cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Accionistas de S&P y Moody’s se preparan para comprar barato en las privatizaciones

Accionistas de S&P y Moody’s se preparan para comprar barato en las privatizaciones

Tres fondos ligados a las agencias de rating suman 7.500 millones en deuda española, más rentable desde que se rebajó su calificación

PERE RUSIÑOL MADRID 13/06/2011 08:20

 

En mayo de 2010, inmediatamente después de la decisión de la UE de emprender un duro ajuste coordinado en todos los países, el jefe de deuda soberana de Moody’s, Pierre Cailleteau, dejaba su puesto en la agencia que, con sus rebajas de calificación, había desempeñado un papel clave en la crisis de la zona euro. Y en septiembre, Cailleteau estaba ya en Lazard, uno de los grandes bancos de inversión estadounidenses.

Un año después de aquella dramática decisión, que puso contra las cuerdas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la privatización de las cajas una de las consecuencias imperativas del giro de mayo de 2010, está a punto de iniciar una nueva fase con la salida a Bolsa de Bankia, prevista para julio y que marcará el tono del proceso de privatización de las cajas de ahorros en España.

Y el principal asesor de la operación será precisamente Lazard, el banco donde recaló Rodrigo Rato tras salir del FMI y que en septiembre fichó a Cailleteau, el hombre que año tras año colocaba a España como el peor país en su “índice de miseria”.

BlackRock gestiona una de las herramientas de apuestas a la baja

Lazard no es la única conexión con Moody’s de la OPV: los cuatro bancos elegidos para colocar el tramo institucional Bank of America, Deutsche Bank, JP Morgan y UBS también controlan fondos que tienen acciones de la agencia, entre el 0,22% y el 0,43%. Y todos participan del accionariado de su principal competidor, Standard & Poor’s, que se reparte con Moody’s más del 80% de la cuota de mercado mundial. Si se agregaFitch Ratings, acaparan el 95% de la torta.

Ola de privatizaciones

Pero si el foco se coloca en los compradores potenciales de acciones, las vinculaciones con las agencias aún son mayores. Ante la ola de privatizaciones en marcha Bankia, Banca Cívica, Loterías, Aena y las cajas compitiendo a la desesperada por capital todos los analistas sitúan en la parrilla de salida a los grandes fondos estadounidenses, que llevan meses catando el sector y estudiando comprar acciones de cajas, cuanto más baratas, mejor: BlackRock, que mueve una cantidad que dobla y supera el PIB español, y sus mayores rivales, Capital Group y Fidelity.

Los fondos extranjeros han ganado ocho puntos de cuota de la deuda

Tanto BlackRock como Capital son accionistas importantes de Moody’s, con el 6,3% y el 16,3%, respectivamente. Y también de S&P, de la que controlan el 5,3% y el 12,3%. Fidelity llegó a controlar en 2010 el 8% de Moody’s.

La importancia que para el proceso de privatización tienen estos fondos de inversión accionistas de las agencias de rating que han forzado precisamente ese proceso es tal que el pasado octubre el rey recibió en la Zarzuela al consejero delegado de BlackRock, Lawrence Fink.

En realidad, estos fondos ya hace tiempo que son muy activos en España. También en los sectores donde se obtienen ganancias gracias a la crisis.

“Nos guste o no necesitamos a las calificadoras”, dicen en Economía

BlackRock, por ejemplo, es uno de los actores más importantes de la Bolsa española, pero también le saca partido cuando cae: es de las entidades que apuesta a corto; es decir, que gana si la acción baja. Y es el dueño de iShares, una de las principales herramientas de ETFs, el vehículo de moda precisamente para hacer apuestas a la baja.

Estos fondos con acciones significativas en Moody’s y S&P tienen también participaciones en los principales bancos españoles, clientes todos de las agencias de rating y también víctimas cuando les rebajan la calificación: tanto BlackRock como Vanguard tienen más del 1% de los cuatro grandes Santander,BBVA, Popular y Sabadell y Capital Group suma hasta el 7% del Santander.

El sector bancario lleva años exigiendo la privatización de las cajas, ahora encarrilada en parte por la presión de las calificadoras.

BlackRock, Vanguard yT. Rowe Price tienen asimismo inversiones significativas en deuda pública: en este momento, suman un mínimo de 7.500 millones se euros. Y en este mercado, las calificadoras desempeñan igualmente un papel clave: si rebajan la nota de la deuda soberana, el Estado se ve obligado a pagar un interés mayor para poder colocar sus bonos.

El banco asesor de la OPA de Bankia fichó al jefe de deuda de Moody’s

En 2010, España tuvo que pagar más por su deuda. Según el último Informe Anual del Mercado de Deuda Pública, el bono español a 10 años pasó del 4% al 5,45%. Y los grandes beneficiarios fueron los inversores extranjeros, que ya acaparan el 55% del saldo total tras ganar este año tan rentable 8,6 puntos.

