cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

“GUERRA A LOS MEDIOS”, LOS DAÑOS COLATERALES DE LA CRISIS GRIEGA. Vamos camino del IV REICH

“GUERRA A LOS MEDIOS”,

LOS DAÑOS COLATERALES

DE LA CRISIS GRIEGA

Publicado: 26 oct 2011 | 15:20 MSK
Última actualización: 26 oct 2011 | 15:22 MSK

El gobierno de Grecia ratificará este jueves un duro plan de recortes que supone el despido de 30 mil personas. Este país vive un difícil período de crisis, lo que provoca indignación y manifestaciones que son severamente reprimidas por la policía. Los activistas arrojan piedras y bombas molotov y los oficiales responden con gases lacrimógenos: la rabia social se esparce por las calles de Atenas con renovada fuerza.

Por si fuera poco, otro blanco de agresiones son los periodistas. Las cámaras de corresponsales quedan destrozadas en las calles, mientras los periodistas locales no pueden creer que en su propio país los dejen sin su principal herramienta de trabajo.

A Manolis Kypraios, un periodista griego de 43 años, le lanzaron una granada cerca de la plaza de Syntagma cuando un supuesto comandante policial le preguntó groseramente por qué estaba tomando fotos. Apenas pudo decir su profesión cuando ya estaba casi sordo por la detonación. “Solo pensé ¿y esto realmente está ocurriendo en Grecia?”, dice.

Debido a este ataque Kypraios ha quedado con sordera grave y no podrá seguir trabajando. “Después del ataque, porque no fue un accidente, fue un ataque, mi vida se convirtió en un infierno”, dijo Kypraios. “Estas son algunas de las últimas fotos que había tomado”, añadió.

Como muchos de los informadores que han sido atacados al estar cumpliendo su labor, Manolis demandó a la policía por abuso de poder, pero el proceso judicial es muy lento. Afirma que de los numerosos casos, sólo dos han alcanzado algunos resultados positivos. No obstante, los cuestionamientos al legítimo uso de la fuerza no cesan.

Para la mayoría de los ciudadanos, la represión de las protestas no es una respuesta digna para palíar el descontento por la política económica gubernamental. El abogado griego George Katrounglas cree que la situación está a punto de desbordarse: “nos acercamos rápidamente al límite, se trata de una respuesta psicológica normal después de recibir un fuerte golpe. La primera reacción de la gente fue negarlo, luego comenzaron a sentir este gran enfado y ahora entran en un periodo de depresión y tristeza”.

En este contexto muchos se preguntan: ¿y si los griegos han llegado al límite, cuál será el próximo eslabón en la cadena de afectados por los graves problemas financieros? Tal vez este impacto no será absorbido por un solo país europeo.

Articulo completo en:http://actualidad.rt.com/actualidad/internacional/issue_31540.html

Anuncios

26 octubre, 2011 Posted by | #SPANISHREVOLUTION, CRISIS, GRECIA, MEDIOS | , | Deja un comentario

Oliart podría presentar hoy su dimisión como presidente de RTVE

Oliart podría presentar hoy su dimisión como presidente de RTVE

La Corporación pública adjudica un contrato a una empresa dirigida por su hijo

R. VAREA / R. FERNÁNDEZ Madrid 05/07/2011 23:24

 http://www.publico.es/televisionygente/385532/oliart-podria-presentar-hoy-su-dimision-como-presidente-de-rtve
Imagen de archivo de Oliart. EFE

Imagen de archivo de Oliart. EFE

El presidente de la Corporación RTVE, Alberto Oliart, podría presentar este miércoles sudimisión, en la reunión que celebrará el Consejo de Administración de la radiotelevisión pública, según informaron a este diario fuentes de dicho órgano.Oliart comunicó sus planes a personas de su entorno, aunque no es la primera vez que amenaza con abandonar su puesto, pero sin cumplir luego sus anuncios de marcha.

La amenaza de dimisión de Oliart se produce horas después de que se supiera que TVE ha adjudicado un importante contrato a una empresa dirigida por su hijo. En concreto, la Corporación que preside Alberto Oliart concedió aTelefónica Broadcast Services la cobertura de medios técnicos del programa La mañana de La 1 durante los próximos seis meses. La empresa está dirigida por Pablo Oliart. Dicho contrato está adjudicado, pero todavía no está firmado.

Hasta el pasado 30 de junio, la compañía que prestaba estos servicios era Overon. Sin embargo, el Consejo de Administración de RTVE decidió, el 15 de junio, no renovar el contrato con Overon, sociedad participada por la productora Mediapro (algunos de cuyos accionistas son editores dePúblico), pese a la oferta de renovación por seis meses. Esta decisión no fue comunicada a Overon con el plazo de 45 días que marcaba el contrato, sino únicamente con 15 días de antelación.

La adjudicación a la empresa del hijo de Oliart fue confirmada a Público por fuentes de TVE, que explicaron que la Corporación “convocó, por razones de urgencia, un procedimiento de licitación al que se invitó a las seis empresas del sector que ofrecen este tipo de servicios”. Dos de ellas desistieron de presentarse al alegar que no tenían capacidad para cumplir con el servicio que se les pedía. Y otras dos se habían fusionado en una, que también optó por no presentarse al concurso. “Finalmente sólo concurrieron dos empresas, Overon y Telefónica Broadcast Services (TBS). Se adjudicó a TBS porque era la oferta más barata. El proceso de contratación y adjudicación depende del Comité de Gestión de Compras, como órgano competente, según la normativa de contratos de RTVE”, justifican en la Corporación.

