cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Cambios que debería realizar el nuevo gobierno para salir de la crisis

Cambios que debería realizar el nuevo gobierno para salir de la crisis

Publicado el 20/11/2011 por jems39

El partido ganador de las elecciones del 20-N debería realizar políticas de cambios drásticos en la economía española para reducir el gasto innecesario y al mismo tiempo el desarrollo de políticas de acción que apuesten por la inversión.

Nos encontramos con problemas de liquidez de gran escala, las administraciones autonómicas no pueden financiarse, el Estado y la banca tienen problemas de liquidez, las empresas no tienen financiación y el precio de los intereses en las emisiones de deuda se encuentra desorbitado.

Con todo este panorama hay que ajustar el gasto para cumplir con el déficit y al mismo tiempo es imposible accionar la inversión, con lo que se consigue estrangular la economía cerrando más empresas y destruyendo empleo.

Se tienen que tomar medidas de ahorro en el gasto público que al mismo tiempo ayuden a fluir la liquidez y cumplir con el déficit público. ¿Cómo hacerlo? Hay un camino para ello, la presión de la crisis nacional puede ceder con las medidas oportunas, medidas que pueden ser muy duras pero son necesarias.

Algunas medidas de ahorro: (Las cantidades en € expresadas se obtienen de estudios realizados publicados en diferentes medios, por lo que son aproximadas)

-Reducción de Ayuntamientos: Hay más de 8.000 consistorios, si analizamos los datos hay más de 4.800 ayuntamientos con menos de 1.000 habitantes que deberían de desaparecer. Una medida de ahorro se conseguiría fusionando y compartiendo unidades administrativas, presupuesto y trabajadores públicos. Ahorro 16.000 millones de €.

-Cambio en la arquitectura autonómica española: La fusión de pequeñas regiones con sus regiones vecinas más grandes, se ahorrarían duplicidades y con un cambio en la legislación se produciría un ahorro hacia menos escaños de representación política en el Congreso y en el Senado. Ahorro 9.800 millones de €.

-Ajuste de los presupuestos generales del estado: Eliminar todas las partidas de gastos que no sean totalmente necesarias para los ciudadanos, por ejemplo: Grandes espectáculos culturales, reducción del parque de automóviles oficiales a nivel autonómico y estatal, rentas vitalicias para políticos, etc. Ahorro 2.300 millones de €.

-Unificación de todas las Cajas de Ahorros españolas en una única Caja Pública de Ahorros, aumentar su control para anular la influencia política autonómica sobre ellas y centralizar todas las Cajas hacia una Caja Central Española, donde se tomarán las decisiones oportunas en cuanto a financiación y se determinarán las sucursales necesarias según zonas territoriales y habitantes. Ahorro 36.000 millones de €.

Después de estas medidas, en política exterior, se deberían ampliar los plazos de reducción del déficit público llevando a Bruselas un plan convincente con todas las medidas anteriores, pedir una moratoria de un año en el cumplimiento de los plazos. Este año no se cumplirá el déficit exigido en el 6%. Esta medida haría que se pudiese disponer de más liquidez para reactivar la inversión y no estrangular aún más nuestra economía. Se conseguiría disponer del ahorro en los diferentes puntos anteriores para el 2012 y al mismo tiempo reducir el déficit con la aplicación de estas medidas.

Ahorro aproximado disponible con estas medidas: 64.100 millones de € anuales, sobre el 6% del PIB. Las cuentas en la contabilidad nacional serían positivas, se podría destinar gran parte de este ahorro disponible para inversiones que apostasen por la recuperación con el crecimiento productivo y políticas sociales que incentivasen el consumo.

El principal lastre y problema económico nacional es el desempleo y la financiación a empresas. Con la reactivación económica se crearían más puestos de trabajo, con el resultado de más ingresos y riqueza, para ello son necesarias acciones de inversión y medidas complementarias contra el desempleo.

Algunas medidas de inversión para el crecimiento productivo y descenso del desempleo:

– Facilitar la liquidez a pequeñas y medianas empresas, que en definitiva son el 78% del tejido productivo español a un tipo de interés que oscile desde el 0% al 1,25%, dependiendo del tamaño de la empresa. Rebajas en las cotizaciones sociales, gratuidad de las cotizaciones sociales para nuevos contratos indefinidos durante el primer año.

– Cambio de la ley para desempleados que cobren alguna prestación: Creación de una empresa pública de extensión y desarrollo en las energías renovables, y creación de empresas de acción social, donde los desempleados que cobren algún tipo de prestación deberían trabajar en relación con las cantidades que perciben, proporcionalidad entre cuantía y horas de trabajo, subida del SMI hasta 900 euros.

