cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Sarkozy prometió 40 mil millones de dólares para países de la “primavera árabe”

Sarkozy prometió 40 mil millones de dólares para países de la “primavera árabe”

Fondos se entregarán a través de bancos multilaterales hasta 2013.

Además, Francia aportará mil millones de euros a Túnez y Egipto.

EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, confirmó una aporte de 40.000 millones de dólares a los países de la “primavera árabe” entre 2011 y 2013.

ImagenEl aporte se hará a través de préstamos de 20 mil millones de dólares comprometidos por bancos multilaterales y de distintos países, añadidos a los compromisos del Fondo Monetario Internacional y a otros 10.000 millones de ayudas de los países del Golfo.

En la rueda de prensa de clausura de la reunión del G8 en Deauville, Sarkozy afirmó que, además, Francia aportará mil millones de euros a la causa del desarrollo económico y político de Túnez y Egipto.

En cuanto a la posibilidad de anular la deuda exterior de Túnez, Sarkozy aseguró que la puerta “no está cerrada en absoluto”, pero es una cuestión “complicada”, ya que otros países también reclamarían la condonación.

No obstante, recordó que los ministros de Relaciones Exteriores y de Finanzas del G8 se reunirán próximamente con los de Túnez y Egipto para hablar de las cuestiones técnicas.

Preguntado por un eventual problema de inmigración masiva asociada a la transición en los países norteafricanos, Sarkozy aseguró: “Hemos encontrado un buen equilibrio y no hay tensiones sobre ese tema”.

CIBERNOTICIAS EXPRESS.- Lo primero que hicieron en Libia es crear un Banco Central con los rebeldes para que pudieran comprar armamento y ahora quieren como siempre tener cogido por los huevos a los gobiernos que salgan con las democracias a través de la deuda. ¿ Os suena?. Porqué no les devuelven el dinero que quitaron a sus dictadores que es mucho más dinero que esto que prestan. Son unos sinverguenzas.

Anuncios

27 mayo, 2011 Posted by | 1,-EGIPTO, libia, revueltas islam, TUNEZ | , , | Deja un comentario

Acción secreta Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadhafi desde noviembre por Franco Bechis*

Acción secreta
Francia estaba preparando el derrocamiento de Kadhafi desde noviembre
por Franco Bechis*

Según el periodista de la derecha liberal italiana Franco Bechis, los servicios secretos franceses prepararon la revuelta de Benghazi desde noviembre de 2010.

Como señala Miguel Martinez en el sitio web progresista ComeDonChisciotte, estas revelaciones, alentadas por los servicios secretos italianos, deben interpretarse como una muestra de rivalidad en el seno del capitalismo europeo.

La Red Voltaire precisa que París rápidamente asoció Londres a su proyecto de derrocamiento del coronel Kadhafi (fuerza expedicionaria franco-británica).

El plan fue modificado en el contexto de las revoluciones árabes y Washington tomó entonces el control del mismo imponiendo sus propios objetivos (contrarrevolución en el mundo árabe y desembarco del AfriCom en el continente negro).

La actual coalición es por lo tanto el resultado de ambiciones diversas, lo cual explica sus contradicciones internas.



25 de marzo de 2011Desde
Roma (Italia)
  

Primera etapa del viaje, 20 de octubre de 2010, Túnez. Allí descendió de un avión de Libyan Airlines, con toda su familia, Nuri Mesmari, el jefe de protocolo de la corte del coronel Muamar el-Kadhafi.

Se trata de uno de los grandes loros del régimen libio y ha estado desde siempre junto al coronel.

Era el único, junto con el ministro de Relaciones Extranjeras Mussa Kussa, que tenía acceso directo a la residencia de Kadhafi sin tener que tocar la puerta antes de entrar.

Era el único con derecho a pasar el umbral de la suite 204 del viejo círculo oficial de Benghazi donde el coronel libio recibió con todos los honores al primer ministro italiano Silvio Berlusconi durante la visita oficial a Libia.

La visita de Mesmari a Túnez no dura más que unas horas. No se sabe con quién se reúne en la capital, donde ya se percibe el murmullo de revuelta contra Bel Ali.

Hoy se sabe con certeza que durante esa estancia Mesmari establece los contactos para lo que va a convertirse, a mediados de febrero, en la rebelión de la región de Cirenaica.

Y prepara la estocada contra Kadhafi buscando y obteniendo alianzas en dos frentes.

El primero es el de la disidencia tunecina.

El segundo es el de la Francia de Nicolas Sarkozy.

Dos alianzas que establece con éxito.

Así lo demuestran documentos de la DGSE, el servicio secreto francés, y una serie de noticias sensacionales que circularon en los medios diplomáticos franceses a partir del boletín confidencial Maghreb Confidential (del cual existe una versión sintetizada y accesible mediante pago).