Sin embargo, fuentes de TVE no descartaron que TBS fuese advertida para mejorar la oferta económica y así lograr la adjudicación. El administrador único de Telefónica Broadcast Services es Pablo Oliart, según consta desde el pasado 2 de junio en el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Con anterioridad a este cargo, Oliart fue director general de Serventa, empresa dedicada al vending. La actividad de TBS es la prestación de servicios de telecomunicaciones y audiovisuales.

“Malestar” en el Consejo

Esta adjudicación no ha sido tratada en el Consejo de Administración, lo que ha provocado”malestar” en algunos miembros de este órgano, según indicaron a Público fuentes del Consejo. “Pueden estar cumplidos todos los requisitos, pero enturbia la imagen transparente de todo proceso”, aseguraron las fuentes consultadas, que también destacaron que hay que “advertir” de una adjudicación de estas características. Por ello, algunos consejeros pedirán hoy explicaciones.

El secretario de organización estatal de UGT en RTVE, Miguel Ángel Curieses, consideró que el concurso para cualquier servicio a una empresa pública debe ser “transparente” y debe respetar la normativa. “Los familiares directos de los máximos directivos no pueden estar implicados en las contrataciones”, apuntó Curieses, quien precisó que si se ha producido “una especie de prebenda” por ser el hijo de Oliart, estudiarán las medidas que pueden emprender.

Si bien los sindicatos apoyaron la decisión de no renovar con Overon, la secretaria general de CCOO en RTVE, Lola Arocha, aseguró este martes que esta decisión fue “precipitada” y que no había “un plan de sustitución”.

6 julio, 2011 Posted by | COMUNICACIÓN, MEDIOS | , , | Deja un comentario

Desobediencia cívica: Los grandes medios de comunicación están comprados con el favor político ¡No los compres, no los difundas!

Desobediencia cívica: Los grandes medios de comunicación están comprados con el favor político ¡No los compres, no los difundas!

08MAR

Desobediencia cívica: Los grandes medios de comunicación están comprados con el favor político ¡No los compres, no los difundas!

Los partidos políticos se sirven de los grandes medios de comunicación para publicitarse y acaban convenciéndonos de las bondades de medidas que nos perjudican.

Los grandes medios son una eslabón más en la permisividad hacia lacorrupción que hay en España.

Los grandes y exclusivos beneficios fiscales de que disfrutan, a costa de los demás, son el ingrediente que fomenta la condescendencia con la corrupetala política.

Los perjudicados por el doble rasero que se aplica con los impuestos tenemos que exigir igualdad.

Estos medios supuestamente ideologizados (ideología del lucro es la que prima tras ellos) han tratado concienzudamente el tema de los impuestos.

Unos aduciendo la necesidad y beneficios de subirlos y otros poniendo el grito en el cielo por el atropello, en cualquier caso, ambos disimulando su posición de privilegio.

Para centrar las protestas (pues el que mucho abarca poco aprieta), hablaremos de dos diarios concretos. Los más relevantes en la defensa de los intereses políticos de los grandes partidos: El País y El Mundo.

Estos dos medios,alrededor de los cuales se aglutinan otros (deportivos, etc.) son los de mayor tirada. Es por ello que son los más beneficiados por leyes y tipos impositivos ridículos para la actividad que desarrollan.

Los tipos de IVA que se aplican son tres: el normal (18%), el reducido (8%) y el superreducido (4%). El bien o servicio esta gravado con un IVA mayor o menor en función de su “calidad” de necesarios o no.

Es decir, los bienes gravados con un 18% son los de uso común, que no son imprescindibles o de consumo necesario.

En los que soportan un 8% se encuentran aquellos que son más “relevantes”, por ejemplo: se aplica a productos alimenticios y a los productos sanitarios (incluidas las gafas y las lentillas), así como aquello productos sanitarios de uso animal, al transporte terrestre de viajeros y equipajes y aéreo y marítimo con destino a Baleares, a la mayoría de servicios de hostelería y la construcción de viviendas, a la entrada a cines, teatros, circos, conciertos, bibliotecas, museos, exposiciones, etc.

Y por último, los bienes gravados con un 4% de IVA son aquellos considerados de primera necesidad (según la RAE: “dicho de una cosa: De la que no se puede prescindir”), por ejemplo: medicinas, pan común, harina, leche, huevos, frutas ,verduras (el resto de alimentos tributan al 8%), prótesis, etc.

Y además, dentro de aquello catalogado como imprescindible se encuentran los libros, periódicos y revistas con excepciones (recordemos que entre otros, bibliotecas y museos soportan un 8% de IVA o que la misma información que se ofrece un periódico se puede encontrar en internet y su acceso está gravado con un 18% al igual que el libro electrónico).

Puede caber discusión entre la posibilidad de incluir los periódicos y revistas en los grupos normal o reducido (por su carácter cultural, algunos), lo que está claro es que en ningún caso se puede comparar la necesidad de un diario con un producto como el pan, un medicamento o una prótesis.

Es decir, los grandes grupos editoriales, y dentro de ellos sus periódicos (El País y El Mundo) se aprovechan de unos impuestos muy bajos que no les corresponden y que favorecen enormemente sus ventas y en ultima instancia, la difusión de la publicidad política de los grandes partidos.

Los grandes grupos políticos se benefician de los medios que a su vez se benefician de los grupos políticos, que a su vez se aprovechan de todos (o casi todos).

