cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Los ataques actuales hacia los coptos son un intento de los generales militares en el poder de dividir a las filas de las clases populares egipcias y ponerlas en contra entre ellas.

Testimonio en El Cairo
Coptos asesinados por los militares
Hossam el-Hamalawy
En Lucha
Al menos 23 manifestantes fueron asesinados en El Cairo la noche del domingo 9 de octubre, cuando el ejército y la policía perpetraron una masacre ante el edificio de la televisión estatal.
Cristianos coptos realizaban una marcha pacífica que salía del distrito trabajador de Shubra hacia Maspero, en el centro de El Cairo, para denunciar los ataques sectarios contra iglesias.
Los medios internacionales han informado de que hubo “enfrentamientos”, pero la verdad es que las autoridades tomaron medidas extremas utilizando munición real, mientras que los vehículos blindados del ejército pasaron por encima de los y las manifestantes a sangre fría.
El ejército también asaltó las oficinas de dos estaciones de televisión, cortando la conexión en directo, para intentar detener la emisión de los vídeos de los ataques.

La televisión estatal egipcia ha estado incitando a una lucha sectaria, alegando que los cristianos estaban armados y que habían atacado al ejército. También hizo un llamamiento al “público” de tomar las calles para “proteger” al ejército. Matones, armados con palos y cuchillos, atacaron a los manifestantes respondiendo a los llamamientos sectarios.

Pero los manifestantes no eran exclusivamente cristianos, como los medios intentaron hacer creer. Muchos musulmanes se sumaron a los enfrentamientos y lucharon contra el ejército y la policía.

En un momento, un clérigo musulmán llevaba una cruz sobre el puente 6 de octubre, liderando a los manifestantes coptos que marchaban hacia Maspero. Los manifestantes cantaban repetidamente: “Musulmanes, cristianos… ¡una sola mano!”. Y denunciaban al ministro de defensa de Mubarak que ahora controla el país, Field Marshal Tantawi.

En el momento en que escribo esto, el ejército ha impuesto el toque de queda desde las 2h de la madrugada a las 7h en el centro de El Cairo. Pero se esperan más manifestaciones.

Los cristianos coptos están discriminados en Egipto, pero son compañeros de los musulmanes en la lucha contra el régimen. Dos semanas antes de la revolución, El Cairo y Alejandría estaban llenas de manifestantes coptos, denunciando ataques sectarios y gritando por la unidad contra Mubarak.

Más tarde, muchos cristianos desafiaron a la iglesia y formaron parte del levantamiento de enero junto con sus hermanos y hermanas musulmanes.

Los ataques actuales hacia los coptos son un intento de los generales militares en el poder de dividir a las filas de las clases populares egipcias y ponerlas en contra entre ellas.

Pero la presencia de manifestantes musulmanes junto a los coptos debe ser un signo de esperanza.

Durante el mes pasado, más de medio millón de profesores y profesoras egipcias, trabajadores y trabajadoras de la sanidad y del transporte público hicieron huelga, a pesar de la ley contra las huelgas que condena a los y las huelguistas a los militares tribunales. Estas luchas desde abajo son el arma más fuerte para hacer frente al sectarismo.

Hossam el-Hamalawy es miembro de los Socialistas Revolucionarios, la organización hermana de En lucha en Egipto (www.e-socialists.net), periodista y bloguero de3arabawy.

El siguiente artículo también es interesante y actual sobre el mismo tema (inglés): Egyptian Revolutionary Socialists’ statement on the massacre of Copts at Maspero

http://enlucha.org/site/?q=node/16482

VERSIÓ EN CATALÀ: http://www.enlluita.org/site/?q=node/4105

Anuncios

15 octubre, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO | , , , | Deja un comentario

Cuatro militares españoles y un intérprete heridos tras el ataque a un blindado en Afganistán

DOS DE ELLOS HAN PERDIDO UNA PIERNA

Cuatro militares españoles y un intérprete heridos tras el ataque a un blindado en Afganistán

Un artefacto ha alcanzado al vehículo en el que viajaban un teniente, tres soldados y un intérprete

El coche formaba parte de una patrulla de reconocimiento de la conocida como ‘ruta Lithium’

Sábado, 18 de junio del 2011 –
EFE / Madrid

 

Cuatro militares españoles y un intérprete han resultado heridos al estallar un artefacto explosivo al paso de un blindado Lince en el que viajaban, en las proximidades de Ludina (Afganistán), y que formaba parte de una patrulla de reconocimiento de la conocida como ruta Lithium.

 

mapa de ubicación del lugar del ataqueFuentes del Ministerio de Defensa han informadode que a consecuencia de la explosión han resultado heridos loscinco ocupantes del blindado: un teniente, tres soldados y un intérprete civil.

El teniente, que responde a las iniciales A.G.B. y lasoldado J.G.L., presentan heridas de mayor gravedad, han sido trasladados al Hospital Role 2 de Bala Murghab y han sufrido la amputación de una pierna en cada caso.

Intervención en la pierna

Otro de los soldados, A.Q.S., también ha sido intervenido quirúrgicamente y se encuentra en el mismo hospital, con heridas y fractura en una pierna.

En las próximas horas, el teniente y el soldado A.Q.S. serán trasladados al Hospital Role 2 de Herat, gestionado por las tropas españolas, mientras que la soldado J.G.L. será llevada al centro hospitalario Role 3, de Kandahar.

Los otros dos heridos, el soldado I.M.I. y el intérprete, sufren diversas contusiones y han sido trasladados al Hospital de Herat, donde han sido estabilizados.

El teniente y dos de los soldados pertenecen al Regimiento de Infantería Soria 9, con sede en Fuerteventura mientras que la soldado J.G.L. es del Regimiento de Infantería Ligera 47, con sede en Palma de Mallorca.

Nuevos modelos de blindados

Según fuentes de Defensa, desde el pasado año, las tropas españolas operan en Afganistán solo con los nuevos blindados RG-31 y con los blindados medios Lince, vehículos que sustituyen a los antiguos BMR.

En la actualidad, el contingente español desplegado en la misión ISAF en Afganistán cuenta con 67 blindados RG-31 y 131 vehículos Lince, todos ellos dotados de sistemas de inhibición de frecuencias.

18 junio, 2011 Posted by | afganistan | , , | 1 comentario

Los dirigentes talibán hicieron una declaración en la que señalan que EEUU se arrogó el derecho de cometer atentados terroristas bajo la consigna de la lucha antiterrorista

Al menos 16 civiles muertos por bombardeo de la OTAN en Afganistán

Los dirigentes talibán hicieron una declaración en la que señalan que EEUU se arrogó el derecho de cometer atentados terroristas bajo la consigna de la lucha antiterrorista
Internacional – 30/05/2011 7:30 – Autor: Redacción – Fuente: RIA Novosti 
Helicópteros en Afganistán.
Helicópteros en Afganistán.

Al menos 16 civiles murieron y otros seis resultaron heridos por un bombardeo de la OTAN en la provincia afgana de Helmand, declaró hoy un portavoz del gobernador de esa provincia.

“Hoy se supo que murieron 12 niños y cuatro mujeres que se encontraban en la zona del bombardeo, y ni un solo talibán”, dijo el portavoz que prefirió mantener el anonimato.

Comentó que el incidente ocurrió el sábado en el distrito de Nauzad, donde un convoy de la OTAN cayó en una emboscada tendida por los talibanes. Los militares pidieron refuerzos y poco después aviones de la OTAN destruyeron casi por completo la aldea de donde habían disparado.

“El número definitivo de los muertos lo sabremos probablemente sólo mañana (por hoy)”, agregó el portavoz del gobernador de Helmand.

A su vez, el portavoz de los talibanes, Yusuf Ahmadi, confirmó lo ocurrido en Nauzad y exhortó al pueblo afgano a unirse en la “lucha contra los terroristas internacionales”.

Los dirigentes talibán hicieron una declaración en la que señalan que EEUU se arrogó el derecho de cometer atentados terroristas bajo la consigna de la lucha antiterrorista y la liberación de países de regímenes dictatoriales.

“Esta perniciosa política llevará a Estados Unidos al inminente fracaso”, señala el mensaje de los dirigentes talibán.

31 mayo, 2011 Posted by | afganistan | , , , , , | Deja un comentario

Cinco militares mueren durante unas prácticas de desminado en Madrid

Cinco militares mueren durante unas prácticas de desminado en Madrid

Ha ocurrido en el Centro de Desminado de Hoyo de Manzanares. Hay también tres heridos. Se preparaban para ir a Líbano

AGENCIAS MADRID 24/02/2011 11:33 Actualizado: 24/02/2011 19:55

Cinco miembros de las Fuerzas Armadas han muerto en una explosión de “gran magnitud”, producida a las 10:45 horas, en la academia militar de ingenieros deHoyo Manzanares (Madrid) durante unas prácticas de desminado. Se trata del accidente más grave registrado durante el desarrollo de maniobras militares en las Fuerzas Armadas en la última década.

