cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Bin Laden. Gadafi. Occidente legaliza el linchamiento y asesinato político. Video

MUNDO

¿El vídeo previo a la ejecución de Gadafi?

09:02h | lainformacion.com

Minutos antes de su fallecimiento, el coronel Muamar al Gadafi podía moverse con relativa facilidad.

Unos momentos después, su cadáver aparece en una ambulancia con un disparo en la sien.

La versión oficial asegura que falleció en un intercambio de disparos entre sus fieles y los rebeldes, pero las imágenes muestran una realidad distinta.

Un nuevo vídeo grabado con teléfono móvil por los rebeldes libios demuestra que, aunque herido, Muamar al Gadafi podía mantenerse en pie y andar con relativa facilidad en los instantes posteriores a su captura en Sirte, su ciudad natal.

Durante el metraje se oye en varias ocasiones la frase “no le matéis, lo necesitamos vivo”, mientras sus captores lo reducen.

Estas imágenes de los momentos previos a la muerte del dictador libio abren el debate sobre si su fallecimiento fue consecuencia de las heridas producidas durante el ataque al convoy con el que intentaba huir de Sirte o si fue ejecutado a sangre fría por los milicianos.

Ayer, otro vídeo emitido por la cadena qatarí Al Jazeera, mostraba al que durante 42 años fue el intocable líder de Libia caminando desorientado y con el rostro y parte del pecho ensangrentados mientras un grupo de rebeldes lo zarandea, lo empujan y lo suben a la parte trasera de una camioneta.

En la siguiente secuencia, Gadafi ya aparece muerto, dentro de una ambulancia y con lo que parece un impacto de bala en la sien, lo que parece desmontar la versión oficial del Consejo Nacional de Transición que afirmaba que las heridas del ex mandatario se produjeron durante un intercambio de disparos entre sus fieles y los rebeldes.

fuente LAINFORMACION

21 octubre, 2011 Posted by | libia | , | Deja un comentario

El asesinato de Bin Laden Un volcán de mentiras

El asesinato de Bin Laden
Un volcán de mentiras
Alexander Cockburn
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Barack Obama, quien prometió restaurar el honor ético a la Casa Blanca, después de los años de Bush, se entierra ahora bajo un volcán activo de mentiras, relacionadas sobre todo, pero no exclusivamente, con el asesinato de Osama bin Laden.Apenas hubo una frase en el discurso del presidente del domingo por la noche, o en la información subsiguiente de John Brennan, su principal asesor de contraterrorismo, que no haya sido posteriormente retractada por el director de la CIA, Leon Panetta, por el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, o por diversas evidencias documentales.

  • Resulta que la fotografía en la Casa Blanca de Obama, Clinton y los máximos consejeros de seguridad, que supuestamente estaban mirando secuencias en tiempo real del ataque de los Seals de la Armada contra el complejo de Abbottabad el  asesinato de dos hombres y una mujer (disculpa para esta última, la de costumbre: “cogida en el fuego cruzado”) y la liquidación del propio Osama bin Laden, fue un engaño. Barak Obama y sus amigos podrían haber estado viendo la reposición de un partido de baloncesto. Panetta ha admitido que el enlace de vídeo en tiempo real dejó de funcionar antes que los Seals entraran al complejo.
  • Panetta también admite que Osama bin Laden no estaba armado, y que no se ocultó detrás de la falda de su joven esposa. Reconoció que, según las reglas militares de combate, Osama debería haber sido hecho prisionero, pero luego hizo una vaga referencia a que se resistió de una forma que no especificó. Probablemente, trató de tomar su bastón, ya que había estado sufriendo de problemas de riñones e hígado. Como ya sabe perfectamente cualquier residente negro o moreno al alcance, digamos, de la División Ramparts de la policía de los Ángeles, intentar agarrar un bastón o incluso sujetar un teléfono celular puede conllevar una condena a muerte; multiplíquese esa probabilidad por un factor de 100 si se trata del terrorista más buscado frente a una multitud de SEALs fuertemente armados y homicidas de la Armada, indudablemente fortificados con anfetaminas.
  • Amigo reconocido de la hierba, Osama podría haber estado drogado como parte de su programa de control del dolor, ya que había un cultivo de marihuana afuera, en la parcela, y como cualquier estrella en retiro, a Osama le gustaba bastante fumar hierba y hacía DVD de discursos importantes, los cuales apilaba con descuido en la biblioteca junto a las botellas de píldoras y el Corán, a la espera de ser recogidos por Al Jazeera o HBO. Cómo deben haber ansiado sus lugartenientes su martirio sumario cuando recibieron sus inoportunos boletines para que descarrilaran un tren durante el discurso del Estado de la Unión de Obama y otras ideas atolondradas.
  • La Casa Blanca afirma que el tacto impide que se publique las fotografías de la cara acribillada de Obama, por lo que exigió que, después de una supuesta comparación de ADN con una pariente, se le diera una rápida, pero formal, sepultura marina en una bolsa para cadáveres plomada lanzada desde el portaaviones Carl Vinson al norte del Mar Arábigo, presumiblemente a la espera de que alguien con información sobre la posición del Vinson al sepultarlo lo rescate.

Tal vez el fotógrafo de los SEAL de la Armada olvidó sacar la tapa de su objetivo. Las afirmaciones de sensibilidad ética de Obama ciertamente suenan insinceras. Lucha contra el factor del debilucho, y “¡Mira! La cabeza de Osama” sería un accesorio ingenioso. En los días de Bush hubo una prolongada exhibición de los cuerpos mutilados de los hijos de Sadam: Uday y Ousay, asesinados por fuerzas especiales de EE.UU. en 2003, aparte de la filmación de la ejecución en la horca del propio Sadam.