Estos dos medios siempre hablan de los impuestos de los demás pero nunca desu privilegiada posición. He aquí otro estrecho vínculo más de los intereses entre política y medios, medios y política.

Si es necesario subir impuestos como el IVA a todos (el IVA superreducido no subió el julio pasado), también a ellos.

Más si cabe cuando no están, si quiera, en el grupo que les corresponde.

Es decir, no solo están gravados al menos con un 4% menos de IVA (sin justificación lícita) sino que la subida del IVA les favoreció al hacerlos relativamente más baratos.

Es por esto, que la acción de desobediencia cívica va dirigida a El País y El Mundo porque cuando todos deberíamos ser iguales y arrimar el hombro, unos no lo hacen y encima presumen de buenos. Cuando ni si quiera es lícito (que sí legal) lo que hacen.

La idea final no es sólo no comprarlos sino dejarlos de lado como medio de información (por suerte hay muchos otros) pues no nos representan. El motivo, aprovecharse de unos privilegios injustos por servir a quienes atentan contra la ciudadanía.

Desestima El País y El Mundo como una opción de información.

No los compres, no difundas sus noticias ni su publicidad. Hay muchísimas más opciones. Sólo se mueven por su interés. Además, ahora están en campaña electoral.

¿Cómo se va a acabar la corrupción si quienes los deberían denunciar contundentemente  se benefician de los partidos corruptos?

*Extracto variado


¡Únete a la desobediencia cívica y que corra la voz!

 

8 marzo, 2011 Posted by | COMUNICACIÓN, EDITORIAL, MEDIOS, NOTICIAS | , , | Deja un comentario

No hay mal que cien años dure…

No hay mal que cien años dure…
El teatro del servilismo a la verdad única es latente, como patente la unanimidad de criterio en torno a los temas citados. Libertad de expresión uniformada. Disidencia prohibida.
Carlos Tena | Para Kaos en la Red | 6-3-2011 a las 15:37 | 786 lecturas | 8 comentarios
www.kaosenlared.net/noticia/no-hay-mal-que-cien-anos-dure

Existen unas más que curiosas coincidencias en la práctica totalidad de los servicios informativos españoles (permítanme que utilice el gentilicio en esta ocasión), ya sean radiofónicos, impresos, reproducidos por Internet o televisuales.

Parece como si los ejércitos, empresarios y políticos – estos últimos dilectos hijos que luego pasarán a los consejos de Administración – se hubieran puesto de acuerdo en imponer al mundo una nueva religión, que nada tiene que ver con lo espiritual, sino todo lo contrario.

He tenido que soportar en casa ajena (la educación para la ciudadanía obliga a aceptarlo) varios servicios informativos, donde se reprodujeron ese tipo de concomitancias sospechosas. En temas como las revueltas árabes, Cuba y Sortu, claman al cielo.

Por un lado, la pusilanimidad de cuantos corresponsales hablaron desde Libia: todos en territorio controlado por los rebeldes. Ni un solo en Trípoli; ni uno ha sido capaz de entrevistar (comoLe Journal du Dimanche ayer mismo en Francia) al hoy satanizado Gadafi, como en su día lo fue Sadam Hussein, para que el condenado sin proceso pudiera defenderse.

Ni un comentario positivo, aunque la suerte esté echada, sobre la iniciativa del AlbaHugo Chávez, dando ejemplo de ejercicio democrático: diálogo, antes que invasión y muerte de más inocentes.

Por si fuera poca la subjetividad en los comentarios de quienes hablaban en directo, utilizando todo tipo de insultos contra el presidente libio y su ejército (al que definieron como mercenario), las entradillas a las crónicas eran de libro… de cocina, que no de estilo. El teatro del servilismo a la verdad única es latente, como patente la unanimidad de criterio en torno a los temas citados. Libertad de expresión uniformada. Disidencia prohibida.

Lo de Sortu, hiede. No en vano, Rubalcaba sonríe y tutea a los periodistas presentes en las ruedas de prensa, en las que nadie osa formular una sola pregunta que pudiera herir la susceptibilidad del monaguillo de Interior. Con lo hermoso que resulta un ministro en aprietos… Cuando salta el tema vasco, todas las cadenas se visten de Intereconomía.

Una tal Mamen, en la Sexta, hablando de la sugerencia formulada por varios dirigentes de dos partidos democráticos (la ley que ilegalizó a Herri Batasuna sigue siendo ilícita) comoAralarEusko Alkartasuna, para que en esta etapa no se detuviera a más ciudadanos vascos, saltó de la butaca diciendo: “¡Lo que nos faltaba ¡ ahora resulta que…¡”, y continuó  su labor convencida de que es periodista.

Ricardo Corazón de León no debió ser un rey demócrata.

Me da en la nariz que los nuevos Caballeros de la Tabla Redonda tampoco están por la labor; pero mientras a los auténticos puedo al menos concederles el beneficio de la duda, en tanto en cuanto su Santo Grial, ya fuese de madera o piedra, cristal o barro cocido, resultó el único motivo que les movió a lanzarse hacia las tierras santas, a los del siglo XXI no podemos permitírselo, porque su Cáliz Sagrado se ubica en los pozos petrolíferos, porque están dispuestos a masacrar a los infieles de hoy, que no son sionistas, sino los llamados anti sistema, emigrantes, votantes de Chávez, cubanas/os revolucionarios, vascos/as independentistas y árabes de toda condición.

Todos ellos son, sencillamente, terroristas.

