cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Lo que hay en Twitter es “público y publicable”

martes, 08 febrero 2011

Lo que hay en Twitter es “público y publicable”

Lo que los usuarios suben a Twitter es público y publicable. Así lo ha resueltoPress Complaints Commission (PCC), que vela por el cumplimiento del código de ética profesional en los medios de comunciación del Reino Unido, en su primer fallo referido a los contenidos disponibles en la plataforma demicroblogging.

El organismo regulador inglés ha actuado ante la denuncia de una trabajadora pública cuyos tweets fueron reproducidos por The Independent on SundayDaily Mail.

PCC ha tomado partido por los periódicos por considerar que no han violado la privacidad de la mujer, ya que su página en Twitter es abierta y por tanto accesible para cualquier internauta.

La aludida, Sarah Baskerville, ha asegurado que ella tenía la pretensión de dirigirse únicamente a los 700 seguidores con que contaba en la aplicación cuando sucedieron los hechos, en noviembre pasado, y que sus tweets son personales y no representativos de su empleador, el Departamento de Transportes inglés. Baskerville es una activísima usuaria de internet y de las redes sociales.

La comisión independiente ha destacado que cada vez son más los casos que se le plantean referidos a los contenidos disponibles en las redes sociales y su utilización por parte de los medios.

En este en particular tuvo en cuenta que la mujer no había tomado medidas para restringir su audiencia en Twitter (existe la posibilidad de publicar únicamente para los seguidores autorizados por cada usuario), por lo que podía ser leída por mucha más gente y sus tweets reenviados a sus propios contactos por parte de otros “tuiteros”.

También pesó en la decisión del PCC la naturaleza y pertinencia de las informaciones periodísticas en las que fue citada por el Daily MailThe Independent on Sunday, que reflejaban sus críticas al gobierno y sus quejas y confesiones como empleada del sistema público inglés.

Este caso puede servir de alerta para los usuarios, que muchas veces subestiman el alcance de ciertas plataformas y redes sociales o no prestan atención a la configuración de las opciones de privacidad que ofrecen la mayor parte de ellas.

También funciona como precedente para otros organismos que se encargan de velar por la privacidad de los usuarios, la protección de los derechos de autor y el buen comportamiento de los medios de comunicación y su relación con internet. Cada vez es más frecuente la polémica en torno a la republicación por parte de los periodistas de contenidos que la gente publica en sus perfiles en las redes sociales.

Anuncios

9 febrero, 2011 Posted by | 2.-INTERNET, redes sociales | , , , , , , , | Deja un comentario

¿Quién es Omar Suleiman?

LA SOMBRA DE HOSNI MUBARAK

El general Omar Suleiman, nuevo vicepresidente de Egipto tras la dimisión del Gobierno

Polvorín en el Norte de África

El general Omar Suleiman, vicepresidente de Egipto

  • Otro militar, Ahmad Shafiq, nuevo primer ministro y el encargado de formar un nuevo Ejecutivo
República/Agencias | Madrid

El general Omar Suleiman, director del Servicio General de Inteligencia de Egipto y considerado como el jefe de espionaje más importante del mundo árabe, fue nombrado este sábado nuevo vicepresidente del país, según informa los medios oficiales egipcios, tras la dimisión del Gobierno en pleno.

Además, el general Ahmed Shafiq, hasta ahora ministro de Aviación Civil, recibió este sábado la misión de formar un nuevo gobierno en Egipto al ser nombrado primer ministro de Egipto, informó la televisión pública. Shafiq reemplaza en el cargo a Ahmed Nazif, que presentó su renuncia a petición del presidente Hosni Mubara.

Mientras, más de 50.000 personas se encuentran  concentrados en la plaza de Tahrir, en el centro de El Cairo, según informa la cadena Al Yazira, al mismo tiempo que las autoridades han ampliado el toque de queda en los tres focos de las protestas contra el presidente egipcio Hosni Mubarak: la capital, Alejandría y Suez.

A las movilizaciones de El Cairo se suma otra de más de 2.000 personas en las calles de Alejandría.  La manifestación se produce pocas horas después de que Mubarak declarara su intención de mantenerse en el poder a pesar de las peores protestas registradas en Egipto desde el comienzo de su Gobierno hace tres décadas, que causaron en el último recuento al menos 53 víctimas mortales durante la jornada del viernes en El Cairo, Suez y Alejandría.