– Programa para reducir el stock de viviendas: Promover el alquiler con un 80% de descuento tributario para los propietarios de nuevos alquileres que se encuentren dentro de los precios que se estimen según zona y metros cuadrados, se busca un ajuste más real del precio de los alquileres y su promoción para que todos los ciudadanos puedan optar a una vivienda. El actual stock de las Cajas de Ahorro pasaría a ser del Estado al ejecutar la medida de unificación de Cajas de Ahorro anteriormente citada correspondiente a las medidas de ahorro, el estado tendría una buena cantidad de viviendas disponibles de bajo alquiler.

– Plan para incentivar el consumo: Reactivación para el sector del automóvil que fomente el cambio del parque de automóviles con descuentos del 50% en la carga impositiva destinada a los impuestos del precio de los automóviles y del 80% para vehículos industriales durante dos años.

– Programa para la creación de nuevas empresas: Para la creación de empresas por parte de nuevos emprendedores, no se pagarían impuestos durante el primer año, se abonarían el 50% de los tributos en IRPF y SS durante el segundo año, 75% durante el tercer año y tasas normalizadas desde el cuarto año, con la obligación de conservar estas deducciones y no tener que devolver nada al Estado si la empresa se mantiene en alta durante al menos 8 años desde el inicio de la actividad.

Con estas pocas medidas de ahorro e inversión se reactivaría nuestra economía y crearían nuevos puestos de trabajo, se reduciría la economía sumergida y el fraude en el cobro de prestaciones por desempleo, se incentivaría el consumo y creación de empresas, etc…

Con un desarrollo más profundo en más medidas de ahorro e inversión, con cambios en Educación, Sanidad, Fomento y otras muchas áreas, se conseguiría un cambio radical y muy profundo en la actual España, un cambio que nos llevaría a moldear un nuevo modelo de acción y desarrollo más solvente que reactivaría nuestra economía hacia un modelo más serio y responsable de nuestros recursos.

Saludos.

http://jems39.wordpress.com/2011/11/20/cambios-que-deberia-realizar-el-nuevo-gobierno-para-salir-de-la-crisis/

Anuncios

4 diciembre, 2011 Posted by | CRISIS | , , | Deja un comentario

Israel: idéntica cartografía, geografía variable

TRIBUNA: ILAN PAPPÉ

Israel: idéntica cartografía, geografía variable

ILAN PAPPÉ 03/03/2011

Israel cree que el triunfo de las revoluciones de Túnez y de Egipto le supone una muy mala cosa.

Que la televisión muestre a ciudadanos árabes educados y no islamistas,que en perfecto inglés exponen sus articuladas opiniones sobre la democracia sin recurrir a la retórica antioccidental, no puede serle, desde luego, sino una muy mala cosa.

Y si además los ejércitos de esos dos países se abstienen de matar a tiros a los manifestantes, entonces… bueno, entonces la cosa se pone todavía peor, porque hace que su política de ocupación de Cisjordania y Gaza, además del apartheid ejercido sobre las poblaciones de esos territorios, se parezca demasiado a las políticas de los dictadores árabes.

Hace ya tiempo que se ha borrado la imagen de Israel como Estado democrático

El ‘amigo americano’ no podrá apoyar un Estado judío racista en un mundo árabe rumbo a la democracia

En su primer, y hasta ahora único, mensaje sensato enviado por Netanyahu a sus ministros, les rogaba no comentar en público los acontecimientos que estan teniendo lugar en Egipto. Oyéndole se diría que, por un instante, Israel hubiera decidido cambiar su papel de vecino ocupante por el de simple visitante.

Parece ser que hasta Netanyahu se sintió abochornado por los comentarios de Aviv Kochavi, general en jefe del Servicio de Inteligencia Militar.

Y es que, hace apenas dos semanas, este dijo, nada menos que en la Kneset, que el régimen de Mubarak seguía siendo tan sólido y tan resistente como lo había sido siempre.

Pero Netanyahu tampoco pudo mantener la boca cerrada y, cuando la abrió, los demás le imitaron. Sus comentarios fueron de tal calibre que, a su lado, los redactores y presentadores de Fox News casi recuerdan a los pacifistas y hippies de los años sesenta.

El mensaje de Israel es muy simple: la revolución de Egipto -que es la que le pilla más cerca- es una revolución de tipo iraní promovida por Al Yazira y consentida estúpidamente por Barack Obama, que cada día se parece más a Jimmy Carter.

Encabezando la difusión de este “inteligente” análisis figuran los antiguos embajadores israelíes en Egipto, frustrados por haber tenido que pasar todo el tiempo de su mandato sin hacer prácticamente nada, encerrados en un apartamento cairota sin muchos lujos.

Ahora, sin embargo, han entrado en erupción con la fuerza de un Etna imparable: “Lo que está sucediendo en Egipto es algo malo, pero que muy malo para todos los judíos”, afirmaba Zvi Mazael en el Canal Uno de la televisión israelí el pasado 28 de enero.

En Israel, si alguien dice “malo para los judíos” los demás entienden enseguida que es malo para los israelíes y también, puesto que es malo para Israel, es malo para todos los judíos del mundo (y esto en contra de todas las evidencias en sentido contrario desde que se fundó el Estado de Israel).

