cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

La justicia de Egipto legaliza un partido islamista moderado

El Wasat podrá presentarse a las elecciones previstas en seis meses

G. HIGUERAS – El Cairo – 20/02/2011

  • Un tribunal de El Cairo autorizó ayer el registro como formación política del Partido Centro, lo que le abre las puertas a las elecciones “libres y democráticas” que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), que gobierna el país desde la caída de Hosni Mubarak, se ha comprometido a celebrar en seis meses.

El Partido Wasat llevaba 15 años tratando de establecerse oficialmente como fuerza política.

  • La organización hizo cuatro intentos de registrarse en los últimos 15 años

Una de las demandas de la oposición al CSFA es precisamente que levante todas las leyes y restricciones impuestas por el régimen a la legalización de los distintos partidos.

El Partido Nacional Democrático (PND), que ha gobernado el país durante los 30 años de la dictadura de Mubarak, era el que controlaba e impedía el acceso de otras formaciones al registro necesario para participar en las elecciones.

El líder de Wasat, Abu Elela Mady, se separó de los Hermanos Musulmanes, la organización religiosa pionera del activismo político e ilegal desde 1954, a mediados de la década de los 90, por desavenencias ideológicas y para encabezar una plataforma más centrista y más abierta.

Pero cuando trató de registrarla, lo único que consiguió fue que le metieran en la cárcel.

Desde 1996, Mady ha tratado en cuatro ocasiones de legalizarla y en las cuatro fue rechazado. En todas ellas apeló la decisión del tribunal y también la perdió, menos esta última.

La sentencia que permite el registro ha llegado nueve días después de que Mubarak cediera su poder al Ejército ante la creciente presión de los manifestantes concentrados en la plaza de la Liberación.

Los Hermanos Musulmanes también tienen previsto solicitar su registro como partido político, aunque esperan para ello a la reforma constitucional que realiza un comité de expertos y que debe anunciarse la semana próxima.

En las elecciones de 2005, las más liberales del periodo de Mubarak, los miembros de la hermandad se presentaron como independientes y obtuvieron casi un cuarto de los escaños del Parlamento. Los militares pretenden celebrar un referéndum para la aprobación de la reforma dentro de dos meses.

Al igual que otros líderes opositores, Mady sostiene que el plazo de seis meses para la celebración de elecciones es “demasiado corto” y va a impedir a la mayoría de los partidos prepararse en igualdad de condiciones ante la campaña electoral.

Los líderes de la revuelta de Tahrir ya han expresado su voluntad de constituirse en partido con el nombre de 25 de Enero, el día en que comenzó la revolución.

Según Mady, el Partido Centro se podría comparar al gobernante en Turquía, el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), es decir, un partido moderado, con raíces islámicas y abierto a un electorado tanto conservador religioso como de la clase media más cercana a posturas laicas.

20 febrero, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO, 1.-ISLAM | , , , , | Deja un comentario

El nuevo partido, SORTU, rechazará la violencia de ETA

Asegura que “no estamos ante un regate en corto a la normativa legal”, sino ante “un paso determinante y de no retorno”

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el nuevo partido que se registrará próximamente ante el Ministerio del Interior incluirá en sus estatutos el “rechazo y oposición” al uso de “la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”, incluida “la violencia de ETA si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”.

Además, ha garantizado que su apuesta por las vías “exclusivamnente políticas y democráticas” no constituye “un regate en corto a la normativa legal” sino “un paso determinante y de no retorno”.

Durante la presentación de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha “desbrozado los sustentos y compromisos” que “definen el nuevo proyecto político y organizativo” que próximamente se presentará en Madrid, de forma oficial.

Según ha explicado, la izquierda abertzale ha pretendido, con la puesta en escena en el palacio de Euskalduna, además de “evitar interpretaciones distorsionadas, concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para avanzar de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva, como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas” vascas.

“La izquierda abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos   los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos”, ha puntualizado.

Por ello, en sus Estatutos que registrará el miércoles, “rechaza y se opone al uso de la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”. “Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”, ha indicado.

Etxebarria ha llamado la atención sobre el hecho de que “de forma explícita”, el nuevo modelo político de la izquierda abertzale “ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma”.

“En consecuencia –agrega– rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos”.

Este “rechazo explícito de la violencia”, que se suma a la “no connivencia de ninguna naturaleza con la mismas” son, según ha dicho, “consecuencias directas de su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas”. “Y así quedará reflejado en los estatutos de la nueva formación”, ha apuntado.

