cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

El euro no se hundirá

Esto no se hundirá

3 diciembre 2011 – 23:35 – Autor: zoomboomcrash

Hace muchos meses que vengo escuchando el fin de euro, el fin de la Unión Europea, el hundimiento de la economía española, el colapso total, la explosión cósmica…

No va a pasar.

Sufriremos, nos angustiaremos, rozaremos el abismo, el euro parecerá que se desmorona, habrá más sustos como el de Grecia, los articulistas anunciarán el apocalipsis financiero… Pero no nos vamos a ir al carajo.

No voy a decir que las crisis forman parte de la historia de la economía. Eso suena a pescao podrido. Voy a decir que en los momentos duros hay que ser duro como el diamante.

Y este es un momento duro. Pero ha habido otros.

Parece que muchos han olvidado lo que supuso entrar en el Mercado Común en 1986. Las empresas españolas no estaban preparadas. Llevábamos diez años de crisis.

¿Saben lo que dijeron un montón de empresarios catalanes que entrevisté a finales de 1985? Que era bueno entrar en el Mercado Común porque les obligaría a adaptarse, a renovar, a modernizarse. A ser competitivos.

Y empezamos fatal: Seat ya era de los alemanes, la naval estaba desmantelada, las acerías no eran competitivas, las multinacionales compraban empresas españolas en los outlets

Pero no nos hundimos.

¿Es que no nos hemos dado cuenta de lo que supuso entrar en el euro en 1999? España no estaba preparada en 1996. El paro era del 24%. Tuvimos que hacer muchos sacrificios: congelar salarios de funcionarios, paralizar la obra pública…

Pero no nos hundimos. En tres años, nuestras cifras habían superado a las de Alemania y fuimos un alumno destacado.

¿Es que hemos olvidado lo que sucedió en octubre de 2008? La credibilidad del sistema financiero estaba al borde del abismo. Hubo gente que empezó a hacer cola en los bancos para sacar dinero y meterlo en un calcetín. Pero un mes después de la caída de Lehman, el límite del Fondo de Garantía de Depósitos subió de 20.000 a 100.000 euros.

No nos hundimos. Y se salvaron los ahorros.

Ahora estamos rescatando a nuestro sistema financiero. Estamos tratando de castigar a los ejecutivos responsables. Ya hemos castigado a los políticos responsables (al menos en las urnas).

Nos queda mucho por andar. Esto no es un discurso político. Es la verdad. Nos queda mucho por sufrir.

Habrá terremotos financieros, se disparará la prima de riesgo, caerá la bolsa, los gobiernos europeos se pelearán, veremos un paro por encima de 5 millones, más cajas serán intervenidas, la prensa publicará más escándalos de ejecutivos irresponsables que arruinaron a las entidades, el Gobierno de Rajoy tomará muchas decisiones equivocadas, habrá más recortes sociales, escucharemos declaraciones terroríficas de políticos europeos, habrá huelgas, caerán cargos políticos, los alemanes protestarán, muchas empresas abusarán de la situación,muchas pymes se desvanecerán…

Pero no nos hundiremos. Hay más gente interesada en salvar esto, que en hundir esto.

Y cuando pase la crisis, no sé si dentro de dos o cinco o diez años, me gustaría mirar atrás y señalar a los que se enfrentaron a los problemas y los resolvieron.

Creo que Goethe dijo algo así: “No tiembles, tú que eres robusto, aunque otros se acoquinen; si quieres asustar al Diablo tienes que gritar mucho”.

(Mi Twitter para los aguafiestas:

http://twitter.com/#!/ojomagico

O en el periódico:

http://twitter.com/#!/la_informacion )

Anuncios

4 diciembre, 2011 Posted by | CRISIS | , | Deja un comentario

Los bancos se preparan para el fin del euro

Los bancos se preparan para el fin del euro

Muchos analizan opciones ante una eventual ruptura de la eurozona

Por Liz Alderman  | The Wall Street Journal Americas

ARIS.- Para el creciente número de observadores que temen que la ruptura de la eurozona esté a la vuelta de la esquina, la canciller alemana, Angela Merkel, tiene una réplica afilada: nunca ocurrirá.

Pero algunos bancos ya parecen no estar tan seguros, sino todo lo contrario. En especial después de que esta semana la crisis de las deudas soberanas amenazó con engullirse también a Alemania, cuando los inversores comenzaron a cuestionar la solidez de ese país como pilar fundamental de la estabilidad europea.

Anteayer, Standard & Poor’s rebajó la calificación crediticia de Bélgica de AA+ a AA, al asegurar que ese país podría no ser capaz de reducir la enorme carga de su deuda en lo inmediato. Las agencias calificadoras advirtieron esta semana que Francia podría perder su AAA si la crisis se profundizara. El jueves pasado, rebajaron la calificación de la deuda de Portugal y de Hungría a niveles de bonos basura.

Mientras los líderes europeos aún dicen que no hay necesidad de diseñar un Plan B, algunos de los principales bancos del mundo y sus supervisores están haciendo exactamente eso. “No podemos, ni vamos a ser indulgentes en este sentido”, dijo Andrew Bailey, regulador de la Autoridad de Servicios Financieros de Gran Bretaña. “No debemos ignorar la perspectiva de una salida desordenada de la eurozona de algunos de sus miembros”, advirtió.

Esta semana, bancos como Merrill Lynch, Barclays Capital y Nomura emitieron una catarata de informes que analizan la probabilidad de una ruptura de la eurozona. “La crisis de deuda entró en una fase mucho más peligrosa”, escribieron analistas de Nomura. A menos que el Banco Central Europeo (BCE) dé un paso al frente para hacer lo que los políticos no logran, “a estas alturas, una ruptura del euro dejó de ser posible para ser probable”, señaló el banco.

Las principales instituciones financieras británicas, como el Royal Bank of Scotland, ya tienen sus planes de contingencia para el caso de que lo inimaginable se haga realidad.

Funcionarios de organismos reguladores de Estados Unidos presionan a bancos norteamericanos, como el Citigroup, para que reduzcan su exposición a la eurozona.

Pero las instituciones de los países grandes de la eurozona que se contagiaron de la crisis no parecen compartir la misma preocupación.

Los bancos de Italia y Francia -en particular- no están elaborando planes de contingencia, por la sencilla razón, dicen los banqueros, de que concluyeron que la ruptura de la eurozona es imposible.

Aunque bancos como BNP Paribas, Société Générale, UniCredit se deshicieron de decenas de millones de euros en bonos europeos, la idea es que no hay motivos para hacer más que eso. “Mientras que en Washington prevalece la idea de que Europa puede quebrarse, aquí creemos que Europa debe seguir siendo como es -dijo un banquero francés-. Nadie cree que haya necesidad de un plan B.”

Esta semana, los líderes europeos aseguraron estar más comprometidos que nunca con la supervivencia del euro? en especial con las elecciones presidenciales en ciernes: en Francia, en 2012, y en Alemania, en 2013. Merkel dijo estar dispuesta a redoblar sus esfuerzos para empujar a la Unión Europea (UE) hacia una mayor integración política y fiscal.

Esa tarea parece ser un poco más fácil ahora que la crisis se cargó a los líderes de los países más afectados por la crisis, como Italia y España. Pero sigue siendo una lucha cuesta arriba, y esta semana Merkel continuó con su oposición a la emisión de eurobonos con respaldo de la eurozona.

En términos políticos, hasta la idea de la separación de Grecia es considerada cada vez más un anatema. A pesar de que en ese caso Grecia y sus bancos acreedores podrían ser rescatados por los contribuyentes europeos hasta dentro de nueve años, los funcionarios temen que el desprendimiento de ese país abra una caja de Pandora: una especie de segundo Lehman Brothers o la salida de otros países de la eurozona.

El euro, creado hace más de una década, abrió paso a años de prosperidad para sus miembros, en especial Alemania, mientras las tasas de interés descendían y el dinero llovía sobre la región. Hasta que hace tres años la quiebra de Lehman sembró el caos en los mercados de crédito globales. Y la crisis financiera revivió cuando Grecia quedó al borde del default.

La creación de la eurozona implicó un entramado de contratos y de activos entre países, pero ninguno que previera la posibilidad de que un miembro abandonara el euro.

Sin embargo, mientras la crisis avanza hacia el norte rico, los bancos se preparan para cualquier desenlace. Por ejemplo, como para Grecia podría ser legal, financiera y políticamente complicado dejar la eurozona, algunos bancos ya piensan cómo sería la conversión de euros a dracmas o cómo se ejecutarían los contratos.

El Royal Bank of Scotland es uno de los tantos que están testeando su capacidad de respuesta. “Realizamos análisis de respuesta a la presión de lo que sucedería si el euro se cae o demás eventualidades, como la expulsión de algunos países de la eurozona”, dijo Bruce von Saun, del grupo RBS.

Ciertas empresas están tomando iguales recaudos. La gigantesca operadora turística alemana TUI causó mucho revuelo cuando envió una carta a los hoteleros griegos para exigir una renegociación de los contratos, pero en dracmas, para protegerse de las pérdidas que le generaría una salida de Grecia del euro.

Algunos bancos ya no tienen puesto el ojo sólo en pocos países. Merrill Lynch fue el último en emitir un informe que analiza lo que sucedería si tuviesen que volver a sus antiguas monedas. Si España, Italia, Portugal y Francia debiesen hoy reimprimir sus viejas monedas, seguramente se depreciarían frente al dólar y revelarían la debilidad de sus economías.

El principal daño de una ruptura del euro, dijo Stephen Jen, director de SLJ Macro Partners, de Londres, sería “el riesgo de la redenominación” -el efecto impredecible que tendría en los activos financieros-, ya que las nuevas monedas buscarían posicionarse en el mercado y el valor de los contratos establecidos en euros sería cuestionado.

La mayoría de la gente espera que no ocurra. “Con la quiebra de Lehman fue lo mismo: nadie sabía lo que iba a pasar a continuación”, dijo un banquero francés. “Y Lehman era una empresa, no un país. Si un país abandona el euro… hay que multiplicar ese efecto por diez”, concluyó.

 

  • Continuidad. La canciller alemana, Angela Merkel, asegura que la ruptura de la eurozona nunca ocurrirá.

 

 

  • Diagnóstico. Merrill Lynch, Barclays Capital y Nomura emitieron varios informes que analizan la probabilidad del fin de la eurozona.

 

 

  • Plan B. Algunos de los principales bancos del mundo ya trabajan en opciones ante un posible quiebre del euro.

 

Traducción de Jaime Arrambide .

 

27 noviembre, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, BANCA, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA | , | Deja un comentario

Niño Becerra: “Ni Grecia ni el resto de PIIGS debían haber entrado en el euro”

Niño Becerra: “Ni Grecia ni el resto de PIIGS debían haber entrado en el euro”

elEconomista.es
31/10/2011 –
Grecia rescate

Foto: Archivo

elEconomista.es en Twitter

En profundidad

La semana pasada, el presidente francés,Nicolas Sarkozy, admitió que el ingreso de Grecia en la zona euro “fue un error”, porque el país adoptó el euro “con cifras que eran falsas”.

El economista Santiago Niño Becerra da la razón al presidente francés al admitir el fallo, pero piensa que “Sarkozy fue extraordinariamente prudente. A Grecia tenía que haber añadido el resto de los PIIGS”, asegura.

 

“Por fin alguien lo ha dicho, ha costado una eternidad, pero al fin alguien ha dicho lo que en su día poquísimos dijimos, y luego algunos más apuntaron: hubo alguien que fue metido en la zona euro pero que no debió haber entrado”, señala Niño Becerra en su blog de La carta de la Bolsa.

Sin embargo, el catedrático de Estructura Económica va más allá y asegura que ni Portugal, ni Irlanda, ni Italia, ni España, además de Grecia debían haber formado parte de la moneda única.

“Ni por estructura de PIB, ni por productividad, ni por marco competitivo, ni por nivel de renta, ni por tasa de desempleo y subempleo, pero a los PIIGS se les metió porque dentro iban a ser fuentes de negocio, como así ha sido”, apunta Niño Becerra. “Las consecuencias que su entrada fuese a tener se verían mañana: ¡siempre es mañana!”, agrega el economista.

Lo que se pregunta el autor es si el país heleno falseó las cifras sin más. “¿Alguien puede creerse que durante diez años Grecia haya podido estar engañando reiteradamente a todo el aparato de Eurostat, la oficina de estadística europea?”.

¿Qué tiene que ofrecer Grecia al mundo?

Grecia entró en el euro el 1 de enero de 2001, por lo que se ha tardado 10 años en admitir el error. Ahora bien, ya poco se puede hacer. “Su estancia en la moneda única está siendo terrible”, asegura Niño Becerra.

El país fue rescatado en mayo de 2010 con 110.000 millones de euros, que resultaron insuficientes. Los líderes europeos negocian un segundo paquete de ayuda internacional para el país heleno, que incluye una quita del 50% de la deuda griega para los inversores privados.

“Todo esto va a tener consencuencias terribles para Grecia. Aunque se cumpla con tiralíneas lo acordado: una deuda del 120% del PIB en 2020, ¿qué tiene para ofrecer Grecia al mundo en una situación de crisis sistémica?”, se pregunta Niño Becerra.

“Va a ser utilizado para pagar lo que debe, es decir, lo que le espera a la población griega es el empobrecimiento. Y para eso: para que pague lo que debe”.

A juicio de Niño Becerra, “Grecia va a ser monitorizada en tiempo real a fin de que no se aparte ni un milímetro de lo marcado y para que haga lo que le vayan diciendo a fin de que pueda pagar lo que debe”.

Y qué ocurrirá con el resto de los PIIGS? “Hagan una regla de tres”, sentencia Niño Becerra.

FUENTE ELECONOMISTA

31 octubre, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, CRISIS | , , , | Deja un comentario

El euro está en la UCI: ¿merece la pena salvarlo? ¿Hay alternativas?

OCT
31

El euro está en la UCI: ¿merece la pena salvarlo? ¿Hay alternativas?