Aunque las entidades de crédito perdieron globalmente peso, los mayores fondos individuales con deuda pública española pertenecen al Banco Santander y al BBVA, grandes clientes de las agencias de rating: los ingresos de estas proceden de las entidades cuyos productos califican.

“El conflicto de intereses de las calificadoras es múltiple e increíble y uno de los más descarnados es que los fondos participen de su accionariado”, afirma el economista Alejandro Inurrieta, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles. Y añade: “El problema es que son demasiado poderosas y el que trate de limitar su poder tiene muchos números para salir chamuscado”.

Cautela del Gobierno

El último que lo ha pedido, la semana pasada, es la Eurocámara, que exige la creación de una euroagencia pública. Pero ningún gobierno de la UE los que deben lidiar con el encarecimiento de la deuda lo apoya: “Nos guste o no, necesitamos a las calificadoras porque una agencia pública no tendría credibilidad en los mercados”, afirma un portavoz de Economía.

La Eurocámara también ha advertido contra el “conflicto de intereses”, al igual que el Congreso y la SEC en EEUU, el G-20, la Comisión Europea, el FMI, y, el pasado viernes, el mismo presidente de la CNMV, Julio Segura.

Pero el marco general sigue siendo la autorregulación, como antes de la crisis. Ante este escenario de bloqueo han empezado a surgir iniciativas para que sean los tribunales los que examinen el “conflicto de intereses”: en España, se presentó a finales de febrero una querella contra Moody’s, S&P y Fitch.

Ninguna de las tres grandes agencias ha contestado a las preguntas de Público sobre el supuesto “conflicto de intereses”, ni sobre la querella presentada en España. Pero las agencias siempre los niegan con el argumento de las “murallas chinas” que supuestamente se levantan alrededor del área de rating.

“En las agencias hay unas murallas chinas muy estrictas entre el departamento de rating y las otras divisiones, puesto que el primero trabaja con información privada de las empresas que califica y el resto únicamente con información disponible públicamente”, explica un exdirectivo en España de una de las grandes agencias de rating.

Pero incluso si las “murallas chinas” funcionaran dentro, no está tan claro que se perciban fuera: todas las calificadoras tienen también otros negocios de consultoría, que ofrecen servicios alternativos a las mismas entidades cuyos productos luego evalúan.

Este negocio es cada vez más importante y también ha crecido con la crisis: Algorithmics, la firma de soluciones financieras vinculada a Fitch Ratings, ingresó 121 millones en 2010, un 10% más que en 2009. En el mismo año, Fitch Ratings facturó 487,5 millones, con un crecimiento inferior: del 6,3%.

El pasado 21 de diciembre, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) renovó su contrato con Algorithmics. Y la nota de prensa de Algorithmics lo justificaba porque sus herramientas, insistía, iban a ayudar a los miembros de laCECA “en un periodo de consolidación en el mercado español motivado por la crisis financiera”.

Golpe al Banco de España

Sin embargo, uno de los mayores golpes a las cajas en dificultades lo propinó apenas dos meses después Moody’s. El 10 de marzo, sólo unas horas antes de que el Banco de España cifrara en 15.152 millones las necesidades extra del sistema financiero español, Moody’s rebajó la calificación de deuda española y cifró las necesidaes del sistema financiero en 120.000 millones, casi 10 veces más.

La comparecencia en el Banco de España estaba prevista de antemano. Pero la nota de Moody’s, difundida al abrir la Bolsa, la reventó.

Dos semanas después, Moody’s degradó a todas las cajas, salvo La Caixa. Fuentes del sector explican que cada degradación agrava los problemas financieros en una doble vía: encarece la financiación y acorta el plazo para pagar la deuda ya existente.

La suerte estaba echada: todas las cajas deben acelerar su privatización y probablemente a precios más baratos del que aspiraban, en beneficio de los fondos interesados en comprar, casi todos accionistas o clientes de Moody’s.

En ocasiones, esta frontera tan difusa con potencial polémico, donde supuestamente se levantan “murallas chinas”, trasciende incluso al propio grupo de la firma de rating y se extiende a sus trabajadores o consejeros. En España, Jesús Betrian, secretario no consejero de Fitch Ratings desde 1996, es al mismo tiempo consejero de siete empresas de sectores que van de la consultoría a la publicidad, pasando por la auditoría. Una de ellas, la multinacional Ketchum Pleon ha realizado campañas en España para ING.

Otro ejemplo, entre muchos posibles: el currículum del ejecutivo del sector Matias Torrellas incluye el paso de Lehman Brothers (1994-2000) a Merril Lynch (2000-2003), luego a Fitch Ratings (2003-2007), donde fue director senior, y desde 2007, Caixa Catalunya.

