cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Cinco causas de la insurrección árabe

Cinco causas de la insurrección árabe

 

Cuáles son las causas del vendaval de libertad que, de Marruecos a Bahréin, pasando por Túnez, Libia y Egipto, sopla sobre el mundo árabe? ¿Por qué motivos estas simultáneas ansias de democracia se expresan precisamente ahora?

A estas dos preguntas, las respuestas son de diversa índole: histórica, política, económica, climática social.

1. Histórica. Desde el final de la Primera Guerra Mundial y la implosion del Imperio otomano, el interés de las potencias occidentales por el mundo árabe (Oriente Próximo y África del Norte) ha tenido dos principales incentivos: controlar los hidrocarburos y garantizar un hogar nacional judío. Después de la Segunda Guerra Mundial y del traumatismo universal del Holocausto, la creación del Estado de Israel, en 1948, tuvo como contrapartida la llegada al poder, en varios Estados árabes liberados del colonialismo, de fuerzas antisionistas (opuestas a la existencia de Israel): de tipo “militar nacionalista” en Egipto y Yemen, o de carácter “socialista árabe” en Irak, Siria, Libia y Argelia.

Tres guerras perdidas contra Israel (en 1956, 1967 y 1973) condujeron a Egipto y a Jordania a firmar tratados de paz con el Estado judío y a alinearse con Estados Unidos que ya controlaba –en el marco de la Guerra Fría– todas las petromonarquías de la península Arábiga así como el Líbano, Túnez y Marruecos. De este modo, Washington y sus aliados occidentales mantenían sus dos objetivos prioritarios: el control del petróleo y la seguridad de Israel. A cambio, protegían la permanencia de feroces tiranos (Hasán II, el general Mubarak, el general Ben Alí, los reyes saudíes Faisal, Fahd y Abdalá, etc.) y sacrificaban cualquier aspiración democrática de las sociedades.

2. Política. En los Estados del pretendido “socialismo árabe” (Irak, Siria, Libia y Argelia), bajo los cómodos pretextos de la “lucha antiimperialista” y de la “caza de comunistas”, también se establecieron dictaduras de partido único, gobernadas con mano de hierro por déspotas de antología (Sadam Hussein, Al Assad padre e hijo, y Muamar al Gadafi, el más demencial de ellos). Dictaduras que garantizaban, por lo demás, el aprovisionamiento en hidrocarburos de las potencias occidentales y que no amenazaban realmente a Israel (cuando Irak pareció hacerlo fue destruido). De ese modo, sobre los ciudadanos árabes, cayó una losa de silencio y de terror.

Las olas de democratización se sucedían en el resto del mundo. Desaparecieron, en los años 1970, las dictaduras en Portugal, España y Grecia. En 1983, en Turquía. Tras la caída del muro del Berlín, en 1989, se derrumbó la Unión Soviética así como el “socialismo real” de Europa del Este. En América Latina cayeron las dictaduras militares en los años 1990. Mientras tanto, a escasos kilómetros de la Unión Europea, con la complicidad de las potencias occidentales (entre ellas España), el mundo árabe seguía en estado de glaciación autocrática.

Al no permitirse ninguna forma de expresión crítica, la protesta se localizó en el único lugar de reunión no prohibido: la mezquita. Y en torno al único libro no censurable: el Corán. Así se fueron fortaleciendo los islamismos. El más reaccionario fue difundido por Arabia Saudí con el decidido apoyo de Washington que veía en él un argumento para mantener a los pueblos árabes en la “sumisión” (significado de la palabra ‘islam’). Pero también surgió, sobre todo después de la “revolución islámica” de 1979 en Irán, el islamismo político que halló en los versos del Corán argumentos para reclamar justicia social y denunciar la corrupción, el nepotismo y la tiranía.

De ahí nacieron varias ramas más radicales, dispuestas a conquistar el poder por la violencia y la “Guerra Santa”. Así se engendró Al Qaeda…

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, las potencias occidentales, con la complicidad de las “dictaduras amigas”, añadieron un nuevo motivo para mantener bajo férreo control a las sociedades árabes: el miedo al islamismo. En vez de entender que éste era la consecuencia de la carencia de libertad y de la ausencia de justicia social, agregaron más injusticia, más despotismo, más represión…

3. Económica. Varios Estados árabes padecieron las repercusiones de la crisis global iniciada en 2008. Muchos trabajadores de estos países, emigrados en Europa, perdieron su trabajo. El volumen de las remesas de dinero enviadas a sus familias disminuyó. La industria turística se marchitó. Los precios de los hidrocarburos (en aumento estas últimas semanas a causa de la insurrección popular en Libia) se depreciaron. Simultáneamente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) impuso, a Túnez, Egipto y Libia, programas de privatización de los servicios públicos, reducciones drásticas de los presupuestos del Estado, disminución del número de funcionarios… Unos severos planes de ajuste que empeoraron, si cabe, la vida de los pobres y sobre todo amenazaron con socavar la situación de las clases medias urbanas (las que tienen precisamente acceso al ordenador, al móvil y a las redes sociales) arrojándolas a la pobreza.

4. Climática. En este contexto, ya de por sí explosivo, se produjo, el verano pasado, un desastre ecológico en una región alejada del mundo árabe. Pero el planeta es uno. Durante semanas, Rusia, uno de los principales exportadores de cereales del mundo, conoció la peor ola de calor y de incendios de su historia. Un tercio de su cosecha de trigo fue destruida. Moscú suspendió la exportación de cereales (que sirven también para nutrir al ganado) cuyos precios inmediatamente subieron un 45%. Ese aumento repercutió en los alimentos: pan, carne, leche, pollo… Provocando, a partir de diciembre de 2010, el mayor incremento de precios alimentarios desde 1990. En el mundo árabe, una de las principales regiones importadoras de esos productos, las protestas contra la carestía de la vida se multiplicaron…

5. Social. Añádase a lo precedente: una población muy joven y unos monumentales niveles de paro. Una imposibilidad de emigrar porque Europa ha blindado sus fronteras y establecido descaradamente acuerdos para que las autocracias árabes se encarguen del trabajo sucio de contener a los emigrantes clandestinos. Un acaparamiento de los mejores puestos por las camarillas de las dictaduras más arcaicas del planeta…

Faltaba una chispa para encender la pradera. Hubo dos. Ambas en Tunez. Primero, el 17 de diciembre, la auto-immolación por fuego de Mohamed Buazizi, un vendedor ambulante de fruta, como signo de condena de la tiranía. Y segundo, repercutidas por los teléfonos móviles, las redes sociales (Facebook, Twitter), el correo electrónico y el canal Al-Yazeera, las revelaciones de WikiLeaks sobre la realidad concreta del desvergonzado sistema mafioso establecido por el clan Ben Alí-Trabelsí.

El papel de las redes sociales ha resultado fundamental. Han permitido franquear el muro del miedo: saber de antemano que decenas de miles de personas van a manifestarse un día D y a una hora H es una garantía de que uno no protestará aislado exponiéndose en solitario a la represión del sistema. El éxito tunecino de esta estrategia del enjambre iba a convulsionar a todo el mundo árabe.

Ignacio Ramonet

Tomado: Rebelión.org

 

Anuncios

14 marzo, 2011 Posted by | revueltas islam | , , | Deja un comentario

El Congreso inicia sus deliberaciones entre un aluvión de críticas por lo que se considera una nueva ‘Caza de Brujas’

La investigación en EE UU de la radicalización musulmana provoca acusaciones de ‘McCarthysmo’

El Congreso inicia sus deliberaciones entre un aluvión de críticas por lo que se considera una nueva ‘Caza de Brujas’

YOLANDA MONGE | Washington 09/03/2011

  • Lo que va a suceder el jueves en el Congreso cuando el representante republicano por Nueva York, Peter King, inicie la comisión de investigación sobre la radicalización de los musulmanes en Estados Unidos retrotrae a los años de la caza de brujas del senador Joseph McCarthy y su Comité de Actividades Antiamericanas.

De hecho, las diferentes y numerosas organizaciones musulmanas que se han levantado contra la islamofobia del político le califican ya como el McCarthy del siglo XXI.

  • King considera que el enemigo está dentro de casa y que la creciente radicalización de los musulmanes nacidos y criados en Estados Unidos es una amenaza que debe ser revisada antes de que sea tarde.

Como presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara -cargo al que llegó tras la victoria republicana en las pasadas elecciones legislativas-, King basará su argumentación en dos afirmaciones: que los americanos musulmanes no cooperan ni con la ley ni con el orden a la hora de denunciar actividades sospechosas y que entre el 80 y el 85% de los líderes islámicos son extremistas.

“Todas las acusaciones que hace King son falsas”, aseguraba esta mañana en rueda de prensa Nihad Awad, director ejecutivo de CAIR (Consejo de Relaciones Americano-Islámicas, siglas en inglés).

Awad aporta como fuentes que niegan la acusaciones de King al propio director del FBI, Robert Mueller, y al sheriff de Los Ángeles, Lee Baca. Michael Rolince, que entre los años 2002 y 2005 estuvo al frente de la División Contraterrorista del FBI en Washington, asegura sin lugar a dudas que “la comunidad ha recurrido a los agentes de la ley en numerosas ocasiones” para denunciar situaciones sospechosas.

Tanto para Awad como para el resto de los comparecientes en la rueda de prensa, lo que el representante King está haciendo es demonizar y estigmatizar a toda una comunidad por su fe, que en el caso de los musulmanes estadounidense se eleva a siete millones de personas.

“La actuación de King no es desconocida en la historia de EEUU”, explica Shahid Butter, director del grupo jurídico Billof Rights.

Otras comunidades han sido perseguidas en la historia del país, desde los afroamericanos a los judíos americanos, pasando por los campos de internamiento a los que fueron confinados los japoneses tras el ataque de Pearl Harbor o los comentarios sectarios que se hicieron contra los católicos cuando John Kennedy llegó a la presidencia del país.

Por aquel entonces, altas instancias de la inteligencia norteamericana consideraban que si el católico JFK llegaba a la presidencia, el Papa dirigiría el país.

“King sólo está embarcado en una maniobra política barata que le aporte notoriedad, no en conocer la realidad de los hechos”, puntualiza Butter. ”

Si realmente fuera sincero en investigar el terrorismo doméstico estaría estudiando las bombas de Oklahoma o el ataque contra una oficina de Hacienda en Tejas”, prosigue. “Sin embargo, King prefiere sentar en el banquillo de los acusados a toda una comunidad”, añade Muhammad Salim Akhtar, director de la American MuslimTaskforce.

King aportará sus propios testigos para su versión de lo que está ocurriendo en Estados Unidos. Entre otros testificará ante el comité Zuhdi Jasser, habitual tertuliano de los medios de la ultraderecha norteamericana.

Más de 50 organizaciones relevantes dentro de la comunidad islámica han ofrecido su participación en las vistas del Congreso, pero King las ha rechazado.

De ascendencia irlandesa, King no es nuevo en el terreno de la polémica con su defensa en los años ochenta y noventa de la lucha armada del IRA, organización terrorista que para el político es comparable al Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela.

