

Puede que no sepan lo que quieren, pero están empezando a conseguirlo”. Con estas palabras el semanario The Economist define al movimiento de los indignados, a los que la publicación británica califica como los más “serios” de Europa.

En el artículo, recogido en el último número de la revista, se detallan algunas de las “victorias” del movimiento y se valora el hecho de que sus “educados” miembros las hayan conseguido sin la necesidad de lanzar piedras o ser reprimidos por gases lacrimógenos.

De los logros del movimiento, The Economist señala algunos de los anuncios del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Entre ellos, la reforma electoral basada en el modelo alemán y su alusión a la responsabilidad de los bancos en la crisis hipotecaria.

Un guiño a las protestas que la publicación califica de “educado”, pero del que critica sus “trazas de populismo”. Además, el semanario atribuye a la presión ejercida por el 15-M la rápida aprobación en el Congreso de medidas de protección para los embargados o el impulso al anteproyecto de Ley de Transparencia Pública.

Pero la publicación tampoco ignora los puntos débiles del 15-M y recuerda las protestas frente al Congreso en las que había “más diputados dentro [de la Cámara] que manifestantes fuera [de ella]”. También critica a los indignados su falta de concreción a la hora de afirmar “qué representan” y su sistema asambleario “terriblemente lento”. El artículo subraya que el vicepresidente Manuel Chaves comparó las asambleas del 15-M con las del ficticio Frente Popular de Judea que aparece en la comedia La vida de Brian.

No obstante, recuerda que el 80% de los españoles apoyan al movimiento y destaca las “buenas maneras” como su punto fuerte, a pesar de incidentes violentos como el bloqueo del Parlament de Catalunya, que, según el semanario, no han minado la popularidad del 15-M.

La simpatía que generan los indignados, prosigue, tiene que ver con su conexión con el malestar que sienten muchos ciudadanos españoles hacia los políticos, que trasciende la ideología “izquierdista” incluso de “extrema izquierda”, afirma- de muchas de sus propuestas.

“No sólo la gente de izquierdas está indignada”, prosigue el artículo. En este sentido, el texto contrapone la buena acogida que ha tenido al 15-M con el escaso 4% de votos que obtiene Izquierda Unida en las urnas.

El semanario también da cuenta de los motivos de indignación entre los que señala la corrupción de las administraciones locales y autonómicas, el desvío de fondos de la SGAE o el caso Botín.

izquierdas y partidarios de la reforma

El primer estudio sociológico de la protesta explica quienes son y qué reivindican los indignados

CAROLINA MARTÍN Madrid 16/07/2011

Dos meses después de que los ciudadanos se echasen a la calle para denunciar la actitud de políticos y banqueros, el espíritu de los indignados sigue vivo. Y sus protagonistas han concretado sus preocupaciones, si bien aún falta una clara priorización en sus objetivos.

Así se desprende de un estudio cualitativo realizado por el Laboratorio de la Fundación Alternativas sobre el Movimiento 15-M, que publicará próximamente y al que ha tenido acceso Público.

La primera radiografía de los indignados -obtenida a partir de entrevistas personales, grupos de discusión y 250 cuestionarios administrados a quienes participaron en la protesta de Salamanca entre el 26 y el 30 de mayo- muestra que son “jóvenes, pero no adolescentes”; que aunque son percibidos como apolíticos, tienen en realidad “una tendencia política definida” claramente de “izquierdas”; que sus denuncias no sólo son contra el poder político o financiero, sino también contra el mediático; y que la fuerza que impulsan no es rupturista, sino reformista.

El documento Movimiento 15-M: ¿quiénes son y qué reivindican?, realizado por los investigadores Kerman Calvo, Teresa Gómez-Pastrana y Luis Mena, trata de poner negro sobre blanco qué objetivos persiguen y cuál es su perfil.

Objetivo

Más reforma que ruptura

Ante el debate de si los indignados pretenden romper con el sistema o reformarlo, el estudio muestra que para una amplia mayoría de los participantes el objetivo es mejorar la calidad de la democracia. Un 62% de los consultados advierte que la movilización ciudadana de los últimos meses pretende una evolución del sistema actual, frente a un 38% que responde que supone una ruptura.

La gran mayoría tiene entre 19 y 30 años y estudios universitarios

Con cierto grado de sorpresa, los autores del informe resaltan que estos porcentajes sólo varían ligeramente en función del compromiso con el movimiento. “Aquellos que más participan y que son más de izquierdas, no piensan necesariamente que el movimiento esté buscando la ruptura”, apuntan. Así, el 57% de los más activistas piensan que el 15-M busca una reforma, cifra que asciende al 64% entre quienes no se implicaron en las comisiones creadas en las acampadas.