También se remarcará “la total autonomía y soberanía” del nuevo partido “defendiendo el funcionamiento democrático de sus estructuras y rechazando cualquier tipo de subordinación y/o dependencias”.

“NO HAY ESCAPISMOS LITERARIOS”

Además, ha garantizado que “en esa apuesta y compromiso no hay escapismos literarios, sino un paso determinante, coherente y de no retorno, con la trayectoria abierta con las resoluciones recogidas en el documento ‘Zutik Euskal Herria'”.

Etxebarria ha asegurado que su pretensión es decir “con claridad”  que la demanda de legalización de la izquierda abertzale está ligada a “un punto de inflexión político, al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas”.

En este punto, ha apuntado que la izquierda abertzale cumplirá la Ley, pese a que la denuncian porque está “instrumentalizada” por “intereses netamente políticos”.

“REFLEXION AUTONOMA Y SOBERANA” DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Según sus palabras, la decisión de “cumplimentar los requisitos legales” es el “resultante” de un reflexión “autónoma y soberana”,  de la izquierda abertzale. “No estamos ante un regate en corto a la normativa legal, sino ante un paso coherente con nuestras convicciones y compromisos por construir un escenario de paz”, ha garantizado.

Este “paso”, según el representante de la antigua Batasuna, pretende “sin condicionamientos de ninguna naturaleza”, depositar los “cambios políticos y sociales” en la “voluntad democrática de la ciudadanía”, actitud que también ha exigido al Gobierno de España.

Etxeberria ha aludido a la reflexión llevada a cabo en los últimos años en el seno de la izquierda abertzale, que les ha llevado a analizar “muchas cosas”, entre ellas, “la necesidad de un escenario de no violencia y democracia”.

“Una reflexión con muchos activos y pasivos, retrospectiva, que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ofrecer soluciones pacíficas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos”, ha señalado.

Esa “reflexión” ha marcado, según sus palabras, “un antes y un después” en la trayectoria de la izquierda abertzale. Como consecuencia, ha extraído tres grandes conclusiones, y, como “eje determinante” ha situado la primera, la de la “apuesta por proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta, adoptando una posición clara y firme por la vías exclusivamente políticas y democráticas”.

Esta apuesta, estaría pivotada en la exigencia de “un escenario de no violencia con garantías, y de normalización política progresiva, como condiciones para cualquier diálogo y negociación política”. “No hay proceso de diálogo sin un escenario de ausencia de violencia, con garantías, y el restablecimiento de mínimos democráticos”, ha explicado.

También reclama la asunción de los principios Mitchell en el marco del diálogo político “como consecuencia de lo anterior”, y la asunción de que “la única garantía y tutelaje del diálogo político recae en la propias sociedad vasca y sus agentes políticos, sociales y sindicales”.

RECLAMA PROCESO DE DIALOGO Y NEGOCIACION

Por otro lado, reclama el impulso a un proceso de “diálogo, negociación y acuerdo” que integre a “todas las culturas políticas posibilitando un marco democrático en el que todos los proyectos políticos sean posibles”. El objetivo de ese proceso será por tanto, en sus palabras “más democracia y respeto a todos los derechos”.

En segundo lugar, la izquierda abertzale cree que se debe cambiar la cultura política “en el ámbito soberanista, progresista e independentista” mediante el impulso de “la convergencia, acumulación de fuerzas como instrumentos para influir en el cambio político y social”.

“Hemos sido y somos independentistas, socialistas, creemos en la nación vasca y su legítimo derecho a decidir su futuro, creemos en otro modelo socioeconómico, y todo ello lo tenemos que trabajar con otros sectores políticos sindicales y sociales, generando mayorías democráticas que vayan modificando posiciones institucionales y sociales”, ha añadido. Se trataría de “una política de alianzas amplia y eficaz” para hacer efectivo “el cambio político en la senda independentista”.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Por último, afirmó que se pretende impulsar “un nuevo proyecto político y organizativo” que marque “un punto de inflexión y superación de modelos anteriores”. “Estamos ante un debate y resoluciones que marcan un punto de inflexión de consecuencias directas en los principios que la nueva formación sitúa en sus estatutos para reclamar su legalidad”, ha insistido.