Los sucesos se han producido cuando uno de los detonadores con los que iban a destruir minas anticarro se desactivó antes de tiempo.

Para poder destruirlas, se habían colocado junto a las minas una serie de cargas explosivas “mínimas” con unos detonadores que debían ser activados a distancia para la explosión controlada.

Dado que el ejercicio que estaban realizando los militares afectados por la explosión era de destrucción de explosivos, simplemente portaban el chaleco y el casco que se consideran necesarios para esta operación.

Los fallecidos son dos suboficiales y un cabo de la Brigada Acorazada XII, con sede en El Goloso (Madrid), y otro suboficial y un cabo de la Brigada de Infantería de Marina, con sede en San Fernando (Cádiz).

Entre los muertos se encuentran algunos de los mayores expertos en desactivación del Ejército, que acababan de volver de Afganistán, donde habían realizado un “excelente trabajo”, ha informado la ministra de Defensa, Carme Chacón.

La Guardia Civil y la Policía Judicial han abierto una investigación para aclarar las causas de la explosión.

Entre los fallecidos se encuentran algunos de los mayores expertos en desactivación del Ejército, que acababan de volver de Afganistán, donde habían realizado un “excelente trabajo”.

Tres de los fallecidos pertenecían al Ejército de Tierra —un sargento primero, un sargento y un cabo, cuyos apellidos responden a las iniciales V.M., H.M. y D.R., respectivamente— y dos a la Infantería de Marina (un sargento primero, con las iniciales Z.L., y un cabo primero, con las iniciales M.G. E.).

Los tres militares de Tierra procedían de la Brigada XII de El Goloso (Madrid) y los dos infantes de marina pertenecían al destacamento de San Fernando (Cádiz).

Los militares formaban parte del contingente que se está preparando para ir a Líbano

Estos militares forman parte del contingente que se está preparando para ir a Líbano próximamente para colaborar en las tareas de limpieza de minas en el país, dentro de la misión de la ONU.

Prácticas en el campo de tiro

Según fuentes militares, la explosión se produjo durante unas prácticas con explosivos en el campo de tiro de la academia, en el Centro de Excelencia contra Artefactos Explosivos Improvisados y Centro Internacional de Desminado.

Fuentes de la Policía local de Hoyo de Manzanares han precisado que las prácticas estaban siendo realizadas por un grupo de dieciséis efectivos del Ejército de Tierra y de la infantería de Marina.

Además de los cinco fallecidos, hay tres heridos, dos de ellos en estado grave, que han sido trasladados al hospital militar Gómez Ulla, en Madrid. Hasta el lugar se han acercado equipos sanitarios de Emergencias de la Comunidad de Madrid para atender a los afectados.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado su pésame por la muerte de cinco militares y su “orgullo” por la labor de las Fuerzas Armadas.

Misiones en el extranjero

España participa en la misión de Naciones Unidas en el sur de Líbano (UNIFIL, por sus siglas en inglés), cerca de la frontera con Israel, con un contingente de unos 1.100 militares. Desde el inicio de la misión en 2006 han muerto ocho soldados, siete de ellos en un ataque contra su convoy en junio de 2007.

Parte de su misión consiste en realizar actividades de desminado y desactivación de explosivos.

El contingente ha desactivado y limpiado más de 400.000 metros cuadrados de terreno afectados por la caída de proyectiles, además de impartir cursos de desactivación y reconocimiento de artefactos explosivos a las Fuerzas Armadas libanesas y ha impartido sesiones de concienciación entre la población civil, según Defensa.

Las Fuerzas Armadas españolas también participan en la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF, por sus siglas en inglés), con unos 1.500 militares, destinados sobre todo en el este del país, en la provincia de Herat.

Uno de los más graves

– 21 de enero de 2003: Tres oficiales -un capitán y dos tenientes del Ejército de Tierra- perecen al estrellarse en Colmenar Viejo (Madrid) el helicóptero militar en el que viajaban cuando regresaban de unas maniobras.

– 31 de marzo de 2003: Cinco militares del Ejército de Tierra -dos sargentos pilotos y tres sargentos alumnos- mueren al estrellarse en Villanueva de los Infantes (Valladolid) el helicóptero en el que realizaban unas maniobras.

– 18 de mayo 2004: Un soldado de Caballería pierde la vida al volcar un transporte oruga acorazado durante unas maniobras nocturnas en Almería. Otros cuatro ocupantes del vehículo sufrieron heridas.

– 24 mayo de 2005: Un soldado legionario fallece durante unas maniobras en el campo de San Gregorio (Zaragoza) por el impacto de un proyectil de un fusil.

– 30 de marzo de 2006: Dos militares mueren -un cabo primero y un soldado- y otro resulta herido tras volcar su vehículo en el campo de maniobras de la base “General Almirante” en Marines (Valencia).

– 29 de enero de 2007: Dos militares mueren y otros dos resultan heridos graves en el accidente de un helicóptero “Cougar” de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra, con base en Agoncillo (La Rioja), durante unas maniobras militares.

– 29 de enero de 2008: Un suboficial de la Armada perece en un accidente mientras buceaba durante un ejercicio de adiestramiento a bordo del buque “Neptuno” en aguas próximas a Cartagena.

– 20 febrero de 2009: Un militar muere por las heridas provocadas por un vehículo durante unas maniobras en el campo de tiro en Pájara, en Fuerventura.

– 21 de enero de 2010: Una soldado, Lik Carmona Silvestre, fallece y otros dos resultan con heridas a causa del vuelco de un vehículo blindado en el campo de maniobras de Renedo-Cabezón, en Valladolid.

– 25 junio 2010: Fallece el soldado R.S.M. cuando regresaba del campo de maniobras de Benageber (Valencia) y el vehículo blindado en el que viajaba perdió el control y se precipitó por un puente de la comarcal CV 50.

– 23 de noviembre de 2010: Muere un cabo paracaidista que resultó herido el día anterior durante un ejercicio en la base aérea de La Virgen del Camino de León.

– 7 de febrero de 2011: Un militar de 28 años y de origen venezolano fallece y otros dos resultan heridos como consecuencia del vuelco de la tanqueta en la que realizaban prácticas en la isla de Fuerteventura.

24 febrero, 2011 Posted by | Sin categoría | , , , | Deja un comentario

Oficiales del ejército libio desertan y se suman a la revuelta contra Gadafi

Mandos militares desertan en el este del país

y apoyan la “revolución del pueblo libio” en la región de Al Yabal al Ajdar |

Muchas ciudades están descontroladas y sin garantías de seguridad |

Miles de opositores toman el control de Bengasi, donde siguen los violentos enfrentamientos

Internacional | 23/02/2011 – 10:58h |

El “castillo” del régimen libio que ha construido el coronel y dictador Muanmar el Gadafi en 41 años de control férreo y absoluto en Libia empieza a desmoronarse.

Tras la decisión tomada en los últimos dos días por un grupo de diplomáticos libios de oponerse a las revueltas violentas emprendidas contra la población del régimen del coronel y su hasta ahora líder revolucionario, hoy miércoles un grupo de militares ha iniciado una rebelión en el este del país para oponerse a la represión de Gadafi y negarse a disparar.

Según informa la televisión qatarí Al Yazira y las escasas fuentes informativas destinadas en Trípoli y desde el país vecino de Egipto que pueden informar sobre lo que ocurre en Libia -en la frontera permanecen grupos de periodistas internacionales a la espera de poder entrar cuando se garantice la seguridad de los mismos- el régimen se tambalea porque no controla el país.

Falta por conocer cuánto tiempo tardarán en caer las otras cartas que conforman la “baraja del régimen” que conforman las instituciones de Libia y que pueden dejar solo a Gadafi, que se aferra al poder y asegura que permanecerá luchando hasta el último minuto luchando con fuego “contra los terroristas” que a su juicio llevan a cabo las protestas.

A la deserción de los diplomáticos libios hoy se ha sumado una parte del ejército en el este del país, que ha decidido sumarse a las protestas, con lo que sólo falta por ver si más mandos militares libios seguirán el ejemplo de los militares rebeldes y se sumarán a la rebelión popular o si se creará una situación inestable de posible guerra civil en el país con un grupo reducido de generales que luche por mantener en el poder a Gadafi.

Según informa desde Egipto la agencia de noticias EFE, un grupo de oficiales del Ejército libio de la zona de Al Yabal al Ajdar, en el noreste del país, han anunciado hoy que ya forman parte de la revolución del pueblo, en un vídeo difundido por los canales de televisión árabes Al Yazira y Al Arabia.

“Nosotros los oficiales y los soldados de las fuerzas armadas en la dirección de la zona de Al Yabal al Ajdar anunciamos nuestra unión total a la revolución popular”, dijo un portavoz militar de las Fuerzas Armadas libias en esa zona, cuyo nombre no ofrecen las cadenas.

El portavoz anunció, además, el compromiso de esos militares en trabajar para proteger la seguridad de las instalaciones públicas y privadas en la zona.

