cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

El 11-S fue utilizado como coartada para imponer el orden mundial ‘neocon’

El 11-S fue utilizado como coartada para imponer el orden mundial ‘neocon’

12 sep 2011 por Carlos Bayo

Carlos Enrique Bayo es redactor-jefe de Mundo en Público, ha sido corresponsal en Moscú (1987-1992) y en Washington (1992-1996), así como máximo responsable de Internacional en cinco periódicos distintos.

Ha actuado como enviado especial en los conflictos de Afganistán, Camboya, Oriente Próximo y Armenia-Azerbaiyán.

También ha cubierto eventos históricos como la caída del Muro de Berlín y la matanza de Tiananmen, entre muchos otros acontecimientos mundiales.

  • Diez años después, todo el mundo habla de las consecuencias, pero casi nadie se pregunta por las causas. Así que… empecemos hablando de las consecuencias.

Sobre todo, de la catástrofe económica que hemos heredado de la insensata respuesta neocon a la hecatombe del 11-S.

George W. Bush reconoció hace unos días al National Geographic Channel que ganó la Casa Blanca en 2000 prometiendo una política exterior “modesta”.

Un año más tarde, halcones como Cheney, Rumsfeld y Wolfowitz se apropiaban de la agenda internacional de la única superpotencia, convirtiéndola en una contienda bélica permanente e interminable: la guerra contra el terror que, por definición, se prolongará hasta el fin de los tiempos.

Pero, lo más relevante es que “ninguno de ellos se fijó en la economía, igual que ninguno de los teóricos neocon, como Kagan, Krauthammer, Kristol o Lewis, se ocupó tampoco de los problemas económicos”, explica Peter Beinart, investigador de la New American Foundation, quien en su día fue adalid de la invasión de Irak.

“Los neocon se hicieron con el timón de la política exterior de EEUU después del 11-S”, admite Beinart, “pero sólo pudieron manejarlo porque el 11-S le había metido el turbo al motor de la nave.

Y ese motor era la disposición de los estadounidenses a derramar su sangre y gastar su fortuna en el otro extremo del mundo. Hoy, ese motor chisporrotea y la mayor parte de los norteamericanos ya no creen que eso por lo que luchamos en Afganistán merezca sacrificar las vidas de sus jóvenes, ni que seamos capaces de pagarlo”.

Ningún ideólogo de la Administración Bush se centró en los problemas económicos que estaba generando su doctrina neoliberal y que acabarían llevando al planeta a la catástrofe financiera.

“El neoconservadurismo post11-S daba por sentado que siempre habría dinero para una política exterior cuasi imperial”, continúa Beinart, “y que, si fuera necesario, siempre se podría recortar el gasto público para asegurarse de que al Pentágono no le alcanzaran los tijeretazos”.

A los neocon nunca se les ocurrió que EEUU no podría permitirse sendas guerras en Afganistán e Irak.

Esas contiendas, según la estimación “más conservadora” de la Universidad de Brown, no sólo causaron la muerte de 137.000 civiles y convirtieron a 7,8 millones de personas en refugiados, sino que también supusieron un coste económico total (incluyendo los intereses de la deuda contraída para sufragarlas y la atención médica de los veteranos heridos en ellas) de unos 4 billones de dólares.

Es decir, “equivalente a los déficits públicos acumulados [por EEUU] durante los seis años que van de 2005 a 2010″, constata The Economist.

Cuando toda la derecha de Occidente considera deber patriótico eliminar cualquier déficit público incluso al precio de acabar con el Estado del bienestar, es sangrante constatar que sus padrinos neocon despilfarraron en dos guerras sangrientas una fortuna equivalente a tres años del PIB de España.

Con resultados bien poco rentables.

En Irak, Al Qaeda cometió hace poco 42 atentados en un solo día, mientras que el Gobierno de Al Maliki en Bagdad es más cercano al de Teherán que al de Washington.

En Afganistán, los talibanes están cada día más fuertes, este agosto fue el mes con más bajas norteamericanas desde la invasión de 2001, y el número de civiles muertos en acciones armadas insurgentes o bombardeos aliados no hace más que batir récords.

Paul Kennedy, catedrático de Historia y de Seguridad Internacional de la Universidad de Yale, sostiene que el efecto más importante del 11-Sfue “distraer” a EEUU de sus dos verdaderas prioridades: la geopolítica global y la prosperidad económica. Washington descuidó Latinoamérica, que hoy se ha desarrollado al margen de la influencia estadounidense, igual que se desentendió de otras áreas del mundo vitales, como China, Rusia… incluso Europa, salvo para presionarlas -hasta rozar el conflicto diplomático-, con el fin de que apoyasen sus aventuras militares.

Al mismo tiempo, “la combinación de carísimas guerras lejanas y las inexcusables rebajas de impuestos que favorecían a los ricos tuvieron efectos nefastos sobre el déficit federal de EEUU, la creciente dependencia estadounidense de fondos extranjeros y el futuro del dólar a largo plazo”, subraya Kennedy.

“El tejido social [de EEUU] se está haciendo jirones, las clases marginadas crecen y el sistema de educación pública se desmorona. Y, para mayor desastre, aparece un Tea Party proponiendo políticas que agravarían esa doble distracción de EEUU.

Ese puede ser el auténtico legado del 11-S, mucho después de que las tropas estadounidenses se hayan retirado de las
alturas del Hindu Kush”.

Los neocon del Tea Party

Es debatible si el surgimiento del Tea Party forma también parte de la herencia de ese pensamiento único que tomó el 11-S como coartada para imponer un nuevo orden militarista, imperial y despiadado, pero no cabe duda de que muchos de los principios que animan al nuevo movimiento ultra norteamericano son calcados de las drásticas decisiones adoptadas por la Administración Bush tras la caída de las Torres Gemelas.

El gobernador de Texas, hoy favorito en el Tea Party, Rick Perry, está siendo asesorado en su campaña por Donald Rumsfeld y Doug Feith, destacados neocon que diseñaron gran parte de laestrategia bushaniana.

Un ejemplo del paralelismo entre el Tea Party y la ideología neocon está en la política de inmigración.

Sólo ocho días después del 11-S, Bush firmó la Patriot Act, por la que los extranjeros pudieron ser detenidos indefinidamente y sin derecho a un juicio justo.

Las normativas y prácticas represivas posteriores, organizadas en torno a un departamento de seguridad (Department of Homeland Security), que agrupó un año más tarde a las 22 agencias federales de seguridad e inteligencia, continuaron castigando a los inmigrantes con deportaciones por meras infracciones, violaciones de sus derechos civiles y una constante persecución policial que vulnera el principio constitucional de igualdad ante la ley.

Bush firmó directivas para otorgar a las autoridades locales poderes ejecutivos contra extranjeros sospechosos de terrorismo que son muy similares a las medidas antiinmigrantes que el Tea Party impone en los estados fronterizos y las ciudades donde gobierna.

Se argumenta que los seguidores del Tea Party son radicalmente opuestos a ese Gran Hermano en el que Cheney, Bolton, Perle y otros asesores de Bush convirtieron el Gobierno de EEUU, espiando las comunicaciones de todos los norteamericanos y extendiendo por el mundo las cárceles secretas de la CIA y las entregas de sospechosos a regímenes aliados especializados en torturar detenidos.

Pero las convicciones extremistas del Tea Party sí tienen mucho que ver con ese credo intolerante de que el supuesto buen fin que se persigue justifica cualquier medio por brutal y cruel que sea, como el manual de torturas que elaboraron para la CIA los letrados de la Casa Blanca John Yoo y Jay Bybee, hoy magistrado federal de apelación.

La poderosa máquina propagandística puesta en marcha tras el 11-S llegó a convencer a los estadounidenses de que para defenderse del terrorismo tenían que condonar violaciones de derechos humanos y hasta renunciar a garantías constitucionales como la primera y cuarta enmiendas -que defienden la libertad de expresión y reunión y protegen contra registros y detenciones arbitrarias-, frente a las que el equipo de abogados de Bush redactó argumentaciones jurídicas que justificaban poderes presidenciales por encima de ellas.

