cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

El paso de la política a la empresa

El paso de la política a la empresa

De la política a la empresa

De izquierda a derecha en la fila de arriba, Pedro Solbes, José María Aznar, Felipe González. Abajo, Juan Costa, Rodrigo Rato y Eduardo Zaplana. (ARCHIVO)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/05/30/21617-800-550.jpg” rel=”imagenes” target=”_blank”>De la política a la empresa

De izquierda a derecha en la fila de arriba, Pedro Solbes, José María Aznar, Felipe González. Abajo, Juan Costa, Rodrigo Rato y Eduardo Zaplana. (ARCHIVO)

<a title=”De la política a la empresa

De izquierda a derecha en la fila de arriba, Pedro Solbes, José María Aznar, Felipe González. Abajo, Juan Costa, Rodrigo Rato y Eduardo Zaplana. (ARCHIVO)

  • El exministro socialista Pedro Solbes ‘ficha’ por Barclays y se convierte en el último político que entra en el mundo empresarial.
  • Los expresidentes José María Aznar (Endesa) y Felipe González (Gas Natural) son los casos más sonados y los que más críticas han recibido.
  • Las empresas buscan el prestigio de los exdirigentes para reforzar su imagen.

Presidentes del Gobierno que pasan a ser consejeros en compañías energéticas. Ministros que entran a formar parte o, incluso, presiden empresas. Todo con sueldos importantes de por medio. El paso de la política al mundo empresarial es cada vez más común y, en tiempos de crisis, forma parte de una crítica popular que poco a poco alza más la voz. El último caso registrado ha sido el de Pedro Solbes, exministro de Economía, quien entrará el próximo 13 de junio en el consejo de administración de Barclays como asesor del área europea de la entidad británica.

Solbes se une a una larga lista que encabezan los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Felipe González. El primero fue ‘fichado’ a principios de este año por la eléctrica Endesa, donde ejerce de asesor externo de su cúpula directiva percibiendo más de 200.000 euros al año. Por su parte, González fue nombrado consejero de Gas Natural a finales de 2010. Su salario: 126.500 euros brutos anuales.

Los casos de Aznar y González han provocado una intensareacción en contra en la opinión pública, sobre todo por el hecho de que ambos expresidentes cobran 80.000 euros brutos anuales de los Presupuestos Generales del Estado, una retribución con carácter vitalicio en razón del cargo desempeñado y que es compatible con los sueldos que reciben de las eléctricas. Incluso partidos como ERC, IU, BNG y UPyD han pedidoendurecer la actual Ley de Incompatibilidades para evitar este tipo de casos.

Exministros empresarios

Otros exministros como Solbes también han hecho ‘carrera’ en el ámbito privado. Ejemplos no faltan. Rodrigo Rato es presidente de Bankia (antes Caja Madrid), Jordi Sevilla es asesor de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), Pío Cabanillas trabaja como director general de imagen corporativa de Acciona, Luis María Atienza ejerce como presidente de Red Eléctrica de España (REE), Eduardo Zaplana presta sus servicios a Telefónica mientras que Isabel Tocinoforma parte del consejo de administración del Banco Santander.

En la lista también se encuentran el exministro Juan Costa (auditora Ernst & Young), el exdirigente del PNV Josu Jon Imaz (presidente de Petronor) y otro exministro, Rafael Arias-Salgado, que actualmente es el presidente del Grupo Carrefour en España.

¿Por qué tantos ‘fichajes’ políticos? Las empresas buscan precisamente el prestigio de los exdirigentes para reforzar su imagen. Asimismo, buscan la experiencia y los contactos hechos durante la carrera política para garantizar su crecimiento empresarial. Cualquier sector vale y los políticos encuentran huecos tanto en empresas energéticas como en consultorías, bancos o telecomunicaciones.

Anuncios

31 mayo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, POLÍTICOS, POLITICA | , , | Deja un comentario

Obama ha desaparecido

PAUL KRUGMAN Laboratorio de ideas

Obama ha desaparecido

PAUL KRUGMAN 17/04/2011

Qué han hecho con el presidente Barack Obama? ¿Qué ha pasado con la figura inspiradora que sus seguidores pensaban que habían elegido? ¿Quién es este tipo tímido y anodino que no parece representar nada en particular?

¿Quién es este tipo tímido y anodino que no parece representar nada en particular?

Soy consciente de que, con una Cámara controlada por republicanos hostiles, no hay mucho que Obama pueda hacer en lo que se refiere a políticas concretas. Se podría decir que todo lo que le queda es la tribuna de oradores. Pero ni siquiera la está usando (o, mejor dicho, la está usando para reforzar los argumentos de sus enemigos).

Sus comentarios después del pacto presupuestario de la semana pasada son un ejemplo que viene al caso.

Puede que ese terrible pacto, en el que los republicanos terminaron obteniendo más de lo que inicialmente pretendían, fuese lo mejor que podía conseguir, aunque da la impresión de que la idea del presidente sobre el modo de negociar consiste en empezar por regatear consigo mismo, haciendo concesiones preventivas, y luego emprender una segunda ronda de negociaciones con el Partido Republicano, la cual acaba en más concesiones.

Y tengan en cuenta que esta solo ha sido la primera de varias oportunidades que tendrán los republicanos de usar el presupuesto como rehén y amenazar con paralizar el Gobierno; al ceder tanto en la primera ronda, Obama ha sentado las bases para concesiones todavía mayores a lo largo de los próximos meses.

Pero démosle al presidente el beneficio de la duda y supongamos que esos 38.000 millones de dólares en recortes del gasto -y un recorte mucho mayor respecto a sus propias propuestas presupuestarias- era el mejor trato posible.

Aun así ¿era necesario que Obama celebrase su derrota? ¿Tenía que elogiar al Congreso por aprobar “el mayor recorte del gasto anual de nuestra historia”, como si unos recortes presupuestarios cortos de miras en un momento de paro elevado -recortes que ralentizarán el crecimiento y harán que suba el desempleo- fuesen realmente una buena idea?

Entre otras cosas, el último pacto presupuestario elimina con creces cualquier efecto económico positivo del gran premio que Obama supuestamente ganó con el acuerdo de diciembre: una ampliación temporal de sus bajadas de impuestos de 2009 para los trabajadores estadounidenses.

Y el precio de ese acuerdo, recordémoslo, fue una ampliación de dos años de las bajadas de impuestos de Bush, con un coste inmediato de 363.000 millones de dólares y un coste posible que es mucho mayor (porque ahora parece cada vez más probable que esas irresponsables rebajas fiscales se hagan permanentes).

En términos más generales, Obama está fracasando lastimosamente en lo que se refiere a plantear algún tipo de desafío a la filosofía que ahora impera en los debates de Washington; una filosofía que afirma que los pobres tienen que aceptar grandes recortes en Medicaid

[seguro médico para personas con pocos ingresos] y los cupones de alimentos; que la clase media tiene que aceptar grandes recortes en Medicare [seguro médico para personas mayores de 65 años] que en realidad suponen el desmantelamiento de todo el programa, y que las corporaciones y los ricos tienen que aceptar grandes bajadas en los impuestos que tienen que pagar. ¡Sacrificio compartido!

No estoy exagerando. La propuesta presupuestaria de la Cámara que se dio a conocer la semana pasada -y que fue calificada de “audaz” y “seria” por toda la Gente Muy Seria de Washington- incluye recortes salvajes en Medicaid y otros programas que ayudan a los más necesitados, lo que entre otras cosas privaría a 34 millones de estadounidenses de seguro médico.

Incluye un plan para privatizar y dejar sin fondos a Medicare que haría que muchos, si no la mayoría, de los mayores no pudiesen permitirse la asistencia sanitaria. Y también incluye un plan para reducir drásticamente los impuestos que pagan las grandes empresas y bajar el tipo aplicado a las rentas más altas hasta su nivel más bajo desde 1931.

El Tax Policy Center (Centro de Política Tributaria), un organismo no afiliado a ningún partido, calcula la pérdida de ingresos debida a estas bajadas de impuestos en 2,9 billones de dólares a lo largo de la próxima década.

Los republicanos de la Cámara de Representantes afirman que los recortes de impuestos pueden “tener un efecto neutro sobre los ingresos” si se “ensancha la base impositiva” (es decir, si se eliminan las lagunas fiscales y se termina con las exenciones).

Pero habría que eliminar muchas lagunas para tapar un agujero de tres billones de dólares; por ejemplo, aunque se suprimiera por completo una de las mayores exenciones, la deducción por crédito hipotecario, ni siquiera nos acercaríamos.

Y, por supuesto, los dirigentes del Partido Republicano no han pedido nada así de drástico. No les he visto nombrar ninguna exención importante a la que pondrían fin.

Se podría haber esperado que el equipo del presidente no solo rechazase esta propuesta, sino que la viese como un enorme blanco político.

Pero aunque la propuesta del Partido Republicano se ha ganado los ataques de varios demócratas (entre ellos una dura condena del senador Max Baucus, un centrista que a menudo ha trabajado con republicanos), la respuesta de la Casa Blanca ha sido una declaración del secretario de prensa expresando una leve desaprobación.

¿Qué está pasando aquí? A pesar de la feroz oposición a la que se ha enfrentado desde el día en que asumió el cargo, está claro que Obama sigue aferrándose a su visión de sí mismo como una figura capaz de superar las diferencias partidistas de Estados Unidos.

Y sus estrategas políticos parecen creer que puede conseguir la reelección adoptando una postura conciliadora y razonable, mostrándose siempre dispuesto a transigir.

Pero si me piden mi opinión, yo diría que el país quiere -y lo que es más importante, el país necesita- un presidente que crea en algo y que esté dispuesto a adoptar una posición. Y no es eso lo que estamos viendo.

Paul Krugman es profesor de Economía de la Universidad de Princeton y premio Nobel de Economía 2008. © 2011 New York Times News Service. Traducción de News Clips.

17 abril, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, POLÍTICOS | | Deja un comentario

De Zapatero, a José Luis Rodríguez

De Zapatero, a José Luis Rodríguez

 

De Zapatero, a José Luis Rodríguez
Cuando el año que viene el PSOE pierda las elecciones en España, al salir del Gobierno no será el alto índice de paro la única coincidencia que tendrá con respecto al PSOE que abandonó el poder en 1996.No tendrá un GAL a sus espaldas, ni sonados escándalos de corrupción (en este caso estos se encuentran actualmente, con una mayor evidencia y variedad, en el PP), pero sí dejará tras de sí una profunda sensación de decepción en la sociedad, y una arraigada sensación de traición entre los verdaderos ciudadanos de izquierdas, tal y como ocurrió con el Gobierno de Felipe González.

Aquel fue un PSOE que, en 1982, triunfó electoralmente avalado por su reivindicación del cambio social que reclamaba la sociedad, a modo de puños cerrados cantando el himno de La Internacional, y con proclamas contra organismos como la OTAN.

En lo que derivó con los años aquel prometedor inicio de aquel gobierno produce vergüenza ajena al recordarlo.

El PSOE que, en marzo de 2004, triunfó electoralmente de una forma tan claramente inesperada como contundente, lo hizo debido a la profunda indignación que causó la gestión del PP liderado por Aznar, miserable hasta el asco, para tratar de ocultar la verdadera autoría de los atentados ocurridos en Madrid tres días antes de las elecciones.

El terrorismo islamista se vengó con 192 vidas por las numerosas decenas de miles que causó la invasión de Irak, atropello legal y ético en el que el PP español participó activamente.

Fue en esos días cuando la gente, en España, encontró una tabla de salvación como salida ante tantas arcadas vitales. Y esa especie de mesías no fue un político con nombre compuesto y dos apellidos. Fue, para muchos, algo más. Zapatero era un concepto. Parecía una luz entre tanta zafiedad, un desahogo con el que condenar al PP y echarle del poder.

Y José Luis Rodríguez Zapatero se convirtió en el nuevo Presidente del Gobierno, y el concepto que su segundo apellido englobó, como emblema de cambio, encontró su respaldo enseguida, cuando cumplió con su promesa electoral de retirar las tropas españolas de Irak. Poco más tarde, esa sensación se siguió desarrollando cuando fue aplicando medidas progresistas, como la legalización del matrimonio homosexual, la puesta en marcha de ayudas por maternidad, la mejora de las prestaciones por desempleo o la propuesta de una Ley de Memoria Histórica, entre otras. Todas medidas saludables, pero que a la vez indicaban lo que sería una constante de este Gobierno: nunca se pondrían en marcha medidas que afectaran la base del sistema capitalista, que tocaran los cimientos económicos del poder, que buscaran cambiar el modelo de sociedad. Ni lo hizo entonces ni por supuesto lo hizo después.

 

Tras el escándalo que supuso el final del Gobierno de Aznar, sin duda la gente necesitaba creer en algo, y ese algo fue Zapatero. Su llegada al poder significaba una promesa de algo al fin diferente, que la gente esperaba que fuera mejor.

“El poder no me cambiará”, dijo un Zapatero en plenitud ante la multitud la noche que ganó las elecciones. Siete años después, aquel potente eslogan del zapaterismo resulta no menos que ridículo. No menos que traidor.

En realidad, fue con Felipe González cuando el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) perdió dos letras mayúsculas de sus siglas, y se convirtió en la práctica en el PE. Antes incluso de llegar al Gobierno, el partido liderado por González ya había renunciado formalmente al socialismo como aspiración política, como forma de organización social, y fue en su etapa de 1982 a 1996 cuando evidenció que si representaba a alguien no era precisamente a la clase obrera.

Y José Luis Rodríguez Zapatero, que siempre ha manifestado su admiración hacia Felipe González, mostrándose orgulloso de su etapa gobernante, llegó a la presidencia (y siguió en ella) valiéndose de esas dos letras mayúsculas, `S´ y `O´, que tanto rédito electoral le dieron entre los votantes de izquierdas como olvidadas han sido en el balance que ha supuesto su etapa al frente del Gobierno.

Son muchos y variados los asuntos en los que Zapatero fue quedándose atrás como concepto de cambio en estos años, en los que el PSOE ha evidenciado que sigue siendo lo que inició en la década de los 80, un PE representante de una derecha más simpática, más amable, con la mente más abierta que el PP, pero un partido de derechas a fin de cuentas. Un repaso rápido, tomando como muestra algunos de los muchos ejemplos existentes, puede ayudar a hacernos reflexionar acerca de si esto ha sido así:

Poco después de retirar a las tropas de Irak, Zapatero las envió a Afganistán. Con fin humanitario dijo. Incluso aceptando lo inverosímil de que su operación fuese en ese sentido, esta se enmarcó dentro de una operación mayor, muy semejante a la que fue la de la invasión de Irak: consolidar el control occidental sobre los recursos naturales de un país, e incidir en que un nuevo Gobierno actuase (en este caso en Afganistán) en función de premisas que beneficiasen a Occidente.

Tras convertirse en activo cómplice del imperialismo, fue sonada la decepción que supuso la aprobación de una Ley de Memoria Histórica, lo suficientemente tibia, lo políticamente correcta, como para que causase la indignación de diferentes asociaciones de víctimas de la represión del régimen franquista, que consideraron, como mucha otra gente, que sus legítimos reclamos seguían sin ser atendidos.

Fue el juez Garzón quien quiso ocuparse de esta cuestión, ante la inacción del Gobierno, y, queriendo investigar los crímenes del franquismo, fue abandonado a su suerte por el Gobierno de Zapatero, que hasta entonces siempre le había respaldado. Garzón, denunciado por la Falange Española, fue vilipendiado y obligado a abandonar su cargo como magistrado en la Audiencia Nacional, y ante la paradoja de que fuera encausado él pero no siendo posible abrir una investigación sobre los crímenes del franquismo, el Gobierno calló y agachó la cabeza, en una indigna muestra de que en esta cuestión no ha querido poner los mínimos medios para lograr reparar la memoria de las víctimas de la represión de la dictadura.

Otro ejemplo de lo que ha sido este Gobierno lo podemos encontrar en el Caso Couso. Con la misma contundencia con que el PSOE condenaba la invasión de Irak y la actitud del gobierno de Aznar a este respecto, miró para otro lado cuando la familia de José Couso le pidió que les ayudase poniendo los medios para seguir buscando justicia, una vez demostrado que lo que se produjo aquel día en el Hotel Palestina fue una asesinato por parte de soldados de EE UU. Su actitud en este caso ha sido y sigue siendo sonrojante, queriendo tapar el caso para no incomodar al Gobierno estadounidense.

¿Y qué se puede decir de la constante negativa del PSOE, junto con el PP, para reformar la Ley D´Hont, que beneficia con su injusto reparto de votos a estos dos partidos mayoritarios? ¿Es de izquierdas no apoyar que se produzca un mayor pluralismo político, acorde a lo que vota la ciudadanía en las urnas?

Junto a todos estos asuntos, son dos los temas principales que en esta última etapa del Gobierno de Zapatero reflejan la profunda deriva en la que ha ido deambulando. El 1º es la reforma laboral aprobada al dictado de la Unión Europea, que entre otras cosas facilita el despido de un trabajador por parte de las empresas. Una medida claramente neoliberal, tan ajena a lo que se esperaría de un gobierno socialista que aún indigna que no fuese sometida a referéndum popular. ¿En qué consiste la democracia si no es eso de “por y para el pueblo”?

Junto a esa medida que reducía los derechos laborales, además fueron aprobadas otras como el recorte del sueldo a los funcionarios, o la retirada de las prestaciones a los parados de larga duración.

El 2º asunto que refleja hasta qué punto el cinismo y servilismo hacia el verdadero poder que ha tenido el PSOE en estos años, se refleja en el activo apoyo que el gobierno español está proporcionando en la ofensiva contra Gadafi llevada a cabo en Libia (siendo España la 4ª mayor fuerza en la operación). El mismo presidente de un gobierno que hace apenas 3 años vendía armas a Libia, por valor de 2.000 millones de euros (no viene mal recordar que entre 2007 y 2008 las exportaciones de armas de España a Libia aumentaron un nada desdeñable 7.700%, según datos del Ministerio e Industria y Comercio español), es capaz de anunciar, sin que se le caiga la cara de vergüenza, que hay que intervenir en Libia porque no se pueden consentir los “crímenes contra la humanidad” que allí se están produciendo. En 1º lugar, es indignante lo que utilizó Zapatero como excusa porque, si eso está produciendo, es con las armas que él mismo le ha vendido a Gadafi (Libia es el principal cliente armamentístico de España, asumiendo casi el 60% de las exportaciones españolas en este campo). En 2º lugar porque, de estarse produciendo, es lógico pensar que esos crímenes llevan décadas aconteciendo, como así reclaman los opositores al régimen. ¿Cuánto tiempo lleva Gadafi en el poder sin que sus acciones hayan provocado una intervención en Libia? Y más aún, ¿qué motivó que de gran enemigo pasase a ser considerado “amigo” hace apenas unos años?

En 3º lugar, esa declaración de Zapatero refleja la indefendible arbitrariedad que la comunidad internacional tiene con respecto a la determinación tomada en relación a los crímenes contra la humanidad que se producen en el mundo. ¿Qué hizo, por ejemplo, cuando Israel atacó salvajemente el Líbano en 2006, o cada vez que ataca al pueblo palestino de forma indiscriminada? ¿Qué hace con respecto a la constante guerra civil que se produce en Sierra Leona desde hace años? ¿Qué determinación ha tomado con respecto al asesinato de manifestantes disidentes en Yemen hace unos días, por parte de pistoleros al servicio del gobierno? Y hay muchísimos ejemplos más en este sentido. ¿Qué motiva intervenir en unos sitios y en muchos otros no?; ¿quizá el hecho de si están en juego o no recursos naturales que desean controlar las potencias occidentales?

Y más concretamente hablando del gobierno de Zapatero, ¿qué le llevó a entender que lo que hizo el ejército marroquí en el campamento de Alhaurín contra los saharauis en noviembre del año pasado no fue un crímen contra la humanidad contra el que hay que actuar?

¿Es aceptable que la ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, mire para otro lado en el atropello sistemático que realiza el gobierno marroquí sobre el pueblo saharaui, declarando que Marruecos es “un aliado” con el que “nos unen relaciones de mútuo interés”?

 

Son muchos y variados, por tanto, los temas que podemos encontrar como reflejo de la traición que este PSOE ha llevado a cabo en relación a unos supuestos paradigmas ideológicos que quedaron ya muy lejanos en el tiempo.

Muchas veces nos preguntamos si los políticos nos toman por idiotas. ¿Acaso no lo somos? El mismo PP que fue echado a patadas por una sociedad estupefacta ante el tamaño y la gravedad de sus mentiras en 2004, es el que volverá a gobernar el año que viene. Y el mismo PSOE que será echado en 2012 por una sociedad sufridora de sus variadas traiciones será el que gobierne de nuevo dentro de dos o tres legislaturas.

De esto debemos extraer una lección: en este asentado bipartidismo que nos consume, lo único que cambian con los años son las caras. Los programas de estos dos partidos políticos, en la práctica, son siempre los mismos. ¿Quién sale beneficiado de esta alternancia de Gobierno, que no de verdadero poder? Mientras PP y PE se reparten los sucesivos gobiernos, son siempre los mismos los que salen ganando, y los que les financiarán y apoyarán para que la idea de democracia siga latente de cara al exterior, mientras el pastel lo cocinan y se lo comen ellos en la trastienda.

¿Realmente no hay más opciones políticas, estamos condenados a elegir entre una derecha dura y una derecha amable?

¿Hasta qué punto es la sociedad española culpable de este círculo en el que estamos metidos, siendo cómplice (con su reduccionismo bipartidista a la hora de votar en unas elecciones) de que cambie un poco todo para que el fondo no cambie nada?

El planteamiento final que nos podríamos hacer se puede resumir en estas preguntas: ¿es mejor la España que dejará este Gobierno que la que se encontró al llegar en 2004? Y aún más, ¿la realidad de lo que ha sido en la práctica el PSOE en estos años, en los diferentes ámbitos, es muy diferente de la que habría sido con el PP gobernando?

De lo que no cabe ninguna duda es que, cuando el año que viene acabe su ciclo, este Gobierno reflejará el manifiesto paso de una ilusión a una profunda decepción.

Mostrará que el PSOE se ha consolidado, entrado ya el siglo XXI, como un vulgar PE, donde su histórico izquierdismo no es más que un legado traicionado sin escrúpulos cada vez que es necesario para mantener su cuota de poder, y su cuota de servilismo frente a los lobbys que en verdad gobiernan el mundo.

El fin de esta etapa en la política española reflejará nítidamente que el que llegó a la presidencia fue Zapatero, siendo el que se irá de La Moncloa José Luis Rodríguez.

Reflejará, en definitiva, la sombra de un hombre que llegó como un concepto, y que se marchará como un cualquiera.

Y es que el poder, como era previsible, sí le cambió. ¿O venía ya cambiado de antes, y no nos dimos cuenta?

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

31 marzo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, POLÍTICOS, PORTADA | | 2 comentarios

NI PP. NI PSOE. Los españoles dicen no al Gobierno y a la oposición

 

Tuesday 29 march 2011

NI PP. NI PSOE. Los españoles dicen no al Gobierno y a la oposición

JOSÉ JUAN TOHARIA Y JOSÉ PABLO FERRÁNDIZ 27/03/2011
Los ciudadanos creen profundamente en el sistema democrático, pero no en la forma actual de hacer política.

La mayoría están convencidos de que son los mercados, y no los poderes públicos, los que mandan en el país.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio ‘Pulso de España 2010’, de inminente publicación, realizado a partir de 5.000 entrevistas.

Anticipamos algunos datos

En 1931, con ocasión de su toma de posesión como ministro de la República, Fernando de los Ríos pronunció una frase lapidaria: “En España, lo revolucionario es el respeto”.

No cabía, quizá, diagnóstico más amargamente certero para un país que solo cinco años después se despeñaría hacia un encarnizado enfrentamiento fratricida.

Ahora, 80 años después, ¿se ha conseguido esa revolución del respeto?

El Pulso de España 2010 (elaborado con datos de Metroscopia procedentes de una amplia muestra de 5.000 entrevistas) permite pensar que, de manera prácticamente unánime (88%), los españoles de ahora afirman que:

Los ciudadanos quieren cambiar el estilo actual de la política por otro más cercano al de la Transición

El prestigio que se han ganado las Fuerzas Armadas contrasta con el creciente descrédito de la Iglesia Católica

a) Nadie está en posesión de la verdad, ni tiene derecho a decir a los otros cómo deben pensar o cómo han de vivir.

b) Todos debemos respetar las ideas y la forma de vivir de los demás, por raras o diferentes de las nuestras que puedan parecernos (siempre, claro está, que estén dentro de la ley).

A mayor abundamiento, y por si tan rotundos pronunciamientos no bastaran para dejar las cosas claras, un masivo 98% sostiene que cada uno puede pensar lo que quiera, siempre que respete las ideas de los demás y no trate de imponer las suyas.

Nuestra actual convivencia cívica -estridencias aparte de algunos sectores mediáticos, impertérritamente “instalados en el bramido”, por utilizar la frase que Ortega dedicara a Joaquín Costa, y a contracorriente, por tanto, del común sentir ciudadano- se desenvuelve sobre este novedoso telón de fondo que tiene al respeto y a la tolerancia como valores supremos.

Y sobre esa actitud vital de base, nuestra sociedad lleva ya tres años encarando una crisis económica que está resultando mucho más dura y prolongada de lo esperado.

Lo está haciendo con un ánimo en el que sobresalen los rasgos siguientes: profundo abatimiento, cercano quizá ya a la angustia, en relación con la situación económica; creciente inquietud ante el impacto de la misma sobre el tejido social; profunda desafección hacia los políticos, en general, por su modo de operar un sistema de gobierno que, pese a todo, sigue contando con un respaldo ciudadano masivo, y hacia una institución (la Iglesia) cuya imagen social está en caída libre.

Y en acusado contraste, elevada confianza en una institución nueva (la Corona) y en otra profunda y certeramente renovada (las Fuerzas Armadas).

LA ECONOMÍA, PEOR QUE NUNCA

No solo nueve de cada diez españoles (el 88%) consideran que la situación económica de nuestro país es mala, sino que esa misma proporción piensa que aún falta tiempo para que empiece a mejorar de forma perceptible.

Este es el diagnóstico más desesperanzado jamás obtenido, desde que tenemos datos de encuesta, sobre nuestra economía.

Con una particularidad adicional: se trata de un estado de opinión que perdura desde hace ya dos años y que, con el transcurso del tiempo, en vez de suavizarse, ha tendido a consolidarse e incluso -en la mínima medida en que ello resultaba aún posible- a incrementarse.

La ciudadanía tiene la impresión de que, realmente, nadie (ni Gobierno, ni oposición) tiene ideas claras sobre cómo poner remedio a la situación y que, estando así las cosas, son los mercados, y no los poderes públicos, quienes realmente mandan en el país.

PARO JUVENIL: ¿UN DAÑO IRREPARABLE?

El alto nivel actual de paro juvenil -que duplica el de la tasa general de desempleo- es quizá la secuela de la presente crisis que más preocupa a los españoles.


Todos, jóvenes y mayores, coinciden en afirmar que nunca antes se habían alcanzado en nuestro país, en este punto, niveles tan alarmantes.

En consecuencia, siete de cada diez españoles (70%) concluyen que esta dificultad excepcional que padecen ahora los jóvenes para encontrar un trabajo que les permita independizarse y vivir por su cuenta es algo que les marcará para siempre y que les impedirá organizar su vida de forma similar a como, en su momento, pudieron, en cambio, hacerlo las generaciones precedentes.


Y este pronóstico sombrío es expresado por la misma proporción de jóvenes (75%) que de mayores (70%).

SITUACIÓN POLÍTICA: NUNCA TAN MAL

Tres de cada cuatro españoles (78%) califican de forma negativa la actual situación política del país: el porcentaje más elevado de los últimos dos decenios.

A modo de ejemplo, en 2002, con ocasión de la controvertida participación de España en el conflicto iraquí, este porcentaje no pasó del 47%.


Y en los meses previos a las elecciones de 1996 (es decir, en la hasta entonces peor crisis de popularidad de un Gobierno socialista) no pasó del 62%.


Tras la primera victoria electoral de Rodríguez Zapatero bajó hasta el 37%.

Ahora, ya en la recta final de su segundo mandato, el porcentaje de españoles que evalúa negativamente la situación política nacional se ha más que duplicado, hasta alcanzar el reseñado 78%.


Este nivel sin precedente de descontento político ciudadano se debe a una doble pérdida de confianza: en el Gobierno y en la oposición.


Una situación inédita: nunca, antes, en nuestra democracia, Gobierno y oposición habían empatado en cuanto a nivel de desapego suscitado en el conjunto de la sociedad.

LOS POLÍTICOS, NO EL SISTEMA

En proporción de dos a uno (56% frente a 27%) predominan los españoles que piensan que la responsabilidad por la mala situación política del país corresponde a los actuales líderes políticos, y no a la forma en que está organizada la democracia en España: en otras palabras,


son los políticos y no el sistema quienes no están a la altura de las circunstancias.

Hace algo más de dos decenios, dos ilustres politólogos (Lipset y Schneider) señalaron la importancia que tiene para la preservación de la legitimidad social de las instituciones públicas en tiempos de crisis que la ciudadanía atribuya la mala situación política a la inadecuada gestión del sistema político por quienes lo pilotan y no a defectos estructurales del sistema mismo.

O lo que es igual: la línea roja que no debe ser traspasada es que la sociedad llegue a pensar que la situación no es remediable ni con un liderazgo político alternativo.

Y lo que los datos indican es que, por ahora, nuestra sociedad se halla lejos de esa preocupante línea roja, si bien con un matiz que añade un importante plus de complejidad a la solución que supone la alternancia de líderes: lo que la ciudadanía española realmente anhela en el momento actual (según, por cierto, ha venido reflejando durante más de un año el Barómetro de Clima Social que mensualmente publica este periódico) no es tanto el relevo del actual Gobierno por la actual oposición, sino, más bien, el relevo de ambos por otro tipo de estilo de gobernar y de controlar al Gobierno.

En este sentido, cabe recordar que la por ahora previsible victoria electoral del PP no obedece tanto a que los votantes de este partido muestren mayor entusiasmo por su líder que el que los votantes socialistas sienten por el suyo como a la mucha mayor fidelidad de los primeros, que les predispone a anteponer la lealtad incondicional a sus siglas a cualquier otra consideración.

Los españoles no abominan de la política, sino del modo, generalmente ramplón, mediocre y mezquino en que suelen conducirse la mayoría de los políticos -de estos políticos.

El descrédito de la clase política va asociado a la incluso aún más negativa imagen social de los partidos. Los españoles no dudan que sin partidos políticos no hay democracia y por ello en modo alguno cuestionan la necesidad y utilidad de estos.

Lo que masivamente rechazan es su actual modo de organizarse y funcionar: nueve de cada diez ciudadanos (89%) creen que nuestros actuales partidos piensan más en lo que les beneficia e interesa, y ocho de cada diez (79%) creen que tal y como ahora funcionan y se organizan es muy difícil que los partidos logren atraer y reclutar para la actividad política a las personas más competentes y preparadas.

TRANSICIÓN: NOSTALGIA DE UN ESTILO

Treinta y cinco años después del final del franquismo, los españoles se sienten orgullosos de forma casi unánime (80%) de la forma en que se llevó a cabo la transición a la democracia.

Y creen que la clave de ese éxito, junto a la actuación del rey Juan Carlos (que destaca un 78%), estuvo en el espíritu de consenso que mostraron los políticos del momento para buscar soluciones y acuerdos, pensando más en el interés general del país que en el propio, posible, rédito electoral.

Así lo dice un 82%. Y tras echar la vista atrás, un 88% concluye que, en cambio, los dos principales partidos actuales han abandonado ese espíritu de pacto y concordia, y solo piensan ya en lo que les parece electoralmente más conveniente.

El cortoplacismo miope, y además ejercido con modales ásperos cuando no groseros, habría venido así a desplazar al talante de entendimiento y a la altura de miras y al sentido del Estado de aquella época.

Buena parte de nuestra clase política (y no digamos de algunos de sus jaleadores mediáticos) parece convencida de que cuantos más insultos, más zafiedad descalificadora y más exageraciones -cuando no mentiras- se utilicen, más probabilidades hay de agradar a los electores.

Pues bien: estos piensan, en realidad -y masivamente: (73%)-, que lo que este país necesita en estos momentos es una “segunda Transición” que, con el mismo estilo de concesiones y mutuo respeto que caracterizó a la primera, haga posible la solución de tantos problemas como hay pendientes.

Entre otros, y de forma destacada, la actualización de nuestra Constitución, probablemente la que menos reajustes a la siempre cambiante realidad ha experimentado, en comparación con los continuos retoques realizados a los textos constitucionales de la mayoría de nuestros vecinos países europeos.

Seis de cada diez españoles (el 58%) piensan que nuestra Constitución necesita retoques y que, pese a ello, sigue siendo válida para la sociedad española actual.


Pero ya algo más del tercio (37%) cree que se ha ido quedando tan desfasada que precisa una reforma con profundidad.

AUN ASÍ, EL MEJOR PERIODO

El 72% de los españoles cree que, con todos sus posibles defectos e insuficiencias, la actual democracia constituye el periodo en que mejor ha estado nuestro país en toda su historia.

Evidentemente, tan rotunda afirmación ha de ser entendida como forma sin duda hiperbólica de destacar el grado de satisfacción con el actual sistema político-social; la efectiva comparación, en el tiempo, por quienes ahora responden de la actual situación con otras pretéritas es obviamente imposible.

Pero lo significativo es que, ya sean más jóvenes o más mayores, votantes de un partido o de otro, siete de cada diez españoles expresen el convencimiento de que nunca antes este país ha podido estar mejor que ahora.

LA CORONA

“El rey que se ganó la corona”: así definió a Juan Carlos I, el pasado mes de diciembre, Miguel Ángel Aguilar (EL PAÍS, 23-12-2010). Ciertamente, desde el comienzo mismo de su reinado, el Rey contó con un sustancial apoyo popular.

Pero lo realmente significativo no es tanto ese dato de partida (explicable, al menos en parte, por el anhelo ciudadano de que su llegada al trono hiciera posible un futuro mejor tras 40 años de dictadura) como el hecho de que tras más de 35 años como Jefe del Estado haya mantenido, ampliándola incluso, aquella buena evaluación inicial.


Los españoles le puntúan ahora con un 7,3, la segunda mejor nota -solo superada por la que obtiene el expresidente Suárez- entre las que consiguen 18 destacadas figuras públicas nacionales e internacionales.

En un país sin apenas monárquicos declarados, el Rey ha conseguido legitimar socialmente a la institución que encarna.

Un 70% opina que ha demostrado que la monarquía podía cambiar y adaptarse a las exigencias de cada momento de nuestra la sociedad; un 74% considera que la monarquía está ahora firmemente consolidada, y un 65%, que aporta estabilidad y serenidad a la vida política española.

Pese a este amplio reconocimiento de lo que la Corona ha aportado y aporta a nuestra sociedad, esta no da por descontada la perdurabilidad de la institución (algo que, por cierto, ocurre también en un país de tan arraigada tradición monárquica como Reino Unido): dos de cada tres españoles consideran que, pese a los servicios hasta ahora prestados, la Corona puede llegar a tener cada vez menos sentido según pasen los años.

LAS FUERZAS ARMADAS

Que solo 30 años después del fallido golpe de Estado llevado a cabo por miembros del Ejército y la Guardia Civil, el 84% de los españoles evalúe positivamente a sus Fuerzas Armadas es, sin duda, un éxito que cabe atribuirle tanto a los propios militares como a los políticos y al conjunto de la ciudadanía.

En este periodo de tiempo transcurrido se ha conseguido, con la voluntad de todos, que las Fuerzas Armadas heredadas del franquismo hayan encajado perfectamente en el marco constitucional.

Ocho de cada diez españoles (84%) cree que, hoy por hoy, el Ejército está integrado por profesionales muy comprometidos con la Constitución y con la defensa de las libertades.

Una abrumadora mayoría ciudadana considera que esta institución es imprescindible para nuestro país (83%), que es motivo de orgullo (79%) y que otorga prestigio internacional a España por su labor en misiones fuera de nuestro territorio (77%).

LA IGLESIA

La Iglesia católica española, que jugó un destacado papel en la transición a la democracia y contribuyó de forma significativa a la reconciliación nacional que -de forma más o menos explícita- supuso dicho proceso, se encuentra ahora en una situación de creciente descrédito.

Uno de cada dos españoles considera que, en la actualidad, transmite más una imagen de dureza y condena que de bondad y perdón.

Y tres de cada cuatro (75%) piensan que no ha sabido adaptarse a la actual realidad social. Y, significativamente, piensa esto incluso la mitad de los que se definen como católicos practicantes. –

Este texto es una síntesis de datos especialmente relevantes obtenidos por el sondeo de Metroscopia que sirve de base al Pulso de España 2010, elaborado por la Fundación Ortega-Marañón, con patrocinio de Telefónica y coordinado por José Juan Toharia.

Lo publica la editorial Biblioteca Nueva. José Juan Toharia y José Pablo Ferrándiz son, respectivamente, presidente y director general de Metroscopia.




Ni PSOE, ni PP, la ciudadanía al poder
A muchos votantes del PsoE no les importan las concesiones del gobierno de Zapatero a la iglesia católica, ni que no se haya atrevido a denunciar los acuerdos del 79; tampoco parecen muy preocupados por el descarado giro al centro-derecha con sus propuestas neoliberales y rebajas fiscales, o con las renuncias a su programa electoral; 

No, no les importa y le seguirán votando –a veces con la nariz tapada-, con tal de que no gane el Pp.

Pero lo curioso es que a la inversa ocurre lo mismo, y así, a muchísimos votantes del PP, no les importa el giro del Sr. Rajoy a la extrema derecha, ni que mientan por sistema, ni que desfenestren a su mejor activo –el Sr. Gallardón-, y así, con la máxima y demostrada fidelidad, le seguirán votando, con tal de que no gane el PSOE.

Y digo yo: ¿Por qué no nos planteamos –aunque solo sea alguna vez-, votar a otra opción?,
¿Por qué no permitimos a IU, por ejemplo, que se consolide como tercera fuerza y así, además de minimizar el sempiterno bipartidismo, o de sentar las bases para una reforma electoral que reflejase proporcionalmente la rica pluralidad española, la resarcimos de la injusticia histórica que por mor de la Ley d´Hont, y de las formas de computar las adscripciones electorales, siempre le perjudica, en beneficio de nacionalistas y partidos mayoritarios?,

¿Por qué somos tan acríticos?,

¿Acaso no nos damos cuenta de que sin las terceras fuerzas, son los partidos nacionalistas los que siguen barriendo para el norte y son -el PP y PSOE- quienes tienen más fácil cometer sus tropelías?,

¿Por qué seguimos permitiendo que nos dejen decidir tan poco con las listas cerradas y los primeros escaños ya asignados –según sus intereses, que no los nuestros- antes de que hayamos ido a votar?

Yo que colaboro desde hace más de una década con el Comercio Justo siempre he dicho que nosotros, como consumidores/as tenemos el mayor poder del mundo -si nos unimos- incluso frente a las multinacionales más poderosas.

Cuando hemos decidido no comprar una marca de leche, de café, de zapatillas o de ropa, por la injusticia social y abusos de sus empresas (recordemos NIKE o NESTLÉ), las multinacionales han terminado por cambiar sus prácticas cuando veían que sus ventas disminuían, por poco que fueran.

¿Por qué en política no ensayamos lo mismo?

Si cada día, como hemos dicho, la ciudadanía decide menos, si los partidos hegemónicos, curiosamente, proclaman las mismas rebajas, presentan programas tan similares y practican las mismas beligerancias,…

¿que es lo que realmente vamos a elegir el 9-M?

Como escribía Martín Seco muy acertadamente en su artículo titulado “Reforma electoral”, las opciones que nos quedan son“…


o bien uno de los dos grandes partidos obtiene mayoría absoluta, con lo que tendrá la tentación de gobernar de forma autocrática,


o por el contrario no llega a controlar la mitad más uno de la Cámara y necesitará el apoyo de otros partidos minoritarios, que sólo pueden ser los nacionalistas, que prestarán su voto a cambio de privilegios para sus Autonomías y, como todo privilegio, en contra de las demás”.

Pues no.

Rebelémosnos y démosle la vuelta a este falso sofisma.

Pensemos en el poder que tenemos con nuestro voto libre y no se lo concedamos esta vez, a ninguno de los dos,

¿a ver que pasa?

 

29 marzo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, DENUNCIA, POLÍTICOS, POLITICA | | Deja un comentario

Los partidos políticos se resisten a perder el control y rechazan las listas abiertas

Los partidos políticos

se resisten a perder el control

y rechazan las listas abiertas

Las listas abiertas podrían ser un instrumento para corregir déficits democráticos, pero el temor de los partidos a perder poder sobre candidatos y electorado retrasa su aplicación. Los invitados al debate de EL DÍA son partidarios de alcanzar el objetivo de forma progresiva.
27/feb/11 01:54
  • No son el único, pero sí uno de los instrumentos para profundizar en la democracia y favorecer una mayor inmediatez entre los ciudadanos y sus representantes políticos.

Las listas electorales abiertas -en las que cada votante puede elegir a sus candidatos al margen del partido por el que se presenten- son una vieja reivindicación de quienes abominan de la “partitocracia” y abogan por un sistema más participativo, pero siguen sin figurar en la agenda de los partidos políticos, algunos de cuyos dirigentes, no obstante, entienden que son parte de un modelo ideal al que debería tenderse.

Así lo reconocieron los invitados al debate organizado por EL DÍA, en el que se expusieron las posibilidades que ofrece esta medida y también las dudas que genera.

Estas últimas fueron detalladas, sobre todo, por el analista político Pedro Lasso, encargado de abrir la conversación y también de recordar que las listas abiertas ya están vigentes en las elecciones al Senado, sin que los resultados sean sustancialmente diferentes de los obtenidos en otros comicios.

La conclusión, a su juicio, es que “no funcionan” debido a la “falta de formación electoral”.

“El 90% de los votantes no sabe para qué sirve cada urna, si tiene que introducir la papeleta en la primera, la segunda, la tercera o en las tres, o en cuál de ellas debe hacerlo un ciudadano alemán. No lo sabe ni el presidente de la mesa.

Y si esto es así con listas cerradas, no digamos con las abiertas”, argumentó Lasso, que ha estudiado los resultados de las elecciones al Congreso y el Senado desde 1996 para sustentar esta tesis. “Las listas abiertas, al menos hasta ahora, no resuelven nada”, sentenció.

El escepticismo de Pedro Lasso dio paso a posiciones más optimistas. Julio Pérez, candidato del PSC-PSOE a la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife, cree que las listas abiertas son “un mecanismo positivo, pero no el único, para oxigenar la vida política”.

Pérez reconoció que la actividad política es percibida por los ciudadanos como “algo lejano, ininteligible y hasta aburrido” y que es necesario impulsar herramientas que la hagan más participativa.

En este sentido, las listas abiertas no deben ser “proscritas”, pero tampoco “sacralizarlas”, opinó el representante socialista, que fue el primero en introducir la idea de avanzar primero hacia “modelos mixtos”, como en Alemania. También advirtió de la conveniencia de “tener cuidado con los ámbitos electorales” en que se aplican las listas abiertas, puesto que éstas no pueden ser “un mecanismo único o rígido”.

Por parte del Movimiento Patriótico (MP), su presidente, José Luis Concepción, se mostró de acuerdo con la iniciativa, aunque precisó que “se debe tener en cuenta las estadísticas” (en referencia a los datos aportados por Pedro Lasso) y la manera en que se aplicarían en Canarias. “Lo más importante no son las listas abiertas en sí, sino cómo se aplican”. Las elecciones autonómicas e insulares son, a su entender, las más apropiadas para ponerlas en práctica. De cualquier manera, para Concepción es prioritario “dignificar la vida política” y promover una serie de medidas con las cuales “casi no serían necesarias las listas abiertas”. Respecto a la falta de cultura electoral a la que aludía Lasso, propuso realizar campañas informativas, sobre todo en televisión, para “explicar a la gente cómo votar”.

El parlamentario del Partido Popular Miguel Cabrera Pérez-Camacho avisó de que la suya es “la opinión de un diputado”, en referencia a que este asunto “no se ha debatido dentro de los grandes partidos”. Sin embargo, para él las listas abiertas son “el modelo ideal al que hay que tender”.

“Cuanto más se consolida el sistema democrático a lo largo de los decenios y los siglos, más claro se ve que las listas abiertas son el sistema que más tiende hacia la perfección”, reflexionó Cabrera Pérez-Camacho, que se refirió al modelo inglés -aunque matizando primero que en este no hay listas, sino candidaturas abiertas, al tratarse de un sistema mayoritario, y no proporcional- como “el más perfecto desde el punto de vista de la puridad democrática”.

Los 34 años transcurridos desde la llegada de la democracia suponen “un tiempo prudente para pensar en una mayor democratización del sistema electoral a través de listas más abiertas que cerradas”, afirmó el representante del PP, que en este punto lanzó la primera andanada al “aparato” de los partidos políticos, que temen “una pérdida de control sobre las decisiones en materia de candidatos” y no dan “ningún atisbo de que quieran autolimitarse” en este aspecto.

Por ello, auguró que serán necesarios “unos 25 años más” para que las listas abiertas se abran paso. “Hoy por hoy no lo veo”, se lamentó.

Fernando Ríos, de Coalición Canaria -que también dijo hablar a título personal-, recordó que en los sistemas proporcionales como el español, los partidos políticos actúan como “intermediarios” entre los ciudadanos y sus representantes. “Más que listas abiertas, podría hablarse de listas desbloqueadas”, en las que los electores puedan elegir el orden de los candidatos de un mismo partido y no confeccionar su propia lista con los candidatos de varios partidos.

Los experimentos, en casa

“Los partidos se oponen en la medida en que pierden poder y sus propios candidatos entran en disputa para ganarse al electorado”, señaló Ríos, partidario de “sistemas electorales mixtos, más adecuados y que favorezcan la inmediatez”. Sea como sea, recomendó “mucha pedagogía” y que los experimentos se realicen “con gaseosa y en casa”. De lo contrario, alertó, “pueden producirse más problemas de los que podemos resolver”.

El más ferviente defensor de las listas abiertas entre los invitados es Benito Codina, del Centro Canario (CCN), que fue quien introdujo esta propuesta en los postulados del partido. “Imbuida por los males del régimen anterior, la Constitución primó una partitocracia, que es lo que sostiene este sistema”, indicó Codina, que advirtió de que “hasta que las formaciones políticas no entiendan que son órganos de representación de la sociedad pero cada vez están más alejados de ella, no serán capaces de abordar el cambio del sistema”.

Al igual que algunos de sus compañeros, Benito Codina apostó por “dar pasos sucesivos” y buscar una fórmula para desbloquear las listas y permitir al elector decidir el orden de los candidatos.

Actualmente, el cabeza de lista es “el mascarón de proa”, explicó, mientras que los que van detrás suelen ser “relleno”. El ámbito local es “el más difícil” para emprender esta reforma, mientras que en el insular y el autonómico “sí cabría”, a su juicio.

En una segunda intervención, Pedro Lasso aseguró que “las listas bloqueadas y cerradas son lo mismo que el nombre del partido y el anagrama, sin más contenido”. El analista político hizo una analogía contundente: la de los electores africanos, muchas veces analfabetos, que eligen entre un partido y otro por los símbolos que los representan. “Deciden por el león o el elefante. Es exactamente igual”, observó.

Una de las razones por las que no se avanza hacia las listas abiertas ni se reforma el sistema electoral es que comportaría alterar los “trascendentes” aspectos financieros.

Y es que cada voto supone una determinada cantidad, pero para acceder a esta financiación es necesario obtener al menos un diputado. “Si no es así, no hay ni un euro para la campaña electoral aunque se saquen 50.000 votos”. Las consecuencias son, en resumen, el mantenimiento del “statu quo”.

Texto: GEMA JIMÉNEZ Y MIGUEL GÓMEZ Fotos: MANUEL EXPÓSITO

Lista abierta

La listas abiertas son una variante de sistema electoral de representación proporcional donde no se elige a una lista de representantes confeccionada por un partido, como es el caso de las listas cerradas, sino que se elige directamente a los propios representantes.

En términos generales, se denomina listas abiertas a cualquiera de las variedades de representación proporcional donde los votantes tienen algún tipo de influencia en el orden en que son elegidos los candidatos de un partido.

Su contrario es la lista cerrada, en el que una minoría de los miembros del partido tienen capacidad para determinar dicho orden, y el resto de los votantes no tienen capacidad alguna de modificarlo.

Además, un sistema de listas abiertas puede dar también al votante la capacidad de votar por el partido, sin expresar preferencia alguna entre las personas a elegir; en la práctica, sin embargo, es equivalente a votar por el candidato más popular o por el primer candidato de la lista.

Existen diferentes sistemas de listas abiertas, cada uno de los cuales otorga una mayor o menor capacidad al votante.

¿Qué son las listas abiertas?

By mcmurphy

Listas abiertas es un concepto muy amplio que hace referencia a una característica que se da en algunos sistemas electorales de representación proporcional. Cuando un sistema cuenta con listas abiertas los electores tienen algún poder sobre el orden en que los candidatos de un partido son elegidos. La forma en la que se articula ese poder depende de cada sistema en concreto y hay multitud de variantes.

En algunos países con sistemas de listas abiertas el elector tiene la posibilidad de votar por un partido y por su candidato preferido dentro de su lista, aunque puede no pronunciarse acerca del candidato y dejar esa elección al partido.

Luego, el número de votos individuales es el que determina el orden de los candidatos dentro de cada partido. En ocasiones, para que ese voto individual tenga efecto, el candidato tienen que alcanzar un umbral mínimo. Si no llega a él, será el orden fijado por el partido el que se considerará. Estos mínimos se aplican, por ejemplo, en Suecia.

También hay sistemas, como el finlandés, en los que sólo se puede votar a candidatos individuales. No se puede votar simplemente a un partido, sino que hay que elegir entre los candidatos que haya de dicho partido.

De hecho, para evitar que el voto por un partido sea sustituido por el voto a su candidato más popular, nadie puede presentarse en más de una circunscripción, lo que obliga a elegir entre los candidatos locales.

Otros sistemas, como el suizo o el luxemburgués, exigen la emisión de tantos votos como escaños haya en esa circunscripción. En estos casos es posible, incluso, votar a candidatos de distintos partidos o dar varios votos a un candidato.

La principal ventaja de los sistemas que cuentan con listas abiertas es que los partidos tienen un poco menos de poder y éste se traslada a los electores. No obstante, dependiendo de cómo se articule, gran parte de ese trasvase de poder puede ser sólo aparente.

Además, al tener que buscar votos para sí mismos, los políticos se ven obligados a pronunciarse sobre aspectos polémicos para que los electores conozcan sus posturas. Esto debería llevar a que los más brillantes sean los que luego obtengan escaños, sin primar tanto la lealtad al partido que elabora la lista.

La principal desventaja es que muchos candidatos puede hacer una política demasiado local.

En un sistema de listas cerradas para el candidato individual no tiene gran coste electoral tomar posiciones que puedan no ser populares en su circunscripción.

Evidentemente puede haber un coste, pero lo pagaría el partido, que pierde votos a favor de otros partidos.

Si el candidato estaba en la parte alta de la lista conseguirá escaño de todas formas. En un sistema de listas abiertas, en cambio, ese candidato se vería perjudicado en favor de otros candidatos de su mismo partido, incluso aunque el partido no pierda votos.

Esto puede evitar que se tomen decisiones poco populares, por muy necesarias que sean.

23 marzo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, POLÍTICOS | | 1 comentario

La izquierda, dividida por Libia

La izquierda, dividida por Libia

La misión militar enfrenta a IU y BNG con ecosocialistas y republicanos

JUANMA ROMERO Madrid 23/03/2011 00:30 Actualizado: 23/03/2011 02:11

Gaspar Llamazares, portavoz de IU, ayer martes en el pleno extraordinario en el Congreso sobre la intervención de España en Libia. En la solapa de su chaqueta, su 'No a la guerra'. 

Gaspar Llamazares, portavoz de IU, ayer martes en el pleno extraordinario en el Congreso sobre la intervención de España en Libia. En la solapa de su chaqueta, su ‘No a la guerra’.MARTA JARA

Ampliar imagen

“Son los principios de Izquierda Unida”. “Quiero hacer valer la congruencia de la posición del Bloque Nacionalista Galego [BNG]”. Los diputados Gaspar Llamazares y Francisco Jorquera suenan categóricos, firmes, convencidos de lo certero de su negativa a la intervención española en Libia, materializada ayer martes en el Congreso. Y convencidos ambos de que “el tiempo” les dará “la razón”, máxime vista la “confusión” en el seno de los aliados. Los suyos fueron sólo tres votos frente a 336 sufragios a favor. Una parte de una izquierda que ha mantenido posturas divergentes respecto al conflicto. De un lado, IU y BNG. De otro, Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el PSOE.

En el caso de IU, el rechazo a la operación es respaldado de manera mayoritaria por todas las familias. Dirigentes alejados de Cayo Lara confirmaban ayer que el asunto “no ha suscitado controversia, ni suscitará convulsión”. “La posición se ha consolidado de forma natural. Somos pacifistas en serio. Somos honestos. No es una pose”, recalcaba Marga Ferré, secretaria de Programa y una de las dirigentes cercanas al coordinador federal. En el fondo, trazaba una sutil crítica a la otra izquierda minoritaria que votó sí.

El ‘no’ a la operación es compartido por todas las familias de Izquierda Unida

Ferré, igual que el eurodiputado Willy Meyer, se felicitó de la firmeza de Llamazares en el Congreso. Nada impostada. “Una de las personas que mejor entiende el pacifismo es Gaspar. Mi referencia es él, desde siempre. Tiene el apoyo unánime de la organización, y sin discusión”, argumenta la secretaria de Programa. “Gaspar se siente cómodo, no hay duda”, decía uno de sus colaboradores. Él lo ratificó a Público: “Fui de los primeros en condenar cómo estaban llevándose las cosas en Libia”. El diputado reiteró que podrían haberse arbitrado medidas como el embargo, el bloqueo de armas, la presión diplomática, el apoyo a los rebeldes. Todo antes de llegar a la guerra. “Antes hubo razias ordenadas por [Muamar] Gadafi y nadie hizo nada. Los dictadores hacen eso y nadie hace nada. ¿Qué pasa con Israel, Yemen o Bahrein?Y yo no he ido a ninguna jaima a verme con Gadafi, como sí hicieron [José Luis Rodríguez] Zapatero o [José María] Aznar”.

IU y el BNG defienden que no están solos. “Por supuesto que el respaldo social es mayor que lo que representamos tres diputados, aunque este sea un tema más complejo de explicar que Irak”, aduce Llamazares. “Me preocupa la desconexión total del Congreso y la sociedad”, añade Jorquera.

“Antiamericanismo infantil”

ERC e ICV subrayan que hay resolución de la ONU y que urge parar el “genocidio”

“Llegar a nuestra posición no ha sido fácil”. Fuentes de ICV reconocen que sí, que “hubo discusión” antes de fijar su postura. En los últimos días, vacilaron entre la abstención y elsí. Pero en ningún caso se planteó el no. “Actuamos por responsabilidad: hay una resolución de la ONU y una población masacrada. La diferencia con Irak es clarísima. ¿Pacifismo es no a cualquier intervención? No lo tengo claro. Y nuestro síes crítico –explica una dirigente ecosocialista–. Compartimos con Gaspar la denuncia de la hipocresía de Occidente, del doble rasero, de los intereses geoestratégicos. Y si hay excesos, nos desmarcaremos”.

Otro portavoz de ICV sí muestra su “perplejidad” por la actitud de la formación de Lara: “IU a veces se deja llevar por la demagogia, por un
antiamericanismo infantil. Irak no es Libia. Hay que evitar la masacre. ¿Cómo lo hacemos si no?”. “Coincidimos con Brasil, India, Alemania, Rusia o China. No veo demagogia por ningún lado. Nuestra posición es muy coherente”, responde Meyer. Jorquera completa: “Que haya respaldo legal de la ONU es condición necesaria, pero no suficiente”.

IU mantiene la tesis de que ICV actúa movida por el Partido Verde Europeo, partidario de la operación. “Seguro que ha pesado. Estamos dentro del PVE”, admiten fuentes ecosocialistas.

ERC orbita con ICV y su sí crítico y juzga “errónea” la postura de Lara y Llamazares. Lo dice Joan Ridao, su portavoz en el Congreso: “Con IU compartimos casi el 100% de las iniciativas del grupo parlamentario, pero aquí es innegable que hay un genocidio intolerable de la población. No es una invasión terrestre al uso, ni está presente el imperialismo americano de antaño. La izquierda debe cambiar su chip. El interés por el petróleo está ahí, pero también se juega que Occidente dirima sus intereses en el norte de África en el campo de la democracia”. Ridao, como el resto de portavoces, subraya que una discrepancia “puntual” no enturbiará el clima de “cooperación” entre todas las fuerzas. La alianza de IU e ICV tampoco se resentirá.

El Gobierno expresa su “respeto” a IU y BNG. “Ellos deberán explicar su fractura con ICV y ERC”, alegan. Desde el PSOE, su secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano, evita polemizar: “Su posición es errónea, pero la defiendencon toda legitimidad. Libia es el contraejemplo de Irak: una causa justa, una segunda resolución de la ONU tras un primer intento de presión fallido, apoyo de la Liga Árabe, multilateralismo. No hay más razón que proteger a la población civil. Una cosa es la incertidumbre que pueda haber en la coalición, que creo que está resolviéndose, y otra evitar que Gadafi masacre a su pueblo”.

CCOO Y UGT APOYAN LA INTERVENCIÓN

UGT y CCOO apoyan las medidas contenidas en la resolución 1973 de la ONU sobre la intervención en Libia. “La posición del Gobierno de España es coherente con la citada resolución y sus fines y debe realizarse dentro de un respeto escrupuloso a las normas del derecho internacional”, dijeron ayer los sindicatos en un comunicado.

No obstante, las centrales piden a los ejecutivos europeos “más coherencia” en sus relaciones con los países árabes “porque durante mucho tiempo han mantenido excelentes relaciones con los peores dictadores”. Por su parte, el sindicato nacionalista Confederación Intersindical Galega condenó ayer la intervención, que calificó de “agresión militar de carácter imperialista”. El sindicato ELA no se pronunció al respecto.

23 marzo, 2011 Posted by | POLÍTICOS, POLITICA | , , | Deja un comentario

¿Votar o botarlos?

¿Votar o botarlos?

El debate “Crisis, oportunidad y reorganización política” no deja de sorprender pues, salvo honrosas excepciones, la mayor parte de los artículos vienen a plantear la estrategia electoral como eje fundamental de programas más o menos revolucionarios. En plena crisis de legitimidad de la democracia representativa resulta desalentador comprobar cómo una vez más la opción electoral es reivindicada cómo un camino plausible desde el antagonismo.
GONZALO PALOMO GUIJARRO / Militante libertario
Martes 8 de marzo de 2011.  Número 145

Ilustración: Isa.

Los últimos 140 años de electoralismo obrero han demostrado sobradamente la incompatibilidad de las urnas, no ya con la revolución, sino incluso con la resolución de los problemas más acuciantes de la vida cotidiana.

Por lo tanto, la preocupación no es sólo por perder esfuerzos en la construcción de la utopía ‘desde abajo y afuera’ sino también, y sobre todo, por el desconcierto del que piensa que todo está claro: las urnas no sirven ni apenas para unas pocas reformas.

¿Recuperación o revolución?

Este final de década no sabemos si será determinante para la historia. Por lo pronto nos ha trastocado muchos planes. Quiero decir: 2007, crisis financiera; 2008, crisis económica; 2009, crisis humana.

¿Y después? ¿La revolución?

Esta secuencia de acontecimientos establecida por Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial (El País, 24/05/09) podría haber sido debatida en la conferencia inaugural del IX Encuentro Financiero Internacional celebrado en Madrid a primeros de julio de 2009 y cuyo título nada eufemístico encabeza este párrafo.

No son los paladines de la izquierda quienes agitan el fantasma del comunismo sobre Europa, sino los mandamases y columnistas normalmente conservadores. La socialdemocracia hace tiempo dejó de creer en fantasmas y leído lo leído sobre la I Conferencia Republicana del 27 de noviembre, la otra izquierda parlamentaria no sabe muy bien si sus fantasmas son burgueses u obreros.

De manera paralela ‘la gente’ –supersticiosa como ella sola, no digamos ya la plebe– comenzó a desconfiar de estos charlatanes tan científicos, tan doctos, tan clarividentes hace ya tiempo.

Abstención del 42% en las elecciones europeas de junio de 2009. Una cifra tan alta nunca había sido vista, además la socialdemocracia logró los peores resultados en la historia reciente. El panorama no es mucho mejor en el ámbito más cercano al ciudadano.

Los políticos son el tercer problema para España –después de la economía y el paro– según el barómetro de octubre del CIS. Se esperan debacles generalizadas en los distintos gobiernos que han aplicado planes de ajuste tras salvar el culo a los banqueros y otros especuladores autores de la crisis. Primero fue Islandia, luego Reino Unido.

¿España la próxima?

Por lo pronto la siguiente cita es municipal y autonómica, lo cual no es óbice para servir de pulsómetro del estado de ánimo de la ciudadanía.

Grecia bien podría sentar precedente con su abstención de hasta el 75% en las pasadas elecciones municipales.

Máxime cuando se trata de uno de los países de la Unión Europea con mayor participación electoral –normalmente más del 80% (El País, 26/11/2010).

¿Elecciones? Un parchecito…

Mucho ha llovido desde que la I Internacional se rompió por culpa de las elecciones. Después vendría la opción bolchevique del asalto al poder que, si bien sirvió para reducir las clases sociales, se quedó lejos de la utopía igualitaria cuando no desembocó directamente en una distopía de pánico. Ahora parece que volvemos al punto de hace 140 años, pero en vez de romperse el movimiento obrero, el electoralismo ‘amenaza’ si no con fracturar sí con restar fuerzas a los movimientos sociales.

La fragmentación ya llegó antes fruto del “muerta la lucha de clases, vivan muchas clases de lucha”. Visto lo impropio de la estrategia electoral en plena crisis de legitimidad de las instituciones, la cuestión parece ir por derroteros más posibilistas.

Es decir, montar candidaturas independientes de los más variados pelajes –rojos, verdes, violetas: en función del color que tiña la mayor parte del programa– para intentar resolver problemas puntuales y acuciantes.

Por lo tanto el debate ahora no es votar sí o no. Al fin y al cabo, incluso desde el anarquismo –movimiento anti-electoralista donde los haya–, se ha usado puntualmente el voto táctico.

Sino más bien hasta qué punto esa estrategia puede servirnos para esas reformas tan necesarias y apremiantes en muchos casos. Los riesgos, una vez rebatida la validez revolucionaria del electoralismo, serían: fracaso electoral, asimilación, agotamiento.

De existir un apoyo popular suficiente para la opción política en liza, su lucha probablemente hubiera tenido éxito por otras vías pues sabido por todos es que los cambios vienen de abajo, no de arriba.

No caigamos en el error de pensar que desde las instituciones pudiéramos parar ese proyecto desarrollista, acabar con la corrupción, lograr mejores planes sociales, etc. Pues si no lo hemos conseguido con la movilización, la acción directa, la desobediencia…

Difícilmente atesoraremos el suficiente apoyo electoral para ganar mayorías. Puede, sin embargo, que sí se dé, si no una mayoría de gobierno, sí una minoría bisagra. Nadie da sin recibir nada a cambio.

Y la contraprestación a ese mínimo de nuestro programa electoral será hacer la vista gorda con la mayor parte del mismo. Ahí es nada. Una vez hemos tragado con eso, el resto entra sin vaselina.

La tercera opción, más plausible por la experiencia reciente, es obtener una minoría de campanario, es decir que no hace más que replicar las políticas de la mayoría.

El trabajo que acompaña a toda representación: plenos, actas, negociaciones, comisiones…, supone un esfuerzo que pocos pueden asumir sin distanciarse de la realpolitik de la calle.

Las cabezas de lista suelen ser las personas más populares –y por lo tanto válidas– de modo que mientras metemos cabeza en la institución descabezamos el movimiento en aras de una eficacia que raramente fructifica en nada que no se pudiera conseguir por la vía de los hechos, acción directa, vaya.

En resumidas cuentas En plena crisis de legitimidad de las democracias representativas, apuros más que evidentes del capitalismo de mercado y tímido rearme social, parece evidente que la opción revolucionaria no pasa por el entrismo sino por empujar hasta el derrumbe.

Si aún así hay quien piensa que las elecciones pudieran servir para resolver algún asuntillo menor, la lógica nos lleva a pensar que no merece la pena mancharse las manos para tan poca faena. Dejemos la basura a los profesionales de la política.

12 marzo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, DENUNCIA, DENUNCIA, POLÍTICOS, POLITICA | , | Deja un comentario

El chollo de ser político. Cosas que todas las personas deberían saber

postheadericon El chollo de ser político. Cosas que todas las personas deberían saber

postdateiconMartes, 21 de Diciembre de 2010 00:14 | postauthoriconEscrito por Daniel Montero | PDFImprimirE-mail |
Artículos – Política

RajoyEl periodista Daniel Montero publica «La Casta». Recoge, sin piedad, en 280 páginas, los privilegios de los profesionales de la política. Algunos ejemplos:

1.-Con lo que gana Rajoy en un mes, una pensionista con cuatro hijos vive durante dos años y medio.

2.-Tal es el descontrol, que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos políticos cobran del Estado.

3.-Un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales, pero los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores. 74.000 euros en el caso de los primeros espadas de La Casta. Además estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas. Un diputado o senador tiene que estar sólo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima (32.000 euros), mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 35 años cotizados.

4.-La retención de las nóminas de diputados y senadores es sólo del 4,5%

5.-¿Sabía usted que paga de su bolsillo las multas que la DGT impone a los políticos? ¿Y que además las paga con recargo?

6.-¿Viajes innecesarios? Una comisión del Congreso pide permiso para que 60 diputados viajen cuatro días a Canarias a estudiar el cultivo del plátano.

7.-Zapatero es el único presidente de la UE que carga sus gastos vacacionales a los presupuestos estatales. Viaja con 100 personas durante tres semanas.

8.-AZNAR, JOSÉ MARÍA: es el único ex presidente del Gobierno que ha solicitado el sueldo vitalicio que supone sentarse en el Consejo de Estado: 74.000 euros anuales. Nómina que pretendía sumar a la de ejecutivo del magnate de la prensa Rupert Murdoch. Se lo denegaron pero le salió rentable. Aznar renunció por un sueldo de 220.000 euros al año, tres veces más de lo que cobraba como consejero de Estado. [Resulta difícil cifrar, como en el caso de otros ex presidentes, cuánto dinero suman sus actividades privadas y públicas].

9.-ABSENTISMO: no existen datos oficiales sobre la falta al trabajo de los políticos o al menos no se han h! echo públicos.

10.-AVIONES: los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado aviones, trenes o barcos. Disponen de 5.000.000 de euros al año para viajes.

11.-BONO, JOSÉ: entre sueldo y complementos, el presidente del Congreso cobra 13.856 euros al mes: 3.126 por diputado, 3.605 como complemento, 3.915 para gastos de representación y 3.210 de libre disposición. Las dos últimas partidas suman más de 6.000 euros mensuales para comidas, regalos y actos de protocolo. Todo este dinero sin contar las indemnizaciones previstas por ley para sufragar «gastos que sean indispensables para el ejercicio de su función».

12.-BOTELLA, JOSÉ: el cuñado de José María Aznar fue fichado en Bruselas, desde las oficinas del PP en esa capital. En el tribunal que lo examinó para funcionario estaba un miembro determinante, Gerardo Galeote, que presidía la delegación popular en Europa. En menos de dos años el hermano de Ana Botella se blindó con un sueldo europeo para toda la vida.

13.-CALDERA, JESÚS: el ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales recibe 6.319 euros mensuales por su escaño en la cámara baja, donde redondea su sueldo como vocal de la Diputación Permanente y presidente de una comisión. Cuando era ministro subió el salario mínimo a 600 euros. Cuatro años después, su sueldo es 10 veces superior a esa cifra, que recibe simp! lemente por no abrir la boca. Caldera no ha presentado ni una sola iniciativa ni ha intervenido en el Congreso desde que comenzó la actual legislatura. Al final, cobró en 2009 más de 120.000 euros por los servicios prestados.

14.-CARGOS: Hay 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales, 650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán.

15.-CASTIGO: nunca se ha sancionado a ningún político por incumplir el Código del Buen Gobierno, que se supone que controla las buenas prácticas del Ejecutivo.

16.-COCHES: el lujo de muchos dirigentes autonómicos les lleva a sentar sus posaderas en automóviles de más de 100.000 euros. Gallardón, el alcalde de Madrid, se mueve en un Audi A8 de 591.624 euros. Fue contratado en arrendamiento hasta 2011, así que el alcalde gasta 150.000 euros al año del bolsillo de sus ciudadanos para moverse por la ciudad y alrededores. Catorce de los 17 presidentes autonómicos usan Audi. El valenciano Francisco Camps tiene varios a su disposición (esa comunidad dispone de 200 vehículos para sus altos cargos, la mayoría de ellos Volvo S80, de 40.000 euros), lo mismo que sucedía con Chaves en Andalucía, cuyo Gobierno cuenta con 234 coches oficiales.

17.-CHAVES, MANUEL: cobra al año 81.155 euros por ser ministro más una indemnización de 46.000 al año por abandonar la presidencia de Andalucía. O sea, 127.155 euros anuales. Dos sueldos del Estado compatibles sólo para altos cargos. Para los demás españoles está prohibido por ley.

18.- DESPILFARRO: el Congreso gasta cada año 160.000 euros en regalos navideños. 11.000 cargos públicos reciben obsequios por esas fechas, un gasto que suma al año 2.200.000 euros.

19.-DEUDAS: cada español debe a los bancos 566 euros por la deuda de los ayuntamientos.

20.-DESCONTROL: es tal en la administración de fondos públicos que en España no hay ni una sola institución que conozca cuántos políticos cobran del Estado.

21.-DIETAS: los parlamentarios que no viven en Madrid reciben, además del sueldo, otros 1.823 euros al mes por sus supuestos gastos de manutención y alojamiento. Los locales, 870 para gastos, libres de impuestos. La suma de estos sencillos complementos supera el sueldo de 12 millones de ciudadanos. Además, cobran 150 euros cada día si salen al extranjero, y 120 si viajan por el país.

22.-ENCHUFADOS: hasta hace tres meses, cada eurodiputado disponía de 17.140 euros al mes para contratar a familiares. El ex presidente del PP de Cataluña y vicepresidente de la cámara europea, Alejo Vidal-Quadras, puso en nómina! como secretario en Bruselas a Albert Fuertes, hermano de su esposa. Y el eurodiputado cacereño del PP, Felipe Camisón (fallecido en mayo de 2009) contrató a su cónyuge como asistente, al igual que hizo la también diputada popular Cristina Gutiérrez-Cortines con su hija. Y lo mismo hizo el socialista Enrique Barón con la hija de un militante afín. [En la actualidad, los familiares directos han sido eliminados de las plantillas de los diputados españoles. Sin embargo, los parientes de sangre han sido reemplazados por personal próximo al partido].

23.- FUNDACIONES: 52 políticos nacionales ocupan cargos en 74 funda! ciones distintas: 31 por el PSOE, 28 por el PP y 4 por el resto de grupos. La conservadora Soledad Becerril parece la más activa: es miembro del patronato de seis fundaciones. No todas tienen un marcado carácter político.

24.-GUERRA REINA, ALFONSO: hijo del ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra. Fue elegido a dedo como asistente del vicepresidente del Parlamento Europeo, el socialista Miguel Ángel Martínez. Más de 140 millones al año se van en sueldos de 1.200 recomendados. Con ese dinero se podrían mantener los servicios de una ciudad española de 115.000 habitantes durante un año.

25.- HACIENDA: la retención de las nóminas de los diputados y senadores es sólo del 4,5%.

26.-HORAS EXTRAS: en 2008 el Gobierno de La Rioja pagó 200.000 euros extras a sus conductores. Realizaron 870.182 kilómetros, unos 2.300 al día, lo suficiente para cruzar tres veces España de este a oeste. Un gasto curioso ya que es la comunidad más pequeña del país y que su población es inferior a la de cualquier ciudad dormitorio de Madrid. El uso de coches oficiales para asuntos particulares es una práctica tan común como soterrada.

27.-IBARRETXE, JUAN JOSÉ: el ex lehendakari del Gobierno vasco recibe unos 45.000 euros al año, la mitad de lo que ingres! aba cuando era presidente. Y lo cobrará de por vida, igual que todos los miembros de su ejecutivo. Este tipo de jubilaciones están muy por encima del límite legal para el resto de los españoles, que no pueden cobrar más de 32.000 euros anuales, por mucho que hayan cotizado toda su vida.

28.-IMPUESTOS: un ciudadano, por ejemplo, de Madrid sustenta con sus impuestos el salario de 27 concejales, 120 parlamentarios de la Asamblea madrileña, 264 senadores, 350 diputados nacionales y 54 del Parlamento Europeo. ! En total, 815 cargos electos con un sueldo base que supera los 3.000 euros. Y sin contar los puestos de confianza que arrastra cada uno.

29.-JUBILADO DE ORO: tras abandonar el FMI, Rodrigo Rato regresó a España con una ! pensión vitalicia de 80.000 dólares anuales. Sumados al sueldo de ex ministro, en 2006 percibía 37.070 euros mensuales. [Un español necesita cotizar al menos 35 años, 15 con la base más alta, para poder cobrar la jubilación máxima de 32.000 euros al año].

30.-MARISCADAS: no hay límite legal para las comidas de representación de los políticos españoles. Tampoco hay fiscalización previa a la hora de compra! r jamón, champán o puros de alta cava. Ejemplo descontrol es el socialista valenciano Vicent Costa. Acababa de perder las elecciones municipales a favor del PP, pero seguía siendo alcalde en funciones. Y como tal se gastó casi 500 euros del dinero público en gambas, cigalas, langosta, navajas, jamón y caldereta. Una buena despedida.

31.-MÓVILES: los senadores cuentan con 1,7 millones de euros al año para gastos de teléfono. El ayuntamiento de San Lúcar de Barrameda tenía 270 dados de alta. Entre los servicios ! que pagó figuran descargas de juegos, llamadas a Cuba y a varias líneas eróticas.

32.-MOROSOS: los miembros de La Casta invirtieron 66,6 millones de euros en la celebración de las elecciones general de 2008. De ese dinero, 44 millones fueron prestados por bancos españoles para financiar campañas publicitarias megalógamas. Las mismas entidades que ese año de crisis embargó las casas a 60.000 familias por falta de liquidez. 180.000 personas se quedaron sin techo. Sin embargo, los partidos de La Casta deben a los! bancos 144,8 millones de euros.

33.-NEGOCIOS: sólo el 33% de los diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor política. El resto engorda sus cuentas corrientes con la participación en empresas privadas, fundaciones y colaboraciones varias. Algunos, como el diputado del PP Miguel Ángel Cortés, aglutinan hasta 12 actividades extraparlamentarias.

34.- NÓMINAS: los sueldos de los políticos electos (80.000 miembros de La Casta, que llenarían un estadio como el del Real Madrid) cuestan a los ciudadanos unos 720 millones de euros al año, más que el presupuesto anual de toda la red ferroviaria, tres veces superior al dinero dedicado a cuidar el patrimonio nacional y 60 veces más que lo que gasta el país en salud bucodental para jóvenes.

35.- PAJÍN, LEIRE: en 2000 se coronó como la diputada más joven de España. Ocho años después, con 33 de edad, ya tiene derecho a una indemnización de 85.000 euros anuales del Estado. Recibe 5.500 euros al mes por su trabajo al frente del PSOE, tiene derecho al 80% de su sueldo como ex secretaria de Estado de Cooperación, 103.000 euros anuales con todos los complementos, a lo que hay que sumar 3.126 como senadora.

36.-PENSIÓN DE ESCÁNDALO: los ex ministros mantienen durante dos años una pensión por cese de 58.000 euros anuales, cifra seis veces superior a la pensión media española. En la actualidad, cuatro ex ministros compatibilizan ese dinero con el sueldo de diputado: José Anton! io Alonso, Fernández Bermejo, María Antonia Trujillo y Jesús Caldera.

37.-PROSTITUTAS: el concejal de Palma de Mallorca, Rodrigo de Santos, gastó más de 50.000 euros en prostitutos y bares de ambiente. En Estepona, varios miembros municipales están siendo investigados por cobrar 42.000 euros a una red investigada por la Audiencia Nacional para abrir un local de alterne. En 2002, el ex alcalde de Dolores (Alicante) fue condenado a seis meses de prisión por abonar la factura de un local de altern! e, al que acudió con siete comensales.

38.-REGALOS: no hay una ley concreta sobre los obsequios que pueden aceptar o no los políticos. En EEUU, por ejemplo, pasan al Estado. Condolezza Rice recibió el año pasado en sus viajes oficiales joyas por valor de 360.000 euros. Aquí nadie tiene obligación de declararlos. Se pueden quedar con ellos. Sin más.

39.-SOLBES, PEDRO: tras dejar la política en abril de 2009, el ex ministro de Economía se encontró con un retiro de unos 12.000 euros mensuales (una pensión de 2.725 euros por ser funcionario, su pensión vitalicia como ex comisario europeo y otros 5.700 al mes como compensación, durante dos años, por ex ministro). A Solbes, pues, le esperaba una jubilación cinco veces mayor que la de cualquier español.

40.-SECRETOS: el oscurantismo sobre los gastos llega al absurdo. El Parlamento Europeo cuenta con una Oficina de Lucha Contra el Fraude (OLAF, por su siglas en inglés). Sin embargo, sus informes son confidenciales y su contenido completo sólo es conocido por los parlamentarios. Los votantes pueden saber de las buenas acciones de los políticos, pero sólo La Casta conoce datos sobre el fraude.

41.-SIN LÍMITES: cada parlamento autonómico, diputación o ayuntamiento fija el sueldo de sus cargos electos sin límite ni baremo alguno. José Bolarín, alcalde de Ulea (Murcia), con 900 habitantes, cobra unos 4.000 euros. El de Ricote, cerca del pueblo anterior, se lleva 40.000 al año en una población que no alcanza los 1.300 vecinos. Y la alcaldesa de Marbella, Marisol Yagüe, cobraba más que el presidente del Gobierno: 84.462 euros al año en un ayuntamiento que estaba en bancarrota.

42.-TAXIS: la comodidad de sus señorías para hacer su trabajo es tal que el Congreso regala a los que no disponen de coche propio una tarjeta personalizada con un saldo de 250 mensuales para que viajen en taxi por Madrid.

43.-El secreto del patrimonio del Rey sigue a buen recaudo. Forbes le atribuye una fortuna de 1.900 millones – Formalmente, el único empleo del Rey es el de Jefe de Estado. La Casa Real recibe una asignación pública para su mantenimiento -cosa que sucede desde 1978- que en 2010 ha sido de casi 8.900.000 euros y se dice que cada español aporta 18 céntimos al año a este fin.

 

2 marzo, 2011 Posted by | POLÍTICOS | , , | Deja un comentario

Aznar cree que solo una “privatización completa” de las cajas saneará el sistema

EFE
3/02/2011 –
aznar-europapress.jpg 

Imagen de Europa Press.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha defendido hoy que solo “una privatización completa” de las cajas de ahorro españolas dará lugar a “un saneamiento general del sistema financiero”, porque de lo contrario, ha dicho, “habrá muchas dificultades para encontrar capitalización privada”.

Aznar ha ofrecido hoy una conferencia sobre “El futuro de Europa” en el centro cultural Bancaja, en un acto organizado por la Fundación Cultura Pública de la Comunitat Valenciana, donde ha asegurado “no entender muy bien” los procesos de fusión fría (SIP) emprendidos por las cajas.

Más importancia para Europa

“Hemos perdido mucho tiempo, estamos en territorio de nadie y tenemos que hacer muchas cosas para ganar territorio”, ha asegurado el ex presidente, quien ha reivindicado la necesidad de que España y Europa se sitúen en el núcleo de los países que toman las decisiones de repercusión mundial.

Aznar se ha mostrado convencido de que España “puede ser un buen territorio de oportunidades” para los inversores extranjeros y nacionales, y ha afirmado que este país puede hacer “muchas cosas” pero debe ponerse a ello “cuanto antes para evitar males mayores” porque, a su juicio, se ha perdido “mucho terreno”.

Ha advertido de que sacar a España del “lío” en el que a su juicio se ha metido requerirá “tomar decisiones muy difíciles e inevitables”, pero ha insistido en que “habrá que tomarlas, creer en ellas y afrontarlas, y pedir un mandato muy claro a los españoles” para conseguirlo.

El expresidente del Gobierno ha defendido un Estado de las Autonomías “viable y posible”, y afirmado que “por razones europeas y del sistema de bienestar y de competitividad es indispensable afrontar” este debate, desde la base de “recuperar el valor de la disciplina y la responsabilidad” presupuestaria.

El caso concreto de Alemania

Ha recordado que los alemanes se percataron un día de que “sus comunidades autónomas” tenían la capacidad de bloquear las decisiones del Ejecutivo federal, por lo que los dos principales partidos acordaron establecer “unas nuevas normas” por las que el gobierno “puede gobernar”.

El resultado, ha dicho, es que Alemania crece al tres por ciento y tiene una tasa de paro del seis por ciento, mientras España continúa en recesión, su tasa de desempleo supera el 20 por ciento, el déficit es del 9 por ciento, el endeudamiento del 70 por ciento y “está cuestionada” su capacidad de recuperación.

Ha señalado que los principales problemas económicos del país son la falta de expectativas de crecimiento y de competitividad, así como “un paro dramático y espantoso”, cuestiones que es necesario abordar para poder “recuperar el terreno de la confianza perdida”.

Necesitamos un sistema fiscal “atractivo”

Con la pertenencia al euro, que no permite devaluar la moneda para ganar competitividad, la solución a este asunto es, según Aznar, tener “un país extraordinariamente flexible que ofrezca ventajas en muchos campos a los demás”, entre ellas un sistema fiscal “atractivo” que “no expulse a los inversores“.

Asimismo, considera necesaria una reforma laboral “profunda, seria e importante” porque, según ha criticado, “es inaceptable que las cosas se sigan planteando al margen de cinco millones de desempleados y sin darse cuenta de que un 40% de paro juvenil es una tragedia nacional“.

“El país se está descapitalizando por falta de oportunidades”, ha lamentado el ex presidente del Gobierno, para quien esta es la base sobre la que se debe construir “una reforma seria y duradera, no para cuatro días, del sistema de pensiones y de bienestar en España”.

4 febrero, 2011 Posted by | NACIONAL, NOTICIAS, POLÍTICOS | , , , | Deja un comentario

Partir la cara a un político de derechas

RECIENTEMENTE LE PARTIERON LA CARA A UN POLÍTICO DE DERECHAS…¡ALGUNOS HASTA SE HAN SORPRENDIDO!


Gustavo Vidal Manzanares .·. | Para Kaos en la Red
www.kaosenlared.net/noticia/partir-cara-politico-derechas
AGRESIÓN A UN POLÍTICO

Partir la cara a un político de derechas

Gustavo Vidal Manzanares .·.

En España, se habla mucho estos días de un político conservador de la región murciana.      Se dice que accedió a un puesto público por enchufe. Sin duros exámenes de oposiciones, pruebas, temarios, etc.

Aunque sus labores podría realizarlas cualquiera, comentan que gana más que un cirujano de la sanidad pública, o que un catedrático de Instituto ( Y posiblemente también más que los catedráticos de Universidad).

Algunos compañeros de ese político, en mitad de una crisis espeluznante, han viajado a Nueva York donde se han pavoneado a bordo de refulgentes limusinas. Todo, siguen las crónicas, a cargo de las arcas públicas.

En ese escenario, el referido político ha restringido gastos públicos que inciden en el bienestar de muchas personas…

El otro día le partieron la cara… ¡y todos fingen sorprenderse y escandalizarse!

Pues bien, en mi opinión lo que debería sorprendernos, a estas alturas del esperpento nacional, es que estas cosas no ocurran a cada hora de cada día de cada semana de cada mes.

Y eso no implica incitar ni aplaudir. Mas bien encierra una pregunta: ¿Hasta cuándo se podrá contener el tsunami de rabia, frustración y odio que está generando el caos financiero, la rapiña mundial, los embates de la religión por recuperar el poder perdido, la ausencia de controles económicos… el neoliberalismo, en suma.

El planteamiento capitalista   es muy simple: “Yo a usted le desahucio de su casa, le despido de su empleo (para contratar mano de obra esclava), le contamino el aire, le enveneno sus alimentos, le arruino el futuro…pero, hombre, no pierda usted la compostura, que eso está muy feo y le acarreará cientos de “enérgicas repulsas”. Además, ahora hablando en serio, se le va a caer el pelo si lo intenta”.

Particularmente, me alarma una cuestión… ¿nadie se ha percatado de que los brotes de violencia son, ante todo, un síntoma?

La violencia física es casi siempre el último recurso de aquellos a quienes se ha dejado sin recursos, toda vez que la conducta humana, por instinto, no suele recurrir   a la violencia como primer argumento.

Estos comportamientos de ataques físicos son la postrera baza cuando ya han fallado todas y no se consigue la justicia o la restitución debida. Si el fin no se centra en la supervivencia o la reparación moral o material, deberíamos enfocar el tema desde otra perspectiva.

Nos adentraríamos en las lindes del terrorismo, el colonialismo, el imperialismo, etc. Pero entiendo que los episodios violentos de ciudadanos enfebrecidos no guardan relación directa alguna con esas cuestiones.

Entiendo, por consiguiente, que la clave no radica en condenar los actos de violencia (aunque deba hacerse), sino en erradicar sus causas.

Pienso que ahí debemos colocar el zoom de la reflexión, y no sobre el acontecimiento violento particular.

No sin algo de razón podría alegarse que siempre hay que agotar los cauces procesales.

Pero no faltan trampas que los ralentizan y argucias que los vician hasta diluir, en el tiempo y el gasto, cualquier esperanza de justicia.

Y mientras llega la justicia, si es que llega, los ciudadanos necesitan comer tres veces al día y vivir bajo techo.

El problema es que desde el momento en que un ciudadano siente que le han hurtado lo más básico… ¿quién puede pedirle que no se deje arrebatar por la ira?, ¿quién puede asegurar que no va a comportarse con violencia cuando la mera supervivencia está en juego? Particularmente, me pasma lo poco que eso ocurre.

gvidalmanzanares@gmail.com

23 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, POLÍTICOS, POLITICA | , , , , , , , , | 1 comentario

Las ganancias de PRISA y Roures con la Ley antitabaco y el secreto inconfesable de Durán i Lleida para quedarse en Madrid

Pinche en la foto para verla ampliada Pinche en la foto para verla ampliada
Durán i Lleida en su suite del Palace Jaume Roures, amo del fútbol

–  La Ley antitabaco tiene ganadores y perdedores, al margen de los no fumadores.

Entre los últimos, se encuentran los hosteleros que ven amenazado su futuro por la pérdida de clientes y buscan, a toda máquina, alternativas de negocio que superen los controles de Leire Pajín. Y entre los primeros, dos amigos del Gobierno: el Grupo PRISA y Mediapro, de Jaume Roures.

Y ambos se frotan las manos. Estiman un alza de suscriptores en sus canales de pago Canal + Futbol y Gol TV.

Muchos de los adictos al tabaco tendrán que abandonar los locales de hostelería para poder fumar en la privacidad de su hogar mientras que sufren o disfrutan viendo a su equipo en uno de los pocos lugares donde, por ahora, se permite fumar.

–   Hace pocas semanas informábamos que el diputado de CiU, Josep Antonio Duran i Lleidaarrastraba, para bien o para mal, un sex appeal que, por lo que aseguran, enloquece a las mujeres, la misma pasión que él las profesa.

Tras la victoria de su jefe de filas, Artur Mas, en las pasadas elecciones autonómicas de Cataluña, el líder de Unió decidía, para sorpresa de muchos, seguir como portavoz de la Coalición catalana en el Congreso y no entrar en el Govern como “Conseller en Cap”, aunque asumirá funciones de política exterior y autogobierno vinculadas a la Generalitat.

El motivo, más allá de las excusas políticas, es que Duran i Lleida quiere permanecer cuanto más tiempo mejor en Madrid. Hospedado, eso sí, en su suite del Hotel Palace donde disfruta, no sólo de las comodidades del centro de hotelero, sino de toda la discreción de sus empleados.

Bueno de casi toda. Y es que esa suite quizás sea demasiado grande para una sola persona. Y recuerden los sistemas que empleaba Rodríguez Menéndez para espiar a amigos y enemigos.

17 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, POLÍTICOS | , , , | Deja un comentario

¿ Qué esconde el pasado de RAJOY?

Arturo González en PUBLICO.ES

Rajoy ha dicho esta mañana en RNE que “no le preocupa que Rubalcaba sea el candidato porque es cómplice de Zapatero y tiene una historia de la que debe dar explicaciones”.

Como nadie del PSOE, ni por supuesto el propio Rubalcaba, le contestará en forma, digamos unas cositas:

¿Este Rajoy es el que escribía en 1984 en el Faro de Vigo que “la desigualdad es algo natural en el ser humano”

y “¿por qué, mediante la imposición fiscal progresiva, se hace pagar a unos hasta un porcentaje diez veces superior al de otros por la misma cantidad de ingresos?

Para penalizar la superior capacidad, o sea, para satisfacer la envidia igualitaria”.

¿Es el que decía hace muy pocos años que “la Generalitat catalana está para hacer carreteras y poco más”?

¿Es el que fue cómplice de Aznar en meter a los españoles en la guerra de Irak con el 86% en contra y alegando la existencia de armas de destrucción masiva, que no existían?

¿Es el que avala a María Dolores de Cospedal cuando ésta afirma que vivimos en un estado policial?

¿Es el que era ministro cuando Aznar decidió negociar con el Movimiento Vasco de Liberación Nacional, perdón, ETA, negociaciones todas horribles, salvo aquélla?

¿Es el que estuvo en el acercamiento de presos al País Vasco?

¿El que dijo que había que renovar el PP y lo renovó tanto que echó a todos sus camaradas y se quedó él solo?

¿Es el de las chuches y los cocidos benéficos? ¿El que se fotografía para promocionarse ante las colas del paro?

¿El que dijo, él, buen español, que el desfile era un coñazo? ¿El que viaja en coche sin cinturón de seguridad? (a propósito, ¿le han sancionado?)

¿Es el que va a llegar al poder sin dar información sobre su patrimonio, que tanto exigen a los demás?

¿El que va a llegar sin que los españoles conozcan su programa político, económico y social?

¿El que no se ha atrevido a presentar moción de censura, precisamente porque ésta exige presentar un programa de Gobierno?

¿El que no ha ayudado, a riesgo de que la economía de España se quiebre? ¿Es el que ponía a Irlanda como ejemplo a seguir?

¿El que el 80% de los españoles no tiene ninguna o poca confianza en él? (y sin embargo, le votan).

Preocupante personaje, que sí tiene una historia de la que debería dar explicaciones.

17 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, POLÍTICOS | | Deja un comentario

Yo no os he votado pá esto, charlatanes de tres al cuarto! ¡ SINVERGUENZAS! Los controladores al menos se curran el jornal.

Escrito por: la-mosca-cojonera el 14 Ene 2011 – URL Permanente

¡ Yo no os he votado pá esto, charlatanes de tres al cuarto!

¡ SINVERGUENZAS!

Los controladores por lo menos se curran el jornal.

El sentido de mi voto era claro. Soy de izquierdas.

No me beneficio beneficiándome a la banca.

Ni me acuesto rojo y me levanto facha ¡ Sinverguenzas!

Contemporizando

con los culpables de esta hecatombe y tapándoles sus culpas

os convertís en cómplices del delito y sois por ello,

tan culpables como el que más.

¡ SINVERGUENZAS!

Tirando los presupuestos del estado

en salvar a unos canallas que luego se lo reparten.

Endeudando de tal manera al país

que no sé yo si saldremos de ésta

para no ser eternamente esclavos del capital.

¿ Cómo no os van a guardar un sillón

para hacer llevadera vuestra ignomiosa vejez?

Nunca ha sido más inútil un voto

que al depositarlo en vuestras manos.¡ SINVERGUENZAS!

Si no sois capaces de abandonar el poder al menos,

ser consecuentes y abandonar el partido.

Que si Pablo Iglesias levantara la cabeza,

os echaba del parlamento

como Jesús del templo a los hipócritas y fariseos.

¡ SINVERGUENZAS!

Os estaís gastando en la deuda de los putos bancos,

nuestras pensiones, nuestros salarios

y todas las prestaciones

que nos habíamos ganado con el sudor de nuestra frente.

Y al que se queda sin casa ni pan que llevarse a la boca,

le quitáis sus miserables 400 euros de paro

y que le den por donde le quepa.

¡ SINVERGUENZAS!

Con los miserables euros que hay de salario mínimo,

os dejaba yo de pensión

para que supierais

de la magnanidad y ecuanimidad de vuestras leyes.

¡ SINVERGUENZAS!

Si hubiera cojones en este país de envidiosos

que se conforman con ver peor al vecino,

se liaba una peor que en Túnez.

¡ SINVERGUENZAS!

 

14 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, BANCA, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA, ESPECULACIÓN, PENSIONES, POLÍTICOS, RECORTES SOCIALES | , , , , | 3 comentarios