cibernoticias EXPRESS

La cara oculta de las noticias

Sin decencia. #sgae

Sin decencia

Hay que construir un régimen de propiedad intelectual adaptado a la cultura digital y liberado de lobbies sin decencia

Artículos | 09/07/2011 – 00:00h

  • El proceso abierto por el magistrado de la Audiencia Nacional Pedro Pablo Ruz contra la dirección de la SGAE encabezada por Teddy Bautista y contra su testaferro Rodríguez Neri, gestor de lo que el juez denomina la trama empresarial parasitaria de la SGAE, saca a la luz los entresijos podridos de uno de los escándalos institucionales más esperpénticos en un país que se cree moderno.

Una sociedad privada, sin apenas tutela de una administración que abdicó de sus responsabilidades en este ámbito, se dedica a recaudar para su propio beneficio derechos de autores de los cuales el 90% no tienen ni voz ni voto en ese proceso.

La justicia juzgará los delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta que se imputan a Teddy Bautista y socios.

Pero el auténtico escándalo es la impunidad con la que vienen operando desde hace muchos años bajo el manto protector de gobiernos de todas las tendencias, tildados desde la SGAE como idiotas del Ministerio de Cultura de los que hay que aprovecharse, según grabaciones de la Guardia Civil.

Hay tres procedimientos que considero iniquidades.

Primero, la expoliación del derecho individual de los autores a gestionar sus derechos de propiedad intelectual como cada uno quiera, incluido el hacer cesión gratuita de los mismos. A mí nadie me ha consultado nunca como autor si quiero que me represente la SGAE, algo que rechazo por razones éticas, profesionales y políticas.

Segundo, la SGAE y sus cresos directivos se financian con lo que obtienen de su monopolio recaudador, por lo que se entremeten en cualquier manifestación cultural o festiva, incluyendo actos privados como bodas y bautizos, así como en cualquier uso de un producto cultural. Despachan sus agentes a invadir la privacidad de ciudadanos y comerciantes en una privatización abusiva de funciones recaudadoras públicas.

Tercero, en el entorno de cultura digital el freno que tal fiscalización asfixiante supone para crear y difundir contenidos en la red llevó al disparate de la imposición en 2006 de un canon sobre todo dispositivo que pueda servir de soporte digital a la reproducción de contenidos. Es decir, se presuponía la piratería de cada usuario y se imponía una tasa indiscriminada so pretexto de compensar a los autores.

El estudio econométrico del profesor Ferreira, de la Universidad Carlos III, demuestra los enormes costos de esta recaudación indiscriminada (una pérdida para la economía de 51,2 céntimos por cada euro recaudado) y para el consumidor (un 20% de sobreprecio), con un impacto particularmente negativo sobre las industrias de tecnologías de información.

En 2006, el comité asesor del ministro de Industria (a la sazón José Montilla) sobre la sociedad de la información, que yo presidía junto con Jesús Banegas, presidente de la patronal electrónica, publicó un dictamen crítico sobre el canon digital. Pese a lo cual el resto del Gobierno cerró filas con la ministra de Cultura y el Parlamento votó la ley unánimemente.

¿De dónde viene ese extaordinario poder del lobby SGAE? En parte, del control sobre artistas y creadores que son prestados a los partidos políticos para amenizar sus aburridos mítines electorales a ver si la gente se anima. Y para convencer a los jóvenes de la bondad de los partidos aprovechando su celebridad.

Pero también se debe a la eficacia de un pequeño grupo de profesionales de la influencia política, muy bien organizado y con una estrategia diseñada para ocupar el espacio cultural del país con las ministras de Cultura como sus valedoras en el Gobierno.

Así fue como la ministra González Sinde superó todas las cotas de sus antecesores como paladina de los derechos de autor versión SGAE. Incluso fue más lejos, encabezando la ofensiva para mezclar la protección de la propiedad intelectual en internet con la censura directa de contenidos en internet, amenazando a proveedores de servicios y intimidando a internautas.

La amalgama entre la llamada ley Sinde y las posibles fechorías de la SGAE no es mía sino resultado del apoyo mutuo entre la ministra y el lobby en todos los frentes. En su comparecencia ante el Parlamento la ministra argumentará que no tiene competencias directas en la regulación de la SGAE.

Lo cual no es cierto, porque el art. 159 de la Ley de Propiedad Intelectual permite al Gobierno vigilar las entidades de gestión de los derechos, cesando su actividad en caso de irregularidad, como ha argumentado el experto jurídico Carlos Sánchez Almeida.

Los abusos y prepotencia de la SGAE han provocado tal indignación entre la comunidad internauta, las empresas electrónicas y los defensores de la libertad de creación y comunicación digital que tribunales europeos y españoles han ido dando la razón a las querellas presentadas contra la alianza entre SGAE y Ministerio de Cultura, alianza bendecida por Zapatero y sólo recientemente criticada por el PP por oportunismo electoral.

Y así fueron cayendo los bastiones del monopolio gremial en la administración de la cultura que encerraba la extraordinaria potencialidad de creación en un mundo digital entre las rejas de sórdidos recaudadores de sombrero y gabardina.

La ley Sinde tuvo que ser rectificada ante el aluvión de críticas, la SGAE se convirtió en el imperio del mal para la mayoría de jóvenes, las manipulaciones y posibles desfalcos de sus gestores han ido quedando al descubierto y han acabado en los tribunales, mientras el maltrecho Gobierno socialista repliega velas y proyecta anular el inicuo canon, herido de muerte desde la sentencia Padowan de la Audiencia de Barcelona.

Bien haría Rubalcaba, en su inteligente contraofensiva destinada a reconectar a su partido con una sociedad civil indignada, en sugerir al presidente prescindir de una incompetente ministra cuya arrogancia proviene de su alianza con el omnipotente Teddy.

La SGAE y sus acólitos aún patalearán porque un chollo así es único. Incluso podrían ofrecerle la cabeza de Bautista a la Salomé de turno. Pero este cuento se ha acabado. Y, por tanto, se plantea el construir un régimen de propiedad intelectual adaptado a la cultura digital y regulado por una administración pública liberada de lobbies sin decencia.

Anuncios

9 julio, 2011 Posted by | #NOLESVOTES, SGAE | | 1 comentario

Acciones contra la SGAE: un éxito de ‘El Economista’

Nueve detenidos y siete registros en la investigación sobre la SGAE

eleconomista.es / Agencias
1/07/2011 –
  • Las investigaciones de los medios, clave detrás de la denuncia
  • Todavía no se ha producido ninguna detención: continúa el registro
En profundidad

La Guardia Civil ha practicado nueve detenciones y ha efectuado siete entradas y registros en el marco de la investigación sobre un presunto desvío de fondos en la filial digital de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), ha informado el instituto armado.