Gran parte de la opinión pública norteamericana está ahora imbuida de la creencia de que el penal ilegal de Guantánamo, las detenciones arbitrarias y sin derecho a defensa, el encarcelamiento indefinido sin proceso legal, juicio ni sentencia, e incluso la aplicación de tormentos como el waterboarding (llevar al reo al borde de la muerte por asfixia en agua) han sido necesarios y lo seguirán siendo para defender la democracia.

Ni siquiera se plantean que eso no es democracia, pues celebraron alegremente que se hubiera asesinado a Bin Laden, tras arrancarle su rastro a Jalid Sheij Mohamed, en un interrogatorio durante el cual se le sometió al waterboarding 183 veces en su primer mes de cautiverio.

El fracaso de la guerra de Irak

Cheney acaba de publicar unas memorias (In My Time) en las que reivindica sin ambages toda la panoplia de abusos e iniquidades de la guerra contra el terror, pese a que es ya evidente el fracaso de la guerra de Irak, que los neocon pretendían que fuera el catalizador de una ola de cambios democráticos en todo Oriente Próximo.

“Un nuevo régimen en Irak servirá de ejemplo de democracia espectacular y estimulante para las otras naciones de la región”, proclamó Bush en el American Enterprise Institute justo antes de desencadenar la guerra.

La realidad es que los pueblos de la zona “en vez de sentirse estimulados, sintieron repugnancia por la violencia, el caos, la quiebra de los servicios públicos” que generó la invasión de Irak, explica Paul R. Pillar, veterano especialista de la CIA y hoy profesor de Estudios de Seguridad en la Universidad de Georgetown.

“El defecto fatal del sueño neocon fue el convencimiento absurdo de que algo impuesto desde fuera por EEUU podía motivar a los árabes para que se movilizasen en defensa de la soberanía popular (…).

El cambio político no puede ser impuesto por una potencia exterior, ni mucho menos a cañonazos”.

Lo que ocurrió fue que “en Irak el tiro les salió por la culata, y hoy los gobernantes que impusieron en Bagdad están más bien resistiéndose a la propagación de la democracia, en vez de inspirándola”, asegura Pillar.

“Es difícil comprender cómo los neocon lograron convencer a tanta gente, hace una década, de su insensato experimento, aunque sin duda el efecto estupefaciente del trauma nacional generado por el 11-S explica gran parte de ese fenómeno horrendamente erróneo”.

Las verdaderas causas

En cuanto a las causas del 11-S, se han tratado de ocultar tras la cortina de humo de que Al Qaeda sólo tiene una motivación religiosa integrista, argumento esgrimido por el informe oficial de 2004 de la Comisión Nacional creada por el Congreso, cuyos dos máximos responsables, Thomas Kean y Lee Hamilton, admitieron después:

“Era un tema sensible y los comisionados que adujeron que Al Qaeda se guiaba sólo por ideología religiosa, y no por oponerse a la política de EEUU, rehusaron mencionar el conflicto palestino-israelí.

Creían que, si se exponía el apoyo de EEUU a Israel como la raíz causal del ataque de Al Qaeda, entonces se indicaría que EEUU debía revisar esa política”.

Por tanto, jamás se establecieron las verdaderas causas de que la red terrorista atacara tan ferozmente a EEUU, ni lo que motivó a tantos suicidas a inmolarse en los aviones empleados como armas.

Pero los motivos estaban bien claros, como exponen Anthony Summers y Robbyn Swan en El undécimo día:

“Todas las pruebas indican que Palestina fue el factor que unió a los conspiradores en todos los niveles (…).

Era sin duda el principal resentimiento político que movía a los jóvenes árabes” que prepararon los atentados.

Es decir, los autores de la matanza creían que con ella los estadounidenses se fijarían en “las atrocidades que EEUU comete en su apoyo a Israel”.

Ni Israel ni los palestinos son jamás mencionados en las informaciones sobre el 11-S.

Y la respuesta neocon al mayor ataque terrorista de todos los tiempos sólo agravó esa heridaen el mundo árabe e islámico, además de mutilar los valores democráticos con los que Occidente siempre se sintió superior al resto del planeta.

fuente PUBLICO 

13 septiembre, 2011 Posted by | #11S | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

China da su apoyo militar a Pakistán ante Estados Unidos

2 de junio de 2011

China da su apoyo militar a Pakistán ante Estados Unidos


por Webster G. Tarpley*
Mediante la intensificación de las agresiones militares en territorio pakistaní y acusando a Islamabad de haber protegido a Osama Ben Laden, la administración Obama trata de penetrar en la zona de influencia de China. La inmediata respuesta de Beijing ha sido el envío de un verdadero arsenal aéreo a Islamabad y la presentación de un ultimátum a Washington: ¡toda nueva injerencia de Estados Unidos en Pakistán será interpretada como un acto no amistoso contra China!
China advirtió oficialmente a Estados Unidos que todo ataque de Washington contra Pakistán será interpretado como un acto de agresión contra Beijing (Pekín).
Esta advertencia, muy directa, constituye el primer ultimátum de carácter estratégico que recibe Washington en más de medio siglo. El anterior fue la advertencia que le envió la URSS durante la crisis de Berlín, entre 1958 y 1961. La advertencia china demuestra el peligro real de guerra generalizada que encierra la intensificación de la tensión entre Estados Unidos y Pakistán.

«Todo ataque contra Pakistán será considerado un ataque contra China»

Después de los reportes de que, en los días que siguieron a la «operación Ben Laden», China pidió a Estados Unidos que respete la soberanía de Pakistán, la portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Jiang Yu, aprovechó la conferencia de prensa del 19 de mayo de 2011 para reafirmar categóricamente la voluntad de Beijing de que «se respeten la soberanía y la integridad del territorio de Pakistán». Según fuentes diplomáticas pakistaníes citadas por el Times of India, Beijing «advirtió claramente que un ataque contra Pakistán sería considerado un ataque contra China». Este ultimátum parece haber sido enviado en el marco de las entrevistas estratégicas y conversaciones económicas que se desarrollaron en Washington el 9 de mayo y en las que la delegación china estuvo encabezada por el viceprimer ministro chino Wang Qishan y el consejero de Estado Dai Bingguo [1].

Las advertencias chinas se basan implícitamente en la fuerza nuclear de Beijing dado que China dispone de unos 66 misiles intercontinentales capaces, en varios casos, de alcanzar el territorio de Estados Unidos, además de los 118 misiles de mediano alcance, de 36 misiles que pueden ser lanzados desde submarinos y de otros muchos sistemas de misiles de corto alcance.

Para los observadores bien informados, el respaldo de China reviste crucial importancia para Pakistán ya que, sin dicho apoyo, ese país se vería atrapado en una tenaza por Estados Unidos y la India. «Si continúa la presión de Estados Unidos y de la India, tenemos de nuestro lado a una superpotencia», declaró a la AFP el general retirado y analista político Talat Masud [2].
El ultimátum chino se produjo durante la visita del primer ministro pakistaní Yusuf Raza Gilani a Beijing. Durante dicha visita, el gobierno anfitrión anunció el inmediato envío, libre de costo, de 50 cazas chinos a reacción de última generación, modelo JF-17 [3]. Antes de regresar a su país, Gilani subrayó la importancia de la alianza entre Pakistán y China al afirmar: «Estamos orgullosos de contar a China entre nuestros mejores amigos y de reafirmar la confianza que nos une. China siempre podrá contar con que Pakistán estará a su lado en cualquier circunstancia… Cuando decimos que esta amistad es más grande que el Himalya y más profunda que los océanos, eso describe perfectamente la esencia de esta relación.» [4] Diferentes voceros estadounidenses, entre ellos el senador republicano por Idaho James E. Risch, acogieron con gritos de indignación las declaraciones del primer ministro de Pakistán.