Antes, cuando todavía no se conocían las pruebas de ADN, las fuerzas especiales de EE.UU. verificaron la ejecución de Che Guevara permitiendo que se tomaran muchas fotografías inmediatamente después de la autopsia. También cortaron las manos de Che, para subsiguiente verificación por la CIA. No estamos hablando de expertos en etiqueta.

  • La “historia de fondo” oficial presentada el domingo por la noche por Obama es que los servicios de inteligencia de EE.UU. solo supieron del complejo de Abbottabad en agosto pasado y que pasaron los meses siguientes observando el lugar, siguiendo a los mensajeros de confianza de Osama y concluyendo que era muy probable, aunque no seguro, que Osama estuviera allí.

Es un cuento. La casa de tres pisos es un lugar conocido de Abbottabad. Shaukat Qatir, un oficial del ejército paquistaní con buenas conexiones, informó a CounterPunch desde Pakistán: “Para que conste, esa casa ha estado bajo vigilancia del ISI [servicio de inteligencia paquistaní] desde que comenzaron a construirla. Fue allanada primero en 2003, y el ISI casi capturó a al-Libi (después fue capturado por el ISI cerca de Mardan en la Provincia K-P). Desde entonces ha sido allanada varias veces.”

Shaukat me dice que contrariamente a un informe en el New York Times de Carlotta Gall del 5 de mayo, ninguno de los dos mensajeros de confianza estaba entre los muertos en el complejo.

Shaukat: “La casa en la que se había refugiado Osama pertenecía a dos hermanos de Mardan (una región dominada por pastunes de K-P) que tenían numerosos alias; localmente eran conocidos como Pathan Arshad (o Bara – que quiere decir mayor) y Chonta (menor), quienes han sido residentes de esa casa desde hace siete años. El truco es: ninguno de los dos ha sido identificado entre los muertos. Si Osama fue seguido a esa casa mediante un rastreo constante de su mensajero quien, según los informes de la CIA, ¿no debiera haber estado presente uno de los hermanos, si no ambos? ¿Verdad? Pero no estaban. De los siete cuerpos que estaban (una mujer, un niño y cinco hombres de edades entre mediados de veinte y mediados de treinta) ninguno ha sido identificado como uno de los hermanos… Inferencia: “Osama fue traicionado. La operación fue resultado de una trampa. Una trampa organizada a través de uno o más de sus asistentes de mayor confianza…”

De hecho, el conocimiento específico del complejo por la inteligencia de EE.UU. y su posible habitante de primera clase data de 2005.

Esto ha sido establecido por Israel Shamir, quien también escribe para CounterPunch. Shamir compara ciertos pasajes en los documentos deWikiLeaks sobre Guantánamo con los recientemente publicados por New York Times y el Guardian.

Shamir informa que esos periódicos trabajaban con archivos de WikiLeaks que les fueron suministrados (a un precio desconocido) por el ex empleado alemán de WikiLeaks, Daniel Domscheit-Berg, “quien desertó después de esa usurpación”. Shamir dice que Domscheit-Berg hizo un trato con elGuardian, que después hizo un acuerdo de co-publicación con el New York Times. “Ambos periódicos publicaron los cables después de editarlos, o tal vez debiéramos decir ‘censurarlos’ – eliminando todo lo que los servicios secretos exigían que eliminaran”.

Cuando Assange supo que el Guardian y el New York Times iban a publicar los archivos de Guantánamo, su equipo de WikiLeaks también preparó los archivos y comenzó a colgarlos. Sus competidores hicieron lo mismo, ya que poseían la copia que se había apropiado Domscheit-Berg.

Las modificaciones más importantes por el Guardian y el New York Times, escribe Shamir, “fueron directamente dictadas por los servicios de inteligencia de EE.UU. El nombre de Nashwan Abd Al Razzaq Abd Al Baqi, o conocido por otro nombre, Abdul Hadi al-Iraqi o por su número IZ-10026 fue eliminado del archivo de Abu al-Libi (US9LY-010017DP) y otros sitios.”

Esto es significativo porque al-Iraqi era un estrecho contacto con al-Libi quien había sido designado por Osama en 2003 como su mensajero oficial de confianza, conocedor por lo tanto del paradero de OBL en todo momento. Finalmente, en ocasiones separadas, EE.UU. capturó a ambos, los torturó a ambos y por lo tanto supo de las tareas de al-Libi como mensajero y por lo tanto de la posibilidad de que Osama estuviera en Abbottabad.

La comparación de la versión modificada del Guardian y de la versión sin cortes deWikiLeaks muestra hasta qué punto fueron eliminadas todas las trazas de al-Iraqi, el probable informante bajo tortura, a pedido de la inteligencia estadounidense. No se trataba de “protección de informantes”, porque en aquel entonces se pensaba que al-Libi se había suicidado en una cárcel libia antes de la llegada del embajador de EE.UU. a Trípoli. El archivo de al-Iraqi falta en todas las bases de datos; fue capturado en 2005 y mantenido en varias prisiones secretas, hasta que fue transferido a Guantánamo donde sigue detenido.

De modo que el rastro a Abbottabad era conocido por los servicios de inteligencia de EE.UU. por lo menos desde 2005, cuando fue capturado al-Libi. “Una lectura cuidadosa del archivo”, escribe Shamir, “muestra que al-Libi estaba conectado a al-Iraqi desde octubre de 2002. En 2003, Osama declaró que al-Libi sería el mensajero oficial entre OBL y otros en Pakistán. A mediados de 2003, al-Libi llevó a su familia a Abbottabad, Pakistán y trabajó entre Abbottabad y Peshawar. Mantuvo contacto con al-Iraqi.”