Lo cierto es que lo verdaderamente malo para Israel son las comparaciones, porque, independientemente de cómo vaya a terminar todo esto, los acontecimientos actuales en el mundo árabe dejan al descubierto, como nunca antes, todas sus mentiras y falsas pretensiones.

Egipto ha estado viviendo una Intifada pacífica en la que laúnica violencia existente ha procedido de los más leales a Mubarak.

Hasta ahora, el Ejército no ha disparado allí un tiro, pero, en cambio, el ministro del Interior, en los primeros siete días de protestas, se empleó a fondo para aplastar las manifestaciones, por lo que fue expulsado del Gobierno y será, con toda seguridad, llevado ante los tribunales.

Hoy sabemos que era solo una táctica destinada a ganar tiempo para que los manifestantes se fueran a casa.

Pero es que algo así nunca ha sucedido en Israel, un país donde todos los generales que en su día ordenaron disparar contra los palestinos, o a los judíos contrarios a la ocupación, son los mismos que compiten ahora por el puesto de general en jefe.

Uno de ellos, Fair Naveh, ordenó en 2008 acabar con cualquier palestino sospechoso, incluso en el caso de que no se resistiera al arresto.

Ese hombre nunca irá a la cárcel, pero Anat Kamm, la joven periodista que descubrió estas órdenes, se enfrenta ahora a una condena de nueve años por pasárselas a Haaretz, que las hizo públicas.

Resumiendo: ningún militar o político israelí pasará un solo día en la cárcel por haber ordenado a las tropas que disparen sobre manifestantes desarmados, civiles inocentes, mujeres, hombres y niños.

Pero, claro, la luz que emanan los acontecimientos de Túnez o Egipto es tan fuerte que alcanza a iluminar perfectamente los más oscuros rincones de la “única democracia” de Oriente Próximo.

Así que, por supuesto, los árabes democráticos y no violentos (sean o no religiosos) no pueden ser sino algo “malo” para Israel. Aunque quizá este tipo de árabes ha estado ahí todo el rato y no solo en Egipto sino también en Palestina.

En ese sentido, la insistencia de los especialistas israelíes en que el tratado de paz con Egipto está en peligro es solo una maniobra de distracción. Lo único que está en riesgo ahora es la pretensión de Israel de ser un islote occidental estable y civilizado, rodeado por un mar de fanáticos islamistas.

Lo verdaderamente “malo” para Israel es que la cartografía siga siendo la misma, pero la geografía cambie, que siga siendo un islote, un islote de bárbaros y fanáticos rodeado por un mar de nuevos Estados igualitarios y democráticos.

Hace mucho tiempo que la imagen de Israel como Estado democrático se ha borrado de las mentes de una gran parte de la sociedad democrática occidental ¿Qué repercusiones podría tener este hecho en las especiales relaciones que mantiene con Estados Unidos? El tiempo lo dirá.

De momento las voces nacidas en la plaza Tahrir advierten que las falsas mitologías de la “única democracia de Oriente Medio”, núcleo duro del fundamentalismo cristiano (mucho más siniestro y corrupto que el de los Hermanos Musulmanes), de la altamente rentable industria armamentística, del neo-conservadurismo y de las brutales maniobras de los lobbies, no podrán garantizar por siempre las relaciones especiales entre Israel y Estados Unidos.

Incluso manteniéndose por algún tiempo, es probable que la ayuda del amigo americano no sea suficiente para mantener un Estado judío étnicamente racista en un mundo árabe en plena transformación.

Y, sí, después de todo, puede que a medio plazo estas buenas noticias no lo sean tanto para los judíos de Israel. Estar rodeados por gentes que dan la bienvenida a la libertad, la justicia social y espiritual, cuyos barcos surcarán las aguas, unas veces del mar en calma, otras de mar gruesa, de la tradición y la modernidad, el capitalismo agresivo y la supervivencia cotidiana, no será fácil.

Ahora, sin embargo, hay una mayor esperanza de que cambios parecidos puedan darse en Palestina. Y ello con el fin de que el siglo -ahora ya más de un siglo- de sionismo termine de una vez y se logre la reconciliación entre los palestinos víctimas de políticas criminales y la comunidad judía.

Una reconciliación que ha de ser justa -o no será-, construida sobre la base de su derecho al retorno, así como de los derechos humanos, sociales y políticos -hasta ahora negados-, por los que también el pueblo de Egipto ha luchado valientemente durante las semanas de enero en que el mundo concentró su mirada en la plaza de Tahrir.

Ilan Pappé es profesor de Historia y Director del Centro Europeo de Estudios sobre Palestina de la Universidad de Exeter. Out of Frame: The Struggle for Academic Freedom in Israel (Pluto Press 2010) es su último libro. Traducción de Pilar Salamanca.

3 marzo, 2011 Posted by | 1.-ISRAEL | , , | Deja un comentario