Un portavoz del Ejército egipcio ha advertido de que responderá “firmemente” a las violaciones del toque de queda impuesto desde las 16.00 horas  y realizó un nuevo llamamiento a respetar la norma.

Esta es la primera vez que el presidente Hosni Mubarak ha nombrado un vicepresidente en sus casi treinta años en el poder, como parte de la nueva configuración de su Gobierno que prometió el viernes para intentar contener las multitudinarias protestas que exigen su dimisión.

Analistas de Al Yazira apuntan que, con esta decisión, Suleiman se convierte en el candidato más probable para suceder a Mubarak al frente del país, por delante del hijo del presidente, Gamal.

Suleiman, nacido en Qana (sur de Egipto) hace 74 años, es considerado como uno de los principales confidentes de Mubarak y un aliado esencial de los servicios de Inteligencia occidentales tras los atentados terroristas de septiembre de 2001.

Durante los últimos años, además de su tarea al frente de la Inteligencia egipcia, también se ha desenvuelto como representante del país en las negociaciones de mediación para el conflicto de Oriente Próximo.

Desafiando el toque de queda

Mientras, miles de egipcios continúan en el centro de El Cairo, especialmente en la plaza Tahrir, tomada por el Ejército después de los violentos disturbios del viernes, que forzaron al presidente, Hosni Mubarak, a decretar el toque de queda. Esta protesta da a entender que parte de la población no está satisfecha con las promesas formuladas por Mubarak en su discurso de anoche, en el que hizo efectivo el cese de todo su Gobierno y prometió estudiar las peticiones de los manifestantes.

A primera hora de la mañana el ambiente era tranquilo y el Ejército estaba desplegado en puntos claves de la ciudad, mientras que no se veía rastro de la Policía. Las tanquetas de las Fuerzas Armadas se encontraban apostadas en la plaza Tahrir, en los alrededores del Museo Egipcio y mantenían cortada la avenida paralela al Nilo, a la altura de la sede del gobernante Partido Nacional Democrático, donde continuaba el incendio desatado en la noche del viernes.

También mantenían una fuerte vigilancia sobre el edificio de la televisión pública egipcia, que grupos de manifestantes intentaron asaltar este viernes, sin lograr su propósito.

En la plaza Tahrir (Liberación, en árabe), epicentro de las protestas de los últimos días, centenares de personas, en su mayoría hombres jóvenes, continuaban apostados tras una noche en vela y dialogaban con los soldados.

En la noche del viernes, después de que Mubarak ordenara al Ejército que apoyara a la Policía para garantizar la seguridad, los militares fueron aclamados por los miles de egipcios que continuaban en la calle a pesar del toque de queda.

“La intifada continuará”

Por su parte, el líder opositor Mohamed ElBaradei, advirtió a las autoridades egipcias de que “la intifada” organizada por la población “continuará” hasta que se pongan en marcha las reformas necesarias.

“Quien sea el nuevo presidente no deberá interponerse en el camino de las reformas”, indicó ElBaradei en una entrevista a la cadena panárabe Al Yazira. “Los egipcios deben elegir a su líder. Sea quien sea el presidente, le corresponden decidir a los egipcios”, agregó.

El ex director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y premio Nobel de la Paz apostó por una “solución conciliatoria” que pase por la redacción de “una nueva constitución por la que los egipcios tendrán el derecho de elegir a sus representantes”. “Mi objetivo es el cambio. Dije que Mubarak debe marcharse. No creo que se vaya, pero las protestas continuarán si no lo hace”, aseguró.

Mensaje de Mubarak

Mubarak hizo el anuncio en un mensaje por televisión que pronunció a las 00.15 hora local (22.15 GMT de este viernes), en su primera intervención desde las protestas contra su régimen que estallaron el pasado martes y se intensificaron el viernes.

En su discurso, el gobernante, de 82 años, dijo que era consciente de las demandas de reformas políticas, sociales y económicas que han llevado a los ciudadanos a salir a la calle, pero insistió en la necesidad de mantener la seguridad bajo control. “Hay una línea muy estrecha entre la libertad y el caos”, afirmó el presidente egipcio.