Pacto por el euro

89% de actividad social

El euro está en la UCI: ¿merece la pena salvarlo? ¿Hay alternativas? 188

MIGUEL MÁIQUEZ

El euro, en cuidados intensivos

<a title="Euro

El euro se enfrenta a su peor momento desde su nacimiento, hace doce años. (Archivo)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/10/30/36475-620-426.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Euro

El euro se enfrenta a su peor momento desde su nacimiento, hace doce años. (Archivo)

<a title="Euro

El euro se enfrenta a su peor momento desde su nacimiento, hace doce años. (Archivo)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/10/30/36475-620-426.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Ampliar

  • La crisis de la deuda en Europa ha colocado a la moneda única ante el momento más difícil de su historia.
  • Los líderes europeos han apostado firmemente por su salvación, pero las medidas decididas plantean dudas y tendrán un precio.
  • ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? ¿Qué se va a hacer? ¿Con qué consecuencias? ¿Hay alternativas? ¿Qué pasaría si se abandona el euro? ¿Vale la pena salvarlo?
  • MIGUEL MÁIQUEZ. 30.10.2011 – 13.51h
Puede que el economista canadiense Robert Mundell no sea especialmente conocido más allá de los círculos especializados, pero si hubiese que señalar a alguien como ‘el padre del euro’,este profesor, Premio Nobel de Economía en 1999, y casi octogenario ya, sería, probablemente, el candidato número uno.

Unos veinte años antes de que 17 estados europeos decidiesen dar el paso más ambicioso en la historia de la Unión y adoptasen el euro como moneda común, Mundell escribió, a principios de los setenta, una serie de trabajos sobre las “áreas monetarias óptimas” que acabaron constituyendo el armazón básico de lo que sería la Eurozona.
Existe una moneda única, pero funcionando en territorios con realidades muy diferentes, y con poca posibilidad
de ser equilibrados
En aquellos trabajos Mundell llegaba a la conclusión de que, en cualquier región dentro de una zona monetaria, si se quiere mantener un nivel de empleo, una condición básica es evitar los “choques asimétricos”,recurriendo, por ejemplo, a una movilidad laboral real.
En Europa, la eliminación de barreras legales para el movimiento de trabajadores creó un mercado laboral único, pero las diferencias económicas, lingüísticas y culturales, así como la falta de un auténtico poder central y coordinado, hicieron que la movilidad laboral al estilo estadounidense resultase inalcanzable. En este aspecto, como en muchos otros, Europa no fue capaz de evitar los “choques asimétricos”.
El resultado es que existe una moneda única, pero funcionando en territorios con realidades muy diferentes, y con poca posibilidad de ser equilibrados. Esto, en un contexto de recesión económica, con una crisis de deuda galopante en las partes más débiles, y bajo el fuego continuo de los mercados especulativos, acaba desencadenando una tensión difícilmente soportable para la moneda común.
Y la solución quirúrgica de extirpar el órgano infectado para mantener vivo al resto del organismo, es decir, la salida de Grecia de la zona euro, en este caso, no es considerada aceptable por los gobernantes de la Eurozona, que temen un irreversible efecto dominó cuyo resultado sería, al final, la muerte del paciente.
O, lo que es lo mismo, el fin del euro, o su transformación en algo completamente diferente, en un escenario en el que la moneda única podría tal vez sobrevivir en los países del norte (Alemania, Francia), con Italia y España como posibles acompañantes, pero en el que el euro, tal y como lo conocemos hoy, habría dejado de existir.
¿Cómo se ha llegado hasta aquí? ¿Qué se va a hacer para intentar solucionarlo? ¿Con qué consecuencias? ¿Hay otras alternativas? ¿Qué pasaría si se acaba el euro? ¿Vale la pena salvarlo?

Defectos de nacimiento

No son pocos los analistas que piensan que la actual crisis del euro es consecuencia demúltiples errores que se cometieron a la hora de crear la unión monetaria.
El argumento principal es que no se puede crear una unión monetaria sin tener antes una unión fiscal y también política, y que una unión monetaria sólo es económicamente factible en el caso de que los países miembros de la misma constituyan un área económica homogénea.
La consecuencia fundamental de estas carencias sería la existencia de dos grupos de paísesclaramente diferenciados, con la consiguiente ralentización del crecimiento económico de la Eurozona, a lo que habría que unir, según estos expertos, los perjuicios que ha ocasionando la política monetaria impuesta, principalmente desde el año 2001, por el Banco Central Europeo(BCE).
Las diferencias entre los países periféricos y el núcleo duro de la UE aumentaronUna disciplina fiscal única entre los países miembros habría permitido alcanzar la austeridad en el gasto público con presupuestos equilibrados y bajo endeudamiento soberano, pero las diferencias entre los países periféricos (Grecia, España, Italia, Portugal, Irlanda) y el núcleo duro de la UE (Alemania, Francia), en vez de disminuir, aumentaron, lo que ha acabado poniendo en peligro el proyecto de la moneda única.
Por otra parte, los pactos de estabilidad y crecimiento, vitales para apuntalar el euro como moneda con futuro, no se aplicaron con la suficiente firmeza: Alemania, por ejemplo, incumplió desde el principio los criterios para mantenerse en la zona euro.
Eso sin contar con que Grecia mintió para entrar en la Eurozona, ya que en realidad no estaba preparada para su ingreso en la unión monetaria (cuando Yorgos Papandreu ganó las elecciones desveló un déficit del 12,7% del PIB, frente al 3% que esgrimía el anterior gobierno).

La herida se abre

A pesar de estos problemas de fondo, el euro se presentó desde un principio como una moneda firme y estable.
Esto hizo que los inversores no se preocupasen excesivamente por la inflación cuando compraron bonos de países de la Eurozona y, como resultado, Grecia fue capaz de emitir bonos a tasas de interés más bajas de lo que hubiera sido capaz antes de adoptar el euro. En parte debido a que podía pedir dinero prestado más barato, Atenas disparó sus gastos.
El gasto desorbitado es, al menos, una de las interpretaciones de las causas del déficit griego.
Otra lo relaciona más con las decisiones del anterior gobierno conservador heleno de no aplicarpolíticas fiscales más duras, y destaca que el problema del déficit se basa más en la falta de ingresos al Estado (impuestos), que en un gasto público capaz de generar inversión y de impulsar la actividad económica y el empleo.
Sea como fuere, el caso griego es el más extremo, pero no el único.
La mayoría de los países de la UE navegaron durante años en un supuesto mar de aguas tranquilas que, con el estallido de la crisis económica global, resultó ser un espejismo. 
El gasto sin control, la cultura deendeudamiento y los créditos baratos que engrosaban las arcas de los bancos y el supuesto bienestar de sus clientes, la demonización de los impuestos, y, en el caso de España, situaciones como la burbuja inmobiliaria, acabaron dando sus frutos.
La mayoría de los países de la UE navegaron durante años en un supuesto mar de aguas tranquilas que resultó ser un espejismoLa actividad económica cayó, las arcas públicas se vaciaron y los Estados se vieron obligados recurrir a la deuda para hacer frente a su déficit, incluyendo el coste de tener querescatar con dinero del contribuyente a entidades bancarias que corrían, y aún corren, el riesgo de hundirse.
Y es en este contexto cuando llega el pánico de las bolsas(a menudo, irracional, ya que la deuda pública de la Eurozona en conjunto no es tan grande, comparada con la de otros países ricos, como Estados Unidos o Japón) y los envites de los especuladores.
Desde principios del año pasado, los países de la zona euro han sufrido un problema de confianza sin precedentes, con ataques especulativos sobre los bonos públicos de varios de sus miembros, turbulencias en sus mercados financieros y bursátiles, y una caída del valor cambiario de la moneda única con respecto al dólar, en un ambiente de incertidumbre y dificultad por alcanzar un acuerdo colectivo que muchos analistas no dudan en calificar de lentitud exasperante.
No hay que olvidar que los mercados financieros ganan fuerza presionando al euro y especulando sobre el fin de la moneda (o su disolución parcial) porque saben que la alternativa para muchos países (mantenerse en la Eurozona a costa de exigir grandes sacrificios a sus ciudadanos), es muy difícil y conlleva grandes costos políticos.
La primera víctima propiciatoria de esta crisis fue la propia Grecia, y de su salvación depende ahora, en buena medida, la salvación del euro mismo.
Tras innumerables intentos fallidos, rescates realizados y aún por definir, draconianas medidas de austeridad y aplazamientos, los líderes europeos decidieron finalmente esta semana en Bruselas (bien podría haber sido enlas Termópilas) entrar a quirófano, no para extirpar, sino, como dijo el líder parlamentario alemán del opositor Partido Socialdemócrata, Frank Walter Steinmeier, para “operar a corazón abierto”.

A corazón abierto

La operación acordada el pasado miércoles tras horas de negociaciones es una apuesta clara por la continuidad de la moneda única y un intento de inyectar confianza en los mercados que, al menos de momento, parece haber dado cierto resultado (las bolsas de medio mundo se desbocaron al día siguiente).
Eso sí, costará una fortuna, tendrá consecuencias para los ciudadanos y, según muchos analistas, puede que solo sirva para ganar tiempo (lo que no es poco), antes de que el marcapasos vuelva a fallar.
Para empezar, y a modo de cortafuegos para frenar la extensión del pánico a importantes países vulnerables pero todavía solventes (especialmente Italia, el país de la Eurozona con la segunda mayor carga de deuda, después de Grecia, y a España), el refuerzo de la capacidad de préstamo del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) pasará de 440.000 millones de euros a un billón de euros.
Las medidas acordadas costarán una fortuna, tendrán consecuencias para los ciudadanos y puede que solo sirvan para ganar tiempoLa cifra es redonda, pero aún no está del todo claro de dónde va a salir todo ese dinero. 
De momento se barajan dos opciones principales:
Ofrecer un seguro para los compradores de deuda, lo que haría los bonos más atractivos y bajaría los intereses a pagar,
y establecer un instrumento de inversión especial en el que podrían participar grandes operadores privados y públicos,
incluyendo países emergentes como China, lo que no deja de tener su coste político, dejando a un lado incluso el hecho de que el déficit en derechos humanos deje de ser un problema cuando se trata de solucionar el déficit económico.
La segunda pata del banco es reducir la deuda griega a la mitad. La llamada “quita” (renuncia de los acreedores a parte de lo que se les debe) supone, al menos, acabar con la falsa ilusión de que Atenas podría acabar pagando todo lo que debe a base de ajustes y austeridad, pero algunos analistas la ven insuficiente:
El último informe de la troika supervisora (UE, BCE y FMI) indica que el país heleno necesita una quita del 60% para que sus finanzas sean sostenibles.
El objetivo es que la deuda griega se reduzca hasta el 120% del PIB en 2020, aunque las previsiones apuntan a que la deuda ascenderá al 172,7% del PIB este año.
La quita, además, es, en principio, voluntaria, por lo que el deudor (Grecia) deberá negociar con los acreedores (bancos) la forma en que estos renuncian a su parte. Y tampoco es gratis. Aún está por ver las exigencias que deberá cumplir Atenas.
La quita de la deuda griega encontró una gran oposición de Francia, cuyos bancos se encuentran entre los principales acreedores del país heleno. En este sentido, un problema puede ser que, en función de los bonos soberanos que tengan, los bancos sufran pérdidas tales que acaben siendo necesarios nuevos rescates.
La tercera gran decisión, por último, fue un compromiso de recapitalización de la bancaeuropea con 106.000 millones de euros, lo que implica elevar las exigencias de capital de máxima calidad de las instituciones financieras hasta el 9% antes de julio de 2012.
Esto significa que los bancos tendrán que conseguir esa cantidad de dinero (captándolo en los mercados)en ese plazo de tiempo.
Los bancos (y especialmente la banca española, a la que, dado su tamaño respecto a la economía nacional y su peso en Europa, le toca hacerse con unos 26.000 millones, 17.000 millones restando los bonos convertibles) tendrán que esforzarse en conseguir financiación por ellos mismos, lo que puede traducirse en menos margen para conceder créditos a los consumidores, un grifo que ya está, de por sí, bastante cerrado.
El peligro es que se ralentice más aún la actividad económica, al tener las empresas y las familias más problemas para financiar sus gastos.

¿Y el Banco Central Europeo?

En Bruselas tienen claro que el BCE no es la Reserva Federal de EE UU, pero algunos expertos creen que lo que de verdad marcaría una diferencia es la implicación explícita del Banco Central Europeo como prestamista, y recuerdan que, en tanto ente emisor del euro, el BCE podría inyectar en el mercado cantidades ilimitadas.
La idea de un banco central financiando de forma indirecta
a los gobiernos despierta temores
de que se dispare
la inflación
El problema es que la idea de un banco central financiando de forma indirecta a los gobiernos despierta temores de que se dispare la inflación, especialmente en Alemania, donde aún no se ha superado del todo el trauma de la crisis de los años 20, cuando para solucionar los problemas económicos tras la derrota en la Primera Guerra Mundial, el gobierno recurrió al viejo truco de imprimir dinero, y una barra de pan llegó a costar 1 billón de marcos.
No en vano, una de las condiciones que impuso Helmut Kohl para aceptar el euro fue que el Banco Central Europeo no solo tuviese su sede en Alemania, sino que, al igual que el Bundesbank, adoptase como principal misión contener la inflación.
En cualquier caso, el BCE sí interviene, pero de un modo más indirecto, comprando deuda de los Estados en los mercados secundarios.

Un cirujano jefe

Además de las medidas mencionadas, la Comisión Europea presentará en las próximas semanas un plan de refuerzo del gobierno económico europeo que convertirá al actual comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, en comisario especializado en el euro, una figura que controlará las decisiones de los socios de la moneda única y asumirá la coordinación de las políticas de vigilancia de presupuestos prevista en la serie de seis medidas de gobierno económico propuesta hace más de un año por Bruselas y a la que ahora se quiere dar nueva forma.
“Míster Euro”, como ya le ha apodado la eurodiputada liberal holandesa Corien Wortmann-Kool será, además, un nuevo vicepresidente de la Comisión Europea (el séptimo).