La crisis diplomática latente entre Estados Unidos y Pakistán estalló el 1º de mayo, a raíz de la incursión unilateral y no autorizada de los comandos estadounidenses que supuestamente liquidaron al fantasmagórico Osama Ben Laden en una casa fortificada de la ciudad pakistaní de Abbotabad [5].
Dicha operación constituye una violación flagrante de la soberanía de Pakistán. La agenda de esa demostración de fuerza militar orquestada para alimentar la tensión entre los dos países no tenía absolutamente nada que ver con la supuesta guerra contra el terrorismo y sí estaba estrechamente vinculada a la visita que el príncipe Bandar, jefe de la seguridad nacional de Arabia Saudita, realizó a Pakistán a fines de marzo.

El resultado inmediato de dicha visita fue una alianza entre Islamabad y Riad. Pakistán se comprometió, en efecto, a facilitar tropas para poner fin a cualquier posible revolución de color fomentada por Estados Unidos en Arabia Saudita y a proporcionar protección nuclear al reino, haciéndolo así menos vulnerable al chantaje de Washington, que amenaza con permitir que Irán se ocupe de ajustar cuentas a la monarquía petrolera. Un movimiento conjunto de Pakistán y Arabia Saudita tendiente a contrarrestar la injerencia de Washington en la región representaría, independientemente de la opinión que se tenga sobre ambos regímenes, un golpe fatal para el imperio estadounidense, ya fragilizado en el sur de Asia.

En cuanto a las afirmaciones sobre la supuesta acción relámpago del 1º de mayo contra Ben Laden, existe una enorme masa de de contradicciones en las explicaciones que cambian de un día para otro. Para hacer un análisis de esa operación lo más apropiado sería recurrir a críticos literarios o de obras de teatro. El único hecho sólido y coherente de toda esa historia es que Pakistán se ha convertido en blanco privilegiado de Estados Unidos, que de hecho ha intensificado su política antipakistaní en práctica desde el tristemente célebre discurso de Obama en West Point, en diciembre de 2009 [6].

Gilani: duras represalias en defensa de los logros estratégicos de Pakistán

La advertencia de China a Washington se produce justo después de la declaración de Gilani ante el parlamento pakistaní: «No permitamos que nadie llegue a conclusiones erradas. Todo ataque contra los logros estratégicos pakistaníes, ya sea visible u oculto, encontrará una respuesta apropiada… Pakistán se reserva el derecho de contraatacar con fuerza. Nadie debe subestimar la motivación y la capacidad de nuestra nación y de sus fuerzas armadas en la defensa de nuestra sagrada patria.» [7]
En boca de una potencia nuclear como Pakistán, esta amenaza de represalia debe ser tomada muy en serio, incluso por los más fervientes halcones de la administración Obama.

Los logros estratégicos a los que se refiere Gilani son las armas nucleares pakistaníes, que constituyen el elemento clave de la disuasión frente un posible ataque proveniente de la India, en el marco del acuerdo de cooperación nuclear entre Estados Unidos y la India. Las tropas de Estados Unidos presentes en Afganistán no han logrado mantener en secreto su amplio programa de ocupación y desmantelamiento de las armas nucleares pakistaníes.
Según un reportaje de Fox News, en 2009 «Estados Unidos estableció un plan detallado para infiltrarse en Pakistán y apoderarse de su arsenal de cabezas nucleares móviles si pareciera que ese país está a punto de caer en manos de los talibanes, de Al-Qaeda o de cualquier otro movimiento islámico.»
Dicho plan fue elaborado por el general Stanley McChrystal cuando estaba al mando del comando de operaciones especiales de Fort Bragg, en Carolina del Norte. Este comando, que parece estar directamente implicado en la operación contra Ben Laden, se compone de la Army Delta Force, de los Navy SEAL y de «una unidad especial de inteligencia de alta tecnología conocida con el nombre de Task Force Orange». «Pequeñas unidades deben apoderarse de las armas nucleares pakistaníes [y] neutralizarlas antes de reunirlas en un lugar seguro», declaró una fuente citada por Fox News [8].

Obama ya aprobó un ataque furtivo contra las armas nucleares pakistaníes

Como señala el Sunday Express de Londres, Obama ya dio su aprobación a una acción agresiva con la siguiente configuración: «Las tropas americanas se desplegarán en Pakistán si las instalaciones nucleares de esa nación amenazan con caer bajo el control de terroristas deseosos de vengar la muerte de Ben Laden […] El plan, que pudiera ser activado sin consentimiento del presidente Zardari, ha provocado la cólera de los funcionarios pakistaníes […] Obama ordenaría el lanzamiento en paracaídas de tropas encargadas de garantizar la seguridad de los emplazamientos claves de misiles nucleares. Esto incluye el cuartel general de la base aérea de Sargodha, donde se encuentran aviones de combate F-16 dotados de por lo menos 80 misiles balísticos con cabezas nucleares.» Según los funcionarios estadounidenses, «el plan recibió luz verde, y el presidente ya manifestó su intención de desplegar tropas terrestres en Pakistán si piensa que ello es importante para la seguridad nacional.» [9]

La extrema tensión sobre todo este asunto pone de manifiesto la política de la cuerda floja y la increíble locura aventurera de Obama y de su incursión unilateral del 1º de mayo, incursión que las autoridades pakistaníes hubiesen podido interpretar como el prometido ataque contra sus instalaciones nucleares. Según el New York Times, Obama sabía perfectamente que podía provocar un conflicto inmediato con Pakistán, pero insistió «en que el comando a cargo de la operación [contra] Ben Laden fuera lo suficientemente poderoso como para poder batirse y salir del país aún en caso de verse confrontado a fuerzas de policía o tropas locales hostiles.»

Ya comenzó el conflicto armado

El conflicto armado entre las fuerzas estadounidenses y las de Pakistán ya registró una escalada el 17 de mayo, cuando un helicóptero de la OTAN violó el espacio aéreo pakistaní en la región de Waziristán. Las fuerzas pakistaníes estaban en estado de alerta máxima y abrieron fuego de inmediato. El helicóptero estadounidense respondió con disparos. Dos soldados que se encontraban en el puesto fronterizo de Datta Khel resultaron heridos [10].

Una respuesta pakistaní a esa incursión se produjo quizás el 20 de mayo en Peshawar cuando un vehículo cargado de explosivos tomó aparentemente como blanco un convoy de dos vehículos del consulado de Estados Unidos, aunque sólo causó daños materiales y no dejó víctimas estadounidenses. Un transeúnte pakistaní murió y varias personas resultaron heridas. En el frente de guerra entre los servicios secretos, el canal de televisión Ary One reveló el nombre del jefe de la estación de la CIA en Islamabad, quien se convierte así en el segundo jefe de espías cuya identidad se da a conocer en menos de 6 meses.

El enviado de Estados Unidos Marc Grossman rechaza los llamados de Pakistán al cese de las violaciones de su territorio

El 19 de mayo, el representante especial estadounidense para Afganistán y Pakistán, Marc Grossman, sustito del fallecido Richard Holbrooke, rechazó de manera arrogante los llamados de Pakistán que exigían el cese de operaciones como la de Abbottabad contra su territorio [11]. Negándose a hacer cualquier promesa al respecto, Grossman declaró que en los últimos años les autoridades pakistaníes nunca habían exigido que se respetaran sus fronteras [12].

En medio de esta importante crisis diplomática, la India agravó la tensión al programar maniobras militares provocadoras que apuntan a Pakistán, como el ejercicio «Vijayee Bhava» (Seamos victoriosos) que se desarrolló en el desierto de Thar en el norte de Rajastán. Este ejercicio de guerra relámpago del tipo NBC (Nuclear, Biológica, Química, siglas en inglés) implica la participación del Segundo Cuerpo de Ejército que es «considerado como la más importante de las tres formaciones de ataque del ejército indio, y [cuya] tarea es dividir literalmente Pakistán en dos en caso de guerra total declarada entre los dos países» [13].