Es decir, de los bancos de inversión que lanzaron los complejos productos estructurados que llevaron a la crisis a las agencias de rating que dieron la máxima calificación a estos productos y, finalmente, a las entidades que pagan a las agencias de rating para que les evalúe y que aspiran a obtener la mejor calificación posible.

Como el sector se autorregula, el tránsito es legal. Como también el del jefe de Moody’s, que en tres meses ya estaba en Lazard.

Un negocio muy rentable también en España

Las tres grandes agencias de rating son negocios muy rentables, cuyos ingresos proceden básicamente de lo que pagan las entidades financieras interesadas en que les asignen una calificación a los productos que sacan al mercado.

Este es uno de los mayores “conflictos de intereses” del que advierten los expertos: en los años del boom, el mayor factor de crecimiento de los ingresos de las agencias eran los complejos productos financieros que acabarían explotando. Y todos recibieron la máxima calificación.

En España, el negocio es también muy rentable, con una ratio entre ingresos y gasto en salarios que llega al 6 a 1, un nivel equiparable sólo al sector petrolero.

En 2009, último año en que han presentado las cuentas, S&P ingresó en España 24 millones y gastó 3,6 en personal, con unos beneficios declarados de 7,1 millones. Moody’s tuvo una cifra de negocios de 24,2 millones, 4,8 de gasto de personal y 9,8 millones de beneficios. Fitch Ratings declaró 4,6 millones de beneficios en España.

Anuncios

13 junio, 2011 Posted by | agencias de calificación, ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA, ESPECULACIÓN | , , | Deja un comentario

La querella contra las agencias de rating se internacionaliza

La querella contra las agencias de rating se internacionaliza

Los abogados que llevan un caso análogo en Alemania se coordinarán con el equipo español. La iniciativa llega a la Audiencia Nacional tras incorporar las denuncias presentadas en EEUU

PERE RUSIÑOL MADRID 26/02/2011 08:00 Actualizado: 26/02/2011 09:56

La abogada Isabel Elbal, ayer, tras presentar la querella. 

La abogada Isabel Elbal, ayer, tras presentar la querella.DANI POZO

El equipo de abogados que impulsa la querella criminal contra las grandes agencias de rating Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch la registró formalmente ayer en la Audiencia Nacional.

Es una iniciativa española, pero que nace ya internacionalizada: la querella presentada, de 55 folios, incorpora los aspectos básicos de las tres querellas impulsadas en EEUU con el apoyo de la Fiscalía y los abogados se coordinarán con el bufete alemán que dirige un caso análogo en Baja Sajonia.

Los querellantes sostienen que el “conflicto de intereses” de las tres calificadoras, denunciado por todos los grandes organismos internacionales (incluido el FMI), ha provocado decenas de millones de pérdidas al erario público y a los ahorradores.

La querella reclama para los responsables de las tres grandes agencias, que copan el 90% del mercado mundial, penas de multa y de entre seis meses y cuatro años de cárcel por “alterar el precio de los mercados” en beneficio de sus clientes.

Acusan a las firmas de haber provocado pérdidas millonarias al Estado

Aunque las sedes centrales de las tres agencias están fuera de España todas son aglosajonas, el caso no está sustentado sobre la jurisdicción universal, sino sobre los efectos directos en España: en el sobrecoste que ha tenido que pagar el Estado por la presión de “los mercados” y en las pérdidas sufridas por ahorradores que compraron productos basura que habían sido calificados con nota fantástica.

Los ingresos de las agencias de calificación, que informan a los inversores sobre la supuesta calidad de los productos financieros, proceden en un porcentaje altísimo de los clientes a los que califican sus emisiones de bonos.

Y según las querellas ya presentadas en EEUU (y recogidas en la presentada ayer en Madrid), el 50% del extraordinario beneficio que estas empresas tuvieron justo antes de la crisis procedían precisamente de los productos estructurados que resultaron ser basura y que se vendían a los ahorradores como si fueran oro puro con el sello de las calificadoras.

Acusación popular

El texto incorpora declaraciones del fiscal general, Conde-Pumpido

La querella que en España se han registrado como acusación popular y que de momento impulsan cuatro organizaciones Unión por las Libertades Civiles, Observatorio de los Derechos Económicos y Sociales, Attac y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca es la segunda en la UE contra las agencias de rating.

La primera la presentó el pasado verano en Alemania el jubilado Jörgen Hillebrand, que perdió 30.000 euros en productos que Lehman Brothers había comercializado con la pátina de gran seguridad otorgada por las agencias de rating.