Una vacuna con condiciones

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, confirmó el mes pasado ante el pleno del Parlamento Europeo que propondrá una serie de opciones para la creación de los llamados eurobonos (emitir deuda común europea en lugar de títulos nacionales), pero advirtió de que “no serán la panacea”.
Algunos gobiernos europeos, incluido el español, ven en la emisión de estos eurobonos una posible salida a la grave crisis de deuda, que ha elevado la prima de riesgo de los países periféricos a máximos históricos. Alemania, sin embargo, ha manifestado en múltiples ocasionessu rechazo a la creación de títulos de deuda comunitarios.
Los eurobonos supondrían que países con una situación financiera tan diferente como Grecia y Alemania equiparasen el precio y las condiciones de su deuda al presentarla en bloque y de forma homogénea ante los inversores.
Así, los países en apuros reforzarían su confianza en detrimento de las economías consideradas a la cabeza de Europa.
Los eurobonos supondrían que países con una situación financiera tan diferente como Grecia y Alemania equiparasen el precio y las condiciones de su deudaMuchos defensores de los eurobonos creen que hasta que Alemania, la ‘locomotora’ de Europa, no avale la deuda de todos los miembros de la eurozona, la unión monetariaseguirá de crisis en crisis, ya que los inversores y acreedores siempre querrán que los más endeudados paguen un interés mayor cuando emiten títulos públicos.
El BCE puede reducir temporalmente este interés comprando deuda de los Estados, como ha hecho con España e Italia, pero no es una solución permanente.
Alemania, sin embargo, no está dispuesta a que se emitan bonos conjuntos, mientras los estados tengan total libertad fiscal y puedan recaudar impuestos y gastar como quieran. La solución, por tanto, sería una política de impuestos y gasto común, fijada en Bruselas.

Eutanasia

En medio de todas las voces que ofrecen distintos modos de salvar al euro, son también cada vez más quienes piensan que quizá lo más conveniente sea, simplemente, dejarlo morir.
La opción es un auténtico tabú para la UE, que ni siquiera se plantea la posibilidad, pero algunos analistas, críticos con la política de la Eurozona, o simplemente euroescépticos, lo consideran la única alternativa viable, ya sea de forma parcial (dejando que Grecia abandone la moneda única), o total.
En el caso de Grecia, Atenas podría declararse en suspensión de pagos (‘default’) y abandonar el euro para así poder devaluar el dracma de cara a ganar competitividad y reducir la deuda. Esta idea está inspirada en el ‘corralito’ argentino de 2001, y conllevaría un bloqueo de depósitos para evitar la fuga de capitales hacia otros países más seguros, la conversión de todas las cuentas bancarias a la nueva moneda, y su devaluación.
La idea es provocar un ajuste brutal y rápido, evitando entrar en una depresión económica prolongada y, al igual que en Argentina, volver a crecer en poco tiempo de manera más acelerada.
Tras la hipotética salida de Grecia, otros países periféricos podrían verse tentados a volver a sus monedas propias, lo que no solo conllevaría el riesgo de generar (aún más) una Europa de dos velocidades, sino que, según los análisis más alarmistas, causaría el colapso del sistema financiero y dispararía las primas de riesgo, poniendo la economía “al ralentí” y afectando a todos los mercados, incluyendo los de Asia y Estados Unidos.
Puesto que la clave de todo este suplicio autoinfligido consiste en salvar el euro, vale la pena preguntarse si vale la pena salvar el euroOtros expertos, sin embargo, no solo rechazan este escenario, sino que van aún más allá en el planteamiento contrario.
El economista estadounidense Mark Weisbrot, por ejemplo, niega que la desaparición del euro, o de la Eurozona, suponga el fin de la Unión Europea, recordando que se trata de conceptos diferentes: “Dinamarca, Suecia y el Reino Unido, por ejemplo, son parte de la UE, pero no de la unión monetaria.
No hay razón para que no pueda avanzar el proyecto europeo, y prosperar la UE, sin el euro”, indica.
Y añade: “Las economías más débiles de la zona euro -Grecia, Portugal, Irlanda y España- se enfrentan ya a una perspectiva de años de castigo económico, incluyendo niveles extremadamente elevados de desempleo.
Puesto que la clave de todo este suplicio autoinfligido consiste en salvar el euro, vale la pena preguntarse si vale la pena salvar el euro. Y vale la pena hacerse esta pregunta desde el punto de vista de la mayoría de europeos que trabajan para vivir”.
En este sentido, Weisbrot  y otros destacan el “carácter conservador” de la unión monetaria y denuncian que, en vez de intentar salir de la recesión por medio de estímulos fiscales o monetarios, como hicieron la mayoría de los gobiernos del mundo golpeados por la crisis en 2009, los países europeos más castigados se ven forzados por Bruselas a hacer lo contrario, con un enorme coste social.
“La naturaleza derechista de la unión monetaria quedó institucionalizada desde el principio. Las normas que limitan la deuda pública al 60% del PIB y los déficits presupuestarios anuales al 3% del PIB, aunque violados en la práctica, resultan innecesariamente restrictivos en tiempos de recesión y elevado desempleo.
El mandato del Banco Central Europeo de preocuparse sólo por la inflación y nada por el desempleo es otro feo indicador. La Reserva Federal estadouniense, por ejemplo, es una institución conservadora, pero por lo menos la ley le exige que se preocupe tanto del empleo como de la inflación”, afirma Weisbrot.
FUENTE 20MINUTOS

31 octubre, 2011 Posted by | CRISIS, ECONOMIA | , , | 1 comentario

El euro se juega su credibilidad

El euro se juega su credibilidad

Alemania quiere liberar al BCE de la compra de deuda soberana de países con problemas

Economía | 26/10/2011 – 03:39h

CAROL PÉREZ SAN GREGORIO | RAFAEL POCH LAVANGUARDIA

Bruselas | Berlín

Hoy se juega la final.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro volverán a reunirse en Bruselas, en lo que será el partido de vuelta del primer encuentro celebrado el domingo, donde no pudieron cerrar el paquete de medidas para acabar con la crisis del euro.

Europa se juega su credibilidad en medio de una tormenta de falta de confianza.

Aunque el serial de reuniones a todos los niveles de los últimos días ha permitido avances en temas trascendentales como la recapitalización bancaria o la quita de la deuda griega, el principal punto de disensión estriba en la ingeniería financiera que debe multiplicar el impacto del fondo de rescate del euro.

Sin contar con los problemas nacionales añadidos que pueden surgir, el escollo más importante es ahora la utilización del Banco Central Europeo en la solución de la crisis.

A regañadientes, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, lleva desde el verano comprando deuda de España e Italia por ser víctimas de los especuladores, aunque desearía terminar cuanto antes con estas “operaciones no convencionales”.

Pero la gran oposición viene de Alemania, que ahora ve una oportunidad para supeditar el fin de estas compras al acuerdo sobre la ampliación del fondo de rescate.

En agosto pasado, el Bundesbank votó en contra en el Consejo de Gobierno del BCE y los parlamentarios alemanes no han dejado de protestar desde entonces por la enorme carga para Europa.

De hecho, incluso han llegado a sugerir que estos países vendan sus reservas de oro para hacer frente a la deuda y no contaminen con su deuda al resto.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha pedido a su Parlamento, que votará unas horas antes del Consejo Europeo, el visto bueno para incrementar a través de garantías el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) hasta más de un billón de euros.

Según una votación de prueba celebrada ayer, Merkel logrará superar el trámite sin tener que recurrir al apoyo de la oposición, aunque con una mayoría muy justa, ya que 16 diputados de su coalición se han abstenido o han votado en contra.

“Estoy obligada por mi juramento del cargo a evitar los daños para los ciudadanos alemanes, a hacer lo mejor para los ciudadanos alemanes. Este debe ser el principio que guíe mis negociaciones”, advirtió Merkel.

La cuestión es que uno de los borradores de las conclusiones del Consejo Europeo menciona la intención de que el BCE “continúe las medidas no convencionales en las actuales circunstancias excepcionales”, pero Alemania querría eliminar esta mención a la espera de que el BCE deje de comprar bonos en el mercado secundario.

El otro problema que podría hacer descarrilar el acuerdo es Italia si su primer ministro, Silvio Berlusconi, no trae los deberes hechos.

El pasado domingo, los líderes europeos le emplazaron a traer hoy a Bruselas compromisos concretos en materia de reformas estructurales y presupuestarias. “No se puede pedir solidaridad de los socios si a los que hay que ayudar no hacen ellos mismos los esfuer-zos necesarios”, advirtió el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

De este modo, el acuerdo para el euro es como una muñeca matrioshka, que encierra a su vez a varias de ellas. Si no encajan perfectamente, no se puede cerrar la siguiente.

El acuerdo sobre el apalancamiento del fondo está íntimamente ligado a la condonación del 50% de la deuda griega, la recapitalización de los bancos y los compromisos de todos los estados miembros a tomar medidas para incentivar la economía porque, sin crecimiento, ni la austeridad ni el cortafuegos del fondo por sí solos permitirán salir de la crisis.

Si todos los obstáculos se superan, los líderes europeos darían luz verde a un fondo de rescate convertido en una aseguradora para avalar una parte (entre el 20% y el 30%) de las emisiones de deuda de países en problemas, como España e Italia, así como a un nuevo mecanismo –que actuaría en paralelo– para atraer inversiones de fondos soberanos, países emergentes, sector privado e incluso del Fondo Monetario Internacional.

Serían dos caras de la misma moneda: una estructura compraría deuda soberana y el fondo de rescate avalaría una parte de las pérdidas en caso de quiebra. A la luz de la importancia de la cita, los Veintisiete primero, y los diecisiete países euro después, se verán a solas para forzar el acuerdo.

No se ha querido convocar a los ministros de Economía, que siempre son más quisquillosos sobre los detalles, de modo que ya se prevé tener que convocar nuevas reuniones esta mima semana con los responsables de Finanzas para cerrar las cuestiones “técnicas”. El continente europeo y, en particular, su economía penden de un hilo.

Merkel: “No tocar el Banco Central Europeo”

La canciller se opone a una referencia favorable a la compra in extremis de deuda del borrador del comunicado de la cumbre de hoy, y reivindica como victoria alemana que la reforma no altere la función del BCE

Economía | 26/10/2011 -LAVANGUARDIA

RAFAEL POCH | BERLÍN

“El Banco Central Europeo no se toca”. Junto con el dogmatismo de la austeridad y la simpleza del “no vivir por encima de las posibilidades”, esa sigue siendo la trinchera de la canciller Angela Merkel en el debate europeo.

La Unión Europea no debe decirle al Banco Central Europeo lo que debe hacer. Debe respetarse esa “independencia” de la institución, que priva a la eurozona de un vital mecanismo de gobernanza.

“No debemos permitir el malentendido de que los políticos esperan algo del Banco Central Europeo”, dijo Merkel en una conferencia de prensa con el primer ministro de Bangladesh en Berlín. “Estamos negociando con vistas a que el propio BCE presente su propio punto de vista”, dijo.

Merkel dio esta explicación en respuesta a una pregunta sobre el borrador de la declaración que la UE está preparando en Bruselas para la cumbre de hoy. El borrador contiene una frase aprobatoria de las compras de deuda, que el BCE ha venido practicando in extremis y saltándose su propia ortodoxa, en los últimos meses.

“Apoyamos plenamente al BCE en su acción por mantener la estabilidad de precios en la zona euro, incluidas sus medidas atípicas en el excepcional actual ambiente del mercado financiero”, señala el borrador, en una referencia a las compras de deuda pública de países en dificultades por valor de 169.500 millones de euros, realizadas por el banco desde principios del año pasado. “Alemania no acepta tal frase en el comunicado”, dijo Merkel, “esa frase no se acordó con nosotros”.

Merkel someterá hoy a voto en el Bundestag los planes de reforma del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), antes de acudir a Bruselas, con el fin de ganar respaldo a su posición.

En ese contexto insiste en que su victoria en Bruselas ha consistido en que, “en ninguno de los dos escenarios” barajados para la reforma del FEEF, “se altera el papel del Banco Central Europeo”.

Un cambio que transforme el BCE, desde su actual “independencia” al servicio de la banca privada, en una institución al servicio de los Estados, capaz de financiarlos, y atenta no solo a la inflación, sino también al crecimiento y el empleo, sigue fuera de toda visión en Berlín.

La idea de Sarkozy de dar facultades crediticias al FEEF apuntaba en esa dirección, pero Alemania la ha impedido, lo que Merkel presenta como su victoria.

Mientras tanto, la valoración y expectativas sobre la nueva reforma de la política anticrisis europea, son más bien fúnebres y escépticas en Berlín.

Si el pronóstico se cumple y todo vuelve a derrumbarse dentro de algunas semanas, por problemas en Italia, la culpa por el fracaso se cebará en la canciller, se dice en la prensa. Hans-Werner Sinn el talibán que preside el respetado IfO Institut de Munich, opina que el Bundestag debería votar hoy contra la reforma, pues considera que el dinero del fondo podría perderse.

“Los más destacable es que Alemania, el mayor exportador europeo, parece no darse cuenta que con su insistencia en la austeridad fiscal para todos sus vecinos está echando en el puchero su propia gallina de los huevos de oro”, por que asfixia a sus propios clientes, lo que se volverá contra ella, dice el economista americano Marshall Auerback. “Eso es algo elemental, pero de alguna manera escapa por completo a la percepción de Berlín”, dice.

La UE llega a su cumbre más trascendental

La UE llega a su cita más trascendental con la mayor parte de los dossiers por resolver

Economía | 26/10/2011 –

Barcelona. (Redacción).-LAVANGUARDIA

Para la prensa alemana, hoy bien puede ser el día del adiós al euro, la divisa europea que tanto aborrece ahora la opinión pública de la primera economía del euro.

Para Le Monde, que hoy publica un editorial lleno de solemnidad, Francia se ha visto obligada a elegir entre una “Europa alemana” y una “Europa descuartizada”.

Para los mercados, el más mínimo patinazo en la cumbre de hoy puede comportar que los inversores empiecen a huir de las bolsas europeas cual almas que lleva el diablo…

Sea como fuere, los países que conforman la Unión Europea llegan a la cumbre con demasiados dossiers abiertos, debido, en parte, a que todos están interconectados. Estas son algunas de las cuestiones sobre las que se va a discutir y el estado de cada discusión:

RECAPITALIZAR LA BANCA

Principio de acuerdo por un importe de 108.000 millones

El FMI ha señalado que la banca europea necesita en torno a 200.000 millones de euros para hacer frente al impacto derivado de futuras quitas de deuda griega y de otros países de la periferia de la UE, además de por la propia recesión.