Mesmari llega a París al día siguiente, el 21 de octubre.

Ya no se moverá de allí.

En Libia, Mesmari no había ocultado su viaje a Francia ya que llevaba con él a toda su familia.

La versión es que va a París para someterse a un tratamiento médico y probablemente a una intervención quirúrgica.

Pero jamás verá a ningún médico.

En cambio, si verá, y todos los días, a varios funcionarios de los servicios secretos franceses.

JPEG - 11.4 KB
El antiguo camarada de Kadhafi, Nuri Masud El-Mesmari, desertó el 21 de octubre de 2010.
Se encuentra actualmente bajo la protección de los servicios secretos franceses.

La reunión.

Está comprobado que estrechos colaboradores del presidente francés fueron vistos a principios de noviembre mientras entraban en el hotel Concorde Lafayette de París, donde reside Mesmari.

El 16 de noviembre, una hilera de autos azules se mantiene ante el hotel.

Una larga y concurrida reunión tiene lugar en la suite de Mesmari.

Dos días después, una nutrida y extraña delegación francesa sale para Benghazi.

La componen funcionarios del ministerio de Agricultura, dirigentes de France Export Céréales y de France Agrimer, dirigentes de Soufflet, de Louis Dreyfus, de Glencore, de Cani Céréales, Cargill y Conagra.

En los papeles, se trata de una delegación comercial encargada de obtener, precisamente en Benghazi, importantes pedidos libios.

Pero el grupo incluye también varios militares franceses camuflados como hombres de negocios.

En Benghazi van a reunirse con un coronel de la aviación libia cuyo nombre les ha proporcionado Mesmari: Abdallah Gehani.

El hombre está por encima de toda sospecha, pero el ex jefe de protocolo de Kadhafi ha revelado que Gehani está dispuesto a desertar y que tiene también buenos contactos con la disidencia tunecina.

La operación se desarrolla en el mayor secreto, pero algo se filtra y llega a oídos de los hombres más cercanos a Kadhafi.

El coronel sospecha algo. El 28 de noviembre firma una orden internacional de arresto contra Mesmari.

La orden llega también a Francia a través de los canales protocolares.

Alarmados, los franceses deciden acatar la orden de arresto de manera formal.

Cuatro días después, el 2 de diciembre, la noticia se filtra precisamente desde París.

No se dan nombres, pero se revela que la policía francesa ha arrestado a uno de los principales colaboradores de Kadhafi.

Al principio, Libia se siente tranquila nuevamente.

Hasta que se entera de que Mesmari está en realidad bajo arresto domiciliario en su suite del hotel Concorde Lafayette.

Kadhafi empieza a molestarse.

La cólera de Kadhafi.

Cuando llega la noticia de que Mesmari ha solicitado oficialmente asilo político en Francia, estalla la cólera de Kadhafi, quien ordena el retiro de pasaportes, incluso al propio ministro de Relaciones Exteriores Mussa Kussa, acusado de ser responsable de la deserción de Mesmari.

Después trata de enviar a sus hombres a París, con mensajes para el traidor: «Regresa. Serás perdonado».

El 16 de diciembre, es Abdallah Mansur, jefe de la televisión libia, quien trata de hacer llegar el mensaje.

Los franceses lo detienen a la entrada del hotel.

Otros libios llegan a París el 23 de diciembre. Son Farj Charrant, Fathi Bukhris y Alla Unes Mansuri.

Los conoceremos mejor después del 17 de febrero, porque son precisamente ellos quienes, junto a Al Hadji, dirigirán la revuelta de Benghazi contra las milicias del coronel.

Los franceses autorizan a estos tres personajes a salir a cenar con Mesmari en un elegante restaurante de los Campos Elíseos.

También participan en la cena varios funcionarios de la presidencia de la República Francesa y algunos dirigentes de los servicios secretos franceses.

Entre la Navidad y el Día de Año Nuevo aparece en el boletín Maghreb Confidential la noticia de que Benghazi se encuentra en ebullición –cosa que nadie sabe todavía– y también aparecen varias indiscreciones sobre ciertas ayudas logísticas y militares que parecen haber llegado a la segunda ciudad libia, ayudas provenientes precisamente de Francia.

Ya está claro que Mesmari se ha convertido en un instrumento en manos de Sarkozy, quien trata de sacar a Kadhafi de Libia.

El boletín confidencial sobre el norte de África comienza a filtrar los contenidos de esta colaboración.

Mesmari se gana el apodo de «Libyan Wikileak» porque revela uno tras otro los secretos de la defensa militar del coronel y cuenta todos los detalles sobre las alianzas diplomáticas y financieras del régimen, trazando incluso un verdadero mapa de la distribución de los sectores en desacuerdo y de las fuerzas que se encuentran en el terreno.

A mediados de enero, Francia tiene en mano todas las llaves para tratar de derrocar al coronel.