A pesar de que las protestas se han centrado en las últimas horas en pedir la renuncia de Mubarak, en el poder desde 1981, el gobernante egipcio no expresó ninguna intención de renunciar al poder.

“Soy consciente de las aspiraciones en favor de más democracia, el combate del desempleo, la lucha contra la pobreza y el combate de la corrupción”, afirmó Mubarak. “Pero los objetivos que se buscan -añadió- no pueden ser logrados por la violencia, sino por el diálogo nacional y esfuerzos que unan a las partes”.

Hizo un llamamiento especial a los jóvenes “para trabajar por el interés de la gente”. “Incendiando los bienes no se puede satisfacer las aspiraciones de la gente”, añadió.

Alejandría en manos de los ciudadanos

El control de la ciudad egipcia de Alejandría ha pasado a manos de la población civil después de que más de medio millón de manifestantes expulsaran a las fuerzas de seguridad del presidente Hosni Mubarak y asaltaran posteriormente la sede de Gobierno, según informa la cadena panárabe Al Yazira.

“La ciudad está en manos de los manifestantes”, informó un corresponsal de la emisora, quien explicó que los participantes de las protestas han conseguido echar “a botellazos” a la Policía egipcia antes de tomar por la fuerza la Gobernación de la ciudad. “No hay presencia policial en la sede de Gobierno. Todos se han marchado”, indicó.

Las protestas, según la enviada de Al Yazira, se han concentrado en torno a la mezquita en la que se produjeron violentos enfrentamientos con la Policía el pasado junio después de la muerte de un joven tras ser golpeado por agentes. Alejandría es considerada como un bastión de los Hermanos Musulmanes, principal grupo opositor del país y que no está reconocido legalmente.

Toque de queda en todo el país

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, en su capacidad de comandante del Ejército, ha ampliado el toque de queda a todas las ciudades del país, según ha informado la televisión estatal.

Inicialmente, la televisión estatal había informado de un toque de queda en El Cairo, Alejandría y Suez entre las las 18:00 horas y las 7:00 horas (una hora más en España).

“Tras lo atestiguado en algunas provincias en términos de disturbios, anarquía, saqueo, destrucción, ataques e incendios de propiedades públicas y privadas, incluidos ataques contra bancos y hoteles, el presidente Hosni Mubarak ha decretado el toque de queda como comandante militar”, ha señalado la televisión.

Para que esto sea posible, ha ordenado al Ejército que respalde a la Policía, que hasta ahora había sido la única encargada de contener a los manifestantes.

Aunque el toque de queda ya estaba en vigor en las tres principales ciudades del país, miles de ciudadanos no lo están respetando y continúan protestando en las calles. En El Cairo, han prendido fuego a la sede del partido de Mubarak y también habrían irrumpido en el Ministerio de Exteriores, y en Suez los manifestantes se han encaramado en lo alto de los tanques militares.-

egipto

Par VerdePublié dans : Komunismo AnarkistaPartager 
Retour à l’accueil

El Ejército egipcio sigue respaldando a Hosni Mubarak, y el personaje clave es Omar Suleiman, vicepresidente luego de años como jefe de Inteligencia, y quien surge como el candidato oficialista a liderar una transición si no pudiera llegar Mubarak. La revista digital El Puerco Espin tradujo una nota de New Yorker.