Muamar al Gadafi ha perdido el control de la zona oriental del país, según diversas fuentes, mientras se extiende el temor por un éxodo masivo de refugiados libios y comienzan las evacuaciones de extranjeros. En esta zona miles de opositores han tomado el control de las ciudades, pero siguen los enfrentamientos violentos y las escaramuzas.

En los próximos días también se prevé un éxodo masivo de libios que pueden huir del país por miedo a las matanzas indiscriminadas y a que finalmente el país acabe en una guerra civil si los militares afines al régimen apoyan finalmente reprimir la revuelta y a su líder Gadafi.

El dimitido ministro de Justicia, Mustafa Abdel Yalil, aseguró hoy que la zona oriental del país “ha sido liberada totalmente del control” de Gadafi, mientras oficiales del Ejército de Al Yabal al Ajdar, en el noreste y cuya capital es Al Baida, anunciaron que se han unido a la revolución.

“Nosotros los oficiales y los soldados de las fuerzas armadas en la dirección de la zona de Al Yabal al Ajdar anunciamos nuestra unión total a la revolución popular”, dijo hoy un portavoz militar en un vídeo difundido por las televisiones Al YaziraAl Arabiya.

Activistas y testigos confirmaron a la cadena qatarí que “el tercio nororiental de Libia “ha sido liberado” y está en poder de “los revolucionarios” y que se han formado comités populares para proteger y gobernar las ciudades.

Al Yazira mostró además imágenes de habitantes de la ciudad de Bengasi que celebraban con canciones y fuegos artificiales lo que llamaban la liberación de esta ciudad de los seguidores del régimen de Gadafi y de los mercenarios.

Según esta cadena, los revolucionarios ya dirigen las emisoras de radio de Bengasi, Al Baida, Darna y Aydabia, todas en el este del país, mediante las cuales emiten comunicados a favor de la revolución e instrucciones a los jóvenes para que protejan las instituciones públicas.

El responsable de relaciones generales del Ministerio de Interior libio, Naji Abu Hrus, advirtió, por su parte, de que en Derna y Al Baida se había proclamado la creación de “un emirato islámico”, en clara referencia a que el régimen había perdido su control.

Además, la página web Onedayonearth.org, ha mostrado un vídeo y diversas fotos de supuestos entierros de víctimas de la matanza en un cementerio ubicado en una playa de Trípoli.

Descontrol en numerosas ciudades libias

Numerosas ciudades libias viven en el descontrol total y en la inseguridad, aunque estas informaciones no han podido ser contrastadas por la dificultad que tiene actualmente la prensa internacional para contrastar las noticias y lo que realmente ocurre en el país.

Se están produciendo enfrentamientos en las calles de la ciudad de Bengasi entre opositores y ciudadanos que son completamente ajenos a las revueltas. Las tiendas y comercios están cerrados y en las imágenes de la cadena de televisión qatarí Al Yazira pueden verse barricadas, coches quemados y calcinados en las calles y grupos de personas que aseguran que se producen disparos de desconocidos en los tejados y a través de ventanas de edificios.

Los opositores aseguran haber tomado el control de ciudades como Bengasi, y algunospuestos fronterizos con Egipto permanecen completamente abiertos para permitir la huida de la población y de los trabajadores extranjeros (como los egipcios y tunecinos) que están empleados en Libia.

Comités populares para recuperar las armas en Bengasi

Los habitantes de Bengasi, la segunda ciudad más importante de Libia situada a 1.200 kilómetros de Trípoli, han creado “comités populares” para recuperar las armas robadas en los últimos asaltos contra las fuerzas de seguridad, informó hoy el diario electrónico Quryna, informa EFE.

Durante los últimos dos días, los manifestaantes que reclaman la caída del régimen de Gadafi atacaron numerosos cuarteles y comisarías de policía situadas en los alrededores de la ciudad y se incautaron de armas que posteriormente perdieron, agregan las fuentes.

Los comités creados en diferentes barrios de la ciudad han tomado como base la mezquita Saad Ben Zeid, y se han diseminado por toda su extensión para proteger las empresas y otros bienes públicos y privados y recuperar lo que se ha robado en los saqueos realizados, según las fuentes.

También han iniciado una operación de sensibilización de los comerciantes para que abran sus establecimientos y eviten un aumento discrimiando de los alimentes de primera necesidad.

Por su parte, la cadena de televisión Al Jazira, ha difundido en la mañana de hoy imágenes que muestran a grupos de jóvenes que proceden a limpiar las calles de los barrios de la villa.

El periodista indicó a la misma cadena que además de Bengasi, la parte del país situada entre las fronteras con Egipto y la localidad de Jedabia, no se encuentra sometida al régimen de Gadafi.
En este sentido ha citado las ciudades de Derna, El Beida, Mestera, Tobruk y El Merdj.

Además, aseguró que las Fuerzas Armadas en Al Yabal al Ajdar, cuya capital es al Baida, están bajo el dominio del pueblo.

Fuentes citadas ayer por la cadena qatarí Al Yazira hablaban ya de que los opositores al régimen se habían hecho con el control de Al Baida, situada entre Bengasi y la frontera con Egipto.

Por su parte, el responsable de relaciones generales del Ministerio de Interior libio, Naji Abu Hrus, advirtió de que en Al Baida se había proclamado la creación de “un emirato islámico”.

En las últimas horas, por lo menos ocho embajadores libios y otros diplomáticos de alto nivel han renunciado a sus cargo disconformes con la represión de las protestas populares contra el régimen del líder libio Muamar el Gadafi, según Al Yazira.

El ministro de Interior libio y general del Ejército, Abdul Fatah Junis, anunció ayer su dimisióne instó a las fuerzas armadas a unirse al pueblo en su lucha por sus legítimas demandas, según la cadena qatarí.

Berlusconi llamó a Gadaffi para pedirce que cesara la violencia

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, le pidió al líder libio Muamar el Gadafi la “suspensión inmediata de la violencia” en Libia durante la conversación telefónica que ambos mandatarios mantuvieron ayer por la tarde, informa EFE.

Así lo comunicó hoy en una comparecencia extraordinaria ante la Cámara baja el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, quien explicó que la respuesta de Gadafi a la petición de Berlusconi se basó en el mismo discurso televisado que el líder libio pronunció este martes.

Berlusconi “le pidió la suspensión inmediata de la violencia, pero la respuesta ha sido la repetición del análisis que ya había sido pronunciado en televisión“, dijo Frattini, en una comparecencia ante el pleno de la Cámara de los diputados retransmitida en directo por televisión.

En esa respuesta de Gadafi a Berlusconi se incluyó la acusación del “supuesto intento por parte de potencias extranjeras -entre las que se citó también a Italia- de intervenir en los asuntos de Libia. Nada más falso”, añadió.

El ministro de Exteriores italiano explicó además que la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, le había pedido que Berlusconi intercediera de modo directo en la crisis libia ante Gadafi, con quien el primer ministro de Italia ha demostrado una especial sintonía pública en los últimos años.

“No es un secreto que había recogido por parte de los Estados Unidos y de la señora Clinton en mis frecuentes conversaciones de los últimos días, la necesidad y utilidad de un intento de llamamiento directo del primer ministro italiano, junto al del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon”, indicó Frattini.

Italia, cuyo Gobierno ha creado una comisión interministerial para seguir la crisis libia, firmó en 2008 un Tratado de Amistad con Libia por el que, entre otras cosas, Gadafi se comprometía a cerrar sus costas a la inmigración desde el país africano hacia las costas italianas.

Fundamentalismo islámico en Libia

Berlusconi ha alertado de la posibilidad de que en Libia termine imponiéndose el “fundamentalismo islámico” tras las revueltas populares y reiteró su rechazo a la violencia que se registra en el país norteafricano.

“Tenemos que poner atención en que no se produzca una violencia injustificada y una deriva hacia una dirección peligrosa que adopte un dogmatismo antioccidental en la forma de un fundamentalismo islámico”, afirmó Berlusconi en un congreso en Roma sobre el estado de la capital italiana.

“Tomamos nota con gran placer que el viento democrático se ha despertado sobre todo por los jóvenes que quieren ser libres. Armados con Internet y su valentía han iniciado una agitación” popular, añadió el mandatario, en una comparecencia retransmitida en directo por televisión.

Berlusconi explicó además que durante “toda la noche” su Gobierno ha estado en contacto con “los líderes europeos y americanos” para hacer el seguimiento de la situación en Libia y en otros países del norte de África.

“Lo que es importante es que no haya violencia, pero tenemos también que estar atentos a lo que sucederá después, cuando cambiarán estos regímenes con los que negociamos y que son para nosotros importantes para el suministro de energía”, comentó.

El jefe del Gobierno italiano mantuvo ayer por la tarde una conversación telefónica con el líder libio Muamar al Gadafi, a quien, según el ministro de Exteriores de Italia, Franco Frattini, pidió la “suspensión inmediata de la violencia” en Libia.

Berlusconi “le pidió la suspensión inmediata de la violencia, pero la respuesta ha sido la repetición del análisis que ya había sido pronunciado en televisión”, dijo Frattini este mismo miércoles, en una comparecencia ante el pleno de la Cámara de los Diputados retransmitida en directo por televisión.