Protestas contra la investigación de los musulmanes en el Congreso de EE UU

“No practicamos aquello de ser culpable por asociación”, afirma McDonough, viceconsejero de seguridad nacional de Obama

YOLANDA MONGE | Washington 08/03/2011

  • La decisión del presidente del Comité de Seguridad Nacional, Peter King, de celebrar esta semana una serie de audiencias en el Congreso sobre la amenaza terrorista que supone la radicalización de los musulmanes nacidos en Estados Unidos ha levantado ampollas entre la comunidad islámica e incluso ha provocado una intervención de la Casa Blanca.
  • “En Estados Unidos no practicamos aquello de ser culpable por asociación”, dijo Denis McDonough, viceconsejero de seguridad nacional del presidente Barack Obama.
  • McDonough no mencionó en ningún momento de su visita a una mezquita el nombre de King o la investigación que se iniciará el jueves, pero sin duda era la primera fase de una campaña de contención de daños que la Casa Blanca es consciente que va a tener que desarrollar cuando comiencen las audiencias.

King, veterano congresista por Nueva York, llegó al poder de tan importante Comité tras la victoria del Partido Republicano en las pasadas elecciones legislativas. Su propia radicalización a lo largo de los años después de los ataques terroristas del 11 de Septiembre ha sido el motivo por el que haya decidido abrir en el Congreso una investigación nada común.

Por mucho que el político insista en que no intenta demonizar o estigmatizar a toda una comunidad, los musulmanes no lo ven así y en Nueva York protagonizaron una manifestación durante el pasado fin de semana para protestar contra tal iniciativa.

“Hoy yo también soy musulmán”, se leía en las pancartas que portaban los asistentes a la concentración de Times Square. Se esperan muchas otras concentraciones de rechazo y el ambiente se irá caldeando a medida que se acerque el jueves.

King insiste en que es la propia Administración demócrata quien reconoce que la amenaza terrorista existe y se desarrolla dentro de Estados Unidos, con la radicalización de los musulmanes nacidos en este país y que buscan la yihad o guerra islámica.

A Eric Holder, fiscal general del Estado, “no le quita el sueño los manifestantes contrarios al aborto, los extremistas medioambientales o los neonazis”, se ha defendido King, “le quita el sueño el extremismo que ha transformado a la comunidad musulmana”. King recordó que Janet Napolitano aseguró que la amenaza islamista esta en su peor nivel desde el 11-S.

Como ejemplo del peligro que se esát fermentando en el seno de EEUU, King citó la detención, a finales de febrero, por parte del FBI de un joven saudí por conspirar para atentar contra la residencia en Tejas del ex presidente George W. Bush, entre otros objetivos.

Asimismo, King mencionó el arresto de un joven de origen somalí que supuestamente planeaba cometer un atentado durante el encendido de las luces navideñas en Portland (Oregón).

King repite que su única intencin es generar un debate nacional y productivo sobre los desafíos que enfrenta la seguridad de Estados Unidos.

Y sin embargo, lo que leen las organizaciones de defensa de los derechos civiles y los grupos musulmanes es una traslación de lo que se sucedio cuando se juzgó y estigmatizó a los japoneses tras el ataque de Pearl Harbor.

No es esta la primera vez que King se rodea de polémica y controversia.

De ascendencia irlandesa, su pasado como defensor de la lucha armada del IRA en Irlanda del Norte ha provocado que sus críticos le acusen de tener un doble rasero con el que medir el terrorismo.

Pero King no ve ningún paralelismo entre los ataques del ya extinto Ejército Republicano Irlandés (IRA) y la violencia islamista. Entrevistado por el diario The Washington Post, King considera que el IRA -y el Sinn Fein, brazo poltico del grupo terrorrista- fue una fuerza legítima sin la cual hoy no existiría la paz en Irlanda del Norte.

Las hemerotecas recuerdan estos días que en 1985, el Gobierno irlandés boicoteó el desfile del Día de San Patricio en Nueva York por la Quinta Avenida -la gran fiesta de los norteamericanos con raíces irlandesas que viven en EE UU- porque aquel año King era el maestro de ceremonias y estaba considerado por el Gobierno de Irlanda como un seguidor confeso de la organización terrorista.

El demócrata por Minnesota, Keith Ellison, primer musulmán en llegar al Congreso de EE UU -sólo hay otro miembro más de esta confesión en el Capitolio- afirma sentirse preocupado por la iniciativa lanzada por King.

Sealar a una sola comunidad es un error. El objetivo de los terroristas son todos los ciudadanos estadounidenses, sean musulmanes, judíos o cristianos, dice Ellison.

 

9 marzo, 2011 Posted by | INTERNACIONAL, NOTICIAS | , | Deja un comentario

Israel: idéntica cartografía, geografía variable

TRIBUNA: ILAN PAPPÉ

Israel: idéntica cartografía, geografía variable

ILAN PAPPÉ 03/03/2011

Israel cree que el triunfo de las revoluciones de Túnez y de Egipto le supone una muy mala cosa.

Que la televisión muestre a ciudadanos árabes educados y no islamistas,que en perfecto inglés exponen sus articuladas opiniones sobre la democracia sin recurrir a la retórica antioccidental, no puede serle, desde luego, sino una muy mala cosa.

Y si además los ejércitos de esos dos países se abstienen de matar a tiros a los manifestantes, entonces… bueno, entonces la cosa se pone todavía peor, porque hace que su política de ocupación de Cisjordania y Gaza, además del apartheid ejercido sobre las poblaciones de esos territorios, se parezca demasiado a las políticas de los dictadores árabes.

Hace ya tiempo que se ha borrado la imagen de Israel como Estado democrático

El ‘amigo americano’ no podrá apoyar un Estado judío racista en un mundo árabe rumbo a la democracia

En su primer, y hasta ahora único, mensaje sensato enviado por Netanyahu a sus ministros, les rogaba no comentar en público los acontecimientos que estan teniendo lugar en Egipto. Oyéndole se diría que, por un instante, Israel hubiera decidido cambiar su papel de vecino ocupante por el de simple visitante.

Parece ser que hasta Netanyahu se sintió abochornado por los comentarios de Aviv Kochavi, general en jefe del Servicio de Inteligencia Militar.

Y es que, hace apenas dos semanas, este dijo, nada menos que en la Kneset, que el régimen de Mubarak seguía siendo tan sólido y tan resistente como lo había sido siempre.

Pero Netanyahu tampoco pudo mantener la boca cerrada y, cuando la abrió, los demás le imitaron. Sus comentarios fueron de tal calibre que, a su lado, los redactores y presentadores de Fox News casi recuerdan a los pacifistas y hippies de los años sesenta.

El mensaje de Israel es muy simple: la revolución de Egipto -que es la que le pilla más cerca- es una revolución de tipo iraní promovida por Al Yazira y consentida estúpidamente por Barack Obama, que cada día se parece más a Jimmy Carter.

Encabezando la difusión de este “inteligente” análisis figuran los antiguos embajadores israelíes en Egipto, frustrados por haber tenido que pasar todo el tiempo de su mandato sin hacer prácticamente nada, encerrados en un apartamento cairota sin muchos lujos.

Ahora, sin embargo, han entrado en erupción con la fuerza de un Etna imparable: “Lo que está sucediendo en Egipto es algo malo, pero que muy malo para todos los judíos”, afirmaba Zvi Mazael en el Canal Uno de la televisión israelí el pasado 28 de enero.

En Israel, si alguien dice “malo para los judíos” los demás entienden enseguida que es malo para los israelíes y también, puesto que es malo para Israel, es malo para todos los judíos del mundo (y esto en contra de todas las evidencias en sentido contrario desde que se fundó el Estado de Israel).

Lo cierto es que lo verdaderamente malo para Israel son las comparaciones, porque, independientemente de cómo vaya a terminar todo esto, los acontecimientos actuales en el mundo árabe dejan al descubierto, como nunca antes, todas sus mentiras y falsas pretensiones.

Egipto ha estado viviendo una Intifada pacífica en la que laúnica violencia existente ha procedido de los más leales a Mubarak.

Hasta ahora, el Ejército no ha disparado allí un tiro, pero, en cambio, el ministro del Interior, en los primeros siete días de protestas, se empleó a fondo para aplastar las manifestaciones, por lo que fue expulsado del Gobierno y será, con toda seguridad, llevado ante los tribunales.

Hoy sabemos que era solo una táctica destinada a ganar tiempo para que los manifestantes se fueran a casa.

Pero es que algo así nunca ha sucedido en Israel, un país donde todos los generales que en su día ordenaron disparar contra los palestinos, o a los judíos contrarios a la ocupación, son los mismos que compiten ahora por el puesto de general en jefe.

Uno de ellos, Fair Naveh, ordenó en 2008 acabar con cualquier palestino sospechoso, incluso en el caso de que no se resistiera al arresto.

Ese hombre nunca irá a la cárcel, pero Anat Kamm, la joven periodista que descubrió estas órdenes, se enfrenta ahora a una condena de nueve años por pasárselas a Haaretz, que las hizo públicas.

Resumiendo: ningún militar o político israelí pasará un solo día en la cárcel por haber ordenado a las tropas que disparen sobre manifestantes desarmados, civiles inocentes, mujeres, hombres y niños.

Pero, claro, la luz que emanan los acontecimientos de Túnez o Egipto es tan fuerte que alcanza a iluminar perfectamente los más oscuros rincones de la “única democracia” de Oriente Próximo.

Así que, por supuesto, los árabes democráticos y no violentos (sean o no religiosos) no pueden ser sino algo “malo” para Israel. Aunque quizá este tipo de árabes ha estado ahí todo el rato y no solo en Egipto sino también en Palestina.

En ese sentido, la insistencia de los especialistas israelíes en que el tratado de paz con Egipto está en peligro es solo una maniobra de distracción. Lo único que está en riesgo ahora es la pretensión de Israel de ser un islote occidental estable y civilizado, rodeado por un mar de fanáticos islamistas.

Lo verdaderamente “malo” para Israel es que la cartografía siga siendo la misma, pero la geografía cambie, que siga siendo un islote, un islote de bárbaros y fanáticos rodeado por un mar de nuevos Estados igualitarios y democráticos.

Hace mucho tiempo que la imagen de Israel como Estado democrático se ha borrado de las mentes de una gran parte de la sociedad democrática occidental ¿Qué repercusiones podría tener este hecho en las especiales relaciones que mantiene con Estados Unidos? El tiempo lo dirá.

De momento las voces nacidas en la plaza Tahrir advierten que las falsas mitologías de la “única democracia de Oriente Medio”, núcleo duro del fundamentalismo cristiano (mucho más siniestro y corrupto que el de los Hermanos Musulmanes), de la altamente rentable industria armamentística, del neo-conservadurismo y de las brutales maniobras de los lobbies, no podrán garantizar por siempre las relaciones especiales entre Israel y Estados Unidos.

Incluso manteniéndose por algún tiempo, es probable que la ayuda del amigo americano no sea suficiente para mantener un Estado judío étnicamente racista en un mundo árabe en plena transformación.

Y, sí, después de todo, puede que a medio plazo estas buenas noticias no lo sean tanto para los judíos de Israel. Estar rodeados por gentes que dan la bienvenida a la libertad, la justicia social y espiritual, cuyos barcos surcarán las aguas, unas veces del mar en calma, otras de mar gruesa, de la tradición y la modernidad, el capitalismo agresivo y la supervivencia cotidiana, no será fácil.

Ahora, sin embargo, hay una mayor esperanza de que cambios parecidos puedan darse en Palestina. Y ello con el fin de que el siglo -ahora ya más de un siglo- de sionismo termine de una vez y se logre la reconciliación entre los palestinos víctimas de políticas criminales y la comunidad judía.

