cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

¿Por qué las calificadoras de riesgo no le bajan la nota a EE.UU.?

¿Por qué las calificadoras de riesgo no le bajan la nota a EE.UU.?

María Esperanza Sánchez

BBC Mundo

Miércoles, 6 de julio de 2011
    Letrero de Wall StreetLa calificación AAA le permite a EE.UU. financiarse a bajos intereses.

    El poder de las calificadoras de riesgo se ha hecho evidente en la crisis que están viviendo varios países de la eurozona, hasta el punto de que muchos gobiernos han llegado a criticar abiertamente lo que ven como un dedo acusador.

    Portugal, cuya deuda fue rebajada este martes a nivel de basura por la agencia de valoración de inversiones Moody’s, fue el último país en estar en la línea de fuego, en la que también se ha situado Grecia.

    El canciller griego, Stavros Lambridinis, calificó este miércoles de “locura” el papel de estas calificadoras.

    Pero mientras esto sucede en Europa, muchos se preguntan por qué esas agencias han mantenido la calificación de AAA (la máxima que se otorga a un país) a Estados Unidos, la nación más endeudada del mundo.

    La pregunta es más pertinente aún porque este país ha alcanzado su tope de endeudamiento (US$14,3 billones) y republicanos y demócratas no han llegado a un acuerdo para aumentar este techo, lo cual lo coloca en riesgo de entrar en default o cesación de pagos.

    “No sólo (toman en cuenta) el nivel de deuda, sino también la estabilidad política de EE.UU., su capacidad de respuesta -ya que tiene una posición hegemónica mundial- y su capacidad de influir en organismos económicos internacionales”

    Federico Steinberg, Real Instituto Elcano

    La razón, según le dijo a BBC Mundo Federico Steinberg, economista en jefe del Real Instituto Elcano de Madrid, es que EE.UU. es la economía más importante del mundo y tiene la moneda de reserva, “lo que le permite financiarse unos niveles de deuda y de déficit mucho mayores”.

    “Pesan también las propias reglas que tienen estas agencias calificadoras a la hora de evaluar. No sólo (toman en cuenta) el nivel de deuda, sino también la estabilidad política de EE.UU., su capacidad de respuesta -ya que tiene una posición hegemónica mundial- y su capacidad de influir en organismos económicos internacionales”, dijo.

    Eso se cristaliza en una calificación AAA que facilita a EE.UU. financiarse en los mercados a bajas tasas de intereses, en contra de lo que sucede con países con percepción de riesgo más alta, a los que les cuesta más colocar bonos en los mercados de capitales.

    No todos están convencidos

    Barack Obama, presidente de EE.UU.Republicanos y demócratas no han llegado a un acuerdo para aumentar el techo de la deuda de EE.UU.

    Esos criterios no convencen a la agencia de evaluación de riesgo china Dagong, que no dudó en bajarle la calificación a EE.UU. hace unos meses debido a la política expansiva de la Reserva Federal.

    En esa ocasión, Guan Jianzhong, el director de la agencia, le dijo a BBC Mundo que había tomado la decisión porque “para nosotros lo fundamental es la capacidad de generar riqueza de un país en un momento dado”.

    “Esto es diferente a la evaluación de las agencias occidentales que se basan en la capacidad de un país de financiar su deuda”.

    El director de Dagong señaló a BBC Mundo que esas agencias “están muy politizadas y siguen una visión muy ideológica que no se ajusta a criterios científicos”.

    “En el caso de EE.UU. pesa también que las tres agencias son estadounidenses y tienen una visión más optimista de esa economía. También son más suaves porque podrían desencadenar una marea de ventas si le bajan la calificación a ese país.”

    Federico Steinberg, analista

    El papel de las agencias calificadoras ha sido cuestionado por muchos en los últimos años a raíz del escándalo de las hipotecas basura en EE.UU.

    Nadie olvida que éstas otorgaron la calificación de AAA a cientos de miles de millones de dólares de títulos de hipotecas subprime que terminaron siendo activos tóxicos (deudas incobrables) que dispararon la crisis de 2008.