Otros analistas privados han incrementado esa cifra: son los cálculos de Crédit Suisse (225.000 millones) y Goldman Sachs (298.000 millones).

La UE, por el contrario, considera que basta con 108.000 millones de euros, cifra que los negociadores consideran suficiente… para estabilizar los fondos propios de los grandes bancos en un 9%. La medida ha sido muy contestada por la gran banca, y en especial por la banca española.

Según el pacto provisional alcanzado, los bancos deberán buscar las cantidades que requieran en el mercado. En caso que no sea posible, la segunda opción es recurrir a su propio Estado. Y en último término, al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

AYUDA A GRECIA

Se revisa al alza el segundo plan de rescate de Atenas

En la reunión del 21 de julio se había establecido una ayuda de 109.000 millones de euros y los bancos habían asumido una quita del 21% de sus activos en deuda griega.

Ahora se calcula que la cifra de ayuda deberá ser incrementada. Y se negocia con los bancos una quita que se encuentre entre el 50% y el 60%.

UBS ha añadido esta semana otro problema que puede redundar en un empeoramiento de las finanzas griegas: ya que los balances de la banca helena incluyen el 20% del total de la deuda emitida por Grecia, el efecto inmediato de una quita será que Atenas deberá hacerse cargo de sus bancos, con el consiguiente efecto bumerán sobre su propio déficit.

AMPLIAR EL FEEF

Se sopesan dos opciones, ninguna de ellas con el BCE

Francia había propuesto que el FEEF, el fondo de rescate de la UE concebido como cortafuegos frente a la crisis, tuviera estatus de banco y pudiera financiarse con créditos del Banco Central Europeo (BCE).

Esta posibilidad, que tropieza con el rechazo alemán, ha quedado desactivada en las últimas horas. Capitalizado inicialmente con 440.000 millones de euros, ahora se sopesan dos opciones.

La primera, establecer un tipo de seguro que proteja a los inversores de una parte de la deuda que adquieren de países frágiles (algunos han hablado del primer 20%).

La otra opción sería crear un fondo paralelo que sería financiado con aportaciones de países emergentes como China y Brasil.

En cualquier caso, la cifra del fondo de rescate se incrementaría hasta el billón de euros (si bien Alemania, de nuevo, rechazó ayer que se pueda dar la cifra definitiva hasta que no se haya cerrado la negociación con la banca).

LA FUNCIÓN DEL BCE

¿Más ortodoxia o adaptación a la nueva realidad?

En las últimas semanas, el BCE ha estado comprando deuda soberana italiana y española para evitar que su rentabilidad se dispare y colapse la financiación de ambos países.

Esta función debería corresponder al nuevo fondo de rescate. Ayer, sin embargo, Alemania exigió que se eliminara cualquier referencia al uso del BCE para este tipo de operaciones. ¿Bastará para tranquilizarles?

ITALIA BAJO PRESIÓN 

Política de austeridad a cambio de ayuda inmediata…

A media tarde de ayer, el Gobierno italiano hizo público un comunicado en el que garantizaba que se ha llegado a un acuerdo para recortar el presupuesto italiano…

Horas antes, el Gobierno no había podido introducir la reforma de las jubilaciones hasta los 67 años, y su socio en el Ejecutivo, Umberto Bossi, de la Liga Norte, amenazaba con provocar una crisis de gobierno.

Italia es el más impredecible de los países de la Unión.

Sin embargo, la UE confía en el milagro de un Silvio Berlusconi que llega a Bruselas con el regalo del ajuste bajo el brazo.

A cambio, Italia, ahora mismo la economía más presionada por los mercados financieros, recibiría el apoyo inmediato del fondo de rescate para estabilizar su deuda, ahora mismo en unas cotas de difícil sostenibilidad financiera.

26 octubre, 2011 Posted by | CRISIS, DEUDA, ECONOMIA | , | Deja un comentario

Tres tabúes que la crisis del euro está rompiendo

Tres tabúes que la crisis del euro está rompiendo

Redacción

BBC Mundo

 Martes, 19 de julio de 2011
    Aviso del euroEuropa está considerando medidas drásticas para salvar su moneda común.

    En su búsqueda por una salida a la crisis del euro, algunos en Europa están aceptando discutir temas que hasta hace semanas eran prácticamente tabú.

    La idea de tolerar un “default” al menos parcial en Grecia, la posibilidad de expulsar a algunos países de la eurozona, e incluso, la propuesta de buscar la conformación de unos Estados Unidos de Europa, han venido ganando terreno en una crisis que exige soluciones drásticas.

    Pocos dudan que esta semana será crucial para la suerte, e incluso la supervivencia del euro. El jueves tendrá lugar la cumbre de los dirigentes de la eurozona para definir un posible nuevo paquete de salvamento para Grecia. Y muchos advierten que, de no hallarse una solución adecuada a los enormes problemas fiscales de ese país, se ahondará la turbulencia financiera.

    Los indicios que el mercado ofreció a comienzos de esta semana no son particularmente positivos. Este lunes el euro tocó un mínimo histórico frente al franco suizo, reflejando, entre otros factores, que algunos inversores buscan alternativas a la moneda común europea. Algo similar pasó con el oro, que también rompió un récord histórico para llegar a los US$1.600 dólares la onza por primera vez.

    Y ante esta compleja situación, propuestas que hasta hace pocos días no serían tomadas en serio ahora están en la receta de posibles soluciones a lo que algunos ven como el inminente desplome de la integración monetaria europea.

    El default ya no es la palabra innombrable

    Como señala el editor de asuntos europeos de la BBC, Gavin Hewitt, Europa está despertando a la realidad que Grecia no enfrenta un problema de iliquidez sino de insolvencia.

    Y por lo mismo, “lo que ha cambiado es el reconocimiento de que Grecia necesita algo de alivio de deuda”, asegura Hewitt.

    Los anteriores planes hacían énfasis en que eran simples reprogramaciones de la deuda, que al final sería pagada por Grecia en su totalidad. Cualquier mención de una condonación de deuda, se temía, sembraría la desconfianza en los mercados, y debía ser evitada a toda costa. Pero ante el fracaso del primer plan de rescate a Grecia lanzado en mayo de 2010, el abanico de opciones a considerar se ha ampliado.

    Ahora, señala nuestro corresponsal, se discuten abiertamente planes en los que los acreedores privados aceptarían perder hasta el 30% del dinero que Grecia les debe.

    Una invitación a salir del euro

    Otro de los “impensables” discutidos en la actualidad es el de “invitar” a los países más débiles de la eurozona a tomarse unas “vacaciones” de la eurozona.

    Pese a que al momento de su fundación hace casi una década, la moneda común europea era vista como un compromiso prácticamente indisoluble entre sus signatarios, ahora se discute cómo Grecia y otros países se podrían tomar un “sábatico”, que les permitiría tener nuevamente el control sobre una moneda nacional y devaluarla, para así buscar la competitividad que les permita salir de la actual crisis.

    Como señala Hewitt, “nadie está diciendo que sería fácil, pero puede ser preferible a arriesgar la moneda común”.

    Los Estados Unidos de Europa

    Una de las propuestas más drásticas en empezar a tomar vuelo en estos días es la que asegura que lo único que salvará a la unión económica europea es la unión política.

    Como informa Hewitt, la ex comisionada de la Unión Europea Emma Bonino fue directo al grano. “Ella piensa que los Estados Unidos de Europa son la solución”.

    La federación política permitiría tener mecanismos fiscales como los que existen en Estados Unidos, donde una zona del país puede ayudar a otra que afronte problemas económicos.

    Y es la falta de esos mecanismos apropiados en Europa, precisamente, la que algunos señalan como uno de los detonantes de la actual crisis griega, en la que los países europeos más ricos como Alemania no consiguen reunir la voluntad política o los mecanismos institucionales para sacar a Grecia de su profunda recesión.

    Aunque, por supuesto, una federación política tendría que ser sometida a consideración de los votantes de los países europeos, en momentos en que la Unión Europea y muchas de sus instituciones afrontan un agudo desprestigio.

    “El resultado sería incierto, aunque a los votantes se les diría que están votando para salvar a la Unión Europea”, señala Hewitt.

    En cualquier caso, concluye el editor de asuntos europeos de la BBC, “este es un momento en que se está debatiendo lo que hasta poco era inimaginable”

    19 julio, 2011 Posted by | #15M, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA | , , , | 1 comentario

    La crisis del Euro. Ahora va en serio

    ANÁLISIS: La crisis del Euro

    Ahora va en serio

    CLAUDI PÉREZ 11/07/2011

    Algo huele a podrido cuando Dinamarca reintroduce los controles fronterizos; cuando Francia e Italia aprovechan la crisis tunecina para tratar de limitar la circulación de personas. Algo pasa cuando Holanda y Finlandia (con partidos a la derecha de la derecha ganando peso) se resisten a financiar rescates de segunda división que no impiden que Irlanda, Portugal y sobre todo Grecia sigan al borde del precipicio.

    Cuando Alemania incendia la crisis del euro ligando las soluciones a su calendario electoral y reedita una historia en la que cada dos generaciones los alemanes olvidan de dónde vienen.

    Y sobre todo cuando las autoridades europeas no consiguen dar un golpe de timón que impida que una crisis acotada (los países rescatados suponen el 6% del PIB de la eurozona) acabe llevando a los bárbaros a las puertas de Roma y Madrid. El euro, un éxito rotundo durante 10 años, lleva 20 meses aireando las vergüenzas de Europa; el declive de la economía suele anunciar la decadencia de los imperios.

    La reacción habitual ante un acontecimiento extremo, ante una crisis feroz, consiste en afirmar que era imprevisible, según John Cassidy (Por qué quiebran los mercados).

    El ataque japonés a Pearl Harbor, los atentados terroristas del 11-S, el colapso de la banca en EE UU: en esos y en otros casos las autoridades afirmaron que no tenían indicios de lo que podía suceder; en todos esos casos había evidencias de lo que se estaba fraguando (aunque es curiosa esa claridad con la que se advierten las cosas a posteriori). Esta vez va a ser difícil explicar la crisis europea atendiendo a ese modelo: es inútil aducir que era imprevisible.

    Las autoridades se han mostrado incapaces de gestionar la crisis del euro, que es en realidad la crisis del proyecto europeo. Se dedican a poner parches, a aplazar la adopción de una solución definitiva poniendo en evidencia la principal fragilidad de la UE: la falta de unión política obliga a demorarse para fraguar complicados acuerdos, mientras los mercados castigan en el cortísimo plazo.

    Llegó el momento de la caza mayor. Italia y España (con problemas muy distintos pero algo en común, su gran tamaño) pueden estar en el disparadero si Berlín y compañía siguen con esa tibieza que lleva esta crisis hasta un segundo estadio: que la crisis iba en serio Europa solo parece comprenderlo demasiado tarde.

    Nadie dice que la solución sea sencilla. En los cenáculos políticos europeos hace tiempo que se tiene conciencia de la imposibilidad de que algunos países atiendan sus compromisos, y aun así han aplazado la solución con la excusa de que estaban comprando tiempo para resolver los problemas en los grandes países y en la banca.

    Sin resultado: la crisis acecha a Italia y España y la banca afronta esta semana un examen decisivo. Llegados a este punto, hay que resolver al menos dos cuestiones.

    Una: quién paga la fiesta, los contribuyentes o el sistema financiero; Europa ha tratado hasta ahora de trampear con una solución mixta, boicoteada por las agencias de rating.

    Y dos: qué va a pasar en los países que aplican duras políticas de austeridad, recorte tras recorte, donde los datos no van a tardar en poner de manifiesto que así es más difícil recuperarse, y que sin crecer difícilmente se pueden pagar las deudas.

    Hay una tercera cuestión. Europa se metió en la unión monetaria a sabiendas de la inestabilidad que genera una moneda común en países con estructuras tan diferentes (Antonio Torrero: La crisis financiera internacional).

    Sus arquitectos pensaban que los pasos hacia una mayor unión política llegarían cuando la necesidad fuera acuciante. Si los mercados confirman que Italia y España son carne de cañón, ese momento ha llegado.

    Pero cuidado: el problema de pasearse al borde del abismo con frecuencia es que en una de esas caminatas uno acabe despeñándose montaña abajo.

    http://www.elpais.com/articulo/economia/Ahora/va/serio/elpepieco/20110711elpepieco_2/Tes

    11 julio, 2011 Posted by | CRISIS | , | 1 comentario

    El Pacto del Euro castiga a los trabajadores y al gasto social

    LAS CONSECUENCIAS DE LAS POLÍTICAS DE RECORTES IMPUESTAS POR EUROPA

    El Pacto del Euro castiga a los trabajadores y al gasto social

    La ola de austeridad impulsada por Alemania pone en riesgo los avances sociales de la moneda única obviando al sistema financiero que causó la crisis. Los sindicatos y el movimiento 15-M se han rebelado contra los recortes

    DANIEL BASTEIRO Corresponsal en Bruselas 19/06/2011 01:00

     

    Las tres reformas económicas estrella del año en la Unión Europea tienen nombres aparentemente inofensivos e incluso esperanzadores. Una de ellas, ya en vigor, se llama Encuesta Anual de Crecimiento, conocida también como el Semestre Europeo. Pretende “responder a la crisis y acelerar el crecimiento económico de Europa”, según la Comisión Europea. El conocido como paquete de gobernanza, que el Parlamento Europeo y los 27 Gobiernos negocian a contrarreloj para lograr un acuerdo esta semana, es un conjunto de seis propuestas que el Ejecutivo comunitario presentó como “el refuerzo más completo” de la zona euro “desde su puesta en marcha”.

    Por último, el Pacto del Euro pretende mejorar la competitividad y “contribuir a un crecimiento más acelerado y sostenible a medio y largo plazo, generar niveles más elevados de ingresos para los ciudadanos y conservar nuestros modelos sociales”, según el texto del acuerdo, firmado por los 27 jefes de Gobierno el pasado 25 de marzo.