Una reconciliación que ha de ser justa -o no será-, construida sobre la base de su derecho al retorno, así como de los derechos humanos, sociales y políticos -hasta ahora negados-, por los que también el pueblo de Egipto ha luchado valientemente durante las semanas de enero en que el mundo concentró su mirada en la plaza de Tahrir.

Ilan Pappé es profesor de Historia y Director del Centro Europeo de Estudios sobre Palestina de la Universidad de Exeter. Out of Frame: The Struggle for Academic Freedom in Israel (Pluto Press 2010) es su último libro. Traducción de Pilar Salamanca.

3 marzo, 2011 Posted by | 1.-ISRAEL | , , | Deja un comentario

Las revueltas alcanzan los regímenes petroleros de la península arábiga

Las revueltas alcanzan los regímenes petroleros de la península arábiga

Omán y Arabia Saudí se suman a las protestas y Túnez vuelve a la inestabilidad tras la dimisión del primer ministro Ghanuchi

EL PAÍS – Madrid – 28/02/2011

  • Oriente Próximo sigue envuelto en una ola de protestas que no parece remitir, y tras Túnez, Egipto y Libia, ha llegado a la península arábiga, donde la inestabilidad de los regímenes petroleros está encendiendo las alarmas para la economía internacional.
  • El sultán de Omán se ha visto forzado a anunciado un paquete de medidas para mejorar las condiciones de vida de la población ante el estallido de las protestas antigubernamentales.

Seis manifestantes murieron ayer en losenfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en la ciudad de Sohar, según informa Reuters.

Varios cientos de personas se congregaron por segundo día consecutivo en la ciudad industrial, a 200 kilómetros al norte de Mascat, para reclamar puestos de trabajo y reformas políticas.

En Yemen, decenas de miles de personas han vuelto a manifestarse hoy en Saná para exigir la dimisión del presidente yemení, Alí Abdulá Saleh, sumándose a las aproximadamente 5.000 personas que han pasado la noche acampadas en la zona del campus de la Universidad de Saná.

Las protestas han recobradofuerza después de que uninfluyente líder tribal, Husein Abdalá al Ahmar, anunciara su renuncia al gobernante Partido del Congreso General Popular y pidiera a otros dirigentes que se unieran para derrocar al régimen de Saleh.

Y para prevenir las posibles revueltas, el rey Abdalá de Arabia Saudí ordenó ayer que se hagan fijos todos los contratos temporales de saudíes que trabajen para el Estado, unos 90.000 según economistas independientes.

Se trata de la última de una serie de medidas económicas con las que el monarca intenta vacunar a su país frente a las protestas que agitan el mundo árabe.

En Bahréin, centenares de personas se han manifestado hoy frente a la sede del parlamento para pedir responsabilidades por los siete muertos que ha dejado la revuelta en el país y para pedir la dimisión en bloque del Gobierno.

Por su parte el presidente estadounidense, Barack Obama, elogió los cambios realizados en Ejecutivo de Bahréin y el compromiso de reformas anunciado por el rey Hamad bin Isa al Jalifa.

“Doy la bienvenida al anuncio del rey Hamad bin Isa al Jalifa de realizar importantes cambios en su gabinete y mostrar su compromiso con las reformas”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Túnez afronta una nueva etapa de inestabilidad tras la dimisión de Mohamed Ghanuchi como primer ministro y su relevo por el veterano Beyi Said Esebsi, que tampoco parece contar con el apoyo de la oposición.

Ghanuchi anunció ayer su dimisión tras una nueva oleada de protestas antigubernamentales para denunciar la cercanía del Gobierno interino al régimen del depuesto presidente Zine al Abidine Ben Ali.

Ghanuchi ha sido sustituido por Béji Caid Sebsi, quien ya fue ministro de Asuntos Exteriores entre 1981 y 1982, durante la presidencia de Habib Burguiba, primer presidente del Túnez independiente.

Ante esta situación, en El Cairo representantes de los países miembros en la Liga Árabe analizan hoy las protestas en distintos Estados árabes y el resultado de las revoluciones en Túnez y Egipto.

En Irán, el líder opositor reformista Mehdi Karrubí ha sido sacado hoy de su casa por la Policía Secreta y traslado junto a su esposa a un lugar desconocido, según ha afirmado uno de sus hijos.

El sábado la organización Campaña Internacional de Defensa de los Derechos Humanos en Irán denunció que Karrubí y el otro líder opositor, Mir Husein Musaví, habían sido llevados a un cuartel de la Guardia Revoluconaria a las afueras de Teherán tras más de 15 días incomunicados y bloqueados por la Policía en sus domicilios.

Ante la represión de la fuerzas del régimen, la oposición iraní ha instado a la población a retomar mañana las calles del país para manifestarse y pedir la liberación de ambos.

1 marzo, 2011 Posted by | 1.-ISLAM, revueltas islam | , | Deja un comentario

‘Túnez fue un shock, Egipto un tsunami y ahora hay que preocuparse por el resto’

‘Túnez fue un shock,

Egipto un tsunami

y ahora hay que preocuparse por el resto’

afp | 13/02/2011 – 9:41

egipto-ejecutivo-google.jpg

Tras la salida del ya ex presidente Hosni Mubarak, el Gobierno de EEUU ve el futuro de Oriente Medio en la cuerda floja, donde se ve obligado a seguir apoyando a las llamadas democracia sin alienar de sus aliados valiosos, aseguran los expertos.

Ayer, el ex presidente español, José María Aznar, expresaba sus temores sobre el devenir egipcio.

“Túnez fue un shock, El Cairo un tsunami, y todos los autócratas en el mundo árabe e Irán ahora deben preocuparse por su futuro”, afirma Bruce Riedel, ex funcionario de la CIA que ha asesorado a tres presidentes de EEUU sobre Oriente Medio y Asia Central.

La influencia de Estados Unidos

“El problema para los Estados Unidos es que tenemos muy poca influencia en el asunto”, agregó un experto de la Brookings Institution en Washington.

“El genio ha salido de la botella y tendrá que jugar de manera inteligente para mantenerse al día y no quedarse atrás”.

Barack Obama está “obligado a caminar sobre una cuerda floja que sólo va ganando altura, y se hace cada vez más difícil”, añade.

Si, por ejemplo, levantamientos populares amenazan ahora Jordania y Arabia Saudí, Washington tendrá que asegurarse de que estos planes “no son más agitados de lo que son ya” porque “los ejércitos se empiezan a ponerse muy nerviosos”, insiste.

Por su parte, Nathan Brown (Fundación Carnegie para la Paz Internacional) dice que en Egipto, el poder está en manos de los generales que han apoyado durante mucho tiempo a Mubarak: “Esto parece una gran victoria para la oposición, pero la salida de Mubarak puede tener algo más detrás”.

Hillary Mann Leverett, que formó parte del Consejo de Seguridad Nacional del ex presidente George W. Bush, afirma que EEUU debe compatibilizarse con una amplia gama de oponentes en Egipto en lugar de una única figura, y abstenerse de apoyar a los Hermanos Musulmanes.

También tienen que distanciarse del general Omar Suleiman, quien fue nombrado vicepresidente tras la marcha de Mubarak, y que es “odiado por la población”.

David Kenner, de la revista ‘Foreign Policy’, ha reconocido, por su parte, que funcionarios de EEUU están muy preocupados al ver un Gobierno egipcio menos “receptivo” a las prioridades estadounidenses.

Sin embargo, “de alguna manera es una oportunidad”.

24 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM | , | Deja un comentario

¡Es la revolución, estúpidos!

ERNESTO EKAIZER

¡Es la revolución, estúpidos!

ERNESTO EKAIZER 22/02/2011 01:00 Actualizado: 22/02/2011 02:33

Hace pocos días, la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que viajó a Libia el pasado mes de octubre, concluyó su informe sobre la economía de dicho país, que se puede leer desde el 9 de febrero en la página web de la institución.
 
Los economistas “dan la bienvenida al fuerte comportamiento macroeconómico y el progreso en reforzar el papel del sector privado” así como el “ambicioso programa de privatizar bancos y desarrollar el naciente sector financiero”.
Libia, a su modo, era también una darling (una querida) de los mercados y de las instituciones que representan sus intereses.

Pero he aquí una descripción que ayuda a entender cuáles eran las expectativas del dictador Muamar Gadafi ante la marea que subía en el norte de África.

Es posible derrocar a Gadafi del mismo modo que lo fue con Mubarak

El informe señala: “Los recientes acontecimientos en los vecinos países de Egipto y Túnez han tenido un impacto económico limitado hasta ahora en Libia.

Para contrarrestar el efecto del alza del precio de los alimentos el Gobierno ha cancelado el 16 de enero pasado los impuestos y aranceles sobre los alimentos nacionales e importados.

El Gobierno ha anunciado también la creación de un fondo multimillonario de dólares para inversiones y desarrollo local que se centrará en ofrecer viviendas para la crecientepoblación”.

Que ha sido demasiado tarde lo ha visto el propio dictador que ha intentado en las últimas horas ahogar en sangre las revueltas en todo el país.

Ayer, parecía confirmarse que pese a la brutal represión y a la existencia de centenares de muertos, el régimen de Gadafi había perdido el control de la segunda ciudad del país, Bengasi, al tiempo que las movilizaciones se generalizaban en todo el país.

Con todas las cautelas necesarias, parece haber una gran diferencia entre los acontecimientos en Egipto y los que se están desarrollando en Libia.

La feroz represión con armas de fuego y ataques desde helicópteros ha provocado, particularmente en Bengasi, una insurrección en regla, en la cual los manifestantes han logrado obtener armas abandonadas por policías y militares en edificios gubernamentales.

Ejército dividido

Por otra parte, hay múltiples testimonios según los cuales el Ejército libio se halla dividido, con un sector que ha pasado al lado de las protestas.

La levadura de esta insurrección es desde luego la convicción de que es posible derrocar a Gadafi del mismo modo que lo ha sido imponer la renuncia de Hosni Mubarak en Egipto.

Pero mientras el Ejército egipcio optó por encajar las movilizaciones, el libio ha seguido las órdenes del dictador, lo que indudablemente ha radicalizado la situación.

Gadafi ha agitado el fantasma del tribalismo y el terrorismo como en su día Mubarak el del islamismo radical, ambos con el objetivo de conseguir el respaldo de sus viejos y leales amigos en Europa y en Estados Unidos.

Pero sus amigos, como los de Mubarak, ya nada pueden hacer por él. Cuando uno lee los informes del FMI, donde, por cierto, no se puede encontrar una sola referencia a la tasa de desempleo en Libia, que al parecer se sitúa en el 30% (como antes los de Túnez, donde se sugería la reforma del sistema de pensiones), es difícil reprimir una frase que lo dice todo: ¡Es la revolución, estúpidos!

22 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM | , | Deja un comentario

LA CRISIS DEL SISTEMA FINANCIERO: EL ISLAM ES LA ALTERNATIVA

La Crisis del Sistema Financiero: El Islam es la Alternativa

Por: Umar Farruq Gutiérrez.
Responsable del Zakat de la Comunidad Islámica en España.

Antes de proponer la alternativa al sistema financiero veamos primero cómo funciona éste.