Etxeberria ha anunciado, en este punto, que la izquierda abertzale ha resuelto desarrollar su proyecto político “por vías exclusivamente  políticas y democráticas”, con un compromiso “firme e inequívoco”, y no está “sujeto a variables tácticas o factores coyunturales”. “En eso –ha garantizado– no hay marcha atrás posible”.

Por último, ha indicado que la izquierda abertzale, “desea la reafirmación de su objetivos independentistas y socialistas, en su apuesta por un cambio político y social”. Por último, ha demandado “la legalización del nuevo proyecto político y organizativo”.

El nuevo partido rechazará la violencia de ETA

Asegura que “no estamos ante un regate en corto a la normativa legal”, sino ante “un paso determinante y de no retorno”

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el nuevo partido que se registrará próximamente ante el Ministerio del Interior incluirá en sus estatutos el “rechazo y oposición” al uso de “la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”, incluida “la violencia de ETA si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”. Además, ha garantizado que su apuesta por las vías “exclusivamnente políticas y democráticas” no constituye “un regate en corto a la normativa legal” sino “un paso determinante y de no retorno”.

Durante la presentación de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha “desbrozado los sustentos y compromisos” que “definen el nuevo proyecto político y organizativo” que próximamente se presentará en Madrid, de forma oficial.

Según ha explicado, la izquierda abertzale ha pretendido, con la puesta en escena en el palacio de Euskalduna, además de “evitar interpretaciones distorsionadas, concitar el apoyo a una legalización necesaria, fundamental para avanzar de forma irreversible hacia una paz y normalización política progresiva, como antesala indispensable de cualquier diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas” vascas.

“La izquierda abertzale va a plantear la legalización de un nuevo proyecto político y organizativo asumiendo en todos sus contenidos   los requisitos que se establecen en la Ley de Partidos”, ha puntualizado.

Por ello, en sus Estatutos que registrará el miércoles, “rechaza y se opone al uso de la violencia, o a la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos”. “Y eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”, ha indicado.

Etxebarria ha llamado la atención sobre el hecho de que “de forma explícita”, el nuevo modelo político de la izquierda abertzale “ni justifica ni ampara el uso de la violencia, cualquiera que sea el origen o naturaleza de la misma”.

“En consecuencia –agrega– rechaza el uso de cualquier tipo de violencia, coacción o connivencia política u organizativa con organizaciones que la utilicen para obtener fines u objetivos políticos”.

Este “rechazo explícito de la violencia”, que se suma a la “no connivencia de ninguna naturaleza con la mismas” son, según ha dicho, “consecuencias directas de su apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas”. “Y así quedará reflejado en los estatutos de la nueva formación”, ha apuntado.

También se remarcará “la total autonomía y soberanía” del nuevo partido “defendiendo el funcionamiento democrático de sus estructuras y rechazando cualquier tipo de subordinación y/o dependencias”.

“NO HAY ESCAPISMOS LITERARIOS”

Además, ha garantizado que “en esa apuesta y compromiso no hay escapismos literarios, sino un paso determinante, coherente y de no retorno, con la trayectoria abierta con las resoluciones recogidas en el documento ‘Zutik Euskal Herria'”.

Etxebarria ha asegurado que su pretensión es decir “con claridad”  que la demanda de legalización de la izquierda abertzale está ligada a “un punto de inflexión político, al firme compromiso de alcanzar un escenario de paz y soluciones democráticas”.

En este punto, ha apuntado que la izquierda abertzale cumplirá la Ley, pese a que la denuncian porque está “instrumentalizada” por “intereses netamente políticos”.

“REFLEXION AUTONOMA Y SOBERANA” DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Según sus palabras, la decisión de “cumplimentar los requisitos legales” es el “resultante” de un reflexión “autónoma y soberana”,  de la izquierda abertzale. “No estamos ante un regate en corto a la normativa legal, sino ante un paso coherente con nuestras convicciones y compromisos por construir un escenario de paz”, ha garantizado.

Este “paso”, según el representante de la antigua Batasuna, pretende “sin condicionamientos de ninguna naturaleza”, depositar los “cambios políticos y sociales” en la “voluntad democrática de la ciudadanía”, actitud que también ha exigido al Gobierno de España.

Etxeberria ha aludido a la reflexión llevada a cabo en los últimos años en el seno de la izquierda abertzale, que les ha llevado a analizar “muchas cosas”, entre ellas, “la necesidad de un escenario de no violencia y democracia”.