Podemos concluir, de esta narrativa, que cuando aparecieron los archivos no modificados de WikiLeaks, la inteligencia de EE.UU. concluyó que los asociados de Osama comprenderían pronto que los estadounidenses habían llegado a las asociaciones y conjeturas apropiadas y que esos asociados lo instarían a mudarse con la rapidez debida. De modo que Obama decidió enviar a los Seals.

De este volcán activo de mentiras, podemos deducir con seguridad que la campaña a la reelección de Obama ha sido perfectamente lanzada. El despegue comenzó el 27 de abril con la publicación por la Casa Blanca del largo certificado de nacimiento. Obama parece tener problemas con el suministro oportuno de documentación sobre las llegadas (la suya) y las partidas (la de Bin Laden).

La publicación del certificado de nacimiento completo debería haber tenido lugar en 2008, cuando se convirtió por primera vez en un pequeño problema. En su lugar, Obama se negó a autorizar la publicación hasta la semana pasada, para cuando un 25% de todos los estadounidenses y un 50% de todos los republicanos pensaban que estaba ocultando algo sospechoso. Una foto de Osama muerto habría sido útil esta semana para eliminar la especulación.

Si no hubiera sido por las nubes sobre Abbottabad, la incursión contra el complejo de Osama podría haber tenido lugar el viernes 29 de abril, el mismo día del matrimonio real.

El sábado 30 de abril estaba reservado para el intento de asesinato del coronel Gadafi, con el lanzamiento de bombas guiadas de precisión contra la casa de su hijo Saif, quien murió junto a tres nietos. Saif, entonces de cuatro años, estuvo en el complejo de la familia Gadafi el 15 de abril de 1986, cuando bombas ordenadas por Ronald Reagan fueron arrojadas desde aviones F-111, matando a su hermana de 15 meses, adoptada por Gadafi 11 meses antes. Por lo tanto Reagan y Obama compartieron un objetivo. ‘Decapitación’ –atacar al máximo dirigente del enemigo– es ahora estrategia estándar de la OTAN. En los ataques de “conmoción y pavor” contra Iraq en 2003, la misión primordial de los bombarderos de EE.UU. fue atacar cualesquiera casas de las que se presumía que pudieran ser visitadas por Sadam. Podemos suponer que escuchas electrónicas o tal vez un observador humano dijo a los selectores de objetivos de la OTAN que el propio Gadafi estaba en la casa ese sábado, y los bombarderos fueron enviados rápidamente desde el Comando Aéreo Aliado de la OTAN en Izmir, Turquía, cuyo comandante es el teniente general Ralph J. Jodice II (EE.UU.)

¿Habrán informado a Obama sobre el plan, o habrá firmado un programa de asesinato selectivo de Gadafi? Parece seguro que así sea.

Demos vuelta el razonamiento. Si un bombardero libio hubiera hecho volar por los aires a la pareja matrimonial y a un buen poco de la flor y nata británica en la Abadía de Westminster con la justificación de que todo el sitio y su contenido humano, hasta los nietos, sin olvidar los sombreros, sería una caza legal porque Cameron estaba presente.

Como escribió subsiguientemente en este sitio el historiador de Oxford, Mark Almond: “No es de extrañar que la luna de miel de los recién casados haya sido anulada repentinamente el sábado. Tantas cosas en las nupcias de Guillermo y Kate fueron coreografiadas según las bodas de sus padres y abuelos que no cuesta imaginar que como la princesa Isabel y Felipe iban a volar a Malta para iniciar su luna de miel antes de seguir a Kenia donde tres generaciones de Windsors han disfrutado la unión de sus relaciones. Malta está demasiado cerca de Libia como para sentirse tranquilos y podría ocurrir que la minoría musulmana de Kenia no se mostraría demasiado amigable hacia un oficial de la OTAN en servicio.”

Pero Gadafi sobrevivió. Por lo tanto Obama tenía solo una pluma ensangrentada en su gorra cuando hizo uno de los discursos más moralmente repelentes proveniente de la Casa Blanca que yo haya escuchado. Bush por lo menos tenía el burdo brío del atleta semianalfabeto al jactarse de las proezas de EE.UU. Los párrafos mendaces de Obama al estilo de “lo agarramos” concluyeron con su clásico aire de superioridad mesiánica: “Nuevamente se nos recuerda que EEUU puede hacer lo que se proponga. Ésa es nuestra historia”.

Por desgracia, la verdadera historia de “nuestra historia” es una inexorable capacidad de mentir sobre todo, mientras al mismo tiempo reivindicamos el valor moral superior de EE.UU.

Fuente: http://www.counterpunch.org/cockburn05062011.html

Andrew Cockburn escribe sobre temas de seguridad nacional y otros relacionados. Su libro más reciente es: “Rumsfeld: His Rise, Fall and Catastrophic Legacy” Es coproductor de “American Casino,” el largometraje documental sobre el actual colapso financiero. Para contactos, diríjase a amcockburn@gmail.com.

rEV

Escépticos ante muerte de Bin Laden ¿paranoia o sentido común?