    Sin embargo, cada línea de los cientos de folios de nueva legislación, vista como una “revolución” para las ya ensanchadas competencias de las instituciones europeas, es un alegato en favor de los recortes y la austeridad diseñado fundamentalmente en los despachos del Gobierno que dirige Angela Merkel. Apenas rebajadas por los retoques propuestos por un Nicolas Sarkozy a rebufo de la canciller, las recomendaciones se fueron consensuando durante meses en un Consejo de Ministros de la UE en el que casi en cada reunión se iba reduciendo el número de miembros de centro izquierda. Jacques Delors, respetado y experimentado europeísta, llegó a calificar al Semestre Europeo como “el documento más reaccionario producido jamás por la Comisión”, que él presidió durante nueve años.

    Los sindicatos consideran las medidas injustas y peligrosas

    Con él en vigor, Bruselas presenta sin consulta previa con los países miembros una serie de recomendaciones que son aprobadas después por los jefes de Gobierno y limitan los límites de los presupuestos nacionales. En el caso de España, el documento pidió inicialmente una subida del IVA y de los impuestos sobre la energía, al tiempo que abogaba por un abaratamiento del empleo mediante las cotizaciones sociales.

    Tras la férrea oposición del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que vio peligrar el futuro de las pensiones (por la rebaja de las cotizaciones) y la recuperación del consumo (por la subida del IVA), la cumbre de la semana que viene se limitará a hacer, de momento, una recomendación más genérica.

    En el caso del paquete de gobernanza, la austeridad se aplicará directamente en forma de tijera en el gasto público, con amenazas de multas y sanciones a los países que se encaminen al incumplimiento del Pacto de Estabilidad, que fija límites para el déficit (el 3% del PIB) y la deuda (el 60% del PIB). Además, impondrá la tutela de la deuda pública y un ritmo de reducción fijo.

    Contra ese conjunto de medidas se ha rebelado la Confederación Europea de Sindicatos (presidida por Ignacio Fernández Toxo, líder de CCOO), que lo considera “injusto, peligroso y condenado a fracasar”, según su secretaria general, Bernardette Ségol. Las fuerzas sindicales europeas, incluidas las españolas, han convocado una gran manifestación para pasado mañana en Luxemburgo, un día después de la reunión de ministros de Economía de los 27 países miembros.

    Alemania presentó la imposición de recortes a Grecia como la gran vacuna

    El Pacto del Euro no es un texto legislativo como los otros dos, sometidos a enconadas negociaciones entre los Gobiernos y la Eurocámara. Pero es el documento con más recorrido, ya que está concebido como una guía espiritual de la Europa poscrisis, un camino que los países que lo firmaron en marzo deben seguir sin desviarse. Sólo Reino Unido, República Checa, Suecia y Hungría se quedaron fuera de un pacto suscrito por los países del euro y otros seis más.

    La guía, dividida en cuatro capítulos de reformas, se redactó inicialmente en alemán y sólo a cambio de su firma, una vez debatida, Merkel aceptó continuar apoyando a países como Portugal o Grecia, que desde entonces han necesitado del fondo de rescate multimillonario de la UE. Aunque el plan para Grecia ha fracasado y además ha provocado una fuerte caída de su economía, Alemania presentó el pacto en febrero como la vacuna infalible contra futuros rescates.

    Hoy, mientras los ministros de Economía viajan a Luxemburgo para una reunión extraordinaria que trate de solucionar los nuevos problemas de Grecia, miles de ciudadanos convocados desde movimientos como el 15-M o los sindicatos saldrán a la calle para protestar en decenas de ciudades españolas y europeas.

    Las peticiones de la UE de control de los mercados son sólo simbólicas

    La convocatoria, fomentada en las redes sociales con el apoyo de Democracia Real Ya, pretende unir en una protesta a todo el que no quiera permanecer “impasible ante todos los ataques y recortes que seguirán aplicándose, esta vez desde Europa”. Según el llamamiento, la aplicación del Pacto del Euro desembocará en el “empobrecimiento de la sociedad europea en beneficio de la banca y grandes empresas” a través de “aumentos en la edad de jubilación, privatización del sector público y recortes de derechos atrabajadores”.

    Los 23 países firmantes del documento presentarán oficialmente sus compromisos esta semana y serán evaluados en marzo del año que viene. No es el caso de España, que se comprometió ya en marzo a tomar ocho medidas para cumplirlo. Entre ellas se encuentra la reforma de la negociación colectiva, la entrada en vigor de la nueva edad de jubilación o un plan para acabar con la economía sumergida. Fuentes comunitarias aseguran que además de España “la inmensa mayoría han avanzado ya compromisos” por carta, y recuerdan que el cumplimiento del acuerdo se evaluará año a año, con análisis que tienen por objetivo “señalar y denunciar” a los incumplidores.

    Tanto para sus defensores como para sus detractores, el pacto transformará las raíces del modelo productivo y social europeo.

    01 Salarios y productividad
    Amenaza al poder adquisitivo

    Según Alemania, si algunos países crecen poco o sufren ahora los ataques de los especuladores no es principalmente por el impacto de la crisis financiera, sino por una estructura laboral ineficiente. El acuerdo supervisará los costes del trabajo, es decir los salarios, que deberían evolucionar con la productividad, bajando cuando esta disminuya o la economía atraviese una crisis. Con oscilación en los costes laborales, sostiene Alemania, se podrían mantener las exportaciones y el empleo.

    Delors: “El Semestre Europeo es el texto más reaccionario de la Comisión”

    Según Fernando Valdés Dal-Ré, catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad Complutense de Madrid, “no es nada fácil y exigiría un alto nivel de transparencia y el acuerdo previo de los agentes sociales para no violar los derechos laborales y sindicales”. Según el profesor, “en los últimos 30 años, la relación entre los salarios y el IPC ha funcionado y ha garantizado una notable contención salarial al tiempo que mantuvo el nivel adquisitivo del trabajador”, que se vería amenazado si se renuncia al modelo.

    Para Albert Recio, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona, “al final se acaba equiparando la productividad a las ventas o a los beneficios”, una vía fácil para la precarización cuando la estrategia de la empresa falle. Según Recio, la mayoría de sectores económicos están muy jerarquizados. “Si tomas como ejemplo Telefónica, que acaba de anunciar despidos masivos, probablemente se pueda decir que la cúpula de empleados de la empresa es muy productiva, pero a costa de subcontratar servicios más baratos”.

    Valdés Dal-Ré añade que en España, las rentas del trabajo, es decir, la suma de todo lo percibido por los trabajadores en concepto de salarios, “ha caído repetidamente en los últimos años con respecto al PIB”. En otras palabras: de la tarta de la riqueza del país, los trabajadores cada vez se quedan con un trozo más pequeño.

    Para Josef Niemec, secretario general adjunto de la Confederación Europea de Sindicatos, “la protección laboral y la indexación de los salarios al nivel de vida ha funcionado bien en países como Bélgica, que sobrevive a la crisis a pesar de que no tiene un Gobierno que imponga medidas de austeridad, o quizás gracias a él”, ironiza, en referencia a la inestabilidad institucional del país.

    02 La flexiseguridad
    El trabajador frente al empresario

    El Pacto del Euro exige la “revisión del nivel de centralización del proceso de negociación” para evitar los privilegios de trabajadores gracias a su poder en la negociación de convenios. “Lo que se busca es la negociación individual, en la que el trabajador está indefenso ante el empresario”,denuncia Recio, que alerta de que “creará desigualdades sociales”.

    Los recortes de gasto se mantendrán en épocas de bonanza, según los expertos

    Además, el pacto pide implantar la “flexiseguridad”, el modelo de contratación que busca el equilibrio entre seguridad y flexibilidad, que funciona con éxito en países como Dinamarca u Holanda, con bajos niveles de paro. “La flexiseguridad está muy bien, pero sólo si se importa también la seguridad”, apunta Valdés Dal-Ré, que recuerda que Dinamarca tiene impuestos altos que garantizan la protección social o la formación permanente. “En España ya hay más flexibilidad para despedir que en otros países de nuestro entorno, ese no es el problema”, señala. “La prueba de que se atribuye de manera sesgada una gran importancia a este capítulo es que en Navarra o el País Vasco, la tasa de paro es más de 15 puntos inferior a la de Andalucía o Canarias, con el mismo modelo laboral”.

    03 Las cotizaciones sociales
    Las pensiones, en peligro

    Bajar las cotizaciones sociales es una de las medidas recomendadas en el Semestre Europeo y parte de las propuestas constantes de la Comisión, que la semana pasada propuso subir el IVA a cambio. Numerosos expertos recuerdan que la iniciativa no es nueva en España. Se intentó en 1995 y no mejoró la productividad. Por otra parte, el Gobierno y los agentes sociales han acordado elevar la edad de jubilación hasta los 67 años para sostener el sistema de pensiones, que sufriría un gran golpe si las contribuciones se reducen.

    El profesor Valdés Dal-Ré recuerda que la productividad no depende sólo de si el trabajo es barato o caro, sino “de la I+D, de la capacidad exportadora o de la inversión”. “Reducirla a los costes laborales es simplista. Lo que se necesita es inversión, un cambio del modelo productivo, del fomento y modernización de la industria”, complementa.

    El Pacto del Euro quiere dar más poder al empresario en la negociación colectiva

    Además, el Pacto del Euro pide el retraso de la edad de jubilación, ya acordado en España y que encuentra más consenso por el aumento de la esperanza de vida y el uso de los sistemas sanitarios por parte de ancianos que sufren enfermedades más largas.

    04 Control del déficit
    La tijera llegó para quedarse

    En el paquete de gobernanza se establece la apertura de expedientes preventivos por si un país comienza a desviarse de sus objetivos de déficit y deuda, aunque no llegue a sobrepasar los límites. Además, se obligará a los países con más deuda de la fijada en el Pacto de Estabilidad (en este momento, casi todos), a reducirla a un ritmo estricto.

    En el Pacto del Euro se reclama una “regla de gasto” o un “freno al endeudamiento” incorporado a la Constitución o leyes más importantes para evitar que el gasto supere al crecimiento de la economía. Según Ramón Baeza, director de Estudios Europeos de la Fundación Primero de Mayo, “el déficit y la deuda no han estado en el origen de la crisis, son producto de ella por la ayuda a las entidades financieras”, por lo que la crisis la acabará pagando quien no deba. Además, “las políticas de ajuste provocarán una más lenta recuperación económica”, recuerda, ya que el Estado se ve incapaz de reactivar la economía con inversión. En tiempos de bonanza, el gasto social tampoco estará a la altura de la riqueza, creando un círculo vicioso en el que, a largo plazo, siempre se gasta menos de lo que es posible.

    05 Regulación financiera
    La gran asignatura pendiente

    Las referencias en el Pacto del Euro al control de los mercados son puramente simbólicas, pero sí pide a los Gobiernos que no dejen quebrar a las entidades financieras por el riesgo de colapso del sistema. Según Sony Kapoor, director del centro de estudios Re-Define, “las reformas han asegurado a las entidades financieras que no tendrán que preocuparse por el mañana, algo que es más temido por los ciudadanos que sufren los recortes”. Para el experto, las reformas avanzan con lentitud y en algún caso son ineficientes.

    Albert Recio: “Ligar productividad y salarios es la vía para la precarización”

    Es el ejemplo de la regulación de las agencias de rating, en el origen de la crisis por sus malos análisis. Tras varias normativas ya en vigor, la Comisión lleva meses preparando una tercera que pretende acabar con el oligopolio y los conflictos de interés. No llegará hasta final de verano.

    “Necesitamos una tasa a las transacciones financieras, un sistema de eurobonos que limite la especulación con la deuda de los mismos países de siempre y acabar de una vez con las primas de los directivos, que siguen siendo altas y tributando en regímenes de excepción”, en palabras de Niemec, el responsable sindical. La política de rescates, según Kapoor, “tampoco ha funcionado, salvo para los bancos. Grecia antes del rescate era un problema con solución”, advierte.

    06 Armonización fiscal
    Un sueño lejano, pero con riesgos

    ¿Deberían pagar los europeos los mismos impuestos? Aunque así fuera, en Europa tardaría mucho en aplicarse porque en este capítulo las decisiones se toman por unanimidad. El Pacto del Euro llama a explorar las vías para evitar desventajas entre empresas y un trato desigual a los ciudadanos, comenzando por la armonización de la base del impuesto de sociedades. “Sería deseable una cierta armonización”, asegura Recio, que apunta a países nórdicos donde una mayor carga impositiva ha sido utilizada con eficacia para modernizar la economía. “Pero si sólo se fijan mínimos, los países con impuestos razonables podrían verse sometidos al dumping“, es decir, a una competencia feroz por parte de otros países que utilizarían este aspecto para competir y perjudicar a otros.

    El Parlamento Europeo ha pedido en numerosas ocasiones la creación de un IVA europeo que permita financiar proyectos a nivel comunitario, desde donde se puede atacar programas globales de manera más efectiva.

    Los cambios en la política económica de la UE

    1 Septiembre de 2010. Semestre europeo
    Los 27 aprobaron la creación del conocido como Semestre Europeo o Encuesta Anual de Crecimiento, un sistema para supervisar a nivel comunitario los presupuestos anuales antes de que se redacten. De esta manera, la Comisión estudiará la evolución económica de cada país y hará propuestas en el primer semestre del año para el ejercicio siguiente. Las primeras, que incluyen recomendaciones financieras o reformas estructurales, serán respaldadas por los jefes de Gobierno la semana que viene.

    2 Marzo de 2011: pacto del Euro
    En la última cumbre de jefes de Gobierno, los 27 acordaron por imposición de la canciller alemana, Angela Merkel, una serie de líneas directrices que deberán comenzar a poner en marcha en el plazo de un año. Las reformas incluyen el mercado laboral, el sistema financiero, la competitividad o las cuentas públicas. Alemania las exigió como condición imprescindible para seguir financiando la ayuda a países con problemas.