Pero ¿qué quieren arreglar? A la percepción inicial de que censuran el papel de políticos y banqueros (“no somos mercancías” en sus manos, rezaba el lema de Democracia Real Ya), hay que suman un tercer estamento contra el que se rebelan: los medios de comunicación. Estos también son causa de indignación, señala el estudio. De hecho, el quinto objetivo más importante por el que luchar, según los encuestados, y al que otorgan una valoración media de 8,72 sobre 10, es “que los medios sean imparciales”.

Los retos

La lista negra a corregir

Por delante de los medios, no obstante, aparecen otros grandes retos del movimiento. Los principales objetivos que persiguen sus integrantes tienen un carácter general, como la lucha contra la corrupción, que obtiene una nota de 9,16.

Pero también formal, como la petición de reformar la Ley Electoral, que, con un 9, ocupa el segundo lugar entre los retos más valorados. Le siguen limitar el poder de los mercados financieros, con un 8,86, y transformar la democracia, con un 8,83.

La lucha contra la corrupción es el primer objetivo que persiguen

Entre los detonantes que llevaron a los ciudadanos a expresar su indignación participando en la manifestación del 15-M, sobresalen el enfado por la corrupción, que es resaltado por el 56,3%; el malestar con la actuación de los bancos, elegido por el 55,3%; la manipulación de los medios de comunicación, opción seleccionada por el 52%; y las injusticias del sistema electoral, señaladas por el 45,6%.

El estudio realizado en Salamanca pone de relieve que, entre las personas que participaron activamente en las acampadas, “el enfado con los bancos” fue una razón particularmente importante para asistir a la manifestación; en cambio, entre aquellas que no participaron en las comisiones creadas en las acampadas, la corrupción o las injusticias del sistema electoral son problemas de mayor peso.

El perfil

Así son los movilizados

Los datos recogidos por Calvo, Gómez-Pastrana y Mena les llevan a diferenciar claramente entre la marcha del 15-M y la movilización posterior.

Entre otros motivos, porque las acampadas y las asambleas recibieron más apoyo social que la propia manifestación, la chispa con la que prendió la protesta. Un 43% de los encuestados afirmó haber asistido a la marcha, mientras que un 54% acudió a las acampadas y un 71% participó en alguna asamblea sin acampar.

“Este es un movimiento social joven, pero no adolescente”, enfatiza el informe de la Fundación Alternativas, que asegura que, en la muestra recogida, hay una “abultada presencia” de jóvenes entre 19 y 30 años, que cursan o han cursado estudios universitarios. Además de formados, los indignados se caracterizan por manejar a la perfección las nuevas tecnologías. Son “nativos digitales”, afirma el documento. De hecho, un 65,3% de ellos, se enteró de la manifestación por Facebook o Tuenti, un 17,8% por alguna web y un 9,9% por Twitter.

El 64 % participa en las movilizaciones para lograr una reforma del sistema

El estudio también desmonta la teoría de que el 15-M es un movimiento apolítico, la percepción más extendida entre los españoles. Los autores sostienen que esa imagen “es equivocada”. Tras la investigación realizada, concluyen que “las identidades ideológicas están bien definidas hacia la izquierda”. En concreto, en la escala ideológica de izquierda y derecha (siendo 1 extrema izquierda y 10 extrema derecha), los militantes del movimiento se sitúan en el 2,84. La media ideológica de los españoles, según el CIS, era de 4,56 en marzo de 2008.

El grado de compromiso de los participantes con el 15-M también influye en la balanza ideológica. Cuanto mayor es la participación más se escora a la izquierda y viceversa. Así, entre aquellos que participan en las comisiones la media se desplaza al 2,58 y entre los “participantes ocasionales” el movimiento en dirección contraria alcanza el 3,0.

El futuro

Porque sigue vigente

Con la regeneración de la democracia en el horizonte y aunque se han desmontado los campamentos en las plazas de España, la movilización sigue activa. La llama de la primera marcha no se ha apagado, entre otras razones, por la idea de “ocupación del espacio público”, que motiva la participación en el movimiento. Sin embargo, la continuidad del 15-M también se explica como reacción a la “tergiversación de los medios de comunicación conservadores”.