El gobierno de Israel, cuando comenzaron las revueltas (sigo negándome a llamarlas revoluciones), pagadas o protegidas desde el exterior, acusó al ejecutivo iraní, que presideMahmoud Ahmadinejad , y a Hezbolá (Partido de Dios; en este caso, de Alá) de dirigir tales asonadas contra los llamados dictadores de aquella zona.

Nada que objetar a la hora de derrocar a un sátrapa. Yo si pudiera haría lo mismo en Arabia Saudita, Kuwait, Omán, Qatar, Honduras, Chequia, Eslovaquia, USA, España, Italia, etc., donde la palabra democracia no sirve de mucho, excepto para que millones de incautos crean que es el Santo Grial deCameron, Berlusconi, Sarkozy, Merkel, RajoyZapatero. Sigo con el tema de las revueltas.

El diario Yediot Aharonot (uno de los tres más importantes en Israel), publicaba hace días que el país “sigue con preocupación los intentos de Irán, Hezbolá y otras hermandades musulmanes cercanas al islamismo radical por derribar gobiernos, ya que se sospecha que están detrás de la escena, contribuyendo con millones de euros a lo que parecen (según las cadenas de televisión occidentales) levantamientos democráticos contra regímenes despóticos de la zona“.

Curiosa coincidencia, en esta ocasión, porque tanto Gadafi como el diario israelí apuntan en la misma dirección, a la hora de identificar a los presuntos mentores de dichas revueltas populares.

Más coincidencias.

Las cadenas españolas, en su conjunto, cierran filas a la hora de conceder veinte minutos a Libia, pero diez segundos a los levantamientos populares y protestas generalizadas en varios estados de los USA, como Wisconsin, dada la actuación de su gobernador Scott Walker, eliminando beneficios sociales a trabajadores y jubilados.

A la hora de la reivindicación, como de la represión de los uniformados contra los manifestantes, para las cadenas españolas lo primero es expresión prístina de la libertad; lo segundo, cuando hay carreras, golpes y heridos, se resume con la frase “la policía se vio obligada a dispersar”, mientras que idénticos casos en Venezuela, Ecuador o Bolivia, como en Irán o Libia (Trípoli) se saldarían con la expresión “los agentes masacraron a la población que demandaba pacíficamente sus derechos”.

El pasado 3 de Marzo, cuando se cumplían 35 años del asesinato de 5 trabajadores en Vitoria, a manos de la policía de Fraga Iribarne y Martín Villa, esas cadenas callaron en pelotón.

Ni un solo segundo tampoco, para comentar el interrogatorio al que fue sometido el soldadoBradley Manning, desnudo durante horas, maltratado y humillado por sus superiores, como prólogo a la condena (tal vez pena capital) por revelar los crímenes del ejército USA en Irak, merced a la entrega a Wikileaks de documentos de las propias fuerzas armadas, en los que se mostraban asesinatos similares al de José Couso, bombardeos indiscriminados, torturas, etc., impunes hasta hoy.

Ni un solo minuto para entrevistar a los miembros del Grupo Internacional de Contacto, sobre su oferta de diálogo abierto para lograr la paz en el País Vasco, como antaño se logró en Irlanda del Norte. No hay micrófonos a la hora de que alguien pueda disentir de lo que se quiere imponer, por la fuerza y la amenaza.

Y como guinda al pastel de sangre, confusión, invasión y robo del petróleo árabe allá donde se encuentre, la noticia más relevante de las últimas semanas la acaba de provocar una encuesta realizada en Francia.

Según un sondeo encargado al Instituto Harris Interactivepara el diario Le ParisienMarine Le Pen (hija de Jean Marie, que fuera líder del Frente Nacional), hoy presidenta de ese partido,  se halla en cabeza de las intenciones de voto para la primera vuelta de la elecciones presidenciales, con un 23 %, por delante de Nicolás SarkozyMartine Aubry (actual presidente y candidata socialista, respectivamente), ambos con el 21 %. Parece que el espíritu de Vichy no ha desaparecido.

Queda claro. En el país de la Revolución, de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, como en España, Italia, Alemania o Gran Bretaña, la sociedad no perdona a quienes, en nombre de una falsa democracia, utilizan las mismas armas del III Reich. Para millones de votantes, no hacen falta dirigentes de extrema derecha disfrazados de demócratas a la hora de hacer política. Que sean los propios talibanes quienes mantengan el estado del terror. Fuera caretas, que ganamos.

Resulta más explícito, eficaz y barato, que aquellos que confían en la supremacía de la raza aria, la xenofobia, el clasismo, la violencia, el desprecio al diálogo y demás características de un honrado ciudadano de derechas, en este caso una mujer, dirijan los destinos de un país.

Si Marine Le Pen triunfara en las elecciones presidenciales francesas en esa primera vuelta, el efecto que causaría en España sería desastroso para Zapatero.

No está en mi ánimo alegrarme por tal posibilidad, aunque reniegue del leonés y su mediocridad permanente.

Pero dado que tampoco pertenezco a la familia de aquellos que se conforman con el menor mal posible, puedo vaticinar alto y claro, que en las próximas elecciones generales no ganará el PP, sino que perderá el PSOE, por las mismas razones que Felipe X, Señor del Gal, fue expulsado de la Moncloa por un genocida como José Mª Aznar.

Y en este caso no habrá pinza a la que echar las culpas de la debacle, porque IU estará obligada a pedir el voto para ella misma, si no quiere terminar como Santiago Carrillo: en brazos del puño, la rosa, la mentira, la impostura, la manipulación, la corrupción, la compra de intelectuales y el abrazo del Borbón.