Los tribunales alemanes están estudiando el caso y decidirán antes de que acabe abril si lo admiten a trámite. Pero los abogados que iniciaron el pleito en Alemania, que cuentan con el asesoramiento de economistas y profesores universitarios, ya están coordinados con el equipo en España que dirigen Gonzalo Boye y Jaume Asens.

“Estamos convencidos de que ha llegado el momento de romper el poder de las agencias de rating. Hasta ahora, parecen tener más influencia en el desarrollo de un país que los propios políticos elegidos en elecciones”, explica a Público Jens-Peter Gieschen, el abogado del bufete KWAG que dirige al equipo alemán

Problemas comunes

La querella presentada en España recoge también los planteamientos de los fiscales generales de Connecticut y Ohio, en EEUU, para subrayar que los problemas que afrontan los poderes públicos son comunes y, al mismo tiempo, dejar claro que esta no es una querella antisistema: está redactada dentro de los parámetros capitalistas, denunciando los incumplimientos de estas reglas por parte de las agencias de rating y tomando como base los planteamientos del Ministerio Público de EEUU.

A lo largo de la querella española desfilan muchos informes sobre el “conflicto de intereses” de las calificadoras elaborados por instituciones de ortodoxia acreditada, desde el FMI hasta el Congreso de EEUU. O del exministro de Economía Miguel Boyer, quien en varias ocasiones ha advertido que dichas agencias están encareciendo la salida de la crisis.

Lo que la querella quiere dilucidar es si ello es consecuencia del “conflicto de intereses” en favor de sus clientes. En tal caso, opinan los abogados, se estarían vulnerando los artículos 284 y 285 del Código Penal.

La querella incluye también guiños a la Fiscalía para que apoye la causa: no sólo las referencias a la actuación de sus pares en EEUU, sino también declaraciones del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, quien en pleno ataque de “los mercados” contra el euro lo equiparó a “una forma de delito económico”.

27 febrero, 2011 Posted by | Sin categoría | , , | 1 comentario

FMI, BANCO MUNDIAL, OMS y agencias de calificación.

Están capacitados los organismos internacionales de economía para dar dictámenes?

Últimamente no hacen más que salir noticias sobre estas instancias no gubernamentales pero con mucha influencia en el mundo económico, en las que nos cuentan de elllas hechos muy preocupantes.

Que el FMI no fuera capaz de preveer la crisis ni remotamente y que las agencias de calificación hagan declaraciones en favor o en contra de empresas o naciones aún a sabiendas que su información no es verdadera implica un grado de ignorancia y corrupción muy preocupante y lo único que indica es que estos monstruos de análisis financieros se encuentran al servicio de intereses muy particulares con lo que su credibilidad y su propia existencia pongo en duda muy seriamente.

Si las instituciones que tienen que velar por un buen funcionamiento de la economía de mercado o son ineficaces o partidistas su labor y existencia deberían ser seriamente cuestionadas.

No puede ser que los particulares inviertan sus ahorros confiados en declararaciones falsas ni que los paises se vean casi obligados a seguir los consejos de un organismo que no ve más allá que un crítico de economía de periódico de provincias.

Aunque está claro que si quién rige estas instituciones se eligen a dedo por cuestiones meramente políticas o como en el caso de las agencias de recalificación por personas sin ningún tipo de escrúpulos que opinan y califican en función de determinados intereses, no podemos esperar mas que declaraciones ineptas o tendenciosas.

El saneamiento desde un punto de vista ético y técnico de estas instituciones así como la del Banco Mundial como la de la despretigiada Organización Mundial de la Salud que tras sus dictámenes sobre la gripe A ha quedado bien claro que está al servicio de las multinacionales farmacéuticas debería de ser una de las prioridades de los gobiernos.

No podemos mantener este tipo de organismos que en vez de velar por el interés común de las naciones y sus ciudadanos se muestran a todas luces como nidos de corrupcción y amiguismo que están al servicio de intereses nada limpios y muy, pero que muy oscuros.

moodys y su “mea culpa”
Publicado: 02/06/2010 – 21:22
El presidente de la agencia de calificación de riesgo Moody’s, Raymond McDaniel, admitió hoy los fallos de su sistema de análisis, que contribuyeron a la crisis financiera al dar buenas evaluaciones a títulos hipotecarios de mala calidadY ya esta?. Si sres les engañe, lo siento, siguiente pregunta?

Si mis bajadas de rating son selectivas por encargo y cuando toca España, los hundo y cuando toque China haré lo mismo?. 

En fin, parece que Obama pasara por el aro, de Moody´s y por ende de Goldman tiempo al tiempo. Y aqui no ha pasado nada. Igual que los tasadores españoles, esa sería otra largaaaaaaaa historia.

21 febrero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, CORRUPCION, DENUNCIA, ECONOMIA, EDITORIAL, LEER ENTRE LINEAS | , , , , , , | Deja un comentario