Por otro lado, el informe pone de relieve que “se participa más en un movimiento social si se percibe un beneficio”. Y, en el caso del 15-M, se aprecian varios. El más claro es que ofrece la posibilidad de expresar su indignación a los ciudadanos. Los consultados lo valoran con un 8,6. Pero también en el apartado de ventajas figura el aprendizaje sobre las injusticias del sistema y la capacidad de consensuar. Ambos obtienen un notable alto.

El peso del ‘voto protesta’ el 22-M

Un estudio muestra que el 15-M influyó de forma visible en el resultado de 51 localidades

C.M. Madrid 17/07/2011

Una pregunta que se han hecho politólogos y sociólogos es qué efecto tuvo en las elecciones municipales el 15-M y su llamada al voto protesta. Para dar respuesta a esta cuestión, el profesor de Sociología Manuel Jiménez, de la Universidad Pablo Olavide, analizó los resultados y el peso de los indignados en 89 municipios de más de 75.000 habitantes. Su conclusión es clara: “Existe una relación entre las movilizaciones y acampadas y el voto protesta”.

Del análisis de tres variables -voto en blanco, voto nulo y el resultado de los dos partidos mayoritarios en los comicios de 2007 y 2011-, se observa que en 51 de esos 89 grandes municipios “es más visible la asociación entre el 15-M y el voto protesta”, apunta Jiménez. En este grupo están ciudades como A Coruña, Alicante, Barcelona, Castellón, Granada, Madrid, Málaga, Marbella, Oviedo, Pamplona, Santiago, Valencia, Valladolid y Vigo, entre otros.

Los participantes se sitúan claramente a la izquierda en la escala ideológica

En estas localidades, el voto nulo aumentó de media 1,7 puntos porcentuales y el blanco, uno. El apoyo a los partidos mayoritarios descendió en promedio un 8%, según detalla el informe titulado ¿Influyó el 15-M en las elecciones municipales?, que también subraya que en un 63% de los municipios donde la incidencia del voto protesta fue mayor se celebraron manifestaciones el 15-M.

Este porcentaje se reduce al 23% en el grupo formado por las otras 38 localidades, donde el impacto ha sido menos perceptible. En ellas, el voto nulo se incrementó en 1,3 puntos porcentuales respecto a 2007 y el voto en blanco, un 0,5. El apoyo a los partidos mayoritarios bajó de media tres puntos. En  este grupo hay sorpresas, señala Jiménez, al referirse a la presencia de Sevilla. “El voto blanco aumentó un 0,7%, el nulo, 1,5% y la caída del voto a los partidos mayoritarios es sólo de tres puntos”, describe, señalando que “el aumento del PP puede haber contrarrestado” el impacto de los indignados.

El 15-M se rebela contra tres poderes: político, financiero y mediático

Mejor los minoritarios

Por otra parte, el estudio realizado en Salamanca muestra un aumento de la abstención entre los indignados. En concreto, sólo un 56% acudió a votar, diez puntos menos que la participación obtenida en el total de España.  Entre los que se acercaron a las urnas, un 79% optó por un partido minoritario y un 15% se decantó por el voto en blanco o el nulo. Estos datos contrastan con la media en España, donde PSOE y PP obtuvieron el 64,05% de las papeletas; el voto en blanco fue el 2,54% y el nulo se quedó en el 1,7%.

BANDEJA DE ENTRADA: MANUEL RICO

Ni apolíticos ni antisistema

17/07/2011 09:29

El primer estudio de la Fundación Alternativas sobre el 15-M permite despejar algunas dudas sobre el carácter de la movilización.

Quizá las más relevantes sean que la mayoría de los indignados buscan una reforma del sistema (no su ruptura) y que, lejos de ocultar su ideología, se declaran abiertamente de izquierdas.

También resulta llamativo que el 56% admita que ha ido a votar el 22-M: es un porcentaje diez puntos inferior a la media, pero al mismo tiempo confirma que no se trata de ciudadanos que se sitúen en los márgenes del sistema.

La rebelión de los indignados parece tener una triple diana en el poder político, financiero y mediático. Hay que admitir que, de los tres, sólo la clase política ha iniciado una especie de autocrítica a partir del 15-M.

Habrá quien diga que es puro cinismo o mero interés electoral, pero no se puede denunciar a alguien por una cosa y por su contraria.