Y luego dicen que no hay mal que dure cien años…

7 marzo, 2011 Posted by | COMUNICACIÓN, MEDIOS | , | Deja un comentario

El sucio papel de los medios de comunicación Occidentales

El sucio papel de los medios de comunicación Occidentales

Posted on 1 marzo, 2011 pornoticiasdeabajo

1

Título original: Am Empire of Lies

¿Por qué nuestros medios de comunicación nos engañan?


por Jonathan Cook / 28 de febrero 2011

La semana pasada, el principal periódico liberal británico, The Guardian, publicó la confesión tardía de un exiliado iraquí, Rafeed al-Janabi, con el nombre en clave «Curveball» para la CIA.

Hace ocho años, Janabi jugó un papel muy importante en la sombra -tal vez involuntario- durante la invasión de Iraq por Estados Unidos. Su testimonio daba crédito a las afirmaciones del gobierno de Bush acerca de que el presidente iraquí, Saddam Hussein, había desarrollado un avanzado programa de producción de armas de destrucción masiva.

Contaba Cuverball con pelos y señales las características de los camiones móviles con armas biológicas, que luego presentaría en sociedad Colin Powell, el Secretario de Estado de Estados Unidos, a la ONU a principios de 2003.

La actuación convincente de Powell para dar la información sobre las armas de destrucción masiva fue utilizada para justificar el ataque de Estados Unidos a Irak unas semanas más tarde.

Ocho años después, Curveball revela a The Guardian que se inventó la historia de las armas de destrucción masiva de Saddam ya en el año 2000, poco después de su llegada a Alemania en busca de asilo.

Dice que mintió a la inteligencia alemana con la esperanza de que su testimonio ayudase a derrocar a Saddam, aunque parece más probable que quisiera asegurarse de que su petición de asilo fuera tenida en cuenta.

Para un lector atento – y subrayo lo de atento- surgen varios hechos inquietantes a raíz de estas informaciones.

Uno de ellos es que las autoridades alemanas habían demostrado con rapidez que el relato de las armas de destrucción masiva de Iraq era falso. Tanto la inteligencia alemana como la británica viajaron a Dubai para entrevistarse con Bassil Latif, ex jefe en la Comisión de la Industria Militar de Iraq.

El Dr. Latif afirmó que las informaciones dadas por Curveball no eran ciertas.

Las autoridades alemanas perdieron enseguida interés por Janabi y no le volvieron a entrevistar hasta finales de 2002, cuando se hacía más apremiante para los Estados Unidos encontrar una excusa para atacar Iraq.

Otra interesante revelación es que, a pesar de la imperiosa necesidad de confirmar todos los hechos relatados por Curveball – teniendo en cuenta que estaba en juego un ataque preventivo contra un Estado soberano-, los estadounidenses nunca se molestaron en entrevistar ellos mismos a Curveball.

Una tercera revelación fue que el jefe de la CIA de las operaciones en Europa, Tyler Grumheller, no consideró las advertencias de la inteligencia alemana, que consideraba muy dudoso el testimonio de Curveball. El jefe de la CIA, George Tenet, ignoró sin más el consejo.

Admitiendo el testimonio de Curveball, así como otros hechos de la historia, podemos sacar varias conclusiones obvias, conclusiones que quedan confirmadas por los acontecimientos posteriores.

A falta de motivos reconocidos en el Derecho Internacional, y del respaldo de sus principales aliados, el Gobierno de Bush necesita desesperadamente la historia de Janabi sobre las armas de destrucción masiva, una historia desacreditada, para justificar los planes militares para Iraq.

La Casa Blanca no se entrevistó con Curveball porque sabía que el programa de armas de destrucción masiva de Saddam era algo inventado. Su historia se desmorona bajo cualquier mirada, y es mejor dejar a Washington con la opción de la «negación plausible».

Sin embargo, el cuento inventado por Janabi fue de vital importancia: no sólo ayudó a presentar a Saddam como un peligro para el mundo ante la opinión pública norteamericana, sino que también ayudó a que los vacilantes aliados se decidiesen; y trajo a un primer plano a Colin powell, un ex general considerado como la voz de la razón en la administración.

En otras palabras, la Casa Blanca de Bush utilizó a Cuverball para dar vida a su historia mitológica acerca de la amenaza de Saddam para la paz mundial.

Entonces, ¿ cómo es que The Guardian, un bastión del periodismo liberal, presenta en exclusiva el episodio más controvertido de los últimos años de la política exterior estadounidense?

Éste es el titular: ¿ Cómo es que Estados Unidos fue engañado por un fantasioso iraquí que buscaba derrocar a Saddam?

¿No malinterpreta el titular la información dada en la noticia? No, el titular encapsula perfectamente su mensaje.

En el texto, se nos dice sobre la presentación de Powell ante la ONU que «se reveló que los partidarios de la línea dura de la Administración Bush se lo habían tragado», dice Curveball. En otro punto se nos dice que Janabi «llevó a cabo uno de los mayores trucos en la historia de la inteligencia moderna». Y que «sus críticos, que son muchos y poderosos, dicen que el coste de este engaño es difícil de estimar».

En otras palabras, The Guardian asume este punto de vista, a pesar de todas las pruebas presentadas por su propia investigación, la de que Curveball engañó al Gobierno de Bush en la fabricación de un error de consecuencias desastrosas.

Según esta información, la Casa Blanca fue la verdadera víctima de las mentiras de Curveball, no el pueblo iraquí -más de un millón de muertos como resultado de la invasión, de acuerdo con las mejores cifras disponibles, y cuatro millones que se han visto obligados al exilio.