El sistema está formado básicamente por bancos interconectados de diferentes clases, bancos comerciales, de inversiones, bancos centrales, bancos emisores, etc., y bolsas de valores donde se cotizan las acciones de las empresas más grandes del mundo.

Los bancos son empresas privadas muy peculiares. Pertenecen a sus accionistas como cualquier otra empresa. Pero mientras que las empresas “normales” utilizan sus recursos propios o los recursos que les han prestado los bancos para ejercer su actividad, los bancos utilizan el dinero que sus clientes han depositado en sus oficinas. Su actividad no es producir bienes ni servicios, ni comerciar con mercancías, sino prestar dinero que no es suyo, emitir productos financieros, invertir en valores bursátiles o en deuda (bonos), o participar en el capital social de otras empresas. En Europa los bancos están obligados a retener el 2% de los depósitos, que es lo que se denomina coeficiente de caja. O sea, que si nosotros efectuamos un depósito de 1000 euros en nuestro banco, este dispone de 980 euros que usa como quiere. El coeficiente de caja sirve para garantizar la solvencia a corto plazo de los bancos y controlar el efecto multiplicador del dinero que produce el sistema bancario.

Para entender el efecto multiplicador del dinero vamos a poner un ejemplo:

Un señor deposita en el banco 1.000 euros. Con este dinero el banco presta a otro 980. Este señor deposita en su banco 800 y se gasta 160. Este segundo banco presta 784 a un tercero, que a su vez ingresa 600 y gasta 184, y así sucesivamente. En el caso de España el multiplicador es de 9,2. Eso significa que si uno realiza un depósito de 1.000 euros como los depósitos generan créditos y estos a su vez generan depósitos al final del día los 1.000 euros iníciales se han convertido en 9.200.

El negocio tradicional de los bancos es prestar dinero y cobrar un interés por ello. Los bancos dedicados a este negocio son los llamados bancos comerciales. Cuando la demanda de sus clientes es superior a la cantidad de dinero que el banco puede prestar según sus depósitos ( es lo que ha ocurrido en España en los últimos 8 años con la burbuja inmobiliaria), el banco puede recurrir al mercado interbancario, (prestamos entre los bancos) para conseguir más dinero. En la zona euro los bancos se prestan dinero entre sí a un tipo de interés que se llama Euribor.

En la zona euro el Banco Central Europeo BCE dispone de los depósitos que los bancos están obligados a retener (el coeficiente de caja) y puede emitir dinero nuevo, fija el tipo de interés y cuando lo considera oportuno inyecta liquidez en el Sistema de la siguiente forma:

El BCE decide lanzar al Sistema 100.000 millones de euros al tipo de interés que ha fijado (ahora es el 2%) y avisa a los bancos europeos de la operación. Estos transmiten al BCE la cantidad de dinero que quieren, se procede a calcular el total de millones y se establece un prorrateo para dar a cada uno lo que le corresponde en esa subasta. Por ejemplo si el total de lo solicitado por los bancos es 200.000 millones de euros se presta a cada uno la mitad de lo que han pedido y hasta la próxima subasta.

A consecuencia de la crisis el presidente Jean Claude Trichet ha abierto hace poco de par en par las arcas del BCE. Ahora hay liquidez sin límites a un precio fijado de antemano, con lo cual se evita el procedimiento de subastas que encarecía la adquisición de dinero por parte de los bancos.

Como los préstamos del BCE se han de devolver en muy corto plazo, los bancos que necesitan dinero a medio y largo plazo acuden al mercado interbancario a que otros bancos le presten el dinero que necesitan. Ahora el tipo de interés es el Euribor que depende de la oferta y la demanda, normalmente está un punto o dos más alto que el tipo de interés oficial.

Los bancos prestan dinero a sus clientes a un interés, naturalmente, siempre mayor que el Euribor. Este incremento también depende de la oferta y la demanda, además de la competencia entre bancos y del tipo de operaciones.

La mayoría de los bancos actualmente dedica una parte de sus recursos no a prestar dinero, sino a invertirlo en el mercado financiero. Los especialistas en esto último que se han hecho muy famosos últimamente son los bancos de inversión. Estos son los Lehman Brothers, Merryill Linch. Goldman Sachs, etc.

Los bancos de inversiones no se dedican a eso tan aburrido y tan poco rentable de prestar dinero, sino a invertirlo en las operaciones que consideran pueden dar mayor beneficio a escala mundial. La oferta del mercado financiero es muy variada y muy atractiva, se puede invertir en cualquier valor de cualquier bolsa del mundo, hacer operaciones a corto (apostar que un valor va a bajar) o a largo (que va a subir),vender y comprar a una fecha dada en el futuro, adquirir opciones de compra o de venta para ejecutarlas en el futuro, etc, etc..Estos bancos son especialistas y han logrado en los últimos años grandes beneficios para sus clientes y sus accionistas.

LA CRISIS

En el mercado financiero también están los activos de los bancos, o sea los préstamos que han hecho, por ejemplo, las hipotecas. Las hipotecas se empaquetan en unas emisiones de bonos muy especiales porque están divididas en tramos según su solvencia. Así un inversor puede adquirir un tramo más seguro, o uno con más riesgo, lo que significa intereses mucho más altos. Ahora bien, si un señor puede pedir una hipoteca poniendo como garantía un activo, o sea, una casa, ¿Por qué una institución financiera no iba a poder pedir a su vez dinero prestado presentando como aval un activo financiero?¿ Y porque no usar como garantía un bono basado en una hipoteca garantizada por una vivienda?

En otras palabras, en estos últimos años los bancos que llevan prestando enormes cantidades de dinero a un tipo de interés alto, –cuanto mayor es el riesgo mayor es el interés– necesitan más dinero para continuar el negocio, entonces lanzan al mercado emisiones de bonos, o sea, deuda con unas condiciones de amortización y un interés determinado. Lo llaman bono estructurado con la garantía del banco y avalado por una hipoteca, o sea, una casa. El negocio del banco es que el interés que paga por estos bonos es menor que el consigue con las hipotecas. Además los inversores que han comprado estos bonos por los que reciben un interés intentarán endeudarse si consiguen préstamos a un interés menor para seguir comprando estos bonos, y así sucesivamente. Llega un momento que ya no importa lo que hay detrás del producto financiero que ofrece el mercado, lo que importa es el interés que ofrece y los plazos de amortización. Miles de personas se dedican todos los días a estudiar los productos financieros que aparecen en la pantalla de su ordenador para invertir el dinero de sus clientes en los que ofrezcan mayor interés. En palabras del escritor José Luis Sampedro la codicia que en su acepción taurina es el ímpetu con el que embisten algunos toros es aplicable al capitalismo, que es esencialmente predatorio, sin respeto a la naturaleza, ni a las personas. En este ambiente no es de extrañar que el señor Madoff se haya pasado veinte años vendiendo sus fondos solo porque ofrecía un interés del 10 % .A propósito de este asunto, el responsable del departamento de análisis de riesgos del banco Santander hizo un viaje a New York con varios de sus colaboradores para visitar al Sr. Madoff, dos semanas antes de que este Sr. se hiciera mundialmente famoso al descubrirse su monumental estafa de más de 50.000 millones de dólares. El objetivo del viaje era analizar los riesgos de los clientes privilegiados del banco que habían invertido más de 2.300 millones de euros en los famosos fondos Madoff. A los tres días regresó a Madrid convencido de la solvencia y seguridad de esos activos. Desconozco si el Banco le dio una gratificación, le incremento el sueldo y la categoría o le puso de patitas en la calle. Cualquier cosa es posible.

La crisis financiera comienza cuando una gran cantidad de hipotecas en EEUU no se pueden cobrar. Son las llamadas hipotecas subprime, o también hipotecas basura. La mayoría de los bancos en EEUU y muchos bancos europeos tienen algún producto basado en estas hipotecas, es lo que llaman activos tóxicos. Algunos bancos no pueden ocultar por más tiempo sus pérdidas y las bolsas sufren caídas casi diariamente en todo el mundo.

Las pérdidas de los bancos son enormes:

Lehman Brothers 613.000 millones de dólares, Citigroup 311.000, AIG 161.000, las agencias hipotecarias Fannie Mae 133.000 y Freddie Mac 127.000, Merill Linch 51.800, todas en EEUU. En Europa UBS(Suiza) 44.200, HSBC (Reino Unido) 27.400.

El 4 de septiembre las agencias inmobiliarias Fannie Mae y Freddie Mac son nacionalizadas.

El 15 de setiembre de 2008 el banco de inversiones Lehman Brothers quiebra. Dos meses antes las mayores empresas de rating STANDARD&POOR’S, MOODY’S y FITCH concedían a Lehman Brothers la calificación triple A, AAA, la más alta garantía de solvencia y seguridad. Su ex presidente Richard Fuld cobraba 13.000 euros a la hora.

Poco después de quebrar el banco de inversiones Lehman Brothers el gobierno USA primero decide, para evitar más quiebras y el derrumbe de la Bolsa, comprar a los bancos americanos sus activos tóxicos y suspender las operaciones de 800 empresas especialistas en operaciones a corto (que apostaban a la baja), después decide como en Inglaterra entrar en el capital de los bancos. Tanto el gobierno USA como los gobiernos europeos han decidido prestar últimamente a sus bancos miles de millones de dólares o euros para salvar el sistema financiero. Hay que recordar que ese dinero es el que proviene de los impuestos que nuestros gobiernos nos exigen.

El sistema financiero que funciona para incrementar el capital con la práctica de la usura se basa en la confianza de la gente. Después de la quiebra de L. Brothers todos los gobiernos europeos incrementaron la garantía de los depósitos bancarios. En España estaba en 20.000 euros por cada titular de cada cuenta y la subieron a 100.000 euros. Para eso está creado el Fondo de Garantía de Depósitos. Es una medida para restablecer la confianza en los bancos y evitar que la gente retire su dinero.

Últimamente están pensando en EEUU la posibilidad de crear un banco malo que compre todos los activos tóxicos de los bancos, y así permita a estos sanear sus balances y convertirlos en bancos buenos. Los activos que el Tesoro podría comprar ascienden a unos tres billones de euros, y se estima que aunque el gobierno consiga vender todos esos títulos las pérdidas podrían llegar al billón de euros. La verdad es que la inyección de capital público en los bancos de EEUU ha sido ruinosa ya que el valor de los 8 mayores bancos del país ha seguido cayendo en picado, y ya no saben qué hacer.

El sistema financiero depende hasta tal punto de los bancos que estos se permiten el lujo de no traspasar el dinero que les llega de los gobiernos a las empresas y las personas, sino que deciden quedárselo sin más explicaciones para sanear sus balances. Dada la gran cantidad de dinero que han invertido en lo que ahora llaman activos tóxicos, todos tratan de ocultar, mientras sea posible, sus enormes deudas y desconfían los unos de los otros. Esto hace que retengan el dinero. Dadas las características del sistema si los bancos deciden ahora no prestar dinero, como es el caso, la cantidad de dinero en circulación que como hemos visto antes tiene un efecto multiplicador, se reduce en la misma proporción, 9,2 veces.

En todos los países gobierno y oposición han estado básicamente de acuerdo para adoptar estas medidas, y no se ha oído ninguna voz discrepante en ningún sitio.

Hasta aquí hemos hecho un repaso muy breve de lo que ha ocurrido y está ocurriendo en el sistema financiero. En vista de los acontecimientos vamos a hacernos algunas preguntas y reflexiones.