La CIA, la RAW y el Mossad trabajaron juntos en la creación de falsos talibanes

Uno de las vías para fomentar una provocación lo suficientemente importante como para justificar un ataque de Estados Unidos y la India contra Pakistán sería, por ejemplo, un aumento de los actos terroristas que se atribuyen a supuestos talibanes. Según la prensa dominante en Pakistán, la CIA, el Mossad israelí y la RAW (Research and Analysis Wing, servicio de inteligencia de la India) han creado su propia versión de los talibanes mediante la utilización de una pandilla terrorista que controlan y dirigen. Según una fuente, «Los agentes de la CIA penetraron las redes de los talibanes y de Al-Qaeda y han creado su propia fuerza Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP) para desestabilizar Pakistán».
El general de brigada Islam Ghuman, ex comandante regional del ISI [los servicios secretos pakistaníes, siglas en inglés] en Punjab, declaró: «Durante mi visita en Estados Unidos supe que la agencia de inteligencia Mossad, con la complicidad de la RAW india y bajo la supervisión directa de la CIA, quería desestabilizar Pakistán a toda costa.» [14]
¿Es posible que el doble atentado con bombas que mató 80 paramilitares en Waziristán haya sido perpetrado por esa banda bajo bandera falsa?

Según la misma fuente, los servicios de inteligencia de Rusia revelaron que el «el contratista de la CIA Raymond Davis y su red proporcionaron a los agentes de Al-Qaeda armas nucleares, químicas y biológicas, de modo que instalaciones militares estadounidenses puedan ser blanco [de ataques] y poder responsabilizar a Pakistán». El propio Davis, un veterano en operaciones especiales, fue arrestado por el asesinato de dos agentes del ISI, pero el gobierno pakistaní lo liberó posteriormente como resultado de una extraña y ruidosa campaña del Departamento de Estado estadounidense [15].

La CIA afirma que el nuevo jefe de Al-Qaeda vive en Waziristán

Si Estados Unidos necesita realmente un pretexto para justificar sus incursiones le será fácil invocar la supuesta presencia en Waziristán de Saif al-Adel, a quien la CIA ha declarado como el sucesor de Ben Laden a la cabeza de Al-Qaeda [16].

Es evidente que afirmar que Saif al-Adel está cerca de la frontera más sensible del mundo, en vez de hallarse en Finsbury o en Flatbush, resulta muy conveniente para las intenciones bélicas de Obama.

Después de la incursión estadounidense no autorizada del 1º de mayo, el propio general en jefe pakistaní Ashfaq Kayani advirtió a Estados Unidos que ese tipo de «operación aventurera» no debe repetirse y anunció que el personal estadounidense en Pakistán será sometido a una seria reducción.
Según los estimados del ISI, hay actualmente en Pakistán unos 7,000 agentes de la CIA, muchos de ellos desconocidos para el gobierno pakistaní.
Según ciertas fuentes, se ha reducido el intercambio de información entre los servicios de inteligencia pakistaníes y estadounidenses. En respuesta a la reacción de Kayani, la operación de propaganda de la CIA conocida bajo el nombre de Wikileaks mostró nuevamente su verdadera naturaleza tratando de desacreditar al comandante en jefe pakistaní mediante la difusión de dudosos telegramas de embajadas estadounidenses en los que se afirma que pidió a Estados Unidos un aumento –no una reducción– de los ataques de aviones teledirigidos durante los últimos años.

Después del discurso de Obama en West Point, la CIA recurrió a los ataques de aviones teledirigidospara masacrar civiles como medio de fomentar una guerra civil en Pakistán y provocar la división del país siguiendo el trazado de las regiones de Punjan, Sind, Baluchistán y Pashtunistán. El objetivo geopolítico de todo esto es poner fin al papel que desempeña Pakistán como corredor energético entre Irán y China. [Como por casualidad] el experto Selig Harrison se declaró [recientemente] como eminente partidario estadounidense de la secesión de Baluchistán.

Desde el 1º de mayo 6 ataques de aviones teledirigidos estadounidenses han dejado al menos 42 muertos entre la población civil pakistaní, provocando así en el seno de esa población el surgimiento de un odio frenético contra Estados Unidos. En respuesta, una sesión del parlamento pakistaní realizada el 14 de mayo solicitó oficialmente y de forma unánime que se ponga fin a los ataques estadounidenses con misiles y exhortó al gobierno a cortar la ruta de apoyo logístico de la OTAN hacia Afganistán si prosiguen los ataques [17] [18]. Dado que dos tercios del equipamiento de las tropas invasoras que se encuentran en Afganistán transitan por la línea de aprovisionamiento Karachi-Khyber, a través del paso del mismo nombre, esa medida causaría un verdadero caos entre las fuerzas de la OTAN. Todo lo anterior demuestra que es una locura entrar en conflicto con el país por donde pasan las propias líneas de aprovisionamiento.

Estados Unidos quiere utilizar contra Pakistán al jefe de los talibanes, el mullah Omar

En sus negociaciones de febrero pasado con los talibanes, el Departamento de Estado renunció a toda condición previa y, según el Washington Post, Estados Unidos estaría parlamentando ahora con los enviados del mullah Omar, el legendario líder tuerto del consejo de la Quetta-Shura, o sea el Alto Consejo de los talibanes. Parece evidente que Estados Unidos está proponiendo a los talibanes una alianza contra Pakistán. Marc Grossman, el enviado especial de Estados Unidos en la región, es hostil a Pakistán pero, en lo referente a los talibanes, lo llaman el «Señor Reconciliación» [19]. Otros afirman, por el contrario, que Estados Unidos quiere asesinar al jefe de la red Haqqani con una operación similar a la organizada contra Ben Laden. Los pakistaníes, por su parte, están decididos a conservar Haqqani como aliado.

Si China se pone del lado de Pakistán es muy posible que Rusia se ponga del lado de China. Con vistas a la próxima reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai, prevista para el 15 de junio, el presidente chino Hu Jintao expresó su satisfacción por las relaciones entre su país y Rusia, señalando que han alcanzado «un nivel sin precedentes» y «un interés estratégico evidente». Por su parte, durante la conferencia de prensa que dio esta semana, el presidente ruso Dimitri Medvedev tuvo que reconocer implícitamente que la «renovación» de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia que tanto proclama Obama se limita a poca cosa desde que se produjo el anuncio del programa estadounidense de instalación de misiles ABM en Rumania y en los demás países del este de Europa, programa que apunta evidentemente contra Rusia.
Lo anterior significa que el tratado START ha dejado de ser de actualidad, factor que hace resurgir el espectro de una posible nueva guerra fría. Como resultado de la actual agresión de la OTAN contra Libia, Medvedev ha declarado que «no habrá resolución de la ONU contra Siria».
Putin tenía razón desde el principio y Medvedev está tratando ahora de corregir su propia política para conservar alguna posibilidad de mantenerse en el poder.

¿Estamos ante una situación similar a la de julio de 1914?

La crisis que condujo a la Primera Guerra Mundial comenzó con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Habsburgo en Sarajevo, el 28 de junio de 1914. Pero la primera declaración de guerra de importancia no se produjo hasta el 1º de agosto y durante el mes de julio buena parte de la opinión pública europea se refugió tras una especie de triste ilusión idílica, mientras que la crisis fatal iba en aumento. Algo parecido se está produciendo hoy en día.

Son muchos los estadounidenses que creen que la supuesta muerte de Ben Laden marca el fin de la guerra contra el terrorismo y de la guerra en Afganistán. Varias fuerzas que se opusieron a la guerra contra Irak, desde MSNBC hasta los numerosos liberales de izquierda que respaldan el movimiento pacifista, de alguna manera están apoyando ahora la sangrienta agresión de Obama contra Libia, e incluso celebran a Obama como un guerrerista finalmente más eficaz que la camarilla Bush-Cheney debido a la aureola de supuesto éxito adquirida a costa de Ben Laden.