Artículo perteneciente a la sección “Desmonta los medios”

César Pérez Navarro – Tercera Información | 06-05-2011 |  facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento
El 8 de Octubre de 1967, el revolucionario argentinoErnesto “Ché” Guevara fue capturado por los rangers bolivianos con la ayuda de la CIA y de los boinas verdes de EEUU, y ejecutado en la pequeña comunidad de “La Higuera”. Sus asesinos posaron junto al cadáver, como un trofeo del que tomaron numerosas fotografías en blanco y negropara demostrar su muerte ante la opinión pública. Treinta años después, técnicos cubanos y argentinos localizaron una fosa común e identificaron los restos del Che y de seis de sus compañeros de la guerrilla boliviana, que fueron trasladados a Cuba.Cuarenta y cuatro años después, en plena vorágine de las telecomunicaciones, el nuevo enemigo número uno del “mundo libre” -salvando las distancias- es localizado y ejecutado. La premisa de que en las democracias modernas cualquier persona cuenta con derecho a un juicio -aunque sea injusto- sigue sin cumplirse, pero además, en esta ocasión EEUU no necesita mostrar su cadáver para convencer a gran parte de la opinión pública de que, en efecto, lo mataron y está muerto. La célebre frase de que una imagen vale más que mil palabras se cumple con frecuencia, pero ¿vale una imagen más que cientos de miles o millones de palabras, diseñadas a partir de informaciones fundamentadas en la creencia más o menos ciega de los comunicados del gobierno de los EEUU? Es muy posible que no para muchas personas, y tal vez por eso, el premio Nobel de la Paz, Barack Obama, ha comunicado a la opinión pública mundial que no mostrará las fotos de Bin Laden. Para los media mass basta con su palabra: “no existe la más mínima duda de que matamos a Osama bin Laden (…) no le volveréis a ver caminando por la Tierra (…) no tratamos estas cosas como un trofeo”. Y lo que es más importante [enseñar las imágenes] “no supondría ninguna diferencia”, es decir,ya hemos convencido a la mayor parte de los estadounidenses (que son los que importan) con el envoltorio. Nadie podrá probarnos si el tira y afloja previo y las excusas para no enseñar las evidencias fueron parte de un teatro sin actor principal. Nadie podrá negar que la tensión de lafotografía récord en visitas de Flickr es auténtica. Obama y su equipo de colaboradores viendo en vivo la operación quirúrgica… pero ¿era Osama Bin Laden quién habitaba la casa en Abbottabad? ¿O era quizás cualquier otro cabecilla de Al Qaeda? “Tenía una barba como la de Osama, pero no era Osama”, decía un habitante de esa ciudad, un tal Gulalá, sobre el dueño de la vivienda, un tal Arshad Jan, según El País. Nadie vio, sin embargo, a Bin Laden.Seis años encerrado en el mismo lugar, junto a importantes estructuras militares de Pakistán, sin trasladarse, pese a ser la persona más buscada del mundo.

Eso sí, contamos muchos detalles, hilvanados lentamente por los medios de comunicación de masas, y con ellos, aumentan las contradicciones;

Tenemos imágenes de Reuters “del cuerpo sin vida de tres de los individuos que las fuerzas especiales de EEUU encontraron en su camino hasta el piso donde (supuestamente) estaba Bin Laden”; tenemos una reconstrucción en 3D del asalto y de cómo lo tiraron al mar “enterrado según el rito islámico”, pero sin tierra y sin mirar a la Meca; tenemos más de 10 millones de resultados en Google al escribir “99,9% Bin Laden”, donde una escasa proporción de ellos se cuestiona cómo es posible realizar una prueba de ADN en pocas horas en lugar de en pocos días “en un complejo a las afueras de la capital de Pakistán”, donde tenían muestras de ADN del cerebro preservado de la hermana de Bin Laden, para luego volar hacia el lugar donde fue “enterrado en el mar”. Hay, sin embargo, alguna web que ya afirma que pudo llevarse a cabo en menos de tres horas; tenemos el testimonio de su hija menor, Safia, a la que nadie ha visto, asegurando que lo ejecutaron tras ordenarle tumbarse en el suelo boca abajo; tenemos una casa cochambrosa de “un millón de dólares”; tenemos un líder de Al Qaeda escondido tras su mujer, que se “resistió desarmado”; tenemos dos mujeres y seis niños, o puede que 16 personas, según Al Arabiya, o 23 niños y 9 mujeres, según Associated Press, abandonados allí por los soldados estadounidenses porque no había sitio en el helicóptero para ellos, recogidos algunos por las fuerzas de seguridad pakistaníes y trasladados a Rawalpindi, cerca de Islamabad. Algunos de ellos, familia de Bin Laden perdida para la inteligencia estadounidense durante todos estos años; por tener, tenemos hasta el “retrato robot del SEAL que apretó el gatillo”, y a un preso de Guantánamo que amenazó en 2004 a los agentes de la CIA y del FBI con estas palabras: “si Osama bin Laden fuera capturado o asesinado la bomba [nuclear] sería detonada en Estados Unidos”. No es el argumento de una película de acción de esas que acojonan, made in USA, se trata de El País. Tenemos el relato final de otra de las noticias de El País: “(…) El ejército paquistaní accedió al recinto una hora después del ataque estadounidense (…) Cuando llegaron los soldados y las agencias de seguridad paquistaníes, los comandos de EEUU ya sobrevolaban las montañas del cinturón tribal de Pakistán, de camino a Afganistán” ¿Pero no habíamos quedado en que pararon en las afueras de Islamabad para hacer las pruebas de ADN? Camino de Afganistán para tirarlo ¿al mar? ¿Dejaron muestras de sangre de Bin Laden a alguien que se trasladó por tierra al complejo donde realizaron las pruebas de ADN en las afueras de la capital pakistaní? ¿O lo trasladaron a un portaaviones o buque de guerra estadounidense con laboratorio de ADN? Todas estos supuestos pueden leerse en la prensa y, evidentemente, sólo uno o puede que ninguno sea verdadero.

