cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

De entre los grandes países de la UE España es el que menos intereses paga por su Deuda Pública

Ya quisieran alemanes, ingleses, franceses, italianos, británicos o en general cualquier país potente de la Unión Europea tener una Deuda en porcentaje del PIB tan baja como la española. Y no sólo es mucho más baja que la que acarrean las grandes economías de la UE sino que también se encuentra muy por debajo de la media. Pero eso no es todo, sino que España es el país (entre las grandes economías) que menos porcentaje de intereses paga por su deuda.

Los porcentajes respecto al Producto Interior Bruto son muy significativos y útiles a la hora de realizar comparativas entre países. Por ejemplo, un 62% del Deuda Pública significa, a grandes rasgos, que para que España pudiese saldar sus deudas tendría que destinar el 62% de todos los bienes y servicios finales producidos en un año en España, y eso es mucho cuando se trata de una economía como la española. Sin embargo es más aun cuando se trata de Italia, pues ni con todo lo producido en un año podría hacer frente a sus deudas pues ésta ronda el 130% del PIB, es decir, todo lo producido en un año más el 30% del siguiente. Visto de esta manera se tiene mejor perspectiva de lo que suponen las deudas.

No sólo la Deuda Pública española es menor sino que somos (de entre las potencias económicas de la Unión) los que menor porcentaje de nuestro PIB debemos destinar al pago ya no de la Deuda, sino al pago de los intereses derivados de ella. Concretamente un 2,2% del PIB lo destinamos a pagar intereses, una cantidad muy alta pero, por ejemplo, es mucho menos del 5,2% que pagábamos en 1996. Y por hacer otra comparativa de cuánto supone un 2,2% (4 décimas menos que la media de la Unión Europea) para que sea más ilustrativo; un 2´2% de PIB es lo mismo que se destinó en 2010 al crear empleo o un 1% más de lo que en 2010 se presupuesto para gastos de Sanidad.

¿Dónde se encuentra entonces el problema de la Deuda española?

1º Es de las que más rápido crece y parece difícil de contener pues esta aumenta debido al déficit público (se recorta cuando hay superávit) y éste ha aumentado a una velocidad excesiva y muy por encima del de las economías de nuestro entorno (superaba el 10% cuando el máximo permitido en la UE era el 3%, bien es cierto que casi todos los países han sobrepasado este valor pero no de tal manera como España).

2º La perspectiva de recorte de la Deuda está muy limitada por el grave desempleo. Éste conlleva un gran coste para las arcas públicas y una disminución de ingresos.

3º La Deuda Pública no es demasiado elevada, sin embargo la privada (hogares y empresas) que en 2010 alcanzaba el 170% del PIB es a todas luces excesiva. Por tanto, un agregado de ambas deudas, Pública y privada, es un gran problema. Pues los ciudadanos ya tienen demasiadas deudas que pagar, como para pagar también la Pública.

Fuente: Rankia (Banco de España)

La confianza ya no sólo de los mercados internacionales respecto a que la economía mejore sino también la confianza del consumidor español. La economía está íntimamente ligada a las expectativas de los agentes económicos. Se podría decir que esta situación es como el pez que se muerde la cola: mala situación mayor desconfianza, mayor desconfianza peor situación.

En definitiva, España se encuentra en una situación económica mejor que los países que se supone que no tienen problemas económicos. Sin embargo la cuestión final es la solvencia ¿Será la economía española lo suficientemente solvente en el futuro viendo cómo ha evolucionado tan rápidamente su Deuda y sus gastos? Como dije antes, confiemos en que sí.

Enlaces:

Eurostat.

http://www.thespanisheconomy.gob.es/pdf/110104%20Spanish%20debt-some%20highlights.pdf

21 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, BANCA, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA, ESPECULACIÓN | , , , , , | Deja un comentario

El mundo se lanza al rescate del euro

Japón y China anuncian nuevas compras de bonos de deuda europeos y respaldan la estrategia de refuerzo de la acosada divisa comunitaria | El gesto de apoyo de las dos potencias asiáticas puede no ser el único que se vea en las próximas semanas

Economía | 16/01/2011 – 03:31h

Beatriz Navarro

Bruselas Corresponsal

Ni China ni Japón son precisamente dos inversores que actúen a la ligera en los mercados financieros. Al contrario, a ambos los define precisamente la cautela. Y, aun así, cuando más duro se está poniendo el panorama para determinados países del euro y más dudas hay sobre si la UE contendrá o no la crisis, ambos países han anunciado esta semana sendas decisiones para comprar bonos de deuda europeos.