    Federico Steinberg reconoce que esto es así, pero advierte que en el caso de la deuda soberana hay razones para escucharlas.

    “Por lo general saben lo que hacen cuando evalúan la deuda soberana, aunque esto no caiga bien a los países cuya calificación es rebajada”.

    ¿Factores subjetivos?

    Steinberg admite, sin embargo, que a la hora de calificar a EE.UU. también influye que el mercado de evaluación de riesgo está dominado por tres agencias que son estadounidenses: Moody, Standard & Poor y Fitch.

    Casa en venta en EE.UU.Las agencias de riesgo han sido fuertemente criticadas por su papel durante el escándalo de las hipotecas basura.

    “En el caso de EE.UU. pesa también que las tres agencias tienen una visión más optimista de la economía estadounidense. También son más suaves porque podrían desencadenar una marea de ventas si le bajan la calificación a este país”.

    “Y la justificación es que es la economía más importante y tiene la moneda de reserva que es el dólar y ese es un factor importante. Las agencias pueden argumentar que se están basando en criterios objetivos, aunque coincido en que el tratamiento en este caso no es simétrico”, resaltó.

    La Unión Europea (UE) tiene razones para dudar y así lo expresó este miércoles cuando criticó fuertemente a la agencia Moody’s tras su decisión de reducir a nivel de basura los bonos de Portugal.

    La UE describió la decisión como “cuestionable” y basada en escenarios hipotéticos.

    El hecho es que el cambio en la calificación de Portugal encarece enormemente el costo de financiamiento del país.

    En ese contexto, el gobernador del Banco Central de Austria, Ewald Nowotny, llegó a decir que la capacidad de sanción de las calificadoras es “más grande que la de Dios”.

    Pero según los críticos, esa capacidad de sanción no siempre se aplica de la misma forma cuando se trata de EE.UU.

    CIBERNOTICIAS EXPRESS

    Está claro que si lo hicieran ellas, el país y medio mundo se irían al garete. Por eso y por no depender más del dólar es la lucha soterrada que existe actualmente en el mundo.

    Tanto los países emergentes, que son los únicos que a la larga pueden tener éxito en esto, como otros ( Y así han acabado, Irak, Libia, DSK) y Europa con el Euro intentan acabar con esta supremacía, ya que al ser así somos el resto los que les estamos pagando a EEUU su nivel de vida ficticio al comprarles su deuda o sea dólares.

    7 julio, 2011 Posted by | agencias de calificación | , | Deja un comentario

    Si los bancos no perdonan ni una deuda. ¿ Porqué tenemos que pagar nosotros las deudas de los bancos? #noalFROB

    Creo que es de sentido común el interrogante del titular del artículo. ¿ Como podemos permitir que después de ayudar a la banca, nos mostremos indiferentes ante el desahucio de miles de personas que seguramente antes de caer, pagaron con sus impuestos las ayudas que se han dado a la banca?

    ¿ Como se puede gastar dinero público en unas empresas privadas sin contraprestación alguna?

    ¿ Acaso no podemos dejarlas caer, al igual que ellas han dejado caer a miles de pequeñas empresas cerrándolas el grifo de la financiación?

    Y si caen. ¿ Qué perdemos? Nada. Ya que el estado se hace cargo de quién caiga. O sea, pagamos igual que si no caen pero no se enriquece nadie a nuestra costa. Y encima podremos administrar el dinero del banco de una forma más racional y justa para el ciudadano.

    Es increible, que estemos pagando los platos rotos de la banca cuando si las hubiéramos dejado caer hubiéramos pagado lo mismo y encima serían nuestras.

    ¿ A cuento de qué dejar que se privaticen las cajas, cuando de todos es reconocida su labor social y el impulso que dieron en su momento a las autonomías?

    ¿ Para que acaben en manos extranjeras por cuatro perras? Ese es el fin último de tanta historia.