23 febrero, 2011 Posted by | libia | , , | Deja un comentario

Breve perfil de la cúpula militar que gobiernan Egipto

liderazgo militar de Egipto
Breve perfil de los miembros del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, ya que asume el poder de Hosni Mubarak.
Última actualización: 11 de febrero 2011 17:53 GMT
Ministro de Defensa de Egipto Mohamed Hussein Tantawi [AFP]

Hosni Mubarak ha presentado su dimisión como presidente de Egipto y se transfiere sus poderes al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

El general Omar Suleiman , vicepresidente y ex jefe de inteligencia, es uno de los oficiales militares retirados que sirve o la tecla en el consejo.

Otros incluyen el mariscal de campo Mohamed Hussein Tantawi, ministro de Defensa, teniente general Sami Anan, jefe del estado mayor del ejército egipcio, Ahmed Shafiq Mariscal del Aire, el ministro de la aviación civil.

Éstos son los perfiles breves de algunos de los hombres que componen el Consejo:

Mohamed Hussein Tantawi

El mariscal de campo Tantawi fue nombrado ministro de defensa y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Egipto en 1991. De este modo, se convirtió en el primer egipcio en ostentar el rango de mariscal de campo después de 1989.

Algunos informes sugieren que Tantawi, de 75 años, ha sido visto como un posible contendiente por la presidencia egipcia.

Durante el 2011 las protestas de Egipto, Tantawi fue ascendido al rango de ministro de viceprimer ministro, mientras que conserva la cartera de Defensa.

Tantawi famoso se convirtió en el primer miembro del gobierno para visitar la plaza Tahrir el 4 de febrero. Se dice que han participado oficiales del ejército y los manifestantes durante su breve visita.

Tantawi sirve en tres guerras contra Israel, a partir de la crisis de Suez de 1956 y el 1967 y 1973 las guerras del Oriente Medio.

Mahmoud Mohamed Reda Hafez

Mariscal del Aire, Mahmoud Reda Hafez Mohamed, el jefe de la fuerza aérea, se convirtió en comandante de la Zona Oriental de aire y luego el sur de la Zona Aérea en 2005.

El 1 de julio de 2007 fue nombrado jefe del departamento de operaciones y hacia el final del año fue nombrado Jefe de la Fuerza Aérea del Estado Mayor.

Dentro de los tres meses que sustituye Magdy Galal Sharawi como jefe de la Fuerza Aérea, que asumió el cargo el 20 de marzo de 2008.

Sami Hafez Anan

El teniente general Anan Sami es el comandante de 468.000 tropas, y se ve como que tiene un papel crucial en la coordinación de los arreglos provisionales para el gobierno de Egipto.

Annan estaba en Washington cuando comenzó el levantamiento y acortó su visita a regresar. Se informó que Estados Unidos estaba presionando Anan para un papel mediador clave, aunque se especuló que estaba demasiado cerca de Mubarak para retener ningún papel en un nuevo gobierno.

Algunos de los otros miembros presentes en la reunión del consejo supremo del viernes fueron:

El teniente general Abd El Aziz Seif-Eldeen, comandante de la defensa aérea y el vicealmirante Mohab Mamish, jefe de la marina.

11 febrero, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO, 1.-ISLAM | , , | Deja un comentario

EE. UU. negocia con oficiales del Gobierno egipcio para la salida inmediata de Mubarak

La Administración Obama pretende que el vicepresidente Suleiman asuma el poder para liderar una transición con un amplio número de opositores, incluidos los islamistas

EFE / NUEVA YORK
Día 04/02/2011 – 04.33h

La Administración estadounidense y dirigentes egipcios barajan la posibilidad de forzar la dimisión del presidente, Hosni Mubarak, para establecer en Egipto un Gobierno de transición encabezado por el vicepresidente, Omar Suleiman, con el apoyo del Ejército, según han revelado diplomáticos árabes y funcionarios de Estados Unidos citados por el diario ‘The New York Times’.

Pese a que Mubarak ha comunicado su intención de seguir al frente del Gobierno hasta las elecciones de septiembre, Estados Unidos pretende que Suleiman y su ministro de Defensa, Mohamed Tantawi, comiencen de inmediato un proceso de reforma constitucional. Para ello contarían con el apoyo del jefe del Estado Mayor, Sami Enan.

Según los informantes del ‘NYT’, los negociadores tratarían que en el futuro Ejecutivo de transición estuviera presente un amplio abanico de grupos de la oposición, como los Hermanos Musulmanes, y el objetivo final sería convocar elecciones para septiembre.

Miembros de las autoridades de Estados Unidos matizan que se trata de una opción entre las varias que se meditan para convencer a Mubarak de que debe abandonar el poder. Otros funcionarios recuerdan igualmente que Suleiman y el Ejército no han manifestado por el momento que vayan a dar la espalda al veterano presidente.

Traspaso inconstitucional

Desde las autoridades egipcias, un alto cargo ha recordado que la Constitución prohíbe al vicepresidente asumir el poder. El presidente del Parlamento sería en todo caso quien sucedería al mandatario si éste abandona. “Esa es mi respuesta técnica. Mi respuesta política es que (los estadounidenses) deberían preocuparse de sus propios asuntos”.

En la entrevista del jueves para la cadena estadounidense ABC, Mubarak reconoció estar “harto” de gobernar, pero estimó que su dimisión sumiría al país en el caos.

Otro dignatario del Gobierno de Obama ha expresado los temores del entorno de Mubarak respecto a las demandas de los manifestantes, puesto que vaticinan que estos podrían no estar satisfechos con la marcha del dirigente y optarían por hacer más reivindicaciones.

El vicepresidente norteamericano, Joe Biden, ha hablado por teléfono en las últimas horas con Suleiman para pedirle que arranquen de inmediato unas “negociaciones creíbles e inclusivas”. Dicho contacto se ha celebrado poco después de que Mubarak negara reunirse por segunda vez con el enviado personal de Obama, el ex embajador en El Cairo Frank G. Wisner. Al parecer, Mubarak está molesto con la petición de su par estadounidense de que las reformas comiencen ahora.

Por su parte el secretario de Defensa, Robert M. Gates, ha llamado hasta en tres ocasiones desde el fin de semana a Tantawi. El Pentágono admite que en estas conversaciones Gates no se ha limitado a pedir contención al Ejército.

EL MUNDO

Detractores del régimen reunidos por décima noche consecutiva en El Cairo. | EfeDetractores del régimen reunidos por décima noche consecutiva en El Cairo. | Efe 

  • El plan contempla crear un gobierno de transición liderado por Suleiman
  • Grupos opositores, incluidos los Hermanos Musulmanes, formarían parte de él
  • La situación se mantendría así hasta septiembre, cuando habría elecciones
  • Esta opción está supeditada a conseguir el apoyo del ejército

Afp | Efe | Washington

Actualizado viernes 04/02/2011

Los Estados Unidos negocian con funcionarios egipcios varias opciones para que el presidente del país, Hosni Mubarak, abandone el poder de forma inmediata y lo traspase a un gobierno de transición que estaría dirigido por el actual vicepresidente, Omar Suleiman.

A pesar de que Mubarak ha confesado en una entrevista en la ABC que no dejará su cargo porque si dimitiera “sólo habría caos”, responsables de la Casa Blanca y del Ejecutivo de El Cairo reflexionan sobre un escenario en el que Suleiman, apoyado por el ejército, se comprometería a iniciar un proceso de reforma constitucional, según informa ‘The New York Times’, citando fuentes de la Administración Obama y de la diplomacia árabe.

De acuerdo con la publicación, este plan estaría supeditado a conseguir el apoyo de los militares egipcios. De ser así, la idea sería formar ungobierno de transición en el que participarían los grupos de la oposición, incluidos los ilegalizados Hermanos Musulmanes, hasta el mes de septiembre, cuando se celebrarían elecciones libres y justas.

Funcionarios de alto rango del gobierno estadounidense han explicado que la propuesta es una de las opciones que están discutiendo con funcionarios egipcios de alto nivel cercanos a Mubarak, aunque no directamente con el presidente, en un esfuerzo por convencerlo para que renuncie.

Los oficiales de El Cairo han advertido de que el resultado depende de varios factores, entre ellos la evolución de las manifestaciones en las calles de la capital y otras ciudades del país. Algunas de las fuentes consultadas por el diario insistieron en que no existen pruebas de que ni Suleiman ni las Fuerzas Armadas estén dispuestos a abandonar a Mubarak.

Tras una noche de calma a pesar de la “tensa atmósfera”, según lo ha descrito un corresponsal de la emisora Al Yazira, las protestas podrían intensificarse este viernes, en un día bautizado por los opositores al régimen de Mubarak como “el día de la partida”, ya que está previsto que los detractores del mandatario se manifiesten ante el palacio presidencial para exigir su marcha.

