cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Activistas quieren acusar de torturas a Bush si sale de EEUU

Reuters

Varios grupos de activistas prometieron el lunes que el ex presidente de EEUU,George W. Bush, se enfrentará a un proceso legales por tortura en su contra en cada viaje que haga fuera de Estados Unidos.

Varios grupos de defensa de los derechos humanos tenían previsto iniciar el lunes un proceso penal contra Bush en Suiza, antes de que diese una conferencia ante una organización benéfica judía en Ginebra el próximo 12 de febrero. La organización canceló su discurso la semana pasada, aludiendo motivos de seguridad.

Pero el Centro por Derechos Constitucionales, fundado en Nueva York, y el Centro Europeo para Derechos Humanos y Constitucionales publicaron lo que describieron como una “acusación” preliminar para juzgar a Bush en el extranjero por la supuesta tortura de sospechosos de terrorismo bajo custodia estadounidense.

“Este documento no pretende servir como una presentación comprensible de todas las pruebas contra Bush por tortura, sino que representa los aspectos fundamentales del caso en su contra, y un análisis legal preliminar de responsabilidad por torturas, y una respuesta a ciertas defensas anticipadas”, indicó el texto.

Los cargos de los que le acusan, incluidos en un documento de 42 páginas, alega torturas a través los programas de interrogatorio de la CIA para los detenidos, aprobados por Bush, utilizando métodos como el ahogamiento simulado, la privación de sueño, posiciones forzadas y confinar a los detenidos a una celda oscura.

“Nuestro análisis puede modificarse muy deprisa para un demandante y país concreto. Así que si decide dejar Estados Unidos en el futuro, en cuanto lo sepamos tendremos una demanda cumplimentada”, explicó a Reuters Katherine Gallagher, abogada del Centro para los Derechos Constitucionales.

PONER A BUSH SOBRE AVISO

“Esta es nuestra forma de ponerle sobre aviso”, dijo, añadiendo que hay rumores de que el ex presidente podría ir a Canadá en octubre.

Su viaje a Suiza habría sido el primero desde la publicación de las memorias de Bush, “Decision Points”, publicadas el pasado noviembre y en las que admite haber ordenado ahogamientos simulados. El republicano defendió con vehemencia esta técnica como un elemento clave para evitar una repetición de los ataques contra EEUU del 11 de septiembre de 2001.

“Por desgracia, aún no hemos visto ninguna investigación sobre su admisión en EEUU, mucho menos un procesamiento. Cuando tienes una admisión tan flagrante e inequívoca de la autorización de tortura, no puedes salir impune”, afirmó Gallagher.

La mayoría de los expertos en derechos humanos consideran el ahogamiento simulado como una forma de tortura, prohibida por la Convención sobre Tortura, un acuerdo internacional que prohíbe la tortura y otras formas crueles o inhumanas de tratamiento denigrante o castigo. Suiza y EEUU están entre los 147 países que han ratificado el acuerdo, de 1978.

Las dos ONG señalaron que Bush no tendría inmunidad ante un proceso judicial pese a haber sido jefe de Estado. Sin embargo, las autoridades suizas señalaron la semana pasada que el estadounidense disfrutaría de “una cierta inmunidad diplomática” en Suiza.

La ley suiza requiere que un acusado de tortura esté en tierra suiza antes de que pueda abrirse una investigación preliminar, de modo que los grupos humanitarios decidieron no presentar su acusación en Ginebra. La demanda, señalaron, habría sido en representación de dos víctimas de tortura en la prisión de bahía de Guantánamo.

Estas dos personas fueron identificadas como Sami El Hadjj, ex periodista de Al Jazira y que estuvo detenido en Guantánamo, y un hombre paquistaní que permanece en la base naval estadounidense, transferido desde un centro secreto de detención.

“Bush es un torturador y merece que se le recuerde como tal”, indicó en un comunicado Gavin Sullivan, experto antiterrorista en el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales, con sede en Berlín.

“Él tiene la responsabilidad última de haber autorizado la tortura de miles de personas en lugares como Guantánamo y ‘puntos negros’ secretos de la CIA en todo el mundo”, afirmó.

