cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

¿Teme Israel a las democracias árabes?

Hay una pregunta que muchos se formulan, pero pocos osan plantear en público y todavía menos responder.

¿Pone en peligro la seguridad de Israel la actual revolución árabe en marcha?

La respuesta es afirmativa si escuchamos las declaraciones del actual Gobierno, alarmado por una eventual ruptura del Tratado de Paz con Egipto, y si tenemos en cuenta también las gestiones para apuntalar a Mubarak y sobre todo garantizar que Estados Unidos seguirá apoyando incondicionalmente a Israel, sea cual sea la evolución política que se produzca en Oriente Próximo.

Pero también hay voces israelíes, pocas, es verdad, sobre todo en la izquierda, que solo se han preocupado de expresar su satisfacción por los movimientos de protesta contra las dictaduras que se extienden por toda la geografía árabe.
Si somos justos, reconoceremos que son las voces más genuinamente judías que pueden oírse en Israel, concebido por sus fundadores como un Estado que sería “una luz entre las naciones”.
La única democracia durante décadas en un mar de dictaduras árabes debía ser el faro que algún día condujera a todos los vecinos a la instauración de sociedades más libres y más prósperas.
En esta idea se inspiraron los acuerdos de Oslo, que debían convertir el proceso de paz en algo similar a la reconciliación franco-alemana y a la unidad europea.

De momento no es Israel quien directamente se dedica a promover la democracia, aunque mucho puede hacer en el futuro para echar una mano.

Y si atendemos a las primeras encuestas, no parece que los egipcios estén por romper el tratado de paz ni que el islamismo radical esté en auge, al contrario.

La ola democrática, que alcanza en una medida mayor o menor a todos los países desde el Atlántico hasta el Golfo Pérsico, abre un horizonte más claro y seguro para Israel, si los israelíes saben encarar este cambio político adecuadamente.

La teoría nos ha dicho hasta ahora que no hay guerras entre democracias. Demos, pues, la bienvenida a las democracias árabes. La demografía nos dice que entre el Mediterráneo y el Jordán habrá una mayoría árabe dentro de pocos años. ¿A qué esperan, pues, los israelíes para hacer la paz? Lo que necesitan cuanto antes es la creación de un Estado palestino democrático, que será la garantía más sólida y más estratégica para que Israel siga siendo también un Estado judío democrático y seguro.

La pregunta inicial esconde otra: ¿favorece la actual revuelta al proceso de paz y a los palestinos? Se puede responder con otra pregunta: ¿no habría sido mejor llegar a este punto con el acuerdo de paz ya cerrado? El único Israel que teme a la democracia árabe es el de los colonos intransigentes, el de la limpieza étnica y el de la limitación de derechos a los ciudadanos árabes. Serio problema: ¿no es acaso el del actual Gobierno? Veremos qué hacen.

17 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISRAEL | , , , | Deja un comentario

Israel opciones después de Mubarak

Israel opciones después de Mubarak
los nuevos gobernantes de Egipto tendrá que ser más sensible a la voluntad pública e Israel podría utilizar esto como una oportunidad.
Daniel Levy Última actualización: 13 de febrero 2011 11:25 GMT
Israel considera el régimen de Mubarak, un eje central de su poder regional [AFP]

Después de casi treinta años, el presidente Hosni Mubarak, se ha ido.

Para el pueblo de Egipto y, sobre todo los que tienen el coraje de haber salido a la calle sin duda es un día que es imposible expresar con palabras. Para el resto de nosotros, un día de temor, la celebración e inspiración.

Algunos, sin embargo, probablemente no ha convocado demasiado amplia sonrisa hoy – los otros regímenes no democráticos del Oriente Medio, por ejemplo. Curiosamente, Israel también pertenece a esa lista de los “no-exactamente-emocionados”.

Israel siempre ha hecho gran parte de su pretensión de ser la única democracia en Oriente Medio, ahora parece que la demanda fue más una aspiración más que un lamento. Israel se ha querido aferrarse al régimen de Mubarak, y animar a otros – en particular los EE.UU. – a hacer lo mismo.