“Una reflexión con muchos activos y pasivos, retrospectiva, que todos los agentes políticos deberían realizar en profundidad para ofrecer soluciones pacíficas y democráticas a una sociedad atravesada por la violencia y múltiples vulneraciones de derechos individuales y colectivos”, ha señalado.

Esa “reflexión” ha marcado, según sus palabras, “un antes y un después” en la trayectoria de la izquierda abertzale. Como consecuencia, ha extraído tres grandes conclusiones, y, como “eje determinante” ha situado la primera, la de la “apuesta por proceso democrático que cierre un ciclo de confrontación violenta, adoptando una posición clara y firme por la vías exclusivamente políticas y democráticas”.

Esta apuesta, estaría pivotada en la exigencia de “un escenario de no violencia con garantías, y de normalización política progresiva, como condiciones para cualquier diálogo y negociación política”. “No hay proceso de diálogo sin un escenario de ausencia de violencia, con garantías, y el restablecimiento de mínimos democráticos”, ha explicado.

También reclama la asunción de los principios Mitchell en el marco del diálogo político “como consecuencia de lo anterior”, y la asunción de que “la única garantía y tutelaje del diálogo político recae en la propias sociedad vasca y sus agentes políticos, sociales y sindicales”.

RECLAMA PROCESO DE DIALOGO Y NEGOCIACION

Por otro lado, reclama el impulso a un proceso de “diálogo, negociación y acuerdo” que integre a “todas las culturas políticas posibilitando un marco democrático en el que todos los proyectos políticos sean posibles”. El objetivo de ese proceso será por tanto, en sus palabras “más democracia y respeto a todos los derechos”.

En segundo lugar, la izquierda abertzale cree que se debe cambiar la cultura política “en el ámbito soberanista, progresista e independentista” mediante el impulso de “la convergencia, acumulación de fuerzas como instrumentos para influir en el cambio político y social”.

“Hemos sido y somos independentistas, socialistas, creemos en la nación vasca y su legítimo derecho a decidir su futuro, creemos en otro modelo socioeconómico, y todo ello lo tenemos que trabajar con otros sectores políticos sindicales y sociales, generando mayorías democráticas que vayan modificando posiciones institucionales y sociales”, ha añadido. Se trataría de “una política de alianzas amplia y eficaz” para hacer efectivo “el cambio político en la senda independentista”.

PUNTO DE INFLEXIÓN

Por último, afirmó que se pretende impulsar “un nuevo proyecto político y organizativo” que marque “un punto de inflexión y superación de modelos anteriores”. “Estamos ante un debate y resoluciones que marcan un punto de inflexión de consecuencias directas en los principios que la nueva formación sitúa en sus estatutos para reclamar su legalidad”, ha insistido.

Etxeberria ha anunciado, en este punto, que la izquierda abertzale ha resuelto desarrollar su proyecto político “por vías exclusivamente  políticas y democráticas”, con un compromiso “firme e inequívoco”, y no está “sujeto a variables tácticas o factores coyunturales”. “En eso –ha garantizado– no hay marcha atrás posible”.

Por último, ha indicado que la izquierda abertzale, “desea la reafirmación de su objetivos independentistas y socialistas, en su apuesta por un cambio político y social”. Por último, ha demandado “la legalización del nuevo proyecto político y organizativo”

 

El partido de la izquierda abertzale se denominará ‘Sortu’

Los estatutos recogen el compromiso de contribuir al “reconocimiento y reparación de las víctimas” de las múltiples violencias en Euskadi

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El nombre del partido que la izquierda abertzale dará a conocer este martes en Bilbao, cuyos estatus presentará el miércoles en el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior en Madrid, será ‘Sortu’ (Crecer), según adelanta el diario ‘Gara’.

Este acto de presentación del partido se producirá después de que este lunes el representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria y el abogado Iñigo Iruin hayan dado a conocer en el Palacio Euskalduna de Bilbao el contenido de los estatutos de la nueva formación.

El proyecto político, según han adelantado este lunes Etxeberria e Iruin, rechaza “abiertamente y sin ambages” a ETA y no se convertirá en “una organización vicarial” de la banda. Según se recoge en los estatutos de la nueva formación, adelantados por ‘Gara’ y recogidos por Europa Press, “el nuevo partido desarrollará su actividad desde el rechazo de la violencia como instrumento de acción política o método para el logro de objetivos políticos, cualquiera que sea su origen y naturaleza; rechazo que, abiertamente y sin ambages, incluye a la organización ETA, en cuanto sujeto activo de conductas que vulneran derechos y libertades fundamentales de las personas”.