Entre las personas detenidas figuran el presidente del Consejo de Dirección de la SGAE, Teddy Bautista, y el director general de la citada filial digital de esta entidad -la Sociedad Digital de Autores y Editores (sDae)-, José Neri, según fuentes de la investigación.

Los detenidos, según la Guardia Civil,habrían creado una estructura societaria en torno a la Sociedad General de Autores que se habría lucrado de una beneficiosa relación económica con las entidades del denominado “grupo SGAE”.

Un minucioso registro

La Guardia Civil ha registrado durante todo el día la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en el marco de una operación de Anticorrupción que investiga un supuesto delito de apropiación indebida.elEconomista ha denunciado repetidamente las irregularidades de la SGAE, detonante, junto a las revelaciones otros medios, de la denuncia que ha provocado la actuación de la Fiscalía.

Así lo han informado a Efe fuentes de la investigación, que han concretado que esta operación se ha abierto a raíz de una denuncia que varias sociedades presentaron hace dos años ante la Fiscalía Anticorrupción por apropiación indebida. 

La web de Antena 3fue la primera en dar la noticia, que fue desmentida a elEconomista.es por fuentes de la SGAE, desmentido que queda en nada dado el devenir de los acontecimientos.

Varios vehículos de la Guardia Civil han llegado aproximadamente a las 11:00 horas de hoy a la sede de la SGAE en la calle Fernando VI de Madrid, donde han sido desalojados los trabajadores que se encontraban en ese momento en el edificio.

Los medios, la clave detrás de la denuncia

El escrito del Ministerio Público, que fue presentado hace unas semanas ante el Decanato de la Audiencia Nacional, responde a unas diligencias previas abiertas por este departamento a raíz de una denuncia que presentaron en noviembre de 2007 la Asociación de Internautas, la Asociación de Usuarios de Internet, la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (APEMIT) y la Asociación Española de Hosteleros Víctimas del Canon (VACHE).

La denuncia, a la que tuvo acceso Europa Press, se basaba en la aparición en varios medios de comunicación de varias “supuestas ilicitudes cometidas en la gestión económica de los recursos de la SGAE”.

elEconomista, verano de 2007: El lucrativo entramado de los derechos de autor, la red empresarial de la SGAE.

La SGAE juega al Monopoly con su imperio: 10 edificios para pasarlo ‘pirata’.

Un hijo talentoso: la Fundación Autor de la SGAE multiplica por 110 sus activos en 3 años.

Los topos de la SGAE crean empresas fantasma para espiar a sus enemigos.

No han respetado su mandato legal

Los internautas denunciaban que los directivos de la entidad habían formado una trama societaria de empresas filiales en torno a la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE) en las que las cantidades recaudadas en concepto de gestión de derechos de autor se invertían en actividades lucrativas para las mismas.

Según estas asociaciones, la entidad denunciada incumplía, de esta forma, “el mandato legal que le exige que el reparto de los derechos recaudados se efectúe equitativamente entre los titulares de las obras o producciones utilizadas, pues supuestamente se estaría destinando dicha recaudación a mantener empresas privadas, que lo son de sus socios y que además envuelven un ánimo de lucro prohibido expresamente por ley”.

A su juicio, estas actividades podrían ser constitutivas de los delitos de apropiación indebida, estafa y fraude de subvenciones que serían achacables a los responsables de las empresas que habrían llevado a cabo la “malversación” de sus recursos económicos y, de forma subsidiaria, al Ministerio de Cultura, como “principal fiscalizador de este tipo de asociaciones”.

Acciones contra la SGAE: un éxito de ‘El Economista’

Antonio Papell
1/07/2011 –
teddy-manos.jpg

El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores, Eduardo Bautista. Foto: EFE

elEconomista.es en Twitter

En profundidad

Lo único lamentable de la expeditiva actuación de la Fiscalía Anticorrupción contra la SGAE en el día de hoy es el gran retraso con que la Justicia ha reaccionado a unas denuncias que se produjeron hace casi tres años y que se residenciaron precisamente enEl Economista.

Porque fue este periódico el que reveló por primera vez a la opinión pública los abusos que se estaban cometiendo en la Sociedad de Autores, un organismote gestión de derechos de autor que por ley no puede tener ánimo de lucro y que sin embargo era presuntamente el eje de jugosos negocios privados en sociedades cuyos principales accionistas eran los altos directivos de la SGAE y sus familiares y amigos.

El 13 de julio de 2007, El Economista denunciaba en su primera página que la Sociedad Digital de Autores y Editores, S.L., (SDAE) el “brazo tecnológico” de la Sociedad General de Autores de España (SGAE) que ni siquiera tenía por aquel entonces página web en funcionamiento (su dirección en Internet llevaba meses devolviendo el mensaje ‘En mantenimiento’),

era el‘holding’ que agrupaba una serie de empresas privadas de servicios participadas por los gestores de la SGAE: la Central Digital, que contaba como activo principal con una plataforma de venta de contenidos en la Red; Portal Latino, tienda de música en Internet presentada públicamente como propia por la SGAE; Latinergy (web de música latina), Museekflazz (web de venta de contenidos de jazz), Egrem (de música cubana)…

Y también Microgénesis y Coqnet, empresas dedicadas al asesoramiento y creación de negocios en Internet, que no formaban parte de dicha estructura pero que tenían con las anteriores un punto en común además del domicilio social, en Gran Vía 36: los directivos.

En noviembre, aquellas informaciones de El Economista fueron elevadas en forma dedenuncia a la Fiscalía por la Asociación de Internautas, la Asociación de Usuarios de Internet, la Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (APEMIT) y la Asociación Española de Hosteleros Víctimas del Canon (VACHE). Asociaciones todas ellas maltratadas por la SGAE.

La Justicia responde

La respuesta de los tribunales llega ahora, después de la que Fiscalía formalizase su denuncia mediante un escrito al Decanato a la Audiencia Nacional y el juez Ruz se hiciera cargo del caso.

Las fuerzas de seguridad del Estado han realizado un minucioso registro y se procederá seguramente al emplazamiento ante el juez de Teddy Bautista y otros directivos, que en apariencia han hecho pingües negocios marginales a la actividad “sin ánimo de lucro” a su empresa de gestión de derechos.