La opinión de todos los políticos es que el sistema financiero es para el progreso y desarrollo del mundo como la sangre para el cuerpo humano, necesario, imprescindible, vital. Por eso todos apoyan la transfusión de sangre para que el enfermo se reanime.

Cualquier empresa mal gestionada, que no es competitiva, que no vende los productos que fabrica puede declararse en quiebra y despedir a sus trabajadores. Los bancos mal gestionados, que tienen enormes deudas por su mala gestión no pueden quebrar, para eso están los gobiernos de sus países, para prestarles todo el dinero que necesiten.

Las bolsas llevan varios años con ganancias y nadie dice nada. ¿Por qué tanto alboroto cuando hay pérdidas?

Los gobiernos democráticos pueden destinar cientos de miles de millones de euros o dólares, que sale de nuestros bolsillos, para dárselo a los bancos cuando les dé la gana, y no pasa nada, nadie dice nada. ¿Hay algún límite?

El sistema financiero ofrece tantas posibilidades para invertir dinero que se ha convertido en una especie de gran casino mundial. El sistema permite a unos cuantos señores jugar con el dinero de los demás, cuando ganan se lo quedan ellos, y cuando lo pierden, nuestros gobiernos les prestan el dinero que nos quitan a nosotros –vía impuestos– para que sigan jugando.

Además nadie es responsable. Si usted o yo perdemos dinero nuestro o de nuestros socios somos responsables de esas pérdidas, pero si uno es consejero de un gran banco no pasa nada. Lo peor que le puede ocurrir es que le despidan con una enorme indemnización.

La gran novedad financiera en nuestra época es el mercado de futuros y derivados financieros, que permite, por una parte traer capitales del futuro al presente y, por otra, aportar una peligrosa sensación de seguridad y control del riesgo. Estas prácticas son muy útiles para alterar el precio de las cosas. Pongamos un ejemplo: Hace unos meses el precio del barril de petróleo superaba los 140 dólares, y seguía subiendo porque las órdenes de compra para dentro de un mes a este precio eran de tal volumen que prácticamente se había vendido todo el petróleo a este precio para dentro de un mes, así que, el precio del petróleo de mañana tendía a subir. Ahora con la crisis el precio está a menos de 50 dólares.

Por efecto de la crisis las economías de EEUU y Europa han entrado en recesión. Se produce menos que el año anterior. Además ya se contempla un escenario de deflación.

Deflación es cuando bajan los precios. Los consumidores no gastan dinero porque esperan que los precios bajen más. Los comercios y empresas no tienen más remedio que bajar los precios para vender. Llega un momento en que no vale la pena producir nada porque no tiene salida. Las empresas cierran, las cifras del desempleo se disparan. Sobreviene entonces el colapso económico.

Estamos contemplando estos días el colapso del sistema capitalista en todo el mundo, y los esfuerzos de los gobiernos para mantenerlo en pie. El sistema comunista ya se derrumbó hace años, así que ya no se puede contemplar como alternativa. El debate que se ha dado durante todo el siglo XX entre comunismo y capitalismo, y que acabó con el triunfo de este, ha resultado estéril, ya que el sistema capitalista está demostrando ser un gigante con pies de barro. En estos tiempos de crisis no se escucha ninguna crítica seria de este sistema y el debate se limita exclusivamente a qué medidas han de tomar los gobiernos para salir de la “crisis”. Se da por descontando que el capitalismo es el mejor de los sistemas posibles, que ha conducido a la humanidad por la senda del progreso y el bienestar, y que lo que hay que hacer es corregir algunos pequeños defectos. Las críticas más serias dicen que hay que limitar la creación de dinero bancario mediante la elevación de los coeficientes de caja y exigir al sistema financiero que el dinero se dirija a la actividad productiva. El grupo G20 reunido en Washington hace unas semanas, para según palabras de Sarkozy “refundar el capitalismo”, ha decidido reunirse de nuevo próximamente para estudiar una posible regulación del mercado, e inyectar en el sistema desde los bancos emisores todo el dinero que haga falta. El objetivo, como era de esperar, es salvar el sistema.

Cuando hablo del sistema no me refiero solamente al sistema financiero. El sistema engloba el sistema político y el económico. El sistema es el conjunto de Estados con gobiernos democráticos que dejan a sus ciudadanos elegir libremente a sus presidentes, pero que les obligan a usar el papel moneda que ellos pueden emitir a su voluntad, y les exigen pagar impuestos cuando trabajan, cuando crean empresas, cuando compran, cuando venden, en definitiva, cuando se mueven.

Para conocer los logros del sistema basta con echar una mirada al mundo en que vivimos:

  1. Un total de 2,700 millones de personas, el 40% de la población mundial, viven en una situación de pobreza. De ellos, 1.600 millones sobreviven con cerca de 1,25 euros diarios, y otras 1.100 millones viven en condiciones de pobreza extrema, con menos de 0,79 euros al día. Además, 35.000 personas mueren de hambre cada 24 horas en un mundo en que el gasto medio por persona es de 13,4 euros diarios.
  2. Según el informe del observatorio Hunger Watch, que lleva por título “El Hambre Estacional” y que ha sido publicado por Acción contra el Hambre tratar a los 19 millones de niños que padecen desnutrición aguda severa en el mundo no costaría más de 3.049 millones de euros, una cifra que incluye el tratamiento nutricional completo de cada enfermo y la producción local de alimento terapéutico necesario, el denominado Ready To Use Therapeutic Food (RUTF).Nuestros gobiernos democráticos han decidido rescatar a los bancos con un coste de 2 billones de dólares, que al final tendremos que pagar los contribuyentes. Para estos niños no hay nada.
  3. El 6% de la población mundial poseen el 59% de toda la riqueza. El 50% sufren malnutrición. El 70% son incapaces de leer.
  4. En los países desarrollados, salvo un escaso 10% de su población, pasamos toda nuestra vida adulta pagando a los bancos las deudas que inevitablemente contraemos con ellos para poder comprarnos una casa, un coche, o un electrodoméstico.
  5. La imperiosa necesidad de producir más, consumir más, ser más competitivos, etc, está ocasionando un grave deterioro en nuestro planeta, hace que el ser humano se sienta en lucha con los demás y altera su escala de valores haciéndole más egoísta e insolidario.
  6. La injusticia, el desprecio del ser humano, las guerras para controlar los recursos energéticos, la proliferación de arsenal nuclear, el terrorismo, etc, son consecuencias de este sistema.

En definitiva, este sistema que nos han dicho y nos dicen que es el mejor posible, que genera progreso y desarrollo, que nos permite ser libres y alcanzar la felicidad, es un desastre.

Hay continentes enteros como África, y gran parte de Asia y Sudamérica cuya población esta empobrecida. Salvo una pequeña minoría, el resto de la población mundial pasa más de la mitad de su vida pagando las letras de su hipoteca, de su coche, o de sus electrodomésticos. Muchos no pueden tener una casa en propiedad en su vida.

La situación actual del mundo, la pobreza, la injusticia, el deterioro del planeta, el gigantesco enriquecimiento de unos pocos a costa de la pobreza de millones de personas tienen un causante: el sistema financiero.

Como consecuencia de esta crisis a los casi mil millones de personas que no comen lo suficiente para vivir hay que añadir otros cien millones más.

El sistema financiero es como una gran telaraña que envuelve nuestro planeta y en cuya red estamos atrapados como insectos los millones de personas que vivimos o sobrevivimos en él.

Nos han hecho creer que somos libres, podemos votar en los países democráticos al gobierno o a la oposición, pero el dominio de la banca sobre nuestras personas permanece inalterable.
Además nos han dicho que este sistema es el mejor de los posibles, genera progreso y desarrollo y no hay alternativa. Y nos lo hemos creído.

Estamos convencidos de que la mayoría de la población mundial desea un cambio real para mejorar el mundo en que vivimos. Este cambio solo es posible si desmantelamos el sistema financiero. Y esto solo será posible, con el permiso de Allah, si nosotros nos lo creemos.

Vamos a plantear una alternativa al sistema financiero.

Para poder eliminar el sistema financiero debemos implantar en la sociedad otro sistema de intercambio de bienes y servicios, que respetando la propiedad privada y la libertad de los individuos permita a la gente vivir con dignidad.

Antes de proponer las líneas básicas de funcionamiento de un nuevo modelo vamos a estudiar las causas y los efectos del encarecimiento constante de los precios. La inflación.

Todos los años de manera inevitable suben los precios. Hay países como India (12%), Argentina ( 11%), y otros en donde la inflación es tan exagerada que todas las transacciones están contaminadas por ella, y en los demás países con niveles entre el 2 y el 5% la vida económica está condicionada por ella. La inflación destruye el ahorro individual y la confianza en los propios recursos ya que ella va erosionando gradualmente los ahorros de las personas. La persona, que tiene unos ahorros depositados en su banco y ve que ese dinero está perdiendo poder adquisitivo, es lógico que decida invertir en alguno de los maravillosos, seguros y rentables productos financieros que le ofrece su banco. La inflación, o sea, la depreciación del dinero es el motor que hace llegar dinero a cualquier producto financiero que le ofrezca un interés mayor que el porcentaje de inflación. A mayor inflación mayor es la presión para que el dinero afluya a la bolsa, lo que hace que las acciones suban de una manera que no tiene nada que ver con su valor real.

En las últimas décadas los gobiernos han ido asumiendo cada vez más funciones de forma que sus gastos se han disparado. El gobierno no tiene otra riqueza e ingresos que los que saca de los individuos. La riqueza que transfiere a sus beneficiarios debe primero quitárselo a sus víctimas. Como lo que ingresa es menor que lo que gasta incurre en déficits crónicos. Para hacer frente a estas deudas o para producir condiciones económicas de auge con un mayor empleo y actividad el banco central se ve obligado a expandir el suministro de moneda legal de curso forzoso. A medida que la cantidad de moneda oficial aumenta, su poder adquisitivo desciende y los precios tienen que subir. Los gobiernos son los principales causantes de la inflación. Además la inflación se utiliza como argumento para justificar la usura. Si yo presto a un amigo 1000 euros que me los devuelve en un año sin interés habré perdido unos 50 euros, ya que lo que hace un año compraba por 1000 euros ahora vale 1050.

LA ALTERNATIVA

Para poder reanimar al enfermo que tiene su sangre contaminada hay que ir sustituyendo esta sangre por sangre pura. Para limpiar el sistema financiero hay que acabar con la inflación y con la usura.

Para acabar con la inflación y estabilizar la moneda se debe quitar a los gobiernos sus facultades monopólicas sobre la moneda. Hay que volver a la moneda sana.

La mera existencia de un monopolio monetario que pueda lanzar al mercado las cantidades de dinero que estime oportuno, que puede manejar y manipular el mercado monetario es la antítesis de lo que son la libertad y el derecho a elegir de los individuos. Cuando se estabilice la cantidad de moneda, su control puede volver al pueblo.. Cuando el hombre es libre, elige la moneda natural sin las trabas impuestas por el gobierno y los políticos. El oro es moneda mundial que une a todos los países en un sistema monetario y facilita el intercambio pacifico y la división de trabajo. Durante más de dos mil años sus cualidades naturales lo convirtieron en el medio natural de cambio para todos los hombres. Al contrario de la moneda política es una moneda honesta que ha sobrevivido a través del tiempo y ha conservado su valor. En un primer paso hay que fijar un tipo de cambio entre el papel y el oro de forma que toda la moneda de papel esté respaldada por oro y la gente pueda optar libremente por utilizar el papel moneda respaldado por oro o el propio oro. En los pasos siguientes el papel moneda, tal como lo entendemos ahora, debe desaparecer. Una sociedad que prefiere la paz al conflicto, la libertad individual a la coerción del gobierno y la riqueza a la pobreza, no tiene otra alternativa que emplear moneda honesta, y ésta es el oro.