5 julio, 2011 Posted by | pakistan | , , | 1 comentario

Al menos 19 muertos en Pakistán en tres ataques realizados por aviones espía de EE UU

Al menos 19 muertos en Pakistán en tres ataques realizados por aviones espía de EE UU

<a title="Manifestación en Pakistán

Seguidores del partido político Jamat-e-Islami queman banderas estadounidenses mientras se manifiestan contra los ataques del ejército estadounidense con aviones espías no pilotados. (Rehan Khan / EFE)

” href=”http://estaticos.20minutos.es/img2/recortes/2011/06/06/22276-748-533.jpg&#8221; rel=”imagenes” target=”_blank”>Manifestación en Pakistán

Seguidores del partido político Jamat-e-Islami queman banderas estadounidenses mientras se manifiestan contra los ataques del ejército estadounidense con aviones espías no pilotados. (Rehan Khan / EFE)
  • En los dos primeros ataques los objetivos eran grupos de insurgentes extranjeros y un comando de talibanes paquistaníes.
  • El tercer bombardeo alcanzó un vehículo y provocó cuatro muertos.
  • El Parlamento de Pakistán exigió hace un mes que concluyeran los ataques estadounidenses con aviones no tripulados.
  • EFE. 06.06.2011 – 10.36h

Al menos 19 personas murieron en tres ataques de aviones no tripulados de EE UU en la región tribal paquistaní de Waziristán del Sur, en el noroeste del país, informaron medios locales.

Los dos primeros ataques se sucedieron con minutos de diferencia a primera hora en Shalam Ragzai y Dana, cerca de la localidad de Wana, y acabaron con la vida de 15 supuestos militantes, según fuentes oficiales sin identificar citadas por los medios.

De acuerdo a esas fuentes, el primero de los dos ataques tenía como objetivo un grupo de insurgentes extranjeros, mientras que el segundo iba dirigido contra un comando de talibanes paquistaníes.

El tercer bombardeo, realizado pocas horas después, tuvo como blanco un vehículo en el área de Shawal, y acabó con la vida de al menos cuatro personas.

Un ataque similar desde aviones no tripulados mató el viernes pasado, entre otras personas, a un alto mando de Al Qaeda, el paquistaní Ilyas Kashmiri, responsable de una rama local de la red terrorista.El viernes en un ataque similar murió un alto mando de Al Qaeda

La mayoría de los ataques con aviones espía han tenido lugar en el último año y medio en Waziristán del Norte, área tribalvecina y bastión de diversas facciones talibanes paquistaníes y afganas.

EE UU presiona desde hace casi un año para que Pakistán lance una operación antitalibán en Waziristán del Norte y, en la última semana, se ha especulado con la inminencia de una intervención a gran escala de las fuerzas paquistaníes en la zona

El Parlamento de Pakistán exigió hace un mes el cese de los ataques con aviones no tripulados en su país tras la muerte, el pasado 2 de mayo, de Osama bin Laden a manos de comandos de EE UU en la ciudad paquistaní de Abbottabad, próxima a Islamabad.

La incursión armada tensó las relaciones entre EE UU y Pakistán.

6 junio, 2011 Posted by | pakistan | , , , , | Deja un comentario

PAKISTAN después de BIN LADEN

PIDEN QUE SE ENTRENE MEJOR AL EJÉRCITO Y LA POLICÍA

Varias ONG piden a la OTAN un mayor control ante los abusos de las fuerzas afganas

  • MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) –

   Varias ONG han pedido este miércoles a los estados de la OTAN que actúen contra los abusos perpetrados por las fuerzas de seguridad afganas y que entrenen adecuadamente a los efectivos militares y policiales del país ante el traspaso del control de la seguridad en el país, que comienza este verano y que está previsto que finalice en 2014.

El informe “Sin tiempo que perder” advierte de que a menos que se fijen nuevos controles y se aumente el entrenamientos de las tropas afganas, existe un serio riesgo de que los abusos y las violaciones de las fuerzas de seguridad del país aumente cuando tomen el control de la seguridad.

El informe detalla una serie de abusos perpetrados por las tropas afganas, como torturas, asesinatos y reclutamiento forzosos y violaciones de niños. Aunque reconoce la puesta en marcha de controles, el documento asegura que no son suficientes y que deben acometerse nuevas medidas antes de que acabe el traspaso.

Las ONG, entre las que está Oxfam, ponen varios ejemplos, como el caso de un soldado que violó a una chica y al que sus compañeros ayudaron a escapar y el de una mujer que fue azotada en público por unos ancianos mientras agentes de Policía “reían y aplaudían”.

El informe asegura que los efectivos afganos están mal equipados para responder ante bajas civiles que se producen por accidentes o fallos o cuando un civil se queda atrapado entre el fuego de ambos bandos. El Ejército afgano no tiene capacidad para investigar estos casos ni dar indemnizaciones a las víctimas.

Rebecca Barber, coautora del informe y perteneciente a Oxfam, aseguró que “el pueblo afgano tiene puestas muchas esperanzas en sus fuerzas de seguridad”. “Necesitan saber que estas fuerzas les protegerán y que se les aplicará la ley si cometen abusos o la confianza de la población en el Gobierno podría verse gravemente dañada”, indicó.

“Se han gastado miles de millones en Afganistán y se ha perdido miles de vidas. Los sacrificios de ambos lados no deberían ser en vano”, señaló Barber. “Unas fuerzas militares y policiales entrenadas que son responsables de su pueblo son clave para el legado que dejará la comunidad internacional y crucial para establecer una paz duradera en Afganistán”, añadió.

El informe también señala que no existen sistemas efectivos para que los ciudadanos puedan elevar sus quejas. La gente está muy asustada para presentar una queja a la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC) y el organismo tiene pocos recursos.

CANTIDAD EN VEZ DE CALIDAD

Según el informe, la justicia militar actúa bien contra los soldados de los estamentos más bajos cuando cometen delitos, la mayoría acusados de narcotráfico. Sin embargo, apenas pueden abrir juicio contra altos cargos o a mandos con conexiones políticas. Un mando de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) lo describió como “un sistema en el que los fuertes pueden activarlo o desactivarlo”.

El documento además crítica a los países de la OTAN por priorizar la cantidad en vez de la calidad, con 40.000 agentes de Policía sin ningún entrenamiento. Y muchos entrenamientos son solo de seis semanas, centrados en las armas de fuego en vez de en proteger a los civiles.

Las ONG muestran su preocupación sobre el apoyo de la Policía local afgana a las milicias regionales que luchan contra la insurgencia. El documento recoge informaciones de secuestros, abusos y crímenes cometidos por esta Policía.

El informe pide una mejora en la duración y la calidad del entrenamiento de las fuerzas de seguridad, garantizar la investigación de fallos y abusos aportando fondos suficientes y la suspensión de cualquier ampliación de la Policía local como está concebida actualmente, así como del aumento de las mujeres entre los efectivos policiales y militares para poder proteger y realizar investigaciones sobre otras mujeres.

Pakistán autoriza el acceso de EE.UU. a las viudas de Bin Laden

Agentes norteamericanos podrían interrogar en persona a las mujeres, pero todavía no lo ha solicitado

Internacional | 11/05/2011 – 09:14h

  • Islamabad. (dpa).- Pakistán cedió finalmente en la disputa por el acceso de investigadores estadounidenses a las viudas de Osama bin Laden y permitirá que éstos las interroguen, dijo a la CNN el ministro del Interior, Rehman Malik.

“No tenemos objeciones a compartir esa información con ellos (EE.UU.)”, indicó el ministro en una entrevista emitida en la noche del martes. Respecto de si Pakistán había analizado negar el permiso, Malik añadió: “¿Por qué lo haríamos? Luchamos como socios en una guerra”.