Pocas lágrimas se habrán derramado en España por estas actuaciones contra una sociedad, la SGAE, que había sabido ganarse a pulso la inquina de todos y sobre la que recaían abundantes sospechas de corrupción.

Todavía no puede darse por seguro tal extremo, pero ya la Justicia, lenta pero casi siempre eficaz, está en trance de poner a una vez más a todos los facinerosos en su sitio.

Asociaciones de internautas denuncian a la SGAE ante Anticorrupción por apropiación indebida, estafa y fraude de subvenciones

elEconomista.es
20/11/2007 –
sgae.jpg

Sede de la SGAE. Foto: Archivo
  • La Asociación de Internautas (AI) y la Asociación de Usuarios de Internet (AUI) presentaron ayer una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción para que investigue a la SGAE por los presuntos delitos de apropiación indebida, estafa y fraude de subvenciones.

En ella, acusan a sus directivos de haber obtenido presuntamente beneficios económicos, a través de un entramado de sociedades, tal y como adelantó elEconomista el pasado verano.

Las asociaciones de internautas acusan a los directivos de la SGAE de haber obtenido presuntamente beneficios económicos, a través de una trama de sociedades limitadas financiados con la recaudación de derechos de autor. Así lo señala el diario El País en su edición de hoy, donde señalan que la SGAE, como entidad de gestión colectiva, está obligada por ley a no ejercer actividades con ánimo de lucro.

“Existe una actividad económica con aparentes tintes delictivos”, aseguran los denunciantes ya que sus directivos “podrían estar envueltos en una trama societaria supuestamente utilizada para la gestión fraudulenta de sus fondos”.

En el punto de mira

Las sociedades Microgénesis y Coqnet estarían en el punto de mira, según la denuncia, por compartir sede social y directivos con la entidad de gestión. En ella se nombra a José Luis Rodríguez Neri, Rafael Ramos Díaz o Eva García Pombo, entre otros.

El diario El País se hace eco del texto presentado ante la Fiscalía y destaca la parte en la que se espeta expresamente que: “Estas cuentas evidencian la existencia de un entramado societario que no mantiene sólo las dos empresas antes citadas y además, lo hace con fines claramente lucrativos, (prohibido expresamente por ley), en el sentido de que sus socios obtienen una serie de beneficios económicos y comerciales como directivos de aquellas empresas (a costa de la SGAE y la protección legal que nuestro sistema de derecho ofrece a su gestión), sino también, el incumplimiento de otro importante mandato legal: ‘El reparto de los derechos recaudados se efectuará equitativamente entre los titulares de las obras o producciones utilizadas’ (art. 154.1 de la Ley de Propiedad Intelectual)”.

En la denuncia presentada también se hace responsable al Ministerio de Cultura, donde se manifiesta su “subsidiaria culpa in vigilando, por ser el principal fiscalizador de la actividad de este tipo de asociaciones”.

El lucrativo entramado de los derechos de autor: la red empresarial de la SGAE

Ana Tudela
13/07/2007 –
escalerasgae.jpg

Palacio de Longoria, sede de la Sociedad General de Autores (SGAE).Foto: Nono

elEconomista.es en Twitter

  • La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), conocida hoy más que nunca por la polémica sobre el canon digital que se quiere aplicar a dispositivos que reproducen contenidos protegidos por la ley intelectual (música, vídeo, etc.), ha creado un entramado de sociedades que compiten en su actividad con áreas económicas que poco tienen que ver con la gestión de derechos. Su estructura es mínima.

La Central Digital, que cuenta como activo principal con una plataforma de venta de contenidos en la Red; Portal Latino, tienda de música en Internet presentada públicamente como propia por la SGAE; Latinergy (web de música latina), Museekflazz (web de venta de contenidos de jazz), Egrem (de música cubana)… Todas ellas tienen en común el domicilio social y que, de una u otra forma, se prestan servicios entre sí. Pero no son las únicas que habitan en Gran Vía 36.

Hay vecinas que no cuelgan del árbol societario que en los últimos años ha ido creando SGAE y que sin embargo tienen nombres comunes entre sus administradores. Microgénesis y Coqnet, empresas dedicadas al asesoramiento y creación de negocios en Internet no entran en la estructura pero tienen un punto en común además del domicilio social: los directivos.

El nexo de unión es la Sociedad Digital de Autores y Editores, S.L., (SDAE) el brazo tecnológico de la propia SGAE. Sirva como detalle que esta filial, SDAE, es tan tecnológica que no tiene ni web en funcionamiento. Su dirección en Internet lleva meses devolviendo el mensaje ‘En mantenimiento’.

¿Sin ánimo de lucro?

La SGAE, la gestora de derechos de autor, no tiene ánimo de lucro, según sus estatutos, pero es propietaria al cien por cien de SDAE, antes una división de SGAE y hoy una sociedad limitada que debe el 99 por ciento de su facturación a la SGAE, según las propias cuentas anuales de SDAE presentadas ante el registro mercantil.

Tenga o no ánimo de lucro, SDAE siempre está en pérdidas. Tanto que en 2004 entró en quiebra técnica, según el informe de auditoría de aquel ejercicio, consultado porelEconomista.

¿Quién puede acudir en su ayuda? Su único accionista, la SGAE.

Ésta, que cruza los dedos ante la palabra Internet cuando está en público por las descargas de contenidos mediante sistemas de compartición de archivos (eMule, Kazaa, etc.), lleva años preparándose para hacer negocio en la Red.

Ha creado una sociedad tecnológica, portales de venta de contenidos, sistemas de protección de copia privada (DRM) listos para ser comercializados en otros países y lucrarse con ellos (Sistema Argos, por ejemplo).

Recapitulando: De SGAE, la gestora, cuelga SDAE, la filial tecnológica; que es propietaria de Portalatino, la página de venta de música; que es a su vez propietario de los derechos de explotación de La Central Digital, la plataforma de software para venta de contenidos on line; que es a su vez quien da servicio a las webs de música especializada Latinergy, Museekflazz y Egrem.

Con toda esta actividad, si se suman las pérdidas anuales que acumuló la empresa cabecera de todo ese negocio, SDAE, entre 2000 y 2005, ambos incluidos, se obtienen casi 7 millones de euros.

Una de las causas que influyen es que, en el año 2003, SGAE decidió empezar a transferir todos sus activos tecnológicos a SDAE a través de ampliaciones de capital no dinerarias. SGAE, como accionista único, suscribía la ampliación pero lo que aportaba eran los activos (software y hardware). Las amortizaciones (resta periódica de la pérdida de valor en el tiempo de los activos de una sociedad), a las que debe hacer frente SDAE desde entonces, son uno de sus lastres.