Pero se produce una filtración.

El 22 de enero, el jefe de los servicios secretos en la región de Cirenaica, fiel a Kadhafi, el general Audh Saaiti, arresta al coronel de aviación Gehani, quien trabaja en secreto para los franceses desde el 18 de noviembre.

El 24 de enero, Gehani es enviado a una prisión en Trípoli, acusado de haber creado en Cirenaica una red social que elogiaba la oposición tunecina contra Ben Ali.

Pero es demasiado tarde. Gehani ya tenía preparada la revuelta de Benghazi, con los franceses.

26 marzo, 2011 Posted by | libia | , , | Deja un comentario

Sarkozy aliado de la mafiosa dictadura tunecina .

Escrito por: Le Monde

Traducido para Rebelión por José Daniel Fierro

El ejecutivo de Sarkozy propone ayudar en la represión porque tiene “experiencia en ese área”

El gobierno francés se alía con la dictadura tunecina

Acusado de responder con lentitud a la represión gubernamental contra las manifestaciones en Túnez, el gobierno de Francia aseguró ayer martes, a través de su ministro de Asuntos Exteriores, que se negaba a “dar lecciones”. Durante la reunión parlamentaria, convocada por la oposición para pedir explicaciones, la ministra Michèle Alliot-Marie dijo: “En lugar de lanzar maldiciones, creo que nuestro deber es hacer un análisis sereno y objetivo de la situación”.

Francia, la antigua potencia colonial, se muestra tradicionalmente muy comedida en sus puntos de vista sobre Túnez, hasta el lunes se había limitado a “lamentar la violencia” que en tres días, según las ONG, había ocasionado más de treinta y cinco muertos. “Sólo se puede lamentar el que pueda haber actos de violencia que afecten a pueblos amigos”, afirmó ayer por la tarde Alliot-Marie, refiriéndose tanto a Túnez como a Argelia, donde las protestas son igualmente contra el alza del precio en los alimentos.

“Nuestro mensaje principal debe ser el de la amistad” entre franceses y tunecinos, y “no se deben dar lecciones” frente a una situación “complicada”, remachó, invitando al resto de dirigentes políticos a “valorar adecuadamente las expectativas” de los pueblos.

Para el gobierno francés los disturbios en Túnez se deben a la frustración de los jóvenes que no encuentran empleo “adecuado a su formación”, explicó la ministra.

“La experiencia francesa”

La jefa de la diplomacia francesa llegó incluso a proponer a Túnez la ayuda de París en el mantenimiento del orden. “Hoy, la prioridad frente a esta situación debe ir encaminada hacia la pacificación después de los enfrentamientos que han provocado víctimas mortales. Una pacificación que puede basarse en técnicas sobre el mantenimiento del orden (…) porque tenemos experiencia en este área”.

El diputado socialista Gaëtan Gorce, y otros miembros de la oposición, demandaron al ejecutivo francés a mostrarse más firme contra el régimen de Zine el-Abidine Ben Ali. “Es necesario (…) que este gobierno actúe y se exprese de forma enérgica tanto para condenar la violencia como para contribuir a un proceso de reformas indispensable”, dijo en la Cámara. “Lo contrario, significaría permanecer encerrado en la falaz alternativa de decir que no hay más opción que los islamistas o los regímenes dictatoriales a menudo corruptos”, aseguró .

“Ben Ali, alguien a menudo mal valorado”

Ya por la mañana, el ministro de Agricultura, Bruno Le Maire, había sido el primer miembro del gobierno en hablar. “Antes de juzgar a un gobierno extranjero, es mejor estar familiarizado con la situación sobre el terreno y saber exactamente porqué razón fue tomada tal o cual decisión”, afirmó en declaraciones a Canal+.

“Yo no tengo un calificativo para el régimen tunecino. Yo soy francés, no voy a juzgar desde aquí a un gobierno extranjero -dijo Bruno Le Maire-. El Presidente Ben Ali es una persona a menudo muy mal valorada, [pero] el ha hecho muchas cosas. Se pueden criticar ciertos aspectos, estar atentos a los derechos humanos, pero es un país que ha sufrido verdaderas dificultades”.

En contraste con estas declaraciones, la ex portavoz de la UMP [partido en el gobierno], Dominique Paille, consideró el martes que Nicolás Sarkozy debería realizar “gestos” tendentes a recordar al Presidente Ben Ali que “hay que poner en funcionamiento el respeto de los derechos fundamentales” en su país.

Esto, “naturalmente, sin interferir en los asuntos internos de Túnez, recordando a todos nuestros aliados, sean quienes sean, que nosotros no transigimos con algunos de estos valores” explicó Paillé, actual miembro del Partido Radical.