En las bases fundacionales de esta nueva formación también se cita un compromiso expreso para contribuir “a la definitiva y total desaparición de cualquier tipo de violencia, en particular, la de la organización ETA”. Asimismo, se recoge que el partido rechaza “las diferentes formas de manifestación de la violencia y el terrorismo, tal y como legislativamente han sido definidas en los diferentes apartados del Artículo 9 de la Ley Orgánica 6/2002, de Partidos Políticos”, y su incumplimiento será motivo de expulsión de cualquier militante.

RECONOCIMIENTO Y REPARACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Los estatutos de esta nueva formación incluyen también el compromiso del partido para contribuir “a la superación de las consecuencias de toda violencia y terrorismo, en pro de la paz, justicia y reconciliación de la sociedad vasca” y al “reconocimiento y reparación de todas las víctimas originadas por las múltiples violencias que han tenido presencia en nuestro pueblo en las últimas décadas”.

Igulamente, tras los sucesivos intentos de la izquierda abertzale de estar presente en las elecciones bajo diferentes siglas que posteriormente han sido ilegalizadas, el texto subraya que “la configuración estructural y funcional del nuevo partido está orientada a impedir la realización de actividades que lo conviertan en instrumento de continuación o sustitución orgánica o funcional de los partidos políticos ilegalizados y disueltos en virtud de las sentencias de la Sala Especial del Artículo 61 L.O.P.J. del TS”.

En este sentido, ‘Sortu’ nace igualmente con el objetivo, según dice en sus estatutos, de romper “con los modelos organizativos y formas de funcionamiento de los que se ha dotado ese espacio social y político en el pasado y, por tanto, con los vínculos de dependencia a que aquéllos daban lugar”. “Se trata con ello de impedir su instrumentalización por organizaciones que practiquen la violencia o por partidos políticos que fueron ilegalizados y disueltos por razón de su connivencia con ella”, aclara en el texto.

También lanza un compromiso político para promover y defender “un modelo de sociedad acorde y coherente con el concepto de ‘sociedad democrática’ definido en el Convenio Europeo de Derechos Humanos”.

 

Mas saluda el nuevo partido abertzale

porque ve indicios de que rompe con ETA

pero recuerda que ahora deciden los jueces

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) –

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha dado este lunes la “bienvenida” a la “iniciativa democrática” que supone la presentación de un nuevo partido abertzale y ha visto en él “indicios” de que la izquierda abertzale está por “romper claramente” con la violencia de ETA, aunque ha querido ser prudente y se ha remitido a lo que decidan los jueces sobre la nueva formación.

En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras su primera reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Mas ha reconocido no tener “información al detalle” y ha recordado que serán los jueces los que decidan si el partido puede presentarse a las municipales y forales del 22-M, pero ha calificado de “francamente optimistas” las “imágenes” que llegan desde el País Vasco.

El líder de CiU ha justificado este optismismo en que, mientras hasta ahora “había muchas dudas” sobre si el nuevo partido abertzale “rompía claramente o no con la violencia de ETA”, los estatutos que se han presentado este lunes “claramente van en la línea de enterrar la historia y de apostar por un futuro sin violencia y con condena de cualquier acción terrorista, incluida la de ETA”.

Para Mas, hay indicios, “por primera vez de una forma clara y nítida”, de que la izquierda abertzale puede estar marcando “un antes y un después” en la línea de “romper claramente con esa posición de violencia terrorista”, algo que no es “ninguna tontería” ni una decisión “accidental”, sino que “tiene profundidad”. Por eso, ha apostado por esperar “a ver cómo se desarrolla” y lo que deciden los jueces.

“Bienvenida sea esa inciativa democrática, porque todas las ideas se pueden defender en democracia, incluso las más arriesgadas, las que menos se comprendan, pero en un marco de democracia y de pacificación y de no violencia. Va claramente en la senda positiva”, ha remachado.