No hay nada excepcional en este ejemplo. Lo elegí porque está relacionado con unos sucesos que van a continuar y con un significado muy importante.

Desgraciadamente, ya es algo tristemente familiar en este tipo de informaciones, incluso en las publicaciones liberales de Occidente. Contrariamente a su objetivo declarado, el periodismo convencional disminuye de manera invariable el impacto de los nuevos acontecimientos si estos amenazan a las poderosas elites.

Y vamos a examinar el por qué en unos momentos. Pero en primer lugar, ¿qué o quién es el imperio de hoy en día? . Ciertamente, en su forma más simbólica, se puede identificar como tal al Gobierno de los Estados Unidos y su ejército, que es la única superpotencia del mundo.

Tradicionalmente, los imperios se han definido en términos estrictos como una nación fuerte que expande con éxito su esfera de influencia y poder a otros territorios.

El objetivo de los imperios es hacer de otros territorios dependientes, y explotar sus recursos en el caso de países pocos desarrollados, o en los países más desarrollados abrir nuevos mercados para sus excedentes.

Si lo consideramos en este último sentido, habría que considerar al imperio estadounidense como una fuerza para el bien mundial, que propaga la libertad y los beneficios de una cultura basada en el consumo.

El Imperio puede lograr sus objetivos de distintas maneras: a través de la fuerza, mediante conquista, cuando se trata de países que se resisten a que sus recursos sean expoliados, o de una manera más sutil a través de la interferencia política y económica, mediante la persuasión y el control, en el caso de querer crear nuevos mercados. Sin embargo, el objetivo es crear unos territorios dependientes de sus intereses y que su destino esté unido al del imperio.

En este mundo globalizado, la cuestión de quién está en el centro del imperio está mucho menos clara de lo que estuvo en otro tiempo.

El Gobierno de Estados Unidos es hoy menos el corazón del imperio que quien facilita su existencia.

Los que han sido hasta hace poco los brazos del imperio, especialmente las industrias financiera y militar, se han convertido en una elite imperial transnacional, cuyos intereses no están vinculados a las fronteras y cuyo poder pueden evadir en gran medida los controles legales y morales.

El liderazgo de Israel, hay que tener en cuenta, además de considerar a sus partidarios de la elite de todo el mundo – incluyendo los grupos de presión sionistas, los fabricantes de armas y los ejércitos occidentales, e incluso las tiranías en ruinas de los países árabes de Oriente Medio- es un elemento integrado en la elite transnacional.

El éxito de las elites imperiales depende en gran medida de la creencia compartida en Occidente de que los necesitamos para asegurar nuestra subsistencia y seguridad, y que al mismo tiempo son nuestros amos, Algunas de estas ilusiones necesarias son perpetuadas por las elites transnacionales del siguiente modo:

  • Que la función de los Gobiernos electos es limitar el poder de las Corporaciones
  • Que en particular, y la fuerza laboral mundial, en general, que las Corporaciones son las principales creadoras de riqueza y nosotros sus beneficiarios.
  • Que las empresas y la ideología que las sustenta, el capitalismo mundial, son la única esperanza para la libertad.
  • Que el consumo no solamente es una expresión de nuestra libertad, sino que también es una importante fuente de felicidad.
  • Que el crecimiento económico puede mantenerse de forma indefinida y sin un coste a largo plazo para la viabilidad del planeta, y
  • Que existen grupos terroristas que quieren destruir nuestro benevolente sistema de creación de riqueza y de superación personal.

Estos supuestos, todo pura invención que se desmonta tras el mínimo examen, son la base ideológica sobre la que están construidas nuestras sociedades Occidentales, y también de donde deriva nuestro sentido de identidad. Este sistema ideológico nos parece que describe el orden natural de las cosas.

La tarea de santificar estos supuestos – y asegurarse de que no se contradicen- corresponde a los medios de comunicación de los que son dueños las Corporaciones y su publicidad hace que esta industria sea rentable.

Es decir, los medios de comunicación no pueden cumplir la función de perro guardián del poder, porque de hecho son el poder mismo.

Es el poder de la elite globalizada que controla y limita los horizontes ideológicos e imaginativos de los lectores de los medios de comunicación y de los espectadores y oyentes.

Lo hacen para asegurar sus intereses imperiales, que son los mismos que los de las Corporaciones, de modo que no sean amenazados.

La historia de Curveball ilustra a la perfección el papel de los medios

Esta confesión llega demasiado tarde -ocho años es mucho tiempo- para que tenga impacto sobre los hechos que se denuncian.

Otro tanto ocurre muy a menudo con otras importantes historias que desafían los intereses de la elite, hechos de vital importancia que se necesitarán conocer para que la opinión pública Occidental sacase conclusiones en el momento, cuando aquella información se necesita.

En este caso, Bush, Cheney y Rumsfel ya han dejado su cargo, al igual que sus asesores neoconservadores.

La historia de de Curveball es ahora un cadáver al que realizan la autopsia los historiadores.

Este último punto es literalmente cierto. Las revelaciones de The Guardian han tenido un nulo interés para los medios de Estados Unidos, con los perros guardianes controlando el corazón del Imperio.

Una búsqueda en la base de datos Lexis Nexis sobre los medios de comunicación que recogieron esta información, muestra que sólo lo hicieron New York Times, en una breve noticia en la página 7, así como otra breve en Washington Times.