04/02/2011 |

  • ¿Quién es Omar Suleiman?Omar Suleiman, en una foto con Yasser Arafat, fallecido líder de la OLP.
por JANE MAYER
NEW YORK (New Yorker). Uno de los “nuevos nombres” mencionados como posible alternativa al presidente Hosni Mubarak de Egipto, Omar Suleiman, no es, en verdad, tan nuevo para quien haya seguido la política norteamericana de entregas de sospechosos de terrorismo.
Después de disolver su gabinete, Mubarak nombró vicepresidente a Suleiman y, de acuerdo con muchos comentaristas, está en posición de ser un eventual sucesor y una alternativa a Gamal Mubarak, hijo y pretendido heredero de Mubarak hasta la crisis actual.
Suleiman es una incógnita muy bien conocida en Washington. Delicado, sofisticado y de inglés fluido, ha servido por años como el principal conducto entre los Estados Unidos y Mubarak.
Aunque tiene una reputación de lealt y eficiente, también carga con algún equipaje polémico desde el punto de vista de quienes buscan una nueva página en derechos humanos.
Como describo en mi libro“The Dark Side” (El Lado Oscuro), desde 1993 Suleiman ha conducido el temido servicio de inteligencia egipcio.
En tal cargo, fue el hombre apuntado por la CIA en Egipto para las entregas –el programa encubierto en el que la CIA secuestraba sospechosos de terrorismo en el mundo y los enviaba a Egipto y otros lugares para ser interrogados, a menudo en condiciones brutales.
Como fue expuesto en gran detalle por Stephen Grey en su libro “Ghost Plane” (Avión Fantasma), desde comienzo de los 90s, Suleiman ha negociado directamente con los más altos funcionarios de la Agencia.
Cada entrega fue autorizada en los más altos niveles de los servicios de inteligencia egipcio y norteamericano. Edward S. Walker, Jr., un ex embajador norteamericano en Egipto, describió a Suleiman como “muy brillante, muy realista”, y añadió que sabía que había una contracara para“alguna de las cosas negativas en que los egipcios se metían, la tortura y demás. Pero, por cierto, no era remilgado”.

Técnicamente, la ley norteamericana requiere que la CIA busque “reaseguros” de que los sospechosos entregados a Egipto no sufrirán torturas. Pero bajo el reino de Suleiman en el servicio de inteligencia, tales seguridades eran consideradas cercanas a cero. Como testificó más tarde ante el Congreso Michael Scheuer, un ex funcionario de la CIA que ayudó a establecer la práctica de las entregas, aún si tales “seguridades” hubieran estado escritas en tinta indeleble, “no valían un balde de saliva tibia”.
Actualización
Más documentación del rol de Suleiman en el programa de entregas aparece en el libro de Ron Suskind, “The One Percent Doctrine” (La Doctrina del Uno Por Ciento). Katherine Hawkins, una abogada de derechos humanas de buen ojo que hizo investigación legal para mi libro, señala que, de acuerdo con Suskind, Suleiman fue la conexión de la CIA para la entrega de un sospechoso de Al Qaeda conocido como Ibn Sheikh al-Libi.
El caso de Libi es particularmente polémico, en gran parte porque jugó un rol en construir el argumento para la invasión norteamericana de Irak.
A  fines de noviembre de 2001, las autoridades paquistaníes capturaron a Libi y lo entregaron a funcionarios norteamericanos en la Base Aérea Bagram, en Afganistán, para interrogatorio. Allí fue interrogado por dos agentes del FBI de Nueva York que habían trabajado en casos de terrorismo durante años. Ellos estaban convencidos de que hacían grandes progresos –obteniendo de Libi información valiosa y sobre la que se podía actuar. Pero en Washington había estallado una batalla entre el FBI y la CIA sobre quién debería encargarse del interrogatorio.
Suskind escribe:
“El debate llegó a(l director del FBI, Robert) Mueller y (al director de la CIA, George) Tenet, y Tenet –apelando directamente a Bush y Cheney— revaleció. Al-Libi fue maniatado y vendado para un viaje a El Cairo, donde sería entregado a Omar Suleiman, el jefe de inteligencia de Egipto y amigo de Tenet”.

Lo que ocurrió a Libi en Egipto, mientras estaba en poder del servicio de inteligencia egipcio, está documentado en detalle en el informe bipartidista dado a conocer en 2006 por el Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia.
De acuerdo con el informe, Libi dijo más tarde a la CIA que las autoridades egipcias se sintieron insatisfechas con su nivel de cooperación, así que lo encerraron en una pequeña jaula durante 80 horas.
Luego lo sacaron, lo tumbaron y lo golpearon durante quince minutos. Los funcionarios egipcios presionaban a Libi, que conocía a Ben Laden. Personalmente, para que confirmara la afirmación de la administración Bush de que había lazos entre Al Qaeda y Saddam Hussein. En particular, los egipcios querían que Libi confirmara que los iraquíes estaban en proceso de entregar a Al Qaeda armas químicas y biológicas.
En esta línea de investigación, los egipcios parecían estar actuando de acuerdo con los deseos de los Estados Unidos, que querían documentar su caso para ir a la guerra contra Irak. Bajo presión, Libi eventualmente accedió. Detalles de su confesión acabaron en el discurso clave que el entonces secretario de Estado Colin Powell dio en Naciones Unidas en febrero de 2003 para justificar la guerra.
Varios años más tarde, sin embargo, después de que la invasión norteamericana en Irak no encontrara tales armas de destrucción masiva o lazos entre Ben Laden y Saddam Hussein, Libi se retractó.
Cuando, más tarde, el FBI le preguntó por qué había mentido, él echó la culpa a la brutalidad del servicio de inteligencia egipcio. Como reportaron primero Michael Isikoff y David Corn en su libro“Hubris”, Libi explicó: “Me estaban matando”” “tenía que decirles algo”.

