cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Chávez descarta rebeliones como la de Egipto en Cuba, Ecuador o Venezuela

CARACAS. El presidente venezolano, Hugo Chavez, indicó hoy que protestas como las que se registran en varios países árabes están descartadas en naciones como Cuba, Ecuador o Venezuela porque sus pueblos hace años que se rebelaron.

por

EFE
Chávez calificó de “desubicados”  a quienes sugieren que fenómenos como los que están sacudiendo al mundo árabe se repitan en América Latina.

“¡Qué cosa, que en Venezuela, Ecuador o Cuba vaya a ocurrir algo”! Es que aquí ya empezó a ocurrir, hace tiempo que estamos en rebelión y como dice Fidel (Castro), estamos en rebelión revolucionaria ” , dijo Chávez.

El presidente venezolano explicó que lo que actualmente ocurre en Egipto  “ se inició aquí hace rato ”  con el levantamiento popular ocurrido en febrero de 1989, conocido como el  “ Caracazo ” .

“ En Egipto está ocurriendo lo del Caracazo, un despertar repentino de un pueblo. Apenas hemos visto los primeros escarceos. Son acontecimientos que marcan una nueva historia en el mundo entero ” , consideró Chávez.

El gobernante recordó que habló de estas cosas hace unos meses en Damasco con el presidente sirio, Bashar al-Assad, y le dijo que hace 20 años América Latina estaba dormida y comenzó a despertar, y se preguntó  “ ¿por qué no puede ocurrir lo mismo en el mundo árabe? ” .

Chávez se refirió a este asunto durante una conexión del canal estatal Venezolana de Televisión con el consejo de ministros que se celebra en el palacio de Miraflores, sede del gobierno.

19 de Febrero de 2011 01:2

19 febrero, 2011 Posted by | EDITORIAL, INTERNACIONAL | , , , , , | Deja un comentario

Correa recibe luz verde para convocar un nuevo referéndum en Ecuador

Según la oposición, el presidente busca más control sobre la justicia y la prensa en la consulta que se realizaría a finales de abril

EL PAÍS – Madrid – 16/02/2011

Solo llevó ocho horas y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha saltado el último escollo en su cruzada para convocar un referéndum constitucional, apenas dos años y medio después de haber aprobado una reforma de la Constitución.

Siguiendo los pasos de Venezuela y Colombia, el Tribunal Constitucional de Quito aprobó anoche las 10 preguntas de la consulta, que posiblemente se celebre a finales de abril. Es un referéndum que ha encontrado un férreo rechazo de la oposición que critica el afán de Correa de controlar el Sistema de Justicia, además de restringir la libertad de prensa del país a través de un Consejo de Regulación a los medios.

Tan es así que el jurista Roberto López y el expresentador de televisión y político opositor Carlos Vera presentaron ayer en la mañana ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Washington una demanda contra una consulta que a su juicio “versa sobre medidas totalitarias”.

Las preguntas están divididas en dos grupos, cinco que implican enmiendas y las otras cinco que buscan cambios en la legislación vigente.

“Es una victoria de la democracia y del pueblo ecuatoriano”, ha dicho hoy el presidente Correa, quien el próximo viernes recibirá el dictamen, que, tras su aprobación, será enviado al Consejo Nacional Electoral (CNE).

A partir de este momento, el organismo tendrá siete días para convocar el referéndum y 60 días para celebrarlo.

Las preguntas más incómodas para la oposición son precisamente las que tienen que ver con las modificaciones constitucionales.

Preocupa la relacionada con la prohibición a directivos e inversionistas de bancos y medios de comunicación ecuatorianos a tener negocios ajenos a estos sectores, que según Correa mantienen una “relación incestuosa”; y la creación de un Consejo de Regulación para controlar la difusión de contenidos en la prensa que contengan mensajes de violencia, sexuales o discriminatorios.

Pero la que causa más alarma son dos enmiendas que buscan la creación de una comisión que reestructure el sistema judicial y el Consejo de la Judicatura, órgano encargado del control de este poder. Correa -alegando lentitud e ineficiencia- quiere que los jueces sean elegidos por un comité conformado por un grupo de vigilancia independiente y miembros nombrados por la rama ejecutiva y el Congreso, dominado por el oficialismo.

Varios ex aliados de Correa han advertido de que la consulta viola la Constitución aprobada por la mayoría en septiembre de 2008, y que aumentará el poder del presidente sobre instituciones que deberían ser independientes, al estilo de como lo ha hecho en Venezuela Hugo Chávez.

Además en la consulta se propondrá convertir en delito “el enriquecimiento privado no justificado” y la no afiliación de los trabajadores a la Seguridad Social por parte de las empresas.

También se consultará a los ecuatorianos si se prohíben los juegos de azar así como las corridas de toros y peleas de gallos -que ya han sido rechazadas con actos de protestas por organizaciones taurinas-.

También se pretende modificar la caducidad de la prisión preventiva, que concede la libertad a los presos sin sentencia seis meses o un año después de su arresto.

Un sondeo de la firma Cedatos-Gallup, realizado en enero cuando aún no estaban claras las preguntas de la consulta, reveló que el 57 por ciento aprobaría el referéndum, la quinta ocasión en la que los ecuatorianos irían a las urnas desde que Correa asumió en enero de 2007.