Otra intervención importante, fue la del presidente del grupo de amistad Francia-Túnez en el Senado, el socialista Jean-Pierre Sueur, quien denunció en un comunicado la “violenta represión” contra los manifestantes. “Hay un momento en que la amistad debe trocarse en un lenguaje de la verdad”, explicó, sobre todo teniendo en cuenta que la lucha contra una eventual amenaza islamista no puede justificar la violación de las libertades.

Fuente: http://www.lemonde.fr/afrique/article/2011/01/11/tunisie-bruno-le-maire-prend-la-defense-de-ben-ali_1463776_3212.html

 

Túnez, dictadura mafiosa

Escrito por Moncef Marzouki

Le Monde
Traducido por Rocío Anguiano

Desde hace tres semanas, soplan aires de revuelta política y social en Túnez. La dureza de la represión, que ha causado veintitrés muertos, muestra que el régimen de Ben Alí se siente amenazado por primera vez. Pero la fuerza y la perseverancia de la movilización del pueblo tunecino ofrecen a la opinión pública y a los representantes políticos europeos y franceses la oportunidad de descubrir la realidad de Túnez. Una visión sesgada desde hace más de veinte años por tópicos alimentados por el poder y muchos de sus simpatizantes franceses. Tópico 1: “Es cierto que el régimen de Túnez no es una democracia, pero tampoco es una dictadura, solo un régimen autoritario”. No, los actuales sucesos son la prueba para aquellos que no veían o no querían verlo: el régimen de Túnez es una dictadura policial y mafiosa de la peor calaña. Ben Alí en Cartago, es Al Capone en la Casa Blanca.

Tópico 2: “El país debe a Ben Alí un milagro económico”. En realidad, el Túnez de los años noventa debía su relativa prosperidad a las tres décadas de presidencia de Burguiba, marcadas por una gran inversión en educación, en planificación familiar y la implantación de una economía de mercado sana, capaz de generar un crecimiento anual del 7%. Ben Alí heredó esta situación. Veinte años después, ha transformado Túnez en una economía de corrupción en donde ya no hace falta demostrar las derivas mafiosas. Tras el “milagro”, vino el desaliento social.

Tópico 3: “Ben Alí ha erradicado el peligro islamista”. De no apoyarlo, existiría un gran riesgo de que se formara un régimen talibán en el sur del Mediterráneo, como señaló Nicolas Sarkozy en 2008. En realidad, Ben Alí ha acabado, a costa de grandes violaciones de los derechos humanos, con un partido islamista conservador burgués, Ennadha, que estaba a mil leguas de la violencia yihadista. En cuanto a los disturbios políticos, los “barbudos” no han participado en ellos, como prueban las consignas laicas coreadas por los manifestantes.

Tópico 4: “No hay oposición creíble. La oposición tunecina es débil, está dividida y es inoperante”. Los que han vivido y viven bajo una dictadura saben que la oposición solo puede existir en una democracia, que en una dictadura solo puede haber resistencia, civil o armada. Ben Alí, “elegido” y “reelegido” alcanzando en tres ocasiones más del 90 % de los votos, organizó su propia oposición para confundir, mientras amordazaba, encarcelaba y torturaba a centenares de hombres y mujeres valientes y dignos que lucharon contra una de las maquinas más represivas y perversas que hayan existido.

Tópico 5, en forma de pregunta falsamente ingenua: “¿Cuál es la alternativa a Ben Alí?”. Si un tunecino le planteara esa pregunta a un francés: “¿Cuál es la alternativa a Sarkozy?”, la respuesta sería lógica y evidente: la persona que los franceses designen en las próximas presidenciales. Para un tunecino que respondiera a un amigo francés es exactamente lo mismo: A Ben Alí le sucederá la persona que el pueblo tunecino designe en unas elecciones libres y transparentes. ¿Quién ha dicho que estamos condenados a perpetuidad a una dictadura?

Durante mucho tiempo Ben Alí ha aparecido como el garante de la estabilidad en Túnez. Desde que se inició la revuelta que golpea el país, Ben Alí se ha convertido en el principal factor de inestabilidad y solo cuando se vaya, se podrá recuperar la calma. La opinión publica y los responsables políticos franceses deben abrir los ojos a la realidad del pueblo tunecino. Sino es muy probable que Francia pierda el capital de simpatía con el que cuenta en Túnez. Perdería la oportunidad de contribuir a una transición pacífica hacia un Estado de derecho y de participar en la creación de un espacio euromediterráneo estable, próspero, en donde se compartan los mismos valores democráticos.

Moncef Marzouki, opositor tunecino, autor con Vincent Geisser de “Dictateurs en sursis” (Ed. de l’Atelier, 2009).

Fuente: http://www.lemonde.fr/idees/article/2011/01/11/tunisie-dictature-mafieuse_1464009_3232.html

14 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, INTERNACIONAL | , , , , , | Deja un comentario