    3 Junio de 2011. Freno al déficit y deuda
    Los 27 negocian todavía con el Parlamento Europeo los detalles de nuevos límites al gasto público, la deuda y el déficit conocidos como el paquete de gobernanza, destinados a evitar que países como Grecia, que compromete la estabilidad de la zona euro, sea capaz de llegar a un gran nivel de endeudamiento en el futuro.

    18 junio, 2011 Posted by | PACTO del EURO | , , | Deja un comentario

    Trichet propone un ministro de Finanzas para la zona euro

    Trichet propone un ministro de Finanzas para la zona euro

    El presidente del Banco Central Europeo lo ve indispensable para proseguir el proceso de integración económica
    02.06.11 – 18:49 –

    COLPISA | FRÁNCFORT
    Trichet propone un ministro de Finanzas para la zona euro

    Jean-Claude Trichet y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en el balcón del ayuntamiento de Aquisgrán, tras la ceremonia de entrega del Premio Internacional Carlomagno concedido este año al presidente del BCE. / Efe
    El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, que se encuentra en la recta final de su mandato, ha propuesto la creación de un ministerio de Finanzas en la zona euro para proseguir el proceso de integración económica.
    “¿Sería una idea demasiado audaz contemplar, en el plano económico, un ministerio de Finanzas de la Unión?”, se preguntó, tras recordar que Europa se ha dotado de un mercado único, una moneda única y un banco central único.
    El mandatario se sintió imbuido por este espíritu de cooperación tras recibir el premio Carlomagno en un acto al que asistieron, entre otras personalidades, los presidentes del Consejo Europeo, del Eurogrupo, del Parlamento y de la Comisión Europea.
    Explicó que este ministerio no tendría por qué administrar un importante presupuesto, pero ejercería directamente responsabilidades en al menos tres campos, la “vigilancia de las políticas presupuestarias y políticas en materia de competitividad”; “las responsabilidades que asumen generalmente los gobiernos en lo que respecta al sector financiero integrado de la Unión” y por último, la “representación de la confederación de la Unión en el seno de las instituciones financieras internacionales”.
    A corto plazo, Trichet estima que el Consejo Europeo, tras consultar a la Comisión y del BCE, debe tener opinión sobre las políticas de los Estados cuyas finanzas se saltan los topes establecidos, porque sus desequilibrios tienen implicaciones para el conjunto de los socios de la moneda común.
    “Las autoridades europeas han de tener el derecho de veto sobre algunas decisiones de política económica nacional”, defendió. Y explicó que esta competencia podría afectar, en particular, a las principales partidas de gastos presupuestarios y a los factores que determinan la competitividad del país. Este último es un concepto tan amplio que puede abarcar desde las políticas laborales a las fiscales.
    El premio Carlomagno le ha sido concedido a Trichet en su condición de “servidor europeo del Estado” por su contribución decisiva “en estos tiempos difíciles a la cohesión de la Unión Monetaria, a la estabilidad del euro y al mantenimiento de la competitividad en Europa”.
    Es una distinción que, desde 1950, honra cada año a personalidades que han contribuido al avance de la causa europea. Entre los laureados figuran los españoles Salvador de Madariaga, Javier Solana, el rey Juan Carlos I y Felipe González.
    Otros galardonados han sido Angela Merkel (2008), Bill Clinton (2000), Jacques Delors (1992) y François Mitterrand/Helmut Kohl (1988). El año pasado el distinguido fue el primer ministro polaco Donald Tusk.

    2 junio, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA, ECONOMIA, NOTICIAS | , , , , | 1 comentario

    España entrando en el círculo “virtuoso” Griego. Camino al rescate

    España entrando en el círculo “virtuoso” Griego. Camino al rescate

    Por Gurus Hucky el 11 mayo, 2011 Imprimir

    Crisis España

    Es cierto España no es Grecia, ni Irlanda ni Portugal, es mucho más grande que ellas, pero me temo que va a tener el mismo destino.

    No es agradable escribir estos post, y me suelen caer palos por todas partes, paso cuando explicábamos que el sector inmobiliario español iba a morir, o cuando nuestra banca estaba moribunda, y pasa ahora cuando escribimos que España va a necesitar un rescate y que en estos momentos estar en el euro nos condena.

    Obviamente nos podemos equivocar, esperemos que si, siempre que escribimos sobre esto, no faltan los comentarios que intentan ver en el post un mensaje político partidista.

    Creo que es absurdo, pensar esto, simplemente escribimos lo que pensamos sin pensar quien está gobernando el país.

    Si algún interés particular tenemos es que a nuestro país le vaya lo mejor posible ya que de momento trabajamos y vivimos en él y una crisis cómo esta tarde o temprano nadie puede escapar de ella.

    Dicho esto, y que quede por delante que soy optimista, las cosas hoy en día son como son y España está como está.

    Básicamente y resumiendo, tenemos un problema de competitividad (este es el factor más importante) y secundariamente tenemos un sector inmobiliario muerto y un sector financiero tocado. El resultado más impactante de todo ello es una tasa de paro superior al 20%.

    Tenemos un nivel de deuda soberana más reducido que otros países, pero si tienes en cuenta la deuda privada estamos entre los países más endeudados del mundo.

    Y al igual que Grecia, Irlanda o Portugal, hace aproximadamente un año, nuestros acreedores nos obligaron o nos impusieron tomar una serie de medidas de reducción indiscriminada de gasto que ya estamos viendo en Grecia que resultados está dando.Entramos de lleno en la espiral Griega, más impuestos + recorte indiscriminado de gasto igual a menos crecimiento y más paro.

    Los datos del primer trimestre del 2011 sobre como han evolucionado los ingresos del Estado lo dicen todo:

    Ingresos IRPF (-19,4%)

    Ingresos impuesto Sociedades (-42,7%);

    IVA de Operaciones Interiores (- 22,4%) y del -40% en Impuestos especiales.

    En conjunto los ingresos caen el 16,2%, cuando lo previsto es que retrocedan el 12,8% en el conjunto del ejercicio para cumplir los objetivos de déficit.

    Sobran las palabras. Lo fácil será intentar incrementar impuestos o reducir aún más el gasto con lo que aceleraremos la espiral de destrucción de valor.

    Lo que nos está sucediendo a nivel país, sucede muchas veces a nivel empresa.

    Los acreedores toman las riendas y exigen recortar gastos de forma indiscriminada, la prioridad es pagar sus deudas, y con el recorte la empresa empieza a encogerse a perder cuota de mercado y con un tamaño cada vez más reducido la deuda se hace más difícil de pagar.

    Generalmente la mejor opción es recortar costes con sentido que no afecten a la posición competitiva de la empresa e invertir para mejorar su posición competitiva e intentar que crezca para que el nivel de deuda sea asumible.

    Los acreedores también tiene que ayudar, reestructurando la deuda o aceptando quitas.

    Mientras no hagamos esto, nuestra prima de riesgo seguirá aumentando.

    Los recortes anunciados hace un año no han servido de mucho en este aspecto.

    evolucion prima riesgo españa

    Gráfico vía Mish’s

    11 mayo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA, EDITORIAL, RESCATE FINANCIERO | , , , , | Deja un comentario

    ¿Por qué Grecia debe rechazar el euro?

    ¿Por qué Grecia debe rechazar el euro?

    Por Mark Weisbrot
    Publicado: 09 de mayo 2011
    • Washington
    • A veces hay turbulencias en los mercados debido a que un gobierno amenaza con hacer lo mejor para sus ciudadanos.

    Este parecía ser el caso de Europa la semana pasada, cuando la revista alemana Der Spiegelinformó de que el Gobierno griego estaba amenazando con dejar de usar el euro. El euro sufrió su peor caída dos días desde diciembre de 2008.

    Funcionarios de la Unión Europea y el griego negó el informe, sino una amenaza por parte de Grecia para deshacerse del euro es desde hace mucho tiempo, y debe estar preparado para llevarlo a cabo.

    Por mucho que el movimiento podría costar a Grecia en el corto plazo, es muy poco probable que estos costos serían mayores que los muchos años de recesión, estancamiento y desempleo elevado que las autoridades europeas están ofreciendo.

    La experiencia de Argentina en la final de 2001 es instructiva. Durante más de tres años y medio la Argentina ha sufrido a través de una de las recesiones más profundas del siglo 20.Su peso estaba vinculado al dólar, que es similar a Grecia con el euro como su moneda nacional. Los argentinos tomaron préstamos del Fondo Monetario Internacional, y recortar el gasto como la pobreza y el desempleo se disparó. Todo fue en vano ya que la recesión se profundizó.

    Luego, Argentina dejó de pagar su deuda externa y se separan del dólar . La mayoría de los economistas y la prensa económica predice que los años de la catástrofe se produciría.Pero la economía se contrajo más de un cuarto justo después de la devaluación y el default, que luego creció 63 por ciento en los próximos seis años. Más de 11 millones de personas, en una nación de 39 millones de dólares, se sacó de la pobreza.

    En los tres años la Argentina fue de nuevo a su nivel anterior a la recesión de la producción, a pesar de perder más de dos veces más de su producto interno bruto como Grecia ha perdido en su actual recesión.

    Por el contrario, en Grecia, aunque las cosas van bien, el FMI proyecta que la economía tendrá ocho años para alcanzar su PIB antes de la crisis, pero es probable optimistas – el FMI ha rebajado repetidamente sus previsiones de crecimiento a largo plazo-cerca de Grecia desde la comenzó la crisis.

    La razón principal para una rápida recuperación de Argentina es que fue liberado finalmente se adhieran a las políticas fiscales y monetarias que el crecimiento de ahogado.

    Lo mismo sería cierto para Grecia si fuera a abandonar el euro. Grecia también podría recibir un impulso de efecto de la devaluación sobre la balanza comercial (como en Argentina durante los primeros seis meses de recuperación), ya que sus exportaciones sean más competitivas, y las importaciones serían más caros.

    Los informes de prensa también han advertido de un fuerte aumento de la deuda griega de la devaluación si fuera a salir de la zona del euro. Pero el hecho es que Grecia no tendrían que pagar esta deuda, la Argentina no pagó los dos tercios de su deuda externa después de su devaluación y el default.

    Portugal acaba de concluir un acuerdo con el FMI que los proyectos de dos años de recesión . Ningún gobierno debe aceptar este tipo de castigo. Un líder responsable recuerda a las autoridades europeas que tienen el dinero para mantener a Grecia con las políticas anticíclicas (como estímulo fiscal), a pesar de que han escogido no hacerlo.

    Desde el punto de acreedores de vista, que las autoridades de la Unión Europea parecen haber adoptado, un país que se ha acumulado demasiada deuda deben ser castigados, a fin de no fomentar la “mala conducta”.

    Pero castigar a todo un país por los errores del pasado de algunos de sus líderes, mientras que moralmente satisfactoria para algunos, no es la base de la política de sonido.

    También existe la idea de que Grecia -, así como Irlanda, España y Portugal – recuperar por medio de un “puede devaluación interna .

    “Esto significa un aumento del desempleo tanto que los salarios bajan lo suficiente como para hacer al país más competitivos a nivel internacional. Los costos sociales de tal medida, sin embargo, son extremadamente altos y que rara vez funciona.

    El desempleo se ha duplicado en Grecia (con el 14,7 por ciento), más del doble en España (20,7 por ciento) y más que triplicado en Irlanda (hasta el 14,7 por ciento). Pero la recuperación sigue siendo difícil de alcanzar.

    Usted puede estar seguro de que las autoridades europeas que ofrecen a Grecia una oferta mejor en una amenaza creíble de salida de la zona del euro. De hecho, hay indicios de que pueden haber movido ya en respuesta a la amenaza de la semana pasada.

    Pero el resultado final es que Grecia no puede permitirse el lujo de conformarse con cualquier acuerdo que no le permite crecer y hacer su salida de la recesión. Los préstamos que requieren que los economistas llaman “pro-cíclico” políticas – una reducción del gasto y aumentar los impuestos en la cara de la recesión – debe estar fuera de la mesa.

    El intento de reducir a Grecia los sentidos ha fallado. Si eso es todo lo que las autoridades europeas tienen que ofrecer, entonces es el momento para Grecia, y quizás otros, para decir adiós al euro.

    Mark Weisbrot es co-director del Centro para la Investigación Económica y Política.

    11 mayo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, DEUDA, ECONOMIA, EDITORIAL, GRECIA, RESCATE FINANCIERO | , , | 1 comentario

    Grecia planea abandonar el euro, según el diario alemán Spiegel elEconomista.es

    Grecia planea abandonar el euro, según el diario alemán Spiegel

    elEconomista.es
    grecia-grieta.jpg


    • Grecia podría estar planeando su salida de la zona euro, según informa hoy el diario alemánDer Spiegel, que cita fuentes del Gobierno alemán.
    • El rotativo asegura que los ministros de economía de los países que comparten la moneda única y representantes de la Comisión Europea preparan una reunión de urgencia para tratar el tema esta misma noche en Luxemburgo.
    • Portavoces del Ejecutivo griego, alemán y el Eurogrupo han desmentido la información.

    Un portavoz de la embajada helena en EEUU citado porReuters ha calificado la noticia de “absurda” y ha señalado que no existe un mecanismo para salir de la moneda única aunque se quisiera hacer. Por otro lado, el portavoz de la canciller alemana Steffen Seibert ha asegurado a Bloomberg que esta posibilidad no se está discutiendo en la Eurozona ni en el gobierno alemán.

    “Desmiento categóricamente que haya una reunión, esta información es totalmente falsa”, ha declarado el portavoz del presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha desmentido.

    Según recoge Reutersel ministro de Finanzas de Grecia, Georges Papaconstantinou, ha desmentidola información del Spiegel.

    “El informe sobre la salida inminente de Grecia no es cierto”, asegura Papaconstantinou en un comunicado. “Esta información socava los esfuerzos de Grecia y el euro” y sólo sirve para fomentar la especulación en el mercado.

    Los peligros de la salida

    El ministro de Economía alemán, Wolfgang Schäuble, acudirá a la cita con la intención de intentar convencer al Gobierno heleno de abandonar la idea, siempre segúnDer Spiegel. De hecho, el rotativo germano asegura quepresentará en la reunión de Luxemburgo un informe elaborado por expertos en los que se plantean las consecuencias nefastas que tendría que Grecia abandonara la moneda única.