    Es que ningún gobernante va a defender lo nuestro.

    ¿ Es que no está quedando claro que detrás de tanta parafernalia, se encuentran intereses ocultos de alemanes y anglosajoenes para quedarse con nuestro sector estratégico y financiero?

    ¿ Acaso no está peor que España, em términos de deuda, Inglaterra y EEUU?

    ¿ Porqué ese afán de encarecer a toda costa nuestra deuda por la agencias anglosajonas de calificación?

    ¿ No es verdad que JPMORGAN está comprando a destajo en España y espera hacerlo aún más cuando esté todo a precio de saldo?

    ¿ Y no es ella una de las agencias que nos califica?

    ¿ De qué valen tantos recortes sociales y remunerativos, si no dejamos de estar en el ojo del huracán ni Grecia, ni Portugal, ni España?

    ¿ Qué oscuros intereses hay en todo esto?

    ¿ Porqué Alemania tarda tanto en reaccionar antes los problemas de deuda de los PIIGS?

    ¿ Acaso no está quedando claro que le conviene?

    Bien rápido se ha tirado a comprar y meter cabeza en la empresa estatal de teleconumicaciones griega?

    ¿ Vamos a esperar a que hagan lo mismo con nosotros?

    ¿ Quién quiere tener amigos como éstos: EEUU. Inglaterra, Francia y Alemania, que buscan su beneficio a costa de dejarte endeudado de por vida?

    ¿ Si tenemos a los paises emergentes y toda Lationamérica deseando comerciar con nosotros?

    ¿ Es que no se han dado suficientes ejemplos en la historia de que hacer caso al FMI y el Banco Mundial es acabar en la ruina?

    ¿ Es que no se sabe a qué intereses defienden?

    ¿ A qué cojones estamos jugando? El futuro del país y de varias generaciones está en juego.

    O nos plantamos y vendemos cara nuestra historia y patrimonio o rompemos la baraja.

    No queda otra si no queremos ser devorados por las fieras de la especulación anglosajona y alemana.

    6 julio, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, LEER ENTRE LINEAS | , , , , , , , | 1 comentario

    Standard & Poor’s da a Grecia la peor calificación de solvencia del mundo

    Standard & Poor’s da a Grecia la peor calificación de solvencia del mundo

    La agencia asesta otro golpe con una rebaja de tres escalones y la sitúa al borde del impago

    ÁLVARO ROMERO | Madrid 13/06/2011

    Standard & Poor’s ha rebajado hoy de nuevo la nota de solvencia de Grecia hasta CCC, con lo que la deja ligeramente por encima de la calificación de impago efectivo (selective default).

    Según explica la agencia de calificación de riesgos, el recorte se debe a la cada vez más alta probabilidad de que el Estado griego no cumpla con sus compromisos de pago en tiempo y forma.

    Esta posibilidad podría desembocar en más problemas para el resto de rescatados e, incluso, para el resto de periféricos que, como España, se ha logrado mantener alejada del grupo de cola de la crisis.

    La calificación de Grecia pasa a ser la peor de todos los países del mundo cuya solvencia es examinada por Standard & Poor’s.

    La deuda griega tiene peor calificación que la de países como Zambia, Líbano, Camerún, Ghana, Pakistán, Granada, Ecuador o Jamaica, algunos de los países que tienen una calificación de su deuda más baja entre aquellos considerados bonos basura.

    S&P, en todo caso, no otorga calificación a todos los países del mundo. Libia, Irán o Zimbabue están entre los que no tienen calificación. Pero sí tienen calificación la práctica totalidad de los países desarrollados y la mayoría de los emergentes.

    Además, con vistas al futuro, la nota actual de CCC, calificación que no comparte ningún otro país a los que S&P ha puesto nota, podría volver a bajar en los próximos tres meses ya que la ha situado en perspectiva negativa.

    Este nivel de CCC está a tres pasos de caer en D, una nota que equivale a que está en impago y no es capaz de cumplir con sus acreedores.