No es de extrañar cuando se ven inversiones en aplicaciones informáticas por parte de SDAE del calibre de las que figuran en las cuentas de 2005: 7,68 millones de euros.

¿Empiezan a marearse? Pues agárrense que vienen curvas.

“Puede haber delitos que hayan prescrito”

Entrevista a Ofelia Tejerina, abogada de la Asociación de Internautas

PÚBLICO Madrid 01/07/2011

1 ¿Porqué la denuncia?

La idea surge a raíz de la noticia que leímos en 2007 en Público sobre el entramado empresarial de la SGAE. Decidimos investigar si esas personas que pertenecían a la Junta Directiva de la gestora tenían relación con las empresas que se mencionaban y si, de alguna forma, reconocían desde la propia SGAE que había negocios con estas empresas que involucraban a personas de la Junta Directiva. Cuando lo comprobamos, conociendo los tipos penales que podían ser de aplicación, entendimos que había que ponerlo en manos de una fiscalía para que el Estado lo investigase. Y lo llevamos un mes después a la Fiscalía Anticorrupción. No estamos personados como acusación.

2 ¿Porqué la Fiscalía no denuncia hasta 2010?

Los procedimientos tardan por una cuestión de volumen de trabajo, aunque este caso iba sorprendentemente lento. Ahora se está investigando lo que se denunció en 2007. De momento, tienen indicios.

3 ¿Cuánto puede durar el proceso y cuál podría ser la pena si hay delito?

Dos o tres años. Depende de cuánta gente esté implicada y de la investigación. Y cuando se haga la calificación penal puede haber muchas prescripciones, lo más seguro es que no sea un solo delito. Las penas dependerán de las cuantías. Estamos ante una situación sin ánimo de lucro con privilegios que le otorga la ley.

ANUNCIOS GOOGLE

1 Comentario
  • Vetinari

    ¡Qué casualidad! ¡Qué rápida actua la justicia ante la mínima falta de cualquier currito, pero qué lenta para procesar a los grandes mangantes de este país!… Es lo que tiene ser amigo de Camps.

1 julio, 2011 Posted by | SGAE | , | Deja un comentario

‘Pucherazo’ electoral: el presidente de la SGAE maniobra para perpetuarse en el poder

‘Pucherazo’ electoral: el presidente de la SGAE maniobra para perpetuarse en el poder

Á. Semprún / J. Romera / A. Ramón | 7:23 – 3/05/2011

teddy_baja.jpg

Teddy Bautista. Presidente del Consejo de Dirección de la SGAE
  • Lleva casi 30 años al frente de la SGAE, pero no está dispuesto a ceder el mando. Teddy Bautista, que se había planteado en un principio retirarse dentro de dos meses, al cumplir los 68 años de edad, ha cambiado ahora de opinión y se presentará a las elecciones de junio para perpetuarse en el cargo. | Teddy Bautista ordena el control de Twitter y Facebook

“Es peor que la dictadura de Mubarak”, denuncian desde dentro de la junta directiva. Pero sólo lo hacen en privado. Prácticamente nadie se atreve a dar la cara. “O estás con Teddy o estás contra él. Y en ese caso estás fuera”, dicen.

Todos obedecen a Bautista de forma sumisa. Todos, menos un grupo, liderado por el músico y director de cine José Miguel Fernández Sastrón. Hace unos meses decidió plantarle cara y tras cuestionar en el consejo sus decisiones, fue expulsado del mismo en abril de 2010. Ahora, desde su puesto todavía en la junta directiva, un cargo electo, del que no le pueden destituir, prepara la candidatura de oposición, la única que plantará cara al actual jefe de los autores.

Y denuncia un presunto pucherazo electoral: actos de apoyo organizados con cargo a la entidad, directivos llamando a los socios para exigir el voto a una determinada candidatura, unos estatutos modificados durante los último años a medida de Bautista para impedir que nadie pudiera plantarle cara y, lo que es peor, uso del censo de los socios mientras se niegan las listas a la oposición para poder hacer campaña.

El censo, bajo llave

“Hace días que la SGAE nos tenía que haber facilitado el censo de socios para poder solicitar los 1.500 avales necesarios con los que presentarnos a las elecciones, pero Teddy Bautista lo está impidiendo y vamos a certificarlo ante notario para llevarlo ante los tribunales”, cuenta Fernández Sastrón.

En declaraciones a elEconomista, el conocido director de cine asegura que el actual presidente de la SGAE no sólo dispone del listado de socios sino que, además, está utilizando la infraestructura de la entidad en su propio beneficio, para hacer campaña y para llamar por teléfono a autores y editores a la busca y captura del voto que le perpetúe en el poder. “Y me consta que lo están haciendo, porque han llamado a mi propia casa para pedirme el voto”, explica. Así, mientras la SGAE promociona irregularmente a su líder, los valientes que han decidido plantar cara a Teddy Bautista cuentan los días con la preocupación de no obtener el listado que necesitan hasta el 13 o 14 de mayo, justo antes de que finalice el plazo para presentar los avales o apoyos suficientes que les permitan optar a tres de las cuatro candidaturas de los colegios de autores que integran la junta directiva (músicos, dramaturgos, audiovisual y editores).

Teddy Bautista está tirando de todos los hilos a sus alcance para promocionar una candidatura concreta, cuando, en teoría, su papel como presidente de la SGAE debe ser justo el contrario: el de velar por la legalidad y la transparencia de todo el proceso electoral. Los estatutos de la sociedad establecen que en las elecciones no se elige a un presidente, sino a una junta directiva, que es la encargada después de designarle, para que posteriormente lo ratifique el consejo.

El problema es que Bautista y su equipo seleccionan tanto a los miembros de la junta como a los consejeros que después tienen que respaldarle. “Él mismo o el director de Socios y Clientes, Juan Nebreda, se encargan de seleccionar las listas y de llamar a los socios para decir a quién hay que votar”, denuncia Fernández Sastrón.

Nadie lleva la contraria, porque en ese caso se queda fuera del círculo. Así le sucedió a Fernández Sastrón que en la Asamblea del pasado año y como miembro todavía del consejo levantó su voz por encima de las alabanzas a la gestión de Teddy Bautista. Decidió exponer sus dudas sobre el proyecto Arteria, el holding empresarial e inmobiliario creado en los últimos años en todo el mundo, y la consecuencia fue que dejó de pertenecer inmediatamente al máximo órgano ejecutivo.