No nos sorprenden los métodos antidemocráticos que llevaron al gobierno de EEUU a ejecutara los hombres que habitaban la casa de Abbottabad [“La misión era matar a Bin Laden, no capturarlo“]. Es de sobra conocido el terrorismo de Estado practicado por EEUU durante la historia contemporánea, aunque no es tan célebre como las mentiras y montajes divulgados desde la Casa Blanca. Ejemplos hay muchos (1) (2) (3) (4) (5)… Es por eso que no deberíamos acusar a la ligera a aquel que cuestiona atentados contra el sentido común, al que descubre contradicciones o hechos demasiado extraños que deben analizarse con espíritu crítico. Y etiquetarlo con el estigma del “paranoico”.

  1. http://www.webislam.com/?idt=1356
  2. http://www.pascualserrano.net/2-FEBRER0-03/18-02-03presentacion-resistencias.htm
  3. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=40007
  4. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=71555
  5. http://www.pentagonstrike.co.uk/pentagon_sp.htm

9 mayo, 2011 Posted by | AL QAEDA | , , | Deja un comentario

Veinte misterios (al menos) sobre la muerte de Bin Laden

Veinte misterios (al menos) sobre la muerte de Bin Laden

Un niño muestra un resto del helicóptero estadounidense que se estrelló a las afueras de la mansión (al fondo) en la que fue abatido el líder de Al Qaeda. (Efe)

Muerte de Bin Laden

Un niño muestra un resto del helicóptero estadounidense que se estrelló a las afueras de la mansión (al fondo) en la que fue abatido el líder de Al Qaeda. (Efe)
  • MIGUEL MÁIQUEZ. 04.05.2011 – 13.53h

Es mucho lo que sabemos ya acerca de las circunstancias que han rodeado la muerte deOsama bin Laden; mucho más lo que, con toda probabilidad, iremos sabiendo en los próximos días y mucho, también, lo que ignoramos aún, ignoraremos siempre o, sencillamente, está sujeto a diferentes versiones, más o menos subjetivas.

Encuesta

¿Estás de acuerdo con la forma en la que se ha llevado a cabo la operación de EE UU para capturar y matar a Bin Laden?

No. Lo único que han conseguido es hacer de Bin Laden un mártir.

En general, las preguntas básicas están respondidas, al menos,de forma oficial. Conocemos el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y, aunque esta cuestión pueda ser más interpretable, también el porqué.

Sabemos que comandos especiales de los marines de EE UUmataron al líder de Al Qaeda en una operación militar la noche del pasado domingo. Que los hechos ocurrieron en la localidad paquistaní de Abottabad, al norte del país, no muy lejos de Islamabad. Que Bin Laden vivía en un complejo residencial relativamente aislado, que fue tomado al asalto con la ayuda de helicópteros. Que hubo “intercambio de disparos” y que, además de Bin Laden, murieron otras tres personas. Que el líder terrorista no estaba armado y que falleció tras recibir un disparo en la cabeza y varios en el pecho.

Sabemos también que la operación duró exactamente 38 minutos, que el riesgo de fracaso era elevado (las posibilidades de encontrar allí a Bin Laden eran del 60%) y que el gobierno paquistaní no había sido informado. Y sabemos, además, que la orden directa del ataque la dio el presidente de EE UU, Barack Obama, y que lo hizo sin el pleno consenso de su equipo. No sólo eso. Sabemos que la orden no era capturarlo vivo, sino matarlo, a menos que Bin Laden “levantase las manos y se rindiera”, algo que, según había expresado el propio líder de Al Qaeda en muchas ocasiones, era prácticamente imposible que ocurriese.

¿Por qué EE UU no informó al gobierno de Pakistán de la operación militar?

¿Qué más? Hemos vistográficos detallados de la casa, de cómo atacaron los soldados y hasta de las armas que llevaban. Nos han dicho que el cuerpo de Bin Laden fue“arrojado al mar” y que su ADN está comprobado. Y con la información que hay ya sobre las pistas, informantes y torturas en Guantánamo (asfixia simulada incluida) que condujeron hasta el (aún presunto) cerebro del 11-S, contamos con material de sobra para escribir el guión de una película (Hollywood ya la está preparando).

Ya tenemos incluso una lectura política: La popularidad de Obama ha subido como la espuma, tras haber caído en los últimos meses como consecuencia de estar acorralado en el Congreso y de haber perdido parte de su prestigio internacional.

Y, sin embargo, los interrogantes siguen siendo, como poco, igual de numerosos.

Muchos de ellos tienen que ver con la legalidad de la operación militar en sí y, en este caso, hay respuestas en los dos sentidos. Otros, como qué va a ocurrir ahora con Al Qaeda, o hasta qué punto la muerte de Bin Laden supondrá un antes y un después en la llamada guerra contra el terrorismo, sólo pueden responderse todavía en el terreno de la especulación, en caliente. Y algunas de las preguntas que todavía no tienen respuesta son, por último, mucho más concretas, pero, por una u otra razón, no tenemos una versión oficial clara, o simplemente permanecen en secreto.

Estos son, sin necesidad de acudir a las muchas teorías ‘conspiranóicas’ que ya han surgido, 20 de los muchos misteriosque envuelven aún la muerte del terrorista más buscado del mundo.

