cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

El nuevo partido, SORTU, rechazará la violencia de ETA

Asegura que “no estamos ante un regate en corto a la normativa legal”, sino ante “un paso determinante y de no retorno”

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el nuevo partido que se registrará próximamente ante el Ministerio del Interior incluirá en sus estatutos el “rechazo y oposición” al uso de “la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”, incluida “la violencia de ETA si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”.

Además, ha garantizado que su apuesta por las vías “exclusivamnente políticas y democráticas” no constituye “un regate en corto a la normativa legal” sino “un paso determinante y de no retorno”.

Durante la presentación de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha “desbrozado los sustentos y compromisos” que “definen el nuevo proyecto político y organizativo” que próximamente se presentará en Madrid, de forma oficial.

Según ha explicado, la izquierda abertzale ha pretendido, con la puesta en escena en el palacio de Euskalduna, además de “evitar interpretaciones distorsionadas, concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para avanzar de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva, como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas” vascas.

“La izquierda abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos   los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos”, ha puntualizado.

Por ello, en sus Estatutos que registrará el miércoles, “rechaza y se opone al uso de la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”. “Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”, ha indicado.

Etxebarria ha llamado la atención sobre el hecho de que “de forma explícita”, el nuevo modelo político de la izquierda abertzale “ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma”.

“En consecuencia –agrega– rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos”.

Este “rechazo explícito de la violencia”, que se suma a la “no connivencia de ninguna naturaleza con la mismas” son, según ha dicho, “consecuencias directas de su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas”. “Y así quedará reflejado en los estatutos de la nueva formación”, ha apuntado.

También se remarcará “la total autonomía y soberanía” del nuevo partido “defendiendo el funcionamiento democrático de sus estructuras y rechazando cualquier tipo de subordinación y/o dependencias”.

“NO HAY ESCAPISMOS LITERARIOS”

Además, ha garantizado que “en esa apuesta y compromiso no hay escapismos literarios, sino un paso determinante, coherente y de no retorno, con la trayectoria abierta con las resoluciones recogidas en el documento ‘Zutik Euskal Herria'”.

Etxebarria ha asegurado que su pretensión es decir “con claridad”  que la demanda de legalización de la izquierda abertzale está ligada a “un punto de inflexión político, al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas”.

En este punto, ha apuntado que la izquierda abertzale cumplirá la Ley, pese a que la denuncian porque está “instrumentalizada” por “intereses netamente políticos”.

“REFLEXION AUTONOMA Y SOBERANA” DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Según sus palabras, la decisión de “cumplimentar los requisitos legales” es el “resultante” de un reflexión “autónoma y soberana”,  de la izquierda abertzale. “No estamos ante un regate en corto a la normativa legal, sino ante un paso coherente con nuestras convicciones y compromisos por construir un escenario de paz”, ha garantizado.

Este “paso”, según el representante de la antigua Batasuna, pretende “sin condicionamientos de ninguna naturaleza”, depositar los “cambios políticos y sociales” en la “voluntad democrática de la ciudadanía”, actitud que también ha exigido al Gobierno de España.

Etxeberria ha aludido a la reflexión llevada a cabo en los últimos años en el seno de la izquierda abertzale, que les ha llevado a analizar “muchas cosas”, entre ellas, “la necesidad de un escenario de no violencia y democracia”.

“Una reflexión con muchos activos y pasivos, retrospectiva, que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ofrecer soluciones pacíficas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos”, ha señalado.

Esa “reflexión” ha marcado, según sus palabras, “un antes y un después” en la trayectoria de la izquierda abertzale. Como consecuencia, ha extraído tres grandes conclusiones, y, como “eje determinante” ha situado la primera, la de la “apuesta por proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta, adoptando una posición clara y firme por la vías exclusivamente políticas y democráticas”.

Esta apuesta, estaría pivotada en la exigencia de “un escenario de no violencia con garantías, y de normalización política progresiva, como condiciones para cualquier diálogo y negociación política”. “No hay proceso de diálogo sin un escenario de ausencia de violencia, con garantías, y el restablecimiento de mínimos democráticos”, ha explicado.

También reclama la asunción de los principios Mitchell en el marco del diálogo político “como consecuencia de lo anterior”, y la asunción de que “la única garantía y tutelaje del diálogo político recae en la propias sociedad vasca y sus agentes políticos, sociales y sindicales”.