Pero ese es tan sólo un pequeño contratiempo en todo un buque que ha sido minuciosamente diseñado para que Teddy Bautista no pueda ser desbancado. Empezando por el propio cargo que ocupa, creado por él mismo ante la imposibilidad de ser reelegido como director general, el primer puesto que ocupó, tras cuatro años.

Y no contento con tener un cargo exclusivo para él, ideó otro para Pablo Hernández, su mano derecha y considerado dentro de la entidad de derechos de autor como el dirigente en la sombra. Bautista creó el cargo de subdirector general para que fuera el delfín del actual director general, Enrique Loras García, y así ocupar su puesto una vez éste se jubile y abandone la sociedad a finales de año.

Otra historia es el número de votos necesarios (500) para presentarse como candidato de cada uno de los colegios que conforman la Junta Directiva. El colegio de gran derecho (los dramaturgos) está formado por 1.100 miembros y, por tanto, Fernández Sastrón necesita el apoyo de la mitad de sus integrantes para poder presentarse, algo muy complicado, ya que el actual presidente tiene atados de antemano los suyos.

El colegio de pequeño derecho (los músicos) está formado por 6.000 miembros y, aunque parezca que en esta candidatura puede resultar más fácil obtener los apoyos necesarios, lo cierto es que en la misma es donde Teddy Bautista tiene más poder.

Los otros dos colegios que integran la junta directiva son el de audiovisuales, formado por 2.000 miembros, y el de editores. Entre los cuatro colegios tienen que salir elegidos 38 consejeros el próximo 30 de junio, de los cuales treinta serán autores y ocho editores.

Fernández Sastrón considera que no se tendría que exigir el mismo número de votos para cada candidatura ya que, en el caso del gran derecho, por ejemplo, es necesario obtener el apoyo de prácticamente el 50 por ciento mientras que en el del pequeño derecho apenas se necesita un 8 por ciento. Y a esto se añade otra dificultad. La SGAE tan sólo permite votar a menos del 10 por ciento de los 100.000 socios . Una situación que puede traer muchos quebraderos de cabeza a Teddy Bautista, ya que los minoritarios han amenazado con impugnar las elecciones para poder votar.

Voto por correo

Otro cambio que reclama la oposición a Bautista es la regulación del voto por correo. El sistema actual apenas está controlado, ya que las papeletas que se envían no están marcadas con un código de barras.

A dos meses de los comicios, los aliados de Teddy Bautista aprovechan la mínima oportunidad para recabar apoyos. Fernández Sastrón explicó a este diario que la visita oficial que realizó este año Caco Senante, consejero y miembro de la junta directiva de la SGAE a Sevilla para proponer una asamblea, se convirtió en un acto electoral en toda regla.

Durante su visita, Senante dio una comida presuntamente a cuenta de la SGAE a los principales autores andaluces en la que hizo campaña electoral por Teddy Bautista. El presidente de los autores lo tiene todo atado y bien atado. Pudo haberse retirado con una pensión de 24.500 euros al mes, tal y como estaba previsto, pero quiere mucho más. Sobre todo ahora, que la normativa del canon digital ha sido declarada ilegal.

Teddy Bautista ordena el control de Twitter y Facebook

J. Romera / A. Ramón
3/05/2011 – 6:00 Actualizado: 09:21 – 3/05/11

El presidente de la SGAE, Teddy Bautista, quiere tenerlo todo bajo control de cara a las próximas elecciones de junio, de las que saldrá la nueva junta directiva de la entidad.

En sus círculos más próximos aseguran que no ve mal que por primera vez haya una candidatura al margen suyo que pretende hacerse en serio con la presidencia. “Se trata de maquillar, de aparentar que la SGAE funciona con un sistema democrático”, aseguran algunos de los socios críticos con su gestión. Pero una cosa es eso y otra es que haya sustos.

Y una de las cosas que más le preocupa es su mala imagen. La SGAE es, según todas las encuestas, una de las instituciones peor valorada por los españoles. Por eso, Bautista ha lanzado un plan de supuesta transparencia con el que intentar lavar su imagen y ha ordenado también a su Ejército de inspectores que controlen muy de cerca los movimientos en las redes sociales: especialmente en Twitter y Facebook.

Se trata no sólo de perseguir a todos aquellos que incluyan enlaces a páginas que difundan contenidos ilegales, sino sobre todo de evitar que se creen perfiles falsos desde los que atacar a la entidad y al propio Teddy Bautista.

Vigilantes especilazados

“Hemos conseguido eliminar ya varias cuentas de usuarios que se hacían pasar por el presidente”, explica un portavoz de la SGAE. Esta no es, de hecho, la primera vez que la sociedad se lanza a vigilar y controlar las opiniones de los internautas. La entidad cuenta con especialistas en perseguir todo lo que se dice en los foros online e intentar contrarrestarlo.

Desde hace años la SGAE cuenta con personal que vigila cada comentario que se vierte en la web e incluso han llegado a crearse listados con aquellos internautas que mayores pasiones levantan, con las páginas más visitadas y con los que son considerados gurús en la lucha contra la gestión de Teddy Bautista.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la web de los autores ha sufrido en más de una ocasión ataques de hackers y que Internet es el lugar escogido para programar nuevas manifestaciones, concentraciones o recogidas de firmas para modificar la gestión de los derechos de autor.

3 mayo, 2011 Posted by | DENUNCIA, EDITORIAL, SGAE | , , , | Deja un comentario

Denuncian a la SGAE por fraude y apropiación indebida

Las entidades de derechos de autor son denunciadas ante la Fiscalía Anticorrupción por apropiarse indebidamente de unos 50 millones de euros.
Kaos. Estado Español | Prensa | Hoy a las 14:32
www.kaosenlared.net/noticia/denuncian-sgae-fraude-apropiacion-indebida

Miguel Pérez Subías, en representación de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Víctor Domingo, en representación de la Asociación de Internautas (AI), y  Ana María Méndez, en representación de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías (Apemit),

miembros de la plataformaTodoscontraelcanon, denuncian este martes ante laFiscalía Anticorrupción a las entidades de gestión de derechos de autor (incluida la SGAE) por los “posibles delitos de Fraude a la Hacienda Pública, falsificación de documentos privados y públicos y apropiación indebida”.

En concreto, los denunciantes acusan a los Consejos de Administración o Juntas de Gobierno de las diversas entidades de gestión de  apropiarse indebidamente de cerca de 50 millones de euros provenientes del canon digital que deberían haber sido abonados a los autores o bien devueltos, según la Ley de Propiedad Intelectual (LPI).