Se prevé que los enfrentamientos violentos vuelvan a las calles de la capital, después de varias jornadas en las que se han vivido auténticasballatas campales, con lanzamientos de piedras, cócteles molotov y todo tipo de objetos, entre los defensores de Mubarak y los opositores que se encuentran concentrados en la Plaza Tahrir.

4 febrero, 2011 Posted by | 1.-ISLAM, egipto, revueltas islam | , , , , , , , | Deja un comentario

El mundo árabe en la encrucijada

La incertidumbre consume Egipto

El ejército sigue sin pronunciarse y el país avanza hacia la anarquía

Mubarak se reunió ayer con la cúpula militar sin lograr que frene la revuelta

Los soldados de a pie siguen afirmando que no van a disparar a los manifestantes

Internacional | 31/01/2011 – 01:53h    Gemma Saura Gemma Saura

El Cairo / Enviada especial

Los egipcios se consumen en la incertidumbre.

El todavía presidente Hosni Mubarak se reunió ayer con los máximos responsables del ejército, pero no consiguió que los militares empiecen a controlar a los manifestantes.

Una multitud enfurecida volvió a desafiar el toque de queda para exigir al rais que se vaya sin que los soldados, desplegados por todo el país, hicieran nada para impedirlo.

¿Está negociando Mubarak su salida?

¿O sigue aferrado al poder?

¿Tiene el apoyo de la cúpula militar pero no de las bases?

En Egipto nadie se atrevía ayer a hacer predicciones.

“Faraón, hoy es tu último día!”, gritaba la multitud en la emblemática plaza Tahrir, en el centro de El Cairo, más llena que nunca de tanques.

El ambiente fue mucho más tenso que en las jornadas anteriores.

Durante todo el día hubo rumores de todo tipo sobre una inminente intervención militar para vaciar la plaza de manifestantes.

Se hablaba de cañones de agua, de tiroteos, hasta de bombardeos. Se decía que el ejército haría respetar el toque de queda.

A las cuatro de la tarde, cuando entraba en vigor, los cazas comenzaron a planear por encima de la ciudad con un ruido atronador. Salieron los helicópteros militares, pero la gente siguió llegando a la plaza y los soldados les abrían el paso.

“Dicen que nos vais a echar de aquí. Tenéis que salvaguardar nuestro honor”, imploraba unmanifestante.

Y el oficial, encaramado al tanque, le dijo: “Yo no voy a disparar contra el pueblo”.

“La clave son los oficiales jóvenes del ejército.

Los oficiales veteranos tienen mucho miedo a que si se les ordena disparar se nieguen a hacerlo”, decía un abogado que se identificó como Abdalah. Hosni

Mubarak y su recién nombrado vicepresidente Omar Suleiman se reunieron ayer con la cúpula militar.

El ministro de Defensa fue a la plaza Tahrir a “saludar” a las tropas, en una señal al ejército de que el régimen sigue en pie.

Desde que la policía se retiró de las calles la madrugada del viernes, la anarquía se ha propagado y los saqueos se han multiplicado.

Los ciudadanos se han tenido que organizar para garantizar la seguridad en sus barrios.

Grupos de voluntarios armados con barras de hierro, cuchillos y hachas hacen turnos en las esquina de cada calle, con barricadas, registrando los coches en busca de armas. El tráfico, con los semáforos sin funcionar, también lo dirigían voluntarios.

“Es evidente que la policía está detrás de los saqueos, los ladrones están superorganizados, van en microbuses o en motos. Es exactamente lo mismo que ocurrió en Túnez (después de que Ben Ali huyera del país, sus seguidores se hicieron con las calles). ¡Estos regímenes no son ni capaces de ser creativos!”, decía Perihane, de 24 años.

Ahmad Salema, de 33 años, que había pasado la noche en un comité de vigilancia, explicaba que sorprendieron a un hombre que había robado un coche. Cuando le registraron, descubrieron por sus documentos que era un comisario de policía.

Los manifestantes denunciaban ayer una campaña del régimen para sembrar el caos y que el ejército se viera obligado a restaurar el orden. El Gobierno admitió ayer que, después de ordenar la retirada de la policía la madrugada del viernes, los presos habían huido de las cárceles (se estima que son unos 40.000).

“Todo el mundo entiende lo que intenta hacer el gobierno: ha soltado a los presos y se les ha armado para aterrorizarnos.

Quiere que la gente se quede en casa y no salga a protestar”, decía un manifestante que señaló además que era abogado.

“¿Dónde están los líderes de la oposición? Están desaparecidos y les necesitamos.

La gente joven que puso en marcha este movimiento necesita que alguien se ponga al frente”.

Como si le hubieran oído, poco después llegó la respuesta a este manifestante. Mohamed el Baradei continuó sus movimientos para convertirse en el epicentro de la revuelta.

El premio Nobel de la Paz desobedeció el arresto domiciliario y acudió a la plaza de Tahrir para dirigirse a los miles allí congregados.

“El cambio llegará”, prometió, megáfono en mano.

“Lo que hemos comenzado no tiene marcha atrás. Es el principio del fin”, dijo.

También explicó que “fuerzas políticas” le habían dado el encargo “de formar un gobierno de unidad nacional”.

Poco antes, en una entrevista en directo con la emisora CNN, El Baradei exigió también la formación inmediata de un gobierno de unidad y la dimisión del presidente Mubarak:

“Debe abandonar el país en los próximos tres o cuatro días”.

Desestimó los cambios de gobierno que había efectuado el rais como un mero intento por perpetuarse.

El líder opositor también tuvo palabras para los Hermanos Musulmanes, la principal formación opositora prohibida pero tolerada por el régimen.

El Baradei reconoció que había negociado con ellos, pero dijo que el peligro fundamentalista en Egipto había sido muy exagerado por Mubarak para conseguir legitimarse ante Occidente y que los Hermanos Musulmanes son un grupo minoritario, como pueden ser los fundamentalistas en EE.UU.

Por su parte, un portavoz del grupo islamista también confirmó que la organización daban su apoyo a Baradei y que habían iniciado conversaciones con el premio Nobel y otras fuerzas de la oposición de cara a la formación de un gobierno de unidad.

El portavoz también reconoció que estaban intentando conversar con representantes del ejército, pero sin aclarar a qué nivel.

Y también pidió el fin del estado de excepción “que dura ya treinta años” y declaró que exigirían la formación de una comisión que aclare los hechos de estos días.

“Nosotros no nos iremos, Mubarak es quien debe irse”, fue uno de los lemas más coreados.

Y, con ya más de un centenar de muertos, muchos manifestantes portaban pancartas exigiendo que Mubarak y los suyos sean juzgados en La Haya.

El fiscal general anunció ayer que ha abierto una investigación para saber quién dio la orden de disparar contra los manifestantes.

Los jueces, que habían barajado salir a la calle por primera vez, decidieron finalmente quedarse en casa.

Un juez, que no quiso ser identificado, explicó que el estamento judicial debe mantener su neutralidad, especialmente si en un futuro próximo sientan en el banquillo de los acusados a los responsables del régimen.

Mubarak cierra la cadena Al Yazira

Las autoridades egipcias cerraron ayer todas las oficinas en el país de la cadena de televisión qatarí Al Yazira y retiraron los permisos oficiales de todos sus corresponsales, sin dar explicaciones sobre el motivo de esta decisión.

En el canal en inglés de Al Yazira, la cadena seguía emitiendo imágenes desde El Cairo y mantenía sus conexiones con periodistas en la capital y en la ciudad de Suez, aunque la imagen de los corresponsales no aparecía en directo.

En el canal en árabe, la cadena no pudo contactar con sus periodistas, que permanecían en las oficinas de El Cairo.

El cierre de Al Yazira se suma al bloqueo de internet por tercer día consecutivo, una medida que está perjudicando los negocios en el país.

Aunque ayer era día laborable en Egipto, muchas empresas permanecieron cerradas.

“Este es un mensaje para los medios de comunicación egipcios: Mubarak no está de vuestro lado”, rezaba ayer una pancarta en manos de un manifestante.

“En la televisión egipcia están poniendo películas mientras a la gente la están matando en las calles”, se quejaba.

Fotografia
Soldados egipcios mantienen atados a un tanque a tres supuestos saqueadores en El Cairo.
(EFE )
ampliar ampliar
OLA DE CAMBIO EN EL MUNDO ÁRABE | REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA EN EGIPTO

El vacío de poder agrava el caos egipcio

Todo en Egipto estaba ayer en el aire: la presidencia de Hosni Mubarak, que seguía ocupando un poder imperceptible en la calle; la revolución, que no acababa de triunfar; el futuro, tan impredecible como la víspera. Lo único real eran las manifestaciones, durante el día, y los saqueos, por la noche.