El resto de grandes periódicos, incluyendo Washington Post, no hicieron mención del asunto en absoluto.

Fuera del Reino Unido, apareció en periódicos de la India y en el Khaleej Times.

Pero incluso The Guardian, a menudo considerado como valiente en su enfrentamiento contra los poderosos, presenta la información del tal forma que priva a la confesión de Curveball de su verdadero valor. Los hechos fueron enmascarados en su importancia real.

Se presentan de tal modo que sólo los lectores más avispados se dan cuenta de que Estados Unidos no fue engañado por Curveball, sino que la Casa Blanca explotó la historia fantasiosa de un exiliado desesperado de un régimen brutal, dependiendo de cómo se mire, para sus propios intereses ilegales e inmorales.

¿Por qué The Guardian oculta la cuestión principal de su exclusiva? La razón es que todos nuestros medios de comunicación, incluso los liberales, toman como punto de partida la idea de que la cultura política de Occidente es intrínsecamente benevolente y que es moralmente superior al resto de culturas existentes o imaginables, los sistemas alternativos.

En la presentación de la información y en los comentarios, esto se demuestra con mayor claridad, la idea de que nuestros líderes siempre actúan de buena fe, mientras que los líderes que se oponen al imperio o sus intereses están impulsados por el mal.

De esta manera, los enemigos oficiales, como Sadam Husein o Slobodan Milosevi, pueden ser señalados como el arquetipo del dictador enloquecido, mientras que regímenes tiránicos, como Arabia Saudita, se describen como moderados, abriendo el camino para que aquellos países se conviertan en los objetivos de la estrategia imperial.

Los países señalados con el dedo por el Imperio tienen una difícil elección: aceptar las condiciones impuestas o desafiar al Imperio y sufrir sus consecuencias.

Cuando las elites empresariales pisotean a otros pueblos y Estados para conseguir sus propios intereses egoístas, como ocurrió con la invasión de Iraq para controlar sus recursos naturales, nuestros medios de comunicación dominantes no pueden permitir que los hechos aparezcan tal cual son.

Si leemos los comentarios sobre el ataque de Estados Unidos a Iraq, por ejemplo, y una vez que no se encontraron armas de destrucción masiva, el Gobierno de Bush se mantuvo en el esfuerzo equivocado de “acabar con los terroristas, restaurar la ley y el orden, y extender la Democracia”.

Para los medios de comunicación Occidentales, nuestros líderes cometen errores, son ingenuos o incluso estúpidos, pero nunca son malos o hacen el mal. Nuestros medios de comunicación no recogen la idea de que Bush o Blair sean juzgados en el Tribunal de La Haya como criminales de guerra.

Esto, por supuesto, no significa que los medios Occidentales sean el Pravda, órgano de propaganda del antiguo imperio soviético.

Hay diferencias. El desacuerdo es posible, pero debe permanecer dentro de los límites relativamente estrechos de un razonable debate, un espectro de pensamiento posible que acepte sin reservas la presunción de que somos mejores, moralmente mejores que los otros.

Del mismo modo, a los periodistas rara vez les dicen -al menos directamente- de qué tienen que escribir.

Ya los medios de comunicación han desarrollado procesos de selección y cuidado de forma conveniente la jerarquía entre el personal de su redacción – son los denominados filtros por medios de comunicación críticos, de Herman y Noam Chomsky- para asegurarse de que realmente los disidentes o los periodistas independientes no llegan a puestos influyentes.

No hay, en otras palabras, una línea compartida.

Allí compiten las elites y las Corporaciones, y su voz se recoge en el estrecho margen de los comentario y las opiniones.

En lugar de estar dictados por los funcionarios del partido, como ocurrió en el marco del sistema soviético, los periodistas luchan por el acceso, el acceso a las antecámaras del poder. Esto es para ellos un enorme privilegio, pero tiene un enorme coste para su independencia.

Sin embargo, el rango de lo que se permite está ampliándose – la oposición a las elites y a la televisión y prensa convencional.

La razón se encuentra en la aparición de nuevos medios que van erosionando el monopolio disfrutado durante mucho tiempo por los medios corporativos, que controlaban la difusión de la información.Wikileaks es su resultado más evidente e impresionante, de esta tendencia.

Las consecuencias ya son tangibles en todo el Oriente Medio, que ha sufrido de forma desproporcionada la opresión del Imperio.

La lucha del pueblo árabe para sacudirse a sus tiranos ha servido también para poner al descubierto algunas de las ilusiones que los medios de comunicación nos seguían vendiendo: que el Imperio quiere la Democracia y la Libertad en todo el mundo.

Y sin embargo, permanen mundos e impasibles cuando los esbirros del Imperio dan rienda suelta a la fabricación de armas en contra de sus pueblos, que exigen también libertades al estilo Occidental.

Es importante hacerse una pregunta: ¿cómo responden nuestros medios de comunicación ante estos hechos, no sólo ante la hipocresía de nuestros políticos, sino también ante la suya propia? Pues tratando de cooptar a los nuevos medios de comunicación, incluyendo a Wikileaks, pero sin éxito.

También están empezando a permitir un más amplio debate, aunque todavía muy limitado, que no era posible antes.

La versión oficial de la glasnot es particularmente evidente en la cobertura de problemas que nos son cercanos, aquí, en Palestina: ¿qué campaña de deslegitimación de Israel se lleva a cabo en los medios para permitir que haya algo de luz donde antes reinaba la oscuridad?