 

 

8 febrero, 2011 Posted by | NACIONAL, NOTICIAS | , , , , , , , , | Deja un comentario

Batasuna asegura que el nuevo partido rechaza y se opone a la violencia de ETA

Dicen haber decidido cumplir la ley de partidos y “por las vías exclusivamente políticas y democráticas, sin vuelta atrás”

Política | 07/02/2011 – 11:41h

Bilbao (EUROPA PRESS) El representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria, ha anunciado que el nuevo partido se opondrá al uso de la violencia y de las amenazas, “incluyendo las de ETA“. La nueva formación, según ha precisado, “ni justifica ni ampara la utilización de la violencia, sea quien sea quien la utilice”.

Durante el acto celebrado en Bilbao para presentar el nuevo partido de la izquierda abertzale, Etxeberria ha asegurado que han tomado la decisión de cumplir la Ley de partidos, pese a que denuncian su uso partidista.

Etxeberria ha asegurado que este proyecto de la izquierda abertzale tiene “una medida histórica” y, “como eje fundamental”, una “apuesta firme por las vías políticas y democráticas” así como por “un escenario en ausencia total de violencia”.

Ha insistido en que la izquierda abertzale ha adoptado el “compromiso firme e indudable de apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas, sin vuelta atrás”.

REDACCION CIBERNOTICAS.

BATASUNA tiene que ser legalizada.

No es comprensible en un régimen democrático que una formación políticas sea ilegal por sus ideas.

Si se hace porque no condenan al terrorismo deberían de ilegalizar entonces al PP que todavía no ha condenado al franquismo y encima pone trabas de todo tipo a la investigación de sus crímenes.

González advierte que Batasuna tiene que hacer una condena rotunda de ETA

El ex presidente considera que los abertzales todavía tienen “desafíos por delante muy serios” para cumplir la Ley de Partidos | Cree que Mayor Oreja tiene un “problema froidiano” porque si desaparece ETA se quedaría sin discurso

Política | 07/02/2011 – 10:30h

Madrid (EUROPA PRESS) El ex presidente del Gobierno, Felipe González, ha recordado este lunes a la izquierda abertzale que para ir a las elecciones municipales tiene que realizar una condena “clara” y “expresa” de la banda terrorista ETA.

Además, ha asegurado que por “muchas aspiraciones que tengan” tienen que expresar sus intenciones en las “mismas condiciones” de reglas de juego democrático que el resto de partidos políticos.

González se ha pronunciado así, en una entrevista en la Cadena Ser, al ser preguntado por el anuncio de este lunes por parte del dirigente de Batasuna Rufi Etxeberría del nuevo partido con el que la formación ilegalizada pretende acudir a las elecciones municipales de mayo.

El ex presidente del Gobierno ha asegurado que los abertzales todavía tienen “algunos desafíos por delante muy serios” para cumplir la Ley de Partidos como, por ejemplo, realizar una condena “clara” y “expresa” de la banda terrorista ETA.

“La izquierda abertzale puede tener las aspiraciones que sean pero si no las expresan en las mismas condiciones de reglas de juego que los demás, no pueden participar en el juego democrático”, ha insistido Felipe González.

Dicho esto, el ex presidente del Gobierno ha denunciado que el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, siga sosteniendo que el Ejecutivo se encuentra en un “juego radicalmente equivocado” con ETA y que existe “un pacto entre Gobierno y ETA que exige que Batasuna esté en las instituciones”.

A su juicio, el dirigente ‘popular’ tiene un problema “frodiano” ya que “transmite” su “propio problema” que es que si desapareciera ETA, él “no tendría discurso político”.

Tiene, ha remarcado, un “terror al vacío” en el sentido de que la banda terrorista pueda disolverse. “A mi me consta que la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles y, desde luego, toda la gama política desean y en serio que desaparezca esta amenaza que pesa sobre nosotros.

Pero hay gente que parece que tiene la mente un poco perturbada y atribuyen a un gobierno el deseo de que no desaparezca ETA. Es una cosa verdaderamente salvaje cuando probablemente está transmitiendo algo que está en su subconsciente”, ha enfatizado Felipe González.

7 febrero, 2011 Posted by | Sin categoría | , , , , | Deja un comentario

Militares con el corazón partido

REPORTAJE: Ola de cambio en el mundo árabe – El papel del ejército

Militares con el corazón partido

Las Fuerzas Armadas se dividen entre la lealtad al pueblo y al aliado norteamericano y la obediencia al régimen

ANDREA RIZZI – Madrid – 04/02/2011

Si las Fuerzas Armadas tomaran claramente partido, la tremenda pugna en Egipto entre aspiración a la libertad del pueblo y desesperada resistencia del régimen se resolvería probablemente en cuestión de horas.