La Casa Blanca exige al régimen una transición ordenada hacia la democracia
Primera arenga de El Baradei: “No podemos retroceder”

“No podemos retroceder”, señaló ayer en el centro de la protesta el diplomático Mohamed el Baradei. La oposición política egipcia ha constituido un comité de 10 líderes -entre los que se encuentran El Baradei, ex director del Organismo Internacional para la Energía Atómica, y los Hermanos Musulmanes-, que serían los responsables de dar los pasos necesarios para una transición pacífica.
LA CENSURA A LAS COMUNICACIONES
El Gobierno hace callar a Al Yazira

El Ministerio de Información egipcio ordenó ayer a Al Yazira que suspenda la retransmisión de la revuelta popular que aspira a derrocar el régimen del presidente Hosni Mubarak. “Se ha ordenado la suspensión de las operaciones de Al Yazira, la cancelación de sus licencias y la retirada de la acreditación a todos los miembros de la plantilla”, indicó la agencia oficial de noticias egipcia, Mena.
China censura la palabra ‘Egipto’ en Internet
Zapatero pide una “transición pacífica” en Egipto y Túnez
OLA DE CAMBIO EN EL MUNDO ÁRABE | LA SITUACIÓN DE LOS EXTRANJEROS
La multitud desborda el aeropuerto de El Cairo tratando de salir del país

El aeropuerto de El Cairo se vio desbordado ayer por una multitud que intentaba abandonar Egipto a cualquier coste. Mientras cada vez más aerolíneas cancelaban sus vuelos, más gente intentaba al mismo tiempo abordar un avión.
LA SITUACIÓN EN MARRUECOS
PRÍNCIPE MULAY HICHAM – Tercero en la línea de sucesión
“Marruecos no será la excepción”
IGNACIO CEMBRERO
 

·  Mubarak traslada al Gobierno la responsabilidad de las reformas pero no abandona el poder
LOS PAPELES DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO | LA CRISIS DE YEMEN
EE UU retrata al presidente yemení totalmente alejado de la realidad

En la capital de Yemen, uno de los países árabes más pobres, existe un hospital de 16 camas construido para un solo hombre: el presidente Ali Abdalá Saleh, en el poder desde 1978 (primero en Yemen del Norte y, desde 1990, en el Yemen unificado).
OLA DE CAMBIO EN EL MUNDO ÁRABE | EL PRECEDENTE DE TÚNEZ
Miles de tunecinos reciben al líder islamista tras 22 años en el exilio

Atronaron las voces de miles de simpatizantes cuando a la una de la tarde Rachid Ghanuchi, líder del movimiento islamista En Nahda, apareció ayer en la sala de llegadas del aeropuerto de Túnez. Lloraban algunos hombres y mujeres.

El líder islámico Rachid Gannuchi regresa a Túnez

Abandonó Túnez en 1989, fue condenado a cadena perpetua, en rebeldía, en 1991 y era considerado por el antiguo régimen de Ben Ali como un terrorista en fuga

9 comentarios

31 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, INTERNACIONAL, INTERNACIONAL, NOTICIAS, revueltas islam | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Quiénes hacen la revolución?

¿Quiénes hacen la revolución?

Posted by Directorio de Noticias on enero 30, 2011 · Dejar un comentario (Editar)

Manifestantes-en-Egipto-arrancan-un-cartel-del-presidente-Hosni-Mubarak.expand

Ola de cambio en el mundo árabe

– Revolución democrática en Egipto

– Egipto se pone en manos de los militares

“No dispararemos contra el pueblo; si nos dan la orden, la desobedeceremos”, dice un oficial en El Cairo

– El vacío de poder ha degenerado en violencia y vandalismo

Son personas de todos los estamentos sociales, desde las clases más altas a las más bajas. Mujeres, niños, adolescentes, estudiantes de medicina o activistas de derechos humanos, camareros o farmacéuticos, también hay una gran mayoría de parados.

Se han echado a la calle para pedir que les devuelvan su país. No tienen un perfil determinado y el Gobierno no es capaz de encasillarles.

    Egipto           A FONDOBebé en un tanque durante una manifestación en El Cairo

    Capital:  El Cairo.  Gobierno: República.
    Población: 81,713,52 (est. 2008)

En las calles se ayudan sin tener en cuenta si son musulmanes o cristianos; se apoyan, se ofrecen agua o se invitan a comer. También se han limpiado las heridas o han corrido a buscar un médico cuando la policía ha disparado a uno o varios de ellos. Ahora se pintan unos a otros la cara con lemas contra el Gobierno y se amontonan, carteles en ristre, cantando y gritando contra la represión del régimen de Hosni Mubarak.

Han salido a la calle en todos los puntos del país y no piensan volver a sus casas hasta que aquello que anhelan: libertad, seguridad, bienestar, pan y democracia, logre instalarse desde Asuán hasta Alejandría, pasando por El Cairo.

Ellos nos cuentan sus historias, sus esperanzas y sus miedos.

– Yehi, 56 años, trabajador de un gimnasio. “Basta, basta y basta”.

Le cuesta decidirse pero al fin arranca a hablar mientras camina arriba y abajo por el pasillo del gimnasio donde trabaja, en un hotel de lujo del centro de El Cairo. “No creo que Mubarak sea un mal hombre. Hizo cosas bien.

Nos trajo la paz y acabaron los enfrentamientos con Israel”, explica nervioso sin dejar de moverse.

Aun le cuesta hablar, dice, son tantos años mordiéndose la lengua que la nueva situación de libertad en el limbo aún le supera.

“Lleva demasiados años en el poder y hace mucho que se ha olvidado de nosotros, que tenemos una precaria educación para nuestros hijos y vivimos sin la esperanza de poder prosperar”.

– Ramy, 24 años, activista por los derechos de la mujer árabe. Las gafas le caen sobre la nariz como a un intelectual y con su mochila a la espalda y su gorra parece un estudiante de la facultad de Letras, pero Ramy trabaja en la Liga de Mujeres Árabes, “más veces como voluntario que con contrato”, defendiendo los derechos de las féminas del país.

No le preocupa demasiado el dinero porque dice, aun no está pensando en casarse. Sin embargo, no le gustan muchas de las cosas que el régimen de Mubarak ha hecho durante estos 30 años.

Tanques del Ejército egipcio en El CairoMenciona la restricción de libertades: “La interrupción de Internet estos días es inconcebible en un país que no este gobernado por una dictadura”. Y la seguridad: “La tortura en las cárceles es sistemática. Bajo el Gobierno del rais no se respetan los derechos humanos”. Por eso cree que ha llegado el momento de que se vaya. “Nací en 1987 y no he visto otro presidente”, añade.

Mi familia es de una clase media que Mubarak ha hecho desaparecer. No es justo que nos mire desde lejos y no diga nada. No queremos ver la destrucción del país”.

– Hanna, 51 años, Ministerio de Información. Es una egipcia guapa. Vestida con clase, musulmana si hiyab (pañuelo islámico) y oculta tras unas gafas de sol.

Mientras hace fotos desde un coche que conduce su hija, una dentista de 25 años con la cabeza cubierta, explica que trabaja para el Ministerio de Información egipcio. No quiere dar muchos detalles sobre su vida, sólo que habla inglés y español y que no trabaja como periodista. “Durante años”, dice, “han pasado de largo las oportunidades de cambiar las cosas”.

“No veo futuro para mis hijos. Tengo dinero pero no tengo un lugar por donde pasear. Y hay más de 40 millones de personas en mi país que no tienen ni para comer”, apunta. “Ha llegado el fin y todos lo sentimos así”.

– Maha, 30 años, farmacéutica. “Cobro 600 libras al mes (80 euros) y no puedo llevar una vida digna”, explica Maha, una farmacéutica que milita en los Hermanos Musulmanes.

“No puedo ahorrar dinero, ni pagar una casa digna. Me gustaría casarme pero los jóvenes ahora no encontramos trabajo con facilidad y el tiempo se pasa esperando a ver qué sucede mientras la frustración crece”, lamenta. Maha asegura que aunque trabaja 10 horas en la farmacia a veces tiene que hacer horas en un laboratorio preparando inventarios para conseguir llegar a fin de mes.

“Y lo peor es que no podemos decidir. Durante las elecciones no nos dejaron ir a votar, detuvieron a nuestros candidatos, nos pegaron”, asegura. “Creo que no nos han dejado otra opción y que lo que ocurre es fruto de la represión que hemos vivido todo este tiempo. No hay derechos”, explica entrecortada. “Necesitamos libertad y eso sólo vamos a poder conseguirlo si el presidente se va de este país.

No nos sirve un nuevo Gobierno con él sobre la cabeza. Lo que hemos venido a exigir es que él y su estilo de gobernar salgan de nuestras vidas para siempre.

– Moussa, 42 años. En una solapa luce el escudo de los Estados Unidos y en la otra las banderas de Egipto y Francia entrelazadas.

El primero se lo puso por las palabras de Obama. “Las banderas las llevo porque queremos lo mismo que Francia: liberté, egalité, fraternité”, dice en un perfecto francés. Moussa es un cristiano de la escasa clase media que hay en Egipto. “Mubarak tiene 82 años, no puede mantenerse en pie, y no tiene poder para gobernar.