Se presenta una oportunidad y hay que aprovecharla. Debemos exigir de los medios corporativos más honestidad, debemos avergonzarlos para que informen mejor, no sólo que nos remitan a los comunicados oficiales, sino que deben buscar mejores fuentes de información.

Se ha abierto una puerta. Y hay que abrirla antes de que las elites del Imperio intenten cerrarla.

  • Éste es el texto de una charla titulada “Medios de comunicación como una herramienta del Imperio”, dada en el Centro Ecuménico de la Teología de la Liberación, en su Octava Conferencia Internacional celebrada en Belén, el viernes 25 de febrero de 2011.

Jonathan Cook es escritor y periodista que vive en Nararet, Israel. Sus últimos libros son Israel y el choque de civilizaciones; Iraq, Irán y el Plan para rehacer Oriente Medio ( Pluto Press) y La desaparición de Palestina: Israel experimenta la desesperación en humanos (Zed Books). Visite el sitio web de Jonathan:http://www.jkcook.net/


http://dissidentvoice.org/2011/02/an-empire-of-lies/

1 marzo, 2011 Posted by | COMUNICACIÓN, MEDIOS | | Deja un comentario

La Justicia asesta un golpe a la piratería de periódicos y revistas en Internet

La Justicia asesta un golpe a la piratería de periódicos y revistas en Internet

  • 28.02.2011 Mercedes Serraller. Madrid 0

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante ha ordenado a la web Youkioske que cese de exhibir varias revistas de moda y ocio gratis.

Esta web también cuelga prensa general y económica, española y extranjera, sin consentimiento de los medios.

[foto de la noticia]

El Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Alicante ha ordenado a los responsables de la página web Youkioske, dedicada a la exhibición de manera gratuita de revistas, prensa y otras publicaciones, que cese en dicha actividad de manera cautelar en relación con un importante número de contenidos.

Dicha decisión responde a la petición conjunta realizada por los grupos editoriales Hearst y Condé Nast, titulares de los derechos de propiedad industrial e intelectual de las revistas Cosmopolitan y Vogue y Vanity Fair, respectivamente, entre otras.

Esta web, registrada a nombre de una empresa de Belice, ofrece también prensa general, económica y deportiva, española y extranjera, así como otras revistas de ocio y moda.

Sin embargo, los grupos editoriales propietarios de estos otros medios no han tomado medidas contra Youkioske.

La acción judicial que han emprendido Hearst y Condé Nast se basa en la Ley de Marcas y el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, y ha sido acogida por el Juzgado de Alicante porque estima que existe infracción por el uso de marcas comunitarias y nacionales como metatags en dicha página web.

Un metatag es una palabra clave o descripción escrita en lenguaje de programación para mercar textos, el código que se utiliza para diseñar páginas web.

Son invisibles al usuario pero legibles por los motores de búsqueda y condicionan el orden en el que aparecerá un sitio web en una búsqueda. Si la marca es notoria, se considera aprovechamiento del prestigio ajeno.

Asimismo, el juez considera que se han vulnerado los derechos de propiedad intelectual al comunicarse públicamente las revistas de las sociedades demandantes sin su autorización.

La acción ha sido dirigida por el despacho Abril Abogados, quien afirma que “esta resolución y el procedimiento de fondo del que dimana constituirán un referente en temas de infracciones cometidas a través de Internet”.

De momento, los grupos editoriales Hearst y Condé Nast han conseguido que haya un mandato judicial para que un buen elenco de sus revistas deje de ser ofrecido gratuitamente desde Internet.

La ley da un plazo al infractor de 15 días para que haga efectivas las medidas cautelates y, si no cumple, la Justicia se encarga de ello. Puede ser el caso, ya que Youkioske ya ha subido el número del Cosmopolitan de marzo.

Esta medida cubre los derechos de los grupos editoriales hasta que el juez dicte sentencia sobre el fondo del asunto, en unos meses.

Además, Hearst y Condé Nast piden daños y perjuicios, que en infracciones de propiedad intelectual e industrial suman el lucro cesante, lo que han dejado de ganar, y el daño emergente que les han producido. A la hora de cuantificarlo, habrá que añadir los sustanciosos contratos publicitarios que tiene la web.

Youkioske alegó falta de competencia territorial y consideró que eran competentes los Juzgados de lo Mercantil de Madrid, pero el juez recuerda que la infracción de marca comunitaria corresponde de forma exclusiva a los Juzgados de Marca Comunitaria:

“Hay vínculos a la defensa de las marcas comunitarias por las alusiones a la forma de explotación, notoriedad y prestigio que justifican su tratamiento conjunto para el que objetivamente es competente este juzgado y territorialmente es el único que puede conocerlo”.

Hearst esgrime que es titular de las marcas Cosmopolitan, Cosmo, Cosmopolitan TV, Cosmo TV, Esquire, Harper´s Bazar, Town & Country y Seventeen. Condé Nast, a su vez, reclama sus derechos sobre Vogue, Teen Vogue, Glamour, GQ, Vanity Fair y The New Yorker.

Asimismo, los grupos editoriales demuestran el conocimiento de las marcas: por ejemplo, Cosmopolitan tiene un media de 800.000 lectores mensuales, según acreditan las Cámaras de Comercio de Madrid y Barcelona.

Ambos tienen contratos de distribución exclusiva con el Grupo Zinio, quien se encarga de realizar las ediciones digitales y de distribuirlas en Internet.

28 febrero, 2011 Posted by | COMUNICACIÓN, INTERNET, MEDIOS, NOTICIAS, SINDE | , , , , | Deja un comentario