1. ¿Ha sido una operación legal según el derecho internacional?

Teniendo en cuenta que las fuerzas estadounidenses no contaban con autorización expresa del gobierno paquistaní para entrar en el país y llevar a cabo una operación militar, la respuesta es que no. Estamos ante una violación de la soberanía de un Estado.

El director de la CIA, Leon Panetta, no se ha andado por las ramas: “El Gobierno paquistaní nunca supo nada sobre esta misión, porque Estados Unidos se planteó de forma deliberada que se trataría de una misión unilateral. El presidente Obama había dejado muy claro a los paquistaníes que si teníamos pruebas sólidas de dónde estaba localizado Bin Laden,entraríamos a por él. Y eso es justo lo que ocurrió”.

Algunos expertos, sin embargo, lo justifican apelando a la condición de criminal internacionalde Bin Laden y a la ineficacia (en el mejor de los casos) para capturarle demostrada por el país en el que se encontraba. Argumentan asimismo que la legislación internacional esambigua y deja espacio suficiente como para que un Estado que está inmerso en un conflicto armado, o en una legítima defensa, pueda llevar a cabo este tipo de acciones sin necesidad de aplicar procesos legales.

2. ¿Y según la legislación interna estadounidense?

Depende. Según expertos consultados por la BBC, las dos normas fundamentales para responder a esta pregunta son la “Autorización para el uso de la fuerza militar” y la “Resolución de poderes de guerra”. La primera fue emitida tras el 11-S y autoriza al presidente a empleartoda la fuerza necesaria contra quienes “considere que de forma determinante” sonresponsables de los atentados.

Pero esta facultad estaría supeditada, en principio, a la segunda norma mencionada, aprobada en 1973, y que exige que el inicio de hostilidades bélicas sea consultado al Congreso, algo que no se ha hecho en esta ocasión.

El debate queda reconducido, por tanto, a si se ha tratado de un acto de guerra o no.

¿Ha sido un acto de guerra? ¿Para atrapar a un delincuente o a un terrorista?

3. ¿Ha sido un acto de guerra?

Implícitamente, EE UU considera que sí. Bin Laden se declaró en guerra contra el país norteamericano, y eso le habría convertido automáticamente en enemigo. Pero, por una parte, muchos expertos opinan que sólo puede existir guerra, jurídicamente hablando, cuando ambos contendientes son Estados y, por otro lado, Washington no se ha declarado nunca oficialmente en guerra contra Bin Laden (o contra Al Qaeda, para el caso). De hecho, EE UU sólo ha declarado oficialmente la guerra cinco veces a ocho países en toda su historia. Muchos de los conflictos en los que ha participado (Vietnam, Irak, Afganistán) han sido calificados de “enfrentamientos militares”.

4. Una operación así, ¿no debería autorizarla el Consejo de Seguridad de la ONU, o algún otro organismo internacional?

Si se trata de una intervención militar en un país extranjero, parece lógico pensar que habría sido necesario el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU (el caso de Libia, por ejemplo). No, evidentemente, en el momento mismo de la operación, sino como una especie deaval, “ocurra cuando ocurra”. EE UU, desde luego, no lo tenía.

Tampoco se ha tratado de una operación coordinada por organismos policiales como laInterpol, con capacidad legítima para actuar internacionalmente. En este sentido, la pregunta vuelve a remitir al punto de partida: ¿Era una operación militar o una operación policial?

5. ¿Qué era Bin Laden? ¿Un delincuente o un enemigo?

Tampoco está claro. Si se le consideraba un delincuente, un criminal, entonces se ha violado lapresunción de inocencia, el derecho a un juicio justo y el derecho a una defensa legal. Se le ha aplicado la pena de muerte (a él y a las otras personas que murieron en el asalto) sin proceso alguno.

Y si se le consideraba un enemigo, entonces tenía derecho a la protección que establece, entre otros acuerdos, la Convención de Ginebra, a menos que su muerte se haya producido durante una acción bélica. En cualquier caso, la intención, como ha reconocido el propio jefe de la CIA, era acabar con su vida.

6. ¿Era inevitable acabar con su vida?

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, reveló el martes que Bin Laden estaba desarmado en el momento en el que las fuerzas especiales de EE UU accedieron a su domicilio. Pero se resistió a ser capturado y no mostró intención de rendirse. Este relato contradice la primera versión ofrecida por el principal asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Brennan, quien aseguró que Bin Laden “estuvo implicado en el tiroteo”.

Las operaciones especiales son patrimonio de hombres sometidos a durísimos entrenamientos de resistencia física y psicológica. Solo las personas más excelentes tienen acceso a cuerpos de élite como los Navy SEALS, responsables de la operación que acabó con la vida de Bin Laden. Brennan matizó que “si se hubiese podido capturar vivo a Bin Laden, se hubiese hecho”. Resulta disparatado pensar que este comando no pudiese haber reducido a un hombre desarmado de 54 años sin necesidad de matarlo a tiros. “Existen formas de resistencia que no implican esgrimir un arma”, puntualizó Carney.

7. ¿Qué habría pasado si le hubiesen capturado vivo?

Aunque aquí entramos en el terreno de la elucubración, los defensores de la acción estadounidense destacan que un Bin Laden vivo y ante los tribunales habría sido aprovechado de forma propagandística por Al Qaeda y el integrismo islámico. Argumentan, también, que ninguna de las posibles opciones era recomendable: ¿Lo habrían enviado a Guantánamo o habría sido juzgado en suelo estadounidense (en Nueva York o en Washington, en este caso, que es donde cometió los delitos)? ¿Bin Laden en Nueva York? ¿O habría sido juzgado, tal vez, en Afganistán (el país que invadió EE UU para capturarlo), en plena guerra contra lostalibanes? ¿Y qué habría pasado si los saudíes, aliados de EE UU, hubiesen querido extraditarlo?