El profesor Hans F. Sennholz ya dijo en los años setenta: “ Confiar nuestra moneda a los gobiernos es como confiar nuestro canario a un gato hambriento”.

Para desactivar el motor de la inflación y estabilizar la moneda debemos conseguir:

  1. Las máquinas inflacionarias que son los bancos emisores deben ser abolidos.
  2. La moneda en circulación debe ser totalmente rescatable en oro.
  3. Los presupuestos de los países deben estar equilibrados todos los años.
  4. Estos ajustes conducirán a una recesión de la que debemos salir disminuyendo los impuestos a las actividades económicas.

El modelo del patrón oro tiene la capacidad de reajustar automáticamente las balanzas de pagos. Si las exportaciones de un país son superiores a sus importaciones, recibe oro como pago y sus reservas aumentan provocando la expansión de la base monetaria. El aumento de la base de dinero en circulación corrige el desequilibrio automáticamente por dos vías, haciendo crecer la demanda de productos importados y aumentando los precios de los productos nacionales reduciendo sus exportaciones. Si , por el contrario, el comercio exterior de un país es deficitario, la disminución de las reservas de oro provoca contracción de la base monetaria reduciendo la demanda interior de bienes importados y abaratando los productos nacionales en el exterior.

El retorno al patrón oro precipitará un reajuste económico serio que llamamos recesión. Para salir pronto de ella y apresurar la recuperación económica el gobierno debe reducir sus gastos y disminuir los impuestos a la actividad productiva.

Una vez estabilizada la moneda, o sea, acabada la inflación hay que acabar con la usura.

Acabar con la usura significa acabar con los bancos cuya razón de ser es prestar dinero con interés. Ahora bien, como todos sabemos la banca proporciona el alimento imprescindible para que las empresas funcionen. El dinero tiene que seguir llegando a las empresas y a las personas. Los bancos han de sustituirse por lugares donde se puede guardar dinero, donde pueden llegar las diferentes posibilidades de inversión y desde donde se pueda enviar y recibir dinero.

El dinero tiene potencialidad. Permite a su propietario pagar trabajos, comprar objetos, etc..

Con el dinero se pueden hacer dos cosas: Guardarlo o utilizarlo. Si utilizamos el dinero, o sea lo gastamos ya sea en consumo o inversión, estamos favoreciendo a las personas a las que llega nuestro dinero. Tanto si compramos un coche como si montamos una empresa estamos ayudando al anterior propietario del coche y a los trabajadores que lo han fabricado y en el caso de una empresa a los trabajadores de la misma. El dinero que guardamos es el que no genera ningún beneficio. Este es el dinero por el que hay que pagar un impuesto.

En la actualidad el dinero invertido en el sector financiero o especulativo es mucho mayor que el invertido en el sector productivo. Este dinero está invertido pero no en la economía real, no genera trabajo ni produce nada, solo beneficia a su propietario y a la pequeña minoría que actúa de la misma forma. Es un beneficio producido exclusivamente por los movimientos de capital de un lado a otro, y basado en la usura.

El presidente de Brasil Lula da Silva dijo en la pasada cumbre del G20: “ La crisis tiene que superarse invirtiendo en el sector productivo y no en la especulación”. Creo que es de lo más sensato que se ha dicho estos días. El dinero invertido en especulación o guardado no beneficia a terceras personas. El dinero empleado en la economía real, en la economía productiva si lo hace. Hay que promover, facilitar y favorecer a las personas que utilizan su dinero en la economía real.

Las inversiones productivas y los trabajos no deben gravarse con ningún impuesto por parte de los gobiernos.

En definitiva, el modelo económico que proponemos tiene las siguientes características:

  1. Una moneda estable independiente de los gobiernos, una moneda libre basada en el oro.
  2. Un horizonte de precios estables. No hay inflación, o esta es mínima.
  3. No hay practicas usureras. No hay bancos. El sistema monetario kafir ha de ser sustituido por el modelo islámico, cuyas instituciones básicas son la Ceca Islámica, la Wakala Islámica y la Oficina del Muhtasib. La Ceca se encarga de acuñar las monedas de oro y plata (dinares y dírhams). La Wakala islámica es la oficina del wakil, que actua bajo la autoridad de un emir y la supervisión de un muhtasib. Sus funciones son: Guardar y administrar las cuentas en dinares y dírhams. Efectuar los pagos y transacciones ordenados por los titulares de las cuentas. Actuar como centro de inversiones, informando a los titulares de las cuentas de las posibilidades de inversión. Ahora, con los avances tecnológicos, todo aquel que tenga un proyecto que necesite financiación puede presentarlo en su oficina más próxima y esta transmitirlo por la red y recibir el dinero de cualquier persona del mundo que decida invertir en ese proyecto. Los inversores pueden invertir dependiendo de su capacidad en los proyectos que deseen y con las cantidades que decidan. Las inversiones pueden generar beneficios o pérdidas, no es el caso del banco que presta el dinero con un interés independiente del éxito o fracaso del negocio. El muhtasib es el auditor encargado de comprobar la corrección de las operaciones realizadas por las wakalas y las cecas islámicas.
  4. No debe haber impuestos a la actividad productiva, ni a los trabajadores ni al capital que se emplea en la economía productiva. Los enormes presupuestos de los Estados que se dedican a quitar dinero a unos para dárselo a otros y de paso quedarse ellos con una parte considerable, deben disminuir y ser equilibrados. El impuesto a aplicar a la riqueza acumulada ha de ser el 2,5%. El zakat.
  5. Los mercados especulativos han de desaparecer. El dinero solo puede generar riqueza en la economía productiva.
  6. Impulsar la creación de los awqaf. Un waqf se establece cuando su fundador o fundadores deciden que los beneficios de una propiedad, de una industria o de un negocio se destinen a sufragar los gastos de una institución benéfica, una mezquita, etc. En las sociedades musulmanas gran parte de los gastos sociales se satisfacen por el sistema de los awqaf. Un sistema que está fuera del control del Estado y de las injerencias políticas, y proporciona una base segura y estable para la sociedad.

Cuando consigamos que el sistema económico mundial logre estos objetivos tendremos un mundo más justo, seremos más libres, disminuirá el terrorismo y la producción de armamento, así mismo no necesitaremos tanta burocracia y tantos políticos, Los gobiernos, que actualmente son esas enormes maquinarias de recaudar impuestos, deben limitarse a entregar el dinero recaudado a los pobres y necesitados. Los gastos sociales, pensiones, sanidad, educación, etc deben ir pasando a la sociedad.

Para conseguir estos objetivos ha de haber una etapa de transición en donde las prioridades básicas son que el dinero siga llegando a las empresas y a las personas, y sobre todo atender las necesidades básicas de todos los habitantes del planeta.

Quiero terminar diciendo que, aunque muchas personas, en el mejor de los casos, piensen que todo esto es una utopía, hay en el mundo miles de millones de personas que saben que este es el modelo económico que está de acuerdo con el último mensaje enviado por el Creador al género humano. Es el mensaje del Islam. Y el mensaje es completo.

Esta nueva forma y práctica económica, sana y equitativa, no solo es posible sino que es el modelo por cuya implantación debemos luchar los casi 2000 millones de musulmanes del mundo. Es nuestra responsabilidad. No es una utopía porque sabemos que no hay poder ni fuerza excepto por Al-Lah.

La jaula wa la cuata il-la bil-Lah
Salam alaikum

Umar Gutiérrez.

————————————-
Artículos Complementarios:

Leyendo la economía de Rodolfo Llinás (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/leyendo-la-economia-de-rodolfo-llinas.html).

La Falacia de la “Banca Islámica” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/la-falacia-de-la-banca-islamica.html).

Islam y el Dinero Real (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/03/islam-y-el-dinero-real.html).

Manifiesto Hacker (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/02/manifiesto-hacker.html).

Los intereses y su papel en la economía y la vida (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/11/los-intereses-y-su-papel-en-la-economia.html).

Incompatibilidades Fundamentales entre Nacionalismo y Pacifismo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/incompatibilidades-fundamentales-entre.html).

El Islam y el Derecho Internacional (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-islam-y-el-derecho-internacional.html).

La liberación de la mujer a través del Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-liberacion-de-la-mujer-traves-del.html).

Goethe y el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/01/goethe-y-el-islam.html).

Sir Bernard Shaw, un escritor cristiano socialista ateo que coqueteaba con el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/sir-bernard-shaw-un-escritor-cristiano.html).

Publicado por §en§ei Ħaφnu§ en 5:39 PM

17 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM, ARTÍCULOS de OPINIÓN, CRISIS | , , , | Deja un comentario

La generación postislamista

JOSEP BORRELL FONTELLES

La relación entre Europa y el mundo musulmán es uno de los principales temas de estudio del Instituto Universitario Europeo de Florencia, que tengo el honor de presidir.

El pasado jueves 10 de febrero enlazamos vía internet con la plaza Tahrir en El Cairo.

Así pudimos contrastar en vivo los puntos de vista de profesores y estudiantes egipcios con los de los europeos.

En esos momentos se esperaba que Mubarak hiciese público su abandono del poder.

Obama lo había anticipado ya, pero todos los dirigentes europeos, entre ellos Zapatero y Barroso, seguían nadando y guardando la ropa, haciendo votos por la democratización y las reformas, pero sin pedir en ningún momento que se fuera el viejo faraón.
Una de las cuestiones de nuestros interlocutores de la plaza Tahrir era precisamente esta.

¿Por qué Europa ha seguido siendo tan condescendiente con Mubarak hasta el final, sin atreverse a decir alto y fuerte que la única salida pacífica, aun llena de interrogantes, era su marcha?

El desencanto fue enorme cuando la noticia que llegó no fue que se iba, sino que se limitaba a ceder algunos poderes a su vicepresidente.

Pero al acabar el videodebate, la impresión era que el Ejército, de acuerdo con EEUU, acabaría con el intento de Mubarak de seguir contra viento y marea, como así fue.
Al Ejército le corresponderá ahora mantener el orden y pilotar la evolución hacia otro sistema.

En Egipto, todavía más que en Túnez, sólo el Ejército puede cumplir esa función, aunque haya grandísimas diferencias entre ambos casos.

Durante años los europeos hemos jugado al hipócrita discurso de pedir democracia a nuestros vecinos mediterráneos cuando lo único que realmente nos interesaba era que mantuviesen la estabilidad y nos preservaran del tan temido peligro islamista.

Aunque fuese al precio de establecer dictaduras brutales y cleptomaniacas.
Ben Alí y Mubarak se han mantenido gracias al apoyo de los europeos porque los considerábamos, como a tantas dictaduras árabes, un dique de contención del islamismo.

Pero si el partido de Ben Alí era miembro de ¡la Internacional Socialista!

El que nos hayamos apresurado a expulsarlo al día siguiente de su huida no hace sino añadir el ridículo al oprobio.
Ahora la situación se compara con lo ocurrido en 1979 o 1989.