La emisora estadounidense CBS había informado el martes sobre un acuerdo por el que agentes norteamericanos podrían interrogar en persona a las mujeres y no solamente pasar las preguntas a los paquistaníes. Sin embargo, fuentes de Islamabad indicaron que el tema no estaba resuelto y que no había un pedido formal de Washington.

EE.UU. ignora el malestar en Pakistán y vuelve a atacar con aviones espía

Ya van dos operaciones, realizadas cada vez que se ha criticado la forma de llevar a cabo la muerte de Bin Laden

Internacional | 10/05/2011 – 18:18h

ver tema

Ambos ataques se han registrado cada vez que Islamabad ha levantado la voz contra el asalto del comando norteamericano que mató hace ocho días al líder de Al Qaeda, que según el presidente de EEUU, Barack Obama, contaba con un “sistema de apoyo” en Pakistán.

Cinco personas perdieron hoy la vida y siete resultaron heridas en el bombardeo de uno de esos aviones en Waziristán del Sur, según “fuentes locales” citadas por el canal televisivo “Express”. Los misiles impactaron contra un edificio y un vehículo, que fueron destruidos en la zona de Angoor Adda, muy cerca de la frontera con Afganistán, de acuerdo con las fuentes.

El año pasado este tipo de ataques se registraron a una media de casi uno cada tres días, hasta un total de 118.Este año, sin embargo, se habían ralentizado, sobre todo a partir de que a finales de enero un contratista de la central de inteligencia de EEUU (CIA) fuera detenido tras matar a dos motoristas paquistaníes, aunque luego fue liberado.

Dirigidos contra la insurgencia talibán, células de Al Qaeda o grupos sindicados, los ataques de los aviones espías acostumbran a ser precisos, según fuentes de inteligencia, aunque organizaciones de derechos humanos denuncian que también matan a civiles. Las fuentes de seguridad observan que EEUU ha recurrido este año a esos ataques en momentos clave, en un ejercicio de demostración de fuerza aún más inequívoco desde la muerte de Bin Laden y las protestas de Pakistan por un operativo que violó su soberanía.

Ayer mismo, el primer ministro paquistaní, Yusuf Razá Guilani, expuso de nuevo la oposición de su Gobierno a este tipo de ataques.La advertencia de Guilani se produjo después de que el Ejército anunciara ya el pasado día 5 que no toleraría otra operación letal como la de EEUU para matar a Bin Laden.Solo un día después, EEUU lanzó un primer ataque con misiles en la región de Waziristán del Norte, que dejó al menos trece muertos.

Una fuente de seguridad consultada por Efe constató que, pese a sus protestas, ni el Gobierno, ni el Ejército ni los servicios secretos (ISI) de Pakistán se han arriesgado a tomar decisiones como tachar la operación contra Bin Laden de ilegal o cortar los suministros a las tropas de la OTAN desplegadas en Afganistán.

Ello no impide que la tensión entre el ISI y la CIA se haya disparado desde la muerte del líder de Al Qaeda. El último ejemplo de esa espiral fue la acusación formulada ayer por fuentes estadounidenses de que el ISI había filtrado a la prensa paquistaní el nombre del jefe de la CIA en Islamabad.

El nombre circula por internet pero los medios occidentales han optado por obviarlo para proteger la seguridad del funcionario. El anterior jefe de la CIA en Islamabad ya tuvo que ser reemplazado a principios de año después de que su nombre fuera revelado en un pleito judicial presentado por un abogado paquistaní, precisamente contra los ataques de aviones espía.

El espionaje norteamericano acusó también entonces al ISI de haber filtrado el nombre, algo que el propio abogado y fuentes de los servicios secretos paquistaníes negaron a Efe.

La elevada crispación desatada entre Washington e Islamabad por la muerte de Bin Laden en la ciudad de Abbottabad -apenas a 60 kilómetros de la capital paquistaní y que acoge la principal academia de cadetes de Pakistán- también se ha reflejado en la publicación por el ‘New York Times’ de que los comandos que mataron al líder terrorista estaban preparados para enfrentarse a las fuerzas paquistaníes si hubiera sido necesario durante la operación.

La puntualización recogida por ese diario, que cita fuentes militares y políticas norteamericanas, es un secreto a voces en ese tipo de operativos pero el momento elegido para darle eco, en plena espiral de tensión entre Washington e Islamabad, no parece fortuito.

“Hasta el momento Estados Unidos no ha solicitado oficialmente permiso para acceder a las viudas de Bin Laden”, dijo en Islamabad el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Salman Bashir. “Vamos a estudiar este asunto cuando ellos presenten una solicitud formal”, agregó.

Los hijos de Bin Laden acusan a EE.UU. de ejecutar a su padre y piden una investigación

“Sostenemos que matar de forma arbitraria no es una solución a los problemas políticos”

Internacional | 11/05/2011 – 01:16h

  • Nueva York. (EFE).- Los hijos del fallecido Osama bin Laden acusaron hoy a EEUU de violar los fundamentos de la legislación internacional al haber “ejecutado de forma sumaria a un hombre desarmado” y pidieron una investigación de los hechos.

En una declaración remitida al diario The New York Times, los hijos adultos del que fuera líder de Al Qaeda aseguran “no estar convencidos de la muerte de su padre biológico”, ante la falta de pruebas disponibles, como “el cadáver, fotografías o vídeos”, y piden “pruebas concluyentes para creer las historias publicadas” en relación con su muerte.

“Si fue asesinado en la operación, tal y como dijo el presidente de EEUU (…), nos cuestionamos por qué un hombre desarmado no fue arrestado y juzgado ante un tribunal”, apuntan los hijos en un escrito.

En él argumentan que si su padre “fue ejecutado sumariamente”, no entienden “la conveniencia de tal asesinato, en el que el derecho internacional ha sido violado de manera flagrante”.

Además, llaman la atención sobre el “ejemplo” que ha dado EEUU respecto al derecho a tener un juicio justo y a la presunción de inocencia hasta que se pruebe su culpabilidad por un tribunal, algo que sí se ofreció al expresidente iraquí Sadam Husein y al yugoslavo Slobodan Milosevic, según recordaron.

“Sostenemos que matar de forma arbitraria no es una solución a los problemas políticos”, defienden en un comunicado en el que califican de “indigno” que las fuerzas estadounidenses dispararan contra mujeres desarmadas familiares de Bin Laden y mataran a una de ellas y a uno de sus hijos.

Otro asunto del que se quejan es de que no se contactara con la familia de Bin Laden “para recibir el cadáver”, ya que su “repentino entierro sin testigos le privó de ofrecer los servicios religiosos propios de un musulmán”.

“Ahora que la operación ha concluido, esperamos que el Gobierno de Pakistán libere y entregue a todos los menores de la familia y que todos los miembros sean repatriados a su país de origen, especialmente las mujeres, para evitar una mayor opresión”, añaden los hijos, que piden el apoyo internacional en ese sentido.

Si no se responde a todas estas cuestiones, advierten de que se verán forzados a acudir a un foro internacional de justicia, como la Corte Penal Internacional o la Corte Internacional de Justicia, al tiempo que “Naciones Unidas deberá tomar nota de la violación de las leyes internacionales y ayudarnos a obtener respuestas”.

“Se está formando un panel de eminentes abogados británicos e internacionales que tomará las acciones necesarias si no se obtienen respuestas de aquí a 30 días”, aseguran. En el escrito recuerdan que Omar Osama bin Laden, uno de los hijos, “siempre se enfrentó (a su padre) en lo relativo a la violencia y siempre le pidió que cambiara sus métodos y no se atacara a civiles bajo ninguna circunstancia”.

“Pese a la dificultad de enfrentarse públicamente a nuestro padre, nunca dudó en condenar cualquier ataque violento perpetrado por cualquiera y expresó su pesar por las víctimas de todos los ataques”, afirman sus hermanos.