Los detractores de la operación de EE UU, sin embargo, indican que con su muerte se ha fabricado un mártir, un héroe al que no han logrado capturar vivo, una leyenda. Y otros, como el periodista británico Robert Fisk, van más allá aún: “Un tribunal podría haber preocupado a más gente, no sólo a Bin Laden.

Después de todo, Bin Laden podría haber hablado de suscontactos con la CIA durante la ocupación soviética de Afganistán, o acerca de sus encuentros íntimos en Islamabad con el príncipe Turki, el jefe de la inteligencia saudí. Justo igual que ocurrió con Sadam, que fue juzgado por el asesinato de sólo 153 personas, y no por los miles de kurdos a los que gaseó, y que fue ahorcado antes de que tuviese la oportunidad de contarnos cosas sobre los componentes de las armas químicas procedentes de EE UU, o sobre su amistad con Donald Rumsfeld, a quien recibió en 1980 después de invadir Irán, siendo éste asistente militar del ejército estadounidense”.

Una hija del terrorista, bajo custodia paquistaní, aseguró que su padre fue capturado vivopor soldados antes de recibir un tiro en la cabeza y en el pecho ante su familia.

¿Qué hubiera pasado si hubieran capturado vivo a Bin Laden?

8. ¿Es cierto que no hubo ninguna baja estadounidense durante la operación?

En principio, esa es la versión oficial, pero algunos analistas militares consideran poco probable que, si realmente hubo un tiroteo intenso, no se produjese ni un solo herido, aunque fuese leve, entre los soldados de EE UU.

En cualquier caso, se trata de la fuerza de élite de los marines, especialmente entrenada para este tipo de misiones y de una eficacia letal (no en vano le cuestan al contribuyente de EE UU unos 1.000 millones de dólares al año), por lo que, de haber contado con el elemento sorpresa, tampoco es descartable que no se produjeran bajas.

9. ¿Cuántos helicópteros se emplearon en el ataque y de dónde venían?

Según el diario británico Daily Telegraph, que cita fuentes de la inteligencia de Pakistán, en la operación tomaron parte cuatro helicópteros que despegaron de una base paquistaní, en el norte del país (otras informaciones sitúan en Afganistán el inicio de la operación). La revistaTime también informa de cuatro aparatos, pero el Wall Street Journal habla de sólo dos, y The New York Times señaló que testigos habían visto un total de tres.

10. ¿Qué pasó con el helicópero destruido?

La primera versión oficial explicaba que el helicóptero derribado era pakistaní y había sido alcanzado por fuego de militares estadounidenses. Tres días después, el helicóptero formaba parte de la operación de EE UU pero, debido a un problema mecánico, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia a escasos metros de la mansión de Abbottabad y ser destruido por EE UU.

11. ¿Por qué han arrojado al mar el cuerpo?

El cuerpo de Bin Laden fue trasladado al mar Arábigo, envuelto en un manto blanco y lanzado al mar. Estados Unidos justificó el rápido entierro amparándose en la ley islámica. Sin embargo, expertos árabes explicaron que arrojar un cadáver al mar contradice la sharia. ¿Cuál es la razón para hacer desaparecer el cadáver? ¿Evitar que una posible tumba se convierta ensantuario para sus seguidores y fuente de futuros conflictos? Por otra parte, ¿qué pasa con el derecho de los familiares a recuperar el cuerpo?

¿Dónde está el cadáver? ¿Por qué solo se sabe que hay unas pruebas de ADN que confirman que era él?

12. ¿Veremos las fotos del cadáver?

El director de la CIA dice que sí, pero Barack Obama ha decidio que no se publiquen porque el cadáver de Bin Laden “no es un trofeo”. La fotografía, supuestamente, muestra una enorme herida encima del ojo izquierdo que deja entrever parte del cerebro. La imagen de un Bin Laden cosido a tiros puede resultar, en palabras de funcionarios del propio gobierno estadounidense, “incendiaria”. Pero, a la vez, sería una prueba más sólida que las muestras de ADN (unas muestras que tampoco se han hecho públicas hasta ahora) de cara a que, tanto los más escépticos como muchos de sus seguidores, pudiesen convencerse de que realmente ha muerto.

13. ¿Es cierto que Bin Laden usó a una de sus mujeres como escudo humano?

El Pentágono, Washington y el propio John Brennan defendieron en un primer momento que Bin Laden había utilizado a una de sus mujeres como escudo humano para refugiarse de los disparos. La información ha sido desmentida posteriormente por todas las partes. La mujer en cuestión permanece hospitalizada con un tiro en la pierna y no fue utilizada como escudo.

14. ¿Llegaron a decirle algo antes de matarlo?

No ha trascendido si los militares estadounidenses y Bin Laden intercambiaron o no palabra alguna, o si Bin Laden llegó a expresar algún mensaje antes de ser abatido.

15. ¿Quiénes son las otras víctimas de la operación?

Lo único que se sabe es que se trata de dos hombres y una mujer, pero nada más. Tampoco se ha informado de qué se ha hecho con sus cuerpos.

16. ¿Quién más había en la casa? ¿Hay algún detenido?