Es decir, con la revolución que desalojó del poder al sha de Irán o con el hundimiento del sistema dictatorial que mantenía a los países del Este de Europa bajo el imperio soviético. Las dudas y los interrogantes que se abren son enormes, pero creo que ninguna de esas dos referencias históricas es válida.

Este no es el 1989 del Norte de África. No hay un muro que derribar ni un imperio del que esas sociedades puedan liberarse.

El problema son ellas mismas. Cada caso es bien particular y dudo mucho de que el efecto dominó afecte a Libia, a Siria o a Arabia Saudí. Y ni siquiera a Marruecos, aunque este país es el eslabón más débil en términos socioeconómicos y debería ser nuestra primera preocupación.
El modelo de la revolución islamista de hace 30 años tampoco tiene valor explicativo. El riesgo no es reproducir en El Cairo lo que ocurrió en Teherán, con la pérdida de poder e influencia que ello representó para EEUU.

Pero todos los dictadores musulmanes han sobrevivido haciéndonos sentir este temor.

Y les hemos comprado la póliza de seguro que nos ofrecían.

Cuando Bush dijo aquello de conmigo o con los terroristas, Sarkozy lo tradujo en Túnez diciendo que la elección era entre un dictador amigo o un régimen talibán cerca de casa.

Pero, para nuestra sorpresa, la gran novedad es que cuando se analiza quiénes son los protagonistas de las sublevaciones de Túnez y Egipto está claro que estamos frente a una nueva generación, la generación postislamista.
Nuestros interlocutores de la plaza Tahrir no se reclaman del islam como sus padres en los ochenta, son pragmáticos y quieren cosas concretas, acabar con la corrupción, disfrutar de la libertad y del progreso.

No son seculares en el sentido europeo del término, pero trabajan en un espacio secularizado por el desarrollo del individualismo y de los medios de comunicación social.

La historia está por escribir, pero desde la caída del Muro de Berlín en 1989, la democracia había progresado un poco bastante en todas partes menos en el mundo árabe.

Y, de repente, ante la sorpresa de las cancillerías europeas, la juventud musulmana expulsa a pedradas a sus dictadores corrompidos y brutales sin que los islamistas hayan jugado ningún papel clave.

Como dice el profesor O. Roy, titular de nuestra Cátedra de Relaciones Trasmediterráneas, a los islamistas no se les ha visto ni se les espera en Egipto ni en Túnez.

Más bien están en Pakistán y en los barrios pobres de Europa.

La ocasión es buena para reconocer que la diplomacia europea había puesto en sordina la defensa de los derechos humanos que decimos practicar y defender, en nombre del “realismo”, los intereses económicos, la estabilidad estratégica y un cierto relativismo político-cultural.
Nuestros amigos de la plaza Tahrir nos dicen que hay que llamar dictador a un dictador, con tanta más fuerza cuanto más claramente lo sea.

Por eso me deja tan desconcertado que el mismo día que Mubarak se va, sin que los europeos se lo hayamos pedido, José Bono, presidente de nuestro Parlamento, tenga a bien ir a Guinea a saludar a uno de los dictadores más corruptos y crueles de África para asegurarle que “hay más cosas que nos unen que las que nos separan”.
¿De verdad?

Sería una tremenda tristeza…

Lo que nos une a Obiang, aparte de un ya irrelevante pasado colonial, es sólo la esperanza de compartir su pastel petrolero.

Y si eso es más importante que el foso político que nos separa de ese deleznable régimen político, es que realmente no hemos aprendido nada.

Josep Borrell Fontelles es presidente del Instituto Europeo de Florencia

Ilustración de Javier Olivares

15 febrero, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO, 1.-ISLAM, revueltas islam | , , , , | Deja un comentario

Al Yazira da una voz propia a la rebelión árabe

Al Yazira da una voz propia a la rebelión árabe

La cadena ha tenido un papel decisivo en la difusión de las protestas en Túnez y en Egipto

TRINIDAD DEIROS TÚNEZ. ENVIADA ESPECIAL 14/02/2011 01:00

La redacción de la cadena en Doha, la capital del pequeño emirato de Qatar en el Golfo Pérsico. - Carlos Enrique Bayo

La redacción de la cadena en Doha, la capital del pequeño emirato de Qatar en el Golfo Pérsico. – Carlos Enrique Bayo

Cuando las protestas en Túnez sólo merecían un elocuente silencio en muchas televisiones europeas, Al Yazira era ya el altavoz de los tunecinos que plantaban cara a la dictadura.

De nada le sirvió al dictador Ben Alí haber cerrado la delegación de la cadena en 2006. Su corresponsal, Lotfi Hajji, siguió informando.

El canal qatarí fue el primero que emitió las imágenes del suicidio a lo bonzo del joven desempleado Mohamed Buazizi, el 17 de diciembre, cuyo acto desesperado desencadenó las protestas.

Después, Al Yazira empezó a difundir los vídeos de las manifestaciones grabados por los ciudadanos con sus móviles. El canal no sólo emitía las imágenes; también informaba en tiempo real a través de Twitter y Facebook

Mohamed Krichen es un popular presentador tunecino de Al Yazira. En el estudio que la cadena ha montado en un céntrico hotel de la capital, días después de la huida del autócrata, Krichen explica que, “Al Yazira se percató, desde el inicio, de que esta revuelta era algo que escapaba al control del régimen, sobre todo en las áreas rurales”.

“La gente había roto la censura y nosotros descubrimos todo ese material que habían colgado en internet. La cadena tomó entonces la decisión de primar la información y emitir los vídeos a pesar de su pésima calidad”, recalca Krichen.

La cadena emitió los vídeos caseros que documentaban la represión

Una cobertura para la que, una vez derrocado el dictador, la televisión árabe desplazó al país a más de 40 profesionales, entre periodistas y técnicos.

Los tunecinos han devuelto con creces este interés. Pocos son los cafés y restaurantes que no tienen sintonizado, con el sonido a todo volumen, el canal de noticias en árabe de Al Yazira. No olvidan que el primer debate televisado en la historia del país con representantes de toda la oposición fue organizado por esta cadena, unos días después del final del régimen de Ben Alí.

Críticas de los gobiernos

Si la sociedad civil tunecina tiene en alta estima el papel que ha desempeñado la televisión qatarí en la difusión de las protestas, no sucede lo mismo con ciertos sectores del Gobierno de transición. Incluso el mediático Slim Amamou, el bloguero recién nombrado secretario de Estado de Juventud y Deportes, acusa a Al Yazira de “coger informaciones falsas de internet” y de “desinformar”, asegura a Público.

Para Mohamed Krichen, el presentador de la cadena, este tipo de críticas se basan en que la televisión “abre sus micrófonos a todas las opiniones y a menudo se confunde lo que dice la gente en pantalla con la línea editorial del medio”.

Algo similar a lo que ha sucedido con Estados Unidos. Desde su fundación en 1996, las autoridades norteamericanas han acusado a Al Yazira de ser una correa de transmisión del terrorismo. La razón es que el canal emitió una entrevista con Osama Bin Laden y además suele difundir los comunicados de Al Qaeda.

Washington llegó a bombardear las oficinas de la cadena en Kabul, en 2001, y en Bagdad, en 2003, matando a un empleado de la delegación iraquí del medio.

A Ben Alí y Mubarak no les ha valido cerrar las sedes del canal

Al Yazira ha sido además prohibida en Irak, Argelia, Marruecos, Túnez, Bahrein, y, desde el 30 de enero, en Egipto. Pero al régimen de Hosni Mubarak tampoco le ha valido cerrar la sede de la cadena ni detener a sus periodistas. Al Yazira ha seguido transmitiendo. Cuando ello no ha sido posible, sus profesionales han entrado en antena por teléfono.

Su exhaustiva cobertura en Túnez y en Egipto y el amplio seguimiento que su canal en inglés está teniendo en EEUU estos días a través de internet podrían dar a la cadena el pasaporte para emitir en territorio americano que lleva buscando en vano desde 2006.

Frente a las acusaciones de falta de objetividad que se le dirigen desde Occidente, Hugh Miles, autor de varios análisis sobre la televisión árabe, arguye en uno de ellos que Al Yazira “no es más parcial de lo que puedan ser Fox News y CNN”. La diferencia estriba en que este medio de comunicación defiende el léxico y los puntos de vista unánimemente aceptados en las sociedades árabes, asegura Miles. Un ejemplo es cuando llama “mártires” a los palestinos que mueren a manos israelíes.

Sin embargo, Al Yazira no tuvo reparos en revelar, a finales de enero, que la Autoridad Nacional Palestina ofreció buena parte de Jerusalén Este a Israel a cambio de paz en las negociaciones de 2008. Una revelación que tuvo como consecuencia el asalto de una turbamulta enfurecida a la sede de la televisión en Ramala.

14 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM | , , , | Deja un comentario

La rebelión de los jóvenes acosa a las tiranías árabes

La rebelión de los jóvenes acosa a las tiranías árabes

Las mayorías juveniles urbanas, educadas pero excluidas, en regímenes corruptos y dictatoriales, se alzan contra la injusticia en todos los países del arco que va desde Marruecos hasta Siria

CARLOS ENRIQUE BAYO MADRID 13/02/2011 00:15

 

Soldados egipcios retiran, ayer, las alambradas de espinos que bloqueaban los accesos a la plaza Tahrir de El Cairo. REUTERS

Soldados egipcios retiran, ayer, las alambradas de espinos que bloqueaban los accesos a la plaza Tahrir de El Cairo. REUTERS

La revolución árabe no ha hecho más que empezar.

Cuando Barack Obama proclamó el viernes desde la Casa Blanca que “este no es el final de la transición, sino el principio”, se refería sólo a Egipto tras la caída del dictador Hosni Mubarak, hasta muy poco antes el más fiel y valioso aliado de Occidente en Oriente Próximo.

Pero sus palabras son sin duda premonitorias de un fenómeno mucho más amplio que la histórica victoria del pueblo, en sólo 18 días de revuelta callejera, sobre la colosal maquinaria represiva que elrais levantó en 30 años de despotismo.

La rebelión de los jóvenes ha prendido en todo el mundo árabe y se ha transformado en una revolución imparable que amenaza con barrer a los tiranos instalados durante decenios en la opresión de sus ciudadanos.

Recién desencadenada esa convulsión mundial, las cancillerías occidentales, los especialistas y hasta los servicios secretos se preguntan hoy, estupefactos: ¿por qué ha estallado la juventud árabe? ¿Cómo pudo cogernos por sorpresa? ¿Hasta donde llegará esta revolución?

“¡Qué equivocados estábamos!”, admite Roger Hardy, analista sobre Oriente Próximo del Woodrow Wilson Center de Washington.

“Cuando los disturbios comenzaron en Túnez, la mayor parte de los expertos (incluido yo mismo) dijimos que el presidente Ben Alí aplastaría la revuelta y sobreviviría.

Cuando salió huyendo del país, la mayoría de los expertos (incluido yo) argumentamos que Egipto no era Túnez y que Mubarak aplastaría la rebelión y sobreviviría”.

“¡Qué equivocados estábamos!”, admite un experto de EEUU en Oriente Próximo

Pocos gobernantes están tan dispuestos a reconocer semejante error de cálculo, pero los militares y jefes del espionaje que tan estrechas relaciones mantenían con los regímenes que hoy se desmoronan no pueden ocultar que fueron incapaces de prever el tsunami revolucionario que va derribando a sus socios y amigos.