Les mueve, dicen, la confianza y la vocación política de contribuir a aliviar las tensiones contra la divisa común europea. Aunque durante su primera década de vida el euro rivalizó sin problemas con el todopoderoso dólar estadounidense, ahora se topa con insistentes dudas sobre si sobrevivirá o no a la doble crisis que hoy acecha a sus estados miembros (de deuda y de crecimiento).

¿Se han vuelto locos, chinos y japoneses? Probablemente, no. De hecho, el valioso gesto de apoyo de las dos potencias asiáticas (que reduce la presión sobre el Banco Central Europeo para cargar con la crisis) puede no ser el único que se vea en las próximas semanas, sospechan los analistas financieros. Noruega, Emiratos Árabes y, quién sabe si incluso Estados Unidos podrían ser los siguientes países en sumarse a la operación de salvamento del euro bien comprando bonos de deuda sobrantes de los países en dificultades, bien participaciones en las próximas emisiones que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (el EFSF, en inglés).

La semana pasada Pekín ya había anunciado que compraría deuda española por valor de varios miles de millones de euros; el acuerdo fue reafirmado. Ya antes se había comprometido a adquirir bonos portugueses y griegos. Tokio, por su parte, anunció el martes que comprará el 20% de los bonos que emitirá el EFSF a final de mes para financiar la operación de rescate de Irlanda. La inversión podría alcanzar los mil millones de euros.

“En el mundo financiero nada se hace por filantropía”, apunta un embajador europeo. “La apuesta china y japonesa es sobre todo económica y financiera. Saben que la fortaleza del euro es una garantía para el crecimiento económico mundial. Ojalá algunos inversores europeos fueran tan listos como los chinos y los japoneses”, añade el diplomático.

La UE va a necesitar de este tipo de apoyo por una buena temporada, de ahí la importancia del aval asiático. Como mínimo necesitará compradores para financiar el rescate de Irlanda, y muy posiblemente también para cubrir las líneas de crédito que se puedan lanzar a otros países en los próximos meses. Dublín precisa ayuda externa por un total de 67.500 millones de euros y la UE quiere obtener a finales de enero entre 3.000 y 5.000 millones a través de una suerte de eurobonos emitidos por el EFSF avalados por los Tesoros nacionales.

El interés de los inversores en la primera subasta fue masivo y la financiación se obtuvo a buen precio, con un interés del 2,59%. Este instrumento financiero ha obtenido la máxima calificación crediticia (AAA), un dato que no ha pasado desapercibido en Tokio. Es una operación “adecuada”, dijo el ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda, para “impulsar la confianza en el EFSF y hacer una contribución”. Japón tiene superávit en cuenta corriente, además de las segundas mayores reservas de divisas del mundo, tras China. Y ambos países estarían interesados en mantener la fortaleza del euro y de la UE como mercado. Desde Asia no se ve como una operación aislada: “Indica que el mundo se está uniendo” para salvar a Europa, dijo a Bloomberg Noriaki Matsuoka, economista de Daiwa Asset Management.

En las próximas semanas los líderes europeos podrían acordar una flexibilización en el uso del EFSF con el fin de que sirva para ayudar a países antes de que estén al borde del precipicio. Es decir, usando sus fondos para comprar deuda y rebajar así el precio que piden los inversores. O conceder líneas de crédito urgente a corto plazo para poder pagar vencimientos de deuda puntuales.

El ministro griego de Finanzas, Giorgos Papanconstantinou, ha declarado esta semana que la UE se dispone a adoptar medidas en los próximos dos meses que atajarán la crisis de deuda “de una vez por todas”. Estas y otras medidas, como la emisión de algún tipo de eurobonos, están siendo estudiadas por los expertos nacionales y mañana las abordará el Eurogrupo en Bruselas. Por una vez, el debate podría avanzar rápidamente. Algunos cambios podrían sellarse en la cumbre europea de febrero, mientras en marzo se aprobarán los detalles del plan para hacer permanente el fondo de rescate del euro.

 

16 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, BANCA, CRISIS, DEUDA, ECONOMIA | , , , , , , , , | Deja un comentario