“Como él condenaba a nuestro padre -añaden-, nosotros condenamos ahora al presidente de EEUU por ordenar la ejecución de hombres y mujeres desarmados”.

Tras insistir en que no están de acuerdo con “cómo creía y operaba”, los hijos legítimos de Bin Laden piden “una investigación de la ONU para conocer la exactitud de los hechos relatados por EEUU y llegar a la cuestión fundamental de por qué nuestro padre no fue arrestado y juzgado, sino ejecutado sumariamente sin un juicio”.

11 mayo, 2011 Posted by | pakistan | , | Deja un comentario

Pakistán arde con la violación de soberanía

SOSTIENE QUE EEUU HA VIOLADO LA SOBERANÍA DEL PAÍS

El principal partido islámico pide que Pakistán retire su apoyo a EEUU

  • ISLAMABAD, 5 May. (Reuters/EP) –
El principal partido islámico de Pakistán, Jamaat-e-Islami (JI), ha convocado manifestaciones el viernes para pedir al Gobierno que retire su apoyo a Estados Unidos en su guerra contra la insurgencia poco después de que el Ejército estadounidense matase a Osama bin Laden cerca de Islamabad.

El partido ha denunciado que Estados Unidos ha violando la soberanía de su aliado Pakistán por mandar a sus propias fuerzas a la localidad de Abbottabad, a 60 kilómetros de la capital, a matar al líder de Al Qaeda. El apoyo de Pakistán es clave para Estados Unidos en su lucha contra los milicianos islamistas y contra los talibán en el vecino Afganistán.

“Si hubo alguna simpatía con los americanos, desaparecerá por la forma en la que han golpeado y violado nuestra soberanía y nuestra independencia”, aseguró este jueves el jefe del JI, Syed Munawar Hasan.

“Hemos pedido que todo el mundo se manifieste pacíficamente el viernes a gran escala”, explicó. “Nuestra primera petición es que Pakistán (…) se retire de la guerra contra el terror”, añadió.

Los sentimientos antiestadounidenses se están extendiendo por Pakistán, a pesar de los miles de millones de euros en ayuda que Pakistán ha recibido desde Washington. Los partidos islámicos no suelen conseguir muchos votos en las urnas, aunque cada vez tienen más influencia en un país en el que el islam se esta radicalizando.

Ha habido pocas protestas en Pakistán por la muerte de Bin Laden, aunque uno de los grupos insurgentes más violentos, Lashkar-e-Taiba, realizó un rezo especial por el líder de Al Qaeda y calificó su muerte de “martirio”.

La guerra que Estados Unidos mantiene contra la insurgencia islámica es muy impopular en Pakistán debido al alto número de civiles que mueren por los bombardeos con aviones sin piloto que se efectúan a lo largo de la frontera con Afganistán. Sin embargo, también hay mucha gente que crítica la interpretación radical que hace Al Qaeda del islam y por los continuos ataques suicidas con bombas que llevan a cabo en el país.

El hecho de que Bin Laden haya vivido en Pakistán durante varios años y a solo 60 kilómetros de la capital ha supuesto una vergüenza para distintas personalidades en el Gobierno y para la poderosa agencia de Inteligencia del país.

SI SE REPITEN ACCIONES SIMILARES

El Ejército paquistaní amenaza con revisar su cooperación con EEUU

Foto: EJÉRCITO DE PAKISTÁN

ISLAMABAD, 5 May. (EUROPA PRESS) –

La cúpula militar paquistaní, reunida este jueves en Rawalpindi bajo la presidencia del jefe del Ejército, general Ashfaq Parvez Kayani, ha decidido abrir una investigación en relación con la muerte de Usama bin Laden en una operación estadounidense y ha advertido a Washington de que podría suspender su cooperación si se produjera una acción similar.

Según ha informado el Ejército en un comunicado, uno de los puntos de la reunión fue la muerte del líder de Al Qaeda el lunes en una operación en Abbottabad, al norte de Islamabad, y sus “implicaciones”, además de las relaciones militares con Estados Unidos.

La cúpula militar paquistaní ha reconocido “algunos defectos” en cuanto al desconocimiento por parte de los servicios de Inteligencia de la presencia de Bin Laden en Pakistán, pero ha hecho hincapié en los “logros” del ISI en la lucha contra Al Qaeda y sus afiliados, asegurando que “no tienen parangón”.

Así las cosas, los altos mandos militares fueron informados de que unos 100 altos cargos de Al Qaeda fueron abatidos o detenidos por el ISI, con y sin apoyo de la CIA, según el comunicado. Sin embargo, en cuanto a Bin Laden, lamenta el Ejército, aunque la CIA tenía información “no la compartió” con el ISI, “en contra de la práctica existente entre los dos servicios”.

Pese a ello, precisa el comunicado, “se ha ordenado una investigación sobre las circunstancias que llevaron a esta situación” de desconocimiento de la presencia del líder de Al Qaeda en Abbottabad, donde se encuentra precisamente la principal Academia del Ejército paquistaní.

Por otra parte, la cúpula militar paquistaní ha dejado “muy claro” en su reunión de este jueves que “cualquier acción similar, que viole la soberanía de Pakistán, justificará una revisión del nivel de cooperación militar y de inteligencia con Estados Unidos”.

Por último, los altos mandos militares han expresado su determinación de “defender la soberanía y la integridad territorial de Pakistán y de luchar contra la amenaza del terrorismo, con el apoyo y la ayuda de los paquistaníes”.

5 mayo, 2011 Posted by | pakistan | , , , | Deja un comentario

Reacción del Senado pakistaní a la violación del espacio aéreo de este país

Viernes, 05 de Noviembre de 2010 10:03

Reacción del Senado pakistaní a la violación del espacio aéreo de este país

    Reacción del Senado pakistaní a la violación del espacio aéreo de este país

    La violación del espacio aéreo de Pakistán por los helicópteros de la OTAN provocó la fuerte reacción del Senado de este país.

    Según el informe del corresponsal de IRIB, en la reunión del miércoles del Senado de Pakistán, algunos de sus miembros aludiendo los recientes ataques de los helicópteros de la OTAN, solicitaron al gobierno de Islamabad adoptar una firme postura ante la incursión aérea.

    Los senadores asimismo en protesta de las políticas del gobierno de Pakistán ante la sistemática violación del espacio aéreo de este país, abandonaron el hemiciclo.

    Estos miembros también pidieron al ejército de Pakistán que enfrente de una forma contundente los ataques de los aviones no tripulados de EE.UU., sobre las regiones tribales.

    Tras el ataque del miércoles de los aviones no tripulados de EE.UU. contra regiones de Pakistán, 13 personas perdieron la vida. Los helicópteros de la OTAN también violaron el martes, el espacio aéreo de este país.

    Los misiles de la OTAN en diferentes atentados atacaron a finales del mes de septiembre las regiones tribales de Pakistán, que dejaron tres militares pakistaníes muertos.

    Tras la intensificación de los ataques de los misiles de la OTAN y los aviones no tripulados estadounidenses contra territorio pakistaní, el presidente de este país, Asef Ali Zardari, en su encuentro que mantuvo el 30 de septiembre con el director de la CIA, Leon Panetta condenó la violación del espacio aéreo por parte de EE.UU., y la OTAN.

    El primer ministro pakistaní, Yusef Reza Guilani también en su encuentro con Panetta expresó su preocupación por el aumento de los atentados de misiles de la OTAN a este país.

    En protesta por los ataques de la OTAN, las autoridades de Islamabad ordenaron el 30 de septiembre cerrar la ruta de Torjam, en el norte occidental de Pakistán

    Después del cierre de la ruta de Torjam la OTAN se veo obligada a utilizar otras rutas para trasladar sus instrumentos de abastecimientos a Afganistán, pero tuvo que enfrentar con mayores amenazas. Durante el cierre de la ruta de Torjam, la OTAN no tuvo otro remedio que trasladar sus camiones de combustible desde las regiones tribales de Pakistan, donde fueron atacados por personas armadas y decenas de camiones de combustibles fueron quemados.