Y es que, las entidades tan sólo se pueden deducir de la recaudación por copia privada (canon digital) un 20% (10% para obra social, 10% para fomento de la cultura), aparte de los costes de administración o gestión de cobro, mientras que el resto debería ser repartido entre los autores.

Sin embargo, según la documentación aportada a la Fiscalía,  las entidades repartieron en 2008 y 2009 un porcentaje muy inferior al debido.

En concreto, las entidades  retuvieron un 37,5% de lo recaudado por copia privada en 2009 y un 14,07% en 2008. Es decir, unos 50 millones de euros en dos años que, según los denunciantes, supone una “capitalización extra que debería haber sido dedicada al fin por que fue recaudada y si no lo ha sido, retornada.

Según la denuncia, “se ha vulnerado el Real Decreto 1434/1992 (art. 39)  al no repartir a autores, productores y ejecutantes y apropiarse, (sin devolverlo a quien lo abonó originariamente)

lo que la ley establece por importe total de MÁS DE CINCUENTA MILLONES DE EUROS, MÁS DE OCHO MIL MILLONES DE LAS ANTIGUAS PESETAS, sólo en estos dos años; se ha incurrido en falsedad documentalya que las cuentas presentadas a los asociados y a la administración no coinciden;

posible  Fraude a la Hacienda Pública al declarar ante la administración pública una cantidad inferior para así obtener una mayor subvención; posible fraude a los asociados, autores, productores y artistas, al no coincidir lo declarado con lo cobrado”.

8 febrero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, EDITORIAL, SGAE | , , , | Deja un comentario

¿ Todavía pagas por la SGAE?

Voy a narraros a continuación unos hechos verídicos que viví el otro día en un local al que no mencionaré para no causarle problemas, ya que lamentablemente, ya sabemos como se las gastan los amigos de la Sociedad General de Autores y Editores.

Estaba preparando un evento, probando algo de música, cuando un tipo bajito, musculado, con gabardina de moda estilo soviet mal llevado, entró y se dirigió al encargado, amigo mío.

En un principio no presté atención a lo que decía, pero cuando me giré y divisé el logo de la SGAE en su carpeta, acudí a la llamada de la selva. Lo primero que oí de los balbuceos del cobrador a sueldo fue:

-Te-te-tengo que inspeccionar un poco el local, ¿vale?

Inspeccionar, casi vomito ante esto. ¿Con qué autoridad este tipo inspecciona nada?

Para mayor pasmo, veo como comienza a contar los altavoces, como si esto le diese una idea del índice de piratería del bar. Enserio, quiero enfatizar en su actitud. El tipo apareció y nos hablaba como un extorsionador.

-He-he visto que hacéis conciertos aquí, yo es-es-es que vivo cerca y paso bastante por esta calle para aparcar.

-Sí, hacemos conciertos -contestó mi amigo.

-Pu-pu-pues eso habrá que pagarlo. Casi la to-to-totalidad de los artistas españoles pe-pe-pertenece a la SGAE. ¿Eso de ahí es una tele? Bueno, te voy a sacar un presupuesto de lo que cuesta todo. He visto que proyectáis películas también.

El hombre no creía nada de lo que decía, no sabía siquiera en qué se basaba lo que estaba haciendo, me aventuro a decir que no sería precisamente un amante de la cultura. Repetía un discurso aprendido que probablemente no entendía. Esperé a ver la cifra, unos cien euros al mes, y no pude aguantar más.

-Perdona, todos los conciertos que aquí se hacen son de gente que no pertenece a la SGAE, en ese caso, no tienen que pagaros nada ¿no?

-No-no-no, bueno, en ese caso, no. Pero eso no lo puedes sa-sa-saber, casi la totalidad…

-Sí, lo sé porque he venido a todos. Aquí no compartimos vuestras políticas en lo que respecta a la propiedad intelectual ¿sabes? -Todo esto con una sonrisa de oreja a oreja por supuesto.

-Bu-bueno, pues entonces no.

-Por cierto, eso no es una tele, es un monitor, así que bórralo, no hay tele (tener una tele sube el impuesto revolucionario). Respecto a lo de las películas, no se proyectan películas, se pasó (no pondré el nombre para no dar datos), film planteado para su difusión gratuita expresamente por sus creadores. Todas las películas que se proyecten aquí serán copyleft y no se cobrará por verlas.

-Ya… pero eso, no sé, si me paso por aquí y veo…

-Pásate si quieres y comprobarás que todo lo que te digo es cierto. Soy editor, y estoy bastante al tanto de vuestra forma de actuar.

Yo tampoco comparto lo que hacéis, en la página de créditos de nuestros últimos libros verás que poneCreative Commons. Ni los autores ni la editorial pertenecemos a la SGAE.

-Yo-yo ya sé que esto es com-complicado, trabajo también vendiendo pólizas, esto es otro trabajo…

El tembloroso vigoréxico dejó de darme rabia, para darme lástima. No porque vendiese pólizas, evidentemente, sino porque no sabía ni lo que estaba haciendo.

-Mi-mi-mira, si firmáis el contrato en una semana, hago la vista gorda con los vídeos, y os cobro solo por los conciertos y la música. Ahora, si no lo hacéis, entonces podemos tener problemas.

Mis ojos se abrieron de par en par.

Comprendí enseguida que no era una iniciativa de este mafioso del tres al cuarto, tal vez me equivoque, ojalá, pero por lo poco creíble que resultaba su intento de hacerles firmar bajo presión, me pareció que se trataba de una directriz.

-Vamos a ver, te repito que no les puedes cobrar por los conciertos, porque si los autores que tocan no pertenecen a la SGAE, ¿quién se queda el dinero que recaudáis en su nombre?

Lo único de lo que podéis rascar algo es del hilo musical. Porque además, la lista de vuestros socios no nos la podrás facilitar ¿no? Para que sepamos quién puede sonar y quién no.

-No-no-no, lo siento.

-¿Por qué no?

-Porque no.

-Ya.

Finalmente, el tipo nos repitió su propuesta indecente y se marchó.

Me quedé pensando. Entonces, la cosa va así, una sociedad privada recauda dinero en nombre de los artistas de este país, incluso sin la autorización de los mismos, y obtienen beneficio de ello.

Para ello hacen uso de todo tipo de artimañas y engaños, se atreven a cobrar en nombre de gente que les detesta y luego se quedan el dinero.

Además, la ley les ampara. Luego, si yo que como autor y editor participo de la industria editorial, me bajo un libro ¿soy un pirata?