    Según recuerda S&P, Grecia está actualmente negociando un segundo rescate ante la imposibilidad de volver al mercado en el plazo que se preveía, que era el año 2012.

    En opinión de la agencia, el fracaso del primer plan de ayuda a la hora de permitir su regreso a las vías tradicionales de financiación ha creado un agujero entre los vencimientos que esperan a Atenas y sus previsiones.

    Grecia necesita el dinero de sus socios para devolver los 95.000 millones de euros que vencen hasta finales de 2013, cantidad a la que hay que sumar otros 58.000 millones en 2014.

    Al mismo tiempo, en opinión de la sociedad, una de las tres que domina el sector de la medición de riesgos, el recorte refleja su temor a que los riesgos asociados con el programa de ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la UE estén aumentando.

    El motivo de esta incertidumbre, otra palabra que junto al temido impago provoca muchos nervios en los mercados, está en que la situación política de Grecia cada vez está más complicada, lo que se suma a su difícil situación económica tras tres años en recesión.

    La decisión de S&P se ha conocido por la tarde, aunque eso no ha sido un impedimento para que se dejara notar en la deuda griega que se intercambia en el mercado secundario.

    De hecho, su prima de riesgo, que es el sobreprecio exigido a sus bonos a 10 años frente a los alemanes, ha marcado hoy un nuevo máximo desde que el país entró en el euro en 1999 al tocar los 1.404 puntos básicos.

    La prima de Portugal e Irlanda también han alcanzado récords históricos en 771 y 839 puntos básicos, respectivamente.

    Con este resurgir de las tensiones como telón de fondo, los ministros de Finanzas de la zona euro celebrarán mañana una reunión extraordinaria en Bruselas en la que tratarán de consensuar una solución para la crisis griega, según informa Efe citando fuentes europeas.

    La reunión, que no estaba prevista, ha sido organizada aprovechando una cena de trabajo que van a mantener los ministros de Finanzas de toda la UE para discutir la reforma de la disciplina fiscal mañana por la noche.

    13 junio, 2011 Posted by | GRECIA | , | Deja un comentario

    Una querella amenaza a las agencias de rating en España

    Una decena de abogados llevará ante la Audiencia Nacional a Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch.

    Sostienen que su “conflicto de intereses” perjudicó al erario público y a los ahorradores

    PERE RUSIÑOL MADRID 21/02/2011 06:00

    Los máximos ejecutivos de Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s, en Washington, en abril de 2009. bloombeRG

    Los máximos ejecutivos de Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s, en Washington, en abril de 2009. bloombeRG

    Una decena de abogados ultima una querella criminal contra las grandes agencias de calificación por intentar, de forma reiterada, “alterar los precios en los mercados” en beneficio propio y de sus clientes con un grave perjuicio económico para el erario público y los pequeños ahorradores.
     
    La querella se presentará muy probablemente esta misma semana en la Audiencia Nacional, por la vía de la acusación popular y con el impulso de varias organizaciones, y trata de replicar en Europa iniciativas emprendidas en EEUU por la propia Fiscalía.

    Todos los informes oficiales de radiografía de la crisis, incluyendo los recientes del Congreso de EEUU y del FMI, señalan el papel clave de las agencias de rating en el origen del crash, pese a lo cual nunca han tenido que rendir cuentas.

    Y ello pese a que las agencias de calificación y entre ellas, particularmente las tres grandes (Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch, contra las que se dirige la querella criminal) otorgaron la máxima calificación a productos financieros basura.

    Posteriormente, por el contrario, degradaron las notas de la deuda pública, entre ellas la española, lo que ha contribuido a agravar los problemas financieros de muchos países y de sus empresas.

    Antes del estallido de esta crisis, cualquier intento de denunciar a las agencias de rating fracasó en EEUU porque sus informes se consideraban “opiniones” y contaban, por tanto, con la máxima protección de la Primera Enmienda, que garantiza la libertad de expresión de forma más rotunda que en España.