A pesar de afirmaciones en contrario, el Egipto de Mubarak estaba lejos de ser una pieza clave para la seguridad regional y la estabilidad, la gobernabilidad moderada, o incluso para el éxito económico. El régimen de la seguridad del país duras producido terroristas y un grito de guerra para los extremistas. Su autoritarismo se burló de la etiqueta de “moderado”, y su economía es hoy una cuarta parte del tamaño de Turquía, aunque ambos países
tienen una población de tamaño similar.

los intereses de Israel

De hecho cargo anterior de Estados Unidos como garante del régimen de Mubarak debe ser considerada contraproducente para los intereses estadounidenses, especialmente desde el final de la Guerra Fría.

Sin embargo, el Egipto de Mubarak era una pieza clave para otra cosa – es decir, la capacidad de Israel de perseguir una política de línea dura regionales con impunidad.

Cuando Benjamín Netanyahu (o sus predecesores) para reactivar su “hombre de paz” credenciales siempre podía estallar hacia Sharm el-Sheikh, un abrazo, con su amigo Hosni. Cuando Israel necesitaba el mundo árabe para hacer la vista gorda a la ocupación y los asentamientos arraigadas o aventurerismo militar dura, entonces sería Hosni tomando la iniciativa en diluir cualquier respuesta árabe.

Durante años, esa estrategia dio sus frutos para el líder, ahora depuesto egipcia – que hizo Mubarak pertinentes, incluso indispensable para los sucesivos gobiernos de EE.UU. desesperadamente tratando de equilibrar su indulgencia para el comportamiento israelí extravagantes con el deseo de mantener una apariencia de credibilidad en el mundo árabe. Este último, por supuesto, nunca ocurrió, pero Estados Unidos estaba escuchando demasiado ocupado como para los líderes no elegidos y no a sus públicos.

Tratando de mantener esta ecuación en el juego es lo que trae muchos funcionarios israelíes (y otros en la región, los EE.UU. y más allá) para empujar ahora por militares continuaron, en comparación con el control civil.

Los beneficios mutuos

A partir de hoy, la nueva ecuación es simple y es este – los que rigen Egipto a partir de ahora tendrá que ser más sensible a la voluntad pública.

Algunos han sugerido que la preocupación de Israel se centra en evitar la revocación del tratado de paz egipcio-israelí. No lo es. Insistir en la adhesión de Egipto en el tratado de paz con Israel es una posición legítima, tiene el apoyo internacional, y también concuerda con los intereses israelíes y egipcios.

El tratado ha salvado vidas en ambos lados, ninguno de los cuales disfruta la posibilidad de una conflagración militar renovada. El tratado puede ser sostenida.

las verdaderas preocupaciones de Israel están en otra parte.

Había un conjunto de políticas regionales perseguidos por el régimen de Mubarak, que carecía de legitimidad popular.Estos incluyen el cierre impuesto en Gaza, el apoyo a la guerra de Irak y para mayor belicosidad hacia Irán, y jugando acompañante ceremonial a un proceso de paz palestino-israelí que se convirtió en una farsa y desacreditado.

Podría decirse que estas políticas también fueron equivocadas para Israel. Por un Egipto que refleja la voluntad popular, estas políticas no tienen ningún sentido y por lo tanto probable que sea interrumpido.

Dignidad en la rebelión

Sí, el 25 de enero la democracia protestas fueron sobre las condiciones económicas, las cuestiones de gobernanza nacional y la libertad, sino una parte del déficit de la democracia en Egipto fue también un déficit de dignidad, y estas políticas israelíes diseñado para la región parecía indigna y anti-árabe de Egipto público.

Cuando Egipto primero hizo la paz con Israel que fue criticado en el país y en la región para ir por sí solo, para el abandono de la causa árabe palestina y más amplio. Había la paz entre Israel y Egipto fue seguida de una paz regional entonces este relato probablemente han desaparecido, pero en ausencia de una paz general se trataba de una crítica que parecía ser reivindicado.

Para el 1978 Acuerdos de Camp David se adjuntó un anexo titulado “Un marco para la paz en el Oriente Medio”, que incluía un compromiso para la retirada israelí de los territorios palestinos y para negociar el estatuto final dentro de los cinco años. Eso, por supuesto, nunca ocurrió.

Lo que sucedió es que los 10.000 colonos israelíes que viven en Cisjordania, cuando se firmó ese acuerdo se han convertido en más de 300.000 hoy.

De hecho, ya sea por diseño o no, el tratado de paz con Egipto marcó el comienzo de la era de los israelíes “mano libre” en la región. A pesar de que no ha emitido una verdadera seguridad para Israel y ha animado a una arrogancia israelí, que puede ser peligroso y autodestructivo, que era de la hegemonía es algo que los israelíes están incómodos por la pérdida de instinto.