    Esta ruta se reabrió después de 9 días, tras la disculpa de las autoridades de la OTAN por sus ataques contra suelo pakistaní.

    5 mayo, 2011 Posted by | 1.-ISLAM | , , | 1 comentario

    La brutal verdad sobre Túnez


    Artículos de Opinión | Robert Fisk | 24-01-2011 |
    TERCERA INFORMACION

    ¿El fin de la era de los dictadores en el mundo árabe? Desde luego están temblando en todo Oriente Próximo; los adinerados jeques y emires, los reyes, entre ellos uno muy viejo de Arabia Saudí y uno joven en Jordania, y los presidentes —otro muy viejo de Egipto y uno joven de Siria— porque lo de Túnez no estaba previsto que pasara.

    Los disturbios por los precios de los alimentos en Argelia tampoco, ni las manifestaciones contra las subidas de precios en Amán. Por no hablar del cómputo de más muertos en Túnez, cuyo propio déspota se refugió en Riad —exactamente la misma ciudad a la que un hombre llamado Idi Amin huyó una vez.

    Si puede ocurrir en el Túnez de destino de vacaciones, puede ocurrir en cualquier lugar ¿no? Occidente lo agasajó por su “estabilidad” cuando Zine el-Abidine Ben Ali estaba en el poder.

    Los franceses, los alemanes y los británicos, atrevámonos a mencionarlo, siempre han elogiado al dictador por ser un “amigo” de la Europa civilizada que trataba con mano dura a todos esos islamistas.

    Los tunecinos no olvidarán esa pequeña historia aunque quisieran. Los árabes solían decir que dos tercios de la población total tunecina —7 millones de 10, prácticamente toda la población adulta— trabajaban de un modo u otro para la policía secreta del Sr. Ben Ali.

    También ellos deben haber estado en las calles, entonces, protestando por el hombre que amábamos hasta la semana pasada.

    Pero no se emocionen demasiado. Sí, los jóvenes tunecinos han utilizado Internet para congregarse —en Argelia también— y la explosión demográfica de los jóvenes (nacidos en los años ochenta y noventa, sin puestos de trabajo a los que acudir tras la universidad) está en las calles.

    Pero el gobierno de “unidad” lo va a formar Muhamad Ghannouchi, un sátrapa del Sr. Ben Ali desde hace casi 20 años, un par de manos seguras que tendrán nuestros intereses —en lugar de los intereses de su pueblo— en el corazón.

     

    Pues me temo que esto va a ser la misma historia de siempre. Sí, nos gustaría una democracia en Túnez, pero no demasiada democracia. ¿Recuerdan cómo queríamos que Argelia tuviera democracia en los años noventa?

    Luego, cuando parecía que los islamistas podrían ganar la segunda ronda de las votaciones respaldamos que su gobierno, apoyado por los militares, suspendiera las elecciones, aplastara a los islamistas e iniciase una guerra civil en la que murieron 150.000 personas.

    No, en el mundo árabe queremos ley, orden y estabilidad. Incluso en el Egipto corrupto y corrompido de Hosni Mubarak, eso es lo que queremos. Y lo vamos a tener.

     

    La verdad, está claro, es que el mundo árabe es tan disfuncional, esclerótico, corrupto, humillado y despiadado —recuérdese que el Sr. Ben Ali se refirió a los manifestantes como “terroristas” tan solo la semana pasada— y tan totalmente incapaz de cualquier progreso social o político, que la posibilidad de que emerja una serie de democracias que funcionen del caos de Oriente Próximo se sitúa en torno al cero por ciento.

    El trabajo de los potentados árabes será el que siempre ha sido —“manejar” a su pueblo, controlarlo, apretarle las tuercas, amar a Occidente y odiar a Irán. De hecho, ¿qué hacía Hillary Clinton la semana pasada mientras ardía Túnez?

    Les decía a los corruptos príncipes del Golfo que su trabajo consistía en apoyar las sanciones contra Irán, en hacer frente a la república islámica, en prepararse para otro ataque contra un Estado musulmán tras las dos catástrofes que Estados Unidos y el Reino Unido ya han infligido en la región.

    El mundo musulmán —por lo menos, ese pedacito entre la India y el Mediterráneo— no es más que un lamentable desastre. Iraq tiene una especie de gobierno que ahora es un sátrapa de Irán, Hamid Karzai no es más que el alcalde de Kabul, Pakistán está al borde de un desastre sin fin, Egipto acaba de salir de otra elección falsa.

    Y Líbano… Bueno, el pobre viejo Líbano ni siquiera tiene gobierno. El Sur de Sudán —si las elecciones son justas— podría ser un pequeño faro pero no apostaría por ello.

    Se trata del mismo viejo problema que tenemos en Occidente. Nos llenamos boca con la palabra “democracia” y todos estamos a favor de elecciones justas siempre y cuando los árabes voten por quienes nosotros queramos.

    En Argelia hace 20 años no lo hicieron. En “Palestina” no lo hicieron. Y en Líbano, debido al denominado Acuerdo de Doha, no lo hicieron. Así que les sancionamos, les amenazamos y les advertimos sobre Irán, y esperamos que mantengan la boca cerrada cuando Israel roba más tierras palestinas para sus colonias en Cisjordania.

    Fue una terrible ironía que el robo de la fruta por parte de la policía a un ex-estudiante —y su suicidio en Túnez— hiciera desencadenar todo esto, sobre todo porque el Sr. Ben Ali hizo un fallido intento de reunir apoyo público visitando al joven moribundo en el hospital.

    Durante años, este desgraciado hombre estuvo hablando de una “liberalización lenta” de su país. Sin embargo, todos los dictadores saben que están más en peligro cuando comienzan a liberar a sus encadenados compatriotas de sus cadenas.

    Y los árabes se comportaron en consecuencia. Tan pronto como Ben Ali voló al exilio, los periódicos árabes que acariciaban su piel y pulían sus zapatos y que recibieron su dinero durante tantos años se pusieron a vilipendiar al hombre. “Desgobierno”, “corrupción”, “reino autoritario”, “una total falta de derechos humanos”, dicen sus periodistas ahora.

    Rara vez las palabras del poeta libanés Jalil Gibran han sonado tan dolorosamente precisas: “Lástima de la nación que da la bienvenida a su nuevo gobernante con fanfarrias y lo despide con abucheos sólo para dar la bienvenida a otro con nuevas fanfarrias”. ¿Muhamad Ghannouchi, tal vez?

    Por supuesto, ahora todo el mundo baja sus precios —o promete hacerlo. El aceite para cocinar y el pan son el alimento básico de las masas. Así que los precios bajarán en Túnez, en Argelia y en Egipto. Pero ¿por qué tienen que ser tan elevados, en primer lugar?

    Argelia debe ser tan rico como Arabia Saudí —tiene petróleo y gas— pero tiene una de las peores tasas de desempleo de Oriente Próximo, sin seguridad social, sin pensiones, nada para su pueblo porque sus generales han echado sal a las riquezas de su país a distancia, en Suiza.

    Y la brutalidad policial. Las cámaras de tortura seguirán funcionando. Mantendremos nuestras buenas relaciones con los dictadores. Seguiremos armando a sus ejércitos y les seguiremos diciendo que busquen la paz con Israel.

    Y harán lo que nosotros queramos. Ben Ali ha huido. Ahora se busca un dictador más flexible en Túnez — un “hombre fuerte benevolente”, como les gusta a las agencias de noticias llamar a esos hombres horribles.

    Y los tiroteos seguirán —como ocurrió ayer en Túnez— hasta que “la estabilidad” se haya restaurado.

    No, en general, no creo que la era de los dictadores árabes se haya acabado. Ya lo veremos.

    Fuente: http://www.independent.co.uk/opinio…

    24 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, INTERNACIONAL | , , , , , , , , | Deja un comentario