¿Hay alguien que de verdad crea que es lícito lo que hace esta gente?

¿Qué nos pasa? ¿Hasta cuándo van a seguir apropiándose de dinero por derechos que no les pertenecen?

El tipo se iba a ir de ahí cobrando por una tele que no era tal, por conciertos de gente que no sabía nada, y por películas que son por definición contrarias a ellos.

En definitiva, cuando la SGAE llame a tu puerta, plántales cara, defiende tus derechos.

La gente se desloma intentando hacer que un bar funcione en una ciudad repleta de restricciones, para que estos corsarios traten de desplumarte por nada y con amenazas.

Incluso para el hilo musical hay alternativas, hay decenas de lugares en la web con contenidos copyleft.

En el enlace que adjunto al final tienes varias iniciativas.

Hablamos además de que el local en el que me encontraba promociona a artistas que no tienen otros apoyos, a los que se les cede el local sin tener que pagar nada y se les da toda la difusión posible.

Ánimo y a por ellos que son pocos y cobardes.

Enlaces de interés:

Sentencia a favor de la música Copyleft en locales.

Portales de música Copyleft.

¿Por qué Copyleft y no Copyright?

Instrucciones para establecimientos.

EL ENLACE. Todo lo que tienes que saber si quieres reproducir música libre en tu local, sentencias a favor del copyleft en locales, formas de defenderte de los abusos de la SGAE. Todo en lo que antes era EXGAE.

La música libre escapa de la SGAE

Una sentencia establece que la entidad no puede cobrar por canciones ‘copyleft’

BLANCA SALVATIERRA MADRID 10/02/2009 21:30 Actualizado: 11/02/2009 10:04

¿Por qué un establecimiento debe pagar un canon a la SGAE por la totalidad de la música que reproduce en su local si sólo el 14% de la misma se corresponde a autores representados por esta entidad? Daniela Valdés, propietaria del bar Espiral Pop , en Madrid, hace tiempo que intenta no utilizar música cuyos derechos de autor son gestionados por la SGAE.

Mientras utiliza canciones con licencia copyleft contribuye al conocimiento público de unos artistas que no suelen escucharse en los medios tradicionales. A la vez, como impone la lógica, no está obligada a abonar la cuota correspondiente a la SGAE por la comunicación pública de las obras musicales de sus socios.

Desde la semana pasada, además de la lógica, Valdés tiene una sentencia que contempla y establece el criterio de prorrata, es decir, que el propietario del local sólo debe abonar a la SGAE por emitir la música de los socios de esta entidad, y no por la totalidad de la misma.

En la demanda, que se remonta a julio de 2007, la SGAE sólo pudo certificar que 14 de los 81 autores cuya música se había emitido en Espiral Pop eran socios de su entidad o de organismos a los que representaba. Más allá de las cantidades demandadas, la importancia de la sentencia estriba en que, pese a que puede apelarse, se trata de la primera que contempla los supuestos de una sala que emite una mezcla de canciones copyleftcopyright.

Se trata de la primera sentencia que contempla el criterio de prorrata

La SGAE no ha estado obligada a demostrar tradicionalmente que representaba a los autores.

Para ello, se utilizaba el concepto de legitimación colectiva, aquel que supone que esta entidad representa a la inmensa mayoría de los autores. No obstante, la proliferación de Internet ha llevado a miles de grupos a lanzar sus canciones bajo una licenciacopyleft que establece, entre otros supuestos, la libre distribución o reproducción de los temas.

“Durante muchos años lo habitual ha sido suponer que todos los artistas se acogían al paraguas de la SGAE cuando ahoraesta situación ha cambiado”, afirma el abogado defensor de Valdés, Javier de la Cueva, que también puntualiza que los autores socios de la SGAE tienen un contrato que les impide lanzar sus obras bajo licencia copyleft.

De la Cueva, especializado en nuevas tecnologías, sostiene que, con el fundamento de esta sentencia, se abren nuevos posibilidades para las salas que quieran ofertar música copyleft uno o varios días por semana. “Se observa el caso de establecimientos que sólo emiten obras sujetas a copyright los fines de semana”, especifica.

En este sentido, De la Cueva añade la importancia de la evolución de la judicatura con sentencias de este tipo: “Empiezan a ser conscientes de que las obras copyleft no son un asunto minoritario”, añade.

Musicalibre.es es uno de los ejemplos de las opciones que se abren tras el concepto copyleft. Consiste en una base de datos de canciones creada para ayudar a que los autores contacten con el público. Con una licencia llamada LML (Sistema gratuito de Licenciamiento y Registro Copyleft), utiliza métodos de cifrado para avalar la autoría de una canción. Los artistas que introducen sus canciones en este sistema aceptan que éstas se difundan gratis sin fines comerciales.

Copyleft: Otra forma de distribuir tu música

Aunque éste no sea el medio más vox populi, algunos artistas y grupos musicales ya han optado por etiquetar su obra con la denominación ‘copyleft’.

Esto quiere decir que sus canciones están protegidas por una licencia que permite al receptor de las mismas, reproducirlas, modificarlas y redistribuirlas, siempre indicando la primera autoría.

En este sentido, muchos grupos ya cuelgan sus canciones en Internet para que la gente pueda descargarlas sin restricciones, en sus propias páginas o bien en medios especialmente abiertos para tales fines.

Esto permitiría a propietarios de peluquerías, restaurantes o gimnasios, reproducir música sin tener que pagar a la SGAE por ello.Jamendo es una de las principales plataformas de difusión musical creada para promocionar a artistas que quieran ceder su música libremente.

Ahí encontraremos artistas y grupos de distinta índole, cuyas canciones y discos pueden ser descargados en la propia página de Jamendo. Si lo prefieren, sin embargo, también tienen la oportunidad de acceder a ellos a través de redes de intercambio P2P.

En España existen varias plataformas de apoyo a la música libre, como Musica Copyleft, una especie de red social musical con usuarios y artistas comprometidos con esta causa o Magnatuneasy.

Otro sitio interesante sobre todo por sus artículos y contenidos es MusicLeft,  otras páginas con información y posicionamiento más radical son MusicaLibre.infoMusicaLibre.es.

En Cataluña, existen portales como Musica Lliure, que promocionan y distribuyen bajo licencia Copyleft grupos de su comunidad.

A nivel mundial, basta con referenciar Magnatune.com, uno de los sitios más interesantes y completos cuanto a música copyleft.