Sin embargo, los militares han asumido una actitud peligrosamente ambigua y poco decidida.

Una pasividad que, según algunos analistas, refleja dificultades en alcanzar una posición común sobre qué hacer, sobre qué intereses priorizar.

    Egipto

    Egipto A FONDO        Capital:  El Cairo.

    Gobierno: República.          Población:  81,713,52 (est. 2008)

Los analistas observan una gran brecha entre mandos y tropa

El estamento castrense mantiene fuertes intereses económicos

Las Fuerzas Armadas tienen que decidir entre defender el statu quo de un régimen del que han sido un pilar fundamental, dirigido por hombres formados en sus filas y que les ha ofrecido importantes privilegios, incluida la posibilidad de desarrollar lucrativas empresas en varios sectores; o apoyar las demandas del pueblo y satisfacer las presiones internacionales, y en especial la del aliado estadounidense, dando el último empujón al régimen.

“Los militares han protagonizado un repentino cambio de rumbo.

En un primer momento parecieron apoyar la revuelta, reconociendo la legitimidad de la protesta; pero sucesivamente, después del discurso de Mubarak, cambiaron su actitud, pidiendo a la gente que volviera a sus casas, impidiendo que más personas se congregaran en el centro de la protesta y permitiendo de alguna manera que los seguidores de Mubarak llevaran a cabo actos de violencia”, observa en conversación telefónica Ashraf Hegazy, director ejecutivo de la Dubai Initiative del Belfer Center de la Universidad de Harvard.

El cambio de actitud refleja la peligrosa indecisión de los militares, que primero dieron alas a la protesta, y luego permitieron el paso a la represión.

Los puntos de potencial fricción son múltiples.

Por un lado, destaca la brecha entre una cúpula castrense muy integrada en el régimen y una tropa -acompañada por los oficiales de bajo rango- que sustancialmente comparte el rechazo popular a la dictadura.

“Las Fuerzas Armadas son una institución muy oscura, pero es muy razonable asumir que hay una distancia clara entre mando y tropa, entre la que por cierto hay gran cantidad de reclutas”, dice Micheal Hanna, analista de la Century Foundation, también en conversación telefónica. Algunos analistas creen que los altos oficiales dudan de que las tropas cumplan cierto tipo de órdenes.

“El problema es que desconocemos el objetivo último de la cúpula. Ellos mismos parecen irse adaptando a la situación.

Ellos están de alguna manera alineados con el régimen, pero no totalmente. Podrían tener un futuro protagonista en la transición. Tienen que tomar una decisión”, considera Hanna.

Varios factores juegan en la disyuntiva.

Además del vínculo político -casi todos los altos mandos del régimen proceden de los rangos militares, especialmente de la aviación-, la cúpula de las Fuerzas Armadas tiene también claros intereses económicos cuya supervivencia depende en gran medida del statu quo.

Las instituciones militares cuentan con numerosas y rentables empresas activas en sectores civiles, desde la construcción de infraestructuras hasta la producción de aparatos electrodomésticos y la comercialización de alimentos.

El éxito de estas empresas está naturalmente vinculado con la benevolencia de la dictadura.

Por otra parte, tras los titubeos de las Fuerzas Armadas se perfila también el conflicto entre la lealtad al régimen y el interés en satisfacer las presiones de Estados Unidos, que contribuye al presupuesto militar egipcio con 1.300 millones de dólares (950 millones de euros) anuales.

Los altos mandos militares egipcios mantienen estrechas relaciones con los estadounidenses, de los que reciben formación además de dinero.

“Las autoridades estadounidenses se han expresado de manera bastante clara, la sustancia es que según ellos Mubarak tiene que dejarlo, y la nueva posición de los militares no parece alinearse”, comenta Hegazy. ”

Tiene que haber sido muy duro tomar una decisión que disguste al pueblo y a los aliados.

Desafortunadamente desconocemos qué pasó exactamente como para justificar ese cambio repentino”.

Un tercer frente de posibles fricciones es el diferente grado de implicación en el régimen de las diversas armas.

La Fuerza Aérea es la que parece más implicada. De ella proceden Hosni Mubarak, su recién nombrado primer ministro, Ahmed Shafik, y el jefe del Estado Mayor, Sami Enan.

4 febrero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, egipto | , , , , | Deja un comentario