Raw Power

Un refrán popular israelí es que la paz con Egipto ha neutralizado cualquier seria opción militar árabe vis-á-vis con Israel. Que el mismo no puede decirse a la inversa comprensiblemente molesta a la calle árabe. Desde la firma del acuerdo con Egipto, Israel ha llevado a cabo varias campañas militares a gran escala contra el Líbano y contra los palestinos, lanzó ataques aéreos contra Siria e Irak, y la realización de asesinatos de alto perfil en Jordania y los Emiratos Árabes Unidos – y que es sólo una lista parcial .

Este desequilibrio profundo regionales, que se convirtió en más arraigada en el Egipto de Mubarak, es, comprensiblemente, tanto impopular e inaceptable para la mayoría de la opinión pública árabe.

Mantener el tratado de paz con Egipto se ha transformado con el tiempo. El proceso de paz bajo mandato de Mubarak se ha afianzado en última instancia, la ocupación y los asentamientos y se burló de sus participantes árabes.

Posterior a la transición Egipto es poco probable que siga jugando a este juego. Y sin apoyo entusiasta de Mubarak, el proceso en sí es probable que desentrañar aún más. Es difícil imaginar a otros estados árabes saltando en esta infracción, o los palestinos aceptan 20 años más de humillación proceso de paz, o incluso de Siria adoptar el modelo de Egipto y la firma de un acuerdo de paz independiente con Israel.

entorno estratégico de Israel está a punto de cambiar. Las opciones de Israel parece estar disminuyendo. Hasta ahora las voces israelíes establecimiento han discutido dos opciones. Uno ha sido el de cavar, que temer-traficante, para convencer a Occidente de que Israel es su puesto de avanzada de la estabilidad en un mar de hostilidad, y esperar las estancias militares en el poder y la democracia está domesticado.

Nuevas opciones

En las palabras del Primer Ministro Netanyahu, “podría” es la respuesta. El segundo enfoque es partidario de un cambio urgente al proceso de paz. Tampoco va a funcionar. La primera se agravan situación de Israel, y el segundo es demasiado poco y demasiado tarde.

Israel tiene una tercera opción, aunque uno que es espectacular y fuera de sintonía con zeitgeist de hoy. Sería tal vez mejor y última oportunidad de Israel para una solución de dos estados. Si bien se trataría de reducir las pérdidas de Israel, sino que también tendría el potencial de desencadenar enormes beneficios – la seguridad económica, y más, para un Israel aceptado como parte de la tapicería de la democracia en Oriente Medio.

En términos generales, esta opción tiene tres componentes. En primer lugar, una retirada israelí a las líneas de armisticio de antes de 1967 casi sin condiciones previas o excepciones – de menor importancia, equitativo y acordado intercambios de tierra y las garantías internacionales de seguridad podrían caer en la última categoría.

En segundo lugar, Israel debe realizar un acto de reconocimiento efectivo de la desposesión y desplazamiento visitó el pueblo palestino, incluidos los refugiados de compensación en su caso, y por lo tanto poner en marcha la posibilidad de la reconciliación. En tercer lugar, es necesario que haya un compromiso claro de Israel a la igualdad plena de todos sus ciudadanos, en particular, incluyendo la eliminación de las barreras estructurales a todos los derechos civiles de la minoría árabe palestina.

Es cierto, este es un camino menos transitado y es probable que lo siga siendo, y mientras que las alternativas a este camino y puede incluir la democracia en la región, podrían impedir un futuro para el Estado de Israel.

Mucho dependerá también de los próximos pasos que los líderes palestinos tomar. Sería un error estratégico de proporciones trascendentales para revivir las modalidades de edad y no del proceso de paz. Aunque tardía e impulsado por los acontecimientos externos, es el momento para una reunificación movimiento nacional palestino y una estrategia palestina renovada y pertinente por la libertad para salir.

Daniel Levy dirige el Oriente Medio Grupo de Trabajo en la Fundación Nueva América y es un editor de Oriente Medio en Canal foreignpolicy.com .

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial Jazeera Al.

14 febrero, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO, 1.-ISLAM, 1.-ISRAEL | , , | Deja un comentario

EGIPTO. ¿ PORQUÉ ISRAEL ES TAN CIEGO?