    Pero, incluso en ese país, esta consideración está en suspenso en la medida en que las principales querellas presentadas tras la crisis en California, en Ohio y en Connecticut siguen vivas pese a que alguna llegó a los tribunales ya en 2008.

    La investigación del Congreso de EEUU, que acaba de publicar sus conclusiones tras casi dos años de trabajo, ha puesto de manifiesto, a través de emails entre empleados de las agencias, que algunas calificaciones se cocinaban de acuerdo con el cliente y en contra, por tanto, de los pequeños inversores que compraban los productos confiados por las excelentes notas asignadas.

    Casi 50 folios

    El equipo de abogados que dirigen Gonzalo Boye y Jaume Assens ha incorporado todas estas averiguaciones en su querella, de casi 50 folios y centrada en los efectos en España. A juicio de estos abogados, que cuentan con la ayuda de catedráticos de Economía y que ejercerán la acusación popular en nombre de la Unión por las Libertades Civiles y el Observatorio de los Derechos Económicos y Sociales, el “conflicto de intereses” que han puesto de manifiesto todos los informes elaborados tras la crisis están tipificados en los artículos 284 y 285 del Código Penal español.

    Estos artículos persiguen la alteración artificial de los precios a partir de la difusión de información engañosa o haciendo uso de información privilegiada y prevén penas de multa e incluso de prisión: entre seis meses y cuatro años.

    Los querellantes sostienen que la crisis permite objetivar el conflicto de intereses gracias a las investigaciones emprendidas incluyendo la citada del Congreso de Estados Unidos y los test de estrés a los bancos.

    Ello ha facilitado conocer, por ejemplo, que los principales compradores de deuda pública son a su vez los principales clientes de las agencias y, por tanto, beneficiarios de que los estados tengan que pagar un interés mayor para colocar su deuda en los mercados.

    “El concepto indeterminado de mercado a los efectos de los actos aquí descritos tienen nombre, apellidos y razón social y, por tanto, son sujetos a los que se les deben exigir sus correspondientes responsabilidades”, concluye la querella que va a presentarse.

    Un negocio muy rentable y al alza

    En los años anteriores a la crisis, los resultados de las agencias de rating fueron extraordinarios por la enorme cantidad de productos financieros nuevos que puntuaron. 

    El estallido de la crisis apenas les ha afectado, como muestran los resultados presentados a principios de febrero: los beneficios de Moody’s crecieron el 35% en el último cuarto de 2010, mientras que los de S&P subieron el 12%.

    El grueso de ingresos procede de los mismos a quienes califican. El coste anual de una empresa por ser calificada puede llegar a 600.000 euros.

    En la práctica, se trata de un oligopolio: Moody’s, S&P y Fitch (todas anglosajonas) copan el 80% del mercado. 

    Indicios de manipulación

    PÚBLICO 21/02/2011 01:43 Actualizado: 21/02/2011 01:44

    Artículos 284 y 285: Las vías que abre el Código Penal en España

    La querella se centra en dos artículos del Código Penal: el 284 y el 285. El 284 persigue “intentar alterar los precios que hubieran de resultar de la libre concurrencia”.

    La reforma recientemente aprobada, impulsada por el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, incluye la difusión de “noticias o rumores sobre personas o empresas en que a sabiendas se ofrecieren datos económicos total o parcialmente falsos con el fin de alterar o preservar el precio de cotización de un valor o instrumento financiero”, así como a través de información privilegiada.

    El artículo 285 se aplica a quien use “información relevante” a la que haya tenido “acceso reservado con ocasión del ejercicio de su actividad profesional o empresarial” que le genere beneficios superiores a los 600.000 euros.

    Coste de la deuda: La pesadilla de las subastas tras la degradación

    La querella recorre exhaustivamente las últimas emisiones de deuda española, en 2009 y 2010, y subraya el sobrecoste que el Ministerio que dirige Elena Salgado tuvo que pagar para colocar deuda española tras las sucesivas rebajas de calificación de las agencias de rating.