Es un sello discográfico de Estados Unidos que distribuye los álbumes de sus artistas de forma gratuita a los usuarios pero vende licencias por diferentes usos comerciales de las obras.

El sistema de reparto entre los músicos y la discográfica es del 50% entre ambas partes.

Repertorio

Aquí vas a encontrar ejemplos de obras que en principio no generan obligación a pago a ninguna entidad de gestión privada.
Bien por ser autores y/o grupos que no pertenecen a ninguna entidad de gestión y por tanto sus obras no forman parte del repertorio gestionado por ellas, bien por haber pasado a formar parte del Dominio Público.

Si tienes un establecimiento y muestras que usas este tipo de repertorio, las entidades de gestión no podrán recaudar por él, de acuerdo con una linea jurisprudencial que de momento es menor pero muy significativa. De acuerdo con estassentencias, que repetimos, de momento son minoría, desestiman la demanda de la SGAE cuando se ha podido acreditar que la música que el local utiliza es copyleft o gestionada por licencias Creative Commons, de lo que se deduce que no pertencen al repertorio de esta entidad .

Aquí no encontrarás música que se puede descargar gratuitamente para su uso doméstico pero que deje de ser gratuita en su retrasmisión pública sin fines comerciales (o con) por el cobro de los derechos de autor por parte de alguna entidad de gestión.

Hay muchos socios de SGAE que optan por utilizar en algunas de sus obras licencias libres y no declararlas, incumpliendo así sus propios estatutos y perjudicando a los usuarios que emplean sus creaciones en espacios de concurrencia pública creyéndolas libres de la recaudación de las entidades de gestión.

Dicha actitud NO evita que SGAE pueda seguir recaudando en su nombre aunque sus autores no vean un duro, al no haberlas declarado.

En estas páginas hemos querido asegurarnos al 99% y apostar por aquellos que practican lo que predican.

Para que este repertorio pueda crecer y mejorar, los artistas tienen que apostar decididamente por pasar de la SGAE y gestionar sus derechos con toda la amplitud y beneficios que la red ofrece…sin perjudicar a los usuarios.

Así que, por favor, si sois socios de la SGAE no colguéis vuestras obras en portales de producciones de culturale libre.

Este repertorio es sólo una pequeña muestra de creaciones libres de entidades de gestión.

Sin duda hay muchos más, pero hemos colgado sólo los enlaces que hemos podido comprobar con un buen margen de exactitud.

Desgraciadamente se han omitido muchos portales nacionales e internacionales que no han podido garantizarnos que sus usuarios fueran 100% libres de sociedades de gestión restrictivas.

Si quieres crear un portal de producciones culturales libres, por favor, usa una licencia que no cree confusión y malas costumbres . Puedes inspirarte en esta: musicalibre.info.

Por último, por favor, ayúdanos a ampliar este Repertorio.

Música

Vídeos/Pelis/Documentales/Imágens/TVs

Edición/Librerías/más cosas

Herramientas 

Aquí encontrarás las herramientas (información, modos de empleo y plantillas de documentos) para resolver tus problemas con las entidades de gestión y las industrias culturales. Cópialos, pégalos y difúndelos.

¡Ojo!: en todas las herramientas cogeremos la SGAE como ejemplo. Si la entidad de gestión que te afecta es otra, la forma de proceder es similar pero no idéntica. Consulta tu caso.

Te ofrecemos 2 maneras de acceder a este material:

  1. 1- Escoge tu caso y sigue el recorrido. Déjate llevar.

– Autores e interpretes
– Organizadores y programadores de salas, festivales, teatro, eventos públicos
– Dj
– Tiendas, bares, gimnasios, escuelas, mercerías, peluquerías….
– Tiendas informática
– Guía para darse de baja de las operadoras ADSL que han aceptado controlar el acceso de sus usuarios a las redes de intercambio (P2P)
– He pagado canon para la compra de soportes digitales para uso profesional. ¿Puedo reclamar la devolución?

  1. 2- Índice completo de todos los documentos. Elige tú mismo.

Otras indicaciones jurídicas muy relevantes las podéis encontrar en Derecho de InternetRepública Internet.

Defensa de la música Copyleft

Mar, 25/04/2006 – 14:37 — webmaster 

Fundación Copyleft

Sección dedicada a la defensa legal de la música copyleft, contiene toda la información que sirve como soporte jurídico de la Fundación Copyleft para sus actuaciones.

Dispone usted de la siguiente documentación:

Todas las resoluciones judiciales.

Instrucciones para letrados.

Instrucciones para establecimientos.

República Internet

Carlos Sánchez Almeida

8 febrero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, COMUNICACIÓN, INTERNET, SINDE | , , , , , , | Deja un comentario

La ‘ley Sinde’ y el negocio en Internet

ÁNGELA GARCÍA MARTÍNEZ – Madrid – 29/01/2011

Hay algo que resulta extraño en el énfasis que se pone en que la llamada ley Sinde solo persigue a los que se lucran en Internet.

Veamos: parece probado que hacer una copia de una película, colgarla gratuitamente en Internet y poner un montón de enlaces de publicidad es algo muy rentable (tiene un coste muy bajo y genera altos ingresos).

Entonces, ¿por qué no hacen exactamente eso quienes tienen los derechos de autor de la película?

¿Por qué la distribuidora de, por ejemplo, Alejandro Amenábar no cuelga sus películas gratis en Internet, pone un montón de enlaces de publicidad y con los suculentos ingresos que obtiene paga los derechos de autor al director?

Yo, desde luego, como usuario preferiría descargarme contenido gratis de una página que se llamase amenabargratis.com que depelisyonkis.com

Si la distribución masiva y gratuita de contenidos es “un gran negocio que mueve mucho dinero”, pero en cambio las grandes productoras y distribuidoras no lo hacen, es porque teniendo un monopolio de distribución ellas ganan incluso más.

Y autores y autoras se dejan engañar puerilmente. De hecho, yo aconsejaría a cualquiera de ellos lo siguiente: cuando negocien y firmen su contrato con la productora, que acepten cobrar mucho menos, pero que especifiquen que de la distribución se encargan ellos mismos.

Luego, con su copia de la película en mano, que la cuelguen gratis en su página web personal y pongan un montón de publicidad y enlaces a otras webs.

Ellos ganarán lo que les corresponde, la gente verá más cine y solo perderán las distribuidoras… que son quienes realmente han dejado de ser necesarias con la llegada de Internet.

 

30 enero, 2011 Posted by | ARTÍCULOS de OPINIÓN, COMUNICACIÓN, SINDE | , , , , , | Deja un comentario