Una gran amistad militar

Al comienzo de las manifestaciones en la plaza Tahrir de El Cairo, la cúpula del Ejército egipcio no estaba en su país, sino en Virginia, a las afueras de la capital estadounidense, participando en el Comité de Cooperación Militar conjunto, la reunión que cada año reúne a los altos mandos de Egipto y de EEUU.

El jefe del Estado Mayor, el general Sami Enan encabezaba una delegación de 25 oficiales para esos encuentros con sus homólogos estadounidenses, entre ellos el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto norteamericano. El 28 de enero, los generales egipcios interrumpieron su visita y regresaron urgentemente a El Cairo.

Ni ellos ni sus mentores estadounidenses tenían la más remota idea de que la tempestad del cambio iba a derribar en poco más de dos semanas el régimen árabe más poderoso, que desde 1981 ha recibido 60.000 millones de dólares de Washington.

En estas tres décadas, EEUU ha formado y financiado el Ejército egipcio, en una relación estratégica tan estrecha que los árboles de la cúpula militar de Mubarak impedían a los norteamericanos ver el inmenso bosque del descontento popular.

Occidente financió y armó a déspotas por temor al auge del islamismo

“Hemos entrenado a cientos, por no decir miles” de militares egipcios, subrayó el almirante Mullen en televisión hace algo más de una semana. “Han vivido con nosotros también sus familias y mi principal objetivo ha sido mantener el contacto con ellos”. Pero Mullen admitió en esa misma entrevista que los acontecimientos le habían “pillado por sorpresa” a pesar, o quizás a causa, de sus intensas relaciones con el Ejército del mayor país árabe.

A lo largo de los años, la proporción de ayuda militar de Washington a El Cairo fue creciendo, en relación a la económica, hasta ser cinco veces superior al monto de todas las otras aportaciones de EEUU a Egipto, a pesar de que ese país no participaba en ningún conflicto bélico. Y haciendo la vista gorda a la evidente corrupción en el seno de las Fuerzas Armadas egipcias.

En 2003, una auditoría interna del Departamento de Defensa norteamericano descubrió que el dinero que la Marina egipcia debía gastarse en el mantenimiento de las seis fragatas que había comprado a EEUU entre 1994 y 1998 acabó en los bolsillos de oficiales jubilados, en la remodelación de viejas oficinas y en reparaciones del yate de Mubarak. Sin embargo, la investigación concluyó que el desvío de fondos, “aunque cuestionable”, no fue “inapropiado”.

“El éxito del pueblo egipcio tendrá más repercusión que el de los tunecinos”

Ahora, “el éxito del poder del pueblo en Egipto tendrá una repercusión en el mundo árabe mucho mayor que su triunfo en Túnez”, afirma Hardy, el analista del Woodrow Wilson.

“El ejemplo egipcio ha electrizado a la opinión pública a lo largo de toda la región, en la que prevalecen males idénticos: autocracia, corrupción, desempleo, déficit de dignidad ciudadana…

Los autócratas cuyos servicios de seguridad son más pequeñosy débiles que los de Egipto son los más vulnerables al gélido viento de la ira popular. Los que cuentan con dinero están tratando de comprar la paz social, pero los estados más pobres, como Jordania y Yemen, tendrán que endeudarse para aplacar a la población”.

El virus recorre el Magreb

El problema es que hasta ahora las potencias occidentales despreciaban la capacidad de movilización de esas poblaciones y extendieron cheques en blanco a los déspotas, que se autoproclamaban baluartes contra el supuesto avance islamista para mantener durante decenios un estado de emergencia totalitario.

Como en Argelia, donde ayer mismo se produjeron graves disturbios en la capital al actuar con extrema contundencia la policía antidisturbios. Es, precisamente, en el tan cercano Magreb donde está llegando antes el virus revolucionario.

“Túnez ha sido la golondrina que anunció la revuelta árabe”, dice Khader

Palestino exiliado en Bélgica desde hace más de 40 años, Bichara Khader, director del Centro de Estudios e Investigación sobre el Mundo Árabe de la Universidad de Louvain, lo tiene claro: “Túnez ha sido la golondrina que anunció la revuelta árabe.

El efecto de contagio en los demás países es evidente”. El Magreb cuenta con todos los ingredientes para que la sublevación popular estalle en las calles de Rabat, Casablanca, Argel y Trípoli: una población en su mayoría joven que se siente excluida, paro, represión política y social, y corrupción rampante de las autoridades.

“En Argelia y Libia, que cuentan con grandes recursos energéticos, las autoridades pueden decir: Consume y cállate’.

Pero el dinero sólo sirve de somnífero y aplaza el despertar de la población”, explica Khader. Los analistas y diplomáticos occidentales aún ignoran qué está pasando en el país de Muamar al Gadafi. “No lo sabemos porque es un régimen cerrado y muy represivo”, se justifica Michael Willis, especialista en asuntos magrebíes del Middle East Centre de la Universidad de Oxford.

Pero sí vemos cómo los argelinos muestran su desesperación con intentos de suicidio a lo bonzo, gritando “¡basta!” a la hogra, el desprecio, en argelino. Argelia, un gigante económico con importantes reservas de petróleo y gas, mantiene a su población en estado de emergencia desde 1992 bajo el férreo control del Ejército.

En el Magreb se reúnen todoslos ingredientes para la sublevación

“Argelia fue, en 1988, el precursor de las revueltas en el mundo árabe, pero su lucha fue secuestrada por el poder”, explica Aomar Baghzouz, profesor en la Universidad de Tizi Ouzou, al noreste del país. Y el sector en el que más ha invertido el Gobierno desde entonces ha sido el militar, mientras la población crecía más del 200% en medio siglo, hasta los 36 millones de habitantes, con una edad media de sólo 26 años.

Willis considera que en países como Argelia y Marruecos “hay una opresión económica y civil; es decir, la vida diaria es muy difícil, porque hay una falta de oportunidades, de visión para el futuro. Si no hay trabajo, no hay dinero; si no hay dinero, uno no puede casarse y no tendrá familia”.

Pero desde las protestas que condujeron a la caída del tunecino Ben Alí, las poblaciones de los demás países de la zona “entendieron que era posible acabar con un dictador”.

“Sí, es posible” fue precisamente el titular de portada de la revista marroquí Tel Quel. En el reino alauí, consumido por la corrupción según Transparency International, y con una renta per cápita de unos 2.000 euros, la más baja de la región después de Mauritania, los sindicatos y la oposición islamista han convocado una manifestación el próximo día 20 para pedir más democracia.

«La primera reforma que la UE debe pedir a Marruecos es el haraquiri del rey»

El caso marroquí

“Marruecos es un caso complicado”, reconoce Bernabé López García, de la Universidad Autónoma de Madrid, “porque no es lo mismo echar a un tirano que se aferra al poder desde hace 30 años que a una monarquía que lleva ahí siglos, respetada hasta en las zonas más aisladas”.

Las autoridades de Rabat se han orientado hacia las reformas desde la muerte de Hasán II, en 1999, aunque muchos intelectuales marroquíes denuncian el autismo y autoritarismo del actual monarca, aún todopoderoso en su reino.

“La corrupción endémica debería obligar a la Unión Europea a reaccionar y pedir reformas al Palacio Real. La primera de ellas debería ser un haraquiri del rey: que deje el poder absoluto e instaure una monarquía parlamentaria. Pero el problema es que los partidos políticos no están a la altura, se mantienen demasiado al margen”, considera el investigador español.

Los marroquíes tienen al menos a una figura central que encarna al poder, contra la que pueden gritar su malestar, “algo que falta a los argelinos”, según Willis. Abdelaziz Buteflika es presidente desde 1999, pero son los militares los que dirigen el país desde el golpe de Estado que abolió la victoria electoral islamista en enero de 1992.

“El régimen contó con el maná petrolero para enfrentarse a las reivindicaciones sociales y sabe ahora que simples medidas económicas ya no son suficientes. Por eso ha anunciado el fin [en un futuro próximo] del estado de emergencia. Pero los argelinos seguirán reclamando cada vez más libertades y democracia”, dice el argelino Baghzouz.

Además, en Argelia “las desigualdades sociales son muy grandes”, subraya Amel Boubekeur, especialista del Magreb en la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, quien teme “una represión brutal”. Porque, a diferencia de Túnez, el Ejército en Argelia “no ha sido marginalizado por las autoridades, sino que participa en el proceso de decisión política” y no dudará en usar la fuerza.

Boubekeur teme que el Ejército de Argelia ejecute “una represión brutal”

Pero las armas no bastan para acallar un volcán de indignación que se ha alimentado en el magma de internet y aprovecha las nuevas tecnologías para entrar en erupción. Porque las nuevas generaciones ya no pueden ser aisladas de la realidad por la censura.

Decenas de millones de árabes están enganchados a la serieBab al hara (La puerta del barrio), que empezó a emitirse en 2006 y ha arrasado en casi todo Oriente Próximo.

Ambientada en la ciudad vieja de Damasco en los años treinta, durante la colonización francesa de Siria y Líbano, y de la colonización inglesa de Palestina y Transjordania, debe su éxito, sobre todo entre los jóvenes, al enfoque moderno, hasta progresista, con que aborda las cuestiones sociales, incluida la situación de la mujer.

Bab al hara ha desplazado el foco de atención de Egipto a Siria, donde a pesar del régimen autoritario de Bashar al Asad, existe un margen para plantear cuestiones de más interés para la audiencia juvenil, ante la cual la sociedad tradicional de sus mayores se está resquebrajando rápidamente.

Tiene algo de contradictorio que la serie sea siria y que los disturbios que han sacudido Túnez, Egipto y Yemen no hayan tenido repercusión en Damasco. Parece que la revolución arranca en los países que mantienen una estrecha relación con EEUU, algo que ha destacado Al Asad.

La penetración de la televisión por satélite en 22 países que comparten el conocimiento de un mismo idioma, el árabe clásico, también está siendo decisiva para internacionalizar la revolución de los jóvenes.

Los planteamientos progresistas de la cadena de información Al Yazira, que ha estado en primera fila durante las revueltas, y que ha convertido su programación en una monografía sobre Egipto, están descubriendo una realidad distinta a millones de ciudadanos que durante toda su vida fueron sometidos al lavado de cerebro de medios de comunicación serviles con el poder.

La cúpula militar de Egipto se hallaba en Virginia al estallar la revuelta de Tahrir

El mundo árabe empieza a formar parte de la aldea global.

Lo que ocurre en Túnez y Egipto se ve en directo en todos los demás países. Las redes sociales permiten que las protestas se convoquen de un día para otro, o en el mismo día. Los teléfonos móviles hacen que los manifestantes se organicen yreaccionen en segundos a los movimientos de la Policía o el Ejército.

Occidente siempre dio prioridad a la estabilidad de los regímenes árabes, por encima de la democracia y de los derechos humanos.

Financiando y armando a los dictadores, dándoles manga ancha para oprimir y robar, confiando ciegamente en que las fuerzas represivas mantendrían a los ciudadanos a raya indefinidamente, EEUU y Francia han creado ese monstruoque ahora tanto temen: el poder revolucionario de un pueblo que ha perdido el miedo.

Los parias se han levantado, y nada les detendrá.

13 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM, revueltas islam | , , , , , , , | Deja un comentario