    Por ejemplo: los bonos españoles a tres años pasaron del 2,03% al 3,39% entre abril y junio de 2010 -tras sendas rebajas de S&P y Fitch- y del 2,5% al 3,8% entre octubre y diciembre del mismo año, justo tras la rebaja de Moody’s. Las diferencias suponen decenas de millones de euros, que en la querella se califican de “manipulación de precios”.

    Difusión de informes: El momento elegido “no es inocuo”

    La querella subraya que el momento en que las agencias lanzan sus informes “no es inocuo”, sino que buscan influir.

    Los querellantes sostienen que la rebaja que S&P hizo de la deuda española en abril de 2010 se comunicó “apenas tres minutos antes del cierre del IBEX y a diez del cierre de la subasta”, lo que a su juicio “exige una investigación en toda regla debido a las alteraciones que generó”.

    “En apenas diez minutos el IBEX se desplomó el 2,99%”, afirman. Y piden que se aclare si los clientes de S&P se beneficiaron de la caída.

    Varios fiscales de EEUU abrieron el camino

    California, Ohio y Connecticut investigan desde 2008

    P. RUSIÑOL MADRID 21/02/2011 06:00

    El fiscal de Connecticut presenta su querella.bloombeRG

    El fiscal de Connecticut presenta su querella.bloombeRG

    La querella que esta semana se presentará en la Audiencia Nacional es pionera en la UE sólo un jubilado alemán inició un pleito el pasado verano contra Standard and Poor’s, pero bebe en parte de iniciativas análogas que en EEUU han liderado fiscales.

    Las agencias calificadoras están pendientes de al menos tres casos importantes en EEUU: en California, en Ohio y en Connecticut.

    En el primer caso, Calpers fondo de pensiones de funcionarios se querelló contra las tres grandes por los 1.000 millones de dólares perdidos en inversiones con máxima calificación.

    Los otros dos fueron impulsados por fiscales con el objetivo de recuperar dinero público gastado a su juicio de más como consecuencia de la acción de las calificadoras, una línea argumental muy parecida a la querella española.

    Dos demandas se basan en el perjuicio provocado a las arcas públicas

    Tradicionalmente, las agencias han esquivado pleitos en EEUU al considerarse que sus informes son en realidad “opiniones” que gozan de la máxima protección que la Primera Enmienda garantiza a la libertad de expresión. Esta ha sido siempre la línea de defensa de las calificadoras, pero su aplicación parece menos mecánica tras la crisis.

    El pasado mayo, el juez californiano que asumió la querella de Calpers dio luz verde a la instrucción, aunque en diciembre subrayó que las opiniones gozan de protección especial e instó a los querellantes a probar que los informes no son “opinión”. Pero el caso sigue vivo.

    También sigue vivo en Ohio y en Connecticut, pese a que los fiscales que los impulsaron ya no están en sus puestos. El de Connecticut, Richard Blumenthal, se convirtió en senador demócrata el pasado noviembre.

    Y el de Ohio, Richard Cordray, acaba de incorporarse a la Administración de Obama para poner en marcha una oficina de protección al consumidor específica para productos financieros.

    Un jubilado inició en verano un pleito en Alemania tras perder sus ahorros

    Cuando el pasado verano los tribunales desestimaron la pretensión de las agencias de trasladar la causa de Connecticut a Nueva York, el entonces fiscal lo consideró una victoria. E insistió:

    “Las agencias han dado sistemática e intencionadamente peor calificación a los bonos públicoscomparado con los de empresas con peor ratio de impago”, lo que a su juicio costó un dineral al Estado.

    En Europa, sólo existe el precedente del jubilado alemán Jörgen Hillebrand, que el pasado julio inició un pleito contra S&P en Baja Sajonia: perdió 30.000 euros en un producto de Lehman Brothers comprado porque tenía la calificación de seguro

    21 febrero, 2011 Posted by | AGENCIAS de CALIFICACION, ECONOMIA, NOTICIAS | | 2 comentarios