Las citas de la acusación proceden de informes separados del Inspector General de la CIA y del Comité Internacional de la Cruz Roja, que detallan el empleo de las mismas técnicas.

La Cruz Roja, una agencia humanitaria neutral, indicó en un informe de 2007 que fue filtrado que estas técnicas pretendían socavar la dignidad humana y en muchos casos produjeron grave dolor físico y mental. Representantes de Cruz Roja Internacional visitan a detenidos de Guantánamo, incluyendo a Jalid Sheij Mohamed, el supuesto artífice de los atentados del 11 de septiembre.

Amnistía Internacional dice que Bush puede ser procesado en cualquier país por autorizar torturas

domingo, 6 de febrero, 08.41

EFE

Londres, 6 feb (EFE).- Amnistía Internacional (AI) dijo hoy que el ex presidente estadounidense George W. Bush puede ser procesado en cualquier país tras admitir públicamente el pasado noviembre que había autorizado las torturas en los interrogatorios de los servicios de seguridad de Estados Unidos.Seguir leyendo el arículo

FOTO Y VÍDEO RELACIONADO

Bush acaba de cancelar una visita privada a Suiza, prevista para la próximo semana, en medio de las presiones de grupos de activistas que habían convocado protestas y pedido al Gobierno suizo que abriera un proceso judicial contra el ex mandatario, según la prensa helvética.

AI entregó el pasado viernes un extenso informe a la fiscalía y Gobierno suizos en el que les pedía que detuvieran a Bush si viajaba al país e investigaran su papel en la ejecución de torturas.

En ese dossier, recordaban el compromiso de Suiza en la prevención de la tortura y señalaban los puntos de la legislación internacional que forzaban al país helvético a actuar contra el ex presidente, incluyendo además centenares de documentos públicos que ilustraban las supuestas infracciones cometidas por los servicios de seguridad estadounidenses.

AI afirmó hoy que, dado que la Administración de EEUU ha desoído sus repetidos llamamientos para que se investigue a Bush, “la comunidad internacional debe tomar cartas en el asunto”.

“Bush afronta una investigación y posible procesamiento criminal por su responsabilidad en torturas y otros delitos bajo la legislación internacional, particularmente en cualquiera de los 147 países firmantes de la Convención de la ONU contra la tortura”, según un comunicado de AI.

En declaraciones a EFE, Matthew Pollard, que elaboró el informe entregado a las autoridades suizas, señaló que la situación cambió cuando el pasado noviembre Bush “admitió en televisión y en sus memorias, sin disculparse, que él personalmente había autorizado la técnica de tortura denominada ‘waterboarding”.

Este procedimiento, conocido como “submarino” o “asfixia simulada” en otros países, consiste en someter al detenido a la asfixia por inmersión o arrojándole agua por la nariz y la boca.

Pollard señaló que desde el 2004 AI reclama a las autoridades estadounidenses que abran una investigación criminal que llegue a las altas instancias del Gobierno, de acuerdo con las numerosas pruebas de torturas y violaciones de la legislación internacional cometidas bajo la Administración de Bush.

Sin embargo, aunque se procesó a soldados de bajo rango por el caso de las torturas en la cárcel iraquí de Abu Ghraib, nunca se abrieron investigaciones sobre la responsabilidad de los altos cargos.

Según Pollard, “la admisión pública (de Bush) de que autorizó actos de tortura” cambia la situación y permite que tanto en los Estados Unidos como en el extranjero pueda procesársele a él directamente.

Amnistía subraya que los países suscriptores de las convenciones contra la tortura tienen la obligación de investigar, detener si es necesario y, si hay pruebas, procesar o extraditar a sospechosos de la comisión o autorización de esos malos tratos.

“Lo que está claro -declaró Pollard- es que, tras su confesión, cualquier país al que viaje (Bush) ahora tendrá la obligación de detenerle según la convención de la ONU sobre tortura”.

El secretario general de Amnistía, Salil Shetty, señaló hoy que hasta ahora no ha habido “ningún ajusticiamiento por los delitos cometidos en el programa de detenciones secretas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), autorizados por el entonces presidente George W. Bush”

 

8 febrero, 2011 Posted by | INTERNACIONAL, NOTICIAS | , , , , , , , | Deja un comentario