18 febrero, 2011 Posted by | INTERNACIONAL, NOTICIAS | , , | Deja un comentario

El apoyo sudamericano a Palestina

ANDRÉS OPPENHEIMER 17/01/2011

Tras la reciente decisión de Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador y Chile de reconocer oficialmente el Estado de Palestina, los partidarios de la causa palestina se preparan para el próximo gran paso: una declaración regional de Sudamérica reconociendo un Estado palestino en un territorio que incluiría a Jerusalén oriental y otras zonas que se hallan actualmente en manos de Israel.

Todo parece indicar que esa propuesta se debatirá en una cumbre de países sudamericanos y árabes que se celebrará el 16 de febrero en Lima. Los organizadores dicen que a esa cumbre asistirán nueve presidentes latinoamericanos -incluida la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff- y 11 jefes de Estado árabes.

La noticia en otros webs

Una postura regional presionando a israelíes y palestinos para pactar la paz sería constructiva

En Sudamérica no hay un consenso absoluto sobre si ha llegado el momento de reconocer un Estado palestino, o sobre cómo hacerlo. Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador lo han reconocido en las fronteras anteriores a la guerra de 1967, en la que Israel ocupó -o recuperó, según la posición que uno apoye- Jerusalén oriental, Cisjordania y la franja de Gaza.

Venezuela es un apasionado defensor de la causa palestina y Uruguay ha anunciado que muy pronto reconocerá ese Estado.

Chile tomó cierta distancia de la postura liderada por Brasil al reconocer el Estado palestino sin hacer alusión a las fronteras anteriores a 1967, y Perú dice que aún no ha decidido si sumarse a los reconocimientos. Colombia, en tanto, afirma que no lo reconocerá hasta que los líderes israelíes y palestinos sellen un acuerdo de paz.

Walid Muaqat, el embajador palestino en Argentina, me dijo que en la cumbre de Lima “se va a solicitar sacar una declaración de reconocer el Estado palestino soberano e independiente sobre la frontera anterior al 4 de junio de 1967, incluyendo Jerusalén oriental como capital”.

Eso es lo que disponen las resoluciones de las Naciones Unidas que exigen que Israel se retire de los territorios ocupados, agregó.

Pero Israel y Estados Unidos dicen que el reconocimiento de los países sudamericanos de un Estado palestino dentro de las fronteras anteriores a 1967 es un obstáculo para las negociaciones de paz, subrayando que las resoluciones de las Naciones Unidas exigen una solución negociada del conflicto palestino-israelí.

Un reconocimiento sin un acuerdo de paz sería una violación de los mandatos de la ONU, señalan.

Peor aun, la actual ofensiva pro-Palestina de Sudamérica alejará aún más a los palestinos de la mesa de negociaciones, dicen los diplomáticos israelíes.

Si los líderes palestinos logran conseguir en la ONU una masa crítica de países que reconozcan el Estado palestino, buscarán una solución impuesta desde afuera, y las tensiones entre ambos bandos se agravarán, afirman.

El portavoz del Ministerio de Exteriores israelí, Yigal Palmor, me dijo que un reconocimiento sudamericano de un Estado palestino siguiendo las líneas de la reciente declaración de Brasil sería “contraproducente”.

Y agregó: “En este momento, los palestinos se niegan a volver a la mesa de negociaciones. Un reconocimiento de ese tipo los alentaría a no reanudar ningún tipo de negociación”.

Cuando le pregunté al ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José Antonio García Belaúnde, si la cumbre de Lima produciría una declaración final de reconocimiento de Palestina, me respondió que todos los acuerdos de la cumbre deberán ser consensuados.

Y dado que hay algunos países sudamericanos que todavía no han fijado su postura o se oponen a la idea, “va a ser difícil que se pueda aprobar un compromiso de todos en esa dirección”, señaló.

Mi opinión: la mayoría de los países sudamericanos asistirán a la cumbre de Lima más motivados por la búsqueda de oportunidades de comercio e inversiones.

Pero lo más probable es que la cumbre emita una declaración final que se acercará mucho al reconocimiento regional de un Estado palestino en las fronteras anteriores a 1967.

Sería mejor que adoptaran una postura más equilibrada. Si están decididos a zambullirse en el pantano de la política de Oriente Próximo -corren el riesgo de incrementar las tensiones entre sus propias comunidades judías y palestinas-, tendría más sentido hacerlo de manera ecuánime.

Está bien apoyar el nacimiento de un Estado palestino -debería crearse, y pronto- y está bien presionar al Gobierno de línea dura de Israel para que congele los asentamientos de colonos y se retire de varias áreas en disputa.

Pero al mismo tiempo habría que presionar a los palestinos para que reconozcan el derecho de Israel a existir como Estado judío, y para que abandonen su exigencia de que permita el ingreso de más de tres millones de descendientes de refugiados palestinos, lo que implicaría el aniquilamiento de Israel por la vía demográfica.

Una postura regional presionando tanto a israelíes como a palestinos a llegar a un acuerdo de paz sería mucho más constructiva.

19 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, INTERNACIONAL | , , , , , , | Deja un comentario