El hombre nombrado por el presidente Hosni Mubarak, como su primer vicepresidente, el antigüo jefe de inteligencia egipcio, Omar Suleiman, colaboró con el programa de la CIA que, so pretexto de interrogar a sospechosos de terrorismo, secuestraba a personas en cualquier parte del mundo para someterlas a torturas.

Su papel en la controvertida “guerra contra el terror” ilustra los lazos que unen a los Estados Unidos y el régimen egipcio.Con Mubarak en peligro, Suleiman fue ungido vicepresidente de la semana pasada y ahora está intermediando con la oposición con “miras a solucionar la crisis”.

Sus relaciones con el imperio se arraigan a su conformación político ideológica. Suleiman recibió capacitación en la década de 1980 en la Escuela Especial de Guerra John F. Kennedy y el Centro de Fort Bragg en Carolina del Norte.

Suleiman es un sofisticado agente de occidente en la región, que ha llevado a cabo negociaciones sensibles en el conflicto entre Israel y los palestinos, así como conversaciones entre las rivales facciones palestinas, por lo que ha obtenido los elogios en Washington.

Como jefe de espías, Suleiman participó activamente del controvertido programa de la CIA en el que los sospechosos de terrorismo fueron capturados por los estadounidenses y trasladados a Egipto, sin procedimiento judicial, y sometidos a interrogatorios en los que se incluían técnicas de torturas.

Por otra parte, una coalición de grupos opositores advirtió este martes al Gobierno egipcio que sólo habrá conversaciones con el Ejército de cara a una transición una vez el presidente del país, Hosni Mubarak, renuncie a su cargo, como le pidieron los dos millones de manifestantes que se acharon ayer a la calle.

“Nuestra primera demanda es que Mubarak se marche. Sólo después de eso podrá empezar un diálogo con los militares sobre los detalles de una transición pacífica del poder”, explicó Mohamed al Beltagi, ex diputado miembro de los Hermanos Musulmanes.

Según Beltagi, la oposición está operando bajo el autodenominado Comité Nacional para el Seguimiento de las Demandas del Pueblo, que incluye a los Hermanos Musulmanes, a la Asociación Nacional para el Cambio que lidera Mohamed ElBaradei, partidos políticos y a importantes personalidades, incluidos coptos.

En un comunicado posterior en nombre del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Bedie, el grupo opositor ha dejado claro que no reconoce la legalidad de ninguna de las decisiones gubernamentales adoptadas desde el 25 de enero, cuando comenzaron las protestas.

Asimismo, han reclamado que el juez que dirige el Tribunal Constitucional asuma el cargo de presidente de transición y que se forme un gobierno interino que organice elecciones parlamentarias. A continuación, se celebrarían elecciones presidenciales tras las enmiendas constitucionales aprobadas por la asamblea.

Según Essam al Erian, uno de los dirigentes de los Hermanos Musulmanes, esto descartaría dialogar con Omar Suleiman, el nuevo vicepresidente. “Incluso después (de que se marche Mubarak), rechazamos tratar con Omar Suleiman”, aseveró.

Tras el día de protestas de ayer, el presidente Mubarak se dirigió al país en un discurso televisado en el que anunció que no se presentará a las próximas elecciones presidenciales.

En un discurso con múltiples referencias a su trayectoria personal como soldado que había luchado por la libertad del país, Mubarak intentó presentarse como un hombre que “nunca ha buscado ocupar un cargo de tanta responsabilidad y poder”, a la vez que argumentaba que era el único con la “legitimidad” para liderar el proceso de transición.


7 febrero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, INTERNACIONAL | , , , | Deja un comentario