RECLAMA PROCESO DE DIALOGO Y NEGOCIACION

Por otro lado, reclama el impulso a un proceso de “diálogo, negociación y acuerdo” que integre a “todas las culturas políticas posibilitando un marco democrático en el que todos los proyectos políticos sean posibles”. El objetivo de ese proceso será por tanto, en sus palabras “más democracia y respeto a todos los derechos”.

En segundo lugar, la izquierda abertzale cree que se debe cambiar la cultura política “en el ámbito soberanista, progresista e independentista” mediante el impulso de “la convergencia, acumulación de fuerzas como instrumentos para influir en el cambio político y social”.

“Hemos sido y somos independentistas, socialistas, creemos en la nación vasca y su legítimo derecho a decidir su futuro, creemos en otro modelo socioeconómico, y todo ello lo tenemos que trabajar con otros sectores políticos sindicales y sociales, generando mayorías democráticas que vayan modificando posiciones institucionales y sociales”, ha añadido. Se trataría de “una política de alianzas amplia y eficaz” para hacer efectivo “el cambio político en la senda independentista”.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Por último, afirmó que se pretende impulsar “un nuevo proyecto político y organizativo” que marque “un punto de inflexión y superación de modelos anteriores”. “Estamos ante un debate y resoluciones que marcan un punto de inflexión de consecuencias directas en los principios que la nueva formación sitúa en sus estatutos para reclamar su legalidad”, ha insistido.

Etxeberria ha anunciado, en este punto, que la izquierda abertzale ha resuelto desarrollar su proyecto político “por vías exclusivamente  políticas y democráticas”, con un compromiso “firme e inequívoco”, y no está “sujeto a variables tácticas o factores coyunturales”. “En eso –ha garantizado– no hay marcha atrás posible”.

Por último, ha indicado que la izquierda abertzale, “desea la reafirmación de su objetivos independentistas y socialistas, en su apuesta por un cambio político y social”. Por último, ha demandado “la legalización del nuevo proyecto político y organizativo”.

El nuevo partido rechazará la violencia de ETA

Asegura que “no estamos ante un regate en corto a la normativa legal”, sino ante “un paso determinante y de no retorno”

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el nuevo partido que se registrará próximamente ante el Ministerio del Interior incluirá en sus estatutos el “rechazo y oposición” al uso de “la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”, incluida “la violencia de ETA si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”. Además, ha garantizado que su apuesta por las vías “exclusivamnente políticas y democráticas” no constituye “un regate en corto a la normativa legal” sino “un paso determinante y de no retorno”.

Durante la presentación de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha “desbrozado los sustentos y compromisos” que “definen el nuevo proyecto político y organizativo” que próximamente se presentará en Madrid, de forma oficial.

Según ha explicado, la izquierda abertzale ha pretendido, con la puesta en escena en el palacio de Euskalduna, además de “evitar interpretaciones distorsionadas, concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para avanzar de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva, como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas” vascas.

“La izquierda abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos   los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos”, ha puntualizado.

Por ello, en sus Estatutos que registrará el miércoles, “rechaza y se opone al uso de la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”. “Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”, ha indicado.

Etxebarria ha llamado la atención sobre el hecho de que “de forma explícita”, el nuevo modelo político de la izquierda abertzale “ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma”.

“En consecuencia –agrega– rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos”.

Este “rechazo explícito de la violencia”, que se suma a la “no connivencia de ninguna naturaleza con la mismas” son, según ha dicho, “consecuencias directas de su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas”. “Y así quedará reflejado en los estatutos de la nueva formación”, ha apuntado.

También se remarcará “la total autonomía y soberanía” del nuevo partido “defendiendo el funcionamiento democrático de sus estructuras y rechazando cualquier tipo de subordinación y/o dependencias”.

“NO HAY ESCAPISMOS LITERARIOS”

Además, ha garantizado que “en esa apuesta y compromiso no hay escapismos literarios, sino un paso determinante, coherente y de no retorno, con la trayectoria abierta con las resoluciones recogidas en el documento ‘Zutik Euskal Herria'”.

Etxebarria ha asegurado que su pretensión es decir “con claridad”  que la demanda de legalización de la izquierda abertzale está ligada a “un punto de inflexión político, al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas”.

En este punto, ha apuntado que la izquierda abertzale cumplirá la Ley, pese a que la denuncian porque está “instrumentalizada” por “intereses netamente políticos”.