Jueves, 10 De Febrero De 2011
Egipto: ¿Por qué Israel es tan ciego?
Las últimas décadas han demostrado que los políticos de izquierda han estado en lo cierto acerca de los matices del proceso de paz.
MJ Rosenberg: 09 de febrero 2011 11:02 GMT Traducido por Cibernoticias Express
Presidente de Israel Shimon Peres (R) siempre ha tratado de mostrar a la comunidad internacional que Israel está comprometido con la paz con los palestinos [Reuters]

Aquellos de nosotros que somos pro-israelíes y que estamos a favor de las negociaciones de paz no nos no beneficiamos nunca de tener razón a pesar de quedar demostrado que casi siempre la tenemos.

Nuestra recomendación para Israel es que debería actuar con rapidez para lograr acuerdos con los estados árabes y los palestinos apátridas antes de que sea demasiado tarde.

Y la respuesta de Israel siempre es que no hay urgencia para hacer la paz – salvo si las condiciones las impone Israel- porque Israel es fuerte y los árabes son débiles.

El ejemplo más notorio de que esto ha sido siempre así  proviene de Egipto, donde en 1971 el presidente Anwar Sadat ofreció comenzar las negociaciones para la paz a cambio de una retirada de dos millas de ancho israelí de la margen oriental del Canal de Suez, que Israel había capturado junto con el resto de la península del Sinaí en la guerra de 1967.

Aprender de la historia

La administración Nixon le dijo al gobierno israelí que explorase la idea porque Sadat tenía la intención de ir a la guerra si no consiguía recuperar su territorio.

En el campo de las negociaciones de paz en Israel, sus aliados instaron a Israel a seguir el consejo de Nixon y escuchar a Sadat.

El emisario de Nixon, el subsecretario de Estado José Sisco, dijo que el gobierno israelí no tenía interés en discutir la oferta de Egipto.

Israel votó a favor de mantener toda la península del Sinaí y con el envío de un mensaje simple a Egipto: no.

Después de todo, los egipcios habían mostrado tan sólo cuatro años antes de que ellos no eran rival para el ejército israelí.

Dos años más tarde, atacó a los egipcios, y en pocas horas todas las posiciones de Israel a lo largo del canal fueron invadidas y mataron a sus soldados.

En el momento en que terminó la guerra, Israel había perdido 3.000 soldados y casi todo el territorio.

Luego, unos años más tarde, renunció a todo el Sinaí, no sólo la franja de dos millas que Egipto le había pedido en 1971.

El tratado de paz fue alcanzado. Pero no recuerdo a nadie ser feliz con ello. Por el contrario, nos sentimos devastados. 3.000 israelíes (y muchas más egipcios) fueron asesinados en una guerra que podría haberse evitado si el gobierno israelí hubiera acordado simplemente ponerse a negociarr.

Renegar de Oslo

Este patrón se ha repetido una y otra vez. El proceso de paz de Oslo entre israelíes y palestinos, que dió a Israel el año más seguro y más optimista de su historia, se derrumbó después de que los primeros ministros Benjamín Netanyahu y Ehud Barak se negaran reiteradamente a cumplir con sus términos.

Durante el proceso de Oslo, la Autoridad Palestina Yasser Arafat hizo lo que tenía que hacer: combatir el terrorismo de manera eficaz (Hamas había puesto en marcha una serie de atentados mortales contra autobuses para frustrar el proceso de paz). Hasta Netanyahu llamó por teléfono a Arafat para darle las gracias.

En 1999, el terrorismo fue derrotado de manera efectiva en Israel. Fue un tiempo increíble, había movimiento libre y seguro de bienes y personas desde Israel a la Ribera Occidental y viceversa – no la forma en que está hoy con una imponente muralla que separa a los israelíes de los palestinos y la división de los palestinos a un lado de los palestinos en el otro.

Pero el fin temporal del terrorismo no logró la transferencia de un territorio real a los palestinos.

Netanyahu y Barak, condenaron con ello a los palestinos a la muerte – en realidad, a la muerte del proceso de paz, que para todos los efectos, estaba enterrado.

Cuando Clinton convocó la cumbre de Camp David en 2000, cualquier buena voluntad entre las dos partes se había ido.

Se podría seguir y seguir.

Según el presidente Bill Clinton, el Primer Ministro Ehud Barak podría haber tenido la paz con Siria en el año 2000 hasta que, en el último minuto, Barak se acobardó.

Tenía miedo de los colonos.