    Según el ministerio de economía alemán, la salida del euro conduciría a una devaluación considerable de la moneda nacional frente al euro, con una pérdida en el intercambio que podría llegara a ser del 50%, lo que a su vez provocaría un aumento drástico de la deuda nacional griega. Los expertos consultados por Schäuble han calculado que la deuda nacional de Grecia se elevaría hasta el 200% del Producto Interno Bruto (PIB).

    La opción de una reestructuración de deuda

    El mercado especulaba actualmente con la posibilidad de que Grecia tuviese que reestructurar su deuda. Aunque el ministro de Finanzas griego, Georges Papaconstantinou, ha descartado en más de una ocasión esa opción y ha apostado por alargar los plazos para devolver la ayuda de 110.000 millones de euros que recibió el 2 de mayo de 2010 para evitar el colapso de su economía.

    Pese a las estrictas y dolorosas medidas de austeridad, por un estimado valor de 17.000 millones de euros, que rebajaron el déficit público en cinco punto porcentuales, el Gobierno socialista no ha logrado superar el peligro del impago de su deuda. El déficit del país se situó al cierre de 2010 en el 10,5% del PIB.

    Todo ello en un contexto en el que el PIB del país se contrajo un 4,8% en 2010, con una tasa de desempleo que alcanzó un nuevo máximo del 15,1% en enero pasado.

    El mercado espera salidas de la zona euro

    La posibilidad de que alguno de los países de la zona euro en peor situación económica y fiscal abandonara el euro se lleva barajando en el mercado desde hace meses.

    El 59% de los inversores consultados por Bloomberg en una encuesta publicada a finales de enero pronosticaba que uno o más países de la Eurozona abandonarán la moneda única en un plazo cinco años. El 11% iba todavía más allá y ubicaba la ruptura en los próximos doce meses.

    De la misma forma, la mayoría de los expertos pensaba que Grecia, Irlanda, e incluso Portugal, están en riesgo de incurrir en default, hecho que situaban también entre este año y 2016.

    6 mayo, 2011 Posted by | ECONOMIA, NOTICIAS | , , | Deja un comentario

    ¿Es el rescate portugués una buena idea?

    ¿Es el rescate portugués una buena idea?

    Acaba de aprobarse el rescate a Portugal y la cifra definitiva que aportará la UE es de 52.000 millones de euros de todos los europeos, muchos critican esta política de ayudas a quienes se han equivocado, encabezados por la ultraderecha finlandesa, mientras las instituciones comunitarias defienden a ultranza esta intervención.

    En primer lugar hay que especificar que este dinero, que se verá complementado con otros 26.000 millones del FMI, no es un regalo, se trata de un préstamo a interés preferencial, es decir, si el mercado le deja a Portugal con un tipo de interés del 50% los socios europeos se lo van a dejar al 10% (cifras de ejemplo) esto quiere decir que nuestro dinero no solo no se va a perder en el rescate financiero del país vecino si no que generará intereses (beneficios para nosotros) en lo que en una situación normal sería una inversión.

    A pesar de ello es verdad que existe un riesgo innegable de impago, de ahí que el mercado le cobre los intereses tan elevados a Portugal, es decir, es una operación menos rentable de lo que debería dado el nivel de riesgo, pero eso no significa que no sea rentable, solo menos.

    Es también importante tener en cuenta que el dinero no se va a empeñar sin más, nuestros vecinos tendrán que tomar muy duras medidas para controlar el déficit presupuestario, medidas que en algunos casos serán traumáticas para sus ciudadanos, las huelgas en Grecia no fueron un capricho, si no la respuesta natural a unos duros recortes al estado del bienestar, que ahora Portugal también tendrá que afrontar para poder devolver el dinero que le vamos a dejar, esto minimiza el riesgo de impago que antes mencionábamos , es decir los obligaremos a reducir nuestros riesgos.

    Hasta aquí la situación del rescate en sí, más allá de las cuestiones políticas o éticas de rescatar a un país vecino y hermano como es Portugal, que también habría que tener en cuenta aun que se salga del ámbito de análisis de este blog, es necesario pensar en las consecuencias positivas que tendrá el rescate para todos y en las negativas que tendría un no rescate.

    Pensemos en el caso particular de España (extensible en mayor o menor medida en todos sus puntos al resto de países de la zona euro) la deuda portuguesa está en manos de muchos bancos de inversión de todo el mundo, pero mayoritariamente de bancos y cajas de ahorros españoles, que se verían seriamente dañados si se produjese un impago portugués; nuestras exportaciones, escasas de por sí y muy dañadas por la crisis general, tienen en la población portuguesa a uno de sus principales compradores, si el nivel de vida de nuestros vecinos se ve más dañado de lo estrictamente necesario nuestras exportaciones a ese país se verían también seriamente dañadas.

    Hay que tener también en cuenta los efectos de un impago portugués sobre la deuda española, las consecuencias antes relatadas son también conocidas por los inversores de todo el mundo, que las tendrían en cuenta a la hora de comprar la deuda de nuestro país, con las consecuencias previsibles para nuestra economía, es bastante probable que de no pagar el rescate ahora tengamos que pagar mucho mas dentro de un tiempo para evitar nuestro propio colapso o incluso a consecuencia de este propio colapso.

    También debemos tener en cuenta que el rescate junto con las medidas exigidas a Portugal podrían garantizar en gran medida el pago de su deuda, es decir vamos a recuperar la totalidad del dinero prestado más los intereses, esto tendrá como consecuencia que en el plazo acordado el conjunto de la Unión Europea no solo no habrá perdido el dinero si no que lo habrá rentabilizado.

    Las medidas obligadas para Portugal no garantizan al 100% el pago de esta deuda (ahora mismo y después del rescate, Grecia sigue teniendo graves problemas para hacer frente a su deuda) y si esta se ve parcialmente impagada por el país luso seguiremos evitando un impago total de la deuda en posesión de los bancos.

    En definitiva podríamos decir que el rescate es necesario y beneficioso para todos los europeos a pesar de los sacrificios temporales que pueda suponer, será un acicate a la recuperación de toda la zona euro y evitará que se contagie un colapso total que acabaría afectando a todos los países europeos ampliando y profundizando la crisis económica.

    PUBLICADO POR FONI EN 20:06

    ETIQUETAS:

    6 mayo, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, ECONOMIA, ECONOMIA, EDITORIAL, NOTICIAS, PORTUGAL | , , , , , | Deja un comentario

    Para el euro será muy difícil aguantar la bancarrota de toda la Península Ibérica

    Para el euro será muy difícil aguantar la bancarrota de toda la Península Ibérica

    Para el euro será muy difícil aguantar la bancarrota de toda la  Península Ibérica

    Para el euro será muy difícil aguantar la bancarrota de toda la Península Ibérica

    © AFP/ Daniel Roland

    11:44 12/04/2011
    Andrei Fediashin, RIA Novosti
    • El efecto dominó continúa en la eurozona. Portugal está al bordo de la insolvencia, y el primer ministro en funciones de Portugal, José Sócrates, se vio obligado a solicitar a la Unión Europea (UE) ayuda financiera para superar la crisis de su deuda.

    Lisboa necesita al menos 85 mil millones de euros para evitar la suspensión de pagos. Esa solicitud ya se esperaba en Bruselas que no tardó en dar el visto bueno a esa ayuda.

    Un grupo de expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) viajarán próximamente a Lisboa para negociar el plan de rescate pedido por Portugal. 

    Países comunitarios afectados por la crisis de la deuda

    Hoy en día, no existe el pánico que se apoderó de Bruselas a finales de 2009 cuando Grecia anunció que estaba a bordo de la quiebra y, en tampoco en 2010, cuando el riesgo de la suspensión de pagos contagió a Irlanda.

    Grecia ya recibió ayuda financiera urgente por un monto de 110 mil millones de euros la UE aprobó un paquete de rescate para Irlanda por un monto de 85 mil millones de euros.

    La burocracia de la UE siempre es así. Es un mecanismo que funciona bien aunque muy lentamente. Se trata del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) cuyos recursos ascienden a 750 mil millones de euros.

    Ante todo, ya a finales del año pasado se suponía que Portugal podía ser el tercer país de la eurozona en necesidad de ayuda financiera, después de Grecia e Irlanda.

    La economía portuguesa es tan pequeña que puede ser rescatada. Por su nivel del PIB (223 mil millones de dólares) ocupa tan sólo el 15 lugar en la UE.

    Y aun en caso de que Portugal abandone la eurozona, la moneda única europea lo soportará.

    Pero si el síndrome griego e irlandés de inmunodeficiencia financiera se extienda por España cuya economía es demasiado grande y posteriormente quizás a Italia, en este caso, si puede comenzar la erosión del euro.

    Y es probable. En Portugal los descalabros de la economía tuvieron un desarrollo similar a los ocurridos en Grecia e Irlanda.
    Al principio, Lisboa anunció que todo estaba bien y que no necesitaba ayuda (1 etapa). Después, el gobierno portugués propuso drásticas medidas anticrisis y reconoció que la situación se había empeorado (2 etapa). Al fin y al cabo Lisboa solicitó la ayuda a Bruselas.

    José Sócrates dimitió el pasado 23 de marzo, cuando el parlamento portugués se negó a aprobar su anteproyecto sobre la economía presupuestaria austera (subida de impuestos, reducción de salarios y beneficios), necesaria para la curación financiera del país. El presidente de Portugal disolvió el parlamento y convocó elecciones para los principios del próximo mes de junio.

    En Grecia e Irlanda también se produjeron cambios en el gobierno.

    La UE espera que España logre evitar el riesgo de la declaración de insolvencia. España es demasiado grande para ser rescatada. Ocupa el 5 lugar en la UE por su nivel del PIB (1,4 billones de dólares euros), tras Alemania, Francia, Gran Bretala e Italia, y el 4 lugar en la eurozona (Gran Bretaña no es miembro de la eurozona).

    Los economistas de la UE todavía no quieren pensar en un posible plan de rescate de Madrid. El problema principal consiste en que la deuda soberana de España tiene vínculos con muchos países del Viejo Mundo. Su sistema financiero está integrado en los sistemas financieros de Alemania, Francia, Italia y Portugal.

    Además, el Banco Santander no es simplemente el mayor banco de España sino es el mayor banco de la eurozona en materia de capitalización y al mismo tiempo es uno de los principales bancos de Gran Bretaña. El Banco Santander posee cuatro mayores bancos hipotecarios de las Islas Británicas.

    La situación con Portugal es aun peor. España vende a Portugal productos y servicios por un momto de un 10% de su PIB. Todos los tres mayores bancos del España tienen sus sucursales en Portugal.

    Al bordo del abismo

    No se puede decir que la situación en España sea absolutamente la misma que en Portugal. Históricamente, los asuntos financieros de los españoles siempre fueron mejor que en los países vecinos al sur de Europa.

    El problema principal de España son sus cajas de ahorro que concedieron muchísimos créditos hipotecarios durante el boom de construcción.

    ¿Cómo se puede devolver el dinero tras la ruptura de la burbuja hipotecaria? En todo caso, pueden existir varias causas de la tensión excesiva de las fuerzas bancarias pero el único resultado será la suspensión de pagos.

    Los recursos de la UE pueden ser suficientes para rescatar a España, pero evidentemente no alcanzarán para rescatar a otros países a los que se puede extender la crisis que estalle en la península Ibérica.

    Según un reputado economista estadounidense Nouriel Roubini, que pronosticó la crisis financiera y bancaria de 2008-2009, “el problema no consiste en Portugal, que es un país demasiado pequeño, sino en la posibilidad de que esta infección contagie a España. Es un país demasiado grande para caer y demasiado grande para ser rescatado”.

    Hasta los últimos días, los mercados financieros fueron leales a España. Según los expertos europeos, se formó algo semejante a una “barrera móvil” en la “frontera” entre España y los mercados crediticios con el fin de proteger a la Península Ibérica contra el alza de los tipos de interés de los créditos.

    Pero tras la caída de Portugal los flancos de España quedarán sin cobertura. En caso de que España resista y Portugal salga de esta situación, la crisis portigués no pondrá fin a las crisis de la eurozona en general.

    Hoy en día, se ha puesto en evidencia que el dinero destinado a Grecia (110 mil millones de euros), no es suficiente para que el país pueda pagar las deudas y sus intereses. La economía griega está en plena crisis y es incapaz de ganar dinero para cumplir los compromisos de deuda. 

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    El efecto dominó llega a Europa

    El efecto dominó llega a Europa

    El efecto dominó llega a Europa

    © flickr.com/ vx_lentz

    15:00 09/12/2010
    Andrei Fediashin, RIA Novosti
    • El futuro de la union monetaria europea parece demasiado vago ya que crece el número de países de la eurozona que se ven obligados a solicitar créditos para pagar sus deudas.

    Grecia está al bordo de la insolvencia. En Irlanda la amenaza de bancarrota nacional afecta la carrera de varias figuras políticas, incluido el primer ministro, Brian Cowen. El partido de los Verdes y sus aliados del partido oficialista, Fianna Fail, cambiaron sus preferencias y hoy en día acusan a Cowen de poner de rodillas a Dublin.

    Cowen apenas dispone de tiempo suficiente para conseguir la aprobación del presupuesto para 2011 por el parlamento. Las elecciones extraordinarias se celebrarán en enero próximo y es poco probable que el partido Fianna Fail logre reunir la mayoría de votos, ya que su actual nivel de aceptación entre el electorado escasamente llega al 19%.

    La salud política de Irlanda no le preocupa a la UE porque los cambios en el gobierno de la “Isla Esmeralda”  suelen ocurrir con frecuencia. 
    El paquete de rescate para Irlanda se estima en € 90 mil millones, pero más que todo, Bruselas está interesado en la eficacia de la ayuda financiera que se proporciona a Dublin. Según varios expertos, el monte destinado es insuficiente porque para asegurar que la convulsión no se extienda a otros países comunitarios es necesario al menos € 120 mil millones.