“REFLEXION AUTONOMA Y SOBERANA” DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Según sus palabras, la decisión de “cumplimentar los requisitos legales” es el “resultante” de un reflexión “autónoma y soberana”,  de la izquierda abertzale. “No estamos ante un regate en corto a la normativa legal, sino ante un paso coherente con nuestras convicciones y compromisos por construir un escenario de paz”, ha garantizado.

Este “paso”, según el representante de la antigua Batasuna, pretende “sin condicionamientos de ninguna naturaleza”, depositar los “cambios políticos y sociales” en la “voluntad democrática de la ciudadanía”, actitud que también ha exigido al Gobierno de España.

Etxeberria ha aludido a la reflexión llevada a cabo en los últimos años en el seno de la izquierda abertzale, que les ha llevado a analizar “muchas cosas”, entre ellas, “la necesidad de un escenario de no violencia y democracia”.

“Una reflexión con muchos activos y pasivos, retrospectiva, que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ofrecer soluciones pacíficas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos”, ha señalado.

Esa “reflexión” ha marcado, según sus palabras, “un antes y un después” en la trayectoria de la izquierda abertzale. Como consecuencia, ha extraído tres grandes conclusiones, y, como “eje determinante” ha situado la primera, la de la “apuesta por proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta, adoptando una posición clara y firme por la vías exclusivamente políticas y democráticas”.

Esta apuesta, estaría pivotada en la exigencia de “un escenario de no violencia con garantías, y de normalización política progresiva, como condiciones para cualquier diálogo y negociación política”. “No hay proceso de diálogo sin un escenario de ausencia de violencia, con garantías, y el restablecimiento de mínimos democráticos”, ha explicado.

También reclama la asunción de los principios Mitchell en el marco del diálogo político “como consecuencia de lo anterior”, y la asunción de que “la única garantía y tutelaje del diálogo político recae en la propias sociedad vasca y sus agentes políticos, sociales y sindicales”.

RECLAMA PROCESO DE DIALOGO Y NEGOCIACION

Por otro lado, reclama el impulso a un proceso de “diálogo, negociación y acuerdo” que integre a “todas las culturas políticas posibilitando un marco democrático en el que todos los proyectos políticos sean posibles”. El objetivo de ese proceso será por tanto, en sus palabras “más democracia y respeto a todos los derechos”.

En segundo lugar, la izquierda abertzale cree que se debe cambiar la cultura política “en el ámbito soberanista, progresista e independentista” mediante el impulso de “la convergencia, acumulación de fuerzas como instrumentos para influir en el cambio político y social”.

“Hemos sido y somos independentistas, socialistas, creemos en la nación vasca y su legítimo derecho a decidir su futuro, creemos en otro modelo socioeconómico, y todo ello lo tenemos que trabajar con otros sectores políticos sindicales y sociales, generando mayorías democráticas que vayan modificando posiciones institucionales y sociales”, ha añadido. Se trataría de “una política de alianzas amplia y eficaz” para hacer efectivo “el cambio político en la senda independentista”.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Por último, afirmó que se pretende impulsar “un nuevo proyecto político y organizativo” que marque “un punto de inflexión y superación de modelos anteriores”. “Estamos ante un debate y resoluciones que marcan un punto de inflexión de consecuencias directas en los principios que la nueva formación sitúa en sus estatutos para reclamar su legalidad”, ha insistido.

Etxeberria ha anunciado, en este punto, que la izquierda abertzale ha resuelto desarrollar su proyecto político “por vías exclusivamente  políticas y democráticas”, con un compromiso “firme e inequívoco”, y no está “sujeto a variables tácticas o factores coyunturales”. “En eso –ha garantizado– no hay marcha atrás posible”.

Por último, ha indicado que la izquierda abertzale, “desea la reafirmación de su objetivos independentistas y socialistas, en su apuesta por un cambio político y social”. Por último, ha demandado “la legalización del nuevo proyecto político y organizativo”

 

El partido de la izquierda abertzale se denominará ‘Sortu’

Los estatutos recogen el compromiso de contribuir al “reconocimiento y reparación de las víctimas” de las múltiples violencias en Euskadi

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El nombre del partido que la izquierda abertzale dará a conocer este martes en Bilbao, cuyos estatus presentará el miércoles en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior en Madrid, será ‘Sortu’ (Crecer), según adelanta el diario ‘Gara’.

Este acto de presentación del partido se producirá después de que este lunes el representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y el abogado Iñigo Iruin hayan dado a conocer en el Palacio Euskalduna de Bilbao el contenido de los estatutos de la nueva formación.