¿Y quiere dejarnos a su hijo? Cuando Gamal [Mubarak] se casó compró el anillo en Francia. Cuando tuvo un hijo se fue a Alemania a tenerlo. Eso es lo que hacen. Coger nuestro dinero y dejarnos en la estacada”, afirma. No dice en lo que trabaja quizás porque no se ajusta a lo que debería ser.

“Tengo dos masters, hablo seis idiomas y mi salario es de 220 euros. Mi madre tiene una pensión de 500 libras (65 euros) y su tratamiento médico cuesta 1.000. La familia de Mubarak tiene una riqueza que asciende a millones de dólares. No le pedimos nada. Sólo que nos deje vivir”.

“Es el día más feliz de mi vida”, gritaba un hombre encaramado a un tanque. El de ayer amaneció, sin duda, como un día feliz para millones de egipcios. La victoria de la revolución parecía al alcance de la mano. La multitud de la plaza Tahrir seguía exigiendo la dimisión del presidente Hosni Mubarak y el fin de la dictadura. Pero Mubarak no se iba. Al contrario, luchaba por su supervivencia política. Nombró un vicepresidente, Omar Suleimán, hasta ahora jefe de los servicios secretos y presunto hombre de transición, y un nuevo Gobierno. Mientras el desorden se extendía por un país sin policía y se acumulaban los muertos, decenas, tal vez un centenar, y menudeaban los saqueos, la felicidad de la mañana se combinaba al anochecer con la incertidumbre y el miedo al caos. El Ejército se mantiene mudo, pero los jefes de Estado de Reino Unido, Francia y Alemania piden a Mubarak que evite la violencia.

El único signo de normalidad fue el retorno de la telefonía móvil

El destino de Egipto dependía del Ejército, la única institución respetada. Y la imagen del Ejército que contemplaban los ciudadanos estaba compuesta por soldados que se abrazaban a los manifestantes, camiones militares en cuyo lateral alguien había pintado frases como “Mubarak, dictador” o “Mubarak y familia, ilegales”, blindados cargados de gente exultante. “En ningún caso dispararemos contra el pueblo; si nos dieran esa orden, la desobedeceríamos”, aseguraba, a las diez de la mañana, el comandante de las fuerzas desplegadas en la plaza Tahrir y sus alrededores.

En un proceso revolucionario abundante en contradicciones, esa era la más flagrante. ¿Podía el Ejército desobedecer las órdenes de su jefe supremo, Hosni Mubarak, presidente de la república y general de aviación? ¿Mantenía realmente Mubarak el control de la situación? ¿Intentaba solo ganar tiempo? ¿Era el descenso hacia el caos una táctica premeditada para que los egipcios pidieran la vuelta de la policía y el orden, aunque hubiera que soportar también la vuelta de la represión y la tortura? Ningún general se pronunció sobre la situación. Los tres presidentes egipcios (Nasser, Sadat, Mubarak) desde la caída de la monarquía, 60 años atrás, han salido del Ejército, lo cual da una idea de la influencia militar.

El vacío de poder, real o aparente, resultaba clamoroso. Tras su alocución televisiva del viernes por la noche, en la que advirtió de que la línea que separaba la libertad del caos era muy fina, Mubarak volvió al silencio de su palacio. Solo reapareció brevemente en televisión para mostrarse nombrando a Omar Suleimán como vicepresidente, una novedad en un régimen en el que durante 30 años solo había existido el faraón Mubarak y, por debajo de él, súbditos. Suleimán se perfilaba como el hombre de recambio, el hombre encargado de pilotar una hipotética transición. A algunos ciudadanos les parecía bien, aunque se hubiera encargado de los servicios secretos y, en último extremo, de la represión. El odio popular se concentraba en Mubarak, el Ministerio del Interior y la policía.

En la calle no existía otro poder que el de la multitud revolucionaria, que gritaba y gritaba y gritaba contra Mubarak, y el de los grupos, crecientes, que aprovechaban el vacío para incendiar y saquear. El viernes, los asaltos se dirigieron a la sede del Partido Nacional Democrático y las comisarías de policía, donde los manifestantes liberaron a los detenidos y prendieron fuego. Esa noche, algunos grupos violentos se dirigieron hacia el Museo Egipcio (que sufrió daños, pero no fue saqueado gracias a la reacción de otros ciudadanos) y hacia centenares de comercios y negocios. Bares y clubes nocturnos quedaron arrasados, acaso por grupos de orientación islamista. En general, los robos afectaron a negocios comunes: zapaterías, restaurantes, joyerías, farmacias. Lo mismo ocurrió en Alejandría y otras ciudades.

El único signo de normalidad fue el retorno de la telefonía móvil, las líneas, sobrecargadas, solo funcionaban a veces, pero funcionaban. Internet, en cambio, permaneció cerrado.

La euforia y la tragedia solo se distanciaban unos metros. En la plaza Tahrir se gritaba, se reía, se compadreaba con los soldados; hombres, mujeres y niños disfrutaban del momento. En esa misma plaza se registraban ocasionales disparos de francotiradores desde el Ministerio del Interior. Y en el patio de una mezquita que casi se asomaba a la plaza se acumulaban los heridos, varios de ellos de balas. La plaza Tahrir era un microcosmos de una ciudad de 20 millones de habitantes y de un país de 80 millones de habitantes, balanceándose entre la sensación de libertad y el horror del caos, entre la esperanza y el temor, zarandeados por los rumores más diversos.

Era imposible conocer el número de muertos y heridos. La televisión oficial habló de unos 40 muertos y de más de un millar de heridos. Fuentes médicas elevaban la cifra hasta el centenar de fallecidos. Ante la ausencia de Gobierno (el antiguo había sido destituido, el nuevo aún no se había incorporado y, de todas formas, a nadie le importaba), ningún organismo ni institución oficial llevaba recuentos ni ofrecía datos.

“Da igual el precio que haya que pagar porque ya nos han golpeado mucho y han muerto muchos, no abandonaremos la calle hasta que Mubarak se vaya, no es posible dar marcha atrás”, aseguraban dos hombres de mediana edad, farmacéutico uno, ingeniero el otro. ¿Daba igual el precio? Horas después, al anochecer y al comenzar un nuevo toque de queda que, como el del viernes, nadie se preocupó por respetar, afloraban síntomas de que el precio, al final, sí podía ser importante.

La muchedumbre empezaba a degenerar en horas. Jóvenes que el día antes se habían enfrentado con la policía se adueñaban de la situación, provistos de palos, navajas y armas de fuego. Según la televisión Al Yazira, podían ser provocadores relacionados con las fuerzas de seguridad. Surgían grupos más o menos armados que decían estar dispuestos a defender sus familias y sus propiedades ante la amenaza de los otros grupos más o menos armados que se dedicaban al saqueo. Un 20% de la población egipcia vive con dos dólares al día. Eso da una idea de que el robo impune puede resultar tentador para muchos.

El desenlace de la revolución todavía era impredecible. ¿Ahora, qué? Esa era la gran pregunta sin respuesta. La de ayer fue una jornada peculiar, porque los sábados son semifestivos: el sector público trabaja, pero no el privado. Los funcionarios se quedaron en casa o en la calle. “Nos ha llamado el director y nos ha dicho que no fuéramos”, explicó un maestro que tomaba té y fumaba una pipa de agua en uno de los raros cafés abiertos. El domingo, sin embargo, es laborable. La televisión oficial anunció que la Bolsa, que no dejó de caer en los últimos días, los bancos y las universidades permanecerían hoy cerrados.

La paralización del país por un tiempo indefinido entrañaba una cierta ambivalencia: podía favorecer el ímpetu revolucionario y quebrar por completo la aparentemente frágil conexión de Mubarak con el poder real, pero también podía agravar el desorden y el miedo de las clases altas y medias y favorecer una contrarrevolución aún más rápida que la revolución misma.

Una cosa aparecía clara: a Mubarak no le habían abandonado sus aliados. EE UU, primero. El presidente Barak Obama reclamó reformas, no la caída del régimen, y fue significativo que Mubarak nombrara a Suleimán como vicepresidente tras conferenciar por teléfono con el inquilino de la Casa Blanca. Israel no dijo nada, pero no cabía dudar de que seguía prefiriendo a Mubarak (o a Suleimán) antes que cualquier otra opción. El presidente palestino, Mahmud Abbas, envió un mensaje de respaldo a “la estabilidad y el orden en Egipto”.

Suleimán, el nuevo hombre fuerte

– Nacido el 2 de julio de 1936 en Quena (sureste de Egipto), se enroló en el Ejército en 1954. Recibió entrenamiento adicional en la Academia rusa de Frunze, en Moscú.

– Participó en la guerra de Yemen en 1962 y en los conflictos contra Israel de 1967 (guerra de los Seis Días) y 1973 (guerra del Yom Kippur).

– Tras estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de El Cairo, se convirtió en 1993 en director de los Servicios de Inteligencia (EGIS, en sus siglas en inglés).

– Este puesto le ha permitido jugar un papel fundamental en las relaciones diplomáticas de la región, incluyendo las negociaciones con Israel y con su principal aliado, Estados Unidos.