    Portugal necesita una terapia intensiva

    Los políticos y periodistas de la UE empezaron a recurrir al lenguaje médico para describir la situación en la eurozona. Los términos como “infección” y “cuarentena” suelen acompañar con frecuencia los nombres de los potenciales pacientes: Grecia, Irlanda, Portugal, España, Italia.

    La deuda pública “verdadera” de Portugal es de un 112% del producto interno bruto (PIB), y su déficit presupuestario es de un 9,5% del PIB. Recordemos que la deuda de Grecia fue de un 94,6% del PIB, y el déficit presupuestario, un 9,8%.

    A finales de este año y en abril próximo, el país se verá obligado de pagar por los bonos del tesoro и tomar nuevos préstamos para cubrir el déficit presupuestario. Y la tasa de interés en el mercado de créditos ya asciende a un 9%, porque todo lo que supera el 10% se considera en situación de quiebra.
    Como sigan así las cosas, a corto plazo Lisboa puede declararse insolvente en breve, y la siguiente puede ser España.

    Para los líderes de la UE la solución es muy simple. La economía portuguesa es tan pequeña que debe ser rescatada. Pero la economía española es demasiado grande. En caso de que el síndrome griego e irlandés de inmunodeficiencia financiera se extienda por toda la Península Ibérica no quedarán recursos para rescatarla, y en este caso, comenzará la erosión de la moneda única europea.

    Alemania rige en Europa

    Alemania quizás es el único país que se beneficie con los problemas de eurozona. La cancillera federal de Alemania, Angela Merkel, insiste en reforzar la disciplina fiscal en la eurozona, imponer multas a todos los que infrinjan estas normas e incluir las cláusulas correspondientes en un anexo al Tratado de Lisboa sobre la reforma de la UE.

    Y a medida que pasa el tiempo, la presión de Berlín es cada vez mayor. Según el diario británico The Guardian, de acuerdo a las instrucciones de Merkel, su ministro de Finanzas preparó un documento que propone compartir las pérdidas entre los deudores y acreedores.

    En caso de que un país deudor enfrente una falta de liquidez y pida un crédito al fondo de estabilización de la UE,  los tenedores de los bonos de tesoro de este país deben automáticamente dilatar los pagos y reducir tasas de interés. 
    Y en caso de que un país deudor esté al borde de insolvencia los acreedores deben  reducir entre 30% y 50% las tasas de interés.

    A pesar de que la iniciativa no goza de gran apoyo, Merkel es capaz de alcanzar éxito en este ámbito. Charles Grant, Director del Centro británico para la Reforma Europea, cree que la comunidad europea no tiene otro remedio que modificar la UE de acuerdo con el modelo federativo de Alemania. Todas las naciones germánicas, es decir, los escandinavos, austríacos, holandéses, etc., en realidad apoyan los esfuerzos de la cancillera alemana para reforzar el orden en la eurozona.

    Grant está seguro de que Francia, la segunda economía en Europa, la apoyará también. Porque si esto no ocurre, Berlín volverá las espaldas a la UE haciendo cara a Rusia y China y dejando a la Unión Europea sin el socio más potente.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI


    13 abril, 2011 Posted by | ECONOMIA, NOTICIAS | , , , | Deja un comentario

    Siguen los estragos de la crisis del euro

    Después de Grecia, Irlanda…
    Siguen los estragos de la crisis del euro
    por Jean-Claude Paye*

    Están cayendo las fichas del dominó.

    La crisis financiera irlandesa reproduce el esquema de la que ya tuvo lugar en Grecia y abre el camino a las que vendrán, en Portugal y en otros países.

    Para pagar sus guerras en Afganistán e Irak, Estados Unidos ha decidido monetizar su deuda pública, o sea encajarle sus propias facturas al resto del mundo.

    Esa afluencia de liquidez permite a las élites capitalistas devorar presas cada vez más opulentas.

    Habiendo saqueado ya el Tercer Mundo, ahora pueden emprenderla con el euro.

    Sin embargo, observa Jean-Claude Paye, lejos de impedir que lo hagan, el Banco Central Europeo las favorece a expensas de los pueblos europeos, a quienes imponen políticas de austeridad.



    14 de enero de 2011Desde
    Bruselas (Bélgica)

    JPEG - 21.8 KB
    Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, y Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal estadounidense: los intereses de las élites capitalistas coinciden, ahora en detrimento de los pueblos europeos.

    Una frase que se atribuye a Marx nos enseñó que si la historia no se repite, por lo menos tiene tendencia a tartamudear.

    Ese diagnóstico ilustra a la perfección el nuevo ataque contra el euro.

    Ante la crisis irlandesa, los mercados financieros han puesto en escena un guión similar al de la ofensiva contra Grecia [1].

    Se trata del desplazamiento de una causa externa: la política monetaria expansionista de la FED (Federal Reserve). De la misma manera, la ofensiva de los mercados tendrá también el apoyo de Alemania.

    Al igual que durante los meses de abril y mayo de 2010, el anuncio de una futura inyección masiva de liquidez por parte de la Reserva Federal estadounidense no ha hecho bajar el valor del dólar sino que ha reactivado el asalto especulativo contra la eurozona.

    Alemania también ha dado origen, en parte, al acelerado incremento de las tasas de interés de las obligaciones irlandesas, así como de las portuguesas y las españolas.

    Las recientes declaraciones, pese a todo puramente formales, de Angela Merkel sobre la necesidad de obligar a los acreedores privados a tomar parte, en caso de reestructuración de la deuda de ciertos países de la eurozona, ha acentuado la desconfianza de los mercados hacia los países más débiles.

    El objetivo de la FED: una creación ininterrumpida de burbujas financieras

    La frase de John Connally, secretario del Tesoro de la administración Nixon en 1971, de que «El dólar es nuestra moneda, pero es problema de ustedes», cobra hoy más actualidad que nunca.

    Hasta ahora la monetización de la deuda estadounidense le crea menos problemas a Estados Unidos que a sus satélites.

    El arbusto de la degradación financiera de Grecia ya había bastado para disimular el bosque deficitario estadounidense.

    De la misma manera, durante este fin de año la deuda irlandesa eclipsó el anuncio de un nuevo programa de compra masiva de bonos del Tesoro por parte de la Reserva Federal estadounidense.

    Esta maniobra de «quantitative easing» consiste en hacer bajar las tasas de interés sobre las obligaciones del Estado y debe permitir, a razón de 75 000 millones de dólares, una inyección de 600 000 millones a la economía estadounidense.

    La FED ya había introducido una suma de 1 700 millardos [1 millardo = 1 000 millones] de dólares en el circuito económico estadounidense.

    Este nuevo programa de inyección de liquidez nos demuestra que esa política ha fracasado, puesto que ahora hay que recurrir a una nueva serie de compras.

    Pero lo más importante es que nos indica que el «quantitative easing» ha dejado de ser una política de carácter excepcional.

    Ahora parece destinada a mantenerse y se convierte en un procedimiento normal [2].

    Contrariamente a lo que declara el Departamento del Tesoro, el objetivo de la creación de moneda a la que recurre Estados Unidos no es permitir que los bancos concedan créditos a los particulares y a las empresas.

    Dada la coyuntura económica, esa demanda es actualmente reducida y las instituciones financieras disponen de importantes reservas.

    Ya hay abundancia de liquidez.

    Agregar más no resolverá el problema actual, que en realidad reside en la desconfianza de los bancos ante la falta de solvencia de los posibles candidatos a recibir nuevos préstamos, o sea en cuanto a la rentabilidad de sus inversiones.

    ¿De qué puede servir entonces esta inyección permanente de liquidez en un mercado ya saturado?

    Para responder a esa pregunta basta con observar los efectos de esa política: formación de burbujas especulativas y alza desmesurada del valor de los activos, afluencia de capitales hacia los países de fuerte crecimiento, como China o la India, y ataques especulativos, sobre todo contra la eurozona.

    La política estadounidense de monetización de su deuda pública resulta actualmente poco inflacionista porque gran parte de los capitales está saliendo de Estados Unidos para ir a situarse en los mercados emergentes, razón por la cual no está alimentando la demanda interna en Estados Unidos.
    Tampoco provoca una fuerte caída del dólar porque las compras adicionales de activos –oro, materias primas y petróleo– que esa medida está provocando se están efectuando con dólares estadounidenses, lo cual sostiene la cotización de esa moneda.

    Los especuladores estadounidenses hacen sus compras con su propia moneda, mientras que los «inversionistas» extranjeros, incitados a seguir el movimiento de alza inducido por esa política, están cambiando sus monedas nacionales por dólares para comprar «activos».

    El objetivo del BCE: transferir a los bancos los ingresos de los trabajadores

    En lo tocante a la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) anunció la continuación de su política de compra de obligaciones soberanas.

    También ha decidido prolongar su dispositivo de refinanciamiento de los bancos, ilimitado y con una tasa fija, por un nuevo periodo de al menos 4 meses.

    Aquí también se hace patente un cambio de actitud: ya no se presenta esa política como un hecho excepcional sino con carácter permanente [3].

    La modificación de la política del BCE reside en su compromiso en cuanto a la duración. «En tiempos normales, el BCE compra títulos a corto plazo: 3 semanas, un mes, más raramente 3 meses.

    Pero, desde la crisis, el BCE se puso a comprar títulos a un año de plazo, algo nunca visto.» [4]

    Ese cambio invierte el papel del BCE, que de ser el prestamista a quien se recurre como último recurso pasa a convertirse en un prestamista de primera línea.

    El Banco Central Europeo funciona así como una institución crediticia.

    El BCE ha adquirido hasta ahora bonos sobre la deuda pública por un monto de 67 000 millones de euros [5], esencialmente en títulos de Estados que vienen afrontando dificultades, como Grecia e Irlanda.

    Estamos por lo tanto muy lejos aún de la compra de 600 000 millones de dólares que hizo la FED.

    La política del Banco Central Europeo es diferente, no sólo en el plano cuantitativo sino también en el aspecto cualitativo, ya que esta institución ha decidido esterilizar su inyección de liquidez, disminuyendo en la misma medida los préstamos que efectúa a los bancos privados.

    El objetivo del Banco Central Europeo es tratar de retrasar lo más posible una reestructuración de la deuda griega, de la irlandesa y de la portuguesa… porque los grandes bancos europeos están seriamente enfrascados en su propio financiamiento.

    Se trata, ante todo, de salvar las instituciones financieras y de tratar de que la factura la paguen los trabajadores y los ahorristas.

    Para lograrlo, la Unión Europea y los Estados miembros han entregado a los mercados financieros la llave del financiamiento de los déficits.

    Los Estados tienen que obtener préstamos a través de las instituciones financieras privadas, que a su vez obtienen fondos a bajo precio del Banco Central Europeo.

    Aunque la media de los déficits de los Estados miembros de la Unión Europea es del 7%, o sea muy inferior al 11% que déficit de Estados Unidos [6], la Unión Europea ha emprendido una brutal reducción de los gastos públicos.

    La Comisión Europea quiere imponer a los países un largo tratamiento basado en la austeridad para volver a una deuda pública inferior al 60% del PIB y ha abierto procedimientos por déficit excesivo contra los Estados miembros.

    A mediados de 2010 prácticamente todos los Estados de la eurozona estaban sometidos a ese tipo de procedimientos.

    La Comisión les ha pedido incluso que se comprometan a volver a situarse por debajo del límite del 3% antes de 2014, sin importar cuál sea la evolución de la situación económica.

    Los medios previstos para alcanzar esos objetivos no consisten en la imposición de un gravamen a los altos ingresos o las transacciones financieras sino más bien en una disminución del salario directo e indirecto, o sea en aplicar políticas salariales restrictivas y reducir o eliminar sistemas públicos de retiro y de salud.

    Complementación entre las políticas de la FED y del BCE

    La política monetaria fuertemente expansionista de Estados Unidos consiste en comprar en el mercado secundario obligaciones soberanas a mediano y largo plazo, de 2 a 10 años, para que las nuevas emisiones que debe hacer la FED encuentren quien las adquiera a una tasa de interés relativamente poco elevada, o sea soportable para las finanzas públicas estadounidenses.

    Esa política no sólo es la que conviene a los intereses del capital estadounidense sino que corresponde además a los intereses del capitalismo multinacional.

    Es el principal instrumento de una práctica de tasas de interés muy bajas, por debajo del nivel real de la inflación.

    Se trata de permitir, no sólo a Estados Unidos sino también a Europa y Japón, que puedan enfrentar su montaña de deudas aplicando tasas mínimas.

    Todo aumento del rendimiento de las obligaciones llevaría a esos Estados a la bancarrota.

    Además, a mediano plazo, esa práctica laxista tendrá un efecto inflacionista que reducirá el valor de esas deudas públicas y disminuirá, en términos reales, la carga que representan.

    Dado el lugar tan especial que ocupa el dólar en la economía mundial, la Reserva Federal estadounidense es el único banco central que puede darse el lujo de adoptar ese tipo de política, y sobre todo que puede aplicarla a tan gran escala.

    Cualquier otra moneda nacional se vería inmediatamente bajo el fuego de los mercados y fuertemente devaluada.

    La FED es el único banco central que puede darse el lujo de fabricar dinero y lograr que los agentes económicos extranjeros lo acepten.

    La monetización de la deuda estadounidense permite, al proporcionar municiones a los mercados financieros, emprender ventajosamente operaciones de especulación contra la eurozona.

    Esto coincide con los objetivos de la Unión Europea, ya que permite movilizar los mercados y presionar a los pueblos europeos para obligarlos a aceptar una drástica disminución de su nivel de vida.

    El efecto de las políticas presupuestarias que los Estados miembros han puesto en marcha no será otro que impedir el redespegue económico, fragilizando aún más las finanzas públicas y reclamando nuevas transferencias de los ingresos de los trabajadores a los bancos y las empresas. La crisis del euro continuará prolongándose.

    Y la voluntad ya expresada por la agencia estadounidense Moody’s de reducir nuevamente la nota de las obligaciones del Estado español, debido a sus «elevadas necesidades de refinanciamiento para 2011» [7], confirma este diagnóstico.

    26 marzo, 2011 Posted by | BANCA, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA, EDITORIAL, ESPECULACIÓN, INTERNACIONAL | , | Deja un comentario