El proyecto político, según han adelantado este lunes Etxeberria e Iruin, rechaza “abiertamente y sin ambages” a ETA y no se convertirá en “una organización vicarial” de la banda. Según se recoge en los estatutos de la nueva formación, adelantados por ‘Gara’ y recogidos por Europa Press, “el nuevo partido desarrollará su actividad desde el rechazo de la violencia como instrumento de acción política o método para el logro de objetivos políticos, cualquiera que sea su origen y naturaleza; rechazo que, abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades fundamentales de las personas”.

En las bases fundacionales de esta nueva formación también se cita un compromiso expreso para contribuir “a la definitiva y total desaparición de cualquier tipo de violencia, en particular, la de la organización ETA”. Asimismo, se recoge que el partido rechaza “las diferentes formas de manifestación de la violencia y el terrorismo, tal y como legislativamente han sido definidas en los diferentes apartados del Artículo 9 de la Ley Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos”, y su incumplimiento será motivo de expulsión de cualquier militante.

RECONOCIMIENTO Y REPARACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Los estatutos de esta nueva formación incluyen también el compromiso del partido para contribuir “a la superación de las consecuencias de toda violencia y terrorismo, en pro de la paz, justicia y reconciliación de la sociedad vasca” y al “reconocimiento y reparación de todas las víctimas originadas por las múltiples violencias que han tenido presencia en nuestro pueblo en las últimas décadas”.

Igulamente, tras los sucesivos intentos de la izquierda abertzale de estar presente en las elecciones bajo diferentes siglas que posteriormente han sido ilegalizadas, el texto subraya que “la configuración estructural y funcional del nuevo partido está orientada a impedir la realización de actividades que lo conviertan en instrumento de continuación o sustitución orgánica o funcional de los partidos políticos ilegalizados y disueltos en virtud de las sentencias de la Sala Especial del Artículo 61 L.O.P.J. del TS”.

En este sentido, ‘Sortu’ nace igualmente con el objetivo, según dice en sus estatutos, de romper “con los modelos organizativos y formas de funcionamiento de los que se ha dotado ese espacio social y político en el pasado y, por tanto, con los vínculos de dependencia a que aquéllos daban lugar”. “Se trata con ello de impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia o por partidos políticos que fueron ilegalizados y disueltos por razón de su connivencia con ella”, aclara en el texto.

También lanza un compromiso político para promover y defender “un modelo de sociedad acorde y coherente con el concepto de ‘sociedad democrática’ definido en el Convenio Europeo de Derechos Humanos”.

 

Mas saluda el nuevo partido abertzale

porque ve indicios de que rompe con ETA

pero recuerda que ahora deciden los jueces

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha dado este lunes la “bienvenida” a la “iniciativa democrática” que supone la presentación de un nuevo partido abertzale y ha visto en él “indicios” de que la izquierda abertzale está por “romper claramente” con la violencia de ETA, aunque ha querido ser prudente y se ha remitido a lo que decidan los jueces sobre la nueva formación.

En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras su primera reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Mas ha reconocido no tener “información al detalle” y ha recordado que serán los jueces los que decidan si el partido puede presentarse a las municipales y forales del 22-M, pero ha calificado de “francamente optimistas” las “imágenes” que llegan desde el País Vasco.

El líder de CiU ha justificado este optismismo en que, mientras hasta ahora “había muchas dudas” sobre si el nuevo partido abertzale “rompía claramente o no con la violencia de ETA”, los estatutos que se han presentado este lunes “claramente van en la línea de enterrar la historia y de apostar por un futuro sin violencia y con condena de cualquier acción terrorista, incluida la de ETA”.

Para Mas, hay indicios, “por primera vez de una forma clara y nítida”, de que la izquierda abertzale puede estar marcando “un antes y un después” en la línea de “romper claramente con esa posición de violencia terrorista”, algo que no es “ninguna tontería” ni una decisión “accidental”, sino que “tiene profundidad”. Por eso, ha apostado por esperar “a ver cómo se desarrolla” y lo que deciden los jueces.

“Bienvenida sea esa inciativa democrática, porque todas las ideas se pueden defender en democracia, incluso las más arriesgadas, las que menos se comprendan, pero en un marco de democracia y de pacificación y de no violencia. Va claramente en la senda positiva”, ha remachado.

 

 

8 febrero, 2011 Posted by | NACIONAL, NOTICIAS | , , , , , , , , | Deja un comentario