– Según la revista Foreign Policy, es el jefe de inteligencia más poderoso de Oriente Próximo, incluso por delante del máximo mando del Mosad israelí.

– Ha sido el arquitecto de la desintegración de los grupos islamistas que lideraron el alzamiento contra el Estado en los noventa. Es responsable de los archivos de política de seguridad.

30 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, INTERNACIONAL, INTERNACIONAL, NOTICIAS, revueltas islam | , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Claves del conflicto de Egipto:

El intento de derrocar una dictadura espoleado por el éxito de Túnez

R. Bustamante 20m

  • Los ciudadanos egipcios quieren derrocar al presidente Hosni Mubarak e impedir que ceda el poder a su hijo Gamal.
  • Las redes sociales han servido de lugar de encuentro entre los disidentes para organizar las manifestaciones contra el régimen.
  • Hosni Mubarak lleva en el poder desde octubre de 1981.

Egipto

Las manifestaciones se suceden en Egipto. Miles de ciudadanos se han lanzado a la calle para protestar contra el Gobierno de Hosni Mubarak, de 82 años, y las revueltas ya han dejado cinco muertos (el más reciente, un joven de 22 años al que unos agentes han matado de un disparo en la cabeza en el Sinaí) y 500 detenidos.

Después de casi 30 años en el poder, los egipcios no parecen dispuestos a aceptar que Mubarak siga en el poder y tampoco quieren permitir que su hijo Gamal opte a presidir el país.

El éxito de las revueltas de Túnez, que consiguieron derrocar al dictador Ben Alí, ha espoleado a una sociedad que ha sabido exprimir al máximo las redes sociales para organizar las protestas.

¿Qué relación tienen los disturbios de Túnez y de Egipto?Zine al Abidine Ben Alí presidió Túnez durante 23 años y tras las protestas se ha visto obligado a huir a Arabia Saudí, mientras que Hosni Mubarak lleva en el poder desde octubre de 1981, ejerciendo el poder de forma similar a Ben Alí, con una apariencia democrática que le otorga cierta impunidad a ojos de occidente.

Las revueltas en Túnez se iniciaron después de que Mohamed Bouazizi, un joven en paro, se quemara a lo bonzo para protestar porque la Policía le había confiscado el carrito con fruta y verdura que usaba para la venta ambulante, alegando que carecía de permiso. Los egipcios, conscientes de que ese hecho desencadenó una revolución, lo imitaron para denunciar la situación que atraviesa el país.

Mohamed Lagab, analista político y profesor de Políticas en la Universidad de Argel, está convencido de que “Túnez es ahora el modelo a seguir para todos los árabes” y que “la época de los dictadores y las dictaduras ha terminado”.

¿Cuándo y cómo comienzan las protestas en Egipto?El lunes 17 de enero, Abdo Abdelmanam Yafar, un ciudadano egipcio de 49 años, se quemó a lo bonzo frente al Parlamento, en el centro de El Cairo, para denunciar el cierre de su restaurante en la provincia de Ismailiya.

Un día después, otros cuatro ciudadanos hicieron lo mismo que Yafar en distintas ciudades:

  • En El Cairo, un abogado egipcio identificado como Mohamed Faruk Mohamed Hasan, de 50 años, fue a la sede del Gobierno para denunciar que la Policía egipcia no había hecho lo suficiente para dar con el paradero de su hija, desaparecida tres meses atrás.
  • También en la capital egipcia, un jubilado de 60 años, Sayed Ali al Sayed, se prendió fuego frente a la sede del Parlamento como protesta por no haber cobrado la pensión.
  • En Alejandría, Ahmad Hashem al Sayed, un joven desempleado de 25 años licenciado en Derecho, murió tras quemarse a lo bonzo en el tejado del edificio donde vivía porque llevaba tiempo buscando trabajo sin éxito.
  • En Ismailiya, Tarek Mohamed al Gadafi, un mecánico de 35 años se quemó porque tenía que comparecer ante la Policía.

¿A qué se deben las manifestaciones?Si en Túnez son un problema el paro y la corrupción, en Egipto la cosa no es muy diferente. La tasa de desempleo cerró el año 2010 en el 9,4%, según Indexmundi y la riqueza del país está repartida, fundamentalmente, entre el 10% de la población. No obstante, la protesta va más allá: el nefasto funcionamiento de la Administración, la política laboral del Gobierno, la falta de libertades y la crueldad de la Policía, que actúa con casi total impunidad, son las cuatro grandes reivindicaciones de los ciudadanos egipcios.

Además, los cables filtrados por Wikileaks hicieron patente la restricción de libertades a la que está sometida el pueblo egipcio así como el descontento generalizado de la clase media con los mandatarios. Estos datos, que tras ser publicados en Internet se convirtieron en accesibles para todos los egipcios, se suman a la revelación hecha por el portal donde confirmaba que los militares no daban su apoyo a Gamal Mubarak, hijo del actual presidente y firme candidato a sucederle en el cargo, y auguraban una crisis interna si su padre moría en el poder.

Una amplia mayoría de la población egipcia da la espalda a la familia Mubarak y reclama unas elecciones democráticas, lejos de las celebradas en 2005 cuando fue reelegido el actual presidente entre las protestas de los observadores independientes, que denunciaron impedimentos para realizar su labor.

Durante las protestas del día 25, en las que murieron tres personas, un manifestante que se identificó como Sherif Halil resumió el sentir popular asegurando que “se cayó la barrera del miedo; ya se acabó” y que las protestas traban de derrocar al Mubarak, “un dictador como Franco en España”.

¿Cuál es el papel de las redes sociales?Los egipcios temen la brutalidad policial, de modo que las redes sociales se convirtieron en el lugar de encuentro más seguro para organizar las protestas, algo que también había sucedido en las manifestaciones de Túnez. El Gobierno egipcio, consciente de ello, bloqueó Twitter y Facebook, pero ya era tarde; fundamentalmente porque, pese a que las manifestaciones se han producido en enero, el descontento con el Gobierno y las denuncias contra la violencia de la Policía egipcia se suceden en Facebook desde junio de 2010.

La chispa que encendió la mecha fue la muerte de Khaled Mohammed Said, un empresario de 28 años a quien dos policías de paisano mataron el pasado 6 de junio frente a un cibercafé de Alejandría. El dueño del café confirmó que los agentes le golpearon dentro del local y acabaron con la vida del empresario en un edificio cercano.

¿Qué importancia tiene el caso de Khaled Said?La indignación entre los ciudadanos egipcios creció cuando la Policía aseguró que el joven Khaled había muerto tras ingerir una bolsa con drogas. Además, la versión oficial de los forenses fue que el cadáver simplemente tenía contusiones bajo un ojo, pero las imágenes del cuerpo sin vida de Khaled Said llegaron a Facebook, donde se podía ver que el joven tenía varios dientes rotos y la cara hinchada.

Los testigos del caso recibieron amenazas de muerte y Amnistía Internacional entró en escena para pedir justicia. No obstante, a los dos presuntos homicidas no se les juzga por torturas ni por asesinato, sino por usar la fuerza durante la detención de la víctima. Todo parece indicar que los agentes mataron al joven porque iba a difundir un vídeo comprometedor en el que varios policías se repartían un alijo de drogas.

A la vista de los hechos, un internauta egipcio abrió un grupo en Facebook con el nombre Todos somos Khaled Said, que ya cuenta con más de 400.000 miembros, para protestar contra los numerosos episodios de violencia policial. Sin embargo, en poco tiempo las críticas a la Policía se convirtieron en críticas al régimen y el grupo pasó a ser una especie de resistencia.

¿Qué puede ocurrir en el futuro?Pese a que el Gobierno egipcio cuenta con el apoyo de Estados Unidos, el opositor egipcio y premio nobel de la paz Mohamed ElBaradei cree que la sociedad no aceptará otro Gobierno de Mubarak: “El cambio en el país es inevitable”, ha dicho al llegar al país.

Hay previstas unas elecciones en septiembre, pero si las protestas continúan con la misma intensidad que hasta ahora, no hay que descartar ninguna opción.

Mubarak tiene el apoyo total del Ejército, pero parece improbable que se vaya a producir una represión violenta, máxime después de que Hillary Clinton pidiera que no se evitaran las “protestas pacíficas”.

Por tanto, cabe contemplar la opción de que Mubarak tome el mismo camino que su homólogo tunecino y se exilie. En este contexto podrían adelantarse las elecciones o formarse un Gobierno de transición hasta los comicios de septiembre, si bien esto último también se antoja difícil.

En cualquier caso, los analistas políticos coinciden en que estas manifestaciones han puesto fin a cualquier posibilidad de que el presidente Hosni Mubarak entregue el poder a su hijo Gamal.

“El primer fruto obtenido por los mártires en este levantamiento popular será que el heredero no vendrá y el segundo será la posibilidad de que el propio presidente no se presente otra vez a las elecciones”, dijo el analista Refat el Sayed Ahmed, director del centro de estudios políticos Yafa.

30 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN | , , , , , | 1 comentario