Según la agencia AP, los soldados dejaron en el recinto a 23 niños y nueve mujeres, pero un funcionario paquistaní indicó que están bajo custodia solo nueve niños de entre dos y 12 años. El gobierno de Pakistán, por su parte, habría asegurado tener bajo custodia a una mujer de Bin Laden y a una de sus hijas, detenidas tras el asalto a la residencia.

La agencia Efe, citando una fuente de los servicios secretos de Pakistán, añade que ambas se encontraban en la casa cuando entraron los soldados.

A día de hoy, se desconoce el número de colaboradores de Bin Laden detenidos en la operación, o quiénes son.

17. ¿Tiene derecho EE UU a llevarse la información obtenida en la casa de Bin Laden?

Según informó el portal de Internet Politico, el comando que asaltó la casa de Bin Laden logró hacerse con gran cantidad de equipo informático y discos duros pertenecientes al jefe de Al Qaeda. Los servicios de inteligencia de EE UU estarían revisando estos discos duros y externos en un enclave secreto en Afganistán, desde donde, también teóricamente, se lanzó la operación. Pero, ¿tiene Estados Unidos derecho legal a sacar ese tipo de material del país donde ha sido requisado?

¿Cómo es posible que llevara tantos años viviendo en Pakistán y nadie lo supiera?18. ¿Cómo es posible que llevase al menos tres años viviendo en Pakistán sin que lo supiesen los servicios secretos de este país?

Es la pregunta del millón. Bin Laden ocupaba un complejo nada discreto, a unas cuantas decenas de kilómetros de lacapital paquistaní, cerca de una ciudad en la que hay una base y una academia militar del ejército de Pakistán. En principio, con los servicios de inteligencia de medio mundo detrás de él, no parece el mejor escondite. Muchos en EE UU apuntan ya directamente a una complicidad de Pakistán. Las otras opciones son dos, una ineficacia total por parte de los servicios secretos de este país, o una habilidad increíble por parte de Bin Laden.

En este sentido, la revista The New Yorker plantea un buen número de interrogantes que, no por obvios, tienen menos importancia: ¿De quién es la tierra donde construyó Bin Laden la casa? ¿Cómo adquirió el terreno o a través de quién? ¿Quién le diseñó la vivienda?¿Quiénes trabajaban allí? ¿Le visitaba alguien? ¿Con qué frecuencia?

Y, más aún: ¿No salía nunca? ¿No le vio nunca nadie? ¿Había cambiado de aspecto para evitar ser reconocido? ¿Qué aspecto tenía? ¿Cuántas personas sabían de su presencia allí? ¿Alguna de ellas tenía algún tipo de cargo público?

19. ¿Dónde se ocultó Bin Laden antes de allí? ¿Llegó a vivir en cuevas?

No hay ninguna prueba real de que Bin Laden haya vivido en cuevas durante estos años, pese a que eso es lo que se creyó durante mucho tiempo.

A principios de los noventa, y con propósitos propagandísticos, Bin Laden invitaba a algunos periodistas a entrevistarle en cuevas de Tora Bora, en Afganistán, pero él vivía realmente en un confortable complejo perteneciente a uno de los señores de la guerra locales. A finales de esa década se mudó a otro complejo cerca de Kandahar, también en Afganistán, y ahora vivía en otra gran vivienda en Pakistán.

Entre medias, aún no se sabe, pero la Casa Blanca ha indicado que, tras años de búsqueda, EE UU se dió cuenta finalmente de que Al Qaeda prefiere “áreas muy pobladas” a “cuevas o pequeños pueblos”.

20. ¿Quién filtró la foto falsa de Bin Laden?

Una imagen del supuesto cadáver de Osama bin Laden fue divulgada por varios medios y redes sociales poco después de conocerse la muerte del líder de Al Qaeda. Sin embargo, según un comunicado de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) emitido horas después, la imagen era falsa. ¿Quién filtró la fotografía? ¿Con qué intención?

4 mayo, 2011 Posted by | AL QAEDA | , | 3 comentarios

Un asistente de Gadafi disparó contra el dictador, pero erró e hirió a otra persona

Efe | El Cairo

Actualizado miércoles 23/02/2011 11:01 horas
  • anapixelEl hasta ayer ministro del Interior de Libia, general Abdul Fatah Yunis, afirmó este miércoles que un asistente de Muamar Gadafi disparó contra el líder libio recientemente, pero hirió por error a otra persona.

La revelación fue hecha por Yunis en declaraciones a la cadena emiratí de televisión Al Arabiya, un día después de que anunciara su dimisión del cargo e hiciera un llamamiento a los libios para sumarse a la revuelta popular que estalló el pasado 17 de febrero.

Yunis dijo a la emisora que el asistente de Gadafi, al que no identificó, disparó contra el líder libio en una reciente concentración política.

Al Arabiya no detalló cuándo y dónde se produjo el hecho, aunque señaló que el ayudante erró en sus disparos.

El ex ministro también aventuró que Gadafi probablemente no dejará el país, aunque existe la posibilidad de que acabe suicidándose.

“El régimen de Gadafi se ha acabado”, agregó en las declaraciones telefónicas reproducidas por la cadena.

También señaló que ha ordenado a sus hombres que no encañonen sus armas contra la población libia y dijo que no era responsable de la sangrienta represión de las protestas políticas que han causado centenares de muertos.

Asimismo, afirmó, sin dar detalles, que las tribus libias están apoyando la revuelta popular.

Yunis era uno de los más estrechos colaboradores de Gadafi y formaba parte del movimiento de los entonces coroneles que, junto a él, llevaron a cabo un golpe de Estado para acceder al poder en 1969.

23 febrero, 2011 Posted by | libia | , , , | Deja un comentario