Si los políticos merecen reproches por haberse alejado de los ciudadanos y por primar el mero carácter formal de la democracia (el voto cada cuatro años), es de justicia alabar a quienes ahora están tratando de interpretar los gritos de indignación ciudadana para proponer los cambios y rectificaciones oportunas. Los periodistas haríamos bien si nos aplicáramos el cuento… y qué decir de los banqueros.

Por lo demás, los objetivos declarados del 15-M parecen impecables: lucha contra la corrupción, reforma electoral, limitación del poder de los mercados financieros y mejora de la democracia. Todo un programa de gobierno.

 Dos cosas más sobre el 15-M

Luis García Montero

A la gente le habían contado ya todos los cuentos. Nadie quería ser engañado una vez más. Que no nos vengan con historias… Y de pronto llegó el 15-M. En una situación de grave descrédito de los compromisos públicos y de los representantes oficiales de la soberanía popular, la rebeldía callejera ha supuesto un factor de educación política. Conviene analizar muy en serio la cara y la cruz de los motivos que han facilitado esta energía cívica tan visible, capaz de tomar las plazas y las conversaciones.

Una parte decisiva del éxito de la convocatoria se debió a que no provenía de las organizaciones tradicionales de la izquierda. Se trató de una llamada juvenil, anónima, sin siglas. Esta es una primera cuestión que, como digo, merece ser analizada en su cara y en su cruz. Durante los últimos años se ha criticado a los políticos y a los sindicatos en la barra del bar, el taxi, la tertulia de radio y las discusiones familiares sobre el futuro del mundo. Son evidentes los errores que partidos y sindicatos han cometido a la hora de defender una política al servicio de los ciudadanos. Pero el descrédito, como fenómeno social, va más allá de estos errores. Ni todos los políticos son iguales, ni todos los partidos se comportan de la misma manera, ni los representantes sindicales son un conjunto de caraduras olvidados de los trabajadores.

Hay algo más. Para sospecharlo basta con tomar conciencia de lo difícil que es, en medio de una crisis económica provocada por la especulación, escuchar en un bar o un taxi palabras de desprecio contra los grandes empresarios, los banqueros o los cerebros de las finanzas. Esto se debe a que la gente conserva todavía un vago sentimiento de pertenencia ante los políticos y los sindicalistas, que están o tendrían que estar a su servicio. Pero se debe también, y sobre todo, a que los poderes financieros y sus grupos mediáticos se han especializado en aprovechar los errores de la política para acentuar su desprestigio público. El egoísmo de la economía especulativa, dispuesta a buscar beneficios por encima de la soberanía civil y de los derechos de los trabajadores, sale ganando siempre con el desprecio a los partidos y los sindicatos. Así que la santa furia de la población contra sus representantes, aunque encuentre motivos en la realidad, está animada y controlada por sus verdaderos enemigos.

Con el 15-M hemos vivido una afortunada paradoja. La falta de siglas en la convocatoria animó a la participación en un movimiento que previamente no había sido desacreditado por el poder. La gente estaba deseosa de protestar, y la fortuna, o la inteligencia de los portavoces, ha sido que la rebeldía, más que para despreciar lo público, sirvió para otorgarle una nueva dimensión al sentimiento de pertenencia política. Por eso se ha demandado una dignificación de los comportamientos democráticos, no su borradura. Darle sentido político a la rebeldía resulta decisivo para evitar que el descontento derive hacia la demagogia populista o la simpatía totalitaria.

En este deseo de protesta hay una segunda cuestión sobre la que también merece la pena meditar si queremos tomarle el pulso a la situación real. Otro motivo del éxito de las concentraciones del 15-M se debió a que no suponían un compromiso personal más allá de la propia ética. Cuando el pasado septiembre los sindicatos llamaron a una huelga general, muchos ciudadanos no quisieron o no pudieron secundar la convocatoria. La situación social hace muy complicado renunciar a un día de salario o decidirse a llamar la atención de un empresario que, con las leyes laborales y la precariedad de los contratos en la mano, puede dejarte en la calle al menor signo de conflicto. En las pequeñas y medianas empresas, soporte mayoritario de la economía española, la lucha sindical se ha vuelto casi heroica. El desprestigio de la política y de los sindicatos supuso una buena coartada personal para encubrir situaciones de egoísmo, miedo o impotencia. Al acudir a la Puerta del Sol, sin embargo, no se pagaba ninguna factura por defender la verdad.

El 15-M ha sido un utilísimo factor de educación política al evidenciar que la rebeldía es posible y que merece la pena comprometerse para cambiar las situaciones personales.

18 julio, 2011 Posted by | #15M | , | Deja un comentario