La oportunidad de una paz total con Siria, que casi seguro hubiera significado también la paz con el Líbano, así como una disminución de las tensiones con el aliado de Siria, Irán, llegó de nuevo en diciembre de 2008.

Se pierde la oportunidad

Los turcos habían negociado un acuerdo con los sirios que el Primer Ministro Olmert celebró con una cena de Ankara de cinco horas con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Olmert fue a su casa. Los turcos esperaban la aprobación final de Israel.

Y esto es lo que sucedió después, del acuerdo con Israel según Alom Ben-Meir, profesor de la Universidad de New York:

Para sorpresa y consternación absoluta del Gobierno de Turquía, cinco días después de que Olmert se volviera a Jerusalén, Israel comenzó una incursión masiva en Gaza.

Ankara se sintió traicionada por la acción israelí y engañados por no informar Olmert al Primer Ministro turco de la operación que tenía pendiente Israel.

Obviamente, Olmert, como Primer Ministro, era plenamente conscientede ello y se lo podía haber revelado a su homólogo turco cuando aún estaba en Ankara .

Para el señor Erdogan, el problema se agrava ya que en lugar del mensaje de paz esperado se encontró con una “declaración” de guerra con todas sus consecuencias regionales potenciales.

Es difícil describir la profundidad de la decepción de los turcos, no sólo porque se quedaron en la oscuridad, sino porque un gran avance en el proceso de paz árabe-israelí de magnitud histórica se había esfumado.

Este incidente fue un primer paso importante hacia el colapso de la amistad turco-israelí, que – junto con la relación con Egipto de Mubarak – es la piedra angular del sentido de la seguridad de Israel.

¿Quién queda? Jordania. Sin embargo, Israel siempre ignora las demandas del rey Abdullah para que ponga fin a la ocupación de Cisjordania y el bloqueo de Gaza.

Y los EE.UU.. El presidente Obama puso todo su prestigio para lograr darle fin al conflicto israelo-palestino, pero todo Israel en respuesta lo que hizo fue burlarse de él y rechazar todas las propuestas que el presidente hizo – Si importarles que Israel recibe más ayuda de EE.UU. que cualquier otro país del mundo hasta ahora.

Cualquier persona que se preocupe por Israel tiene que estar consternado por estos errores repetidos – todo ello respaldado por el AIPAC y sus recortes en el Congreso.

Futuras medidas

¿Cuándo se supone que nuestros amigos de Israel aprenderán?

Tal vez nunca.

En el actual New York Times , Yossi Klein Halevi, un periodista israelí influyente, expresa el miedo, casi terror, de la revolución egipcia. Él habla de una “hipótesis sombría”:

Es sólo cuestión de tiempo que los islamistas Hermanos Musulmanes tomen el poder.

Los israelíes temen que Egipto seguirá el camino de Irán o Turquía si los islamistas se hacen con el control del pais mediante la violencia o la coapción gradual.

Nótese cómo Halevi combina Turquía con Irán (una comparación ridícula basada únicamente en el hecho de que laTurquía democrática se opone al bloqueo israelí de Gaza) y luego añade a la lista a Egipto.

Y luego está la última palabra miedo cuando habla de la Hermandad Musulmana. Hablaría sin darse cuenta Halevi, porque la Hermandad no es violenta, siempre se ha opuesto al-Qaeda, y condenó 9.11 y otros actos de terrorismo internacional.

Sí, son una organización islámica que prefieren un Egipto sobre la base de la ley islámica, tanto como el partido Shas – una parte importante de la coalición gobernante de Israel – presiona por un Israel sobre la base de su interpretación extrema de la Torá.

Halevi (y otros grupos de presión) desearían que la Hermandad Musulmana fuera un nido de terroristas, pero, por desgracia para ellos, eso no es cierto.

Y, además, la revolución del 25 de enero no es una revolución de la Hermandad Musulmana.

La apoyó – casi todos los egipcios lo han hecho – pero eso no significa que sea la suya. Tampoco dicen lo contrario.

Resumiendo: Estoy feliz por el pueblo egipcio, pero estoy triste por Israel – no porque esté realmente amenazado por esta revolución, sino porque los líderes de Israel parecen estar decididos a poner a la revolución en contra de ellos.

MJ Rosenberg es miembro Senior de Política Exterior de EEUU en materia de redes de medios de acción. El presente artículo apareció por primera vez en Asuntos de Política Exterior, una parte de la Media Matters Action Network.


10 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISRAEL | , , , , , , , | Deja un comentario