cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Federalización: si no avanza, la UE morirá

Los europeos aceptarían cesiones de soberanía fiscal. Sarkozy ha hecho un gesto a favor del tesoro único

DARÍO VALCÁRCEL
Día 13/01/2011
LA crisis puede forzar reformas que antes nadie se atrevía a emprender. La eurozona tiene hoy esas opciones: desaparecer o federalizar sus instituciones económicas.
Esa federalización será inseparable de dos avances, en política exterior y en defensa (arts. 42-46, tratado de Lisboa).
Así lo creía Tomasso Padoa-Schioppa, muerto de pié, ante un atril, el mes pasado a los 70 años.
Al firmarse en 1992 el tratado de Maastricht, los europeos ponían en marcha una unión monetaria sin unión económica. El peligro ha tardado años en aparecer, pero ahora está ahí.
Es difícil gobernar la eurozona. Luxemburgo tiene un voto como Alemania. Pero es lo que hay: si no se impone la autoridad germano-francesa, todo se hundirá.
Y, es evidente, no se va a hundir. Felipe González describe un absurdo (Herald Tribune, sábado último): estados miembros con diferentes normas para regular instituciones financieras privadas, que operan a su aire, a escala global.
Esa dispersión siembra la semilla de la próxima crisis y de la siguiente. Para enderezar ese sinsentido, la Unión Europea deberá acordar primero un nuevo marco jurídico con Estados Unidos. Después, negociar con China, India y Brasil.
Americanos y europeos formarían un gran frente que, todavía hoy, podría defenderse de los mercados. Habría, naturalmente, que legislar.
La deuda pública americana llegaba el 31 de diciembre a 14 billones de dólares, billones españoles, el 93 por cien de su PIB, de 15 billones.
El déficit presupuestario de Estados Unidos se acerca al 10 por cien del PIB.
Un banco americano preguntaba a sus clientes cuánto tiempo tardaría en alcanzar a Estados Unidos una crisis de deuda soberana como las europeas: nunca, fue la respuesta de solo un 10 por cien de los encuestados.
Padoa-Schioppa decía el día mismo de su muerte: en 2011 habrá de estar en marcha el acuerdo EE.UU-UE para su mutua defensa anti-especulación.
Las políticas económicas y fiscales federalizadas, añade González, deberían ser la base de la acción estratégica del Consejo Europeo, con países obligados a cumplir requerimientos de balanza de pagos y de fiscalidad armonizada.
Una gran mayoría de ciudadanos europeos admitiría una soberanía económica y fiscal compartida.
Lo que el europeo medio rechaza son las reformas que cuestionan los derechos adquiridos desde 1945 o aún antes, cuando el canciller Bismarck, retirado definitivamente en 1890, diseñaba la seguridad social alemana.
Las reformas en la Unión pasan por un modelo de cohesión social que defienda al ciudadano del azar de los mercados.
Mantener la economía real, productora de riqueza tangible, frente a la economía especulativa, creadora de grandes pompas, no de jabón precisamente, fuerza ahora la respuesta.
Algunos responsables políticos sostienen que los europeos no admitirán una cesión de soberanía fiscal. Pero los barómetros preparados por Bruselas mes a mes sostienen lo contrario.
El 6 de enero, Sarkozy hacía un gesto en favor de un futuro Tesoro Único europeo. Por fin en Europa todo empieza a ir muy rápido.

 

13 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA, UE, UE | 2 comentarios